FANDOM


Cooltext283159786576011
Portada - Saga del Destino - Susurros de la Muerte
 
En un Futuro no muy lejano, en nuestra galaxia...
 
Tras la sangrienta Invasión de los Desterrados, la paz ha
 
regresado a Sephora, cinco meses después de la Caída de Nueva María,
 
Los Supervivientes de la Invasión reconstruyen, pero cuando una secta de cultistas
 
conocidos como el CLAN DE LOS MUERTOS llega a la aldea, raptando a uno de sus habitantes,
 
el ESCUADRÓN O.G.T. volvera a formarse para hacerle frente a dicha amenaza, pero descubriran que
 
estan buscando algo más, resucitar a un antiguo ser, que se hace llamar a sí misma
 
como "LADY DEATH".

Premonición

30 de Octubre de 2559

Valle de la Muerte, Maveth, Sistema Tallon

Exra se encontraba de rodillas mientras escuchaba el viento soplar hacia su dirección. Alrededor suyo se encontraban los cádaveres de todos sus compañeros. Flipyap se encontraba con grandes cantidades de sangre bioluminiscente expulsadas de su vientre, sus ojos estaban ahora en un color blanco, sin señales de vida alguna. Los ojos de Bokrug se encontraban volteados, su boca estaba llena de su propia sangre, y manchas de aquella sangre púrpura se encontraban desparramadas por el suelo, junto a varios intestinos. Gotas de sudor caían de los párpados de la Sangheili, mientras se encontraba exhausta y derrotada. Josué se encontraba detrás de unas rocas, mientras tenía una magnum en su mano izquierda, la mano derecha la tenía presionada contra su vientre, el cual se encontraba sangrando. Sus dos ojos se encontraban cubiertos por una venda, el no podía ver nada, pero podía escuchar. La pierna de un Eliksni piso uno de los órganos de Bokrug, el era Mictlis, Kell de los Muertos. El imponente Eliksni poseía ocho ojos, una armadura negra, un taparrabos del mismo color, y en sus manos tenía una guadaña alargada. - La Hereje, finalmente ante mis pies... - dijo Mictlis. - Todos tus aliados estan muertos, tu gente ahora sera entregada a la Muerte... No hay escapatoria, puedes correr, puedes esconderte, pero el destino siempre llega... - dijo Mictlis. - Intenta matarme, como lo dices es inevitable... - dijo Exra. Mictlis entonces levanto su guadaña y dio un fuerte corte. Los escudos de Exra fueron atravesados, así como su armadura.

La sangre morada caia por el suelo, acompañada de intestinos y otros órganos internos. Exra cayo muerta en el suelo, y entonces Mictlis pateo su cádaver.  Josué preparo la magnum y se mantuvo cubierto detrás de la roca. - ¡Se qué estas ahí! - exclamo Mictlis. El entonces comenzo a caminar lentamente hacía el jóven, el cual estaba comenzando a traspirar del terror. - La Muerte es inevitable... Esta vida solo es algo pasajero, todos al final iremos al Mictlán, pero nuestra misión es entregarles a todos ese sagrado destino... - dijo Mictlis. Josué logro sentir una especie de cuchilla tirada en el suelo, por lo que lentamente la atrajo gracias a sus habilidades Psiónicas. - Al final, no importa lo que hagas en la vida... Todos iran al reino de la muerte... - dijo Mictlis. Josué transpiraba cada vez más, pero estaba decidido a caer vengando a sus amigos. - ¡No lo hare! - exclamo enfurecido. El entonces arrojo la cuchilla y esta se hundio en el cuello de Mictlis, lo que provoco que lanzara un grito de dolor. El jóven comenzo a descargar varios tiros de su magnum, pero muchos de estos fallaban e impactaban contra el suelo. Solo unos pocos le dieron a Mictlis, y no fue suficiente para matarlo. El Kell se arranco del cuello la cuchilla y la derribo contra el suelo. - La resistencia es fútil... - dijo Mictlis. Josué arrojo una onda de choque Psiónica, pero esta poco daño hizo. Mictlis corrio y blandio su guadaña contra el cuello del jóven. 

30 de Octubre de 2559

ENMS Villatanejo, Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Josué se encontraba en clase de Geometría escuchando las explicaciones de conceptos básicos. - Para terminar, el seno es un ángulo de un tríangulo rectángulo, este se define como la razón del cateto opuesto entre la hipotenusa de la figura... - dijo el profesor. Después de las Guerras Tallonianas, Hawthorne, junto a Devrim, Failsafe y Dreyfus se convirtieron en los líderes de la colonia de supervivientes. Ellos decidieron que los pocos maestros que sobrevivirían continuarian impartiendo clases a distintos jóvenes que hayan sobrevivido a la sangrienta guerra. Después de que se asentaran en Villatanejo, otras colonias de supervivientes se les unieron, incrementando la cantidad de habitantes del pueblo. Alrededor de tres grupos se habían formado, un grupo de sexto y dos grupos de terceros. Solo cuatro maestros habían sobrevivido a la masacre, y estos se dedicaban a continuar enseñando para el bien de la comunidad. - Bien, para finalizar les dejare unos ciento cincuenta ejercicios de variables trigonométricas el día de hoy, seran desde la página 215 a la 219 de Trigonometría de Kurosawa - dijo el profesor. - ¡Ah por favor! - exclamaron muchos al mismo tiempo. - Para que se les quite haganme doscientos hasta la página 212 - añadio el profesor. El entonces abandono el salón jubilosamente. Josué entonces se desespero y arrugo una oja. - ¿Doscientos problemas? ¡No terminaremos esto en una noche! - exclamo enfurecido. En ese momento Alondra le avento un avioncito de papel. - No te desesperes, todo lo resolveras - dijo ella. - Lo dudo, es demasiado - añadio Josué. - Bueno, entre otras cosas, ¿Cómo esta tu madre? - pregunto ella. - Ya mejor, ya puede volver a caminar, pero sigue enyesada del brazo - respondío el jóven. - ¿Y cómo vas con los sueños que dices tener? - pregunto ella. - No muy bien, cada día sueño lo mismo, veo a Bokrug, Flipyap, Exra, todos muertos en manos de una figura esquelética en un mundo sumergido en la oscuridad, después me veo a mi mismo... - dijo Josué. - Tal vez sea por el estrés, ¿No? - pregunto ella. - No lo se, creo que es algo más... - dijo Josué.

Mientras ellos dos hablaban una jóven con el pelo suelto caminaba por los pasillos de la escuela. Ella observo sus manos un instante y los estiro un poco, para lubricar sus articulaciones. Mariana-3 ahora era parta de dicha institución, no se le dificultaba mucho aprender gracias a su matriz de inteligencia artificial, pero ella no se sentia muy identificada con la gente. Ella tomo su ComPad y decidio hablar con Mauricio, el cual la ayudaría. - ¿Estás seguro de esta escuela? No me siento del todo bien aquí - dijo ella. - Mariana, ya te dije... Que no te afecte el hecho de que eres una Exo, tu ve y se como una persona normal - dijo Mauricio. - Pero los Exo fueron diseñados para servir, no siento pertenecer aquí... - dijo ella. - Relajate, mira, me sentia así cuando entre por primera vez a esa escuela antes de la Guerra del Feudo, pero me adapte y allí conoci mucha gente buena... Entre ellos a mi novia, tu relajate, todo ira bien allí - dijo Mauricio. En ese momento el timbre se escucho y ella decidio entrar a la nueva aula en cual le correspondía. En su espalda tenía una mochila de color azul, y entonces observo el desastre. Todos se arrojaban bolsas de papel, aviones del mismo material, incluso gomas y colores. Josué logro observarla con el rabillo del ojo y se impacto. - ¡Ay mamá! - exclamo. - ¿Qué sucede? - pregunto Alondra. El jóven cayo de su silla y entonces observo. - Ella... es la Exo que encontramos en el granero hace unos meses... - dijo Josué. - Parece que el pasado te persigue... - dijo en forma de broma. En ese momento, Alejandro-45 entro y le dio una palmadita a la jóven. - Buenos días alumnos - dijo en un tono alegre. - Hoy no podremos tener mucha clase, solo la mitad de esta, les dejare la hora para que se organicen en el Festival de las Ánimas, pero primero, les quiero presentar a su nueva compañera, ella es una Exo cuyo nombre es Mariana-3, se ha incorporado recientemente y tendran que tratarla con respeto - dijo Alejandro. Josué reconocío la palabra. Los Exo eran una especie de androides de servicio más avanzados, pero mientras que los Frame utilizaban IA's más simples, los Exo utilizaban núcleos de IA más avanzados, incluso capaces de sentir emociones humanas, como la IA que Wolf poseía. 

Después de presentarla, ella tomo asiento sin dirigir la palabra a nadie. Josué y Alondra se observaron mutuamente antes de volver a verla. - Bien, como sabran, del treinta y uno de octubre al dos de noviembre haremos un festival para celebrar a nuestros muertos, se hara un concurso de altares, por lo que debemos de comenzar a hacer preparativos... Es algo tarde, pero apenas tuve tiempo de coordinarlos - dijo Alejandro. - El concurso debe de tener la menor cantidad de tecnología en este, debe ser algo natural, algo que se sienta vivo... - dijo Alejandro. - Pero una pregunta profe, ¿Quiénes seran los jueces? - pregunto la jefa de grupo, la cual se dirigio hacía el y se puso al frente. - Uno de ellos sera la Maestra Esperanza - dijo Alejandro. - Ya estuvo, perderemos como el año pasado... - dijo uno de los alumnos. - No importa si ganamos o perdemos, lo que importa son mantener las viejas tradiciones de sus ancestros... - dijo Alejandro. - Bien, tengo una idea, podemos hacer uno estilo tradicional, podemos recolectar flores, comida, etcétera - dijo ella. - ¿A quién le haremos el altar? - pregunto otro alumno. - Pueden tomar una decisión libre, la que sea - dijo Alejandro. - Bien, necesitamos comida de distintos tipos, cajas de madera, tapetes, velas, ceniza, flores de cempa.. ¿Qué dice aquí? - pregunto la jóven. - Cempaxuchitl - respondío Alejandro. - Eso - dijo la jefa. - Puedo ayudarles con traer las flores, solo diganme una cantidad concreta - dijo Mariana-3. Todos voltearon al escuchar la voz aguda, por lo que la Exo prefirio mantenerse cabizbaja. - Bueno, ¿Alguién más sugiere algo? - pregunto Alejandro. - Nos ponemos de acuerdo nosotros profe, pero vendremos en la tarde para construir el altar - dijo la jefa de grupo. - Bueno, los dejare, mejor me voy de una vez antes de que las cosas se compliquen, aprovechen estas horas para hacer su tarea muchachos - dijo Alejandro antes de irse.

30 de Octubre de 2559

Necrópolis, Maveth, Sistema Tallon

La fría brisa del viento de aquel desértico mundo azotaba la región. El anochecer se cernía en aquella zona, mientras todo se tornaba de un color azulado. Mictlis, Kell de los Muertos se encontraba observando el paisaje. Desde un Valle rocoso el contemplaba una zona que su gente llamaba "La Ciudad de los Muertos", una antigua ciudad Forerunner abandonada hace millones de años. La erosión había desgastado aquella zona, y muchas de sus estructuras habían sido derruidas. En el cielo se podía observar el Ketch del Clan de los Muertos, Deathiks-Fel. Mictlis observo la ciudad y suspiro. - La Noche de todos los Muertos se acerca Mictlis... El ritual se llevara a cabo... - dijo Lady Death-Of-Lost-Worlds. Ella era una figura femenina de aspecto humanoide, poseía una piel de tonalidades azules claras, un par de ojos los cuales carecían de púpilas, y utilizaba una ropa azulada. Una buena parte de su rostro estaba cubierto por una capucha. - El tiempo del ritual se acerca Mictlis, y debemos de hacer algo... - dijo ella. - Estoy consciente de eso, la Transgresión al otro reino no se completara sin sacrificio, pero es arriesgado... - dijo Mictlis. - ¿Por qué? - pregunto Death - Los Humanos tienen como aliados al Clan del Atardecer... Tenemos fronteras fijas, si las rompemos, eso significaria... - dijo antes de ser interrumpido. - Shhhhhh... - interrumpio Death mientras ponía su dedo en el rostro del Eliksni. - Los Pre-humanos eran fuertes, y lucharon contra nosotros en una guerra sin cuartel... Enfrentarlos conllevaría ganarte mi respeto y mi amor... - dijo Death. - No puedo arriesgar a todo mi pueblo a una lucha contra el Atardecer... - dijo Mictlis. - Tú mismo lo dijiste, hay que hacer sacrificios para alcanzar la victoria... - dijo Death. - Tienes razón... - dijo Mictlis. Death camino un poco, mientras Mictlis la seguía. - Nosotros dos sabemos que la Muerte no es un final, es un nuevo comienzo... - dijo ella. - Si, estoy consciente de ello... - respondío Mictlis. - La vida solo es algo pasajero, pero una vez que termina, es un nuevo comienzo para algo más grande... Mi misión es brindar este nuevo camino, dispersar por todo el sistema la bendición que es el final de la vida... No es algo de lo que deben de temer, es algo que deben abrazar... - dijo Death. - Los primeros en probarlo seran los supervivientes del Holocausto, sus almas se encuentran en desorden, tienen miedo, tienen muchas dudas, pero los sacaremos de esa agonía y los llevaremos a un mejor sitio... - dijo Death. - No tienes que tener miedo de las consecuencias, pasara lo que tenga que pasar... - dijo Death. Ella entonces toco con su mano la frente de Mictlis, y el se arrodillo ante la Forerunner. - Si, mi reina... - respondío Mictlis. - Lideraran un asalto contra la Colonia de supervivientes, asesinenlos a todos y capturen al Elegido que posea los Geas de Aeon-of-Dying-Worlds - dijo Death. - Lo haremos, señora... - respondío Mictlis. Ella esbozo una sonrisa de sadismo en su rostro, una sonrisa satisfactoria. 

Noche de los Muertos

30 de Octubre de 2559

ENMS Villatanejo, Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

La tarde había llegado, en aquellas horas el calor de Tallon se podía percibir mucho más. Algunos Rangmejo sobrevolaban en la distancia, mientras el grupo se encontraba haciendo el altar con unas pocas cajas de madera. Josué se encontraba a la distancia pintando una pequeña escultura en forma de cráneo, para añadirle colores vívidos. En ese momento, el observo un poco de conmoción con el resto de sus compañeros. - ¡Se van a caer las velas, no mamen! - exclamo la jefa de grupo. Ella no podía cargar con todas las veladoras, y mientras caminaba se tropezo un poco. El jóven tuvo el impulso de ayudar y extendio su brazo, un aura de energía azulada se formo a su alrededor y entonces el logro hacer que la caja levitara, junto a unas pocas velas que se cayeron. - ¿Pero qué? - se pregunto la jefa de grupo.Josué volteo a los lados para asegurarse que nadie lo hubiera visto, por suerte todos estaban más enfocados en sus propios asuntos. - ¿Alguien sabe que fue eso? - pregunto la jóven, sorprendida. Josué suspiro aliviado, por suerte no habian descubierto que fuera un Psiónico.  - Oye, ¿No necesitas ayuda? - pregunto una voz seca. Josué la reconocío y entonces volteo. - Vaya, no creí que vinieran a ayudar... - dijo Josué. Bokrug se encontraba acompañado de Exra y Flipyap, los cuales utilizaban ropa humana de reuso. Exra utilizaba una camisa de tirantes negra y un pantalón. - Esto es incómodo, ¿Sabes? - dijo ella. - Ya se que te aprieta, pero acostumbrate - dijo Josué. Ella tomo su pelo y lo sacudio un poco, después de darle una palmadita en el hombro. - ¿Y cómo vas con "eso"?  - pregunto ella. - Bien, solo me ha dado una especie de pesadillas... - dijo Josué. - ¿Qué clase de pesadillas? - pregunto Exra. - A veces sueño a todos ustedes muertos, en manos de un Caído con ropa negra y una guadaña... Siempre soy el último en caer, no se que significa... - dijo Josué. Exra se quedo pensando un poco y entonces suspiro. - Dice Alondra que puede ser causado por el estrés, pero sinceramente lo dudo... No se mucho de "eso", incluso podría influenciar el espacio-tiempo en formas menores y causantes de mis sueños, pero solo es una teoría - dijo Josué. - No te preocupes por eso, solo son eso, sueños... - dijo Exra. - ¿Y si tienen algo que ver con mis capacidades Psiónicas? - pregunto Josué. - Lo dudo, ¿Has visto a un Psiónico que prediga el futuro y no sea un fraude? - pregunto Exra. - Tienes un punto, pero no puedo evitar tenerle miedo... - dijo Josué. - El miedo es algo natural en todas las razas, es un instinto de supervivencia, no te preocupes... - dijo ella. - T... Tienes razón - dijo Josué. - Ahora si quieres podemos ayudarte, para eso vinimos de hecho - dijo Exra.- Me sorprende que intenten ayudarme sin algo a cambio - dijo en tono sarcástico. - De hecho, queremos un acceso VIP al evento de mañana - dijo Bokrug. - Sabía que algo así pedirian... - dijo Josué. Flipyap río un poco al escucharlo, y entonces levanto una caja para ayudar.

