FANDOM


Cooltext283159786576011
Portada - Sombra de los Desterrados
 
En un Futuro no muy lejano, en nuestra galaxia...
 
Tras el final de la BATALLA DE LOS SEIS FRENTES 
 
El USDF y el Gobierno del sistema han quedado devastados,
 
pero con ayuda de la gente de Surraca
 
dispuesta a ayudar a la humanidad a recuperarse, han logrado crecer.
 
Las barreras entre ambas facciones comienzan a romperse, pero en medio de la recuperación,
 
Una nueva amenaza sedienta de poder ha llegado,
 
un grupo mercenario conocido como los "DESTERRADOS" arriva al sistema,
 
brindando destrucción y muerte a su paso.
 
Exra y su grupo de supervivientes tendran que
 
hacerle frente a dicha amenaza, mientras luchan por la supervivencia
 
en un entorno hóstil.
 

Preludio

26 de Mayo de 2559

Órbita Planetaria, Zeus, Sistema Tallon 

El enorme gigante gaseoso de Zeus se encontraba en la periferia del sistema, mientras cincuenta y ocho lunas lo orbitaban. Mientras las lunas cumplían sus periodos naturales de traslación y rotación, desde la oscuridad del vacío se acercaban un grupo de naves de guerra. Un enorme y alargado crucero Clase-CAS se encontraba acompañado de cinco cruceros Clase-CSS y decenas de cruceros Clase-CRS. Las naves se dirigían hacía Sephora, con intenciones desconocidas. Todas esas naves poseían un color rojizo, y avanzaban ominosamente. Restos de satélites de guerra experimentales se encontraban flotando en el vacío del espacio, mientras las naves comenzaban a desplegar algunos Lich y Phantom en las zonas cercanas a la luna. En el puente de mando del Breath of Anhilation, se encontraba un poderoso guerrero del Covenant Tormenta. Sali 'Nyon, el Azote de los Desterrados, un Zelote sediento de venganza y muerte comandaba las flotas. El Sangheili poseía una armadura de color dorado, lo cual era una muestra de su estatus como Maestro de Nave. Sali observaba el enorme gigante gaseoso, mientras algunos escáneres analizaban el planeta. Sali se encontraba acompañado de El Otro, un Quariano que durante su peregrinaje se unio a los Desterrados, y termino convirtiendose en un gran asistente de Atriox. - ¿Han descubierto la causa de la carencia en los sistemas de comunicación? - pregunto Sali. - Así es, nuestros escáneres han descubierto que en la gran mancha gris del planeta, se encuentra la respuesta... - dijo el Otro.

El planeta era de una coloración blancuzca, y en el centro se encontraba una gigantesca tormenta, un gran punto grisáceo. - Los escáneres nos indican la posible presencia de varias estaciones orbitales... - dijo el otro. - ¿Varias? - pregunto Sali. - Siete estructuras piramidales que se encuentran en el centro de la tormenta, parecen ser los causantes de esta... - respondío el Otro. - Llama a la asesina Asaari... - indico Sali. - Entendido, maestro... - respondió el Otro. El Otro regreso con una asesina Asaari de piel verdosa, una joven abducida durante la conquista de su mundo natal, Zhira T'Sura. - Zira, la asesina favorita de Atriox... - dijo Sali. - ¿Qué trabajo quieres que lleve a cabo? - pregunto Zhira. - En ese planeta hemos detectado la causa de la interferencia en las comunicaciones... Necesito que tu y Kubaxa Bome Kega investiguen la estación, iran acompañados de un contingente de Sangheili... - dijo Sali. - Entendido, lo que sea por Atriox... - respondio la joven Asaari. De las sombras, emergío un mercenario Thanolekgolo de forma humanoide, con una cabeza que poseía un visor en forma de X. Kubaxa estaba equipado con una mochila cohete, con la cual se impulsaba para poder sobrevolar el terreno. El Thanolekgolo utilizaba una escopeta de plasma, por lo que el la cargo y se la puso en su espalda. - Viajen a la tormenta e investiguen las estaciones orbitales... - ordeno Sali. Los dos asintieron, y fueron acompañados por un contingente de Guardias de Honor.

 26 de Mayo de 2559

Tumbas de las Nubes de Zeus, Zeus, Sistema Tallon

Un Phantom acompañado de dos Banshee exoatmosféricos entraron en la atmósfera planetaria, mientras atrevasaban las núbes de gris claro cargadas eléctricamente. Las naves se acercaron a una especie de estructuras flotantes piramidales. - ¿Esas estaciones son la causa de la interferencia en la comunicación desliespacial? - pregunto Kubaxa. - Parece que sí, deben de tener repulsores anti-gravitatorios que los mantienen órbitando en la atmósfera de la tormenta eléctrica, también interfiere con las comunicaciones a corto plazo, estamos sin comunicación con la nave principal... - dijo Zhira. En ese momento, varios pulsos de energía fueron disparados hacía ellos. - ¡Cañones de Iones! ¡Cuidado! - exclamo Kubaxa. El Phantom intento esquivarlos, pero este recibió un disparo y su escudo de energía se desactivo, estrellandose contra una de las piramides. Los dos Banshee trataban de esquivar los disparos de los cañones de Iones, hasta que el Banshee de Kubaxa recibío un tiro. 

La nave del Thanolekgolo fue estrellandose, pero Kubaxa logro desviarla y estrellarse en la plataforma de aterrizaje de una de estas. Kubaxa logro reincorporarse, y volvio a tomar su escopeta de plasma. - Las cosas que hago por dinero... - dijo el Thanolekgolo. Su nave se encontraba dañada, y le costaría regresar a la órbita. El Banshee de Zhira entonces logro aterrizar y observo al Thanolekgolo. - Bien, sin los soldados que envío 'Moramee, tendremos que avanzar por nuestra cuenta y desactivar esto, así encontraremos la forma de reestablecer las comunicaciones... - dijo Sali. Zhira asintió y cargo su rifle de plasma de coloración rojiza, equipado con una pequeña daga. Los dos avanzaron entre los pasillos de la estación, mientras eran acechados por Prometeos. - ¡Cuidado! - exclamo Zhira. Kubaxa disparo en la oscuridad y entonces destruyo a un Crawler. Los Prometeos de aspecto perruno disparaban tiros de luz sólida, mientras los dos asesinos se cubrían y disparaban. Zhira arrojo una granada gravitatoria, la cual creo un campo que mantuvo a los Crawler en gravedad cero, y ella los acribillo. Posteriormente se encontraron con un grupo de Soldier, pero Kubaxa utilizo su escopeta y gracias a ella logro eliminar a varios de los Prometeos sin esfuerzo alguno. Ellos dos avanzaron por la misteriosa estructura, y entonces lograron llegar hacía una sala de mando. - ¿Sabes de tecnología Forerunner? - pregunto Kubaxa. Mientras el hablaba, Zhira le apuntaba con su rifle de plasma, en modo aturdidor. Ella disparo y entonces aturdió a la colmena de Lekgolo. - No, ni aun que supíera te ayudaría, finalmente, soy libre... - dijo Zhira. Ella entonces se abrio camino a través de la estructura y regreso a su Banshee, con las comunicaciones rotas era su oportunidad para escapar.

 26 de Mayo de 2559

Distrito Inferior, Nueva María, Sephora, Sistema Tallon

Josué se observo a sí mismo en una especie de zona llena de figuras abstractas continuamente cambiantes. Josué observo que no había un horizonte fijo, aquel sitio era abstracto e incomprehensible. Enfrente suyo, se encontraba una figura espectral. Su cuerpo poseía un aspecto femenino, todo su cuerpo era azulado, como si de una proyección holográfica se tratase, su largo y claro cabello cubría su espalda, y su rostro parecía haber sido esculpido por los mismos dioses, la representación viviente de la belleza. Pero dicha figura, la cual el jóven había apodado como '"Siren", carecía de piernas. Debajo de su torso, solo se encontraban varias partículas desperdigadas. La figura de aquella sirena se le acerco y toco su rostro. - Ellos vienen y buscan el Cubo Cósmico, debes ayudarme a detenerlos... - le susurro con una dulce voz aquella figura al oído. Su voz tenía un tono maternal que hacía a Josué sentirse tranquilizado, el quería que aquel sueño nunca acabara.

Josué desperto de su sueño y se observo en el regazo de su tía adoptiva, Christine, mientras los dos esperaban en el hospital. - ¿Ya terminaron la operación? - pregunto Josué. - Ya, si quieres puedes ir a verla - dijo Christine. El jóven se reincorporo y camino hacía la sala de pacientes, donde pudo observar a su madre, una mujer de baja estatura y piel clara con un cabello castaño. - ¿Ya te sientes mejor? - pregunto Josué. - Algo, tuvieron que usar un Clon Flash para reemplazar los órganos dañados, fue doloroso el proceso, pero por lo menos vivire mucho más tiempo... - dijo su madre. Durante la Batalla de los Seis Frentes, ella fue aplastada por los escombros de un edificio que cayo sobre ella, si bien sobrevivio, varios órganos y huesos fueron dañados, por lo que se tuvo que ir a terapia intensiva por varios meses, mientras los médicos reemplazaban extremidades, añadian protésis e incluso hicieron uso de Clonación Flash para mantenerla estable, lo cual finalmente se consiguio, en unos días ella saldría del quirófano, pero la rehabilitación tomaría mucho tiempo. - Bueno, al menos estas viva... - dijo Josué sonriendo. - ¿Y cómo te ha ido en la vida? - pregunto ella. - Bien, pero no he vuelto a ser el mismo, todavía recuerdo que le arrebate la vida a un Jackal... - dijo Josué. - Relajate, todo esta bien... - dijo su madre. - Bien, fue suficiente tiempo - dijo un médico. Este separo a Josué de su madre, mientras Christine entraba. - ¿Cómo ha estado? - pregunto su madre. - No muy bien, sus amigos me contaron que ahora es más serio, callado, calculador... Parece que también echa de menos a los alienígenas, incluso con las fronteras que se abrieron, no ha podido volver a verlos... - dijo Christine. - ¿Y qué hay de sus sueños que me dijiste? - pregunto la madre del jóven. - Sueña lo mismo cada noche, "Protege el cubo cósmico" - dijo Christine. - ¿Has considerado llevarlo a un psiquiatra? - pregunto su madre. - Lo he estado considerando... - dijo Christine.

 26 de Mayo de 2559

Palacio de Surraca, Sephora, Sistema Tallon

Mientras las tres lunas eran visibles en la noche, Exra observaba el cielo nocturno, mientras algunas bandadas de Rangmejo volaban sobre Surraca, algunos incluso se posaban en las casas. Una de sus cuatro mandíbulas había sido reemplazada por una pequeña protesís, a Exra se le dificultaba hablar, pero no era tan grave como cierta persona que conocío en su vida. Bokrug se acerco a la nueva Comandante Suprema del Kaidon, y la observo. - ¿Todavía recuerdas a Josué? - pregunto Bokrug. - En tan poco tiempo se gano mi respeto, pese a sus limitantes intento luchar esa noche... - dijo Exra. Ella observo la espada de energía esmeralda. - Vengue a mi madre y a mi padre, y ahora herede su espada, ¿Pero a qué costo? - se pregunto Exra. - Deje a un hermano atrás, y ahora que no hay guerra, ¿Qué sigue? - pregunto Exra. - No lo se, pero calma, todo estara bien... - dijo Bokrug. Unos días después de la Batalla de los Seis Frentes, las fuerzas de la Tormenta Remanente retornaron bajo el mando de Wan 'Nandeyee, pero las revoluciones de los civiles acabaron con su reinado de poder, y El Consejero junto con el escuadrón de Voro entraron triunfantes. El Consejero se proclamo como el Kaidon, y nombro a Voro como la Voz del Kaidon y a Exra como la Comandante Suprema del Kaidon. Entonces, el Consejero, ahora conocido como El Kaidon abrio las puertas de Surraca a los refugiados de Nueva María, albergandolos por un tiempo mientras ayudo en la reconstrucción. Esto comenzo a eliminar las barreras y estereotipos sociales. Eso significo el surgimiento de el Nuevo Feudo.

En los meses siguientes, la Zona Muerta Eruneana fue declarada como zona libre de transitar, y se construyo el Tren Surraca-Nueva María, un tren subterráneo que transportaba civiles de ambas ciudades entre sí, las barreras se rompieron, pero Human Trascendence comenzo a seguir siendo un problema, mientras que surgio otro grupo extremista, los Seguidores de la Verdad Universal, los cuales creían que los humanos eran una enfermedad que debería ser curada, una creencia practicada todavía por algunos líderes remanentes. Mientras tanto, los Eliksni abandonaron sus Clanes y se retiraron al Arrecife y a Tallon-IV, con excepción del Clan de los Demonios, los cuales formaron una secta conocida como los Splicer Diabólicos, cuyo objetivo era alcanzar la divinidad. El Clan de los Muertos no se les unió y mantuvo sus territorios en la luna de Maveth, pero mantenían sus fronteras fijas y respetaban al Clan del Atardecer, dirigido por el misterioso Kell de Kells. Pese a que una nueva era de avance tecnológico y paz comenzaba, Exra no se sentía satisfecha. 

 26 de Mayo de 2559

Distrito Superior, Nueva María, Sephora, Sistema Tallon

Wolf camino por los pasillos del edificio más alto, el cual había resistido incluso el asalto de la Tormenta Remanente. Wolf se encontraba acompañado de una jóven de quince años, la cual tenía una piel clara, un cabello corto arreglado de color castaño y dos ojos marrones. - Qué bella es la vista, ¿No cree? - pregunto Mariana-3. Mariana poco después de la Batalla de los Seis Frentes solicito un cuerpo sintético Clase-Exo, para poder tener un estilo de vida semejante al de los orgánicos. - Si, lo es definitivamente, me hace tener calma en estos tiempos, puede que haya una paz por ahora, ¿Pero cuanto pasará cuando una nueva guerra estalle? - pregunto Wolf. En ese momento, una mujer morena con un cabello recogido camino hacía el. - Mucho gusto, finalmente nos podemos ver en persona... - dijo la gobernadora. - ¿Y usted es? - pregunto Wolf. - La Gobernadora Julieta Mireles, dirigente de los Nueve... - dijo ella. Los Nueve eran nueve individuos que ayudaban a Julieta a gobernar, mucho se decía de aquellos sujetos misteriosos, que tenían una agenda escondida. - ¿Para qué me necesitan? - pregunto Wolf. - Siganos, necesitamos que su asistente nos ayude - dijo ella.

Wolf junto a Mariana se encontraban en una especie de tribunal, junto a ocho distintos individuos alrededor de la Gobernadora. - Así que finalmente te conocemos, Inhumano... - dijo uno de ellos. - ¿Saben de mí? - pregunto Wolf. - El departamento de defensa nos dio toda la información útil - dijo el mismo individuo. - ¿Qué quieren de nosotros? - pregunto Mariana. - Ústedes dos cuando ingresaron en este planeta, se estrellaron en el Cósmodromo, lo que los hace las únicas personas que han pisado aquel terreno desde la Guerra del Feudo, así que al haber sido las únicas personas en entrar y salir, les daremos una misión importante - dijo Julieta. - ¿Cuál es? - pregunto Wolf. - Poco después de haber comenzado la reconstrucción, empleamos satélites Clase-Overseer, para poder mantenernos al tanto de los eventos en las colonias del Feudo reformado, y uno de nuestros satélites en Zeus descubrío esto, por un momento creímos que era una falla, pero recibimos una confirmación por parte de nuestro amigo, el Kaidon poco después... - dijo el individuo. El desplego el holograma de una flota de cruceros, un Clase-CAS, cinco Clase-CSS y decenas de Clase-CRS - Esta pequeña flota de invasión arrivo hace unas horas, y procedio a establecerse en las cercanías de las lunas, creemos que ellos entraron a la zona que componía la gran tormenta de Zeus, cuando arrivamos por primera vez al sistema, nuestros escáneres poseían interferencia y no detectamos lo que había en el Ojo de la Tormenta, pero sus escáneres lo han hecho, y parece que han enviado fuerzas al sitio - dijo Julieta. - Frente a esta nueva amenaza, debemos de buscar una esperanza en el Cósmodromo... - dijo Julieta. - ¿Qué clase de esperanza? - pregunto Wolf. - Hace siete años, antes del Primer Conflicto, nuestros científicos habían diseñado una IA avanzada, designada para la defensa del sistema, su nombre era Rasputin, pero la IA quedo abandonada cuando los Caídos se apoderaron del Cósmodromo, Rasputin permanecio inactiva por mucho tiempo, y tratamos de capturarla, pero fue en vano. Recientemente con el Ocaso, el Guardian libero un pulso electromagnético que desactivo el 95% de la tecnología en todo el sistema, pero Rasputin se encontraba seguro al haberse refugiado en su búnker, el desperto al detectar el pulso y entonces reanudo su marcha, lo detectamos cuando reactivamos la red del satélite bélico, detectamos una intrusión de un software desconocido y caimos en cuenta de que era Rasputin... - dijo otro individuo. - Antes de ello, necesitamos investigar la actividad Caída, se han movilizado más y más dentro del Cósmodromo, además de que han movilizado a sus fuerzas para capturar Fellwinter's Peak, descubran que buscan los Caídos y después recuperan a la Mente de Guerra - dijo Julieta.

Operación: WARMIND

 27 de Mayo de 2559

Fellwinter's Peak, Sephora, Sistema Tallon

El USDF Blackbird avanzo con sus sistemas de camuflaje activos, y entonces procedío a aterrizar en las cercanías de Fellwinter's Peak. La montaña había sidio sitio de una batalla preludio a los Seis Frentes, donde el Clan del Invierno cayo ante el Clan de los Lobos. Las fuerzas remanentes de los Lobos se encontraban defendiendo la posición, coordinadas por Irxis, Kell de los Lobos, la ex-esposa y hermana de Skollas. - Bien, los Demonios estan teniendo una gran actividad en esta zona, parece que han movilizado a sus fuerzas, pero no es una simple operación de "aplastar y recolectar", estan buscando capturar este punto como posición estratégica... - dijo Mariana. - La Gobernadora nos dio la misión de infiltrarnos en el Cósmodromo, los Caídos planean algo en este, y parece ser parte de sus planes la captura de Fellwinter's Peak... - dijo Mariana. Wolf cargo el arma y apunto. - Bien, vamos, no perdamos el tiempo... - dijo Wolf. Los dos avanzaron entre la nieve, mientras los copos de esta caían. La neblina imposibilitaba la vista, pero el VISR de Wolf y los sensores térmicos de su compañera sintética les permitirían avanzar. - Hola, ¿Hola? - pregunto una voz en el comunicador. - Ah, se me olvido informarte, tendremos asesoría del Coronel Cayde Birchman, un veterano de la primera Guerra Exo - dijo Mariana. - Oh genial... - dijo Wolf. - Mucho gusto, soy Cayde Ackerman, Coronel de la USDF, pero ahora no es momento de formalidades - dijo Cayde. - Los Caídos han estado teniendo un despliegue de fuerza militar en las cercanías al Cósmodromo, y esto sera un problema en la Operación: WARMIND - dijo Cayde. - Por ello, los he enviado a esta zona más fría que su corazón, tengan cuidado con las cucarachas de cuatro brazos, traten de descubrir que sucede y eliminen las fuerzas de ambos bandos - dijo Cayde.

Wolf y Mariana avanzaron entre la tormenta de nieve, mientras escuchaban los rugidos de los Caídos. Wolf se escondío detras de una cueva y observo cuerpos de los Lobos, masacrados por las fuerzas de los Demonios. El entonces arrojo una granada cegadora. Un Caído se detuvo y observo la granada, momentos antes de que esta estallara. La granada cego a los Caídos, lo que permitío a Wolf disparar y acribillar a sus enemigos. La sangre de color guinda fue derramada sobre el suelo, manchando el blancuzco color de la nieve. Mariana avanzaba con su escopeta agachada, y los dos prosiguieron avanzando. Los Demonios eran distinguidos por sus atuendos rojizos, así como sus naves de coloración rojiza. Un Skiff sobrevolo el área, mientras desplegaba más Caídos. - ¡Vienen enemigos! - exclamo Mariana. - ¿Enserio? ¡No me digas! - exclamo sarcásticamente. El se cubrío detras de una roca y comenzo a disparar con su rifle de asalto, mientras los Caídos del Clan de los Demonios disparaban contra el. Mariana se cubrío y con su escopeta modificada disparo tres ráfagas, aniquilando a un Vándalo. Un Cápitan Eliksni utilizaba un dispositivo, conocido como Translocador de Partículas para poder teletransportarse. Wolf utilizo una ráfaga de energía psiónica y arrojo al Cápitan por los aires. El entonces arrojo una granada y continuo disparando, mientras los sanguinarios Caídos continuaban abriendo fuego. Wolf entonces procedío a avanzar junto a Mariana, la cual apuntaba en los alrededores. - ¿No tienes una mejor arma? Esta solo dispara en distancias cortitas - dijo ella. - Lo siento, pero lo demás es para mí - dijo Wolf. Los dos continuaron avanzando y entre las zonas heladas, se encontraron en una batalla enfrascada entre Demonios y Lobos. Los dos bandos de Caídos se estaban disparando constantemente, tiros de plasma eran repartidos, pero los Demonios lograban llevar la delantera.

Mariana entonces disparo contra un Lobo y lo asesino, por lo que los Demonios voltearon. Ambos bandos dejaron de atacarse y trataron de asesinar a la sintética, pero Wolf genero un escudo de energía psiónica y absorbío los impactos de plasma. - ¡Mantente atrás mío! - exclamo Wolf. El entonces solto un puñetazo en el suelo, arrojando a varios de los Caídos por los aires. Los dos continuaron avanzando en medio del caos de la batalla, y observaron a un Caminante Caído disparando contra las fuerzas de los Lobos. Wolf arrojo una carga de energía psiónica y asesino al Cápitan, mientras el Caminante disparaba. - ¡Los Lobos estan perdiendo terreno ante los Demonios! ¡Continuen avanzando! - exclamo Cayde. - Parece que el Clan unificador después de todo ha perdido... - dijo Wolf. Los dos continuaron avanzando entre la devastación, y llegaron hacía una zona donde había una góndola. - ¿Una góndola accionada por poleas? ¿Qué es esto? ¿Tecnología de abuelos? - pregunto Mariana. - No del todo, esto era inicialmente un observatorio provisional - dijo Wolf. Mariana presiono un panel y entonces activo la góndola, la cual comenzo a avanzar. - Sabes, no me gusta esta pequeña cajita de metal... - dijo ella asustada. En ese momento, comenzaron a recibir disparos desde la lejanía. Francotiradores de los Caídos trataban de apuntarles, por lo que Wolf comenzo a disparar contra los enemigos desde la distancia. Wolf continuaba disparando, pero solo lograba acabar con algunos enemigos. Mariana hacía lo mismo, pero con la escopeta apenas podía alcanzarles. En ese momento, un enorme Caminante Caído avanzaba sobre la nieve, sus enormes pisadas retumbaban y se podían escuchar en las cercanías. El cañon se giro unos cuantos grados y apunto hacía la góndola. - Eso es feo mateo... - dijo Mariana. El Caminante disparo y el impacto de la carga de plasma destruyo parcialmente la góndola. Parte de la puerta cayo hacía el suelo nevado. El caminante volvio a apuntar hacía los dos, preparandose para destruirlos. - Deberiamos saltar... - dijo Mariana. Wolf sin dudarlo se lanzo con su armadura y cayo en el suelo nevado, mientras cayo rodando y manchandose de nieve su armadura.

Mariana entonces se lanzo mientras el Caminante disparaba, derribando la góndola. Ella logro caer en el suelo, pero la góndola fue rodando. Wolf corrío y empujo a la Exo, evitando que fuera aplastada por la góndola. La góndola cayo por la ladera, ardiendo en llamas. - Estuvo cerca... - dijo Wolf. En la distancia, los Skiff del Clan de los Demonios seguían dejando tropas para eliminar a los Lobos. Los dos caminaron por la helada montaña, mientras encontraron a un pequeño grupo de Tinysaurus Rex alimentandose del cádaver de un Caído muerto. Estos corrieron en cuanto los vieron. Mariana y Wolf continuaron avanzando, y tuvieron que cruzar una especie de ladera angosta. Los dos avanzaron pegados a la pared, fijandose donde pisaban para evitar una caída letal. La tormenta seguía asolando el área, mientras la batalla por Fellwinter's Peak continuaba. - Raios, y yo tenía miedo a las alturas... - dijo la Exo. Wolf logro cruzar, pero entonces la jóven Exo piso mal y se resbalo. Wolf uso sus habilidades psiquícas y evito que ella cayera. Algunas piedras cayeron hacía el abismo. - Estuvo cerca... - dijo Wolf. El Spartan la ayudo a regresar a la tierra firme, y continuaron avanzando entre la helada región. Los dos caminaron por una colina y llegaron hacía la parte principal del Observatorio Verónica. - Hemos llegado... - dijo Wolf. En ese momento, un poderoso Eliksni de dos metros y cincuenta centímetros aparecío. Aquel Eliksni era Riksis, Arconte de los Demonios. Riksis lanzo un rugido de guerra, y ordeno a otros Caídos que le ayudaran. Estos comenzaron a disparar contra Wolf y Mariana, por lo que tuvieron que tomar cubierta. Wolf disparaba agachado, pero Riksis utilizaba su translocador de partículas para teletransportarse. El translocador copiaba las partículas y las transportaba a otro sitio, el cual estaba a la voluntad de Riksis. El Arconte disparaba con su poderoso cañon de metralla, por lo que Wolf utilizo sus habilidades psíquicas para lanzarle objetos. Riksis se teletransportaba rápidamente, y entonces logro someter a Wolf al tomarlo por el cuello y azotarlo contra el suelo. Mariana reacciono y disparo con su escopeta, para después correr y soltarle un fuerte golpe. Riksis se teletransporto y la golpeo contra una pared, dejandola dañada. - ¡Ay! ¡Mis sistemas! - exclamo la Exo. Wolf arrojo una granada la cual estallo y daño a Riksis. Este se reincorporo y tomo a Mariana por el cuello. - ¡Maldito! ¡Ven por mí! - exclamo Wolf. El rugío y entonces disparo con su cañon de metralla, pero Wolf esquivaba los tiros. Solo tres de estos dieron en el blanco, bajandole sus escudos de energía. Wolf se cubría y disparaba para debilitarlo, hasta que gasto todos los cargadores de munición. - ¡Mierda! - exclamo Wolf.

Mariana disparo con su escopeta, hasta que logro desactivar sus escudos. - ¡Wolf! ¡Ahora! - exclamo la Exo. Riksis solto un golpe con sus brazos y la arrojo sobre el suelo nevado, haciendo que ella acabara llena de nieve. Wolf corrío hacía el, y Riksis movió otro de sus brazos en un intento de golpearlo, el cual fue esquivado por Wolf. Wolf rodo sobre la nieve, llenandose más de esta y entonces se trepo por la espalda del alienígena. Wolf tomo la cabeza de Riksis, y con sus dos manos dio un brusco giro, rompiendole la cabeza. La criatura cayo muerta sobre el suelo, mientras Wolf se reincorporaba. La sangre guinda de los Eliksni manchaba el suelo, y Mariana ayudo al Spartan a reincorporarse. - ¡No vuelvas a mantenerte lejos! - exclamo enfurecido. Los dos caminaron por el Observatorio y entonces llegaron hacía una especie de réle de comunicación. Mariana se conecto a este y comenzo a descifrar la información. - Parece que los Demonios estan perdiendo su guerra, muchos de estos se han negado a la sumisión frente al Kell de Kells, y estan buscando la divinidad... - dijo Mariana. - ¿Cómo la estan consiguiendo? - pregunto Wolf. - Ellos creen que "La Mente Guerrera" posee un viejo secreto, una tecnología capaz de llevarlos al estado de divinidad de "La Gran Máquina" - dijo Mariana. - Cayde, si nos copeas, hemos descubierto algo, Mariana te enviara la información en cualquier momento - dijo Wolf.