Mientras tanto, Mariana-3 se encontraba apilando unas cajas poco después de presenciar al jóven utilizar habilidades Psiónicas. Aquello le recordo a Wolf, su compañero Spartan con el cual lucho lado a lado desde el Ataque de la Estación Luna. Poco después levanto unas cajas de cartón, en el cual tenía varias flores de color anaranjado. - ¡Aquí estan las floras! - exclamo la Exo. Mientras ella ayudaba, Alondra se le acerco y le dio una palmadita en el hombro. - Hola, soy Alondra - dijo ella. - ¿Un gusto? - respondío ella. - Venga, no seas dudosa, saludame - dijo ella. Las dos estrecharon su mano mientras la Exo pronunciaba su nombre. - Mi nombre es Mariana-3 - dijo ella. - Es bueno conocerte - respondío Alondra. - Dices qué eres una Exo, ¿No? - pregunto Alondra. Mariana asintío. - Vaya... Siempre me fascinaron los Exo, son como humanos, pero robóticos - dijo ella. - Lo que pasa es que nuestros núcleos de IA son creados en base a un humano que murío bajo causas naturales, su consciencia es mapeada y transferida a una forma digital, el proceso es algo tardado, pero es efectivo - dijo ella. - ¿Y de quién fuiste transferida? - pregunto Alondra. - No lo se, tengo vagos recuerdos de ello - respondío Mariana. - A veces recuerdo a mi madre biológica, se llamaba Hellen... Pero es todo - respondío la Exo. - Solo se que entre en servicio el 28 de Noviembre del año pasado, desperte en una galaxia en caos... - dijo ella. - Pero siempre intento seguir adelante con una sonrisa - respondío ella. - Ya veo, interesante... - dijo Alondra. - Por cierto, ¿Qué música te gusta? - pregunto ella. - Bueno, escucho de muchas, rock en nuestro idioma, pop, sinfónica, entre otras. Menos Metal, se me hace muy violento - dijo Alondra. - ¿Enserio? ¡Lo mismo pienso! - exclamo emocionada. - Josué si escucha el Metal, el Rock, también música vieja si mal no recuerdo - dijo ella. - ¿Qué tan vieja? - pregunto Mariana. - Demasiado, he escuchado algunas y me han gustado, pero no he escuchado demasiadas canciones de aquellas épocas - dijo Alondra. - También le gusta el Flip Metal, es raro pero bueno... - añadio. - Josué... Me suena, creo haberlo conocido en el Ocaso - dijo ella. - ¿El Ocaso? - pregunto Alondra. - Yo estaba allí antes de tener este cuerpo... - dijo Mariana. - Mhhhh, entonces eras una IA de servicio... - dijo Alondra. - No exactamente, era una IA avanzada de logística - respondío ella. - También sus amigos alienígenas, yo los conocí, de hecho me detuvieron en el granero cuando llegue junto a Rasputin - añadio la Exo. - 16 de Diciembre, desde ese día comenzo todo lo raro... - dijo Alondra. - Me pregunto, ¿Por qué no intentan salir del sistema? - pregunto Mariana. - Hay una anomalía que se descubrío cuando arrivamos al sistema, esta impedia que se hiciera un salto desliespacial fuera del sistema, así como enviar comunicaciones de vuelta a la galaxia, a la vez fue bueno ya que nos mantuvo escondidos del Covenant, pero eso implica que no hay forma de volver... - dijo Alondra. - ¿Y se puede saber si ya se desbloqueo la anomalía? - pregunto Mariana. - No, no hay forma... Solo la llegamos a detectar por la falla en los motores desliespaciales y las comunicaciones - dijo Alondra. - ¿Eso donde lo aprendiste? - pregunto Mariana. - En clase de historia - respondío Alondra. - Jaja, interesante. Bien, hay que continuar armando el altar, no se hara solo - dijo Mariana.

31 de Octubre de 2559

Catacumbas, Necrópolis, Maveth, Sistema Tallon

Mictlis camino por los pasillos de de las Catacumbas, una especie de antiguas ruinas Forerunner construidas debajo de la Ciudad de los Muertos. Mictlis se encontraba acompañado de un Servidor Primario, conocido como Mizquitetl Prime. - Amo, nuestros adeptos han logrado abrir una brecha interplanetaria, podremos usarla para viajar directamente hacía Sephora sin que los humanos nos detecten... - dijo el Monitor. - Quiero verlo... - ordeno Mictlis. Los dos caminaron por los pasillos poco iluminados de las catacumbas y entonces observaron una habitación cavernosa, fusionada con las paredes de Ghibalbio. Allí se encontraba una especie de pequeño portal desliespacial, construido eones antes para permitir un transporte sencillo. Varios Eliksni se encontraban congregados alrededor de la estructura, mientras llevaban a cabo una especie de ritual hacia este. Dicho ritual era para otorgarles una bendición a los guerreros que entrarían en la estructura y pudieran obtener buenas víctimas para el sacrificio. Mictlis se arrodillo e hizo una especie de seña, persinandose en cierta forma. Death entro caminando lentamente, mientras sus pisadas se escuchaban. Ella acaricio el cuello de Mictlis y entonces observo el portal. - Los Humanos, Sangheili, Unggoy y los supervivientes de esa colonia son las víctimas perfectas para el sacrificio... Todavía se encuentran en caos espiritual, perfectos para corromper sus Esencias... - dijo Death. - Tendras que llevar a cabo un asalto, abduce a todos los que puedas, y aquelllos que se resistan... Matenlos - dijo Death. - Sí, Lady Death... - respondío Mictlis.

Varios guerreros comenzaron a reunirse alrededor de aquel portal, todos equipados con distintas armas, cuchillas, espadas, rifles de plasma, antorchas, incluso un Caminante caído se encontraba en la sala, mientras que Mictlis enfundaba su guadaña de hierro. Algunos Eliksni demasiado delgados se encontraban enfundando una espada y un escudo, ellos usaban una pintura corporal blanca, recordando a esqueletos. Los Muertos cruzaron hacía el otro lado y emergieron en una pequeña zona boscosa. La niebla cubría aquel tétrico bosque, donde se había activado el portal que conectaba los dos mundos. Un pequeño grupo de Tinysaurus los observaron emerger del portal desliespacial, por lo que comenzaron a huir aterrorizados. Mientras Mictlis y sus tropas avanzaban, otros más comenzaron a llegar por el mismo portal. En cuestión de unos pocos minutos, en aquella zona se congregaron alrededor de trescientos guerreros Eliksni. - Preparense, la gran cacería ha comenzado... Afortunados serán aquellos que consigan ser sacrificados, ellos tendran prosperidad en la próxima vida, los que tengan la desgracia de morir bajo nuestras manos peleando desapareceran en el olvido... - dijo Mictlis. Los otros Eliksni levantaron sus armas de la emoción. - Todos los seres inteligentes de este planeta pronto probaran la sombra del Clan de los Muertos, y regresaran al estado natural de la existencia - dijo Mictlis. Ellos entonces comenzaron a caminar lentamente, mientras chapoteaban el húmedo suelo de aquel bosque.

31 de Octubre de 2558

ENMS Villatanejo, Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Aquella noche era completamente oscura, no se podían divisar ningunas de las tres lunas en el cielo nocturno debido a la conglomeración de las nubes. Josué tomo un poco de cáfe mientras se encontraba en ropas normales y observaba a una buena parte de la colonia en el sitio. - Mhhh, sabe algo raro, ¿De qué lo hicieron? - pregunto Josué. Frente a el se encontraba Nicolás vendiendo el café, así como los tamales. - Ehm, se cayo un trapo con cloro en la olla del cáfe, por eso sabe raro - dijo Nicolás. Josué entonces escupío el cáfe caliente en la mesa. - Oh, dios... - dijo asqueado. El entonces observo el reloj y se percato de que eran las 8:39 de la noche. - Había invitado a Exra y a los chicos... Ojála y si vengan - dijo Josué. - ¿Y por qué traes esa mochila? - pregunto Nicolás. - Ah, no es nada, solo guardo una caja de zapatos. Contiene algo muy importante, hoy la casa estaba sola, y no podia dejarlo allí... - dijo Josué. - ¿Qué es exactamente? - pregunto Nicolás. - Ehm, definitivamente no es un cubo que permite viajar en el tiempo - dijo Josué. - ¡Jaja! ¡Que gracioso Monroy! - exclamo Nicolás. - Prefiero Josué - respondío el jóven. El continuo caminando un poco por los alrededores y entonces se topo con Zhar. - ¿Storm? ¿Qué haces aquí? - pregunto Josué. - Me entere que habría fiesta, por lo que decidí venir - dijo ella. - ¿No vino Bokrug, Exra o Flipyap? - pregunto Josué. - Vine con Bokrug, pero Exra y Flipyap no vendran aún - dijo ella. - ¿Bokrug? ¡El dijo que vendría con nosotros! - exclamo enfurecido. Bokrug entonces llego con un tamal en sus manos y observo a Josué. - Ehm, hola... - dijo incómodo. - ¡Bok! ¡Hiciste una promesa! - exclamo. - Lo siento, es que Zhar quería venir conmigo... - dijo Bokrug. - Ay maldita sea, desde que ústedes dos son amigos no nos prestas atención - dijo Josué. - Lo siento, pero es parte de la cultura, una vez que tenemos pareja somos inseparables - dijo Bokrug. - Mandilón - dijo Josué. - ¡Eso es mentira! ¡Ni siquiera somos pareja! - exclamo Bokrug. El entonces le propino una patada en la pierna. - ¡Ay! ¡Mi pata! - exclamo adolorido. 

Josué se encontraba observando el altar de su grupo, mientras pensaba quien era el tipo de la foto. - Parece físico... ¿Sera Wallace Shaw? - se pregunto. - En realidad es Henry Kurosawa, un reconocido matemático de hace dos siglos - dijo Mariana-3. - ¿Tú lo pusiste? - pregunto el. Ella asintío. Ella iba acompañada de Alondra, las cuales estaban tomando un poco del cáfe sabor a cloro. - Oye Alondra, ¿De casualidad nos ha visto a Exra? - pregunto el. - No, ni siquiera se si vinieron... - dijo Alondra. Mariana-3 se sentia calmada, parece que no le habia costado adaptarse. Mientras ellos platicaban, recien entraban Exra y Flipyap, utilizando sus árneses de combate. - Bokrug nos cambio por una chica, ¿Puedes creerlo? - dijo indignada. - ¿Qué esperabas? ¡Es un T'vaoan! - exclamo Flipyap. Mientras ellos caminaban, observaron a varios jóvenes Sangheili, Unggoy y Humanos. - No puedo comer nada, maldita sea... - dijo ella. - No te preocupes yo tampoco - dijo Flipyap. Mientras ellos caminaban por los pasillos de la escuela observaron a una pequeña jóven hablando con otros adolescentes. Uno de ellos, un jóven utilizaba una capucha, por lo que ella la tomo y le cubrío el rostro. - ¡Espera! ¡Ayuda! - exclamo Josué. - Oh, espera, es Josué... - dijo ella. Flipyap le pico la panza y lo observo. - Vinieron tarde, ¿Saben? - pregunto Josué. - Ja, lo siento, estuvimos ocupados con la milicia, por suerte dos hombres cubrieron nuestro turno... - dijo Exra. - Ah, Bokrug nos cambio por Zhar, se convirtio en un mandilón - dijo Josué decepcionado. Ellos tres comenzaron avanzar por el patio de la escuela, mientras comenzaban a darse llamadas para que el concurso comenzara. - Bueno, así son las cosas... - dijo Josué. - No te preocupes, ¿Quién necesita a un T'vaoan para divertirse? - pregunto Flipyap. - Nosotros, Bokrug hacia chistes de humor negro muy buenos - dijo Josué. - Tsss, no lo necesitamos, no te preocupes... - dijo Exra. Mientras ellos caminaban un hombre encapuchado se encontraba en la multitud y tomo un tamal. - ¡Oye! ¡No has pagado! - exclamo Mario. El encapuchado entonces le arrojo una moneda y cayo en sus manos. El camino un poco y se quito la capucha, revelando un rostro metálico. El era un Exo. - Mhhh, espero que haber instalado los sensores degustativos no haya sido una estafa - dijo Cayde-6. El arrancaba hebras de aquel alimento, mientras masticaba lentamente. El tenía enfundada un arma, el Az de Espadas en su bolsillo. Cayde-6 había sido "resucitado" en la Estación Sidehopper, pero su cuerpo sintético le daba muchas limitantes. El Exo trabajaba como uno de los líderes del Consejo. En ese momento recibio una llamada y observo a Hawthorne en el holograma. - ¡Cayde! ¡Te advertí que no salieras! - exclamo Hawthorne. - Tranquila Hawthorne, solo sera un pequeño paseo, regresare un pequeño rato - dijo Cayde. - Agh, enserio... Tienes que mantener tu existencia en secreto - dijo ella. - No pasa nada, mujer... Dire que me llamo Juanito Pesetas y listo - dijo Cayde. En ese momento comenzo a escuchar que alguien usaba una guitarra. - ¡Espera! ¡Quiero tocar esa guitarra! ¡Ahora vuelvo! - exclamo Cayde.

31 de Octubre de 2558

Muralla Perimetral, Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Alrededor de Villatanejo se había construido una muralla perimetral hecha de madera. Varios milicianos se encontraban allí mientras vigilaban las afueras de la ciudad. Uno de ellos se encontraba usando unos binoculares observando el bosque, pero en ese momento creyo que algo se movío. - ¿Pero qué? - se pregunto el miliciano. El volvio a observar pero no había nada. - José, José, despierta... - dijo el miliciano, mientras despertaba al otro. - ¿Qué sucede? - pregunto José. - Creo que hay algo allá afuera - respondío el miliciano. - Debes de estar delirando... - respondío José. - Yo se lo que vi, enserio... - dijo el miliciano. - Ya vete a dormir, ¿Quieres? - respondío José. El otro miliciano se fue caminando un poco y tomo una linterna, el decidio investigar un poco. Mientras caminaba, una presencia se encontraba detrás suyo y lo tomo por el cuello. Esta le tapo la boca y le torcío el cuello, matándolo. - ¿Qué fue eso? - pregunto José. Mientras el observaba, otro Caído lo tomo por el cuello y le corto la garganta. Grandes cantidades de sangre comenzaron a caer en el suelo, pero un militar logro observarlos. El entonces observo algo moverse entre la vegetación y comenzo a disparar. El disparaba exasperado mientras cortaba trozos del árbol y del follaje con cada bala que disparaba. El sonido desperto a otros militares que observaron los dos cuerpos, ello se levantaron agitados. En ese momento, el artillero sufrío un tiro de la cabeza proviniendo de una flecha de energía. Los militares comenzaron a tomar posición y abrian fuego contra la maleza, pero en ese momento una lluvia de flechas de energía simplemente acabaron con varios militares desprotegidos. - ¡Estamos bajo ataque! - exclamo uno de ellos.

El Sargento McDyne observo la escena y comenzo a disparar. Milicianos Sangheili abrían fuego con sus rifles de plasma, acompañados de Unggoys que operaban las torretas. - ¡Comando! ¡Estamos bajo ataque! - exclamo el sargento. El entonces arrojo una granada de fragmentación que estallo entre los árboles, matando a unos cuantos Eliksni. Estos comenzaron a posicionarse y abrieron fuego con torretas estacionarias de plasma, las cuales derribaban a algunos de los militares atrincherados. El Sargento tomo una torreta y comenzo a disparar, la velocidad de las balas logro acribillar a varios Eliksni que emergían de los árboles y despedazarlos. - ¿Qué Clan es ese señor? - pregunto un novato. - No son del Atardecer definitivamente, comienzan a evacuar a la población - ordeno el otro militar. Muchos de los milicianos ni siquiera utilizaban atuendos militares, pero intentaban luchar con lo que podían. - ¡Continuen disparando! - exclamo uno de estos. Los disparos de las balas lograban alumbrar un poco y se podían observar las figuras negruzcas de los Eliksni, mientras corrían y disparaban. Algunos disparaban con cañones Gauss y despedazaban a los enemigos que se acercaban. Sangre guinda de los Eliksni caía desparramada por las paredes, pero los militares continuaban disparando. Muchos de estos eran atrevasados fácilmente por el plasma, al no utilizar armaduras que los protegieran, solo ropas ligeras. El  Sargento entonces escucho unas fuertes pisadas, mientras los árboles de las cercanías se doblaban y caían en el suelo. Bandadas de Rangmejo escapaban de estos agitados, mientras se escuchaban rugidos de los Eliksni. - ¡Viene algo grande! - exclamo el sargento. En ese momento, varios disparos de Cañones de quemado destruyeron partes de la muralla, acabando con los milicianos. Los gritos de los marines y los pedazos de polvo y astillas arrojadas comenzaron a darle una sensación de miedo a McDyne. - Señor, esta muralla fue diseñada para enfrentar dinosaurios... No una invasión... - dijo asustado. - Relajate, saldremos de esta... - respondío el Sargento. En ese momento, de los árboles emergio un Caminante Caído de colores negros, y este disparo una carga explosiva contra la muralla. El Sargento resulto arrojado por los aires y cayo en el suelo, con muchos de sus huesos rotos y hemorragias internas.

Los tímpanos de aquel hombre estaban rotos, pero apenas logro escuchar los gritos de horror y devastación. Los marines trataban de retirarse, pero los Eliksni masacraban a todo ser vivo. El entonces observo a un enorme Eliksni con una guadaña caminando lentamente sobre el terreno. Este lo observo por un momento y entonces levanto su guadaña. - Todos ustedes morirán... - dijo Mictlis. - Pero no es algo de lo que debes temer, es algo de lo que te debes regocijar... - añadio el Kell. Mictlis entonces levanto su guadaña y con el filo de esta destrozo su cráneo. La guadaña quedo manchada de sangre y partes del tejido cerebral de la víctima. Mictlis contemplo el rostro destrozado de su víctima, y entonces sonrío. - Ya no es tiempo de huir, podran huir, podran esconderse, pero el destino siempre llega... - dijo Mictlis. El pisoteo lo que quedaba del rostro de la víctima y camino lentamente, mientras varios de sus hombres entraban rápidamente por la ciudad, todos desesperados de rendir culto a la diosa mediante el genocidio de los colonos de la pequeña localidad. 