 27 de Mayo de 2559

El Cosmódromo, Sephora, Sistema Tallon

La tormenta seguía azotando la región, mientras que el USDF Blackbird se dirigía hacía el Cósmodromo. La nave se detuvo en las afueras de este, mientras que Wolf y Mariana caminaban por la nieve. La tormenta había cubierto parte de este, por lo que Wolf y Mariana caminaron por la fisura que permitía la entrada. Los restos del UNSC Angel's Pride, la nave que los había llevado allí seguían estrellados, ahora manchados de nieve. - Cayde, estamos en el cósmodromo, ¿Nos recibes? - pregunto Wolf. - Afirmativo - respondió Cayde. - Bien, parece que los Caídos se estan dirigiendo hacía la Cámara de los Serafines, la habitación donde se encuentra Rasputin, los Demonios han estado buscando la forma de acceder, pero sin mucha tecnología no han conseguido nada. Un grupo de Lobos supervivientes han enviado a fuerzas de élite, los últimos miembros de los Colmillos Silenciosos para capturar la cámara, junto con un Shank especializado al que se refieren como "Sable", deben de evitarlo a toda costa... - dijo Cayde, antes de que la comunicación se interrumpiera. - La tormenta interfiere con nuestros sisstemas de comunicación, maldita sea... - dijo Mariana. - Oye, lenguaje - dijo Wolf. - Tú puedes decir palabrotas, ¿Por qué yo no? - pregunto Mariana. - Hay momentos para decirlas - dijo Wolf. - Bueno, si tu lo dices - dijo Mariana.

Los dos avanzaron dentro del Cósmodromo, mientras se agazapaban y evitaban ser detectados por los Caídos. Estos se encontraban patrullando, acompañados de sus Shank, y una especie de autómatas de forma redonda, conocidos como Servidores. La tormenta continuaba azotando el lugar, pero esta cada vez era menos fuerte. Wolf y Mariana avanzaban entre los camiones, cajas llenas de objetos abandonados y almácenes abandonados. - Wolf, la intensidad de la tormenta ha bajado, parece que ya no interfiere tanto en las comunicaciones - dijo Mariana. - ¿Enserio? - pregunto Wolf. - Así es, pero no solo eso, también he detectado una especie de señal, quisa quieras escucharla... - dijo la Exo. - Adelante - ordeno Wolf. Ella entonces reprodujo un mensaje, a simple vista eran varios carácteres deletreados. "Alfa-November-Alfa Beta-Romeo-Alfa-Yankee Charlie-Oscar-Sierra-Tango-Alfa Oscar-Lima-Victor-India-Delta-Alfa-Delta-Alfa" recitaba una y otra vez el mensaje. - ¿Es lenguaje militar? - pregunto Wolf. - Parece ser, alguien comenzo a transmitirlo desde que llegamos... - dijo Mariana. - Ana Bray, Costa Olvidada... - susurro Wolf. - ¿Tienes idea de quien es Ana Bray? - pregunto Wolf. - Hasta ahora, no... - respondió la joven Exo. - Costa Olvidada, ¿No esta lejos de aquí? - pregunto Wolf. - La Costa Olvidada esta en las afueras del cósmodromo, no tardaremos mucho en llegar - dijo Mariana. Los dos procedieron a avanzar, caminando entre los desechos y objetos abandonados, mientras eran saqueados por los Caídos. Ellos dos avanzaron y finalmente llegaron hacía una zona costera. Las aguas de azul oscuro dominaban el terreno, mientras que en el fondo se podían observar naves de colonización Clase-Traveler, las cuales nunca despegaron. - No hay señales de calor, no hay señales ni aliadas ni enemigas, si alguien nos trataba de dirigir a este sitio, no se con que función - dijo Mariana. En ese momento, la bala de un francotirador dío cerca de ellos dos. Una pequeña cantidad de nieve fue levantada en el aire. Desde unos diez metros en un pequeño risco, se encontraba una mujer con un traje militar de color grisáceo. Dicho traje estaba desgastado y roto, parecía no haberselo quitado en años. Ella entonces puso su rifle de francotirador en la espalda y salto al suelo, para caer en la nieve y dirigirse hacía ambos, Wolf y Mariana.

- ¿Quién eres? - pregunto Wolf. - Mi nombre es la Anastasia Bray, hija del Dr. Braulio Bray, heredera de la fortuna de Clovis Bray I, mucho gusto - dijo ella. - ¿Presentación de la hija de no se quién? Cliche - dijo Mariana. - Tú enviaste la transmisión, ¿No es así? - pregunto Wolf. - Así es, es bueno volver a tener contacto con humanos reales - dijo Anastasia. - Actualmente, no soy humana como tal, soy una Exo - dijo Mariana. - ¿Eres un Clase-Exo? - pregunto ella. - ¿Qué número de modelo? ¿Mark-V o Mark-VI? - pregunto Ana. - Mark-VII - respondió Mariana. - Interesante, las cosas han avanzado durante estos siete años... - dijo Ana. - ¿Siete años? - pregunto Wolf. - Sí, verás, mi padre murió a los sesenta y cinco años, financiando un proyecto conocido como Proyecto: WARMIND, desarrollo un nuevo tipo de IA. Mi padre busco una manera de alargar el tiempo de vida de la IA, extendiendose a unos cien años aproximadamente, y moldeo a Rasputin, la Mente de Guerra, diseñada para la protección del sistema entero - dijo Ana. - Pero hace siete años, los Caídos llegaron junto con el Feudo, y se apoderaron del Cósmodromo, donde mi padre experimentaba en el proyecto warmind. La USDF envio un batallón de siete hombres, comandos especiales conocidos como Lobos Aulladores, todos entramos en el Cósmodromo, ninguno salio, y solo yo sigo viva... - dijo Ana. - ¿Nos llamaste para que te sacaramos de aquí? - pregunto Ana. - No, no exactamente. Logre interceptar sus comunicaciones, y supe que venían por Ras, así que he decidido ayudarlos - dijo Ana. - Un momento, ¿Has estado siete años abandonada aquí? - pregunto Mariana. - Sip, he sobrevivido alimentandome de comida rápida abandonada, no es una dieta muy saludable que digamos, pero con tal de mantenerme viva... - dijo ella. - Pero pudiste salir, no es como si estuvieras aislada del planeta... - dijo Wolf. - Si, podía, pero los Caídos infestaban esta zona hace unos meses, pero desde que han comenzado a recapturar a Fellwinter's Peak se han retirado, además alguién debía evitar que accederían a la Cámara de los Serafines, y a otros oscuros secretos que alberga este lugar... - dijo Ana. - ¿No has subido de peso? - pregunto Mariana. - Jajaja, de niña fui diagnosticada con una enfermedad que me imposibilitaba subir de peso, por mucho que comiera... - dijo Ana. - En fin, los conservadores permiten que esas cosas duren, así que no estan podridas por lo menos - dijo Ana. - Si que te ves mal... - dijo Wolf. - ¿Y cómo le has hecho para no entrar en demencia? Estar aislada te pudo haber afectado - dijo Mariana. - Vine con una IA, se llamaba Neil, pero entro en la rampancia hace unos meses, y me quede sola. Así que hice un nuevo amigo, es un pedazo de chatarra llamado David - dijo Ana. 

- ¿Sabes donde esta la cámara de los Serafines? - pregunto Wolf. - Si, conozco una entrada, solo siganme... - dijo Ana. - He logrado evitar que los Caídos la encuentren, con algo de suerte llegaremos a Rasputin antes que ellos - dijo Ana. - ¿Pero que piensan hacer con Ras? - pregunto Ana. - Venimos a contactar a Rasputin, necesitamos su ayuda frente a una nueva fuerza de invasión - dijo Wolf. - ¿Contactarlo? El no ha hablado con nadie en años, ni siquiera he podido hablar con el, solo me ha dejado mensajes encriptados - dijo ella. Ana los llevo hacía una especie de puerta escondida en una alcantarilla, la cual se abrío cuando se acercaron. - Dama y caballero, por aquí - dijo Ana. Los tres caminaron dentro de la Cámara, pero entonces comenzaron a escuchar disparos. - ¿Oyen eso? - pregunto Mariana. - Los Caídos... Consiguieron entrar... - dijo aterrorizada Ana. Ellos continuaron su avance a traves de los pasillos metálicos, y entonces observaron la escena. Varios Demonios se encontraban disparando contra fuerzas de los Caídos, pero estos eran poderosos, las fuerzas de élite de los Lobos. Los Colmillos Silenciosos blandian sus espadas energetizadas y acababan con los Demonios, los cuales trataban de defenderse con tiros de plasma. Los cañones de metralla de ambos grupos disparaban municiones de plasma, y algunos Vándalos trataban de luchar cuerpo a cuerpo. Wolf comenzo a disparar con su rifle de asalto y decimar fuerzas de ambos bandos, mientras que Ana abría fuego con su rifle de francotirador. El grupo se enfrasco en un tiroteo, y finalmente lograron despejar el área de Demonios, pero los Lobos seguían allí. Los Caídos lanzaban gritos y rugidos contra ellos, mientras disparaban y tomaban cubierta. Wolf arrojo una granada y asesino a un par de Escoria. Mariana disparo con su escopeta y le destrozo la cabeza a uno, mientras una especie de sustancia gaseosa de color blanco emergía. Ana dejo su rifle de francotirador y lo cambio por una Magnum, mientras continuaba disparando. En ese momento, una poderosa Eliksni hembra emergío al haberse teletransportado. - ¿Qué tenemos aquí? Uno de los héroes de la Batalla de los Seis Frentes, uno de los asesinos de mi marido... - dijo Irxis. 

La Caída cargo su cañon de metralla y observo al grupo. - ¡Mantenganse atrás! ¡Yo me encargo de ella! - exclamo Wolf. El comenzo a disparar con su rifle de asalto contra Irxis mientras salía de la cubierta, pero ella se teletransporto y le propino un puñetazo a Wolf. - ¡Vengare al Kell de Kells y tomare su papel! - exclamo Irxis. Ella se volvio a teletransportar y tomo a Wolf por la nuca, estampandolo contra el suelo. - ¿Quién es el cazador cazado ahora? - pregunto Irxis. En ese momento, un disparo de Ana con su rifle de francotirador le deblito sus escudos. - ¡Esa era mi última bala! - exclamo enfurecida. - Ah, vaya dato, estaría bien si lo hubiera preguntado... - dijo Irxis. - ¡Te desafío a un combate cuerpo a cuerpo! - exclamo Ana. Ella corrío y pateo a Irxis, pero ella le propino otro golpe y la arrojo contra una pared. Ana se reincorporo y desenfundo su cuchillo, mientras corría y se lo hundía a Irxis en el vientre. Irxis se zafo, y en el intento el cuchillo se hundio más en su armadura. Ana le propino una patada en el vientre y después le solto un puñetazo en la cara, pero Irxis la tomo con una de sus manos por el cuello y la levanto, arrojandola contra la pared. - ¡Patéticos humanos! ¡Los Caídos se rendiran ante nuestros pies! ¡Sus tierras se volveran nuestras! - exclamo Irxis. Ella desenfundo su espada y se preparo para hundirsela en el vientre, pero Wolf se recupero, escalo su espalda y le hundio un cuchillo en el cuello. Wolf hundío el cuchillo una y otra y otra vez, hasta que acabo matando a Irxis. La sangre de color guinda se derramaba por el suelo, mientras el cuerpo sin vida de Irxis yacía en este. - Venga, todavía hay que movernos a la cámara - dijo Ana. Ana ayudo a Wolf a reincorporarse, y ella se percato de que el visor de este estaba manchado de sangre de coloración guinda. - Venga, hay que irnos... - dijo Ana. Los tres avanzaron mientras la Exo observaba si se acercaban fuerzas Eliksni. Ellos se adentraron por un pasillo, y entonces Ana se detuvo a cerrar una puerta. Ella presiono una serie de paneles y entonces la puerta se cerro, para poder evitar la entrada de guerreros Eliksni. - Bien, hay que movilizarnos, la cámara de los Serafines no esta muy lejos... - dijo Ana. Ellos tres avanzaron con sus armas en alto, pero llegaron a una zona donde el pasillo estaba severamente protegido por una especie de barreras de energía que pasaban continuamente, siguiendo un patrón. - Los sistemas eléctricos de la base, son la única ruta alternativa para acceder a la Cámara, probablemente el tunel de acceso quedo en manos Caídas - dijo Ana.

Wolf observo como de un lado una descarga eléctrica se emitía, y después del lado siguiente, así sucesivamente. - Las fluctuaciones enérgeticas son altas, alrededor de 250 Voltios, una descarga eléctrica que podría matarlos a ustedes y podría freír mis sistemas - dijo Mariana. - Primero pasa una y después la otra... Es un patrón, deberíamos intentar avanzar entre barra y barra, digo eso es obvio - dijo Wolf. - Esto no estaba activo hace unos meses, los sistemas energéticos deben de haberse activado... - dijo Ana. Mariana avanzo primero y entonces cruzo hacía una zona segura, una donde no recibiría las descargas energéticas. Una descarga paso cerca de ella, y después indico que cruzaran. Wolf fue el segundo, mientras Ana se quedaba atrás. Cuando Wolf cruzo, ella aprovecho, pero mientras avanzaba, una descarga eléctrica se acercaba hacía ella. Wolf la tomo con sus habilidades psíquicas y la elevo en el aire, atrayendola hacía el. Ella cayo en el suelo, al haber sobrevivido. - Gracias - dijo Ana. - Oh oh... - dijo Mariana. - ¿Qué sucede? - pregunto Wolf. - Tenemos compañia - dijo Ana. Un grupo de Shank del Clan de los Lobos se encontraban disparando descargas eléctricas, por lo que ellos tomaron cubierta y comenzaron a disparar ráfagas contra los Shank. Estos estaban cargados energéticamente, y disparaban poderosas rondas de plasma. Ana disparo con su rifle de francotirador y logro destruir a uno, pero el resto seguían equipados. - ¡Esos Shank planean hackear a Rasputin! ¡Debemos mantenerlos a raya! - exclamo Ana. Mariana disparo con su escopeta y logro destruir a otros tres Shank. Wolf arrojo una granada de fragmentación, la cual destruyo a los Shank. El grupo se vio obligado de nuevo a evadir las descargas eléctricas, hasta que llegaron hacía un pasillo seguro. - Bien, por aquí, ya he intentado acceder a la Cámara de los Serafines por esta zona - dijo Ana. El grupo continuo avanzando hasta llegar a un acceso secreto. - ¿Estás segura de que Rasputin nunca te ha dicho nada? - pregunto Wolf. - He intentado contactar con el, sí, pero mi padre lo programo para que hablara Ruso, no estoy segura del porque - dijo Ana. - Puros mensajes encriptados en ruso, pero estan muy bien encriptados, no he podido descrifarlos - dijo Ana. Mariana en ese momento se detuvo. - Detecto una señal de radio, parece ser en Ruso - dijo ella. - Intentare descifrarlos, pero no creo que lo logre - dijo la Exo. Wolf trato de presionar los paneles de la cámara, pero esta no se abrío. - No puedo desencriptarlos, tienes razón... - dijo Mariana. - ¡La puerta se abrío! - exclamo Wolf. - ¿Cómo? - pregunto Ana. - No la abrí yo, parece que se abrío sola... - dijo Wolf

Las puertas de la cámara se abrieron, y entonces Wolf observo dentro una enorme especie de Dron, la cual era similar a las Shank cómunes, pero con un diseño más retocado. - ¿Qué es esa cosa? - pregunto Ana. - Un Shank por lo que se ve... - dijo Wolf. - S.A.B.E.R. 2, a eso se referían los Caídos con "Sable" - dijo Mariana. El Shank comenzo a disparar poderosas ráfagas de plasma, y tenía sobre el un cañon de plasma montado. Este disparaba cargas de mortero de plasma, y el grupo trataba de dispararle. Wolf abría fuego con su rifle de asalto, pero el Shank se encontraba muy defendido. Ana disparaba con su rifle de francotirador varias veces, pero el Shank poseía un buen escudo de energía. Mariana disparaba con su escopeta, pero el Shank disparaba varias cargas de plasma que la obligaban a estar cubierta. El Shank entonces libero un pulso de energía que deshabilito los escudos de Wolf brevemente. - Oh mierda... - dijo Wolf. - ¡Mis sistemas! - exclamo Mariana. Ana continuo disparando contra el Sable, pero este se mantenía en pie. Wolf entonces salió de su escondite y lanzo un golpe de energía psiónica, arrojandolo contra una pared. El Shank disparaba cargas de plasma contra el, pero Wolf genero un escudo de energía con el cual se defendió. Ana aprovecho y noto como el escudo se deshabilitaba. Ella cargo su rifle de asalto y apunto con su mira telescópica, preparandose para jalar el gatillo. Ella presiono con su dedo y disparo la bala, la cual avanzo a toda velocidad contra el Shank. El tiro de la bala perforo los sistemas internos del Shank y la destruyo. El S.A.B.E.R.-2 cayo deshabilitado. Mariana se reincorporo con algunos de sus sistemas fallando. - ¿Estarás bien? - pregunto Wolf. - Algo, no lo se - respondió ella. Ana se acerco al Shank y lo analizo, mientras observaba sorprendida. - El Shank esta equipado con tecnología avanzada de hackeo, principalmente basada en tecnología inversa del Covenant y de Clovis Bray... - dijo Ana. - Los Caídos no solo quieren a Rasputin, quieren toda la tecnología, pero esto no parece una simple recolección, es algo más... - dijo Ana. En ese momento, una especie de holograma se formo en el centro de la habitación. Esta era una figura anaranjada de un hombre con el ropaje de un monje ruso de inicios del Siglo XX, aproximadamente de la Revolución Rusa. Este poseía una barba alargada, y un cabello largo. - Rasputin, el Monje Loco... - dijo Mariana. Este entonces comenzo a emitir un mensaje en Ruso, el cual Mariana comenzo a traducir. - ¡Yo soy Rasputin, vigilante del Sistema Tallon! ¡Solicito la ayuda de la USDF frente a una amenaza en el Bunker Ras-2 en Tallon-IV! ¡No hay tiempo! - exclamo Rasputin. - Tallon-IV, es un mundo volcánico, no hay nada de interés - dijo Mariana. - No totalmente, los Eliksni  también se asentaron en el planeta,  no han accedido al complejo, pero deben de estar buscando algo allí... - dijo Ana. - Deberiamos movilizarnos hacía el planeta, pero no podemos dejar a Rasputin atrás - dijo Wolf.  - Yo me encargare de Ras, ustedes vayan a Tallon-IV, aquí hay prioridades - dijo Ana. Wolf asintió y junto con Mariana procedieron a avanzar la Instalación. - Bien Rasputin, espero que hoy estes para dialogar, debemos de cooperar si queremos encontrar una solución a este desastre... - dijo Ana.

Batalla de Nueva María

 27 de Mayo de 2559

Casa de Christine, Distrito Superior, Sephora, Sistema Tallon

Josué se encontraba en la casa de Lore, la cual era un edificio de dos pisos dentro del Distrito Superior. El se encontraba tirado en su cama, mientras Buck se encontraba jugueteando con un hueso roído. El jóven pensaba en aquellas visiones de esa dama azulada, aquella figura hermosa. En ese momento Lore entro por la puerta, mientras observaba al jóven tirado. Josué veía las noticias de la TNN, mientras observaba las noticias de una posible flota del Covenant detectada en las afueras del sistema. - Genial, todo se derrumba de nuevo... - dijo entre dientes. - Josué, te estan buscando... - dijo Lore. - ¿Quién es ahora? ¿El psiquiátra? Ni hablar... - dijo de forma amargada el joven. - Venga, es una de tus amigas, una chaparrita que me recuerda a un Unggoy - dijo Lore. - Vale, dejale pasar... - dijo Josué. Lore abandono la habitación y poco después entro su amiga, Alondra. Ella se encontraba usando una especie de ropa deportiva, y observo el suelo lleno de basura, así como ropa tirada y cobijas sucias. - ¿Enserio duermes en esto? - pregunto ella. - Actualmente eso no importa - respondió Josué. Buck se encontraba lamiendo el pie de la jóven, por lo que ella lo movió tantito y la criatura lanzo un pequeño rugido.

Ella volvio a observar a Josué. - No puedes estar así siempre, tienes que levantarte de nuevo - dijo ella. - No se, desde que Exra y los chicos se fueron nada ha sido lo mismo. He perdido muchas cosas y se siente feo - dijo Josué. - Por favor... Mario perdio su hogar, se vio forzado a abandonar su mundo natal, su patria, cuando la Tormenta Remanente ataco, y a pesar de eso el y su familia se recuperaron, se como ellos - dijo Josué. - No es lo mismo, mi madre esta lesionada, mi familia separada, y le arrebate la vida a alguien... - dijo Josué. - ... Ya veo, no puedo ayudarte mucho en eso, pero trata de estar bien, enserio - dijo Alondra. Ella le dio una palmadita en su hombro y abandono su habitación. - Todavía hay una esperanza, aferrate a esa esperanza de que todo volvera a la normalidad - vocifero Alondra desde las escaleras. Josué penso aquellas palabras en su mente y decidio guardarlas, tal vez le servirían para la posterioridad.

 28 de Mayo de 2559

Carretera, Distrito Superior, Sistema Tallon

Josué se encontraba en una parada de autobús, junto con varios alumnos de su salón, en la oscuridad de la madrugada. Josué logro observar a Méndez, aquella chica con la cual había cooperado durante la Batalla de los Seis Frentes para sobrevivir. Se encontraban acompañados de su profesor de historia, Alejandro-45. - Venga muchachos, no se exasperen - dijo el Frame. Los alumnos se encontraban subiendo al autobús escolar, y Josué se sento hasta la parte trasera del autobús. - Bien jovenes, este viaje escolar patrocinado por el UTG tiene el objetivo de fomentar la historia de la humanidad, así que viajaremos al Museo de la Tierra, necesitare que mantengan el orden ya que conociendolos bien, ústedes haran un desastre, y sean respetuosos con los guías del tour - dijo Alejandro. - Si profesor, yo los cuidare - dijo una jóven de ojos rasgados y pelo chino, con una tez morena. El autobús arranco en ese momento, pilotado por un hombre caucásico. Mientras subían, Josué creyo sentirse observado, por lo que volteo y vio a una figura humanoide, la cual poseía una capucha azulada. Sus dos ojos azules brillaban, y en un parpadeo ya no estaba. Josué miro extrañado, pero decidio continuar con su camino.

El jóven subió al autobús y se sento en la parte de atrás, tratando de no pensar en lo peor. Mientras ellos viajaban por la carretera, el autobús se encontraba atascado en un fuerte tráfico. Mientras tanto, distintos grupos de alumnos no uniformados charlaban entre sí. Alondra lo observo, y decidio acercarsele. Ella le froto la cabeza y le dio una palmada en el hombro. - ¿Ya estas mejor? - pregunto ella. - Un poco - respondió Josué. - Tú relajate, y por favor, te pido que disfrutes el día de hoy - dijo ella. Mientras el autobús avanzaba, Josué decidio contarle de su experiencia extraña a su amiga. - Sabes, algo raro paso esta mañana, mientras nos dirigíamos hacía el autobús, creí haber visto una figura femenina observandome desde el techo de una casa - dijo Josué. - ¿De qué hablas? - pregunto Alondra. - No bromeo, estaba vestida en un traje azulada y estaba encapuchada, no pude ver su bien rostro, pero sus ojos azules eran brillantes... - dijo Josué. - ¿Brillantes? ¿Cómo? - pregunto Alondra. - No, no lo digo metafóricamente, literalmente emanaban luz, no lo se, pero fue algo raro... - dijo Josué. - ¿Y cómo has seguido por ella? - pregunto la joven. - He tratado de superarla, voy por buen camino - dijo Josué. - Lo ves, te dije que lo harías - añadio la jóven. Josué esbozo en una sonrisa, y entonces observo por la ventana. En ese momento, recordo a Exra y Bokrug, aquel recuerdo lo lleno de cierta nostalgia, y entonces una lágrima corrío por su ojo.

 28 de Mayo de 2559

Órbita Planetaria, Sephora, Sistema Tallon

La Flota Conjunta de Defensa Planetaria, una flota compuesta por dos cruceros Clase-Marathon, dos fragatas Clase-Charon, tres cruceros Clase-CSS y un crucero Clase-CAS se encontraban órbitando el planeta, una especie de flota conjunta entre el USDF y el Nuevo Feudo. - Almirante Balus 'Taloramee, la flota no identificada ha movilizado un tipo de nave desconocida, entro en el desliespacio hacía una ubicación desconocida, los Satélites bélicos de los humanos no detectaron a donde se dirigían... - dijo un oficial Sangheili. - ¿La Operación: WARMIND no ha progresado? - pregunto Balus. - Los Nueve perdieron el contacto con Wolf, parece que por ahora dicho recurso se ha perdido... - dijo el Sangheili. - ¡Almirante! ¡Detectamos fluctuaciones desliespaciales! - exclamo otro Sangheili. - Todas coinciden con señales del Covenant - dijo el oficial. - ¡Informen a la flota de los humanos! ¡Debemos de prepararnos para el ataque! - exclamo el almirante. En ese momento, una brecha desliespacial se abrío sobre la órbita planetaria, y emergieron varias naves de los Desterrados. 

Las naves de ambos bandos se posicionaron para la batalla, y comenzaron a liberar cazas contra la nave desconocida. Aquella nave comenzo a desplegar varios grupos de cazas Clase-Seraph, así como Banshee espaciales de los Desterrados. Los Longsword y Broadsword se enfrentaban a ellos en un tiroteo masivo, mientras torpedos de plasma, salvas de misiles y muchas armas eran disparadas contra el Breath of Anhilation. Los escudos de energía de aquella nave se activaron, amortiguando el poder de los disparos. Las naves de los Desterrados entonces comenzaron a disparar, y una de estas perforo a un crucero Clase-Marathon. - ¡Adviertan a la población civil! ¡Deben de evacuar! - exclamo el almirante. Los cruceros comenzaron a liberar más y más naves que superaban en número a las flotas locales, aquella batalla que se estaba librando sobre la órbita solo significaba el inicio del final.

 28 de Mayo de 2558

Distrito Superior, Nueva María, Sephora, Sistema Tallon

Mientras el autobús se dirigía hacía su ubicación, el amanecer se cernía sobre la ciudad y una pequeña lluvia tomo lugar. - Tardamos más de lo que esperamos... - dijo Alejandro. - Tranquilicense muchachos, llegaremos a tiempo a nuestra ubicación - dijo Alejandro. - ¡Ya me aburri profe! - exclamo Daniel. - Daniel, relajesé - indico Alejandro. Josué se encontraba observando por la ventana, mientras las nubes tormentosas se formaban alrededor de la ciudad. - Esas son cumulonimbus... - dijo Josué. Aquellas nubes estaban cargadas eléctricamente. Mientras los rayos destellaban, en la radio se escucho una especie de noticia. - Advertencia, recientemente se ha perdido contacto con los satélites bélicos, y la Flota de Defensa ha dejado de responder tanto al Nuevo Feudo como al USDF, se ha puesto en estado de alerta a Nueva María - dijo una noticiera por la radio. En ese momento, un estruendo se escucho a la distancia, y mientras los rayos eléctricos se producían entre las nubes, Josué distinguió la forma de una nave similar a una Mantarraya. - Eso no es un... - dijo Josué antes de ser interrumpido. - Relajate, debe de ser tu imaginación - dijo Alondra. En ese instante, un enorme crucero Clase-CAS emergío de la nube, acompañado de otros cruceros Clase-CRS. - ¡Nos estan invadiendo! - exclamo Nicolás.

El enorme crucero Clase-CAS comenzo a recibir disparos de los MAC posicionados alrededor de la muralla, pero sus escudos de energía lograban deflejar la energía del disparo. El CAS entonces disparo a un enorme rascacielos en la distancia, el edificio donde se encontraba la sede del UTG - Alumnos, les pedire que mantengan la calma, nos bajaremos con cuidado y nos dirigiremos a zona segura en un sitio fuera del rango de la invasión - dijo Alejandro. El autobús se detuvo, y en ese momento varias fuerzas de la USDF y de la SPD arrivaron a la escena. - ¡Sargento John McCkay! ¡Deben de salir de aquí! - ordeno el militar. Las fuerzas de la SPD estaban preparados para un posible escenario de invasión, y estas escoltaban a la población civil. - No, no otra vez... - dijo Josué asustado. - Relajate, por favor, relajate... - dijo Alondra. Un vehículo militar entonces llego a la escena y este tenía compartimiento para varias personas. - ¡Suban aquí! ¡Ahora! - exclamo un militar. Los soldados ayudaban a los jóvenes a subirse, incluyendo a Alejandro-45. Los vehículos se encontraban escoltados de Warthog y algunos Mongoose. El primer Warthog arranco, y Josué observo como su amiga se alejaba. Los vehículos se alejaron y el los perdio de vista. Mientras tanto, sobre ellos una cañonera Clase-Owl sobrevolo sobre sus cabezas. El sonido de sus turbinas retumbaba en el ambiente urbano. Otros alumnos y civiles subieron con él, mientras se preparaban para movilizarse. - ¡Movilicense! - ordeno el sargento McCkay. - Señor, tenemos reportes de que tres cañones MAC han sido deshabilitados... - dijo un militar. - ¡Rápido! ¡Hay que movernos! - exclamo el sargento. El vehículo se lanzo a la carrera, mientras otros se encontraban escoltandolo. El Clase-CAS comenzo a desplegar enjambres de Banshee, los cuales se encontraban preparados para atacar la ciudad. - Oh Dios... - dijo Josué aterrorizado. Mientras su convoy avanzaba, varios cazas Seraph fueron desplegados. - ¡Han desplegado cazas Seraph! - exclamo un militar. En ese momento, una explosión provocada por un cañon de combustible ocurrío.

Un Phantom irrumpío en la zona y disparo una carga explosiva, destruyendo parte del Convoy. - ¡Agarrense! - ordeno el sargento. Los disparos entonces comenzaron, y varios Phantom fueron desplegados alrededor de la ciudad. Los disparos comenzaron a escucharse, y entonces una explosión ocurrío, provocando que el vehículo se volteara. Josué lanzo un grito de terror mientras el vehículo se caía y aplastaba a sus integrantes. El logro ser expulsado de este, pero el resto no tuvo tanta suerte. El se reincorporo y escucho los disparos, por lo que decidío correr y cubrirse. El se agazapo detrás de un vehículo y tomo un rifle de asalto derribado. El rifle se encontraba cargado, por lo que el apunto. Algunos Phantom comenzaron a desplegar varias tropas, y Josué logro observar varios alienígenas, Grunts, Caídos, Elites, y una especie de aspecto ursino/primatoide, todos utilizando armaduras de coloración rojiza. Josué escucho de ellos en sus clases de historia, Exra les llamaba "Jiralhanae", pero los humanos los conocían como "Brutes". Aquellas criaturas se encontraban observando, y el decidio avanzar desapercibido. Su pierna prostética no resulto dañada, pero no le sería suficiente. El corrío y decidió no voltear atrás, pero podía escuchar los rugidos y bramidos, así como palabras en un lenguaje alienígena que no podía comprender. Pero mientras corría, un disparo de un aguijon cayo cerca de el. El se cubrío y entonces procedio a disparar contra una pared, solo para darse cuenta de que era atacado por un Eliksni francotirador de Clan desconocido, portaba una especie de ropa color rojo oscuro, y la criatura abría fuego una y otra vez. Cuando se dio cuenta, el había gastado las balas y no tenía otra forma de defenderse. Josué entonces salió de su cubierta y comenzo a correr, pasando por una calla en la que visualizo un tiroteo entre las fuerzas de la SPD y los invasores, los cuales destacaban por sus colores rojizos de armadura. Los disparos de plasma y plomo cubrían el sitio, mientras el seguía corriendo asustado. Un militar utilizaba una torreta de calibre .50, pero entonces su cabeza fue fulminada por un tiro de la carabina. Algunos poderosos Hunters golpeaban el suelo con sus escudos, y procedían a disparar con su cañon de combustible. - ¡Niño! ¡Sal de aquí! - exclamo un marine. Aquel marine procedío a estallar tras haber sido impactado por una carga de combustible, la cual arrojo a Josué. 

Josué se reincorporo y trato de arrastrarse entre los escombros, hasta que el enorme pie de un Brute se posiciono frente suyo. El alienígena resoplo y le rugío, mientras el jóven solo observaba horrorizado. En ese momento, el disparo de una bala de francotirador le atraveso su garganta y lo hizo caer en el suelo. El cuerpo del Jiralhanae aplasto la pierna robótica de Josué, y el no pudo reincorporarse. El jóven se encontraba con su cara manchada de ceniza, polvo y sangre. - ¡Ayuda! - lanzo un grito por impulso. En ese momento, escucho como un Eliksni se posicionaba y le apuntaba en la cercanía. Una lágrima corrío por su ojo, temiendo por la muerte, pero otra bala de plomo le atraveso su cráneo. Josué observo aquella figura humanoide, y la distinguío mejor. Ella era una Exo, una Exo Misteriosa. Los disparos se escuchaban en el fondo, mientras los rugidos de los alienígenas se mezclaban con gritos de agonía humana. Ella entonces arrastro al cuerpo del Jiralhanae, y después le dio su mano a Josué. El la tomo y se reincorporo. - Gracias por ayudarme... - dijo Josué. Ella se mantuvo callada. - Espera, ¿No puedes sacarme de aquí? - pregunto Josué. - Estoy en una misión, vine a este sistema para cumplir una recompensa... - dijo la Exo. - ¿Eres una mercenaria? ¿Vienes de la vía láctea? - pregunto Josué. - Sí, ese sitio era un caos hace unos meses... - dijo la Exo. - La Galaxia esta en tumulto, no había muchas recompensas que obtener, especialmente con las máquinas apoderandose de la galaxia, por ello busque contratos en otra parte, y entonces mi empleador me ofrecio recuperar un objeto de este sistema, a cambio de una suma enorme de dinero... - dijo ella. - ¿Entonces no me puedes sacar de aquí? - pregunto Josué. - No, aún no - dijo ella. La Exo abandono el sitio y entonces se teletransporto. El jóven observo perplejo, pero tenía que encontrar una forma de salir de allí, una forma de escapar a la perdición.

Josué avanzo entre las destruidas calles y entonces escucho un retumbido en la ciudad. El volteo hacía el horizonte y observo como un poderoso vehículo de aspecto cuadrúpedo avanzaba ominosamente. Era un Scarab, un enorme vehículo excavador. Varios Scarab fueron desplegados a lo largo de la ciudad, y con su rayo de plasma inestable derribaban varios edificios. Los disparos de los militares se escuchaban en la lejanía, mientras algunos Seraph sobrevolaban la ciudad enfrentandose a los Longsword. El continuo avanzando, cojeando con su pierna prostética, hasta que logro llegar a una zona donde no había alienígenas. Varios militares del USDF, así como policias de la SPD y androides Frame se encontraban con civiles heridos. - ¡Necesitamos refuerzos! Repito, necesitamos refuerzos... - ordeno un militar por la radio. Los Frame se mantenían vigilando constantemente, agazapados detras de los escombros. Josué logro observar a su tía, Christine entre los civiles. - ¡Lore! - exclamo Josué. - Bendito seas Josué... - dijo ella. El jóven corrío y decidio abrazarla. - Todo esta derrumbandose de nuevo, todo... - dijo con una voz de decepción. En ese momento, cerca de su ubicación un Scarab avanzo, aplastando edificios y examinando por sobrevivientes. Algunos Banshee examinaban por sobrevivientes, mientras Josué observaba como otros Phantom desplegaban tropas en las cercanías. - Debemos de movilizarnos gentes, se han enviado coordenadas en canales privados, un punto de reunión en la EDZ - dijo un militar. - ¡Muevanse! ¡Ahora! - exclamo exasperado. Los distintos civiles con los que se encontraba comenzaron a avanzar, escoltados por los marines de la USDF y los SPD. Estos avanzaron a traves de las destruidas calles de la ciudad, y así avanzaron, escondiendose de los soldados enemigos que los buscaban. El grupo llego hacía un punto de extracción, donde los marines solicitaron la llegada de un Pelican, pero posiblemente se encontraba infestada de enemigos. - ¡Despejado! - exclamo un marine. - Rápido, hay que movernos, no tendremos otra oportunidad... - dijo el sargento. - Josué, relajate, todo saldra bien... - dijo Christine. - No lo creo... ¿Donde esta mi madre? - pregunto exasperado. - Lograron extraerla del hospital momentos antes del ataque, la mayoría de fuerzas sobrevivientes se dirigen a distintos puntos en el sistema, el más seguro es el cinturón de asteroides... - dijo ella. - ¿Saldremos del planeta? - pregunto Josué. - Con algo de suerte, sí - respondió Loretzen. Ellos continuaron avanzando, hasta que un marine ordeno que se detuvieran. Un solitario Frame se encontraba disparando contra un blanco desconocido, pero entonces fue tomado por un Brute, el cual le aplasto la cabeza y lo arrojo. El Brute olfateo por un momento, y entonces lanzo un rugido, lo cual atrajo a otros enemigos. Tres carabineros Elite, siete soldados Grunt y un francotirador Eliksni se encontraban escoltando al Brute.

- Mantenganse detrás de nosotros, debemos de eliminar esos blancos... - dijo el sargento. - ¡Abran fuego! - ordeno el militar. Los marines se cubrieron detrás de escombros y comenzaron a disparar, mientras los alienígenas devolvían el fuego. Estos también se cubrían, mientras el Brute utilizaba una especie de cañon lanzagranadas. Un par de Grunts cayeron derribados, mientras su sangre azulada bioluminiscente era derramada por el suelo. Un marine arrojo una granada de fragmentación, la cual estallo y asesino al Brute, arrojandolo por los aires. El Eliksni monto una especie de cañon pesado, y disparo ráfagas de plasma que desintegraron a unos marines. Los marines continuaban disparando, mientras los SPD trataban de evacuar a los civiles. - ¡Mantengan la posición! - ordeno el sargento. En ese momento, un tiro de plasma le quemo la cabeza, y el marine lanzo un grito de dolor mientras su piel se derretía, dejando expuesto el chamuscado hueso y la carne quemada. - ¡Muevanse! ¡Muevanse! - ordemo otro marine. Uno de estos usaba una ametralladora pesada, con la que disparaba contra los alienígenas. Los disparos de los cañones MAC se escuchaban en la distancia, así como los de tanques Scorpion. - ¡Un Pelican vendra por nosotros aquí! ¡Rápido! ¡Mantengan la posición! - exclamo otro militar. Los civiles se mantenían a cubierto, y Josué entonces escucho como una fragata avanzaba cerca de la ciudad. Los militares continuaban disparando, pero un Grunt arrojo una granada de plasma, esta se le pego a un marine, y el pobre hombre forcejeo para quitarsela. - ¡Quitenmela! ¡Quitenmela! - exclamo aterrado. La granada exploto y entonces asesino a un par de hombres. Solo unos pocos quedaban en pie, mientras un Phantom desplegaba más tropas. Josué se mantuvo agazapado junto a Christine y dos civiles más. Más y más tropas llegaban, y estas mantenían a los marines atrincherados. - ¡Nos superan treinta a dos! - exclamo uno de ellos. Un Eliksni disparo con su francotirador y le fulmino el cráneo, mientras un último marine novato se encontraba agazapado. El entonces tomo una granada, y decidio levantarse. - ¡Por Sephora! - exclamo mientras se disponía a arrojar la granada. Un Elite disparo y le dio en su vientre, derribandolo. - ¡Cuidado! - exclamo Christine. La granada estallo y asesino a los civiles. 

Christine protegío a Josué, y los dos salieron arrojados contra unos escombros. La mujer quedo inconsciente, y Josué estaba solo. El escucho como los alienígenas se acercaban, por lo que decidío correr. Los alienígenas comenzaron a disparar, así que el tomo un rifle de asalto derribado y disparo contra un Grunt, matándolo. Josué tiro el rifle de sus manos y vío el cuerpo del alienígena, mientras uno de sus compañeros trataba de levantarlo. Este lanzo un chillido de furia y tristeza, al haber perdido a su mejor amigo. Josué se arrastro hacía atrás mientras observo como un Elite con espada de energía se acercaba. En ese momento, este la desactivo y muchos de los alienígenas solo lo observaban. Un Lich se acerco a la zona y desplego mediante un ascensor gravitatorio a un par de alienígenas, un Brute calvo que revelaba una piel escamosa, mientras portaba un martillo de gravedad, y un alienígena avianoide, el cual poseía un plumaje negruzco, pero su cuello y cráneo estaban desplumados, revelando un aspecto similar a un buitre. - ¡Escuchenme y regocijense! ¡Ustedes han tenido el privilegio de ser invadidos por los Desterrados! - exclamo el alienígena. - ¡Aquellos que sobrevivan, podran unírsenos como sirvientes del Gran Jiralhanae, y podran unírsenos en nuestra búsqueda de poder! - exclamo el alienígena. - ¡Oye Condorito! - exclamo Josué. El entonces le avento una piedra, la cual golpeo al alienígena en su cabeza. - Sucio e insignificante primitivo... - dijo el alienígena. El Jiralhanae, cuyo nombre era Obsidianus preparo su martillo gravitatorio, golpeando un automóvil y arrojandolo. - Espera, he sentido algo... - dijo el alienígena. - Parece que no eres un primitivo cómun y corriente... - dijo el alienígena. - ¡Capturenlo! - ordeno el avianoide. Un Eliksni entonces se acerco, y le disparo una red eléctrica, la cual dejo inconsciente al jóven. - Ahora seras mío... - dijo el Raloi. El alienígena entonces lo hizo levitar, y los dos fueron extraídos por el Lich.

Corredores Alienígenas

 28 de Mayo de 2559

Palacio de Surraca, Surraca, Sephora, Sistema Tallon

Un par de cruceros Clase-CSS habían sometido la ciudad de Surraca, mientras un Lich se dirigía hacía esta. Dentro de este, se encontraba Kubaxa Bome Kega, el mercenario Thanolekgolo. El había escapado del gigante gaseoso de Zeus, mientras los técnicos buscaban desactivar el bloqueo desliespacial. El Lich aterrizo sobre la ciudad, y Kubaxa fue desplegado junto a un Jiralhanae, un teniente enviado por Atriox para supervisar las operaciones. Aquel Jiralhanae se llamaba Brutus, un poderoso señor de la guerra, conocido en el pasado como el "Asesino de Lacayos". - Los Humanos han sido aplastados, solo quedan las fuerzas del Nuevo Feudo - dijo Kubaxa. - Bien, estos primitivos deben de ser eliminados para proceder con nuestras operaciones... - dijo Brutus. - Creemos que los líderes del Nuevo Feudo se encuentran atrincherados en el Palacio de Surraca, no sera díficil someterlos, su nuevo "Kaidon" es un simple Ingeniero... - dijo Kubaxa. - ¡Jajajajajajajajaj! Sabía que los Sangheili eran estúpidos, pero nunca creí que lo fueran tanto... ¡JAJAJAJAJAJJAJAJA! - exclamo Brutus. - Esto sera sencillo, una vez que terminemos con la resistencia, este planeta sera mío... - dijo Brutus. - Espero que sus ambiciones no interfieran con la Operación, si lo hacen, tendra que versela con el mismo Atriox... - dijo Kubaxa.

El Kaidon se encontraba siendo escoltado por un par de Guardias de Honor, mientras Voro 'Ottowee enfundaba sus dos rifles de plasma. - Hermosa, debes de sacar de aquí al Kaidon... - dijo Voro. - ¿Cuántas veces te he dicho que no me llames así? - pregunto Exra. Bokrug se encontraba exasperado, mientras volteaba a todas partes. - ¡Debemos de movernos! ¡Rápido! ¡Tenemos noticias de que Nueva María ha caído, los invasores han utilizado rutas por tierra y aire para invadirnos! - exclamo Bokrug. Los Guardias de Honor escoltaron al Kaidon, preparandose para escapar en un Lich. - Voro, somos un equipo de operaciones, y no nos daremos por vencidos hasta ser derrotados... - dijo Exra. Ella encendío su espada de energía, mientras Voro, Bokrug y Misil se quedaban a luchar. Los Guardias de Honor se habían preparado para luchar, y entonces la puerta estallo. Un Caminante Caído la había derribado, y entonces entraron las fuerzas de los invasores. Eliksni, Sangheili, Unggoy y Jiralhanae componían sus fuerzas de invasión, así como un par de Mgalekgolo. Estos rodearon al grupo, y entonces comenzo un tiroteo. Los Guardias de Honor equipados con rifles de plasma abrían fuego, mientras se cubrían detras de pilares del palacio. Los Eliksni disparaban ráfagas de plasma, y uno de ellos abatío a un Guardia de Honor. Los Guardias de Honor continuaban disparando, pero los Lekgolo disparaban contra los pilares y los derribaban contra ellos. Los invasores entraban y asesinaban a todos los que estaban adentro, hasta que después de unos minutos yacían muertos. Voro se reincorporo y observo como entraba aquel imponente Jiralhanae, Brutus. - ¿Jiralhane? Parece que finalmente nos han descubierto.. - dijo Voro. - Nunca creí que la Flota de Dragramai lo conseguiría, pero parece que lo ha hecho... - dijo Brutus. - No creí encontrarmelos, pero ahora que lo he hecho, terminare lo que el Cacique comenzo... - dijo Brutus. Voro entonces comenzo a disparar con sus ráfagas de plasma, pero el traje del Jiralhanae absorbía los disparos de plasma por su escudo de energía. Exra encendío su espada de energía y entonces degollo a un Eliksni, de esta forma el combate comenzo.

Flipyap utilizaba una torreta de plasma para mantener a otros invasores a raya, mientras Bokrug usaba su rifle de aguijoneador. Exra combatía a los enemigos que usaban el cuerpo a cuerpo, blandiendo su espada de energía. Mientras tanto, Voro disparaba con su rifle de plasma, pero Brutus lo arrojo y sus rifles cayeron. Voro entonces tomo su daga de plasma y se reincorporo, mientras le soltaba un puñetazo en el rostro y después una patada. Voro se arrojo con su daga y le hizo una pequeña cortada en uno de sus ojos, haciendole al Jiralhanae lanzar un rugido de dolor. Brutus entonces utilizo su martillo gravitatorio y golpeo el suelo, arrojando a Voro. Kubaxa solo se limitaba a observar. Voro volvio a esquivar otro golpe del martillo gravitatorio, propinandole una patada en las partes bajas a Brutus, pero entonces el Jiralhanae se canso y lo tomo por el cuello. - ¿Creés que podrás evacuar a tu nuevo Kaidon? ¡Patético! - exclamo Brutus. - Tal vez tu especie sea más avanzada, pero no merecen esa tecnología, son tontos, y estan cegados por su estúpido sentido del honor... - dijo Brutus. - Tal vez nosotros estemos cegados por el honor, pero tú, tú estas cegado por tu estupidez... Simio idiota - dijo Voro. El Jiralhanae entonces blandio su martillo y aplasto a Voro. El golpe de la maza del martillo le aplasto y pulverizo el cráneo, dejando solo una masa de pulpa violeta, la sangre y hueso del Sangheili combinados. - ¡Noooooo! - exclamo Exra. Bokrug disparo con su aguijon mientras cubrían su salida. - ¡Hay que irnos! - exclamo Bokrug.  - Qué incivilizado - dijo Kubaxa. - Cierra tu patética boca, inútil... - ordeno Brutus. - Primero que nada, no tengo boca, segundo, me comunico mediante vibraciones que mi traductor reinterpreta como sonidos para tus patéticos oídos, me tengo que ir, es más interesante perseguir a la profúga que escuchar tus patéticos berrinches... - dijo Kubaxa. Kubaxa abandono el palacio. - Te encontrare Kaidon, y después aniquilare a todos los que amas... - dijo Brutus.

1 de Junio de 2559

Órbita Planetaria, Sephora, Sistema Tallon

Sobre la órbita, se encontraba una pequeña flota dirigida por decenas de cruceros Clase-CRS, Clase-CSS, y dos Clase-CAS. Josué desperto dentro de una pequeña habitación, a borde del Broker's Shadow, un crucero Clase-CSS, y se percato de que se encontraba en una especie de habitación, con paredes de un estilo simple metálico de coloración rojiza. El se encontraba levitando, sujetado por una especie de dispositivos antigravitatorios. - Tu anatomía es bastante interesante... - dijo el alienígena. - ¿Qué quieres de mí? - pregunto Josué, asustado. Una especie de cristales levitaban y se encontraban sobre su cara. Algunos tubos se conectaban a su cuerpo, y se encontraban suministrandole un fluido vital. - Eres bastante peculiar, tu nivel de Nanobacterias en tu sangre es bastante alto, lo suficiente para que seas capaz de manipular el Éter - dijo el alienígena. - ¿De qué hablas? - pregunto Josué. - Oh, perdona, mi nombre es E'bony-Maw'tal, soy un miembro de la especie Raloi, un gusto en conocerte, humano - respondió E'bony. - No me interesa saber tu nombre, ¿¡Qué quieres de mí?! - exclamo enfurecido. El Raloi con un movimiento de sus manos alejo los cristales de microcirugía y desactivo los repulsores anti-gravitatorios, para después generar un campo de energía rojiza alrededor del jóven y atraerlo hacía el.

E'bony entonces activo un holograma, donde se mostraba una cadena de de doble hélice. - Esto es esencial para la composición de toda forma de vida, los de tu raza le llaman "Ácido Desoxirribonucleico", nosotros le llamamos "Cadena de la Vida", esta pequeña cadena es primordial para la composición de tu ser - dijo E'bony. - Esta pequeña cadena ha preservado la memoria genética de tu especie por eones, pero vinculado a tu estructura genética se encuentra una pequeña forma de vida, conocida como "Nanobacteria" - dijo E'bony. - ¿Qué cosa? - pregunto Josué. - Pequeños organismos microoscópicos, los cuales viven en pequeñas cantidades de cada ser vivo, pero aquellos individuos que poseen grandes cantidades de estos poseen una Glándula Pineal mucho más desarrollado, y por ende ellos tienen habilidades psiónicas increíbles al manipular el Éter, una energía cósmica que te daria psicokinesis, telekinesis, entre otras cosas... - dijo E'bony. - Todas los miembros de millones de especies a lo largo de la galaxia la han poseído, excepto los barbáricos de los Jiralhanae - dijo E'bony. - Durante miles de años, se creía que no se podía hacer una transfusión de Nanobacterias, estas morían fuera del cuerpo del huésped, pero yo finalmente lo he conseguido... - dijo E'bony. - ¿Eres una especie de científico? - pregunto Josué. - Un hombre de ciencia, sí - respondió E'bony. - La única causa por la que me uní a los Desterrados fue para salvar a mi pueblo, nos encontrabamos al borde de la extinción por un patógeno, el cual aniquilo a millones. Yo viaje fuera mi mundo natal, Turvess, para buscar una cura, pero intentaron asesinarme. Fui rescatado por Atriox y quede en deuda con el, mientras cumplo esa deuda, busco la forma de encontrar una cura. He conseguido un gran avance al haber logrado lo imposible, una infusión de Nanobacterias en un no-sensible, si he logrado eso, podre encontrar una forma de matar a la plaga... - dijo E'bony. - ¿Y qué harás conmigo después? - pregunto Josué. - Mmmm, tal vez me vea obligado a liquidarte... Eres una amenaza... - dijo E'bony. Los anclajes gravitatorios se reactivaron sujetandolo de nuevo, manteniendolo levitando. En ese momento, una especie de drone similar a un diamante, conocido como un Ojo se acerco y comenzo a puntar con un pequeño láser, preparando para disparar un rayo de plasma contra su cabeza. E'bony entonces abandono la habitación, y la cerro con un ademán. - No, no, no... - dijo Josué entre dientes. En ese momento, observo toda su vida pasar en unos segundos, recordo su nacimiento a bordo de una estación espacial, recordo sus años en la infancia, recordo sus primeras amistades, recordo la horrible secundaria, y después la actualidad. En ese momento, el abrío sus ojos, esta vez con un iris de coloración azulada y genero un campo de energía que arrojo al Ojo contra una pared, deshabilitandolo. Los anclajes gravitatorios se desactivaron, y entonces el cayo en el suelo. Su nariz comenzo a sangrar un poco, así que el jóven trato de limpiarse. El se reincorporo, y observo sus manos, aterrado sin saber que había hecho. En ese momento, una alarma se activo, y las luces ultravioleta dentro de la nave se activaron. Josué golpeo un panel, intentando abrir la nave. Una advertencia en un idioma alienígena fue lanzada, posiblemente Sangheili. - Mierda... - dijo Josué. En ese momento, su puerta se abrío y observo a un Sangheili con espada de energía activada. Este la blandio y trato de matarle, pero Josué se lanzo al suelo y esquivo el golpe. - ¡Kri-ba-daia! - exxlamo el Sangheili. Este volvio a tratar de empalarlo, pero una ráfaga de disparos comenzo a dañarle. Sus escudos de energía se desactivaron y después un cuchillo atraveso su garganta. El cuerpo del Sangheili con armadura rojiza cayo en el suelo, y Josué procedío a observar a su salvadora.

La Exo misteriosa observo al jóven y entonces le entrego una pistola. - Mmmm, los Desterrados tienen un buen sistema de seguridad, pero nada puede contra mí - dijo la Exo. - ¿Por qué me salvaste? - pregunto Josué. - Mi código de moralidad me incito a hacerlo - dijo la Exo. - ¿Nos sacaras de aquí? - pregunto Josué. - Sí - respondió ella. - ¿Sabés quienes son estos invasores? - pregunto Josué. - Ahora mismo no hay tiempo para explicaciones - respondió ella. - ¿Por qué? - pregunto Josué. - No hay tiempo para explicar por que no tengo tiempo para explicar, debemos de salir cuanto antes - dijo la Exo. Su rostro metálico, pese a que no mostraba muchas expresiones faciales, le dio tranquilidad a Josué en aquellos momentos. La Exo se detuvo a escuchar aquella alarma. - Brecha de contención el los Laboratorios 'Maw, especímene debe de ser aniquilado... - dijo la Exo. - ¿De qué hablas? - pregunto Josué. - Buscan liquidarte, no te quieren fuera de esta nave - dijo la Exo. - ¿Soy tan importante para ellos? - pregunto Josué. - No tengo idea - respondió ella. Los dos avanzaron por los pasillos de la nave, los cuales poseían cierto toque orgánico en su superficie, y entonces abrio una puerta. Un grupo de Sangheilis los recibieron y comenzaron a disparar con sus carabinas. La Exo se cubrío y disparo contra ellos con su rifle de asalto de coloración dorada, apodado como "No hay tiempo para explicaciones".  Josué trataba de cubrirse sin ver, mientras ella continuaba disparando. Los tiros de plasma y los tiros de carabinas quemaban las paredes, ella entonces arrojo una granada de fragmentación, la cual exploto y asesino a varios Elites. Ella recargo, y entonces observo como una puerta se abría y un par de Hunters entraba. Estos disparaban con su cañon de combustible, disparando cargas de gel incendiario. Ella entonces tomo otra granada y la arrojo, pero los Hunter mitigaron los efectos de esta con la explosión. - Carajo... - dijo ella. Los Hunter continuaron disparando, por lo que ella corrío y evito las llamaradas de estos. La Exo se teletransporto mediante un Translocador de Partículas robado y entonces emergío, pateando a un Hunter. Este trato de lanzar un golpe contra el suelo, pero ella lo esquivo y se monto por su espalda. Ella activo una granada y la introdujo dentro del Hunter, antes de lanzarse contra el suelo. El otro la observo enfurecido, pero el ensordecedor sonido de la explosión tomo lugar. Pedazos de sangre de color anaranjada se desparramaron por la habitación, y cayeron sobre la cara de la Exo. El Hunter emitio una especie de rugido de tristeza y furia, apuntando con su cañon contra la Exo. - Dispara, cara de culo... - dijo ella. - ¡Espera! - exclamo Josué. El Hunter entonces le apunto y lo observo. La colonia de gusanos se retorcía por la muerte de su "hermano". Josué levanto su palma. - Lamentamos haberte arrebatado a tu amigo... Lo siento mucho - dijo Josué. Mientras hablaba, aquel aura azul se formaba alrededor suyo. - Por favor, tengo una familia allá abajo, y no quiero perderla... Quiero regresar con ellos, por favor, dejanos ir... - dijo Josué. El Hunter se tranquilizo, y entonces lo observo. Josué lo acaricio, y entonces este se calmo. En aquel instante, en su mente escucho un par de palabras. "No más". Josué observo sorprendido, y entonces el Hunter se retiro. - ¿Qué hiciste? - pregunto la Exo. - No, no lo se... - dijo Josué. - Algo te debieron haber hecho esos malditos... Debemos de salir de aquí - dijo la Exo. Los dos avanzaron por los corredores alienígenas de la nave, dirigiendose hacía una de las bahías de lanzamiento. Ellos dos avanzaron desapercibidos, y entonces se escucho una transmisión. La transmisión estaba codificada en Sangheili, pero la Exo logro percibirlo. - La nave debe de ser evacuada... El Sujeto perteneciente al Proyecto: MIDICLORIA debe de ser eliminado, incluso si eso significa la destrucción de la nave... - dijo la Exo. - ¡Debemos de irnos! - exclamo Exra.