31 de Octubre de 2558

ENMS Villatanejo, Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Josué se encontraba caminando por la escuela mientras tomaba un poco de ponche, pero entonces comenzo a oír disparos en la lejanía. El pudo percibir la muerte de gente a una distancia, posiblemente poco menos de cien metros. En ese momento llego un Sangheili sobre un caballo, el cual tenía una espada de energía encendida. - ¡Todos los presentes, hay que irnos! ¡Estamos bajo ataque! - exclamo el Sangheili. - ¿Qué sucede? - pregunto Bokrug. - Nos atacan Eliksni, al parecer son del Clan de los Muertos... - dijo el Sangheili. - ¿Clan de los Muertos? No habían salido de Maveth desde que entraron al sistema... - dijo Bokrug. - ¡Rápido! ¡Muevan su cuerpo, Shisnos! - exclamo el Sangheili. El encendio su espada de energía y se lanzo a la carga, mientras algunos milicianos llegaban y trataban de evacuar a la gente. Otros comenzaban a disparar contra los Muertos que llegaban, todos estos en sus trajes negruzcos, lo que hacía díficil verlos en la oscuridad. - Escuchen bien todos los presentes, hay que movernos... - dijo Exra. Bokrug, Storm y Flipyap tomaron sus armas, preparandose para pelear. La gente comenzo a moverse a través de la escuela, mientras Exra preparaba su carabina. Mientras los colonos, tanto alumnos como invitados avanzaban a través de la conmoción, una explosión se escucho. Varios Muertos trepaban por las paredes y se movían rápido por los tejados, casi parecian ninjas. Exra comenzo a disparar contra ellos, pero los Muertos respondían abriendo fuego. Los milicianos comenzaban a abrir fuego, mientras el caos se comenzaba a escuchar entre la gente. En ese momento Josué penso en los que se quedaron atrás, por lo que decidio avanzar. - ¡Josué! ¡Menudo idiota temerario! - exclamo Bokrug. Los cuatro comenzaron a disparar con ayuda de los milicianos, en una especie de tiroteo combinado entre plasma y balas de plomo. Exra se cubrío detras de un pequeño puesto y disparaba dardos venenosos con su carabina, esta le dio a algunos Eliksni, los cuales casi morían al instante. Los Eliksni estaban acompañados de Shank, los cuales disparaban a diestra y siniestra contra los civiles, aturdiendolos para después ser capturados por los Eliksni. - ¡Rápido! ¡Todos muevanse! - exclamo un militar. Estos montaron algunas ametralladoras de calibre cincuenta y comenzaron a disparar, despedazando a los Eliksni que ingresaban. Pero los Eliksni eran tenaces, y estos rápidamente se cubrían. Algunos abrían fuego con los rifles de francotirador, logrando fulminarles la cabeza a sus oponentes. Exra entonces apunto a uno y le destrozo el cráneo a un Eliksni.  Bokrug abria fuego con su rifle de aguijoneador y acababa con los Eliksni uno a uno, mientras la blamita incrustada en sus cuerpos estallaba. Flipyap disparaba con su pistola de plasma y quemaba a los asaltantes, pero muchos de estos eran listos y se cubrían. Los disparos continuaban, aquella carnicería no parecía tener un final. Los Eliksni comenzaron a desperdigarse, por lo que el grupo decidio abandonar sus cubiertas y continuar la batalla. Exra se enfrento brevemente con un Vándalo, pero le corto las extremidades y después lo degollo. Un Vándalo equipado con dos cuchillas se abalanzo hacía la Sangheili, pero Bokrug disparo y le atraveso el cráneo. Storm utilizo sus escudos de plasma y se enfrento a un par de Vándalos, golpeandolos con estos y después hundiendoselos en su cuello. Muchos de estos sujetaban sus rifles con una sola mano y disparaban hacía el cielo, provocando más pánico en la gente. Exra tomo su carabina y disparaba contra los Eliksni, acompañada de Bokrug, Flipyap y Storm. Los cuatro luchaban ferozmente, pero entonces Exra observo como un Eliksni era arrojado por los aires, rodeado de un aura de energía.

Josué se trato de esconder debajo de una mesa, pero un Eliksni lo tomo de su pie y lo arrastro. El Psiónico entonces disparo un pulso enérgetico y lo avento por los aires. Detrás suyo un Shank intento aturdirle, pero recibío un tiro de Bokrug. - ¡Mantente cubierto! - exclamo Bokrug Enfrente de Josué un miliciano fue abatido, por lo que tomo su magnum y comenzo a disparar. Un Eliksni disparo con un cañon de quemado, pero Josué genero un escudo de energía y reflejo el tiro. - Has mejorado tus habilidades... - dijo Bokrug. - Eh, estuve prácticando en mi tiempo libre... - dijo Josué. - Busca un lugar seguro, retirate lo más lejos que puedas... - ordeno Exra. Josué asintío y el trato de correr, pero una explosión cercana genero una onda de choque que lo arrojo al suelo. Sus tímpanos quedaron aturdidos mientras el se reincorporaba, el entonces observo a un Eliksni de color blanco acercandosele con cuchillas eléctrizadas. El Eliksni estuvo a punto de asesinarlo, pero Cayde-6 disparo y le volo la cabeza. Cayde le disparo tres veces más a lo lejos y le dio a otros tres Eliksni. El Exo continuaba disparando mientras acababa con varios de estos. - ¡Corre! - exclamo el Exo. Cayde observo como un Vándalo se le acercaba, pero el simplemente lo tacleo y después disparo en su pecho. El Exo le disparo a otro Vándalo y le volo la cabeza, pero detrás de un Shank disparo una carga aturdidora. Cayde entonces cayo derribado mientras sus sistemas se calentaban. El logro disparar y destruyo al Shank, pero a sus lados las hordas de Eliksni avanzaban rápidamente. Josué entonces escucho un grito de terror y observo a una jóven caucásica herida, mientras avanzaba cojeando, Josué la pudo reconocer: Era Nandeyet, aquella chica que lo dejo destruido en pedazos internamente. Ella era perseguida por un enorme Eliksni, el cual estaba sediento de sangre. Josué observo horrorizado a aquel Eliksni, era idéntico al Eliksni que le daba muerte a cada uno de los miembros de su escuadra. Mientras el Kell observaba, una especie de aura de energía se manifesto junto a el. - Ella es la elegida... - dijo Death. El Kell entonces blandio su guadaña y corrío hacía el vándalo. Mictlis lo empalo y lo levanto por los aires, para después azotarlo contra el suelo. La jóven lo observo, aterrada, antes de que Mictlis la tomara por el cuello. - Lady Death te quiere viva... - dijo Mictlis. Josué entonces decidio actuar y se levanto. - ¡Oye maldito! ¡Metete con alguien de tu talla! - exclamo Josué. El Eliksni entonces la golpeo contra una pared y la dejo inconsciente. Mictlis observo a Josué y enfundo su guadaña. El cargo con esta mientras la blandia y trato de cortarlo. El dio tres golpes pero el jóven logro esquivarlos. Mictlis clavo una última vez su guadaña en el suelo, pero Josué aprovecho y le dio una patada. Mictlis volvio a cargar, pero Josué genero un pulso de energía psiónica y lo arrojo contra una pared. Mictlis se reincorporo y cargo contra el, pero el jóven rodo y volvio a disparar su pulso de energía. - Eres valiente al intentar defenderte... - dijo Mictlis. El entonces logro darle una patada y lo hizo caer por los suelos. La patada logro darle una fuerte sacudida, y el jóven entonces escupio un poco de sangre. Josué trato de reincorporarse, pero entonces sintio las frías manos de Mictlis sujetando su cráneo. - Un Psiónico... Debes de ser especial y valeroso por intentar matarme... - dijo Mictlis. - No... Le haras... Daño a nadie... - dijo Josué. - Te dejare vivir, pero te castigare por intentar desafiarme... - dijo Mictlis. - No podras volver a tus seres queridos jamás... - dijo Mictlis. El entonces le pico los ojos con dos de sus dedos, para comenzar a presionar fuertemente. Mictlis hundia lentamente sus garras en las cuencas oculares del jóven, mientras el gritaba del dolor. - ¡Suéltame! - exclamo Josué. Mictlis entonces las volvio a hundir fuertemente, mientras Josué lanzaba un grito de dolor espectral. - No volveras a ver nada... Ni tu propia perdición... - dijo Mictlis. El entonces saco sus dedos de un tirón, dejando sus cuencas oculares mutiladas. Mictlis lo pateo y lo dejo tirado en el suelo, mientras la sangre escurría por los ojos del jóven. - Sin tu vista ya no eres nada... - dijo Mictlis. El entonces tomo el cuerpo inconsciente de la niña y camino lentamente. Josué se cubrio los ojos con sus dos manos, mientras intentaba sollozar. La sangre escurría como si de lágrimas se tratasen, mientras el provocaba una especie de gemidos similares a lloriqueos. Algunas explosiones ocurrieron en la lejanía, mientras la masacre no parecía terminar. Aquella noche lo habría cambiado todo para siempre.

Plan de Contingencia

1 de Noviembre de 2559

ENMS Villatanejo, Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Josué desperto en un sitio devastado. Sus manos seguían cubriendo sus cuencas oculares, ahora vacías y mutiladas. Mientras había rastros de fuego y cuerpos de Eliksni por todo el terreno, el logro escuchar una especie de pisadas. Mientras los sonidos se escuchaban, el pudo hacerse una imágen mental. Bokrug entonces se acerco y toco su cuerpo. - No te quedes ahí llorando, despierta... - dijo Bokrug. El entonces le dio un pequeño empujón y se dio cuenta de la atrocidad. - ¿Pero qué te paso? - pregunto sorprendido. - Esa cosa me arranco los ojos... Un castigo por haberle desafiado, me dejo vivir, pero sin poder ver... - dijo Josué. - ¡Flipyap! ¡Trae unas vendas para acá - exclamo Bokrug. Flipyap corrío mientras sus curiosos paso resonaban. - ¿Pero qué????? - se pregunto aterrado. - ¿Ye aseguraste que estuviera limpia? Estos tipos son como palitos, una partícula de polvo y ya estan retorciendose... - dijo Bokrug. - Si, esta limpia, ninguna infección podría suceder... - respondío el Unggoy.  Flipyap le entrego la venda a Bokrug y el tomo el cráneo del jóven, mientras ponía la venda alrededor de sus ojos y la parte trasera de su espalda. El consiguio amarrarla y le cubrio las sangrientas heridas. - ¿Qué le paso? - pregunto Flipyap. - Alguien le arranco los ojos... - respondío Bokrug. - Fue él... El mismo que veo en mis sueños... - dijo Josué. - No, no creo... - dijo Bokrug. - En mi sueño, también yo estaba vendado de los ojos... - respondío Josué. En ese momento llego Exra y lo observo. - ¿Josué? Te dije que huyeras... - dijo ella. - No pude evitarlo, él... el Kell... - dijo Josué. - ¿El de tus sueños? - pregunto Exra. Josué asintío. - Calma, todo esta bien, estas vivo. Tu familia sobrevivio, fue un golpe de suerte... - dijo Exra. - El, se llevo a una niña de siete años... Lo escucho hablar con una especie de fantasma, no se que era... - dijo Josué. - Ya, tranquilo... - respondío Flipyap. - ¿Donde esta mi mamá? ¿Esta bien? ¿Qué tal de mis amigos? - pregunto Josué. - Tú madre esta bien, pero Alondra... Creo que fue capturada - dijo Exra. 

Mientras tanto, unos pocos milicianos se encontraban ayudando a la gente. Devrim observo los cuerpos mientras estaba acompañado de Dreyfus. - Te dije que los alienígenas no eran de confiar... - dijo Dreyfus. - Dreyfus, el hecho de que hayas estado atrapado por un tiempo en una prisión no debe nublar tu juicio, estos no son del Atardecer... - dijo Devrim. - ¿Y qué importa? Todos los alienígenas son iguales, incluso los malditos que colaboran con nosotros... - dijo Dreyfus. - Silencio, no quiero verme obligado a enviarte al reclusorio - dijo Devrim. El entonces observo a Cayde y lo volvio a encender, el cual se levanto adolorido. - Ya van dos veces Cayde, dos malditas veces que te accidentas... - dijo Devrim. - Bueno, salve a los que pude - dijo Cayde. - Los patrones de ataque estos Eliksni son distintos, ¿De qué clan son? - se pregunto Devrim. - Escuche de ellos, Clan de los Muertos... Los describen ninjas que adoran a la muerte y se esconden en Maveth... No me sorprende que ataquen el 31 de Octubre, la Noche de todos los santos... - dijo Cayde. - El festival tomo lugar desde el 31 de Octubre al 2 de Noviembre, no es coincidencia... - dijo Dreyfus. - Hablare con Hawthorne, ella podria guiarnos... - dijo Devrim. El entonces tomo su holograma y contacto con la mújer de descendencia India. - ¿Qué sucede? - pregunto Hawthorne. - Encontramos a Cayde, pero necesitamos saber más de este ataque... - dijo Devrim. - Hable con Variks hace poco, el me informo que son del Clan de los Muertos efectivamente... Pero ni Rasputin ni él lograron descubrir como llegaron, aparentemente... - dijo Hawthorne. - Rasputin detecto una especie de fluctuaciones enérgeticas en la EDZ, envie a Luis a investigar, equipado con una cámara. Lo que devolvio fueron imágenes de un pequeño portal desliespacial abierto en la zona, eso fue unas horas después del ataque, si hubieramos investigado más pronto... - dijo Hawthorne, culpandose a sí misma. - ¿Por qué vendrían aquí? Se supone que tenían una tregua - dijo Devrim. - La tregua la tenían con el Feudo, ya no existe más, decidieron atacar, incluso con el Atardecer vigilandonos... - dijo Hawthorne. Mientras ellos hablaban unos Skiff llegaron a la zona, dispuestos a ayudar. Los Eliksni del Atardecer caminaron por la escuela mientras la gente los observaba aterrada. - ¿Por qué lo habran hecho? - pregunto Devrim.

1 de Noviembre de 2559

Centro Comercial Abandonado, Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Hawthorne se encontraba junto a Rasputin, Devrim, Dreyfus, Failsafe y Exra. - Los Muertos han secuestrado a una buena parte de la población, parece que los estan abduciendo - dijo Hawthorne. - ¿Con que intención? - pregunto Devrim. - Considerando que estamos en épocas de día de muertos... Adoran a la muerte, tal vez un sacrificio - dijo Cayde. - No van a tener las mismas festividades que nosotros Cayde, tienen culturas diferentes, religiones diferentes... - dijo Hawthorne. - ¿Entonces por qué lo habran hecho? Okey, lo de los días es una coincidencia abrumadora, pero lo de los sacrificios es muy probable, no por nada simplemente los aturdirían... - dijo Cayde. - El Exo tiene la razón, los Muertos hacen sacrificios constantemente a su diosa... - dijo Variks, el cual hablaba por un holograma. - ¿A qué te refieres? - pregunto Hawthorne. - Ellos le rinden culto a la Muerte, pero no lo ven como un final, si no como un nuevo inicio... - dijo Variks. - Los asesinan y después velan por sus Almas, para que estas lleguen al otro reino - dijo Variks. - Deberiamos hacer algo, ellos tenian una tregua, no pueden entrar así por así - dijo Exra. - Ya no hay leyes en este sistema, desde que los Desterrados invadieron ellos rompieron toda comunicación con nosotros... - dijo Variks. - No podemos dejar a toda ese gente morir en un sacrificio, debemos hacer algo - dijo Devrim. - No, nada de rescates una vez más - dijo ella. - Nos enfocaremos en reforzar las defensas de la Colonia, no pienso perder más vidas... - dijo Hawthorne. - Hawthorne, no podemos dejar las cosas así... - dijo Exra. - ¿Qué prefieres? ¿Salvar la vida de unos cincuenta y ocho, o dejarlos morir y salvar a cuatrocientos noventa? - pregunto Hawthorne. - ¿Y si podemos salvar a ambos? - pregunto Exra. - No dejes que tu honor se te suba a la cabeza, cuando tenemos perdido algo, no hay nada que hacer... - dijo Dreyfus. - ¡Silencio! Si pudiera haber estudiado más a fondo esta anomalía enérgetica pudimos hacer algo a tiempo, pero no sucedio. Si algo no se puede Exra, no se puede. Hay que adaptarnos a la situación y sobrevivir - dijo Rasputin.

Unas horas después Exra se encontraba caminando cerca del centro comercial, donde observo a varios colonos. - ¡Las clases se reanudaran hasta cuando se resuelva la crisis de los Muertos! Por ahora permanezcan con sus familias y sigan órdenes - exclamo Alejandro-45 a una buena cantidad de jóvenes. Exra observaba desde la distancia, pero entonces sintio que alguien la tocaba en el hombro. - ¿Quién eres? - pregunto ella. Un Exo de color azulado con una capa y una capucha se encontraban detrás suyo. - Mi nombre es Cayde, Cayde-6, ya nos conocíamos Exra 'Kasumee - dijo Cayde. - ¿Cayde? Creí que... - dijo ella antes de ser interrumpida. - Lo se, lo se, creiste que estaba muerto - dijo el Exo. - De la misma forma, creí que ella me amaba y al poco tiempo me boto por otro, ¿Qué cosas, no? - dijo Cayde. - Fui resucitado en la Estación Sidehopper por Rasputin, el es la máxima autoridad del sistema ahora, todas las órdenes las da el, pero podemos desobedecerlas... - dijo Cayde. - ¿Qué insinúas? - pregunto Exra. - Necesito que reunas de nuevo al Escuadrón O.G.T. y nos veamos en la Granja, tengo un plan en mente, pero es díficil... - dijo Cayde. - Si tu plan involucra salvar a esos civiles, con gusto lo hare - dijo Exra. - Vaya, ahora quieres romper las reglas, ¿Eh? - pregunto Cayde. - Solo rompo reglas cuando es necesario - dijo Exra. - ¡Así comenzamos todos! ¡Después te encuentras escupiendole en la cara a tu superior y matando cosas como rambo! - exclamo Cayde.

1 de Noviembre de 2559

Casa de Josué, Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Mientras tanto Josué se encontraba sollozando en una esquina oscura. El sujetaba entre sus manos el Teseracto, tratando de pensar en todo lo que había pasado. El lo sujeto y entonces comenzo a susurrar para si mismo. - Por favor, si estas escuchando esto necesito que te manifiestes... Necesito tu guía ahora, eres la única que puede esclarecer mis dudas - dijo Josué. En ese momento, el Avatar de Siren se manifesto y camino un poco en aquella esquina. - Escuche, así que vine tan rápido como pude... - dijo Siren. - Estoy dispuesta a responder cada una de tus dudas - añadio la Ancilla. - Primero que nada, ¿Por qué sucede todo esto? - pregunto Josué. - Todo esto se remonta a hace sesenta y cinco millones de años... - dijo Siren. - Unos cien años después del disparo de los Halo, Faber tuvo una hija y un hijo, Death y Aeon, los dos eran sus favoritos. Para que una especie en el futuro tomara el manto, ellos crearon la "Llave del Renacimiento", un artefacto con gran poder que podía manipular cosas de la naturaleza, distintas leyes de la física y el espacio-tiempo, pero Death desde niña tuvo una gran afición por la muerte, lo veía como el estado natural de las cosas y la vida para ella era algo que se oponía a este... Death entonces puso un metodo secreto de disparo en el arma, basado en un pulso de neutrinos con el cual destruiría a la mitad de la vida inteligente en la galaxia, aquellos que sobrevivieran se le rendirían - dijo Siren. - Aeon trato de detenerla, pero murio en el intento. Faber entonces logro confrontarla y destruir el artefacto en cinco fragmentos a lo largo de la galaxia, para después emprisionarla en la luna de Maveth - prosiguio la Ancilla. - Yo ahora tuve la responsabilidad de mantenerla emprisionada, pero ella mediante ondas Psiónicas manipulaba a otros seres inteligentes, intento manipularlos para que la liberaran, sin éxito - añadio Siren.