Los dos continuaron corriendo por los pasillos de la nave, y entonces observaron como los mercenarios huían. Grunts corrían con los brazos agitados, acompañados de distintos Sangheili. Estos clamaban asustados entre sí, mientras se empujaban continuamente. Algunos grupos de Escoria Eliksni corrían, y aprovecharon ellos para huir. - Los Covies deben de estar tan preocupados por escapar que no se enfocan en nosotros, debemos de aprovecharlo... - dijo la Exo. Un Sangheili huía lo más rapido que podía, pero fue arrojado contra una pared por un Hunter. Ellos dos finalmente lo consiguieron hacía la bahía de lanzamiento, mientras veían como los cazas Seraph y Banshee escapaban. Las naves que escapaban eran destruidas al poco tiempo. - Mierda, destruyen las naves que tratan de escapar, y han sellado las cápsulas de escape, ¿Enserio eres tan importante? - pregunto la Exo. Ella observo por la barrera de energía que no se encontraban sobre Sephora, pero logro observar una estrella de coloración azulada. - Maldita sea... ¡Tratan de enviarnos contra Tallon! - exclamo la Exo. En ese momento, un Jiralhanae con un cañon brute disparo contra ellos, por lo que la Exo comenzo a dispararle con su rifle de asalto dorado. El Jiralhanae desactivo sus escudos y entonces fue atravesado por las balas de plomo, antes de caer derribado. - ¡Agarrate de mí! - exclamo la Exo. - ¡¿Qué?! - pregunto Josué. - ¡Solo hazlo! ¡Como gorrión desplumado abrazado de su madre! - exclamo la Exo. Josué se sujeto y entonces la Exo se arrojo contra el suelo, mientras evitaba los disparos de plasma. Ella entro hacía un Phantom y pateo al conductor, un Eliksni. Este reboto contra la consola y entonces fue acribillado por las balas. - ¿Tienes idea de como pilotarla? - pregunto Josué. - Niño, he estado dos años en el negocio de las recompensas, he piloteado cientos de naves... - dijo ella. 

La Exo activo la consola, y entonces el Phantom despego. Este salió del hangar y esquivo los tiros de plasma de la nave, mientras se dirigía hacía Tallon. La nave perdida entonces acelero, y fue directo hacía su perdición contra la estrella del sistema, estallando. Una llamarada solar tomo lugar, y el Phantom logro escapar del fuego de Tallon. Josué suspiro agitado, y volvio a observar sus manos. - Muchacho, necesito saber enserio que carajo te hicieron... - dijo ella. - Nada de respuestas vagas, debes de recordar algo, lo que sea, dímelo... - dijo ella. - Te lo dire, pero debe de haber una confianza entre nosotros primero - dijo Josué. - Bien, adelante, preguntame lo que quieras - dijo la Exo. - ¿Cuál es tu nombre? - pregunto Josué. - Procesando, fui creada de la consciencia de Allison Méndez, pero mi nombre actual es Texas-5, es la quinta vez que me reactivo... - dijo ella. - ¿Eres el clon de una militar o algo así? - pregunto Josué. - Afirmativo - respondió ella. - ¿A qué veniste a este sistema? - pregunto Josué. - Hace tres meses mi empleador me contrato para recuperar algo en este sistema, algo que es de valor para él, un artefacto conocido como el "Teseracto", me ofrecio a cambio una buena suma de dinero, alrededor de tres mil millones de créditos, así que vine a este sistema, no esperaba enfrentarme contra los Desterrados... - dijo ella. - ¿Desterrados? - pregunto Josué. - Oh sí, asesinos y mercenarios que buscan poder, atacan colonias lejanas del UEG y el Covenant para obtener artefactos de gran valor y utilizarlos en su sed de poder, al principio solo eran Brutes, pero crecieron y sumaron Grunts, Caídos, Elites, y otros más... - dijo Texas. - Bien, ahora mi duda viene - dijo ella. - ¿Qué te hicieron exactamente? - pregunto Josué. - No estoy muy seguro, el Raloi me dijo que era una transfusión de Nanobacterias, ¿Tienes una idea de que significa eso? - pregunto Josué. - Nanobacterias, si, ¿Alguna vez has escuchado de los psíquicos? - pregunto ella. - Sí, capaces de manipular una energía desconocida - respondió Josué. - Ellos poseen una gran cantidad de Nanobacterias en su torrente sanguíneo, demuestran una relación entre estos Psíquicos y las bacterias - respondió ella. - ¿Estás insinuando qué? No, no no es verdad... - dijo Josué. Ella noto que el jóven estaba sufriendo un colapso nervioso, así que se le acerco. - Calma, todo estara bien, todo... - dijo ella. - Esto tendra un final, te lo aseguro, no dejes que tus nuevas habilidades te detengan - dijo ella.

Mientras tanto, E'bony observaba desde el Breath of Anhilation el holograma de la nave estallando. - ¿Destruiste una nave solo para cumplir uno de tus experimentos? ¿Era necesario eso? - pregunto Sali. - Atriox me dijo que podría trabajar en la cura si le ayudaba... - respondió 'Maw. - ¡Idiota! ¡En esta invasión cualquier nave es útil! Vuelve a perder algo más y acabare contigo por mi cuenta... - dijo Sali. En ese momento, algunos cristales se posicionaron cerca del cuello del Almirante. - Quisiera ver que lo intentarás... - respondió el Raloi. - Bien, te dejare vivir - respondió Sali. - Pero si fallas, te las veras con Atriox, y no creo que te opongas a sus reglas... - dijo Sali. - No, el me salvo, así que acatare todas sus órdenes, incluso si eso implica mi muerte... - respondió E'bony. - Bien, me vere en la necesidad de enviar a uno de tus hermanos... Espero que no me fallen como lo hizo Zhira... - dijo Sali. En ese momento, por una puerta entro una Inhumana, cuyo nombre era Agrona Midnight. - ¿Cuáles son sus órdenes? - pregunto ella. - Necesito que viajes al planeta de Tallon-IV y elimines la resistencia... El planeta almacena tecnología Forerunner debajo de su superficie volcánica - respondío Sali. - Cómo usted desee... - respondió Proxima. En ese momento, ella tuvo un dolor de cabeza y creyo haber sentido a su hermano, Wolf Midnight. Ella ignoro sus sensaciones y continuo su camino.

El Reencuentro

 2 de Junio de 2559

Distrito Inferior, Nueva María, Sephora, Sistema Tallon

Josué desperto en las afueras de Nueva María, y observo como la ciudad ardía en llamas, mientras era patrullada por Scarab. El se reincorporo y entonces comenzo a avanzar cojeando cerca de unas alcantarillas. El pisaba el agua que se encontraba desparramada, mientras observaba a su vez los escombros de edificios. Las tres lunas del planeta se asomaban en el cielo, y las luces del alambrado público se encontraban destellando. El continuo cojeando, y entonces escucho un ladrido. - ¿Buck? - se pregunto Josué. El avanzo y llego hacía un pequeño charco, donde observo a Buck atrapado con una cáscara de plástico. La cáscara se atoro con un trozo de fierro clavado en el suelo, y Buck se estaba ahorcando. Josué corrío y procedío a quitarsela, observando su herida en el cuello. - Oh chico... - dijo entre lágrimas. Buck entonces le lamío el rostro, y el jóven acaricio a su mascota. 

Josué se reincorporo y observo el panorama. Soldados Brute avanzaban escoltando a un Wraith, mientras algunos Banshee patrullaban el área. - Venga, hay que irnos antes de que nos maten... - dijo Josué. El avanzo cojeando, seguido de Buck mientras caminaban entre los escombros y el humo. Pese a que la Batalla de los Seis Frentes fue desastrosa, esto no significo el final, ya que no lograron destruir toda la ciudad y al final retrocedieron, pero los Desterrados llegaron en poco tiempo, y en cuestión de siete horas arrasaron con esta, destruyendo todo lo que Josué conocía. Una lágrima salío de su rostro, y el continuo caminando hasta haber salido de la ciudad. Un Banshee sobrevolo cerca de ellos, pero por suerte no los detecto. Josué volteo una última vez y se dio cuenta de como la ciudad ardía en llamas, mientras algunos cruceros Clase-CRS cristalizaban porciones de la ciudad. - Tienes que ser fuerte... Confía en que hay una esperanza... - dijo Josué. El entonces se interno dentro de la EDZ, buscando un nuevo hogar.

 3 de Junio de 2559

Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Josué camino con cansancio en una zona verdosa, con algunos pinos por allí y por acá. El observo a un Stegoceratops, un ceratópsido de color verdoso que poseía una especie de placas dorsales en su espalda, con las cuales aprovechaba el calor del sol. Este masticaba los helechos y observo a Josué y a Buck, pero no los considero una amenaza. La criatura poseía quemaduras de plasma en una de sus patas traseras, lo que sugería una riña con los Desterrados. El herido animal avanzaba cojeando, posiblemente moriría de una infección en la herida o sería alimento de un depredador posteriormente. Los dos continuaron avanzando entre el valle, mientras llegaban hacía un pequeño cañon. Allí se encontraba un puesto de avanzada establecido por cadetes de la USDF abatidos por los Desterrados, posiblemente en una misión de supervivencia. El pequeño campamento estaba muy improvisado, y había una bandera blanca en el centro. Josué observo que esta se encontraba manchada de sangre, y no le costo observar los cuerpos de los fallecidos. Abatidos por quemaduras de plasma, muchos poseían sus rostros desfigurados, y otros habían muerto de formas más brutales. Josué decidio no ver y simplemente se detuvo a tomar viveres, como municiones o comida abandonada.

Josué continuo caminando por un pequeño valle, y entonces observo cuerpos de varios Xenobatores abatidos por quemaduras de plasma. Junto a ellos, se encontraban cuerpos de Xenosaurolophus abatidos, muchos de ellos desfigurados brutalmente. Uno de ellos, un joven, se encontraba empalado por una estaca Brute, y todavía se encontraba agonizando. Cerca se encontraba una plataforma de descenso, dejada para conectar con los ascensores gravitatorios. - Ni la naturaleza se salvo de la violencia de estos salvajes... - dijo Josué. En ese momento, Buck comenzo a ladrarle a algo. Un Xenobator de coloración anaranjada se aproximo a ellos, mientras la cría seguía bramando de dolor. Josué entonces puso su mano en el cuello y trato de tranquilizarla. - Relajate, relajate... - dijo el joven. La criatura entonces decidio recostarse y puso su cabeza en el suelo, mientras cerraba sus ojos. El Xenobator de un salto llego a la zona, y entonces le rugió a los dos. Buck respondió con un rugido, pero el Xenobator volvio a rugir más fuerte, asustandolo. Josué se alejo, y entonces el Xenobator comenzo a devorar a la cría muerta. Josué continuo su arduo camino y avanzo en una colina helada, mientras una tormenta de nieve caía. El y su mascota tuvieron que cruzar un pequeño risco, al borde de una caída letal. - Debí de haber traído una chamarra... - dijo tiritando el jóven. El procedio a estornudar, mientras Buck alentaba el paso. En ese momento, una estalacmita de hielo cayo hacía el suelo. Josué observo la larga caída y se asusto, por lo que decidio proseguir el paso. Un Crucero Clase-CRS cruzo sobre sus cabezas, mientras se dirigía hacía Nueva María. Josué observo en la lejanía al Guardian, mientras se encontraba desactivando observando Nueva María. Josué recordo aquel evento, el Ocaso, donde conocio a su otra familia. 

Josué y Buck se encontraban cansados, tras dos días seguidos de viaje. Josué se detuvo cerca de una cascada, y bebio agua. En ese momento, un Halcón Peregrino se poso en una roca cercana a la cascada, y emitio su característico sonido. Buck lanzo un pequeño ladrido, mientras trataba de intimidar a la criatura. - Espera, no hay Halcones Peregrinos en este planeta... - dijo Josué. El Halcón entonces se alzo en vuelo, y el joven decidio seguirlo, acompañado de Buck. Siguiendo al halcón, ellos dos llegaron hacía una pequeña granja, la cual se veía vieja. Allí había varias personas, distintos sobrevivientes a la Invasión. - ¡Por aquí! ¡Por aquí! - exclamo Josué. Buck entonces corrío hacía ellos. Josué dejo de sentirse solo y corrío hacía la granja, hasta tropezarse. Al haber estado sin comer por un buen tiempo, el cayo herido. Antes de caer inconsciente, observo a una mujer de tez morena, con una capucha azulada. El Halcón entonces se poso en su hombro, y fue entonces que el joven perdio su conocimiento.

 4 de Junio de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Josué desperto agitado, y se dio cuenta que estaba dentro de una pequeña casa. - ¿Hola? ¿Hay alguien? - pregunto el. Josué se reincorporo y vio su ropa rota y sucia. El joven se reincorporo y entonces se encontro con aquella mujer. La mujer poseía rasgos hindúes, lo que indicaba que era de descendencia India. Diez pequeños puntos se encontraban a lo largo de su rostro, formando un círculo, y utilizaba una capa azulada, así como un traje rojizo debajo de esta. - Veo que has despertado, bello durmiente... - dijo ella. - ¿Quién eres? - pregunto Josué. - Mi nombre es Erika Hawthorne, y este de aquí es Luis - dijo ella. Luis era un Halcón Peregrino, el cual lanzaba un característico sonido cada tanto tiempo. - ¿Qué es este lugar? - pregunto Josué. - Bienvenido a la Colonia de Supervivientes de la Zona Muerta - dijo ella. - Preferimos llamarle para abreviar, la Granja - respondió ella. - ¿Cómo llegaron a este lugar? - pregunto Josué. - Somos refugiados, tanto de Nueva María como de Surraca, los pocos que pudimos salir claro está... - dijo ella. - ¿De casualidad una mujer de tamaño pequeño medicada no figura entre ellos? - pregunto Josué. - Sí, esta bien por suerte, ¿Familiar tuyo? - pregunto Erika. - Mi Madre - respondió Josué. - Descuida, estara bien - respondió ella. - No creí que fuera a conseguirlo, fui secuestrado por ellos, y experimentaron en mí... - dijo Josué. - Estas a salvo, es lo bueno - dijo Erika. Ellos dos salieron de la casa y observaron unos molinos de viento cerca del lugar. Allí se encontraban muchos niños, tanto Humanos como Sangheili y Unggoy. En una pequeña tienda montada de forma casera se encontraba una niña de descendencia indígena, tenía alrededor de once años y un cuerpo delgado. - ¿Quién es ella? - pregunto Josué. - Xochitl, la artesana de la colonia - respondió Erika

Josué se acerco a la jóven y vio que se encontraba pintando en un jarrón la figura de un Spartan-II con la Insignia 117, una de aquellas figuras legendarias de la Guerra Covenant. Ella levanto la vista y observo perpleja. - ¿¡Tú eres uno de los sobrevivientes del Ocaso?! - pregunto ella emocionada. - Ehm, si... - respondió Josué. - ¡Vaya! ¡Tu viste la activación de la Dama de Hierro! Debio ser aterrador - dijo Xochitl. - Y me dejo con traumas por meses, pero, tengo que admitir que fue impactante - respondió Josué. - Tú continua en lo tuyo Xochitl, le dare un tour al nuevo - respondió Erika. Ella camino y entonces se encontro con un joven de pelo corto. - Ese de allí es Mario, mmm, pues, no es la gran cosa, nos ayuda a regar las plantas - dijo Erika. El volteo y observo a Josué. - ¿Monroy? - pregunto extrañado. - ¿Wade? Digo, ¿Mario? - respondió Josué. - ¿Se conocen? - pregunto ella. - Compañeros de la escuela, cuando aun existía... - respondió Josué. - Vaya, parece que se llevaran bien - respondió Erika. - ¿Y tus padres? ¿Hermana? - pregunto Josué. - Oh, estan bien, recolectando víveres, pero estan bien - respondió Mario. - Vale, supongo que esto te recuerda a Moran, ¿Cierto? - pregunto Josué. - ¡Qué Moran no era un rancho! - exclamo Mario. Josué río y continuo su tour por la Granja. El continuo avanzando y entonces observo a un pequeño perro peleando por un trozo de carne con Buck. Buck le arrebato el trozo de carne a la cría y devoro el Bistec asado. - ¡Buck! ¡Deja de pelear con otros animales! - exclamo Josué. El le ladro, pero después Josué fingió tomar una piedra, lo que lo espanto y le dejo tirar el trozo de carne.  - ¿De quién es la cría? - pregunto Josué. - Su nombre es Nita - respondió Erika. En ese momento, una joven de medio metro de estatura y piel morena con pelo lacio llego. - ¿Estabas peleando con un dinosaurio? Te dije que eso no se hace... - dijo ella. - ¿Un momento? ¿Ese no era Buck? - pregunto ella. - Efectivamente es Buck, Alondra... - respondió Josué. - ¡Sigues vivo! - exclamo ella. - Sobreviví al Ocaso, sobreviví a los Seis Frentes, podría decirse que tengo suerte - respondió Josué. Algunos Rangmejo sobrevolaban la Granja. Josué entonces pudo respirar aire fresco. - ¿Hay más cosas que deba de ver? - pregunto el. - Mhhhh, supongo que también conoceras a Alejandro-45 - respondió ella. - Sí, era mi profesor de historia... - respondió Josué. - ¿De casualidad una joven llamada Nandeyet no lo consiguió? - pregunto Josué. - Sí, llego junto a un Convoy de treinta y tres alumnos - respondió Erika. - ¿Hay alguién más que deba de conocer? - pregunto Josué. - Mmmm, hay más, hace unos días llegaron refugiados, un Coronel de la USDF, Cayde Birchman, y un grupo de sobrevivientes de Surraca, entre ellos un Huragok - respondió ella. - ¿Huragok? - pregunto Josué. - Un Huragok, una Sangheili, un Unggoy y un T'vaoan - respondío ella. - Todos nos reunimos en el punto de encuentro antes de dirigirnos a este sitio, para evitar atraer enemigos - dijo ella. - ¿Una Sangheili? ¿Podría verla? - pregunto Josué. - Claro, es de los líderes de la milicia... - respondió ella.

Cayde puso en la mesa un vaso de alcohol. El era un hombre de tez morena, con un cabello largo y una barba pequeña. Ellos se encontraban observando un holograma de la zona, mientras eran iluminados por un pequeño foco. Cayde puso sus pies en la mesa, mientras los demás observaban con disgusto. Entre ellos se encontraba un hombre viejo, un veterano de la USDF, el cual se había retirado recientemente. El observaba por la ventana en caso de intrusiones enemigas. Su nombre era Devrim Kay, y junto a unos pocos individuos conformaban parte del Consejo de Milicia Independiente. - Bien caballeros, todos nos encontramos aquí para discutir la preocupante situación de los cinco desaparecidos, el Grupo de Recolección #3 - dijo Devrim. - Si, lo se, no nos lo recuerdes - dijo Cayde. - Lo preocupante de la situación no solo es la desaparición de uno de nuestros grupos, puede significar presencia enemiga en las cercanías - dijo Devrim. Bokrug alzo su mano, y entonces opino. - No creo que sean Desterrados, ellos ya nos habrían atacado, por lo que no es tan preocupante... - dijo Bokrug. - ¿Qué sugieres qué sean? - pregunto Flipyap. - Posiblemente son Caídos, después de la Batalla de los Seis Frentes se movilizaron hacía la EDZ, Tallon-IV, el Arrecife y un pequeño planeta no identificado en el borde del sistema - respondió Exra. - ¿Pero por qué atacarían a los nuestros? Creí que estos eran pacíficos después de la Batalla - respondió Cayde. - No del todo, ellos tienen límites establecidos, posiblemente los cruzamos... - dijo Exra. En ese momento alguien toco la puerta, por lo que Devrim la abrío. - ¿Erika? ¿Qué sucede? - pregunto Devrim. - Tienen visitas - respondió ella. - Ehm, sabes que pusimos ese letrero de No Molestar para NO recibir visitas, ¿Cierto? - pregunto Cayde. El letrero poseía la forma de una dona de chocolate en lugar de una O, y abajo se podía leer "Prohibido, cuarto de Cayde". - Estoy consciente de ello, pero es el chico nuevo, dice conocer a Exra - dijo ella. - Dejenlo pasar... - ordeno Exra. Josué entonces entro y observo la reunión. - ¿Exra? - pregunto Josué. - Lo conseguiste... - dijo ella aliviada. - Finalmente, nos volvemos a ver... - respondió el jóven. - Prometí que lo haríamos - dijo Exra. El Kaidon observaba la escena, mientras emitía su característico canto de ballena. - ¿Qué ocurrío con Voro? - pregunto Josué. - Voro no lo consiguió... - respondió Exra. - Un Jiralhanae acabo con su vida, por eso odio a esos primitivos... - dijo Bokrug. - Cuando lo vea, lo aplastare y le sacare el mole - dijo Misil. - Lo siento - respondió Josué. - Al menos Voro esta a salvo, y sus memorias se mantendran para siempre en el Dominio - dijo Exra. - Debemos de enfocarnos en esto caballeros, es de alta prioridad... - dijo Drevim. - Cierto, fue un gusto poder volver a verte, pero no podemos hablar mucho - dijo Exra. - ¿Esperen, qué sucede? - pregunto Josué. - El día de ayer desaparecío el Grupo de Recolección #3, ellos viajaban a las zonas cercanas a la EDZ para poder obtener recursos, pero perdimos toda comunicación con ellos, y creemos que se trata de presencia enemiga en la zona - dijo Erika. - ¿Desterrados? - pregunto Josué. - Lo dudo, pero pueden ser Caídos... - respondió Exra. - ¡Los Caídos abandonaron sus terrenos hace años, con excepción de los Lobos y Demonios, pero es todo! - exclamo Josué. - No parece ser así, primero fue el Clan del Juicio, estos se asentaron definidamente en el Arrecife después de abandonar Tallon-I, posteriormente el Clan de los Reyes abandono el Cósmodromo, los siguientes fueron los remanentes del Invierno al abandonar Fellwinter's Peak, y después se establecieron en Tallon-IV y el Arrecife, pero no se detecto actividad hóstil, por lo que ni la Milicia de Surraca ni la USDF hizo algo ante ellos - dijo Exra.

- Pero no hay Caídos en esta parte del planeta, ¿O sí? - pregunto Josué. - No tenemos idea de eso hasta ahora - respondió Bokrug. - ¿Quiénes desaparecieron? - pregunto Josué. - Bien, enviamos cuatro personas, enviamos a Alejandro Dreyfus, uno de los jefes de seguridad, Tadeo Fernández, un jóven de diecisiete años, Christine Loretzen, una ex-miembro de la USDF y Mariana Méndez, una jóven de dieciseis años - dijo Devrim. - Sugiero que enviemos un grupo de búsqueda - dijo Exra. - No tenemos muchos hombres ahora mismo, y además, la mayoría de sobrevivientes no estan preparados, podría decirse que de los ciento cuarenta y cinco colonos, solo diecisiete estamos capacitados, y no podemos enviarlos a todos - dijo Cayde. - ¿Puedo sugerir algo? - pregunto Josué. - Si enviaremos a gente, debería ser alguien capacitado, alguien que este dispuesto a sacrificar todo - dijo Josué. - No deberíamos hacerte caso, solo eres un chavalín - dijo Cayde. El Huragok entonces lo golpeo con uno de sus tentáculos. - Carajo, Voro sabía traducirlo... - dijo Exra. - ¡Silencio! El jóven tiene un punto Cayde, a veces me pregunto como conseguiste llegar a ser Coronel... - dijo Devrim. Cayde se mantuvo callado en ese momento. - El chico tiene razón, debemos de enviar un equipo de búsqueda, pero debemos de enviar hombres experienciados, y solo tenemos diecisiete hombres, deberan de ir cinco, ni más ni menos - respondió Devrim. - Ire yo... - respondió Exra. - Yo la acompaño - respondió Bokrug. - ¡Y yo! - exclamo Flipyap. - Esto es lo que haría Voro, el se hubiera ofrecido a ir en la búsqueda de los desaparecidos... - dijo Exra. - Yo los acompañare... No pienso dejar atrás a mi tía - dijo Josué. - ¿Bromeas? ¡Acabas de incorporarte! - exclamo Erika. - Exra me entreno militarmente, bueno, algo así - respondió Josué. - Los acompañare, digo, sobreviví al Ocaso, sobreviví a los Seis Frentes, y logre escapar de una nave alienígena... - dijo Josué. - Dejenlo venir, yo me responsabilizo de el - dijo Exra. - Creanle, el ha aprendido a pelear gracias a Exra, estara seguro... - dijo Bokrug.- Bien, mañana iran ústedes, preparare los caballos, y mantengan sus radios activados, ¿Entendido? - pregunto Erika. Exra asintío. - Bien, el parlamento ha tomado una decisión - dijo Devrim.

Zona Muerta

 5 de Junio de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Josué se encontraba observando el amanecer de tonalidades azuladas, algo que era hermoso y disfrutable de ver. En ese momento, Exra se sento junto a el. - ¿Cómo te ha ido? - pregunto ella. - Supongo que bien - respondió Josué. - ¿Estás seguro de ir? Hasta hace tiempo tenías miedo - dijo Exra. - Ya no más, Christine cuido de mí estos meses, y no pienso dejarla atrás - dijo Josué. - Parece que estas progresando - dijo Exra. - Partiremos en caballos dentro de dos minutos, preparate - dijo Exra. Josué fue hacía un almácen y observo que había varías armas depositadas allí. Fusiles de asalto, Magnums, Rifles de Batalla, Carabinas, había de todo. Josué observo un arma un tanto peculiar, un arco de coloración negruzca. Josué tomo una especie de traje militar de coloración grisácea con toques de camuflaje, para después ponerse encima un chaleco antibalas. Josué se puso luna coraza de marine, la cual tenía varias abolladuras. El jóven se puso un pasamontañas para cubrir su rostro, y en ese momento sintio una presencia detras suyo. - Te sienta bien el traje militar - dijo Texas. - ¿Otra vez tú? Me abandonaste en Nueva María... - dijo Josué. - No puedo llevarte a todos lados chico, pero tratare de vigilarte - dijo Texas. Josué se cruzo de brazos y la observo fijamente. - Pude haber muerto... - dijo Josué. - ¿Lo estás? No - respondío ella. - ¡Allá afuera casí me come un dinosaurio! - exclamo Josué. - Si, bueno, tampoco es bonito cuando estas enfrentando a mercenarios alienígenas y tienes que reventarles sus puestos de avanzada constantemente - dijo Texas. - ¿Cómo supiste que estaba aquí? - pregunto Josué. - Tienes un implante de rastreo, te lo puse cuando te ví por primera vez - dijo Texas. -  ¿Cuál es su maldita mania de implantarme rastreadores? ¿Por qué lo hiciste? - pregunto Josué. - En cuanto te ví, mi programación me incito a hacerlo, podrías ser de utilidad... - dijo la Exo. - ¿Qué arma piensas usar? - pregunto ella. - Mmm, ese arco me sedujo con su mirada - dijo Josué. Josué tomo una flecha que encontro tirada y la puso en un orificio del arco. El puso la flecha en la cuerda del arco y la estiro, apuntando a un blanco en la pared. Josué entonces se concentro y disparo, pero fallo el tiro y dio en la pared. - Carajo... - dijo Josué. - No chico, tienes que tener una mejor concentración, se nota tensión en tí, eliminala toda... - dijo la Exo. Aquel arco trabajaba por un sistema de poleas, lo que facilitaba su uso. - Escuchame bien, esas poleas hacen más sencillo el apuntar, solo concentrate bien - dijo Texas. Josué apunto y se fijo en el blanco. El jóven cerro sus ojos y entonces disparo, pero mantuvo sus ojos cerrados. - ¡Excelente! ¡Lo hiciste! - exclamo Texas. - ¿Qué? - pregunto Josué. Texas le solto un puñetazo en el hombro. - Tienes que mantenerte concentrado, ¿Vale? - dijo ella. Josué asintío. - Bien, me tengo que ir, pero por si necesitas contactarme, toma esto... - respondío ella. Texas le entrego un pequeño comunicador, y después salio del granero. La Exo desaparecío en un parpadeo, dejando al jóven perplejo.

Josué salío del almácen, y Bokrug lo observo. - Vaya, con eso si impresionarias a la chica de tus sueños... - dijo Bokrug. - Ya no estoy interesado en ella - respondió Josué. - ¿Y ahora quién és? - pregunto Bokrug. - Nadie por ahora - dijo Josué. - ¿Usarás un arco? ¡Esa cosa es primitiva! - exclamo Bokrug. Josué cargaba una bolsa con alrededor de cincuenta flechas, iguales de coloración negra. Exra se acerco al jóven y le froto su cabeza. - ¿Estás seguro de esto? - pregunto ella. - No tengo idea, pero ire a rescatar a Christine... - dijo Josué. Exra entonces fue por una criatura similar a un caballo, con un cuerpo fuerte, una cola alargada y una cabeza que terminaba en una cresta. - Esto de aquí es un Colo, nuestros ancestros lo utilizaban de montura y alimento... - dijo Exra. Bokrug subío en un caballo de color negro, pero Flipyap tuvo que montar un Pony. - ¡¿Es enserio?! - exclamo enojado. Josué río al verlo. Algunos milicianos se encontraban al fondo practicando con ametralladoras, preparandose para defender su aldea. Josué se colgo el arco en el hombro y logro observar a sus amigos mientras lo despedían. El alzo su pulgar y entonces se subío en el mismo caballo que Exra. Otro par de milicianos se encontraban con ellos, uno de ellos se llamaba Carlos y otro Antonio. Ellos dos utilizaron dos caballos, y entonces se prepararon para ir. Los dos se encontraban equipados con fusiles de asalto, mientras que Exra enfundaba uno de los rifles de plasma de Voro y su espada de energía. Misil enfundaba un aguijoneador, mientras que Bokrug utilizaba su rifle de aguijones. Exra entonces arréo a su Colo, y este comenzo a galopar, seguido de los otros jinetes.

 5 de Junio de 2559

Bosque Abandonado, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Ellos galoparon por las regiones boscosas, mientras gritaban los nombres de los desaparecidos. Mientras galopaban, Josué creyo observar al Xenobator de coloración rojiza observandolo. Ellos finalmente llegaron a una muralla, construida de metal oxidado. - Esta muralla tiene años aquí... - dijo Josué. - No es una muralla, parece que estaban construyendo una carretera, antes de que tomara lugar la Guerra del Feudo - dijo Exra. - ¡Debemos de buscar otro pasaje! ¡Ahora! - exclamo Carlos, un hombre moreno con una barba espesa. El grupo continuo cabalgando y ellos subieron por una especie de colina, rodeando la zona de pasaje, hasta que llegaron al otro lado. Vehículos abandonados de los cuales crecía musgo eran abundantes, posiblemente tenían años allí. La carretera abandonada llevaba hacía un tunel sin terminar. - ¡Debe de ser por aquí! - exclamo Exra. - Debemos de manternos unidos, no se separen, eso sería una decisión tremendamente estúpida... - dijo Exra. Mientras ellos se bajaban, Josué volteo y observo a la Exo, la cual puso su pulgar en alto. Josué entonces tomo el arco y se interno en el tunel. Antonio era un hombre caucásico, con un bigote espeso. - Este sitio me da mala espina... - dijo Antonio. - Aquí es donde por última vez se perdio contacto con el Grupo de Recolección, debemos de mantenernos alerta por cualquier pista de su paradero - dijo Carlos. Exra encendío su espada de energía y cruzaron el puente. - Equipo de Búsqueda, dejenme saber si encuentran pistas del paradero de los desaparecidos - dijo ella. - Entendido - respondió Exra. Ellos se adentraron dentro del tunel, y descubrieron que este había sufrido de un derrumbe. Solo había una pequeña abertura, posiblemente hecha por los desaparecidos. - Por aquí, hay huellas... - dijo Bokrug. Misil se arrastro por el orificio, acompañado del resto. - ¿Hawthorne? ¿Hawthorne? ¿Nos copias? - pregunto Carlos. - Hay estática... - dijo Josué. El grupo cruzo aquel orificio y entro en una pequeña cueva, donde había varias estalagmitas y estalacticas, así como pequeños pozos de agua. El goteo se escuchaba a lo largo de la caverna. - No parece haber nada... - dijo Bokrug. - ¡Carlos! ¡Antonio! ¡Movilicense ustedes primero! - exclamo Exra. Ellos dos avanzaron, mientras apuntaban en caso de encontrar enemigos. Josué creyo observar una especie de sombra movilizarse rápido. - Ehm, Exra, creo que algo nos sigue... - dijo Josué. Carlos se metío más profundo en la cueva, pero Antonio se detuvo y tomo una especie de bolso. - ¡Encontre algo! - exclamo Antonio. Exra se acerco y lo tomo, observandolo de cerca. - Es de Méndez... - dijo Exra. En ese momento, a lo largo de la cueva se escucharon los gritos y disparos de Carlos. - ¿Carlos? ¿¡Carlos?! - grito Antonio. 

Exra y Bokrug apuntaron junto con Misil. En ese momento, Josué logro percibir una silueta transparente moviendose, la cual se lograba reflejar por el agua. - ¡Estan usando camuflaje! - exclamo Josué. En ese momento, algo tomo a Antonio y lo arrastro. El disparaba desesperadamente, por lo que Exra y Bokrug abrieron fuego. - ¿Qué son? - pregunto Flipyap. En ese momento, algo tomo a Josué por atrás. - ¿Josué? ¿Ves algo' - pregunto Exra. Bokrug volteo y entonces comenzo a disparar con su rifle. El le logro disparar a algo, derribandolo. Un cádaver de un alienígena humanoide cayo en el agua. Misil observo y entonces volteo, disparando con su aguijoneador. Josué se reincorporo y cayo en el agua, escupiendo un poco de esta. Exra encendió su espada de energía y entonces sintío una de esas cosas acercandoselé. Exra blandío su espada de energía y la criatura se manifesto. Un brazo del Eliksni cayo en el suelo, mientras este se arrastraba. Bokrug lo pateo y puso su pie sobre el cuello del alienígena. - Lo siento... - dijo con cierta desesperación. - ¿Caídos? ¿Aquí? - pregunto Exra. Aquel caído utilizaba una especie de capucha, con coloraciones moradas. Exra activo su espada de energía y entonces la blandio contra otros Caídos, mientras Bokrug y Flipyap disparaban contra estos. Los Caídos se cubrían detras de las estalagitas y disparaban, por lo que Bokrug arrojo una granada de plasma. Esta al estallar asesino a dos Caídos, y el último de estos intento usar sus cuchillas electrificadas. Exra choco su espada de energía con este, mientras Bokrug y Flipyap se mantenían atrás. Josué tomo el arco y apunto, mientras los dos luchaban. Otros dos Caídos se enfrentaron en un tiroteo con Bokrug y Flipyap. - ¡Es una trampa! - exclamo uno de ellos. Josué apunto al Caído que enfrentaba a Exra, y entonces disparo, mientras lagrimeaba. La flecha salio disparada a toda velocidad y atraveso el cráneo de su objetivo. - ¡Gracias! - exclamo la Sangheili. - No me agradezcas matarlo... Por favor... - dijo Josué. Exra procedio a blandir su espada y acabar con los dos Vándalos que se enfrentaban a Misil y Bokrug. - Estos Caídos no usan ningún color de ninguna clan que hayamos visto... - dijo Exra. El grupo continuo avanzando y entonces observo el cuerpo de Carlos, desfigurado y quemado por el plasma. Ellos salieron de la cueva y llegaron hacía una zona boscosa. - Ya veo por que le llaman Zona Muerta... - dijo Exra. Una densa niebla cubría aquella parte del bosque, y algunas partes de la vegetación daban una especie de señal hóstil, ya que estas eran alargadas ramas afiladas con espinas. - Jeje, deberiamos regresar, ¿No crees? No quiero meterme a un Bosque embrujado... - dijo Bokrug. - ¡Silencio! Mantenganse unidos y todo saldremos vivos de aquí... - dijo Exra. 

Ella encendío su espada de energía y avanzaron en la neblina espesa. Josué cambio su arma a un Subfusil que había tomado, y apuntaba hacía el frente. Ellos cruzaron por el bosque y entonces encontraron una especie de nave destrozada. - ¿Qué clase de nave es esto? - pregunto Josué. - Un Banshee... - respondió Exra. El Banshee poseía una coloración rojiza, con partes grisáceas y un estilo similar al diseño Jiralhanae. En ese momento, un individuo encapuchado disparo con una escopeta de plasma. Ellos se dispersaron y tomaron cubierta. - ¡Atrás todos! - exclamo la figura encapuchada, la cual poseía una voz femenina. - ¿Quién eres? - pregunto Josué. Ella se quito la capucha, y revelo ser una mujer de especie alienígena con piel verdosa y aspecto femenino. - ¿Una Asaari? ¿Qué haces tan lejos de los territorios de la Franja? - pregunto Exra. - Soy desertora - respondió la Asaari. - ¿Desertora? ¿Viniste con los invasores? - pregunto Josué. - Trabajaba para el líder de los Desterrados, pertenecía a una banda de asesinos conocidos como la Orden Negra - dijo la Asaari. - Cuando llegamos al sistema, orqueste mi escape y viaje a este planeta, he estado harta de luchar por un grupo de mercenarios... Atriox arraso con mi mundo, y siempre quise escapar - dijo la Asaari. - ¿Cuál es tu nombre? - pregunto Exra. - Zhira T'sura - respondío la Asaari. En ese momento, el rugido de un Cápitan se escucho en la distancia. - Deberíamos movernos... - dijo Exra. - ¿Ustedes que hacen aquí? - pregunto Zhira. - Estabamos buscando a un grupo de supervivientes - respondió Exra. - Creo que los vi pasar hace poco... se fueron por esa dirección - dijo Gamora. - ¿Qué esperas? ¡Guianos! - exclamo Exra. El grupo avanzo por la espesura del bosque y observaron un Pelican estrellado, con cuerpos de militares de la USDF. De una escotilla, un grupo de Caídos emergieron, caminando como si arañas fueran. El grupo comenzo a abrir fuego contra estos, y un tiroteo desenfrenado comenzo. Josué se cubrío y utilizaba el SMG contra los Caídos, logrando asesinar a uno de estos. Los Caídos portaban capuchas para cubrirse, y estos abrían fuego desde sus posiciones. Un Caído arrojo una granada eléctrificada, la cual estallo y aturdío a Flipyap. - ¡Tenemos un caído! ¡Tenemos un caído! - exclamo Bokrug. Gamora disparo con su escopeta y acabo con uno de ellos, para proceder a patear a otro. Josué se dio cuenta que se acabo la munición del subfúsil, así que cambio a su arco. El jóven apunto y disparo con este, atravesando a un Caído, pese a que sabía que estaba haciendo algo incorrecto, el persistía para poder sobrevivir. El grupo después de un desenfrenado tiroteo logro acabar con los Caídos. - Vengan, por aquí... - dijo Zhira. - ¿Deberíamos confiar en ella? Apenas la conocemos... - dijo Josué. - No confío en ella siendote sincera, pero si nos traiciona la eliminamos... - dijo Exra. El grupo continuo avanzando y llegaron hacía una parte del bosque, la cual parecía abandonada.

Josué apunto con el arco y entonces escucho una especie de rugido. - ¡Más Caídos! - exclamo Bokrug. El dejo al cuerpo herido de Misil detrás de unas piedras y se cubrío. Bokrug comenzo a disparar mientras Exra blandía su espada de energía. Varios grupos de Vándalos llegaron a la escena, disparando con sus rifles de plasma. Exra blandio su espada y asesino a uno de ellos, pero otro se arrojo a ella con una lanza electrificada. Ella choco su espada con aquel Caído, y los dos comenzaron a luchar. Josué apunto con su arco y le dio a un Caído que estaba sobre una montaña. - No pienses en que les quitas la vida, hazlo por tí, hazlo por ti, la supervivencia del más fuerte... - dijo el jóven para tranquilizarse. Un Caído trato de acuchillarlo, pero el lo pateo y tomo una flecha. Josué le clavo la flecha en el cuello como si de un cuchillo se tratara. Un Caído disparo con su rifle de plasma, al mismo tiempo que Josué le disparo una flecha. La flecha le atraveso la cabeza, pero el tiro de plasma le dío en el hombro. - ¡Ahhhh! ¡Quema! - exclamo adolorido. El cayo en el suelo herido, pero inmediatamente Bokrug corrío y le aplico bioespuma. - Estarás bien, estarás bien... - dijo el T'vaoan. Bokrug arrojo una granada y asesino a un grupo de Eliksni, pero cada vez llegaban más. Estos a su vez se cubrían y disparaban. Exra se cubrío detras de una roca y utilizaba su rifle de plasma para decirmarlos. El grupo se veía superado, y los Caídos comenzaron a disparar con sus cañones de quemado. Las explosiones incineraban parte de la zona boscosa, y entonces Exra profirio una maldición en su lenguaje natal. Josué observo, y entonces el cerro sus ojos. - ¡DEJENOS EN PAZ! - exclamo enfurecido. El jóven sin saberlo, lanzo un pulso de energía que arrojo a todos en el área. Los Caídos cayeron al suelo, y entonces se reincorporaron observando impactados. Exra observo sorprendida, sin saber que había pasado, mientras la nariz de Josué comenzaba a sangrar. - ¡Silencio! ¡Todos detenganse! - exclamo una voz fuerte. - Esa voz... ¿Taniks? - pregunto Josué. - ¿Quiénes osan entrar en los Dominios de Feliks, Barón del Atardecer? - pregunto Taniks. - ¡Taniks! ¡Somos nosotros! - exclamo Exra. - ¿Taniks? Yo no soy Taniks... ¿Por qué han irrumpido aquí? - pregunto Feliks. - No estabamos conscientes de que esto era su territorio... - dijo Exra. - ¿Sabes algo de la banda de sobrevivientes? - pregunto Josué. - Ah, un grupo de intrusos, si, decídimos capturarles... - dijo Feliks. - ¿Qué? ¿¡Por qué?! - pregunto Josué. - Irrumpieron en nuestros dominios y saquearon nuestros campamentos... - dijo Feliks. - Venga tío, ¡Dejales ir! - exclamo Josué. - No... - respondió Feliks. - Ustedes mataron a varios de mis hombres... Será suficiente motivo para capturarles, pero lo hicieron en defensa propia... Les dejare ir con una advertencia - dijo Feliks. - ¡Esto no se quedara así Feliks! ¡Volveremos por los sobrevivientes! - exclamo Exra. - Claro... - dijo Feliks sarcásticamente. Feliks entonces le indico a sus tropas que abandonaran, y estas comenzaron a retirarse. - Qué... Coño.. Ha sido eso - dijo Josué impactado.

Ojo por Ojo

 5 de Junio de 2559

Complejo Futuro de BrayTech, Tallon-IV, Sistema Tallon

Wolf y Mariana caminaban sobre los volcánicos valles de Tallon-IV, un mundo volcánico utilizado por Clovis Bray como una fábrica de Exo. La roca sólida poseía aberturas donde expulsaba magma, y entre la roca volcánica, lograba crecer una especie de planta bioluminiscente de colores azulados. Mariana portaba un traje Clase-EVA, diseñado para operaciones exoatmósfericas, pero podía resistir las condiciones medioambientales de aquella zona volcánica. Mariana arranco una de esas plantas, la cual aprovechaba la fotosintésis y la temperatura para sobrevivir. - Es muy bonito... - dijo ella. Wolf se encontraba apuntando con su rifle de asalto y se detuvo en una colina. - Entregame los binoculares... - dijo Wolf. El los tomo y observo por la lejanía. - Ya veo por que Rasputin nos envio una señal de auxilio... - dijo Wolf. - ¿Por qué? - respondió Mariana. - Hay Caídos en la zona... - dijo Wolf. - Ana, ¿Nos recibes? Descubrimos una presencia enemiga en las instalacionesa de Clovis Bray, cambio - dijo Wolf. Unos segundos después, se envio una señal por el comunicador, en tiempo real mediante el uso de Taquiones. - ¿Qué? ¿Cómo? - se pregunto ella. - No, no importa, no es nada de lo que no se puedan encargar, no podre ayudarles mucho, estoy enfrentando un problema acá abajo, pero logre contactar a Rasputin, con algo de suerte conseguirán su ayuda - dijo Ana. Mariana observo con los binoculares una zona establecida en las landas de un volcán, un complejo de I+D de Clovis Bray, conocido como el BrayTech Future Complex, donde se hacían investigaciones en ciencias informáticas, así como la fabricación de Exo. - ¿Es allí de donde vino mi cuerpo? - pregunto Wolf. - No, tu cuerpo fue fabricado en Sephora, pero aquí se ensamblaban Exo y Frames para su uso por parte de la USDF - dijo Wolf.

El complejo se encontraba conectado a una estructura cuadrada que recordaba a un rombo. - ¿Eso es donde se encuentra Rasputin? - pregunto Mariana. - ¿Cómo llegamos a ese sitio? - pregunto la Exo. - Prepara tus armas, avanzaremos a pie - respondió Wolf. El cargo su rifle de asalto y los dos fueron hacía su campamento montado provisionalmente. Wolf tomo cuerdas para escalar, así como habilidades de armadura. La Exo tomo una escopeta y la cargo. - Bien, estoy lista calixta - dijo la Exo. Wolf entonces comenzo a avanzar, mientras algunas columnas de vapor emanaban de la superficie. Mariana cargo su arma y se encontraba atrás de Wolf. Algunos Skiff sobrevolaban el área, patrullando en caso de oposiciín. - Este Clan es distinto a los otros, jamás lo habíamos visto... - dijo Mariana. - No estan relacionados con los Demonios, es curioso... - dijo Wolf. - Mmmm, estoy entrando en su red de comunicaciones, es extraño... Usan patrones del Clan de los Reyes, cada Clan utilizaba sus propios canales... Interesante - dijo Mariana. - Debe tener algo que ver con la desaparición de la mayoría de clanes y la movilización hacía otros mundos - dijo Wolf. - Es como si se hubieran unido bajo una sola bandera... ¿Pero quién lo pudo hacer? - pregunto Mariana. - Tengo en mente a alguien, pero lo dudo, era demasiado liberal para terminar como Kell - dijo Wolf. Ellos dos continuaron avanzando, y cerca del sitio se agazaparon detrás de una roca. Una patrulla de Pikes se encontraban vigilando el área. - ¿Pikes? ¿Aquí? - pregunto Mariana. - Estan patrullando - dijo Wolf.  Los dos continuaron su avance y entonces llegaron a las cercanías del complejo, cerca de una autopista construída sobre un puente. En ese momento, un terremoto se sintío en la zona. - ¿Qué fue eso? - pregunto Mariana. - Es un terremoto, ¿Qué no tu eras la lista aquí? - pregunto Wolf. - Sí, pero no parece un terremoto natural... - dijo Mariana. - Ay por favor, es un planeta volcánico... - dijo Wolf. En ese momento, una especie de criatura similar a un gusano emergío de la tierra cerca del Búnker de Rasputin. - ¿Qué es eso? - pregunto Wolf. - Es una Fauce Trilladora, pero más grande de las que hay en Sephora... - dijo la Exo. La Instalación se encontraba en las landas de un volcán, las cuales daban la vista a una especie de lago de lava. Pero la Fauce Trilladora con sus movimientos amenazaba con destruir la instalación. - Esa Fauce debe estar anidando... - dijo Mariana. - ¿Qué? - pregunto Wolf. - Las fauces establecen nidos en la tierra, cavan tunelés y allí ponen sus huevos, cuando la madre muere, las crías luchan entre sí y solo una sobrevive para quedarse con el territorio... Esta madre piensa quedarse con el complejo como su nido, tiene sentido, las temperaturas del volcán incubaran sus huevos... - dijo Mariana. - Debemos de hacer algo - dijo Wolf. En ese instante, se escucho el rugido de un Cápitan Caído. Este le indico a un grupo de Vándalos que atacaron. Los Vándalos comenzaron a disparar contra los dos, por lo que tomaron cubierta. Mariana se cubrío detras de un auto abandonado, y disparaba con su escopeta. Wolf disparaba ráfagas con su rifle de asalto, acabando con los Caídos. El Cápitan disparaba con su cañon de quemado. - ¿!Estás disfrutando esto Mariana?! - exclamo Wolf. - No, no quiero más balazos, quiero irme a mi casita... - dijo ella. Wolf entonces genero una barrera de energía psiónica, mientras buscaba otra estrategia. Wolf entonces desactivo el escudo y corrío hacía un Warthog abandonado. Los Caídos continuaban disparando, pero el Spartan se subío a la torreta y la cargo. - ¡Diganle hola a esta maldita torreta! - exclamo Wolf. El entonces comenzo a disparar, y las balas de calibre .50 atrevasaban y destrozaban a los Caídos. 

El Cápitan cayo ante las balas, y su brazo derecho superior salío volando por los aires, mientras la sangre color guinda era desparramada por el suelo. Cuando Wolf termino, los cuerpos destrozados de los Caídos yacían en el suelo. Los dos continuaron avanzando por las instalaciones abandonadas y cruzaron la carretera para acceder al complejo. - ¿Enserio no podemos regresar? - pregunto Mariana. - Venga, son solo piratas - respondió Wolf. En ese momento, en la atmósfera un portal desliespacial se abrío. Wolf observo atónito como un crucero Clase-CSS de coloración rojiza arrivaba a la zona. - Olvida lo que dije... - dijo Wolf. En ese momento, Wolf sufrío de un dolor de cabeza. - ¿Qué sucede? - pregunto ella. - He sentido una presencia... Alguién como yo... - dijo Wolf. - ¿Inhumana? ¿Aquí? - pregunto Mariana. - ¡Mi hermana! - exclamo Wolf. - Venga, hay que seguir avanzando, mi sentido esta mal, es todo... - respondió Wolf. Ellos dos continuaron avanzando, y entonces observaron como algunas vainas de descenso orbital eran desplegadas en la zona. Carabineros Sangheili emergían de estas y comenzaban a luchar contra los Eliksni en un combate desenfrenado. Los Eliksni abrían fuego con sus armas inferiores, mientras que los Elites y algunos Brutes abrían fuego. Estos disparaban con sus estacas, atravesando a los Eliksni brutalmente. Algunos Phantom sobrevolaron el área y desplegaron más tropas, acompañados de un Blisterback. El Blisterback disparo una salva de misiles contra los Caídos, por lo que estos utilizaban artillería pesada. Los Shank ayudaban a los Eliksni a defenderse, mientras ambos bandos se repartían tiros. Wolf entonces abrío fuego con su rifle de asalto contra un grupo de Grunts, mientras Mariana disparaba con su escopeta. Ellos se abrieron paso a traves de la batalla, pero entonces otra sacudida se sintío. La Fauce Trilladora emergío de una carretera y tomo un vehículo entre sus fauces, antes de volver a entrar bajo el suelo. Su enorme cuerpo imponía temor, y Wolf observaba atónito. - Esto sera más díficil de lo que pense... - dijo Wolf.

5 de Junio de 2559

Bosque Abandonado, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

El grupo avanzo entre la oscuridad del bosque, hasta que se detuvo. Josué observo entre la espesa niebla, vigilando si Feliks y sus lacayos les seguían. - ¿Quién ese ese tal Feliks? - pregunto Josué. - Al parecer un Barón de los Caídos... - respondió Bokrug. - No me digas... - respondió Josué sarcásticamente. - ¿Y ahora qué haremos? - pregunto Josué. - No tengo idea - respondío Exra. Exra entonces se acerco a la Asaari y la observo. - No confío en tí... - dijo Exra. - No es necesario que confies en mí - respondió Zhira. La asesina portaba una armadura rojiza con toques característicos de la tecnología Jiralhanae. - ¿Quién fue el que los envio aquí? - pregunto Exra. - Trabajo para los Desterrados, fuimos enviados por Atriox... - respondío ella. - ¿Atriox? ¿Ese quién es? - pregunto Josué. - Un líder de guerra Jiralhanae... - respondío ella. - ¿Un Cacique? - pregunto Bokrug. zHIRA asintío. - ¿Pero por qué los Jiralhanae les interesa tanto este mundo? - pregunto Bokrug. - ¿Buscan armas Forerunner? Supuse que con los eventos que estaban tomando lugar en la galaxia la guerra terminaría... - respondío Bokrug. - Lo mismo creí yo - respondío Josué. - Ellos no tienen que ver con los Clanes Jiralhanae Unidos, ellos son su propia faccíon... - respondío Zhira. - Atriox contrato mercenarios de distintas especies, Sangheili, Unggoy, Eliksni, todos con la sola intención de descubrir artefactos poderosos y obtener más y más poder - respondío Gamora. Josué escucho las palabras y se quedo pensando en ese momento. - ¿Sábes a que vinieron a este mundo? - pregunto Josué. - No tengo una idea concreta - respondío Zhira. - ¿Ese tal Atriox esta aquí? - pregunto Exra. - No - respondío Gamora. - Envio a dos de sus generales, el Maestro de Nave Sali 'Nyon y el Cacique Brutus - respondío Zhira. - Brutus, jaja, si yo fuera el me hubiera puesto un nombre más intimidante - respondío Josué. - De hecho, es más intimidante en persona... Su apodo era el asesino de lacayos, trabajo como guardaespaldas del Profeta del Pesar durante la Batalla de Etran Harborage, y dirigío la cristalización de Meridian... ¿Una razon más por la que temerle? - respondio Zhira. - Etran Harborage... ¿Es el mismo tipo que asesino a Voro? - pregunto Exra. - Depende, si era un Jiralhanae de armadura rojiza y pelo albino, sí - respondío Zhira. - Tengo que encontrar a ese bastardo... - dijo Exra. - ¿Pero cómo sabemos que no eres uno de los espías de ese tal Atriox? - pregunto Exra. - Estaba consciente que implanto un chip de rastreo, pero logre desactivarlo en cuanto entre a la atmósfera, permaneceremos ocultos por un buen tiempo... - respondío Zhira. - Ya veo... - respondío Bokrug. - Oye, una duda, ¿De qué especie dijiste que eras? - pregunto Josué. - Asaari - respondío ella. - Creí que solo había siete especies alienígenas... - respondío Josué. - Chico, más alla del espacio colonizado por tu especie existen más razas, muchas de ellas han estado presentes desde antes del surgimiento del Covenant... Te maravillarías con tanta diversidad - respondío Exra. - ¡Espera! ¡Tengo una duda! - exclamo Bokrug. - Mencionaste que trabajaste con Atriox cuando destruyo tu planeta natal... ¿Puedes contarnos más? - pregunto Bokrug. - No queda de otra... - respondío Zhira. Zhira entonces se sento y dejo su arma en el suelo. - Cuando solo era una niña, los Desterrados arrivaron a nuestro planeta y destruyeron nuestras defensas, ellos minaron los recursos de mi planeta natal, Tamara, y cristalizaron su superficie. Cuando unos pocos sobrevivimos, seleccionaron a la mitad de nosotros, una mitad de estos sobreviviría y se les sometería como esclavos, el resto moriría - dijo ella. - Cuando Atriox me encontro, el me convirtio en una asesina, uno de los primeros miembros de su Orden Negra... - dijo Gamora.

Josué se quedo pensando en aquella historia. - ¿Hará lo mismo con nosotros? - pregunto el. - Depende del planeta que conquiste... Algunos mundos simplemente los saquea y los abandona, otros los saquea y destruye, solo unos pocos son sometidos, los sobrevivientes trabajan como mercenarios o como esclavos... - dijo Zhira. - No podemos hacer nada para detenerlos ya - dijo Exra. - No, aplastaron sus defensas como si nada, a no ser que encuentren primero lo que ellos estan buscando, no tengo idea de que pueden hacer - respondío Zhira. - ¿No hay otra alternativa? - pregunto Josué. - No tenemos aliados en el sistema, estamos solos... - dijo Exra. - Un momento, los Caídos... - dijo Bokrug. - ¿Los Caídos? ¿Enserio crees que vayan a cooperar con nosotros? - pregunto Exra. - Ehm, ¿Sí? - pregunto Bokrug. - ¡No! Ellos estan pensando en su sola supervivencia, probablemente se refugiaran en el Arrecife, los Desterrados aun no se dirigen al lugar - dijo Exra. - Aún no, pero cuando necesiten de recursos explotaran el sitio, y los Caídos no se podran esconder más - dijo Zhira. - Aun así, dudo mucho que nos ayuden... - dijo Exra. - Eso no es la prioridad ahora, ¿Qué haremos con los rehenes? - pregunto Josué. - No podemos hacer mucho sin entrar en confrontación directa con los Caídos... - dijo Exra. - ¿Entonces sugieres que nos demos por vencidos? - pregunto Josué. - Por ahora sería lo más sensato, no tenemos una milicia fuerte con la que protegernos de los Caídos - dijo Exra. - ¡Exra, no pienso dejar allí a mi tía! ¡Ella esta sola, junto con Méndez! - exclamo Josué. - Se que quieres salvarlas a las dos... Pero por ahora no hay mucho que hacer - dijo Exra. 