Ella camino un poco y suspiro. - Yo vigile todo este sistema por eones enteros, pero comenze a malfuncionar hace no mucho, por ende no pude repeler eficientemente la Invasión Desterrada, muy a duras penas puedo mantener la barrera de energía en pie - dijo ella. - Es por ello que te seleccione para cuidar el Teseracto, pero ya no puedo más - dijo Siren. - Supongo que eso afecto la contención de Maveth - dijo Josué. - Así es, al no poder contenerla más, ella finalmente rompio sus cadenas y manipulo al Clan de los Muertos para su beneficio... Ella esta organizando un sacrificio de gran tamaño en su honor, siempre ha sido una persona egócentrica que se ha visto como la Encarnación Forerunner de la muerte - dijo Siren. - Secuestro a todos ellos en masa para poder sacrificarlos, ¿Cierto? - pregunto Josué. - Sí - respondío Siren. - No solo eso, ella capturo a la jóven "Nandeyet" ya que posee los Geas de Aeon, fue la única forma de que sobreviviera... - dijo Siren. - ¿Qué? - pregunto Josué. - Si Death asesina a Aeon en esta nueva forma... Todo esta perdido - dijo ella. - ¿Por qué? - pregunto Josué. - Aeon me diseño hace eones, redundantemente. El Geas de Aeon es algo vital, si logramos que recuerda las memorias del Forerunner, podria ser de utilidad... Pero si Death la sacrifica, no habra vuelta atrás - dijo Siren. - Si tu podias viajar en el tiempo, ¿No pudiste evitarlo? - pregunto Josué. - Ya te había explicado, alterar ese curso establecido puede traer grandes consecuencias, solo me quedaba esperar a lo que se viene y adaptarme... - dijo Siren. - Ya veo... - respondio Josué. - Espera, ¿Entonces qué significaban esas visiones? Pude ver al Kell de esos malditos matando a todos mis amigos, incluyendome... - dijo Josué. - Fue una premonición, solo pocas personas pueden tenerlo, y esencialmente esto ocurre en los Psiónicos, estas visiones son fallos de la realidad de origen paracausal, este fallo puede advertirte de posibles eventos futuros, algo que puede o no pasar... - respondío Siren. 

Josué se puso a reflexionar un poco. - Entonces, ¿Son advertencias? ¿Qué no eso rompería el flujo? - pregunto Josué. - Sí y no, en teoría una premonición te permite cambiar el flujo espacio-temporal, pero eso como si al mismo tiempo este te pidiera a gritos que lo cambies, las premoniciones y lo que implican en el espacio-tiempo son un misterio incluso para los Forerunner - respondío Siren. - Ya veo... - dijo Josué con una voz cortada. - Es en lo único que puedo ayudarte por ahora, lo siento... - respondío Siren. Ella entonces desaparecio su avatar, el cual dejo una estela de datos. - Vaya... Todo esto es jodidamente raro - dijo Josué. En ese momento el escucho a su madre entrar. - ¿Estás bien? - pregunto ella. - Solo adolorido, no se que pensar, muchas cosas han pasado y mi cerebro apenas puede procesarlo - respondio Josué. - Exra vino, me dijo que tienen que ir a la granja, es importante - dijo su madre. - No me queda de otra, dejare que el tiempo fluya... - se dijo a si mismo. El entonces se reincorporo y avanzo lentamente, pero mientras caminaba en su mente una especie de imágen mental comenzo a formarse. Es como si sus habilidades Psiónicas le permitieran tener una ecolocalización avanzada. El camino lentamente al principio, sorprendido. - ¿No necesitas ayuda? - pregunto su madre. - No, parece que tengo todo bajo control... - dijo Josué. El entonces logro mapear la zona en su cerebro, mientras avanzaba lentamente. 

1 de Noviembre de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Cayde se encontraba acariciando a su gallina, Coronel. El se encontraba en la sala de estar, acompañado de Exra, Bokrug, Flipyap, Storm y otras personas que Josué reconocio. Una de ellas era Jorge, aquel jóven que le arrebato a la chica de sus sueños tiempo atrás y Méndez, la chica ruda y lista con la que ya había colaborado varias veces. Junto a ellos se encontraba una Exo, Mariana-3 con una máscara de Fútbol americano y un traje militar desgastado. - Bien, todos estan presentes, eso es bueno - dijo Cayde. - Ahora muchos se preguntaran para que los cite, ¿No es así? - pregunto Cayde. - Ehm, si... - respondieron todos, menos Exra y el grupo. Josué logro percatarse de que muchos tenían miradas extrañas sobre él. - ¡Bienvenidos a Damnficados Anónimos! Estoy consciente de que muchos ústedes perdieron algo que amaban en manos de los Eliksni, es feo, pero para que se conozca mi nuevo equipo de asalto, necesito que cuenten sus experiencias - dijo Cayde. - Comenzaremos por ti Jorge, ¿Qué perdiste tú? - pregunto Cayde. - Bueno, estaba en el festival como invitado, se supone que ya deberia estar en mis estudios de nivel superior, pero todo se fue al carajo. Por lo menos estaba junto a mi novia, pero entonces llego esa bastardo caláverico y la separo. El casi me asesina y logro percibir como era capturada, vi que un jóven intento defenderla pero no supe que fue de él. Pobre bastardo, no sabía con lo que se metía... - dijo Jorge, mientras sollozaba. - Bueno, gracias por tu experiencia, ahora, ¿Quieres contarnos un poco de que perdiste Alondra? - pregunto Cayde. - Bueno, habia invitado a mi mamá y mis primos al festival, pero entonces llegaron los Muertos y como ninjas los aturdieron y secuestraron... Intente defenderlos, pero nada pude hacer, solo consegui una quemadura en el hombro - dijo ella llorando. - Es feo, todos perdemos familiares... - dijo Cayde. - Ahora cuentanos tú, Méndez - dijo Cayde. - Corta larga historia, invite a mi padre, no habia estado con el en mucho tiempo y entonces... - dijo mientras comenzaba a llorar. - Tranquila, tranquila... - dijo Cayde mientras le daba palmaditas en el hombro. - Por último, Josué, cuentanos de tu experiencia - dijo Cayde. El entonces se sento y suspiro. - No es la primera vez que estoy en una situación así, estuve presente en el Ocaso, estuve presente en la Batalla de los Seis Frentes, perdi una buena cantidad de cosas en la Invasión Desterrada, pero gane amigos, y esperanza... La cual los Muertos me han arrebatado. Ellos secuestraron a Alondra, mi amiga del alma, y su Kell... Ese bastardo me arrebato la vista - dijo Josué. - Ya no puedo ver nada, no podre volver a ver los hermosos colores del atardecer, ni a mis familiares, ni su bello rostro - dijo Josué. 

Cayde entonces camino un poco por el área y los observo. - Bueno, los he traido aquí para que compartan sus traumas y se ayuden a superarlos - dijo en tono sarcástico. - En realidad estoy mintiendoles, todos perdimos algo el día de ayer, a tu familia, amigos, novia, la dignidad... Y es feo, pero solo puedo confiar en ústedes - dijo Cayde. - Esto es una iniciativa secreta, todos ústedes tuvieron un pasado militar, un pasado paramilitar, o simplemente sus papás les enseñaron a usar armas, cosa que no debian hacer pero lo hicieron - dijo Cayde. - Ahora bien, les ofrezco la oportunidad de ingresar al Escuadrón O.G.T., seremos lo peor de lo peor, ni siquiera somos reconocidos como militares, con excepción de unos pocos, pero tenemos la capacidad de levantarnos en armas, tenemos la capacidad de luchar y contraatacar, no importa los jóvenes que son, cada uno tiene aptitudes distintas, han aprendido a pelear en este mundo hóstil, y podremos vengarnos... Podemos quitarles algo más a ellos, y si es posible, rescatar a nuestros familiares, amigos, novia, perro, gato, dinosaurio, lo que sea... - dijo Cayde. - No se dejen vencer, eso no es bueno. Yo experiencie la muerte, ¿Y me deje vencer? Pues sí, pero me revivieron y me convirtieron en lo que soy, si yo pude, con ayuda, ¡Ustedes pueden! - exclamo Cayde. - Ahora, levantemonos en una revolución, ¡Y vayamos por las armas pesadas! - exclamo Cayde. - No bromeo, iremos por las armas pesadas - añadio el Exo. Exra río y entonces camino enfrente de ellos. - Bien, les explicare más, llevaremos a cabo una operación encubierta contra los Muertos, le hemos codificado como Operación: EVEN DEATH MAY DIE, esta consistira en viajar hacía la luna de Maveth, localizar la ubicación del Clan de los Muertos y liberar en masa a los prisioneros, así como asesinar a al líder de los Eliksni, es arriesgado, pocos saldremos con vida, pero haremos lo mejor por alcanzar la victoria - dijo Exra. - Tal vez parezca rídiculo desde el ojo de un militar experto, pero yo se que ustedes, tal vez no tengan el entrenamiento apropiado, pero saben defenderse, saben usar el arma, y ya han sobrevivido a cosas peores, puedo confiar definitivamente en ústedes - dijo Cayde. - Tal vez solo hable por mi mismo, pero yo se una cosa... Todos los presentes aquí queremos venganza, queremos ir a esa luna, reventarles el trasero llenandolos de balas, y recuperar lo que ellos nos quitaron... Definitivamente pienso ir - dijo Josué. - ¿Seguro? Tu ceguera no creo que sea de mucha ayuda - dijo Bokrug. - Tal vez sea ciego, pero estas capacidades Psiónicas me permiten sentir, puedo mantenerme en pie - dijo Josué. - Sabia que tus habilidades serían de ayuda... - dijo Exra. - Muy bonito y todo, ¿Pero como piensas llevarnos a Maveth idiota? - pregunto Jorge. - Oh, mi plan es emocionante, ya tengo un transporte en casa... - dijo Cayde. - Espero que no tengas en mente lo que creo que tienes en mente... - dijo Exra.

La noche se cernia sobre Sephora, mientras Cayde observaba el USDF Blackbird. - ¿Estás seguro de esto Cayde? - pregunto Exra. - ¡100% seguro! ¡Más seguro de cuando decidi declararmele y termino bateandome! - exclamo Cayde. - La colonia abandono el Prowler, creyeron que no seria de utilidad y lo dejaron aquí, en la EDZ... - dijo Cayde. - Allí esta todo el armamento que necesitamos, rifles pesados, munición explosiva, granadas... - dijo Cayde. - ¿Pero no tenemos su amor? - pregunto Josué en forma de broma. - Por favor, no más chistes de ella... - dijo Exra. El grupo entonces se acerco a la nave abandonada y entraron, unos cuantos Tinysaurus se habian establecido en esta, pero Bokrug los escapo ladrandoles. - ¡Mariana! ¡Ven aquí! - exclamo Cayde. - ¿Cuál de las dos? - preguntaron ambas. - ¡La que no es orgánica! - añadio Cayde. - ¿Qué pasop? - pregunto Mariana-3. - ¿Sabes pilotear? - pregunto Cayde. - Todo yo, todo yo... - dijo ella. - ¡Solo hazlo! Todos tenemos la misma causa en mente, enfrentarnos a esos malditos y hacerles pagar por lo que han hecho - dijo Cayde. Josué se sento y entonces observo su pierna prostética, esta se habia oxidado un poco, pero seguiria en pie. El jóven habia vuelto a traer el Teseracto en su mochila, ya que no podia dejarlo en casa. - Ah, maldita sea... - dijo Josué. - Relajate weon, saldremos de esta... - dijo Jorge. Exra se le acerco y entonces le dio una palmadita para calmarlo. - Relajate Josué, relajate... - dio Exra. - ¡Oh! ¡Espera! ¡Tengo algo para ti! - exclamo Cayde. El entonces le dio una Omniherramienta, la cual se adhirio a su brazo derecho en forma de un holograma verde. - ¿Qué hace esa cosa? - pregunto Flipyap. - Una Omniherramienta, es útil para escanear, desencriptar, y reparar cosas... - dijo Exra. - ¡¿Puedo tener una?! - pregunto Flipyap. - No - respondio Exra. Mariana-3 activo el sistema de camuflaje y entonces despego, esperando a que Rasputin no los detectara.

Dominios de la Muerte

1 de Noviembre de 2559

Valle de la Muerte, Maveth, Sistema Tallon

Alondra se encontraba huyendo en las desérticas rocas de Maveth. Ella era perseguida por un Verdugo Eliksni, el cual abria fuego con su rifle de plasma. Ella entonces aprovecho la baja gravedad de la luna y dio un salto. - ¿Por qué todo esto me pasa a mí? - se pregunto ella. El Eliksni lanzo un rugido de emoción mientras disparaba, pero ella continuo huyendo. La jóven llego hacia un pequeño charco, donde decidio esconderse. - Espero que todas esas visitas al balneario sirvan de algo... - dijo ella. - Espera, ah, me van a hundir las lonjitas... - dijo ella. La jóven no vio de otra y se arrojo al agua, mientras el Eliksni se acercaba a esta. El entonces comenzo a exclamar en lenguaje alienígena, pero algo más lo acechaba. Del agua emergio una criatura parecida a una anguila, la cual solto un mordisco en el cuello al Eliksni y lo arrastro. Alondra salio del agua y entonces se arrastro por la riviera de la playa, mientras observaba como la criatura acuática lo ahogaba. La sangre guinda manchaba el agua, por lo que ella se tumbo en la orilla. Maveth atrapaba bastante poca iluminación, lo que daba una inusual coloración azulada, como si fuera el anochecer. Ella entonces escucho el ladrido de una criatura hexápeda y observo a un ser mamiferoide calvo, el cual le recordaba a un perro. - No, no amigo, no... - dijo ella asustada. El perro entonces le ladro y se le abalanzo, pero subitamente comenzo a ser acribillado por un rifle de asalto. El pero no soporto los disparos y cayo muerto, mientras una figura encapuchada se le acercaba. Este portaba una manta de tela marrón, y se le acerco. Con un cuchillo le arranco un poco de carne y la inspecciono. La figura volteo a verla y entonces le apunto. - ¡Espera! ¡Soy humana! - exclamo ella. La figura se bajo la capucha y revelo el casco de una Mark VII. - ¿También fuiste secuestrada? - pregunto el vigilante. Ella asintío. - Me sorprende, ¿Cómo te liberaste? - pregunoto el vigilante. - Aproveche un momento de distracción y hui hacia afuera de su guarida, pero no se como volver... Gracias a Dios que encontre otro ser humano - dijo ella. - Vaya... Me encontraba espiando a un pandillero cuando los malditos Eliksni llegaron y los asesinaron, me quitaron la diversión, pero los segui hasta acá y descubri que secuestraron a una gran cantidad de gente... - dijo el vigilante. - ¿Cuál es tú nombre? - pregunto Alondra. - Mi nombre... Prefiero olvidarle, puedes llamarme Sierra 065 - dijo Sierra. - Sierra, suena como nombre de vigilante... - dijo ella. - ¿Puedes sacarnos de aquí? - pregunto Alondra. - Tal vez, pero primero debemos dirigirnos a la Colonia abandonada... - dijo Sierra. - Estarás segura conmigo, no te preocupes... He participado en muchas operaciones militares y en todas he salido vivo, sin mencionar que sobrevivi a la Guerra de Reclamación - dijo Sierra. - Un momento, ¿No eres un Spartan? - pregunto ella. - Lo era, pero prefiero olvidar que lo fui... - dijo Sierra. - Vaya, crei que el que trabajaba en la milicia era el último... - dijo Alondra. - ¿Quién? - pregunto Sierra. - Su nombre era Wolf-097 o algo así, un amigo me conto de él - dijo Alondra. - El Sargento Wolfy, ¿Sigue vivo? - pregunto Sierra. - Murió cuando los Desterrados invadieron el sistema - dijo ella. - Desterrados, veo que no fui el único que tuvo que lidiar con ellos, es una pena que Wolf haya perecido ante ellos...- dijo Sierra. - Un momento, ¿Y qué haremos con la gente capturada? Tengo amigos allí, es más, el amor de mi vida fue atrapado... - dijo ella. - Si, ehm, tus emociones no son mi problema, pero no es justo lo que estan haciendo... Vine a este sistema para reinvindicarme, y no pienso romper mi palabra... - dijo Sierra.

1 de Noviembre de 2559

Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Las tres lunas comenzaban a notarse en la noche, pero más Maveth, la cual era excepcionalmente brillante. - No podemos hacer frente solos a esta amenaza... Los Muertos han raptado al 45% de los colonos, y volveran por más - dijo Rasputin. - ¿Qué sugieres hacer? - pregunto Devrim. - Debemos lanzar un ataque preventivo, podria usar un Warsat para destruirlos, pero no tengo su ubicación exacta... - dijo Rasputin. - Los Muertos estan por toda la luna, necesitariamos congregarlos en un solo sitio y acabarlos, pero es díficil - dijo Rasputin. - Y no, definitivamente no enviaremos soldados, ya estamos suficientemente medrados como para hacerlo - dijo Rasputin. - Oigan, un momento, ¿Donde esta Cayde? - pregunto Devrim. - Esperen... Parece que alguien tomo el Blackbird y escapo - dijo Rasputin. - Idiota... Debe de ser uno de sus locos planes - dijo Hawthorne. - Intentare contactar con él, me sorprende el nivel de inteligencia del que llevo a cabo el plan, ¿Acaso no esperaban implantes rastradores en la nave? - pregunto Rasputin. - Si Cayde lo organizo, debio aprovechar que los demás se encontraban desesperados y buscarian venganza, no los culpo a ellos, pero si a Cayde, de todos los planes se le ocurrio eso... - dijo Hawthorne. En ese momento por una de las puertas entro Dreyfus. - ¿Dreyfus? - pregunto Devrim. El oficial de policia se encontraba acompañado de un par de milicianos, equipados con armaduras del USDF. - Lo siento, pero para sobrevivir hay que hacer un cambio... - dijo Dreyfus. - Ya no podemos convivir más con los alienígenas, ellos tarde o temprano acabaran con nosotros... ¡Debemos luchar! ¡Supremacia humana! - exclamo Dreyfus. Hawthorne desenfundo una Magnum y trato de abrir fuego, pero otros dos soldados que acompañaban a Dreyfus abrieron fuego y la aturdieron.