 5 de Junio de 2559

Complejo Futuro de BrayTech, Tallon-IV, Sistema Tallon

Wolf avanzo a través de los pasillos de una de las instalaciones, y observo como todo fue abandonado de golpe. Había algunos monitores apenas funcionales. Los cuerpos de los Caídos se encontraban en el suelo, abatidos por los Desterrados. - ¿Estamos cerca del objetivo? - pregunto Mariana. - Sí - respondío Wolf. En ese momento, el suelo volvío a sacudirse cuando la gigantesca fauce trilladora emergío del suelo volcánico, destruyendo otro puente en el proceso. - Debemos de apresurarnos, esa cosa esta anidando, y cuando lo haga lograra destruir el complejo... - dijo Wolf. En ese momento, un Phantom de los Desterrados se acerco hacía ellos y desplego a un equipo mediante una ventana rota. Un par de Elites carabineros comenzaron a disparar, por lo que Wolf y Mariana se cubrieron. Ellos dos disparaban mientras se cubrían desde los escritorios, pero los Desterrados eran fuertes. Estos estaban acompañados de varios Grunts armados con aguijones y pistolas de plasma, así como de un Caído con cañon de quemado y un par de Shank. Los disparos de plasma los mantenían atrincherados, por lo que no tenían forma de proseguir. - ¡Ahhhhhhh! ¡Ya bastaaaaaaaa! - exclamo la Exo. Ella con un escopetazo logro matar a un Grunt, pero seguían resistiendo. Wolf genero un escudo de energía, pero este se debilitaba rápidamente. - ¡No se cuanto más aguantare! - exclamo el Spartan. En ese momento, un tiro de francotirador le fulmino la cabeza al Caído, y este cayo muerto en el suelo. Los Desterrados comenzaron a disparar hacía otro lado, pero entonces comenzaron a ser acribillados por el fuego de un grupo de androides Frame. Los Frame tomaban cubierta y disparaban con fusiles de asalto, logrando decimar a los Desterrados. Los Grunt caían ante las balas de estos, desparramando sangre bioluminiscente sobre el suelo de las instalaciones. Los Elites tomaban cubierta mientras disparaban, pero uno de estos fue abatido. Los Shank fueron los últimos en ser destruidos, quedando solo un Elite. Este encendio su espada de energía y trato de cargar, pero fue acribillado por el fuego de los Frame. Wolf y Mariana se levantaron, pero los Frame los ignoraron y prosiguieron su avance. - ¿Fuerzas de seguridad? Creí que estarían desactivadas - dijo Wolf. - Alguién o algo las debío reactivar, la respuesta es quien fue - dijo ella. - No parecen atacarnos, deben de ser aliados... - dijo la IA. - Un momento, recibo frecuencias del Bunker de Rasputin, debemos de llegar rápido - dijo Mariana.

Ellos dos entonces comenzaron a correr y salieron de las instalaciones, mientras cruzaban un puente hacía el Bunker. - ¡Rápido! - exclamo la Exo. En ese momento, un Phantom desplego un grupo de Desterrados, compuesto de un Brute y siete Grunts. El Brute lanzo un rugido de guerra mientras golpeaba sus pectorales, pero en ese instante la Trilladora emergío y acabo con los Desterrados. Esta revelo un largo cuerpo segmentado y acorazado, de una coloración marrón pálida. La criatura poseía una boca con cuatro mandíbulas, y una lengua azulada. Al lado de su cabeza crecían una especie de apéndices afilados similares a cuchillas, y sus ojos eran demasiado pequeños, en ese instante La criatura volvío a enterrarse. - ¡Mira! ¡Una plataforma de aterrizaje! - exclamo Mariana. Los dos saltaron sobre esta, la cual había quedado intacta con el ataque. La criatura volvío a emerger del suelo volcánico, causando varios destrozos. - ¡Rayos! - exclamo Mariana. Wolf entonces comenzo a disparar contra la Trilladora, la cual comenzo a rugir. La Fauce escupía una especie de ácido corrosivo, por lo que Wolf y Mariana procedieron a cubrirse. Wolf arrojo un pulso de energía psíonica, pero este apenás le hizo daño. La Trilladora continuaba escupiendo su ácido, lo cual dañaba la estructura de la plataforma. - ¡Mejora esos benditos poderes! - exclamo Mariana. - ¡No es algo que yo pueda mejorar así de fácil! - exclamo Wolf. El entonces continúo disparando, hasta que la criatura revelo una especie de punto débil en su cráneo. Wolf disparo y una bala logro introducirse, lo que hizo que la bestia se retorciera y rugiera. - ¡Wolf! ¡Detecto fluctuaciones enérgeticas! - exclamo Mariana. - ¿Qué clase de fluctuaciones? - pregunto Wolf. En ese momento, un destello de luz anaranjada aparecío de la nada en la plataforma. Cuando el brillo se detuvo, Wolf observo una especie de artefacto, una lanza cargada energéticamente de coloración anaranjada. - ¿Qué es esa cosa? - pregunto Wolf. - Es una lanza genio - respondío Mariana. Wolf corrío y se deslizo, tomando la lanza entre sus manos. - La estoy escaneando, parece que la estela de datos indica que su designación es "Valkyria" - dijo Mariana. Wolf entonces se levanto y sujeto la lanza, mientras la Trilladora rugía. - ¡Arrojasela a su punto débil! - exclamo Mariana. La Trilladora entonces se arrojo a la plataforma, tratando de aplastarlo con su peso y destruyendo una antena de comunicaciones. La Trilladora se dirigío hacía el otro lado donde volvío a emerger de la roca volcánica. Wolf rodo y esquivo el golpe, entonces el Spartan dio un salto, impulsandose con los propulsores de su armadura y arrojo la lanza energética, dando en el blanco. La lanza atraveso a la Trilladora antes de desaparecer en una nube de energía, y la criatura se retorcío del dolor. La Trilladora lanzo un rugido que resono por todo el complejo, antes de caer desplomada sobre el suelo volcánico. La Vakyria volvío a materializarse en las manos de Wolf, mientras observaba el cádaver de la bestia. - Esta cosa definitivamente es poderosa... - dijo Wolf. Mariana la tomo y entonces llevo a cabo unos escaneos. - Parece que esta hecha de nanomáquinas autoreplicantes... Interesante - dijo ella. - ¿Nanomáquinas? Solo Clovis Bray es la única corporación activa que ha hecho investigaciones en este campo - dijo Wolf. - Debe de estar relacionada con Rasputin - dijo Mariana. - Venga, hay que buscar otro acceso hacía Rasputin - dijo Wolf. 

Wolf y Mariana finalmente se encontraban dentro del Bunker de Rasputin, en un pasillo con una forma romboidal. La puerta, cuya forma era la de un rombo se encontraba cerrada. En ese momento, las puertas se abrieron y los dos entraron. Una enorme recámara era lo que componía el núcleo de la IA, y al final se podía ver un holopedestal donde se manifestaría la IA, y al fondo se podían observar varios modelos de Warsat. - ¡Rasputin! ¡Venimos a negociar! - exclamo Mariana. No hubo respuesta alguna. - ¡Solicitaste nuestra ayuda! ¡Ana nos envio aquí! - exclamo Wolf. En ese momento, el holopedestal se activo, y el avatar de Rasputin se manifesto, con los brazos cruzados. - Enviaste la señal... Venimos en tu ayuda - dijo Wolf. - Es bueno que hayan venido - dijo Rasputin. - ¿Por qué nos solicitaste? - pregunto Mariana. - Como ustedes sabran, cuando sus amigos accedieron a la red del Warsat, fui despertado. Me vi en la necesidad de recuperar la red del Warsat, pero eso no sería fácil, ya que las nuevas invasiones al sistema pusieron en peligro mi integridad... - dijo Rasputin. - ¿Y qué quieres que hagamos? - pregunto Wolf. - Necesito que me saquen del planeta - dijo Rasputin. - Bromeas, ¿Cierto? - pregunto Wolf. - No, he estado preparando un cuerpo para extraerme, diseñe un Exo especial para contener mi Matriz Riemann, ya que es diferente a la de otras IA's - dijo Rasputin. - Oye, tranquilizate, eres un grosero. ¿Quién te crees que eres para decirnos que hacer? - pregunto Mariana. La IA se detuvo y la observo fijamente. - Yo, yo soy Rasputin, guardián del Sistema Tallon, la familia Bray me diseño para ser un salvador que todo lo ve, pero su gobierno me quiere usar como patética arma... ¡Yo soy el guardián de todo lo que vigilo! - exclamo Rasputin. - Bien, ya entendimos... - respondío Wolf. En ese momento, una serie de explosiones se sintieron en el lugar. - Necesito que me cubran... Insertare mis datos en la Matriz, pero me tomara unos minutos... - dijo Rasputin. - Cuando termine, activare una secuencia de autodestrucción, cuando el bunker estalle, borrare de la faz de la existencia este complejo, tendremos diez minutos para salir, ¿Entendido? - dijo Rasputin. Wolf y Mariana cargaron sus armas, preparandose para pelear. - ¡Si señor! - exclamo Wolf.

Varios Phantom se encontraban alrededor del Bunker, disparando cargas explosivas contra este. Un Lich desplego varias tropas, entre ellas una especie de comandante de los Desterrados. La Inhumana, cuyo nombre era Agrona Midnight observaba, mientras mantenía su lanza de energía en alto. Un Caminante Caído disparaba cargas contra el Bunker, mientras algunos guardias Eliksni la acompañaban. - Envien equipos de búsqueda, tienen que apoderarse de la estructura y capturar a la IA... - dijo la Inhumana. Un Sangheili asintío, y entonces activo su espada de energía, indicando que atacaran. Varios Grunts, Hunters, Brutes y Elites entraron, acompañados de Huragok. Un Huragok se posiciono cerca de un panel, y con su tentáculo comenzo a manipular la estructura de la zona. El Huragok hackeo los sistemas y entonces abrío las puertas. Los Desterrados comenzaron a adentrarse en la zona, liderados por Brutes y Elites. Un Elite indico que se mantuvieran a la espera de órdenes al entrar por una puerta, y el Huragok volvio a abrir las puertas. Cuando estas se abrieron, Wolf se encontraba con una ametralladora calibre .50. - Holaaaaaaaa - dijo Mariana. En ese momento, Wolf comenzo a disparar con la torreta, aniquilando a los enemigos que se encontraban en su camino. La sangre de distintos colores se desparramaba sobre las paredes, por lo que algunos Desterrados montaron barricadas y se cubrieron. Los Desterrados disparaban varias veces mientras se cubrían, pero la torreta de Wolf los mantenía a raya. - ¡Coman fuego malditos alienígenas! ¡Esto es por lo que me hicieron! - exclamo enfurecido. La torreta despedazaba a sus enemigos y partes de estos quedaban por el suelo. Mariana entonces le ayudo a recargar, y Wolf descargo otra ronda de su torreta. En ese momento, un Hunter entro con su escudo en alto, mientras la hacía de proteccíon para alguién más. Proxima Midnight caminaba detrás del Hunter, el cual ni se inmutaba ante los tiros de la torreta. El Hunter entonces disparo con su cañon de combustible y los arrojo a los dos. - ¡Ayyyyyyyy! - exclamo Mariana. Wolf se reincorporo y apunto con su rifle de asalto, solo para observar a una figura femenina familiar. Otra Inhumana como el, un pelo azul y una figura esbelta. En ese momento, Wolf sufrío una jaqueca, y tuvo varios recuerdos. Frente a sus ojos, recordo momentos claves de su infancia. Antes de ser anexado dentro de los Spartan, el vivia con su hermana y su madre en Velarax-9, antes de ser abducido por los Covenant y convertido en un Inhumano, pero ellos dos fueron separados, el fue retornado a Velarax-9, pero su hermana fue abandonada en una colonia vidriada. 

- Qué tenemos aquí... Un Spartan-II y una Exo - dijo Agrona. Junto a ella entraron varios Sangheili, Unggoy y Eliksni. Ella con un ademán de sus manos indico que se detuvieran. - Detente... No quiero hacerte daño... - dijo Wolf. - Patético... Esperaba más de ústedes... - dijo ella. Wolf entonces se quito el casco, y lo dejo en el suelo. - Espera, soy yo... - dijo Wolf. Agrona observo sorprendida, pero trato de no distraerse. - ¿Wolf? - pregunto ella. - ¿Me extrañaste? - pregunto Wolf. - Quien lo diría, bandos opuestos... Como cuando jugabamos captura la bandera... - dijo ella. - Agrona, espera, no hay que hacer esto por las malas... Te dejare a ti y a tus hombres retirarse... - dijo Wolf. - Jajajajajaja, no lo creo... - dijo ella. Midnight entonces le indico a sus hombres que dispararan, y ellos apuntaron. Los Desterrados comenzaron a abrir fuego, pero Wolf genero un escudo de energía y entonces arrojo a los soldados con un pulso de energía. - ¡Mariana! ¡Mantente atrás! - exclamo Wolf. Proxima entonces se lanzo cuerpo a cuerpo con su lanza, por lo que Wolf tomo la Valkyria y los dos comenzaron a luchar. - ¿Por qué Proxima? ¿Por qué te les uniste? - pregunto Wolf. - Cuando ellos nos separaron, casi moría, así que guarde odio al Covenant, poco después fui salvada por la ONI, pero al descubrir que no era humana experimentaron en mí... Así guarde odio a ambos. Atriox me ofrecio una oportunidad de luchar y vengarme... Y no pienso desperdiciarla... - dijo Midnight. Los dos continuaron luchando, pero Wolf rodo y entonces arrojo su lanza de energía, antes de rematerializarse en su mano. Agrona la esquivo, y entonces Wolf cargo de energía sus puños. El arrojo disparos de energía contra ella, pero la Inhumana los esquivo y entonces le solto una patada. - ¡Detente! ¡Esto no debe quedar así! - exclamo Wolf. - Todos estos años, creí que habías muerto... Y quería volver a verte, tenía la esperanza de que siguieras viva en alguna parte, pero nunca creí que serías una asesina... - dijo Wolf.  Agrona se detuvo y lo observo. - Y no crei que tu fueras uno de esos malditos... - dijo ella. - Espera, Agrona, por favor... Recuerda lo último que dijimos antes de separarnos... Nos volveríamos a ver y regresaríamos a los viejos tiempos... - dijo Wolf. En ese momento, una lágrima corrío por los ojos de Proxima. - Lo siento hermano... Pero ya no es lo mismo... - respondío ella. - Bien, entonces que así sea... - respondío Wolf. Proxima entonces se arrojo con su lanza contra Wolf, mientras el la detuvo con sus manos. Wolf la pateo y la arrojo contra una pared, pero ella logro aventarle su lanza y esta empalo a Wolf, atravesando sus escudos de energía. Wolf procedío a escupir una sangre de coloración azulada, y quedo en el suelo, medio clavado. Agrona cayo de vuelta en el suelo y se acerco a Wolf. - ¡No! - exclamo Mariana. - Espera... No hagas nada... - dijo ella. Wolf genero un campo de energía y la retuvo. - Usas tus últimas fuerzas para detenerla en lugar de salvarte... Ya no eres el mismo... - dijo Proxima sollozando. Ella entonces piso el cuerpo de Wolf y lo empalo completamente, haciendolo vomitar sangre. El campo de energía junto a Mariana se deshabilito, y ella enfurecida tomo su escopeta. Agrona le quito la lanza del vientre, mientras sollozaba. - ¡NO! ¡WOLF! ¡NOOOOOOOO!- exclamo la Exo. Mariana disparo tres veces contra la Exo, pero ella esquivo las balas con su lanza. - No creas que sera suficiente... - dijo Agrona. En ese momento, ella volteo y observo una figura metálica. Un Exo de casi dos metros de alto disparo de su mano un rayo de energía y la arrojo contra una pared, dejandol herida a Proxima. - ¡AHHHHHH! - exclamo enfurecida Mariana. - Ya dejala... No es nuestra prioridad... - dijo Rasputin. Mariana grito desesperada, mientras pataleaba y lágrimas artificiales salían de su rostro, pero el Exo procedio a sujetarla y abandonar la instalación. Agrona se reincorporo, y trato de salir de allí. - La IA ha escapado en un cuerpo robótico, pero asesinamos a un Spartan-II. El complejo entro en autodestrucción, nadie puede controlar la Warsat ahora... - dijo Agrona por el comunicador. - Dejalos ir, ya no son una amenaza... - dijo Brutus. 

Misión de Rescate

 6 de Junio de 2559

Ruinas de Villatanejo, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

El Ketch del Clan del Atardecer, cuyo nombre era el Dawniks-Fel se encontraba sobre el pueblo abandonado. Algunos Caídos con ropas moradas se encontraban defendiendo el área, mientras observaban por invasores e intrusos. Feliks, el Barón de los Caídos avanzo entre sus tropas, acompañado de un par de Vándalos equipados con lanzas de energía. En ese momento, un Caído que tiempo atrás pertenecio al Clan del Juicio llego, apoyado en un bastón de madera. Este tenía un brazo robótico, el cual se debía a un enfrentamiento contra Skollas tiempo atrás. - El Kell de Kells se acerca... Recomiendo que te prepares para su llegada... - dijo Variks, el Leal. Folkis, el cual tenía el aspecto de un Cápitan lo observo. - Se que hacer cuando llegue el Kell de Kells... - respondío Feliks. En ese momento, por el ascensor gravitatorio descendío una figura imponente, equipada con dos brazos cibernéticos del lado izquierdo, así como una pierna cibernética. Este Eliksni portaba una capa de coloración púrpura, y sus ojos resplandecían mucho. - Taniks, Kell de Kells... Nos postramos ante tí... - dijo Feliks. El y sus hombres se arrodillaron, con excepción de Variks. - No es necesario - respondío Taniks. - Yo no soy como los otros Kell, manipuladores asesinos, no necesito que me hagan reverencias... - dijo Taniks. Feliks se reincorporo. - Si, Kell de Kells... - dijo Feliks. - Variks me reporto que ustedes capturaron sobrevivientes humanos, ¿No es así? - pregunto Taniks. - Ehm, si, estaban hurgando nuestros suministros y nos vimos obligados a capturarles... Un grupo de búsqueda vino después, pero tuvimos que advertirles que se retiraran, lo que hicieron fue una ofensa al Clan del Atardecer, ¡No podemos dejar que hagan eso! - exclamo Feliks. - ¡Silencio Feliks! - exclamo Taniks. - Quiero ver a los prisioneros por mí mismo... - dijo Taniks. Feliks asintío y entonces lo guío.

Los dos caminaron por unas escaleras, las cuales llevaban a un pequeño sotano debajo de una Capilla abandonada. El sotano llevaba hacía un sitio, conocido como "Atrium". El sitio fue modificado por los hombres de Folkis para utilizarlo como una prisión. Allí se encontraban un grupo de humanos emprisionados junto a una pila de agua, todos vendados para que no se vieran entre sí. Un hombre viejo de cincuenta y cuatro años era parte de los reos, así como un jóven de tez morena y cuerpo delgado, una mujer caucásica de aspecto jóven, y por último una chica morena con pelo largo, la cual Taniks reconocío. - Otro de tus patéticos amigos llego... - dijo Dreyfus. - ¡Silencio! - exclamo Feliks. - ¿Cómo terminaron aquí? - pregunto Taniks. - Tus amigos nos capturaron, acusandonos de robar su preciado "Mána" - dijo Dreyfus. - ¡No mientas! ¡Intentaron robarlo! - exclamo Dreyfus. - Ah sí, pruebalo... Malditos reptiles - respondío Dreyfus. - Técnicamente no son reptiles... No provienen de nuestro mundo, no podemos clasificarlos como tal - respondío Méndez. - ¡Cállate! - exclamo Dreyfus. - Un momento, la chica, la reconozco... - dijo Taniks. - ¿Quién eres? - pregunto Méndez. Taniks se acerco y entonces le quito las vendas de los ojos. Ella lo observo, impactada. - ¿Taniks? ¿Cómo? - se pregunto Méndez. - Te dije que no sería la última vez... - dijo Taniks. - ¿Qué quiere que hagamos con ellos? - pregunto Feliks. - Liberen a la chica... Los demás mantenganlos aquí, tendremos que dialogar con los humanos - dijo Taniks. 

 6 de Junio de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Josué observo el arco y entonces suspiro, decepcionado. - Se que no te sientes bien por que dejamos atrás a tu "tía", pero no se nos permitira hacer más - dijo Exra. - Debe haber una forma, debe haberla... - dijo Josué. - El Consejo de Defensa lo ha decidido, no podemos hacer nada por ahora - dijo Exra. - ¿Y qué hay de la Asaari? ¿Podría ayudarnos? - pregunto Josué. - Fue encarcelada en la bodega, por ahora Hawthorne la interrogara... - dijo Exra. - Genial, no tenemos aliados... - dijo Josué. En ese momento, un avioncito de papel salío volando hacía ellos, y pego junto a Exra. - ¿Esto qué es? - pregunto Exra. Ella lo desdoblo y observo que estaba escrito en humano. Desgraciadamente el traductor que ella empleaba solo era capaz de traducir fonéticamente, pero no gráficamente. - Espera... Parece que alguien nos solicita en el granero - dijo Josué. - ¿En el granero? ¿Para qué nos querrían? - pregunto Exra. - ¿Y si vamos? - pregunto Josué. - Ni de broma... Me da un mal presentimiento - dijo Exra. Josué tomo su arco y decidio caminar hacía el sitio. - Ah, chico... - dijo ella decepcionada. Los dos llegaron al granero y observaron que solo había varios cultivos almacenados. - Ves, no hay nadie - dijo Exra. En ese momento, una gallina hembra camino cerca de ellos, mientras picoteaba los pies de Exra. - Oh, veo que conocieron a Coronel - dijo Cayde. - ¿Cayde? ¿Para qué nos llamaste? - pregunto Exra. - Tengo un plan en mente - dijo Cayde. - Cayde, para llevar a cabo un plan necesitarías una audiencia en el consejo... Y tus planes nunca han sido muy buenos que digamos - dijo Exra. - Por favor, solo he llevado a cabo una Operación de control de plagas, no hemos hecho mucho siendo realistas - dijo Cayde. - Cayde... - dijo Exra antes de ser interrumpida. - Por favor, dame una oportunidad. Estoy harto de que me consideren un cobarde, así que les propongo algo. Es arriesgado, pero puede funcionar - dijo Cayde. - Bien, dinos tu maravillosa idea - dijo Exra.

Cayde entonces tomo una varita y comenzo a dibujar en el suelo un plan. - Uno de mis Drones espía descubrío que un Ketch de los Caídos se posiciono cerca de las ruinas de Villatanejo, lo que indica una posible presencia de nuestros amigos en el área. Mi plan es el siguiente, enviaremos dos hombres capaces de llevar a cabo esta operación, se infiltraran en sus cuarteles y rescataran a los prisioneros, si es posible, encuentren al Kell y... - dijo antes de ser interrumpido. - ¿Matarlo? ¡Ni locos! - exclamo Josué. - No, hacer un pacto con el o algo así - dijo Cayde. - Tú idea es arriesgada, y no podemos hacer algo sin autorización del Consejo - dijo Exra. - Exra, el consejo no hara nada... No podemos abandonar a cuatro sobrevivientes, somos lo único que queda de nuestros bandos, y posiblemente especies en todo el sistema, tal vez la galaxia si ya cayo frente a ese enemigo del que tanto hablaba Wolf... - dijo Cayde. - Estamos enfrentando la extinción, y no podemos dejar gente atrás... Debemos de hacer algo por ellos - dijo Exra. - Ahh... Bien. Concuerdo contigo en que el Consejo no hará nada - dijo Exra. - ¿Y a quienes piensas enviar? - pregunto Josué. - Pues, tenía planeado enviar a Exra y a Bokrug... - dijo Cayde. - ¡¿Bromeas?! ¡No! - exclamo ella. Cayde en ese momento se tiro al suelo y se inco de rodillas, mientras ponía sus dos palmas juntas. - Por favor Exra, y te hare un favor después... - dijo Cayde. - Exra, entiende, esto es por Christine... - dijo Josué. - Bien, te ayudare... - respondío ella. - ¿Por qué? - pregunto Josué. - Eres mi hermano en armas, y no te voy a abandonar... - dijo ella. - ¿Enserio? - pregunto Josué. - Enserio - respondío ella. - ¡Siiii! - exclamo emocionado el jóven. - Ire por Bokrug, pero en el camino tenemos que hablar... - dijo Exra. En ese momento, Josué se trago su propia saliva, aterrado por lo que dijo. Josué se quito sus vendas de la herida y volvio a aplicarse bioespuma, este regeneraba el tejido quemado parcialmente, y evitaba que la herida se infectara. Pero tendría que atender su herida pronto, si no esta atrofiaría el musculo y le imposibilitaria el movimiento del hombro. Exra regreso acompañada de Bokrug, el cual portaba su característica armadura azul - Exra me conto todo... Se que es ilegal, se que somos parte del Consejo de Defensa, pero lo hare... Tengo ganas de partir unos cráneos a esos malditos - dijo Bokrug. - Bien, hare los preparativos, ¡Cayde! ¡Si Hawthorne pregunta, fuimos a patrullar un poco! - exclamo Exra. - Diles que tenemos permiso del Kaidon - dijo Bokrug. - ¡Esta bien! ¡Nos mantendremos en contacto! - exclamo Cayde. 

6 de Junio de 2559

Bosque Abandonado, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

El grupo se detuvo en un pequeño bosque, el cual se encontraba sobre una colina. Ellos habían utilizado un caballo para llegar a la zona, el cual se detuvo para pastar. Josué se encontraba con sus flechas y su arco, apuntando. Ellos tres comenzaron a caminar debajo de la espesura del bosque, mientras se escuchaban los cánticos de las aves. - Josué, tengo que hacerte una pregunta... - dijo Exra. - ¿Cuál es tu duda? - pregunto Josué. - ¿Cómo fue que te convertiste en un Psiónico? - pregunto Exra. - Ehm, fui secuestrado por los Desterrados... Ellos experimentaron en mí, no tengo idea de porque... Logre escapar gracias a una cazarrecompensas, pero fue díficil... - dijo Josué. - Es curioso... Hasta donde sabía no se podían hacer transfusiones de Nanobacterias - dijo Exra. - No quería decirles por temor a que me rechazaran... Pero cuando estuvimos peleando con los Caídos, pues... Lo descubrieron - dijo Josué. - Calma muchacho, no te sientas mal, suele pasar, Wolf era un Psiónico como tú, y también era un Inhumano, pero calma, eso no implica que esto interfiera. Somos aliados, pase lo que pase - dijo Bokrug. Ellos tres continuaron avanzando, hasta que Bokrug se detuvo. - Siento algo venir... Preparense... - dijo Bokrug. El apunto con su rifle aguijoneador y apunto hacía los lados. Un arbusto se movío, y Josué tomo su arco. Del arbusto, una pequeña criatura mamiferoide similar a un armadillo emergío. - Oh maldita sea... JAJAJAJA - dijo Josué. En ese momento, unas fauces de una criatura tomaron al armadillo y lo arrastro. Un grupo de Xenobatores rodearon al grupo, y estos comenzaron a rugir. Exra activo su espada de energía, mientras las criaturas se preparaban para cazar. - ¡Malditos lagartos! ¡Nunca paran de molestar! - exclamo Bokrug. Uno de estos se arrojo contra Exra, pero ella blandió su espada de energía y le cerceno la cabeza. Otros seis Xenobatores se mantuvieron a distancia rugiendo. Bokrug comenzo a disparar, por lo que estos se dispersaron. - ¡Josué! ¡Corre! - exclamo ella. El jóven disparo con una de sus flechas y le atino en el ojo a uno de estos, matándolo. El corrío apresurado y aterrado mientras tomaba otra flecha de las que había tomado. Un Xenobator lo perseguía, y este podía correr rápido por el entorno boscoso sin verse frenado. Josué tenía que saltar las ramas, lianas y obstáculos para escapar. Bokrug disparo con su rifle de aguijon y acabo con otro Xenobator, pero uno de estos lo tiro y trato de morder.  Bokrug activo una cuchilla de plasma y se la hundió en el cuello, provocando que la criatura se retorciera.

Un Xenobator trato de rodear a Exra, pero ella pateo a uno de estos y le hundio su espada de energía en el vientre. La criatura todavía pataleaba, por lo que Exra tomo sus mandíbulas y le trato de romper las mandíbulas. Exra aplico una gran cantidad de fuerza y entonces le desencajo la mandíbula inferior, matándolo. Exra la movió para asegurarse de haberla roto. - Vaya, eso fue extremo... - dijo Bokrug. - Era matar o ser matada - dijo ella. - Faltan dos, ¿Donde estan? - pregunto Exra. - ¡Josué! ¡Tienes dos lagartos siguiendote! - exclamo Bokrug. Mientras tanto, el jóven se escondío debajo de un tronco. Dos de estos lo habían rodeado, y uno de ellos intento meter su hocico para morderlo. - Malditos dinosaurios... - dijo entre dientes. En ese momento, un rugido se escucho en la jungla. Los dos Xenobatores le rugieron a la criatura, pero esta respondía. La criatura era el Xenobator de color anaranjado que seguía a Josué, y este se lanzo contra uno de ellos. Los dos comenzaron a pelear, mordiendo y rasguñandose. El Xenobator rojizo lo puso contra el suelo y le mordio sus fauces, pero el otro le solto un coletazo contra su rostro. El Xenobator le rugío, y el herido se reincorporo. Uno de ellos se abalanzo contra el Xenobator rojizo, pero este le solto otro coletazo y después lo pateo, derribandolo contra el suelo. El Xenobator procedio a morderle el cuello, haciendolo soltar rugidos del dolor. El Xenobator restante la embistió y golpeo contra un árbol, pero esta le solto un coletazo contra su cuello, rompiendóselo. El Xenobator rojizo observo al herido, que se reincorporaba. Este la embistío y derribo, y una vez teniendola en el suelo, le hundío su garra letal en el vientre. El Xenobator rojizo lanzo un grito de dolor, mientras la otra bestia trataba de devorarlo. Josué se reincorporo y disparo una flecha contra su pierna, haciendolo retorcerse del dolor. El Xenobator entonces se reincorporo y le mordió el cuello, mientras tomaba su cabeza con las garras, hasta girarle el cuello y matarlo. La criatura se puso sobre el cuerpo y lanzo un rugido de victoria, mientras un aura de coloración azul celeste se formaba alrededor de está. El Xenobator observo a Josué, pero el se acerco. La hembra volvio a caer en el suelo, herida. Josué tomo una lata de bioespuma que llevo consigo y la sacudio. - Tranquilo, te pondras bien... - dijo Josué. El entonces rocío aquella sustancia, haciendola retorcerse. - Calma, calma... - dijo el jóven. Después de unos segundos, la criatura se calmo y se puso a reposar. 

Josué entonces escucho como Exra y Bokrug se acercaban hacía el. - ¿Qué sucedio aquí? - pregunto Bokrug. - No tengo idea... Ya había encontrado varias veces a esta criatura, parece como si me siguiera... - dijo Josué. Josué la toco en el cuello, pero en ese momento sintío como si entrara a su mente. El entonces observo los pensamientos y memorias de la criatura, viendo momentos claves en la vida de esta. Josué se dio cuenta que no era un macho, era una hembra. Esta al nacer poseía aquellas misteriosas capacidades Psiónicas, lo que la llevo a convertirse en el Alfa de su manada, pero todo cambio durante una cacería nocturna, cuando se enfrentaron a un equipo de soldados Desterrados, que acabaron con la manada de Xenosaurolophus y su manada, dejandola viva solo a ella. La criatura almacenaba memorias, expresaba sentimientos, como si de un ser sapiente se tratase. La criatura también sintio estar conectada con el jóven, y entonces el escucho una simple palabra: Gracias. Esta fue expresada por la criatura, y el se encontraba aterrorizado. Josué se desconecto y regreso a la realidad, mientras le sangraba la nariz. - ¿Qué paso? - pregunto Bokrug. - No respondías por cinco segundos... - dijo Exra. Josué sintio como si hubiera pasado una vida dentro de la mente de la criatura, analizando cada uno de sus momentos. - Oh dios... Pude sentir las memorias de la criatura... - dijo Josué. Bokrug ayudo al jóven a reincorporarse, y ellos la dejaron atrás. La hembra de Xenobator se reincorporo y los observo. La Xenobator lanzo un rugido, y entonces decidio tomar otro camino. - Relajate, todo esta bien... - dijo Exra. Ellos continuaron avanzando y llegaron hasta las afueras del pueblo abandonado, Villatanejo. Villatanejo era una quinta parte de grande de lo que era Nueva María, este pueblo solo abarcaba un kilómetro de terreno, 

 6 de Junio de 2559

Ruinas de Villatanejo, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Exra, Bokrug y Josué se encontraban en las afueras de aquella ciudad. Exra observo con los binoculares las ruinas del pueblo, las cuales estaban llenas de Caídos. - ¿Escuadrón O.G.T., me copian? - pregunto Cayde. - ¿O.G.T.? ¿Es ese nuestra designación que nos has puesto? - pregunto Exra. - Ehm, si - respondío Cayde. - Si, te copiamos - respondío Exra. - Bien, una vez que esten en la EDZ, no se pongan engreídos, la EDZ esta llena de peligros, dinosaurios hambrientos, mercenarios rezagados, posiblemente haya sobrevivientes... - dijo Cayde. - Lo sabemos, pero estamos prepara - Bien, les dare las indicaciones, son simples, localicen a los rehenes, liberenlos, ¡Y salgan de allí! - exclamo Cayde. - Cambio y fuera - dijo Cayde. En ese momento, en el comunicador volvieron a escucharse susurros. - Si, una vez que mi plan triunfe, todos me reconoceran, Cayde el Grande, y conseguire el amor de Hawthorne, tendremos muchos hijos y gobernaremos la aldea - dijo Cayde. Exra giro su cabeza con una sonrisa en su rostro. - Cayde, dejaste encendido el comunicador - dijo Exra. - Oh, rayos, gracias Exra, esto es vergonzoso... - dijo Cayde. Los tres avanzaron dentro del viejo pueblo abandonado, el cual tenía un curioso toque en cuanto a estética. Era una especie de combinación entre diseños de la epóca colonial europea y el diseño tecnológico que caracterizaba a las colonias del Siglo 26. Josué se agazapo con su arco y vigilo que no los estuvieran detectando. - Bien, mantenganse detras mio, yo soy una experta en infiltración... - dijo Exra. - Si claro, experta y los descubri comiendo de mi refrigerador, sin olvidar que padeciste de un ataque anafiláctico - dijo Josué. - Ehm, todos cometemos errores - dijo Exra. 

Ella se mantuvo agazapada mientras eran seguida por Bokrug y Josué. Ellos se detuvieron cuando un Servidor paso junto a ellos, como si estuviera inspeccionando. Exra continúo su avance y con un ademán de sus manos indico que se detuvieran. - Por aquí, siganme... - indico ella. Ellos tres avanzaron sin ser detectados por uno de los callejones del pueblo, y entonces se encontraron una especie de signo. - ¿Un Símbolo del Clan del Juicio? No hemos sabido nada de ellos en mucho tiempo... Posiblemente tenga que ver con la misteriosa movilización de fuerzas - dijo Exra. - ¿Qué? - pregunto Josué. - El Juicio era un clan que se establecio en el Arrecife, y después de la Batalla de los Seis Frentes, la mayoría de Clanes se movilizo hacía ese sitio, verlos aquí de vuelta es misterioso... - dijo Exra. Bokrug apunto con su rifle y observo que había una especie de capilla, una Iglesia abandonada. - Tal vez allí haya algo de interés... - dijo Exra. Ellos avanzaron y observaron que no parecían ser seguidos por los Caídos. Exra observo un símbolo, el cual indicaba una presencia importante. - Este símbolo significa buena suerte... Esta buena suerte es dirigida hacía los líderes políticos, eso indica la presencia de alguien importante... - dijo Exra. - Un Ketch sobre nosotros... ¿Y si es un Kell? - pregunto Bokrug. Ellos abandonaron la capilla y continuaron su avance por el pueblo. Un Eliksni de la clase de los Vándalos se detuvo y olfateo un poco en el aire. El Vándalo volteo a donde estaban ellos, pero el grupo se agazapo. Cuando el Caído se distrajo, ellos continuaron su avance. Exra cargo su carabina y observo a todos lados, para indicarles que avanzaran. Ellos caminaron cerca de la plaza principal, y allí observaron que un grupo de Vándalos portaban lanzas, escoltando a un Eliksni de dos metros y cincuenta centímetros. - Ese Eliksni es muy grande... Me recuerda a... - dijo Josué antes de ser interrumpido. - No creo, no puede ser el... - dijo Bokrug. Exra observo con los binoculares, y se dio cuenta que poseía partes cibernéticas. - ¿Taniks, el Marcado? - se pregunto Exra. - No, no puede ser, el era anarquista, ¿Cierto? - pregunto Bokrug. - Tu lo has dicho, era... - dijo Josué. - Muchas cosas pasaron en estos meses, Human Trascendence fue casi aniquilado, la SPD se fusiono con la USDF, se hizo un tratado entre gobiernos, mi crush salió con otro, no me extrañaría que Taniks terminase como Kell - dijo Josué.  

Ellos tres continuaron avanzando por el pueblo, buscando un sitio donde poder esconder prisioneros. Pero en ese momento, el rugido de un Cápitan se pudo escuchar. - ¡Mierda! - exclamo Bokrug. El se cubrío y casi recibía el tiro de un francotirador. Ellos tres se cubrieron y comenzaron a disparar mientras usaban de barricada un auto. El Francotirador indico a otros Caídos que atacaran, y estos comenzaron a disparar varias ráfagas de plasma. Josué apunto con su arco, y disparo contra el Francotirador. La flecha fallo y dio en un edificio cercano, por lo que el francotirador continúo abriendo fuego. - ¿Máximo sigilo? ¡¿A esto le llamas sigilo?! - exclamo Bokrug. Exra logro apuntar con su carabina y elimino al francotirador. - ¡No! ¡Al demonio el sigilo! ¡Es hora de enfrentar a estos Shisnos y rescatar a los prisioneros! - exclamo Exra. Ella encendío su espada de energía y cargo contra los Caídos. Josué disparo con su arco y elimino a otro par de enemigos. El grupo continuo su avance y se cubrieron detrás de una pared de ladrillos, mientras disparaban. Exra arrojo una granada de plasma, la cual se activo y acabo con un grupo de Vándalos. Los disparos no terminaban de cesar, justo cuando un Caminante entro a la escena. Este disparo una carga y destruyo el pilar de un edificio detrás de ellos, derrumbandoló. La explosión aturdio a Josué y provoco que cayera al suelo, cubriendose sus oídos. Exra volvio a utilizar su carabina y logro eliminar a varios Eliksni. - ¡Oye! ¡Te apuesto a que no acabas con más de los que yo acabo! - exclamo Bokrug. - ¡Bok! ¡Esto no es el momento! - exclamo Exra. La Sangheili volvío a arrojar otra granada de plasma, la cual detono y asesino a varios Caídos. Otros se posicionaron detrás de unas barricadas y comenzaron a disparar con sus cañones de quemado, manteniendolos en su cubierta. En ese momento, Cayde envio un mensaje por el comunicador. - ¿Cómo van en sus operaciones? - pregunto Cayde. - Qué oportuno... - dijo Exra sarcásticamente. - ¡Estamos bajo fuego enemigo! ¡Repito, estamos bajo fuego enemigo! - exclamo Bokrug. - ¿Qué paso con el sigilo muchachos? - pregunto Cayde. - ¡Cayde! ¡Qué estas haciendo! - exclamo Erika. - Oh rayos... Ehm, tengo que irme... - dijo Cayde. - ¡Maldito! - exclamo Exra. - Josué, se que no controlas a voluntad esos poderes, pero por favor, trata de hacer algo, necesitamos deshacernos de ese caminante... - dijo Exra. En ese momento, una granada eléctrica de los Caídos cayo detrás de su cubierta. - Shisno... - dijo Exra entre dientes. En ese momento, la granada estallo y aturdio a los tres. Exra disparo por error con la carabina, impactando contra una pared. Josué resistío el haberse electrocutado, y entonces se concentro. Su nariz comenzo a sangrar, mientras el extendía sus manos. El sin darse cuenta, arrojo un poderoso pulso de energía psiónica, derribando a los Caídos y deshabilitando al Caminante. Este no se pudo mantener en pie y cedio ante su propio peso. Exra logro reincorporarse, pero ligeramente aturdida. - ¡Lo hiciste! - exclamo ella. Ella encendío su espada de energía y continuaron su avance. En ese momento, recibieron contacto de nuevo. - ¿Siguen vivos? - pregunto Devrim. - Lo logramos... El niño nos salvo de esta - dijo Exra. - ¿Niño? ¡Tengo la misma edad que tú! - exclamo Josué. - Josué, definitivamente, tienes que mejorar tus capacidades Psiónicas, tienes potencial... - dijo Bokrug. - Necesitamos que salgan de allí, no queremos perder a más hombres - dijo Devrim. - Tranquilizate, casi terminamos la Operación - dijo Exra. Entre la devastación, Exra levanto a un Caído y dejo que el traductor consiguiera que el lenguaje del Eliksni fuera comprehensible. - ¿Donde guardan a los prisioneros? - pregunto ella. - Debajo de la Iglesia... Pero no podran rescatar a sus amigos... La venganza del Kell caera sobre ústedes... - dijo el Vándalo. 

Ellos tres lograron llegar a la capilla, donde observaron una especie de compuerta. - Esta cerrada - dijo Bokrug. - No lo creo... - dijo Exra. Ella entonces la tomo con sus manos, y aplico una gran cantidad de fuerza para levantarla, consiguiendo doblar el metal. - Una entrada secreta... Interesante - dijo Josué. Bokrug entro primero, después siguio el jóven, y por último entro Exra, manteniendo la puerta cerrada. Ellos tres activaron sus armas, y entraron por uno de los túneles. Exra activo su espada de energía y observo a un par de Escoria, los cuales dispararon en cuanto entro. Ella utilizo su espada para encargarse de ellos fácilmente, mientras Bokrug y Josué utilizaban sus armas de fuego. Ellos continuaron avanzando por los túneles, llenos de compartimiento y cajas abandonadas. Exra entonces escucho el rugido de un cápitan, conocido como Sorkis, Cápitan Renegado. - ¡Protejan a los prisioneros! - exclamo el Cápitan. Este comenzo a disparar con su cañon de metralla, por lo que Josué se cubrío junto con Bokrug. - ¡Permanece detrás mío chaval! - exclamo Bokrug. Exra entonces pateo a un Vándalo y le corto la cabeza con su espada de energía. Ella la blandio y rebano a otro Caído, dejandola solo con el cápitan. - ¡Ustedes nos tomaran la propiedad del Kell de Kells! - exclamo el Cápitan. Ella esquivo los disparos del cañon y después le hundió la espada en el vientre, acabando con el. Exra tiro su cádaver en el suelo, y después observo una pila de agua. Allí se encontraban los sobrevivientes humanos, los cuales estaban vendados y amordazados. Exra corto las ataduras de energía, primero las de Christine, después las de Dreyfus, las de Tadeo, y por último las de Méndez. Bokrug les quito los pañuelos que les imposibilitaban hablar. - ¡Ahora son libres! ¡Hay que irnos! - exclamo Bokrug. - ¿Quiénes son ústedes? - pregunto Méndez. - ¡Somos nosotros! ¡Exra, Bokrug, Josué! - exclamo Bokrug. Exra volteo y entonces observo como un grupo de Caídos los emboscaron, tomando a Josué como rehén. - Bajen las armas... - dijo Feliks. En ese momento, entro Variks, apoyandose de su bastón. El observo la escena y entonces hablo con una voz ronca. - Parece que consiguieron causar destrozos, matar un grupo de guardias y asesinar a un Cápitan para liberar a sus amigos, que valeroso... - dijo Variks. En ese momento, los Caídos abrieron paso, y una figura imponente con implantes cibernéticos llego a la zona. - Vaya vaya... Exra 'Kasumee, Bokrug, y Josué... - dijo Taniks. - ¿Taniks? ¿Cómo? - pregunto Josué. - Hasta donde recordaba eras un anarquista que no seguía órdenes de nadie... ¿Qué paso, qué paso? - pregunto Bokrug. - Cuando la Batalla de los Seis Frentes termino, mi especie estaba condenada... Pero el universo nos ofrecío una segunda oportunidad, así que decidí hacer algo, viaje al Arrecife y contacte con Variks, Kell del Juicio, para buscar una forma de unir a los Clanes... Fue así como nacio el Clan del Atardecer, Variks me persuadio para ser un Kell, ya que estaba convencido de que podía hacer un cambio, y así termine siendo el Kell del Atardecer - dijo Taniks. - Ya veo, decidiste hacerla de líder para salvar a tu gente... - dijo Josué. - Así es, pero trato de no ser como los altaneros Kell que gobernaban a cada Clan... Yo busco la superviviencia de los míos... - dijo Taniks. - Espera, por favor, dejanos ir Taniks... Vinimos por esta gente... - dijo Exra. - Esperen, ¿No liberaron a la chica? - pregunto Taniks. - ¡No se lo merecía! ¡Me pateo cuando la libere! - exclamo Folkis. - Parece que tendremos que encontrar una forma de resolver esto... - dijo Taniks.

Un Nuevo Enemigo

 6 de Junio de 2559

Fundidora 113, Tierras de la Plaga, Sephora, Sistema Tallon

Kubaxa camino acompañado del Kell del Clan de los Desterrados, una milicia de Caídos que reluctantemente se le unieron a los Desterrados. Dicho Clan era capitaneado por Terksis, Kell del Destierro, ellos pertenecían a un Clan sin liderazgo que se encontraba saqueando una luna en control de los Desterrados, previamente conocidos como Clan del Exilio, pero se unieron a los Desterrados cuando estos los vencieron, y fueron reequipados con nueva tecnología, la cual mejoraba sus artefactos, así como un reemplazo a sus viejas armaduras. Terksis viajo junto a Kubaxa y dos guardias de honor hacía el Cósmodromo, y se adentraron en este. - ¿Qué necesitan? - pregunto un Cápitan de los Demonios. - Mi empleador ha solicitado tener una alianza con ustedes... - dijo Kubaxa. - Recibimos su mensaje... No creíamos que enviarían un Kell... - dijo un Splicer. Este estaba severamente modificado, ya que muchas de sus partes orgánicas habían sido reemplazadas por una especie de tecnología replicante de colores rojizos. El Splicer los guío a través del abandonado complejo y llegaron hacía una especie de muralla, la cual había sido carcomida por algo más. Kubaxa entro acompañado del Kell, el cual observo como aquella zona estaba convertida en un infierno. Varias fábricas habían sido establecidas, las cuales expulsaban enormes cantidades de humo en la atmósfera. Kubaxa piso el cuerpo de un Xenosaurolophus muerto, al haberse intoxicado por el humo. Varias extensiones de terreno habían sido cubiertas por una misteriosa tecnología de aspecto orgánico y coloración rojiza, las nubes ahora poseían colores verdosos. Una auténtica zona industrial. - Nos encontrabamos al borde de la aniquilación, así que decidimos hacer algo para enfrentarla... Con el Clan del Atardecer ganando terreno, y el remanente de los Lobos internandose en nuestro territorio, decidimos hacerles frente, así que buscamos en el Cósmodromo. Intentamos apoderarnos del Vigilante, pero la cazadora nos hizo retroceder. Así que buscamos respuestas en otra parte, y descubrimos la SIVA - dijo el Splicer. - ¿La SIVA? - pregunto Terksis. - Una nanotecnología replicante, construida hace años por la familia Bray... Abandonaron este proyecto debido a su inestabilidad, pero nosotros hemos decidido darle otro uso... - dijo el Splicer. - ¿Cuál es ese uso? - pregunto Kubaxa. - Alcanzar la divinidad - respondió el Splicer. - Aniquilador, esto no me convence, ¿Estás seguro de que estos fanáticos nos ayuden? - pregunto Terksis. - Lo harán - respondío Kubaxa.

Ellos continuaron avanzando por las tierras de la plaga, mientras observaban como los Demonios avanzaban sin voluntad alguna, controlados por algo más. Su Ketch había sido desarmado, y lo utilizaron para construir una especie de guarida. - Por error descubrimos esta tecnología, pero cuando aplicamos sus funciones, convertimos a nuestro Arconte, Aksis, en una máquina, reparamos a Seplks Prime, nuestro monitor primario y rápidamente esparcimos la SIVA por toda la región, convirtiendo a cada uno de nuestros hombres en seres divinos, mitad sintéticos, mitad orgánicos... - dijo el Splicer. Este los guio por los pasillos del Ketch desarmado, y llegaron hacía una especie de habitación. - ¿Quién osa adentrarse en los Dominios de Aksis, Arconte Divino? - pregunto Kubaxa. - ¡Soy Terksis! ¡Kell del Exilio! ¡Vengo en nombre de los Desterrados para negociar! - exclamo Terksis. - Terksis, viejo amigo... - dijo Aksis. Del techo, cayo el enorme cuerpo de aquel ser. Una mitad de su torso era orgánica y reconocible, pero el resto de su cuerpo era una máquina, sus órganos habían sido reemplazados por sistemas de cableado rojizos, y sus piernas fueron reemplazadas por ocho patas, lo que recordaba a una araña. - En el nombre de Eliksni Prime, ¿Qué te has hecho? - pregunto aterrorizado. - Esto... Solo son simples mejoras... - dijo Aksis. Terksis sintío una fuerte sensación de asco, unas tremendas ganas de vomitar. - Escuche tu propuesta... Quieres una alianza, tendras una alianza con este "Atriox", pero necesito algo a cambio... - dijo Aksis. - ¿Qué necesitas? - pregunto Kubaxa. - El cuerpo de Terksis - respondío Aksis. - ¿Qué? No viejo amigo... No tienes que hacer esto... - dijo Terksis asustado. Aksis entonces comenzo a reír, pero su risa se escuchaba sintetizada. - Solo bromeo... Pero necesito que me traigas al Kell del Atardecer... Taniks, el Marcado... - dijo Aksis. - ¿Taniks? No accedera, el sigue sus propios principios... - dijo Terksis. - No, no lo quiero vivo... - dijo Aksis. - Haremos lo que sea con tal de obtener esta alianza - dijo Kubaxa. - Es bueno que sean cooperativos, no como los hombres de ese farsante de Jul... - dijo Aksis. Ellos dos salieron fuera del complejo infectado, mientras veían como lentamente se esparcía la SIVA por el terreno. - Ronan, hemos forjado una alianza con el Arconte, pero a cambio necesitamos entregarle algo... - dijo Kubaxa. - ¿Qué es lo que solicito? - pregunto Sali. - Quiere que le entreguemos a Taniks, el Kell del Atardecer - dijo Kubaxa. - Ya veo... necesito que tu vayas y elimines a Taniks, asegurate de que el tejido cerebral este intacto... - dijo Sali. - Ire, pero necesito un destacamento... - dijo Kubaxa. - Pero, ¿Por qué? Tú solo eres capaz de enfrentar incluso a un batallón de marines - pregunto Sali - Necesito una distracción - dijo Kubaxa. - Bien, una vez que termines con Taniks, ve a cazar a Zhira, y al experimento fallido de 'Maw, podría ser un recurso útil... - dijo Sali. - Con gusto lo hare, esperaba llevar a cabo esa tarea - dijo Kubaxa.

 6 de Junio de 2559

Ruinas de Villatanejo, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Taniks se encontraba en los túneles de la capilla, mientras observaba a los prisioneros. Exra dejo su espada de energía y su carabina en el suelo, Bokrug dejo su rifle de aguijones, y Josué tiro el arco. Taniks observo y volvio a dirigirles la mirada. - Primero que nada, explique cada uno su versión de la historia... - dijo Taniks. - ¡No les dire nada! ¡Somos inocentes! - exclamo Dreyfus. - ¡Silencio! - exclamo Variks. - Dejen que el Kell decida... - añadio Variks. Taniks asintío, y con un ademán de sus manos indico que todos sus acompañantes, con excepción de Variks abandonaran. - Necesito que me cuenten la historia, así comprobare si son inocentes, o por lo menos si tienen perdón... - dijo Taniks. - Qué hable primero Mariana, sería lo más sensato - dijo Christine. - ¿Estás segura? - pregunto Josué. Méndez asintío al observarlo. - Comienza tu historia... Jóven humana - dijo Variks. - Habíamos sido enviados por la líder del campamento, Hawthorne, para recolectar alimento. Nuestro líder, Dreyfus sugirío que nos internaramos más profundo en la EDZ para recolectar alimento, así que seguimos sus órdenes, hasta que descubrimos un campamento abandonado. O eso creíamos, Dreyfus y Tadeo comenzaron a saquear un recurso extraño, hasta que ustedes llegaron y nos capturaron, pero no todos estabamos involucrados. Le intentamos advertir a Feliks, pero hizo caso omiso - dijo Méndez. - Feliks... El es algo impulsivo, tiene sentido lo que hizo - dijo Taniks. - Ese recurso que intentaron robar se llama Mána, es una sustancia exótica díficil de conseguir... - dijo Variks. - La materia que robamos la convertimos en Mána gracias a los Servidores, y así podemos mantener alimentada a nuestra estirpe... - dijo Taniks. - Pero desgraciadamente es díficil... Lo que hicieron estuvo mal... - dijo Taniks.

Dreyfus se mantuvo callado, mientras volteaba sus ojos. - Y ustedes decidieron hacer uso de la violencia... - dijo Exra. - Creímos que era la única opción, como Feliks no quería cooperar... - dijo Exra. - Y tuvieron que matar a varios de nuestros hombres, así como asesinar a un Cápitan... - dijo Variks. - Todos cometemos errores - dijo Exra. - Eso es algo en lo que estamos de acuerdo, amiga Sangheili... - dijo Taniks. - ¿Y ahora, cual es la solución? - pregunto Bokrug. - Puedo dejarlos ir... Sí, pero Dreyfus y Tadeo se quedaran aquí... Los liberaremos, claro, pero cumpliran una condena primero... - dijo Taniks. - Por otra parte, Méndez y su acompañante pueden retirarse con ústedes, pero si vuelven a introducirse militarmente en nuestros terrenos, habra guerra... - dijo Taniks. Christine se incorporo con ayuda de Exra, y Mariana se quedo atrás. - Ustedes vayan primero... Los alcanzo en un momento... - dijo Méndez. - ¿Por qué te piensas quedar? - pregunto Taniks. - Necesitaba preguntarte algo... - dijo ella. - Variks, retirate y acompaña a los exprisioneros - ordeno Taniks. - Cómo ordene - respondío Taniks. El camino apoyado en su bastón, y después Taniks observo a Méndez. - ¿Cuál es tu pregunta? - pregunto Taniks. - ¿Todavía vez reflejada a tu hija en mí? - pregunto ella. - Algo... - dijo Taniks. - El Dominio hablo a través de tu cuerpo por un momento, y se manifesto su consciencia... Fue algo impactante - dijo Taniks. - No tengo recuerdos de eso, pero si algo recuerdo es que ese día salvaste mi vida, estoy en deuda contigo - dijo ella. - ¿Hay alguna forma de pagarla? - pregunto Méndez. - No es necesario... - respondío Taniks. - Ve, tienes que ir con los de tu raza... - dijo Taniks. Méndez asintío y subio las escaleras. Dos Vándalos entraron y volvieron a someter a Dreyfus y a Tadeo. Taniks se quedo pensando en aquellas palabras. Con algo de suerte no sería la última vez que se vieran.

6 de Junio de 2558

Bosque Abandonado, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

El USDF Blackbird aterrizo en los bosques de Sephora, mientras Mariana bajaba, acompañada de Rasputin. El cuerpo del Estratega medía 1.90 metros de altura, su cabeza era de color blancuzco, manchada de colores rojizos que recordaban a sangre, y poseía un traje de color azul apagado.- ¿Y ahora qué? - pregunto ella. - El Cósmodromo ha sido capturado... Y no podemos regresar a Tallon-IV, los sistemas de enfriamento se desactivaron, el reactor nuclear se sobrecalento y estallo, dejando el sitio como un cráter, nada quedo allí, ni para los Desterrados ni para mí - dijo Rasputin. - ¿Entonces perdiste tus habilidades? - pregunto Mariana. - No, este cuerpo fue diseñado especialmente para poder almacenar mis datos, y desde este cuerpo poseo acceso remoto a la red del Warsat, todavía soy el vigilante de este sistema... - dijo Rasputin. - Bien, eso no sirve de nada cuando toda resistencia fue aniquilada - dijo Mariana. - Error, he detectado señales IFF humanas en un punto cercano a una granja abandonada - dijo Rasputin. - ¿Tienes la Vakyria todavía? - pregunto Rasputin. - La tome del cuerpo de Wolf... - dijo ella decepcionada. - No entiendo - dijo Rasputin. - ¿Qué no entiendes? ¿No se supone que eras muy avanzado? - pregunto ella. - No es eso. Me refiero a que no entiendo, ¿Por qué sollozas por el humano fallecido? - pregunto Rasputin. - ¿No has experimentado emociones? En estos meses que lo conocí, lo he llegado a considerar un hermano... La perdida fue fuerte... - dijo Mariana. - Ya veo, yo fui programado sin emociones, muchas de las decisiones que enfrentaría desafiarían la moral, y eso complicaría mi trabajo. Por ello no tengo emociones, así soy más efectivo - dijo Rasputin. - Pero sabes, he aprendido que a pesar de todo, tengo que seguir adelante y no debo de guardar rencor - dijo Mariana. - Tu respuesta a dicha situación es un tanto peculiar, para ser una Exo estás demasiado bien programada, eso sugiere el uso de digitalización cerebral - dijo Rasputin

Ellos dos avanzaron por el bosque templado, mientras la niebla se dispersaba. - ¿Qué tan cerca estamos del objetivo? - pregunto Mariana. - Quinientos metros más, no estamos lejos... - respondío Rasputin. - Qué aburridoooooo - dijo Mariana. - Un momento, agachate - ordeno Rasputin. - ¿Por qué? - pregunto Mariana. - ¡Hazlo! - exclamo Rasputin. Ella se cubrío detras de unas rocas, y Rasputin procedio a hacer lo mismo. Un grupo de Xenosaurolophus corrieron en una estampida, mientras detras de ellos los Desterrados avanzaban. Un grupo de Wraith demolieron los árboles, derribandolos y aplastando lo que estuviera a su paso. Algunos Blisterback sobrevolaban cerca del lugar, acompañados de algunos caminantes, designados como Reaver. Los Brutes se encontraban avanzando por el terreno, acompañados de los Grunts y Elites, así como Caídos con armaduras rojizas. Sobre una roca, se encontraba un Sangheili equipado con una guja de energía, este la levanto e indico que procedieran con el ataque. - ¿A donde se dirigen? - pregunto Mariana. - Analizando, se dirigen hacía estas coordenadas... - dijo Rasputin. El le enseño las coordenadas a la IA y ella las observo. - ¿Villatanejo? ¿Qué con ese sitio? - pregunto ella. 