Rasputin observo a los soldados y otros más entraron. - Estás consciente que haces un golpe de estado, ¿No? - pregunto Rasputin. - Lo siento, pero en mis planes de supervivencia no figuran ustedes... Somos el último bastión de la humanidad en Tallon que no ha sido sometido, el Ocaso fue el inicio, la Tormenta y los Desterrados fue lo siguiente, y los Muertos son la última advertencia...- dijo Dreyfus.  ¡No permitire que eso suceda! ¡Incluso si tengo que encarcelar a todos los alienígenas y enviar un ataque preventivo a Maveth! - exclamo Dreyfus. - Estás loco... Maveth es el Dominio de la Muerte, nadie saldra vivo de allí... - dijo Dreyfus. - ¡Jajajaja! ¡Patrañas! ¡Hare lo que sea para que la especie sobreviva! - exclamo Dreyfus. Rasputin entonces decidio enviar un mensaje a Cayde, considerando que si escapo a Maveth, podria ayudarles. Un miliciano disparo un pulso EMP y aturdio a Rasputin, dejandolo caer al suelo. Después estos sometieron a Failsafe, a Devrim y a Hawthorne. - ¡No te saldras con la tuya! ¡¿Me oíste Dreyfus?! - pregunto Hawthorne furiosa. Dreyfus se sento en la pequeña sala de mando y entonces hizo una sonrisa. - Te escuche... Ya veremos quien ríe al último, quien rie al último rie mejor... - dijo Dreyfus. - ¿Cuáles son sus nuevas órdenes? - pregunto uno de los militares. - Capturen a los alienígenas de toda especie, acaben con los Eliksni que intenten "ayudarnos", y preparen a la milicia para dar un ataque preventivo a Maveth... - dijo Dreyfus.

1 de Noviembre de 2559

Puesto Colonial Abandonado, Maveth, Sistema Tallon

El USDF Blackbird habia aterrizado en las zonas desérticas de Maveth, aquella luna presentaba una iluminación azulada, ya que esta atrapaba poca luz del sol a diferencia de Sephora. El grupo se encontraba bajando y tomando sus armas, Méndez habia tomado una pistola. - No más armas pesadas, eso no era lo mío... - dijo ella. Josué se acerco y observo a Mariana-3 junto a Cayde, por lo que decidio hacerle una pregunta. - ¡Oye! Ehm, solo queria preguntar, ¿Por qué te nos uniste? - pregunto Josué. - Presencie el ataque a la aldea, estuve allí... Vi mucha muerte, muchas familias separadas, y entonces pense en mi familia adoptiva, por suerte estan bien, pero no queria que nada malo malito les pasara, asi que decidi ayudar, escuche del plan de Cayde y vine... - dijo ella. - Es una chica lista, es rara, esta loca, pero es agradable - dijo Cayde. En ese momento recibieron un mensaje de auxilio. - ¿Un mensaje de auxilio? - pregunto Cayde. Mariana-3 lo reprodujo, pero pronto cayo en la cuenta de que no era un mensaje. - ¡Han introducido un software peligrosoooooo! - exclamo ella. - ¡Yo soy Rasputin! ¡He venido por ti, Cayde-6! - exclamo Rasputin. - ¡Ah! ¡Nos rastreaste! - exclamo Cayde. - Habia puesto rastreadores en la nave, en caso de que idiotas como tú la usaran... - dijo Rasputin. - Oye, relaja la raja amigo... - dijo Cayde. - No he venido reprenderte, bueno en realidad un 85% de mi vino a reprenderte, el otro 15% viene a advertirte - añadio Rasputin. - ¿Qué sucedio? - pregunto Cayde. - Dreyfus es lo que paso. Cometio un golpe de estado hace unas horas, y piensa enviar un ataque preventivo a Maveth, considere que eras  el único que podia hacerle frente - dijo Rasputin. - ¿Entonces enviaste tu consciencia a la nave solo por mí? Vaya me halagas... - dijo Cayde. - Si, era necesario advertirte, supuse que harias una operación ilegal, no fue díficil localizarte, pero en esta nave no tengo acceso al sistema del Warsat ni nada, soy basicamente una IA de ayuda... - dijo Rasputin.

Mariana-3 entonces coloco una Matriz Riemann. - ¿Qué estas haciendo? ¡No toques mis circuitos! - exclamo Rasputin. - Oye, oye, tranqulizate amiguito... Solo voy a trasladarte a una Matriz Riemann - dijo ella. Rasputin entonces se fue a la Matriz y Mariana-3 la coloco en su cabeza. Ella entonces se sacudio cuando Rasputin se adhirio a su sistema. - ¡Espera! ¡¿Qué has hecho?! ¡No puede haber dos IA's en un mismo cuerpo! - exclamo Cayde. - ¡Ah! ¡Mi Matriz! - exclamo Mariana-3. - Un cuerpo afeminado de muy poca complexión física y tamaño promedio, no esta adecuado a mis estándares pero servira... - dijo Rasputin. - ¿Entonces que quieres que hagamos? - pregunto Cayde. - Debes prepararte para el ataque preventivo - dijo Rasputin. - ¡Y no continuar con tu operación! - exclamo Rasputin. Cayde le levanto el dedo de medio y después se dirigio a Mariana. - Trata de suprimir tu otra personalidad y mantenlo en su cuerpo, no queremos más intrusiones inesperadas... - dijo Cayde. - ¿Y qué haremos con ese ataque preventivo? - pregunto Mariana-3. - Si los vemos les disparamos, no es tan díficil... - dijo Cayde. Ellos dos salieron y observaron al resto, todos ahora usaban ropas militares. Méndez portaba un short y una camisa militar corta con una pequeña coraza, Jorge habia tomado el casco de un ODST y se lo coloco, acompañado de una coraza improvisada, por último Josué simplemente usaba un chaleco antibalas. Exra se habia incorporado la Omniherramienta y la estaba probando. - Debemos movernos, hay que dirigirnos hacia el establecimiento colonial abandonado, allí podremos montar una base mientras tanto... - dijo Mariana-3. Ellos avanzaron a través de las rocas mientras escuchaban al viento soplar. Sin saberlo, estaban siendo acechados desde la distancia. - ¿Consiguieron llegar aquí? - pregunto Alondra. - Parece que si, se dirigen al Puesto Colonial Abandonado... - dijo Sierra. - Hay que movernos, pero tenemos que cuidarnos de los Perros de Caza... - dijo Sierra.

El grupo se adentro en el Puesto Colonial Abandonado, el cual habia sido montado como una base pre-colonizadora. - Todo esta muy solo... - dijo Josué. - Siento miedo, angustia... Creo que no esta del todo solo - añadio. Exra tomo su carabina y apunto mientras encendia una linterna. - No parece haber nada definitivamente... - dijo Exra. Ellos continuaron caminando y entonces se adentraron en los pasillos de este. Mariana-3 se acerco hacia un pequeño panel de comunicaciones donde se sento. Ella giro un poco sobre la silla mientras gritaba emocionada. - ¡Wiiii! - exclamo la Exo. - Mhhhh, esto era utilizado para comunicaciones superlumínicas, pero estan desactivados gracias a la anomalía - dijo Cayde. En ese momento Mariana-3 recibio un mensaje y le notifico a Cayde. - ¿Un mensaje? ¡Respondelo! - exclamo Cayde. - Cayde-6... Cazador del Consejo... - dijo Variks. - ¿Variks? ¿Qué sucede? - pregunto Cayde. - Necesito explicaciones... Los milicianos se han vuelto en mi contra y atacaron a nuestras fuerzas, ¿Qué esta pasando? - pregunto Variks. - Oh, si, veras, estoy fuera del planeta ahora mismo, pero creo que hubo un golpe de estado por un xenófobo o algo así... - dijo Cayde. - ¡¿Qué?! - pregunto Variks. - Ehm, si... Es feo, creo que tiene a Hawthorne, a Devrim y a Failsafe capturados, Rasputin se traslado a mi nave y bueno, soy el único que no fue capturado - dijo Cayde. - ¿Donde te encuentras ahora mismo? - pregunto Variks. - ¿Maveth? - dijo Cayde de forma temerosa. - ¿¡Qué haces allí?! ¡Maveth es el territorio de los Muertos! - exclamo Variks. - Es una Operación secreta, pensamos en hacer un ataque preventivo... - dijo Cayde. - No saldra nada bueno de allí, enviare a Skriviks por ti, ¿Donde estas? - pregunto Variks. - Tenemos que resolver esta situación sin violencia, podemos negociarlo con Dreyf... - dijo antes de que se cortara el mensaje. - No, esta es demasiada presión para mí - dijo Cayde. - Que sad - respondio Mariana. - Respira Cayde, respira, puedes con esto... - se dijo a si mismo. Mariana entonces se puso a jugar un poco con la consola pero se percato de algo extraño, un canal de comunicaciones abierto. - Un momento, los canales de comunicaciones extratallonianos estaban bloqueados e inaccesibles gracias a la anomalía, ¿No? - pregunto Mariana-3. - Sí, se supone, ¿Por qué? - pregunto Cayde. - Oh por Dios... ¿La anomalía se habra desactivado? - pregunto Cayde. - Al parecer... - dijo Mariana. - ¡Excelente Marianita! - exclamo Cayde. - Tengo una idea en mente... - dijo Cayde. El comenzo a teclear unos paneles y activo el canal de comunicaciones hacia la Tierra. - Espero que los Satélites Taquiónicos sigan funcionales... - dijo Cayde.  Exra observo y se le acerco. - ¿Qué haces? - pregunto ella. - Enviaremos una señal de auxilio fuera del sistema, tal parece que la anomalía se esfumo... - dijo Cayde. - ¿Qué? - pregunto Exra. Josué entonces recordo las palabras de Siren. Ella se encontraba dañada, y posiblemente perdio el control sobre el campo que les impedia salir del sistema. Cayde entonces envio un mensaje y una cámara comenzo a grabarlo. - Aquí Cayde-6 en la Estación de Comunicaciones Abandonada, nos encontramos en el Sistema Tallon, las coordenadas son T-344/M-1, el sistema fue atacado por una facción mercenaria que se hace llamar los  Desterrados, necesitamos ayuda humanitaria urgentemente... - dijo Cayde. Los satelites de taquiones comenzaron a enviar señales fuera del sistema, e inmediatamente recibieron respuestas. - Aquí Samara, Inteligencia Virtual de la UNSC Entropy, recibimos su llamada de auxilio, enviaremos ayuda en lo más pronto posible - dijo Samara. - ¡Genial! ¿Cuanto tardara en llegar? - pregunto Cayde. - Considerando las coordenadas del sistema, lla ayuda tardaria en llegar casi dos meses... - dijo la IV. - ¡¿Qué?! ¡No tenemos mucho tiempo! - exclamo Cayde. - Lo lamentamos Funcionario Cayde, es lo más cerca que podemos llegar... - dijo Samara. - Vale, agradecemos su ayuda, cambio y fuera... - dijo Cayde. - ¡ESCUCHARON ESO! ¡TUVIMOS CONTACTO CON EL EXTERIOR! ¡SALDREMOS DE ESTE MALDITO AGUJERO EN MENOS DE TRES MESES! - exclamo Jorge.  Josué se escondio en los baños y entonces tomo el Teseracto, mientras contactaba a Siren. - ¿Tienes dudas de nuevo? - pregunto ella. - Habia una anomalía, esta ha sido rota, ¿Tu condición esta empeorando? - pregunto Josué. - Así es, genere esa "anomalía" desliespacial con un solo motivo, queria proteger el sistema... Todos los intrusos, fueran benevolentes o malevolentes quedarian emprisionados, nadie debe enterarse de la ubicación del sistema debido a lo seguro que era, pero asi es como las cosas fluyeron su curso... La UNSC llegara en poco tiempo, un mes y medio... Una vez que descubran todo esto los tuyos recibiran ayuda humanitaria, saldran del sistema, pero el planeta se convertira en otro puesto de avanzada... Sera estudiado, excavado, no habra de otra... - dijo Siren. - Así esta fluyendo el curso de esta línea temporal... - dijo Siren. - ¡No! ¡No quiero eso! - exclamo Josué. - La decisión ahora es tuya, pero se que haras lo correcto, Guardián del Teseracto... - dijo Siren. - Espera, sobre las visiones, ¿Es algo definido? - pregunto Josué. - En su momento no te lo dije, pero es algo que ya esta destinado a pasar... - dijo Siren. - Tú solo eras un Guardián Temporal antes de que los Geas de Aeon despertaran en Nandeyet, la línea temporal continuara el curso de la siguiente forma: Tú escuadrón morira, pero el resto lograra rescatar a la Reclamadora, ella quedaria en cuidado del Teseracto, mientras tú y los tuyos pasan al olvido... - dijo Siren. - Estas visiones son fallas de la realidad, no debiste haberlas poseído, pero ahora que sabes, esta en tu decisión seguir el curso de la línea temporal y morir, dejandole el Manto a ella, o salvarte a ti, a tus amigos, y afrontar las consecuencias que vengan por alterar el flujo de la línea temporal... - dijo Siren. Ella entonces se desvanecio frente a él, mientras Josué quedaba impactado.

Josué salio del baño, impactado. - Bueno, tal vez tardaran en llegar, pero miren el lado amable, saldremos de este sistema, si es que la barrera no reaparece... - dijo Cayde. - No lo hara... - dijo Josué. - No se preocupen, dejen que las cosas fluyan su curso... - añadio el jóven. Mientras el avanzaba un pequeño láser le apunto y disparo. El se cubrio y entonces varios tiros de escopeta fueron disparados. - ¡Alejense! - exclamo una jóven de tamaño pequeño. - ¡Espera! ¡Somos aliados! - exclamo Cayde. - Un momento... ¿Beatriz? - pregunto Méndez. Beatriz era uno de los pocos supervivientes de la Batalla del Cósmodromo, donde habia muerto Taniks. - ¿Cómo terminaste aquí niña? - pregunto Cayde. - ¡Tengo dieciocho años maldita sea! - exclamo Beatriz. - Fui secuestrado al igual que el resto, pero logre escapar... Y me escondi aquí - dijo ella. - Ellos estan haciendo una especie de sacrificio... No se, pero no pinta ser nada bueno - dijo ella. Josué se acerco y le dio una palmadita. - Tranquila, todo estara bien, solo dinos que sucedio allá... - dijo Josué. - Los vi, mataron a una pequeña niña y le ofrecieron su sacrificio a una diosa, le llaman "Lady Death" - dijo Beatriz. - Lady Death... Este sitio se rumoraba como el Dominio de la Muerte, incluso los colonos abandonaron el sistema por alucionaciones... - dijo Cayde. - Algo más se traen entre manos, y nada bueno sale de los Eliksni, excepto del Atardecer, de ellos salen muchas cosas buenas... - dijo Exra. - Podemos movilizarnos por un sitio que los Colonos llamaban "Zona de No-Vuelo", pero es peligroso, soltaron a sus perros de caza allí... - dijo Beatriz. - Relajate niña, todo va a estar bien... - dijo Bokrug. Josué al escuchar esas palabras se quedo pensando.  Josué se encontraba revisando algunos documentos y entonces observo a la jóven superviviente. El decidio acercarsele y se sento junto a ella. Beatriz estaba de cuclillas pensativa, pero al percatarse de su presencia volteo a verlo. - ¿Qué sucede? - pregunto ella. - Bueno, te senti sola y vine a ver... - dijo Josué. - ¿Eres un Psiónico, cierto? - pregunto Beatriz. - No hay otra forma en la que pueda sentir mi entorno - dijo Josué. - Hay muchas, pero las iras aprendiendo - dijo ella. - ¿Nos conocemos de alguna parte? - pregunto Josué. - Creo que ibamos en la misma clase de Deporte - dijo ella. - ¿Enserio? Nunca te note, debe de ser por tu tamaño - dijo en forma de broma. Ella levanto el dedo medio, pero después rio. - Incluso con esa venda se te nota decaído... - dijo Beatriz. - Es cierto... En sueños he visto la muerte de todos mis amigos en manos de aquel Kell, quiero hacer algo para evitarlo, pero no se... Me han dicho que ya es algo preescrito, y si lo cambio puedo traer grandes consecuencias... - dijo Josué. - Vale, yo no soy alguien que crea en premoniciones o ese tipo de cosas, pero te dire algo, no dejes que un sueño guie tu futuro, el destino no se escribe solo, tu lo escribes... - dijo Beatriz. Josué se puso a reflexionar un poco por las palabras de la jóven, y entonces escucho que lo llamaban. - ¡Todos vengan! ¡Ahora! - exclamo Cayde. Todos se reunieron frente a la consola, donde tenian una vista hacia las llanuras de Maveth. - Mariana-3 ha ido a clasificar un poco la región, logramos cartografiar varias zonas, entre ellas un pequeño desierto conocido como "Zona de No-Vuelo", es un cementerio, allí yacen los cuerpos de distintos colonos que terminaron en la demencia... - dijo Cayde. - Es el único acceso que conocemos a la Ciudad de los Muertos, eso o tomar el más largo Valle de los Muertos...- dijo Cayde. - Bien, enviaremos dos grupos de asalto, Josué, Exra, Bokrug y Flipyap tomaran una ruta por la Zona de No-Vuelo, deben dirigirse sigilosamente hacia la Ciudad de los Muertos y reunirse con nosotros, tomaremos una ruta alternativa, ¿Entendido? - pregunto Cayde. - Entendido - respondio Exra.  - Méndez, Mariana-3, Jorge y yo tomaremos la otra ruta... - dijo Cayde. Josué reflexiono acerca de las palabras de Beatriz, el tenia que pensar un plan para evitar aquel funesto destino. - Josué, vamos... - dijo Exra. Ellos salieron fuera del Puesto Colonial y camianron por los desiertos de Maveth, dirigiendose hacia una posible batalla sin retorno.

1 de Noviembre de 2559

Zona de No-Vuelo, Maveth, Sistema Tallon

Exra y el grupo avanzaban a traves del azulado desierto de Maveth, la Zona de No-Vuelo era inmensa. Ambos equipos cruzaban la misma región, pero por distintos terrenos. Josué sintio como eran acosados por algo, mientras avanzaban por la llanura de Maveth. Mientras ellos avanzaban, Mictlis los acechaba acompañado de Death y todo un contingente. - Los Herejes buscan emboscarnos, debes eliminarlos del camino... - dijo Death. - Seran convertidos, y si se niegan... Eliminalos - ordeno Death. Mictlis entonces blandio su guadaña y avanzo por las llanuras. Mientras tanto, el grupo continuo su avance, pero una tormenta de arena en el horizonte venia hacia ellos. - Maldita sea... ¡Cubranse los ojos! - ordeno Exra. - Josué ya no necesita hacerlo... - dijo Bokrug en forma de broma. La enorme tormenta de arena pronto los cubrio y ellos apenas podian ver. - ¡Ah! ¡No puedo ver nada! - exclamo Flipyap. Josué creyo haber escuchado un gruñido y presencio a una figura encapuchada siguiendolos en medio de la tormenta. Josué entonces escucho los gruñidos de varios Eliksni, y logro sentir como estos encendian sus lámparas. - Eliksni... Nos han emboscado... - dijo Exra. - Seguidores de la Vida, ¿Han venido a enfrentarnos? - pregunto Mictlis. - ¡Queremos que liberes al pueblo! - exclamo Exra. - No, no lo entienden... Los estamos llevando a la salvación, a la tierra prometida, deben comprenderlo... - dijo Mictlis. - ¿Arrebatandoles sus vidas? ¡Mejor arrebatense sus vidas si tanto adoran a la Muerte! - exclamo Bokrug. - Jajajaja... No, no es asi de fácil, el suicidio es castigado con el olvido... - dijo Mictlis. La tormenta de arena se disipo y los dos grupos se encontraron cara a cara. - Veo que has regresado... Nunca te rindes - dijo Mictlis. - ¡He venido por venganza! - exclamo Josué. Death estaba observando desde la distancia y con una seña ordeno que los asesinara. - La Muerte exige sus cabezas, por ende, se las entregare... - dijo Mictlis. El entonces blandio su guadaña y se lanzo corriendo. - ¡Esquiven la guadaña! - exclamo Exra. Mictlis dio un fuerte golpe y casi le corta la cabeza a Bokrug, por lo que todos comenzaron a abrir fuego. - ¡Josué! ¡Huye! - exclamo Exra. Josué entonces penso, el sintio la roca donde se habia escondido en su sueño. - ¡No lo hare! - exclamo Josué. - ¡Mantenganse atrás! - exclamo Mictlis. Los Eliksni obedecian manteniendose observando desde las rocas. Josué entonces corrio y se le abalanzo a Mictlis, mientras atraía una piedra y comenzaba a golpearlo. Mictlis enfurecido lo tomo y lo arrojo contra una piedra. Mictlis volvio a cargar y pateo a Bokrug, lanzandolo contra el suelo. Flipyap disparaba con su pistola de plasma pero el Kell no se rendia, y el entonces se abalanzo dispuesto a cortarle su vientre. - ¡NOOOOOO! - exclamo Josué. El genero un pulso Psiónico y lo arrojo. Mictlis se reincorporo inmediatamente, pero entonces Josué comenzo a disparar con la Magnum que llevaba. Mictlis recibia disparos del resto, pero el se abalanzo rápidamente y entonces blandio su guadaña.

Josué esquivo el corte en el cuello, pero entonces termino por sufrir un golpe en el pecho. - ¡UGH! - exclamo adolorido. Mictlis lo alzo por los aires y lo arrojo contra el suelo. Mictlis pateo a Flipyap y lo noqueo, mientras levantaba su cuerpo y lo arrojaba contra Bokrug. - ¡Dejales en paz! - exclamo Exra. Ella encendio su espada de energía y comenzo a chocar su espada con la guadaña de Mictlis. Death observaba desde las rocas con una sonrisa, mientras los otros Eliksni ahullaban de la emoción. Mictlis blandio sus guadañas y casi la cortaba, pero Exra se agacho y lo pateo. Mictlis volvio a blandir su guadaña y Exra se agacho, pero el le solto un golpe con el mango de esta. - ¡Ahora morirás!- exclamo Mictlis. El levanto su guadaña y se preparo para acabarla, mientras Josué observaba herido, el comenzo a escuchar una voz. - ¡NO LES HARAS DAÑO A MIS AMIGOS! - exclamo Josué. A su alrededor, un aura de energía rojiza comenzo a formarse, y su herida se sano un poco. Josué entonces genero un pulso de energía rojiza y arrojo a Mictlis, derribando a los Eliksni. Su herida pronto se comenzo a coagular, mientras toda el aura de energía lo rodeaba. El se reincorporo y cargo en furia contra Mictlis. Un aura de energía rojiza se formo alrededor de su brazo izquierdo, la cual comenzo a coagularse. Josué entonces lo golpeo con el brazo y esquivo otro de sus golpes con la guadaña, mientras se deslizaba. Josué continuaba luchando contra Mictlis, y entonces logro pegarle una patada en sus partes bajas, pero el escudo le protegio. Mictlis intento levantarlo con su brazo, pero Josué le pego una patada en el rostro y lo empujo. - ¡Esto no es posible! - exclamo Mictlis. Josué entonces volvio a cargar en furia, pero Mictlis retuvo sus golpes y logro someterlo. - ¡Ugh! - exclamo Josué adolorido. - Abraza el Bogan, no te dejes vencer... - dijo aquella figura siniestra. Josué le solto un codazo y arrojo otro pulso de energía, mientras los dos continuaban peleando. Josué utilizaba técnicas de Karate y lograba hacerle algo de daño, mientras Death observaba interesada. Mictlis entonces se enfurecio y con la guadaña lo golpeo, dejandolo herido. Mictlis lo pateo en la tierra varias veces, preparandose para matarlo. 

Exra se reincorporo y se le abalanzo con su espada de energía. Mictlis con su guadaña contuvo el ataque, mientras con uno de sus puños sostenia un golpe de Josué. - Son bastante fuertes al parecer... - dijo Mictlis. El entonces pateo a los dos, pero se reincorporaron y lo rodearon. - Habran sobrevivido al primer encuentro, pero no sera la última vez... - dijo Mictlis. Los Eliksni ahullaban exasperados, pero Mictlis les ordeno que retrocedieran. - Nos volveremos a ver, supervivientes... - dijo Mictlis. Josué entonces salio de aquel trance de furia y cayo inconsciente. - ¡Josué! - exclamo Exra. El se reincorporo herido y los observo. - ¿Estamos vivos? - pregunto Josué. - Maldita sea, me corto el brazo... - se dijo a si mismo. - Relajate, te luciste eh... - dijo Exra. - ¿De qué hablas? - pregunto Josué. - No se como, pero... Pero, tus habilidades se incrementaron y lograste propinarle varios golpes, casi te sometia, pero duraste mucho... - dijo Flipyap. - ¡Además hacias patadas increíbles! - exclamo Bokrug. - Eh, fui a Karate cuando niño, no pase de cinta blanca pero aprendi por lo menos a patear y cubrirme - dijo él. - ¿Cinta Blanca? ¡Peleaste como un cinta negra!- exclamo Bokrug. Mientras ellos hablaban, Mictlis observo a Death. - Tu misma lo dijiste, tus visiones me mostraban victorioso, no eran una amenaza... - dijo Mictlis. - Las Visiones una anomalía espacio-temporal relacionada al Éter, son algo paracausal y no soy la única que puede predecirlos... Si ese chico tuvo una, eso le dio ventaja en la pelea, pero no dejaremos que un Psiónico inestable nos detenga... - dijo Death. - Al parecer utilizo una polaridad oscura del Éter dejando que tomara control, interesante... - dijo Death. - ¿Qué haremos ahora? - pregunto Mictlis. - Qué continue el Ritual... Ya nos encargaremos de ellos cuando intenten entrar a la Ciudad... - dijo Death. Ella sonrío y entonces genero un portal desliespacial, por el cual ella cruzo junto a Mictlis.

2 de Noviembre de 2559

Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Una familia de Unggoys fueron los últimos en ser arrojados a una celda de prisioneros. Todos se encontraban clamando por ayuda, mientras Dreyfus observaba las prisiones. Failsafe, Hawthorne y Devrim se encontraban en una celda especial, y Dreyfus golpeo una barra de metal contras las barras de la celda. - ¡Jajaja! ¡Esto es genial! - exclamo Dreyfus. - Genial, lo se, genial sera la fiesta de té que tendremos después de partirte el trasero... - dijo Devrim. - Quiero ver eso... - dijo Dreyfus. El salio del complejo subterráneo y entonces se reunio con sus generales, los cuales estaban con sus armas cargadas y utilizando uniformes robados del USDF y la SPD. - Señor, hemos preparado a la milicia para el asalto contra Maveth... - dijo uno de los militares. - Bien, ¡Muevan ese trasero y preparense para arrasar con esos bastardos! - exclamo Dreyfus. Los militares pronto se subieron a varios Pelican, mientras se preparaban para ir al ataque. Los Pelican despegaban de Villatanejo y se dirigian hacia la órbita, mientras avanzaban a máxima velocidad hacia Maveth. Dreyfus entonces camino hacia un pequeño podio donde se encontraban varios civiles y milicianos. - ¡Escuchenme bien! ¡Hoy las cosas han cambiado! - exclamo Dreyfus. - ¡Para sobrevivir, tendremos que encarcelar a los alienígenas y romper alianzas con ellos! - dijo Dreyfus. - Los alienígenas han sido responsables de todos nuestros problemas, desde la Primera Guerra de Sephora, hasta la Abducción de hace dos días, ¡Ya no más! ¡Es hora de un cambio! - exclamo Dreyfus. Muchos civiles entonces comenzaron a aplaudir. - ¡Todos los alienígenas, Exo, y simpatizantes han sido encarcelados! ¡Ahora somos pocos, pero podremos sobrevivir en este hóstil planeta al que llamamos hogar! - exclamo Dreyfus.

Susurros de la Muerte

2 de Noviembre de 2559

Zona de No-Vuelo, Maveth, Sistema Tallon

El grupo llego a la zona, todos se encontraban empolvados o heridos. - Lo conseguimos, no crei que lo hicieramos... - dijo Josué. Ellos avanzaron a través de la penumbra de Maveth, pero entonces frente suyo varios disparos impactaron contra la superficie. - ¡Cubranse! - exclamo Exra. Josué huyo detras de una piedra y entonces penso asustado. - ¿Acaso no detuve nada? - se pregunto. Exra devolvia los disparos, pero pronto se escucho un grito. - ¡Espera! ¡Detente! - exclamo Alondra. - ¡Son amigos! - exclamo ella. - ¿Son amigos? Lo siento, tirotear alienígenas te deja con traumas - dijo Sierra. - ¿Quién eres tú? - pregunto Exra. - ¿Quién soy? Una Sombra del Pasado... - respondio Sierra. - ¿Eres un superviviente? - pregunto Exra. El entonces camino y se quito la capucha. - No, no lo soy... - respondio Sierra. - Un Demonio... - se dijo Exra a sí misma. - ¿Eso es un insulto? - pregunto Sierra. - Un poco de insulto, y respeto... - dijo Exra. - ¿Wolf? - pregunto Josué. - No, no lo soy... - respondio Sierra. - Mi nombre es Sierra-065, simplemente llamenme por Sierra - dijo el Vigilante. - ¿Alondra? - pregunto Josué. - ¿Josué? - respondio la jóven. - Wow, wow, wow, ¿Qué esta pasando aquí? - pregunto Bokrug. - La reunión más extraña de la historia sin duda... - dijo Flipyap. - Debes venir de la galaxia... - dijo Exra. - ¿Qué ha pasado todo este tiempo? Apenas tenemos conocimiento gracias a Wolf y lo que queda del Feudo, sabemos hasta que los Creados invadieron... - dijo Exra. - Muchas cosas han pasado, el alzamiento de los Creados solo fue el inicio - dijo Sierra. El camino un poco en la arena y entonces tomo una piedra. - Después de que ellos invadieron, los Creados tomaron control de casi toda la galaxia y se alzaron como imperio... cómo el Imperio Intergaláctico de Trek Wars - dijo Sierra. - Escape a un sitio llamado "El Arca", donde me enfrente a los Desterrados en compañia de la UNSC Spirit of Fire, supongo que ya conocen a estos Desterrados, y después regrese a la galaxia, luchamos una guerra de guerrillas contra los Creados, hasta que asaltamos su capital y logramos vencer... A costa de muchas vidas - dijo Sierra. - Fue más devastadora que la misma Guerra Covenant, tan devastadora que tuvimos que reorganizar la sociedad... - dijo Sierra. - Ahora la principal potencia no es el Covenant o las Espadas de Sanghelios, es la Coalición de Especies Unidas... - dijo Sierra. - El UEG y la NCA han resuelto sus problemas, actuando como estados soberanos - dijo Sierra. - Muchas cosas han cambiado definitivamente... - dijo Exra. - ¿Y como terminaste aquí? - pregunto Josué. - Los Desterrados intentaron hacerse con un arma poderosa que podia aniquilar la mitad de la vida en la galaxia... Nos enfrentamos por distintos mundos recolectando fragmentos del arma, hasta que tuvimos que enfrentarles en la Tierra... Sin éxito los seguimos hasta su último punto de reunión y conseguimos asesinar a Atriox, pero teniamos que detonar la nave... - dijo Sierra. - Me ofrecí y estalle una Ojiva HAVOK, crei que eso seria mi final... - dijo Sierra. - ¿Ojiva HAVOK? ¡Esa cosa libera treinta megatones! Nada pudo sobrevivir al disparo... - dijo Josué. - Vaya, eres listo... - dijo Sierra. - Ni yo tengo idea, solo recuerdo haber despertado en una habitación luminosa y observar a una figura femenina, una tal Bibliotecaria... Y después desperte en este sistema, me hice una vida de forajido vigilante, enfrentandome a las pandillas locales - dijo Sierra. - Hasta que llegaron esos tipos, secuestraron a muchos civiles y no me quede de brazos cruzados... Así que viaje a esta luna para reventarles el culo - dijo Sierra. - Y allí fue cuando lo encontre, uno de sus perros de caza estuvo a punto de asesinarme y me ayudo a escapar - dijo Alondra. - Vale... Pueden unírsenos y ayudarnos en la pelea, o pueden retirarse al puesto de avanzada... - dijo Exra.

2 de Noviembre de 2559

Necrópolis, Maveth, Sistema Tallon

Zhar se encontraba observando con un par de binoculares la zona a la que los Eliksni se referían como "Necrópolis". - Es un lugar precioso, tantas ruinas de los Antiguos Forerunner, los Constructores de Anillos... - dijo Zhar. - Es una pena que profanen aquellas estructuras, seria bastante interesante estudiarlas - dijo Zhar. Varios Skiff aterrizaban mientras desplegaban tropas. Mariana-3 se encontraba observando la ciudad mientras vigilaba al resto del Escuadrón. - Qué bonitas estructuras - dijo ella. - Pero no tan bonito como su rostro - dijo Zhar en forma de broma. - ¿Cuánto tiempo más esperamos? No podemos quedarnos de brazos cruzados sin actuar, tenemos que cumplir esta operación y recuperar el control, sin mencionar que nos estan siguiendo unos milicianos renegados... - dijo Rasputin. - Relajate Ras, saldremos de esta - dijo Méndez. Ella observo a Zhar con sus binoculares y decidio acercarsele. - ¿Qué estan haciendo? - pregunto Méndez. - Estan haciendo... Un ritual - dijo Zhar. - ¿Un ritual? - pregunto Jorge. - Uno de los gordos... Preparaciones para un sacrificio masivo - dijo Zhar. - Nandeyet... - dijo Jorge. - Si quieren salvar a sus seres queridos, debemos movilizarnos - dijo Zhar. - ¡Aun no nos moveremos! - exclamo Cayde. - ¡No podemos funcionar incompletos, debemos esperar al resto de O.G.T.! - dijo Cayde. En ese momento escucharon pisadas y observaron a una figura encapuchada. - ¡Atras! ¡Atras! - exclamo Cayde. Todos apuntaron con sus armas, Jorge enfundaba un rifle de asalto, Méndez una Magnum y Zhar activo sus escudos. - Alto, soy aliado... - dijo Sierra. El resto se encontro con ellos y los tranquilizo. Alondra habia tomado una especie de bate y lo tenia en sus manos, preparada para atacar. - Ella escapo de los Muertos, podria ser de utilidad... - dijo Sierra. Cayde entonces tomo una ramita y comenzo a rayar en el suelo. - Bien, el Escuadrón O.G.T. esta completo... - dijo Cayde. - ¿Les pusiste Escuadrón O.G.T.? - pregunto Sierra. - ¿Algo de malo? - pregunto Cayde. - No, solo se me hizo peculiar... - dijo Sierra. - Un momento, tú, ¿Eres un Spartan? - pregunto Cayde. - Lo fui alguna vez... - dijo Sierra. - Nos serviras mucho, creeme... - dijo Cayde. - ¡Escuchen todos! ¡Debemos de infiltrarnos en las Catacumbas y rescatar a todos los civiles! - exclamo Cayde. - Se más o menos por donde escape, pero tendremos que meternos dentro de la ciudad... - dijo Alondra. - Saben, esto no es nada normal, escapar y ver a tu familia capturada... Quiero hacer algo, incluso si entro en esa maldita ciudad - dijo Alondra. - Ya, relajate, sera útil... - dijo Cayde. - Lo siguiente sera introducirnos y dividirnos en dos Escuadrónes, uno ira a liberar a los civiles y otro se encargara de matar a su líder - dijo Cayde. - Carguen sus armas y preparense... - añadio el Exo. Todos tomaron sus armas y caminaron hacia la zona. - ¿Estas bien? ¿Seguro? - pregunto Exra. - Claro, solo, duele un poco, pero no morire por la herida, cuando me puse en ese estado sano sola... - dijo Josué. - Bien, hay que tener cuidado... - dijo Exra. El Escuadrón O.G.T. avanzo agazapado entre la ciudad, mientras observaban a los Eliksni caminando por allí. - Rápido, por aquí... - dijo Alondra. Ella entonces se agazapo y tomo una linterna, pero un Cápitan camino cerca de ella. El Cápitan se detuvo a olfatear por un momento y se le acerco, el resto del Escuadrón se encontraba detras de otra estructura. El Cápitan se le acerco y estaba en la misma zona que ella, pero Sierra lo tomo por el cuello y le corto la garganta. - Ten más cuidado a la próxima... - dijo Sierra. El Escuadrón avanzo agazapado entre las antiguas estructuras Forerunner, y observaron varios paneles desactivados. Cayde observo a una Escoria y se le acerco antes de darle un golpe. La Escoria cayo inconsciente, y Cayde ordeno que avanzaran. - Esto no pinta bien... - dijo Jorge. - Ya lo se, relajate, no pintara bien, pero saldra bien, ¿Qué es lo peor que puede pasar? - dijo Méndez. - Nunca digas eso, por el bien de todos... - dijo Bokrug. Ellos continuaron su avance por la ciudad de colores negros y edificaciones gigantescas. En ese momento una explosión se escucho en la distancia. - ¿Pero qué? - se pregunto Cayde. Varios Pelican comenzaron a abrir fuego con artillería pesada y disparaban contra los Eliksni que se encontraban en la ciudad, algunas Cañoneras Clase-Owl disparaban y levantaban nubes de humo. - ¿Refuerzos de la Milicia? - pregunto Josué. - No, son enemigos... - dijo Cayde. - Escuchenme bien todos, lamento no decirles, pero un tirano se apodero de nuestras fuerzas y ahora viene a hacer un ataque preventivo, probablemente no dude en matarnos, así que si ven a sus fuerzas, disparenle con todo lo que tengan - dijo Cayde. 

Los Cañones Anti-aéreos Eliksni comenzaron a disparar su artillería anti-aérea y destrozaron a un Pelican, los Muertos se preparaban para luchar y tomaban sus armas. Las Cañoneras disparaban salvas de misiles y destruian algunas estructuras pequeñas. - ¡Levantense en armas! - exclamo un Eliksni. Estos comenzaron a disparar, otros avanzaron en sus Caminantes Caídos. Los Caminantes disparaban al aire, pero las tropas desembarcaron. - ¡Rápido! ¡Abran fuego! - exclamo un miliciano. Unos siete Pelican aterrizaron intactos y comenzaron a desplegar varias tropas, incluso soltaron un tanque Scorpion. Los milicianos comenzaron a disparar con artillería pesada, mientras las Cañoneras los ayudaban en el aire. Unas lograron destruir las estructuras anti-aéreas de los Eliksni. - ¡Seremos pocos, pero los arrasaremos como una Tormenta! ¡Por Sephora! - exclamo uno de los milicianos. Los milicianos disparaban con sus cohetes y destruian varias fuerzas Eliksni. Estos avanzaron por las landas de una montaña cercana y lograron llegar a la Necrópolis. Los milicianos abrian fuego contra los Eliksni, mientras tomaban posiciones tácticas. Algunos se cubrian y disparaban, pero pronto recibieron fuego de los Eliksni. Dos milicianos cayeron muertos, pero estos continuaban su asalto. - ¡Nos quedan setenta y siete hombres! - exclamo un miliciano. Los Pelican en el aire disparaban con su artilleria pesada, era el apoyo aéreo lo que les daba ventaja sobre los Eliksni. Algunos cazas de tres alas se elevaron en el aire y comenzaron a enfrentarse a los milicianos. - ¡Acaben con todos los Eliksni! - exclamo uno de ellos. Un miliciano equipado con lanzallamas abria fuego y calcinaba a sus enemigos, la Escoria huia aterrorizada, mientras las llamas consumian la zona. Las fuerzas de la milicia lograron abrirse paso acompañados de vehículos de asedio robados de la Base Twilight abandonada. Mientras ellos luchaban, Mictlis observaba desde la montaña. - Los humanos creen poder ganar... Tal vez su estrategia sea buena con las tropas perimetrales, pero seran aplastados por los Caminantes... - dijo Mictlis. - No, llevalos hacia las Catacumbas... - dijo Death. - ¿Por qué? - pregunto Mictlis. - Deja que los Nigromantes de las Catacumbas se encarguen de ellos... - dijo Death. - Si, mi reina... - respondio Mictlis. - Volvere al Mictlán, espero que cuando vuelva hayas terminado con los invasores... - dijo Death. Mientras tanto, varios Skiff liberaban más y más tropas enfrentandose contra los milicianos. Mictlis decidio caminar lentamente hacia el campo de batalla, en el intento de hacerlos retroceder a las Catacumbas. Los milicianos seguian abriendo fuego contra las defensas perimetrales, pero los Eliksni estaban resistiendo. - ¡Esos tipos son duros! - exclamo un sargento. Un Scorpion abrio fuego y destruyo a un contingente de varias tropas. - ¡Coman eso alienígenas de mierda! - exclamo un Sargento. Mientras ellos continuaban disparando, un potente Caminante arrivo y disparo su mortero de plasma, destruyendo el Scorpion. Varios caminantes comenzaron a rodearlos, mientras disparaban contra las tropas. - ¡Nos tienen acorralados! - exclamo uno de los milicianos. - ¡Retirada! - exclamo uno de ellos. Los Caídos volvieron a ganar la mano alta, mientras los hacian retroceder hacia una pequeña cueva. - ¡Por aquí! ¡Por aquí! ¡Hay una cueva! - exclamo uno de ellos. - ¿Y si hay más de ellos alla adentro? - pregunto un miliciano. - Tendremos la ventaja, tenemos mejor armamento y tácticas que ellos... - dijo uno de los milicianos. Ellos entraron por la cueva, la cual se encontraba dentro de la ciudad en una zanja. 

El Escuadrón O.G.T. se habia internado dentro de una cueva, cavada por los Caídos la cual llevaba hacia las catacumbas. Ellos avanzaron a través de la oscuridad. - ¿Segura que es por aquí? - pregunto Méndez. - Segura Arenita... - le respondio. Josué solto una risotada al haberlo escuchado. Todos tomaron linternas y las encendieron, mientras avanzaban en la oscuridad. - Este sitio parece sacado de una película de terror... - dijo Jorge. - Aquí detengamonos, hay dos Caminos... La izquierda nos lleva a donde tienen al resto emprisionado, en la derecha... No quiero saberlo, soy muy miedosa siendo sincera... - dijo ella. - Bien, nos repartiremos en dos equipos, Exra, Bokrug, Zhar, Flipyap y Josué necesito que nos cubran... Yo, Jorge, Alondra, Méndez, Sierra y Mariana-3 nos internamos a salvar a los civiles... - dijo Cayde. - Entendido - respondio Exra. - ¡Ya rugio el lince! ¡Siganme señoritas! - exclamo Exra. - Espera, ahora los alcanzo... - dijo Josué. - Jorge, te pedire una cosa, si encuentras a tu novia... Llevala a la luna por mí - dijo Josué. - ¿Qué? - pregunto Jorge extrañado. - So - respondio en forma sarcástica. - Lo hare... - dijo Jorge. - ¡Rapidin! ¡Hay que liberar a los civiles! - exclamo Mariana-3. El grupo de Cayde se interno dentro de las oscuras catacumbas, Alondra tenia en sus manos un Bate de Beisból preparando para golpear cosas. Mientras ellos se interban, observaron unas antorchas con fuego azul. - Escondanse... - dijo Cayde. Ellos comenzaron a escuchar pisadas, y observaron a un Cápitan avanzando lentamente. Este portaba una antorcha y estaba acompañado de varias Escorias, pero todos portaban máscaras que asemejaban a cráneos humanos. Alondra estaba sudando del miedo, mientras trataba de no voltear. Los Penitentes dejaban caer una gran cantidad de baba, pero ellos continuaron su avance. Cayde les ordeno que continuaran avanzando, y caminaron por los oscuros pasillos rocosos de las Catacumbas. - Hay que ser silenciosos, no sabemos que hay del otro lado... - dijo Cayde. Méndez apunto con su pistola y observo algo caminando por el techo. Jorge volteo y entonces un Eliksni de aspecto Arácnido se la abalanzo, el grupo comenzo a dispararle al Eliksni mientras trataba de morderle. Mariana-3 logro reventarle la cabeza de un escopetazo, y Jorge se lo quito. - ¡Idiotas! ¡Alertaron a los otros! - exclamo Jorge. - Tranquilizate George de la Selva... Esta muerto, hay que movernos antes de que lleguen... - dijo Cayde. Ellos continuaron caminando por las catacumbas, pero comenzaron a escuchar voces. - Parece que si hay Caídos aquí abajo después de todo... - dijo uno de los milciianos. - ¿Hola? ¿Hay alguien aquí? - pregunto uno de ellos. Alondra intento moverse lentamente, pero por error pateo una piedrita. - ¡Hay algo allí! - exclamo uno de ellos. Los milicianos comenzaron a disparar, por lo que el grupo respondio. Cayde le disparo a uno y le volo la cabeza, pero otros tres se encontraban junto a él. - ¡Son Alienígenas! ¡Tiren a matar! - exclamo uno de ellos. Los milicianos continuaron el tiroteo, Méndez logro darle a uno en el pecho. Alondra trataba de contener el susto, y una lágrima de desesperación salio de sus ojos. - ¡Ya no aguanto más! - exclamo ella. Sin saberlo, su grito atrajo a un Perro de Caza de los Caídos. Este se abalanzo sobre uno de los milicianos, y el otro disparo asustado. El perro hizo lo mismo que con el otro miliciano, se le abalanzo y le mordio el cuello, asesinándolo.

El Perro los olfateo y rugio, pero entre todos abrieron fuego y lo terminaron agujereando, llenando su cuerpo de plomo. - ¿Qué es esa cosa? - pregunto Sierra. - Xoloesquintles, perros pelones de su mundo natal... - dijo Cayde. - Rápido, debemos continuar el avance... - dijo Cayde. Todos ellos avanzaron por las catacumbas, y en uno de los pasillos observaron a un grupo de milicianos muerto. - No, espera, por favor... - dijo uno de ellos asustado. Un Miliciano entonces fue acuchillado brutalmente por un Nigromante, el cual tenia una capucha y una guadaña corta. Este se encontraba haciendo una especie de cántico ritual, y continuo avanzando. El grupo siguio adelante, mientras Alondra transpiraba más. - Tranquila, todos tenemos miedo... - dijo Méndez. Al fondo se podian escuchar los gritos de otros milicianos, los cuales tuvieron destinos desafortunados. Ellos llegaron hacia una especie de recámara, donde se encontraban varios monjes de cuerpo esquelético. Ellos olfatearon a sus víctimas y los observaron. - Mierda... - dijo Jorge. El grupo comenzo a disparar contra los Monjes, los cuales se encontraban acompañados de un par de Nigromantes. Estos se abalanzaban con sus guadañas, pero los disparos combinados de todo el grupo abatieron a uno de los dos. Alondra fue descubierta por otro, pero ella le dio un golpe con el bate y comenzo a golpear su rostro varias veces. El rostro de la jóven se mancho de sangre guinda, mientras observaba con horror. El resto continuaba abriendo fuego, hasta que acabaron finalmente con los Monjes. Ellos se percataron de que en la inmensa habitación se encontraban todos dentro de bolsas de un plástico extraño los cuerpos inconscientes de las víctimas. - Los civiles... Debemos de sacarlos, ¡Ahora! - exclamo Cayde. Jorge entonces tomo un cuchillo y comenzo a romperlos, dentro de estos observo a muchos rostros familiares. Al ser liberados ellos despertaban y observaban asustados. - ¿Donde estamos? - pregunto una mujer de piel caucásica. - Hay que irnos, rápido... - dijo Cayde. En unos minutos ellos lograron liberar a cada uno de los civiles, pero Jorge se percato de algo. - No esta ella... - dijo en tono decepcionado. El grupo de Exra llego a la zona mientras observaban a los lados. - Parece que tienen a unas unidades, les llaman Nigromantes... Son sigilosos y atacan con Guadañas... - dijo Exra. - Ya no las vimos con ellos, asesinaron a casi todos los milicianos - dijo Cayde. - Parece que tienen a uno de ellos, ehm, eh, ¿Nayarit? - dijo Mariana-3. Josué entonces tuvo una especie de visión y observo una habitación oscura donde se encontraba Mictlis, frente a el habia un portal oscuro, el cual llevaba hacia otro mundo. Una mujer de piel azulada se encontraba cruzandolo, mientras Mictlis lo guardaba recelosamente. - ¡La Derecha! - exclamo Josué. - ¿Qué? - se pregunto Jorge. - Esta a la derecha, ese pasillo oscuro... Planean llevarla a través de un portal... - dijo Josué. - Exra, llevate a los tuyos, nosotros nos adelantamos... - dijo Cayde. - Éxito - dijo Mariana-3. - Consigan buenos resultados - añadio Rasputin. - Gracias... - respondio Exra. - Esperen, ire con ústedes... - dijo Jorge. Méndez también se le acerco. - ¡Esperen! Ella ha sido mi amiga desde que eramos niñas, me ofrezco a ir - dijo Méndez. - Espero que no sean un simple estorbo... - dijo Exra.

Mictlis se encontraba cargando a Nandeyet en sus brazos, preparandola para el sacrificio. El se encontraba acompañado de un par de Nigromantes, Mictlis les ordeno que se quedaran allí. - Vigilen que los intrusos no lleguen... Ya han arruinado suficientes cosas, no dejare que me arrebaten esta oportunidad... - dijo Mictlis. El entonces cruzo el portal Desliespacial que lo llevaba al otro lado. Exra y el grupo se escondieron detrás de unas piedras. Exra entonces disparo y le dio en la cabeza a uno de los Nigromantes. El otro recibio un tiro en la pierna e intento correr hacia ellos, pero pronto cayo derribado. - La carabina tiene dardos venenosos... Un disparo y todo tu sistema se ha ido al demonio - dijo Exra. Méndez cargo la pistola y entonces observo el portal, ella escuchaba una especie de susurros mientras se acercaba. - ¿Quién entra primero? - pregunto Josué. - No tenemos idea de a donde lleve... - dijo Exra. - Ire primero - dijo Bokrug. - ¿Y si no regresas? - pregunto Zhar. - Recuerdenme como un héroe... - añadio Bokrug. El entonces cruzo el portal desliespacial, mientras todos observaban atónitos. - ¡Chicos! ¡Es seguro! - exclamo Bokrug. Flipyap fue el siguiente en entrar, para que después procedieran Jorge, Méndez y Josué. Exra tomo la espada de energía y se preparo, acompañada de Zhar. 

2 de Noviembre de 2559

El Santuario, Mictlán, Dimensión Alternativa

Exra observo aquel extraño sitio, definitivamente no estaban en ningún planeta conocido. Ellos caminaron por el suelo rocoso y desértico. Aquel sitio estaba sumergido en una completa oscuridad, se podían observar árboles muertos cubriendo el paisaje rocoso, y estructuras piramidales que sobresalían a lo largo y ancho de la región. - ¿Qué clase de sitio es este? - pregunto Josué. Méndez entonces tuvo unos flashbacks del pasado, del Festival de los Muertos de 2558. Ella se vio a si misma en un podio exponiendo sobre una región que los Teotihucanos llamaban "Mictlán". - La Tierra donde los Muertos pasan a la vida eterna... El Mictlán... - se dijo a si misma. Una espesa niebla se levantaba sobre el terreno, y ellos cruzaban a traves de esta. Josué pudo escuchar susurros que le hacian tener miedo, mientras avanzaban a través de aquella niebla. No muy lejos de su ubicación se encontraba un templo piramidal de gran tamaño, el cual recordaba a una fusión entre la arquitectura Forerunner y la arquitectura de antiguas civilizaciones ahora extintas de la Tierra. - ¡Ustedes no pasaran! - exclamo Mictlis. El blandio su guadaña y se encontraba observando a los miembros del Escuadrón O.G.T. - ¡DEVUELVEME A MI NOVIA MALDITO! - exclamo Jorge. - Lo siento, pero sacrificios se tienen que hacer para alcanzar la trascendencia... - dijo Mictlis. Bokrug observo en la lejanía al Ketch de los Muertos, Mictlis-Fel. Mictlis blandio su guadaña y entonces se preparo para combatirlos de nuevo. - Jorge, Méndez, mantenganse atrás... - dijo Exra. - ¡YAHAHGAHAHAHA! - exclamo Mictlis. El se arrojo a alta velocidad contra ellos, mientras se preparaba. Los dos se cubrieron detrás de una piedra y comenzaron a disparar. Josué tomo su Magnum y abria fuego con ella, pero debido a su ceguera no tenia buena puntería. Mictlis se le arrojo con la guadaña y casi lo partia a la mitad, el entonces genero un pulso de energía que lo empujo un poco, pero no lo detuvo. Bokrug disparaba con su rifle de aguijón, pero eso no lo detenia. Mictlis solto un fuerte golpe con uno de sus brazos y lo arrojo, pero Zhar se le abalanzo sobre su armadura. Ella le mordio el cuello y Mictlis lanzo un fuerte grito de dolor, pero logro quitarsela de encima. 

Mictlis entonces trato de cortarla, pero ella activo sus escudos y logro soportar el golpe. Sus escudos de energía de las manos retenían la guadaña del Eliksni, pero Exra se le abalanzo y trato de matarle. Los dos lucharon brevemente, pero Mictlis logro hacerle una herida en su pecho. - ¡Ugh! - exclamo Exra. Mictlis la pateo y se preparo para acabarla, pero Flipyap disparo con su pistola de plasma, desactivando su escudo de energía. Mictlis trato de matarle pero entonces recibio disparos de Jorge. Mictlis se le abalanzo y entonces con su pie lo puso contra el suelo. Josué trato de distraerlo arrojandole una piedra, pero Mictlis corrio hacia el y le tiro una patada. Jorge trato de reincorporarse, pero Mictlis lo puso contra el suelo. - Dile adios a tu vida... - dijo Mictlis. El entonces blandio su guadaña y estuvo a punto de asestar el golpe mortal, pero recibio un disparo en la nuca. Méndez le dio en un punto vulnerable con su Magnum, y el vomito sangre. - Muerte... Oh Muerte, te he fallado... - dijo Mictlis. Ella lo observaba desde la punta de la pirámide, la cual estaba hecha de una combinación de Piedra y Ghibalbio. Ella hizo un gesto de decepción con su cabeza y regreso a la punta de esta. Mictlis cayo muerto sobre el suelo, mientras la sangre guinda escurria. Josué trato de tomar la pesada guadaña, la cual estaba manchada de la sangre de varios enemigos. En ese momento, un pulso de luz fue disparado desde la pirámide al cielo. - ¡Finalmente he renacido! ¡Con la Esencia de Aeon, sere imparable! ¡Ahora llevare a toda la galaxia a un estado de santificación! - exclamo Death. Exra se reincorporo y tomo su espada de energía. - Allí debe de estar... - dijo Jorge. Josué entonces solto la guadaña y corrio por las escaleras, mientras Exra le seguia. - Esperen aquí, volveremos... - dijo ella. - ¿Y si no lo hacen? - pregunto Flipyap. - Escapen de aquí... - dijo Exra. Los dos llegaron a la punta de la pirámide y observaron a Death, la cual se encontraba a punto de asesinar a al jóven inconsciente. - ¡Oye! - exclamo Josué. Death volteo a observarlo e hizo una especie de sonrisa macabra. - Tempest, has venido en este cuerpo a detenerme... Parece que después no moriste - dijo ella. - ¡Deja a Nayarit o como sea en paz! - exclamo Josué. - Se de tu pasado con ella, no creas que esto cambiara las cosas... - dijo Death. - No lo hago por mí, no lo hago por ella, lo hago por que es lo correcto... - dijo Josué. - Tempest, siempre tan correcto... - dijo Death. Exra entonces encendio su espada de energía y la observo. - ¿Una Forerunner? - pregunto ella. - Así es heralda, la Encarnación Forerunner de la muerte... - dijo ella. Exra entonces se puso de rodillas frente a su presencia. - Parece que incluso esa salvaje reconoce mi superioridad... - dijo Death. Josué entonces trato de arrojar un pulso de energía, pero Death lo absorbio y lo devolvio más fuerte. Josué cayo por las escaleras y rodo un poco, mientras se hacia una herida en la cabeza. - No eres el único que sabe jugar a ser Psiónico... - dijo Death. - No lo conseguiras, eres igual que nosotros, puedes morir... - dijo Josué. - No, no soy como ústedes... - dijo Death.

La Forerunner entonces se quito su capucha y revelo una cabeza calva. Ella tomo con sus dos manos la piel y comenzo a tirar de forma fuerte de la piel. Ella revelo su músculo y también logro quitarselo, como si de simple ropa se tratase. Ahora ella poseia una especie de piel translúcida que se adheria a sus huesos, y un rostro esquelético sin ojos. - ¡YO SOY LA MUERTE! - exclamo Death. Death en su nueva forma emitio una especie de chillido que aturdio a todos, incluso a los que estaban debajo de la pirámide. - Ahora absorbere tu Esencia y tu Geas... Justo como lo iba a hacer con ella... - dijo Death. - ¡Abran fuego! - ordeno Bokrug. Todos comenzaron a dispararle a Death, pero ella genero un Campo Psiónico. - No, no sere tu víctima... - dijo Josué. El jóven volvio a dejar que la furia lo consumiera, y aquella aura de energía rojiza volvio a formarse. - ¿Esta haciendo lo mismo? - pregunto Bokrug. - Tal vez no ha desarrollado sus aptitudes Psiónicas ni las ha aprendido a controlar del todo, un ataque de furia y se convertira en un poderoso y devastador ataque... - dijo Zhar. En ese momento, el lanzo un pulso que arrojo a Death en su nueva forma. Ella entonces utilizo su Campo Psiónico para retener y absorber el ataque. Los dos se arrojaron pulsos de energía Psiónica, mientras una fuerte luz destellaba. Los dos pronto generaron una poderosa explosión, tan brillante como diez mil soles. Bokrug, Zhar, Flipyap, Méndez y Jorge tuvieron que cubrirse de la poderosa luz de la explosión Psiónica. Cuando esta se disipo, Josué se encontraba con la frente sangrando frente a los pies de Death. Ella le piso la garganta mientras se preparaba para matarlo. - Dejar que el Éter te posea te permitio resistir, pero no sabes usarlo... Solo eres como un niño que acaba de tener un nuevo juguete... - dijo Death. - Aun así, absorbere tu Esencia y ahora tendre tus habilidades... - dijo Death. Ella comenzo a drenar su Esencia de vida, mientras se regocijaba. Exra observo y tomo su espada de energía, acercandose lentamente. - ¡Huyan! - exclamo Josué. Bokrug lanzo un rugido para ordenarles que se retiraran. - ¡NO PODRAN CONMIGO! ¡SOY LA DIOSA FORERUNNER DE LA MUERTE! - exclamo Death. En ese momento Exra encendio su espada de energía y atraveso su corazón. - Incluso en los Eones extraños, la Muerte puede morir... - dijo Exra. Ella desactivo su espada y dejo que Death cayera muerta rodando por las escaleras.  Jorge corrio por las escaleras apresurado y observo a Nandeyet inconsciente. Exra lanzo un rugido de furia y triunfo, un rugido que se escucho por toda la llanura, antes de caer de rodillas. El logro despertarla y la jóven lo observo. - ¿Jorge? ¿Qué paso? - pregunto ella. - Fuiste secuestrada por un señor de la guerra alienígena que veneraba a la Muerte, nada fuera de lo normal - dijo Josué. - Para nosotros - termino por añadir Exra. - ¡Nande! ¡Estás bien! - exclamo Méndez. Ella corrio y la abrazo, mientras se reincorporaba. Exra se encontraba sorprendida, habia acabado con la vida de una Diosa Forerunner. - No, no pude haberlo hecho... - se dijo ella. En ese momento comenzo a pensar varias cosas, ¿Y si los Forerunner en realidad no eran dioses?. Muchas dudas inundaban sju mente en ese instante, pero ella solo queria salir. Bokrug, Zhar y Flipyap observaron la escena. Josué suspiro y se dejo caer en el suelo, mientras su herida empeoraba. Jorge llevaba cargada una mochila y se sento en el suelo, mientras sacaba una lata de bioespuma. - Gracias por haberme ayudado - dijo el. Jorge disparo el bioespuma mientras Josué se quejaba. - Bioespuma... No me extraña - se dijo a si mismo. El observo en su mochila y todavia cargaba el Teseracto intacto, pero en aquel momento se escucho un fuerte estruendo en la distancia. El Mictlis-Fel comenzo a liberar varios cazas y Skiff, los cuales se dirigian hacia ellos. - ¡Tenemos que huir! ¡Ahora! - exclamo Méndez. El grupo bajo la pirámide y corrio a través de la llanura, mientras los Eliksni y sus Perros de Caza los perseguían. Exra disparaba con su carabina, mientras huían hacia la sálida. Después de una ardua caminata, ellos consiguieron llegar a través del portal atravesándolo y dejando aquel extraño mundo atrás.

2 de Noviembre de 2559

Necrópolis, Maveth, Sistema Tallon

El grupo camino a través del portal mientras las catacumbas se venían abajo. - ¡Rápido! ¡Corran! - exclamo Josué. El grupo huía mientras pedazos de roca caían, el Escuadrón O.G.T. entonces se reunio con el resto. Cayde disparaba varias veces contra un grupo de Perros de Caza. - ¿Qué sucedio? ¿Estan bien? - pregunto Alondra. - Larga corta historia, estuvimos en otra dimensión - dijo Josué exasperado. Los Muertos se encontraban huyendo por sus vidas, mientras algunos eran aplastados por las rocas. El grupo casi se encontraba cerca de escapar, pero entonces una piedra los separo. - ¡No! - exclamo Cayde. El golpeo la piedra y se dio cuenta de que del otro lado quedaron Exra, Bokrug, Zhar, Flipyap, Josué y Méndez. - ¡Nooo! - exclamo Alondra. - No puede ser, Josué... - dijo ella sollozando. - ¡Hay que movernos! - exclamo Cayde. Ellos continuaron huyendo y salieron de las catacumbas, cuando observaron lo que pasaba. El Atardecer estaba llevando a cabo un bombardeo contra la Necrópolis, unas cuantas explosiones ocurrieron enfrente suyo. Mariana-3 logro dispararle a un Perro de Caza y observo la escena. - Esto es feo mateo... - dijo ella contemplando la escena. Un Skiff descendio cerca de ellos y dejo a varias tropas del Atardecer. Las fuerzas del Atardecer se encontraban con los civiles que habian rescatado, Variks bajo y se acerco a Cayde acompañado de los Siete Barones. - ¡Idiota! ¡Lo que hiciste fue una temeraridad! - exclamo Variks. - Pero rescatamos a todos los civiles que iban a ser sacrificados... - dijo Cayde. - Al menos hiciste algo bien... - dijo Variks. - ¿No vinieron más? - pregunto Variks. - Si, una Sangheili, un Unggoy, dos T'vaoan, una loca y un Psiónico... - dijo Mariana-3.  - ¿No son?... - pregunto Variks. - Los supervivientes del Ocaso, sí... - respondio Rasputin.

Josué intento empujar la roca, pero era en vano. - No, quedamos atrapados... - dijo Méndez decepcionada. - Parece que aqui termina el Camino... - dijo Exra. - Maldita sea, Alondra... Ella era una amiga de la primaria, si sabe que morimos aquí no se como se sentira... - dijo Josué. - Relajate, relajate... - dijo Exra. - Y mi mamá... - dijo Josué mientras casi sollozaba. En ese momento, Mizquitetl Prime los encontro mientras escapaban. - ¿Una última resistencia chicos? - pregunto Exra. Ella encendio su espada de energía, mientras que Flipyap, Zhar y Bokrug preparaban sus armas. Josué se cubrio detras de ellos, pero el jóven se tropezo con una piedra y termino rasgando la mochila, mientras el Teseracto termino cayendo de la mochila sobre el suelo rocoso de la caverna.. - ¿Qué es eso? - pregunto Méndez. - Espero que funcione... - dijo Josué. El grupo comenzo a tirotearse contra los Eliksni, mientras Josué y Méndez se cubrian. El lo tomo entre sus brazos mientras intetaba cubrirlo, pero Mizquitetl logro divisarlo. El disparo un pulso de partículas contra Josué, pero el Teseracto recibio el disparo en su lugar, el Teseracto se sobrecargo de energía y comenzo a brillar, pronto una burbuja desliespacial se genero y termino por absorberlos, esta genero un poderoso destello de luz, tan fuerte como mil soles. Mizquitetl y sus tropas quedaron cegados por la luz, antes de que varias rocas se desprendieran del techo y los terminaran aplastando, acabando con ellos para siempre.

3 de Noviembre de 2559

Minas de Sal, Villatanejo, Sephora, Sistema Tallon

Devrim, Failsafe y Hawthorne se encontraban dentro de las prisiones de las Minas de Sal. Dreyfus se encontraba inspeccionando y molestando a los alienígenas como de costumbre. Mientras tanto, unos guardias se encontraban observandolos para que no escaparan. Failsafe comenzo a emitir un chillido de dolor mientras tanto. - ¿Ahora que tiene el saco de gas estúpido? - pregunto uno de los guardias. El entonces decidio abrir la reja y se le acerco. - ¿¡Qué tienes pendejada?! - exclamo el guardia, enfurecido. Failsafe entonces lo acaricio con su tentáculo y después lo ahorco. Failsafe le revento el cuello y le quito el arma, dandosela a Hawthorne. - ¡Mike! ¿Qué sucede? - pregunto uno de los guardias. En ese momento recibio disparos de Hawthorne y cayo muerto. Los otros guardias intentaron disparar, pero Failsafe emitio un pulso de energía que los aturdio. Devrim tomo el arma y abrieron fuego en modo aturdidor, dejandolo inconscientes a los guardias. - No, no, no... - dijo Dreyfus. Devrim entonces esbozo una sonrisa y se le acerco. - Cuando hago una promesa la cumplo... - dijo Devrim. Failsafe comenzo a liberar a las otras familias alienígenas, así como a los Exo. - Gracias Failsafe, si ves a Josué, dile que tiene un diez por su participación en el Festival - dijo Alejandro-45. Devrim entonces tiro a Dreyfus y lo observo. - Ya lo dije, después tomaremos el té... - dijo Devrim. El entonces comenzo a golpear a Dreyfus varias veces. Failsafe logro liberar al resto de familias, y estos llamaron la atención de otros guardias de seguridad. - ¿Qué demonios paso aquí? - pregunto uno de ellos. - ¡Mierda! - exclamo otro. Los prisioneros comenzaron a noquear a los guardias y les arrebataban sus armas, mientras los noqueaban. Devrim y Hawthorne, junto a Failsafe lograron salir. - Eres listo pequeño Huragok... - dijo Devrim. Ellos comenzaron a huir en masa por las minas de sal, en ese momento Devrim tomo un holocomunicador de Dreyfus y recibio un mensaje. - ¿Qué sucede? - pregunto Devrim. - Devrim... Supimos de lo que sucedio, Cayde se llevo a un equipo de asalto y Rasputin traslado sus consciencias, ellos han sugerido un plan de rescate... - dijo Variks. - Ya estamos en las minas, escapamos de los guardias... Espera, ¿Cayde hizo que? - pregunto indignado Devrim. - Se llevo a una nueva encarnación del Escuadrón O.G.T., junto con jóvenes colonos y asaltaron la Necrópolis de Maveth... Lograron liberar a los colonos abducidos y consiguieron hacer que los Muertos restantes se rindieran, pero perdimos a Exra, Bokrug, Flipyap, Zhar y un par de jóvenes - dijo Variks. Failsafe escucho eso y se acerco a Devrim asustado. Fue entonces que Devrim escucho una voz en su cabeza. - No es posible... - dijo Failsafe, el cual no se habia comunicado telepáticamente desde el Ocaso. El emitio un cántico de decepción, mientras Devrim observaba con decepción. - Maldito Cayde... - dijo Devrim. - Lo siento - añadio Variks. - Hablare con él después, ahora tenemos que recuperar el control - dijo Devrim. Mientras ellos hablaban, varios Skiff e incluso Dawniks-Fel se dirigieron hacia Villatanejo, para recuperar el control de esta.

Zeta Halo

5 de Febrero de 2589

Valle Boscoso, Instalación 07, Centro de la Galaxia

Josué se reincorporo en una pequeña zona boscosa, mientras una criatura que recordaba a un ciervo se le acercaba y lo olfateaba. Este se alejo cuando Exra desperto y lo correteo. Méndez se reincorporo y olio un poco el aire, sintiendo calma y tranquilidad. - Regresamos a casa, no se como lo hiciste, pero estamos de vuelta... - dijo Méndez. Flipyap y Bokrug se despertaron y se tomaron de las manos, mientras giraban en círculos. - ¡ESTAMOS VIVOS! - exclamaron emocionados. Zhar se reincorporo y los observo, mientras hacia una expresión similar a una sonrisa. Exra se sento en un tronco de un árbol y entonces suspiro. - Exra, dime, ¿Qué ves? - pregunto Josué. - Veo un hermoso bosque, lleno de vida... - dijo ella. Méndez observo un pequeño charco de agua y entonces se lo arrojo a Josué, mojandolo. - ¡Jajajaja! ¡Estamos de vuelta! - exclamo la jóven emocionada. El se reincorporo y decidio perseguirla. - ¡Obtendre mi venganza! - exclamo de forma alegre. Los Antílopes alienígenas se encontraban pastando mientras ellos dos se perseguían. Exra se acerco a verlos, pero se peracto de que no eran parecidos a los Ciervos de Sephora. - Hey Bokrug, ¿Los Ciervos de Sephora eran bípedos, no? - pregunto Exra. - Ehm, si - respondio Bokrug. Mientras los dos jóvenes jugaban, una enorme criatura que era una combinación entre un rinoceronte prehistórico y un dinosaurio se acerco y se alimento cerca de ellos. Este era de un color marrón, poseía una cola bastante corta, una especie de espinas en la parte delantera, y una cresta característica de los ceratópsidos, pero su cuerno estaba bifurcado, recordaba al de los antiguos Brontoterios de la Tierra. - Esto no es Sephora... - dijo Exra.

Josué y Méndez llegaron hasta las afueras del bosque, hasta que se detuvieron. - ¿Qué sucede? - pregunto Josué. - No, no estamos en casa... - dijo ella. En la lejanía, habia varias manadas de Brontoceratops pastando en las verdes llanuras acompañadas de pinos. Exra, Bokrug, Flipyap y Zhar caminaron y se encontraron con ellos. - ¿Qué es lo que pueden ver? - pregunto Josué. - Estamos muy lejos de casa... - dijo Exra. Ella estaba observando el cielo, perpleja, mientras bandadas de Quadwings sobrevolaban. En el horizonte se podía observar una estructura alargada donde se dibujaban continentes, cuerpos marítimos y nubes. - Esto es un... - dijo Bokrug sorprendido. - Un Anillo Halo... - respondio Exra. Ella cayo de rodillas y observo la escena, sorprendia. - Los Anillos Sagrados son reales... - dijo Exra, sorprendida. - ¿Ahora como volvemos a casa? - pregunto Bokrug. El rugido de alguna posible criatura los alerto, y entonces Exra encendio su espada de energia. - Es hora de movernos... - dijo ella. El grupo entonces comenzo a avanzar por la llanura, mientras se dirigian a un nuevo destino. Josué se puso a pensar si tenia que ver con lo que dijo Siren, acerca de las consecuencias que afrontaria se alteraba la línea temporal. ¿Acaso estaba relacionado? ¿Acaso el salvar a sus amigos los hizo terminar en un Anillo Halo?. Muchas dudas recorrían su cabeza, pero ahora solo tenía algo en mente: Salir de allí.

F I N

Capítulo Anterior


El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.