 6 de Junio de 2558

Ruinas de Villatanejo, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Méndez se sento a disfrutar de la vista del bosque, mientras algunas bandadas de Rangmejo sobrevolaban los aires. - Fue díficil, ¿Cierto? - pregunto Josué. - ¿Díficil qué? - pregunto Méndez. - El haber pasado por todo esto, digo, un alienígena que te toma como su hija fallecida hace tiempo, una invasión de mercenarios sedientos de sangre, perder todo lo que conocías y ahora vivir en una granja, ¿No es díficil? - pregunto Josué. - No, claro que no, es sencillo - dijo ella en tono sarcástico. - Claro que es díficil de adaptarme, pero el lado bueno es que muchas de las personas que amo no estan muertas - dijo ella. Ella miro el cielo y escucho el canto de las aves. - Sabes, este planeta es muy extraño, hay dinosaurios vivos, criaturas que creíamos extintas desde hace millones de años, carece de placas tectónicas activas, su masa total es un tanto peculiar, es como si esta planeta fuera artificial, y a la vez tan orgánico - dijo ella. - A veces me he preguntado lo mismo, y hay cosas más raras, solo te dire que el ADN de los humanos y el de la especie de Bokrug poseen bastantes similitudes, como si ambos tuvieramos un antepasado en cómun, y este planeta lleno de dinosaurios... Todo es muy curioso, pero prefiero no indagar mucho en ello, tal vez descubriríamos algo que no debimos haber oído - dijo Josué. - Bueno, eso no importa mucho, agradece que estamos vivos - dijo Méndez. En ese momento llego Exra, y toco el hombro de Josué. - Deberíamos movernos, no queremos iniciar una búsqueda por nosotros y que culmine en algo similar - dijo Exra. En ese momento, atronadores sonidos se escucharon en la distancia. - ¿Qué fue eso? - pregunto Josué. - Los dos, vayan hacía la capilla - ordeno Exra. - ¿Por qué? - pregunto Josué. - Esos sonidos son producidos por máquinas de guerra, algo viene hacía el lugar... - djo Exra. Bokrug entonces tomo su rifle aguijoneador y lo cargo. - ¿Son los invasores? - pregunto Bokrug. - Estos "Desterrados", informale al Kell... No podemos dejar que esto se convierta en una masacre de inocentes... - dijo Exra. - Hay familias aquí, familias de Eliksni... No dejare que esto sea otro Surraca... - dijo Exra.  Bokrug corrío rápidamente hacía la capilla, y observo al Kaidon. - ¿Qué sucede? - pregunto Taniks. - ¡Vienen invasores! - exclamo Bokrug. - ¿Los Desterrados? Creí que no estaban enfocados en nosotros... - dijo Variks. - Deben de buscar algo aquí, en Villatanejo... - dijo Bokrug. - El Túnel... ¡Variks! ¡Lleva a los Cuervos a defender el portal! ¡No dejes que caiga en manos enemigas! - exclamo Taniks. Variks asintío y entonces le ordeno a un grupo de Vándalos encapuchados que le siguieran. - ¿El Túnel? ¿Qué cosa? - pregunto Bokrug. - Cuando este sitio era una colonia humana, ellos llevaron a cabo una operación minera debajo del pueblo, extraían sal dentro de las minas, pero descubrieron algo más... Una especie de Túnel, enviamos una expedición de Shank a través de este, pero nunca volvieron, por ende hemos decidido encubrirlo - dijo Taniks. - Interesante... bueno, eso no importa. ¡Ordena la evacuación de toda la población civil! - exclamo Bokrug. Taniks entonces tomo su cañon de metralla. - ¡Feliks! ¡Lleva a cabo una evacuación de los ciudadanos y llevalos hacía el Arrecife! - exclamo Taniks. Feliks asintío y entonces le ordeno a un grupo de Caídos que lo siguieran. Taniks entonces camino a una parte de la plaza y se levanto. - ¡Eliksni! ¡Escuchadme! - exclamo Taniks. Muchos de sus hombres voltearon a verle. - Una fuerza de invasión se acerca hacía estas ruinas, estan buscando algo debajo de nuestros pies... ¡Aquellos que piensen luchar, quedense! ¡Aquellos que no puedan hacerlo, sigan a Feliks! ¡El los llevara de vuelta al Arrecife! - exclamo Taniks. - ¡Los que piensan luchar, haganlo por una causa! ¡No dejen que este sitio caiga en manos enemigas! - exclamo Taniks. Los Caídos comenzaron a prepararse, acompañados de Shank y Servidores.

Los árboles del bosque comenzaron a ser derribados, mientras vehículos terrestres de los Desterrados se acercaban a su posición. Un Sangheili equipado con armadura de Ultra y una guja de energía similar a una lanza se encontraba dirigiendo a las tropas. Este era acompañado por Kubaxa, el cual llevaba cargado su escopeta de plasma. - Corvus 'Glaivee, espero que no fracases en tu misión, apoderense de Villatanejo, mientras yo me encargo de Taniks... - dijo Kubaxa. - Pero si interfieres en mi misión, te matare... - dijo Kubaxa. - No te tengo miedo... Al único que le temo es a Atriox... - dijo Corvus. Kubaxa abandono el sitio, mientras Corvus se paraba en una piedra y encendía su guja. - ¡Ataquen! ¡Saqueen el pueblo y apoderense de la tecnología de estos piratas! - exclamo Corvus. Los Desterrados comenzaron sus cánticos de guerra, y estos levantaban sus armas. Unos cuantos avanzaron en sus Ghost, equipados con una armadura pesada para resistir. Los Desterrados comenzaron su avance hacía la zona, y entonces un grupo de Eliksni llego como fuerzas de avanzada, mientras exploraban en búsqueda de enemigos. - No parece haber nada... - dijo un Eliksni. - ¿Cómo no va a haber nada? ¡Brutus prometío sangre y viscéras! - exclamo un Jiralhanae. Mientras ellos dos buscaban, un francotirador apunto a la cabeza del Jiralhanae y jalo el gatillo. Las fuerzas del Atardecer comenzaron su ataque y abrieron fuego contra los Desterrados. Estos respondieron violentamente y comenzaron a desplegar a sus tropas de avanzada. Los disparos comenzaron a inundar el área, mientras ambos bandos intercambiaban tiros de plasma. Un francotirador Eliksni disparo y logro eliminar a un grupo de seis Grunts, pero en ese momento un Caminante de color grisáceo disparo y destruyo el edificio donde este se encontraba. Los Caídos comenzaron a disparar, cubriendose detras de los vehículos abandonados por los humanos. Un Jiralhanae disparo con su lanzagranadas contra un automóvil, distruyendolo. Los Caídos utilizaban cañones de quemado en un intento de resistir, disparando contra los vehículos de los Desterrados.

Un Blisterback descendío y activo su modo terrestre, disparando varias salvas de misiles contra un edificio y derribandoló sobre un grupo de Caídos. Los Elites se cubrían y utilizaban sus carabinas para disparar, mientras en medio de la destrucción Corvus 'Glaivee avanzaba. El utilizo su lanza de energía y la blandío, acabando con un par de Caídos atrincherados. El se encontraba acompañado de Obsidianus, un Jiralhanae calvo el cual servía a Atriox. Los disparos eran demasiados, pero Corvus lograba esquivarlos. El utilizo su guja y acabo con un grupo de los Caídos utilizando el cuerpo a cuerpo, eliminando la oposición en el camino. Los Banshee sobrevolaban el área y disparaban con sus cargas de combustible, destruyendo algunos edificios de los Caídos. Mientras tanto, Josué escuchaba la devastación desde la Capilla, observando agazapado junto a Méndez y a Christine. - Debemos hacer algo... - dijo Josué. - No, es peligroso... Y tu no has superado tu trauma completamente... - dijo Christine. - Nop, no lo he hecho, pero eso no quita que no pueda hacer algo. Ya trate de luchar, ya he comprendido que esto es un juego de matar o morir... Intenta detenerme, adelante - dijo el jóven. El tomo el arco y sus flechas, preparandose para ir en la misión. - Algo cambio en el, ¿No? - pregunto Christine. - No lo se, no he hablado mucho con el desde los Seis Frentes - dijo Méndez. El entonces corrío y se cubrío, mientras observaba como algunos soldados de Taniks abrían fuego. Los misiles de un vehículo caminante, conocido como el Reaver chocaron contra el suelo, acabando con los Eliksni. El apunto con su arco y observo que la cabeza del piloto sobresalía, el cual era un Grunt. - Lo siento amigo... - dijo Josué. El entonces jalo el gatillo y lo atraveso, matándolo al instante. El comenzo a avanzar mientras se cubría, y escucho un rugido familiar. Un Eliksni disparaba con su cañon de metralla, pero Bokrug se le arrojo encima y le hundio sus dagas de plasma en la garganta. El Eliksni cayo al suelo muerto, y Bokrug lanzo un rugido de emoción. Josué le apunto con el arco y disparo la flecha cerca de el, asustandólo. - ¡Idiota! ¡Me espantaste! - exclamo Bokrug. - Jajajaja, deberías vigilar más tus alrededores - dijo Josué. - ¿No deberías estar en un sitio seguro? - pregunto Bokrug. - He decidido dejar de esconderme por ahora... No pienso quedarme de brazos frente a estos Desterrados - dijo Josué. - ¿No deberías usar un escudo de energía? - pregunto Josué. - Tus primos de Ruuht utilizan escudos, no tengo idea por que tu no - dijo Josué. - ¡Los escudos son para maricas! - exclamo Bokrug. 

Una patrulla de Eliksni se encontraba resistiendo frente a un asalto de Ghost. Un Caído disparo con el cañon de quemado y lo destruyo, pero un Jiralhanae con torreta de plasma los obligaba a mantener la posición. - ¡Debemos de eliminar a ese pesado! - exclamo un Cápitan. Exra se encontraba con ellos, y disparaba con su carabina a ciegas. - ¡No puedo concentrarme con esa cosa disparando plasma contra nosotros! - exclamo Exra. En ese momento, una flecha cayo en el cuello del Jiralhanae, provocando que este se ahogara en su sangre. - ¿Josué? - pregunto Exra. - No pensaba dejarlos atrás... Ustedes me ayudaron, era hora de devolverles el favor - dijo Josué. Ella disparo con su carabina y ayudo a los Caídos a avanzar. Un Caminante caído disparo contra un Blisterback, logrando dañar sus escudos. El Caminante volvio a disparar contra este y lo destruyo. Pese a eso, los Desterrados continuaban luchando fieramente. Unos de estos se cubrían detras de automóviles abandonados y desde esa posición abrían fuego. Un Skiff emergío del desliespacio y desplego más Eliksni, los cuales ayudaban a que los Desterrados retrocedieran. Bokrug tomo una granada de astillas y la arrojo contra un Jiralhanae, la cual detono y lo asesino al hundirle varias astillas en su cuerpo. En ese momento, un Phantom llego y desplego a un escuadrón de Operaciones Especiales, entre ellos un Sangheili con una guja. - ¡Es un miembro de su Orden Negra! ¡Concentren todo el fuego en el! - exclamo un Caído. Exra entonces activo su espada de energía y lo observo. - ¡Oye tú! ¿Eres uno de los generales que comanda este ataque? - pregunto Exra. - Vaya... Finalmente un digno oponente... - dijo Corvus. - ¡Tú y tus aliados enfrentaran la furia de miles de almas ahora muertas! - exclamo Exra. - Quisiera verlo... - dijo Corvus. En ese momento, un Jiralhanae tomo su martillo gravitatorio y golpeo un automóvil. - Bokrug, Josué, ustedes vayan por el grandote... Yo me quedo con el Sangheili... - dijo ella. - ¿El... Grandote...? - pregunto Josué. Este entonces tomo un automóvil con sus manos y lo destrozo. Exra con un ademán de manos le indico a los Caídos que continuaran su avance por otro lado. Exra activo su espada de energía y observo a Corvus. - Hace mucho que no tenía un enfrentamiento que valiera la pena... - dijo Corvus. Los dos se rodearon al mismo tiempo, y Exra recordo las lecciones de esgrima de Jazer 'Dragramai, su padre ahora muerto. Ella entonces se arrojo contra Corvus y los dos comenzaron a chocar sus armas, pero Corvus utilizaba un estilo más salvaje. - Eres buena... pero no te salvara la vida... - dijo Corvus. Los dos continuaron peleando, pero la fuerza de Corvus era demasiado fuerte, incluso para un Sangheili común y corriente. El pateo a Exra y la arrojo contra un automóvil, logrando crear un fuerte impacto que casi la deja noqueada. Ella se dio cuenta de que unos vidrios se clavaron en su cuello, provocandole un sangrado. Exra se reincorporo y se volvio a enfrentar a Corvus, pero este con facilidad le arrebato su espada de energía. Corvus levanto a Exra con su mano y la azoto contra el suelo, mientras le ponía su guja en el cuello. - Tu gran viaje termina aquí... - dijo Corvus.

Mientras ellos dos se encontraban peleando, Obsidianus perseguía a Bokrug y Josué. El jóven tomo su arco y flecha y le disparo en el cuello, pero este ni se inmuto y se quito la flecha. Obsidianus dio un fuerte golpe con su maza y aplasto a un automóvil, para después intentar aplastar a Bokrug. - ¡AY MAMÁAAAAAAAA! - exclamo Bokrug asustado. El corrío junto con Josué mientras el Jiralhanae trataba de matarlos a ambos. - ¡SUFRIRAN LA IRA DEL CAUDILLO! - exclamo Obsidianus. Obsidianus golpeo sus pectorales y después los persiguío. El Jiralhanae tomo un automóvil y trato de arrojarselos. Ellos dos se cubrieron detrás de una tienda abandonada, mientras escuchaban sus rugidos y gritos de ira. - ¡SALGAN DE ALLÍ COBARDES! - exclamo Obsidianus enfurecido. Josué volvió a disparar, pero el Jiralhane simplemente tomo la flecha y la rompío. - ¿Cómo acabamos con esta cosa? - pregunto Bokrug. - No se, no se, quiero vivir... - dijo Josué asustado. Bokrug entonces observo que tenía una granada de plasma. - Pon una flecha en tu arco... Se me ocurrio algo... - dijo Bokrug. Josué  puso la flecha en el orificio del arco y entonces Bokrug pego la granada de plasma en la flecha. - ¡¿QUÉ MIERDA TIENES EN MENTE?! - exclamo Josué asustado. - ¡DISPARALA YA! - exclamo Bokrug. Josué entonces arrojo la flecha, la cual estallo antes de tocar a Obsidianus. Pero al estallar, esta lo arrojo contra otro edificio, provocando que se cayera encima de el. - ¡Lo hiciste! - exclamo Bokrug. - ¡NO VUELVAS A HACER ESO! ¡CASI NOS MATAS A LOS DOS! - exclamo Josué. Ellos dos salieron del escondite, y escucharon los quejidos de Obsidianus debajo de los escombros. - Vamonos antes de que regrese en sí... - dijo Bokrug. Ellos entonces observaron a Corvus apunto de asesinar a Exra. - ¿De casualidad no quieres repetirlo? - pregunto Bokrug. Josué entonces hizo una mueca, expresando que estaba enfadado.

- ¡Ahora morirás como todos tus patéticos aliados! - exclamo Corvus. El estuvo a punto de hundirle la guja en su cuello, pero una explosión los arrojo a los dos. La Guja cayo en el suelo, y Exra decidío tomarla. Ella se equipo con esta, y sintió como su fuerza aumentaba. Corvus se reincorporo y trato de golpearla, pero ella esquivo el golpe y con el mango de la guja le dio un golpe a Corvus en la cara, rompiendole una mandíbula. Ella entonces lo pateo y arrojo contra una pared, dejandolo herido. Exra lanzo un grito de furia y le arrojo la guja, pero esta cayo cerca de el. - Tú solo eres una marioneta... Más no el titiritero... - dijo Exra. - Esto... No se quedara así... - dijo Corvus. - ¿Eso ha sido todo? No era una fuerza de invasión muy grande, quinientos soldados, cinco Blisterback, un Caminante... ¿Enserio? ¿Estos son los mismos tipos que destruyeron Nueva María? - pregunto Exra. En ese momento, Corvus se reincorporo y tomo su Guja. - Jajajajaja... Todo esto solo fue una distracción... El verdadero objetivo era el Kell, pero mientras ustedes peleaban de forma insignificante, el ha caído en nuestra manos... - dijo Corvus. Obsidianus se levanto de los escombros, y los dos fueron extraídos por un Lich. - ¡No! - exclamo Exra. - Taniks, debemos advertirle... - dijo Bokrug. - No, es tarde para eso... - dijo Exra. 

 6 de Junio de 2558

Dawniks-Fel, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Mientras Tallon se ponía en el horizonte, la batalla estaba llegando a su final. - ¿Variks, lograste frenar a los Desterrados? - pregunto Taniks. - Ellos se han retirado voluntariamente... Es curioso, no les hicimos muchas bajas... - dijo Variks. Mientras ellos dos hablaban, Kubaxa se encontraba trepando por las paredes, y observo a su objetivo Taniks. - Objetivo identificado, procedere a eliminarlo - dijo Kubaxa. El entonces cayo sobre el suelo y golpeo el suelo. - ¡Intruso! - exclamo un Vándalo equipado con una lanza. Este trato de cargar contra el, pero Kubaxa se encargo fácilmente de el al someterlo y romperle el cuello. Otro par de guardias trato de eliminarlo, pero Kubaxa tomo la lanza del caído que asesino y se enfrento a uno de ellos, para hundirsela en el vientre. Un francotirador trato de eliminarlo, pero Kubaxa utilizo el cuerpo del guardia para recibir el disparo. El tiro la lanza y entonces observo a Taniks. Mientras tanto, el francotirador moribundo emitio un mensaje hacía Variks, una alerta para salvar al Kell. - Lamento no haberme presentado, soy Kubaxa Bome Kega, mercenario Thanolekgolo, y su futuro asesino - dijo Kubaxa. - ¿Quién te ha enviado? - pregunto Taniks. - Bueno, colores rojos, armas de plasma rojas, es obvio que trabajo con los Desterrados - dijo Kubaxa. - ¡Ni pienses que dejare que escoria como tú acabe conmigo! - exclamo Taniks. - Ay Taniks, tu no entiendes. Esto no es personal, es parte del negocio - dijo Kubaxa.

El entonces desenfundo su escopeta de plasma y disparo los perdigones contra Taniks, pero utilizo su translocador de partículas para teletransportarse y evitar ser alcanzado por los tiros. Taniks utilizo su lanza y trato de empalar a Kubaxa, pero este esquivo el ataque. Taniks trato de empalarlo de nuevo, pero solo consiguío cortarle parte de su traje y arrancarle unos cuantos gusanos Lekgolo. La sangre de coloración anaranjada se desparramo por el suelo, entonces Kubaxa volteo de nuevo hacía Taniks. Kubaxa se impulso con su mochila cohete y disparo una salva de micromisiles contra Taniks, arrojandolo contra una pared. El Caído se reincorporo y trato de utilizar su cañon de metralla, pero Kubaxa esquivo cada uno de los tiros. Taniks volvio a teletransportarse, pero Kubaxa lo siguío. Ellos llegaron a otra habitación, donde un Caminante trato de emboscarlo y disparo contra el. Kubaxa rodo y esquivo el tiro, para después apuntarle y disparar otra salva de micromisiles. Kubaxa se volvio a impulsar con su mochila cohete y desplego sus granadas aturdidoras, liberando pequeños pulsos EMP que dañaron los sistemas del Caminante. Kubaxa entonces le arrojo una granada de plasma, la cual detono y acabo con la vida del piloto. Taniks volvio a teletransportarse y le propino un puñetazo a Kubaxa, pero este ni se inmuto y le disparo con la escopeta dos veces, desactivando su escudo. Taniks volvio a teletransportarse, pero Kubaxa se detuvo y calculo sus movimientos.

Taniks emergío para volver a atacarlo, pero Kubaxa esquivo el golpe y entonces disparo con su escopeta en el pecho. Taniks cayo en el suelo, herido. Kubaxa entonces procedío a arrancarle uno de sus brazos cibernéticos, lo que provoco que el Kell soltara un fuerte alarido del dolor. Kubaxa entonces le puso una pierna sobre el pecho y tomo su escopeta, apuntandole en el corazón. Kubaxa entonces tomo su translocador de partículos e ingreso una serie de coordenadas. Taniks utilizo su brazo biónico restante para enviar una advertencia. En su comunicador, se podía observar un logotipo, el cual se componía de una franja amarillenta, al lado de esta se encontraban dos líneas curveadas, cada una dividida en tres partes. Kubaxa le arranco el otro brazo y lo arrojo contra una pared. Taniks moribundo observo a su asesino, el cual no parecía expresar ninguna emoción. - Solo para recordartelo, esto no es personal, me hubiera gustado trabajar para tí. Espero que aprovechen tu cuerpo sabiamente - dijo Kubaxa. En ese momento, Variks entro acompañado de dos Vándalos equipados con cañones de metralla. - Fue un gusto conocerlos - dijo Kubaxa. El entonces teletransporto a Taniks, y después activo su propio dispositivo de teletransportación para escapar de allí. - ¡No! - exclamo Variks. El se acerco a uno de los brazos arrancados, y entonces observo que había enviado un mensaje. - Envio un mensaje a los Renegados... - dijo Variks.

 8 de Junio de 2559

Tierras de la Plaga, El Cósmodromo, Sephora, Sistema Tallon

Taniks desperto atado a una especie de cables en una pared. El observo que partes de su cuerpo habían sido reemplazadas por una misteriosa tecnología de coloración rojiza. - Taniks, el Marcado... Finalmente has despertado... - dijo Aksis, el cual se apoyaba en sus ocho patas inferiores. - ¿Qué demonios eres? - pregunto Taniks. - Soy la sombra de un antiguo ser, el cual era débil y mortal, pero ahora solo me enfoco en una cosa: Consumir, Mejorar, Replicar... Ya no soy más un débil... He alcanzado la divinidad de nuestros dioses máquina... - dijo Aksis. - ¿Ustedes todavía creen en Surviving Bias? Ese monitor nos arrebato muchas cosas en el pasado, tal vez nos ilustro como civilización, pero después nos dejo a la merced del Antiguo Pacto, el no es ningun dios... El solo es una máquina, como nuestras creaciones que ustedes adoran... - dijo Taniks. - ¡Blasfemias! ¡Los servidores son heraldos del Monitor! - exclamo Aksis. - No sere como ústedes... - dijo Taniks. - Jajajajaja, tu patético clan caera... Expandiremos esta nanotecnología sagrada, y consumiremos este planeta, en cuestión de unas semanas, todos seran bendecidos, tanto bestias como sapientes... ¡Y después esparciremos el fuego purificador de la SIVA por todo el sistema, y después las galaxia! - exclamo Aksis. - No lo haran... La barrera invisible les impedira escapar... - dijo Taniks. 

Aksis entonces comenzo a reír. - No... Los Desterrados han trabajado en desactivarla, y pronto podremos salir... Ellos también conoceran el fuego purificador de la SIVA... - dijo Aksis. - No caeremos en tus trampas... Pronto tu y tus fanáticos seran derrotados... - dijo Taniks. - No Taniks, tu y tus fanáticos pronto conceran el fuego purificador de la SIVA... - dijo Aksis. Entonces aquel sistema de cableado que lo mantenía vivo comenzo a inyectarle dentro de su cuerpo varios nanochips de SIVA, los cuales comenzaron a replicarse dentro de su torrente sanguíneo, expandiendose hasta llegar al cerebro. - El hecho de que te hayas mejorado cibernéticamente permitira que la SIVA se expanda más rapido dentro de tu cuerpo... - dijo Aksis. Taniks comenzo a escuchar voces en su cabeza, las cuales recitaban solo tres palabras: CONSUMIR, MEJORAR, REPLICAR. Mientras escuchaba aquellas palabras, sus memorias eran absorbidas y almacenadas por la SIVA, pero Taniks lentamente perdía acceso a ellas. En un momento vio como la SIVA absorbío una de las memorias con su hija, Marksis, pero el no se quedaria así. Con la poca voluntad que le quedaba, Taniks comenzo a luchar para mantener ese recuerdo, pero eso no seria suficiente para salvarlo. Taniks entonces lentamente comenzo a ser convertido en una abominación mecánica, y lanzo un rugido espectral, mezclado con un sonido cibernético. Taniks, el Kell del Atardecer se había esfumado, y ahora en su lugar existía Taniks Perfeccionado.

Los Renegados

7 de Junio de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon 

Josué se encontraba en la Granja, después de haber rescatado a los supervivientes. - ¿Cayde? ¿¡Qué tenías en mente?! ¡Pudieron haber muerto! - exclamo Hawthorne. - ¿Y lo hicieron? No, no te estes quejando, salvamos a dos de ellos, nos entregaran al resto después - dijo Cayde. - Entregarían, con este incidente no sabemos que harán... - dijo Josué. - Nos vimos en tiroteo con los invasores, intentaron destruir Villatanejo, pero retrocedieron al poco tiempo... Fue una trampa mientras capturaban a Taniks, no tenemos idea de a donde lo llevaron, con el cambio de Kell, el acuerdo se postergara - dijo Exra. - Al menos rescatamos a dos, algo es algo - dijo Josué. - Pero esos invasores, si se internaron tanto en la EDZ, ¿Qué les impide venir aquí? - pregunto Hawthorne. - ¡Relajanese caballeros! - exclamo Devrim. El Huragok entonces tomo una pizarra y comenzo a escribir en un lenguaje legible. "Escuchen todos, hay que controlarse y mantener la calma. Ya no podremos ocultarnos más, debemos de hacer algo contra los Desterrados". - ¿Y cómo piensas actuar? - pregunto Hawthorne. El Kaidon volvío a escribir en la pizarra. "El Nuevo Kell es nuestra opción. Aliandonós con ellos debemos de resistir y buscar un nuevo hogar". En ese momento, por las escaleras corrío Alondra apresurado. - Lamento interrumpir, pero tienen que ver esto... Ha llegado un androide que se identifica como "Rasputin" - dijo Alondra. - ¿Rasputin? Eso significa que la Operación: WARMIND tuvo éxito, ya me había olvidado de ellla... - dijo Cayde. - ¿Warmind? ¿Cómo explicas esto? - pregunto Hawthorne.

Josué acompaño a Exra y Cayde a observar, y Alondra los guío hacía el granero. - ¿Cómo lo encontraron? - pregunto Exra. - Uno de nuestros granjeros, Mauricio Benítez estaba con su hermano, Fernando y encontraron dentro de este a un Exo hablando con su hermano menor, y termino en una confrontación - dijo Alondra. Mauricio se encontraba con una escopeta militar, apuntandole al androide. - Fernando, te he dicho una y otra vez que no juegues con extraños... No sabemos cuales son sus intenciones - dijo Mauricio. - Pero Mau, el solo busca a nuestros líderes - dijo Fernando. - Baja el arma humano - ordeno Rasputin. - ¡Alejate de mi hermano dos metros, y di que quieres! - exclamo Mauricio. - ¡No te dirijas así conmigo! ¡Soy Rasputin, vigilante del sistema Tallon, guardián de todo lo que vigilo! - exclamo Rasputin. - ¡Cierra la boca Exo! ¡No quiero que le hagas daño a mi hermano, y no pareces de confianza! - exclamo Mauricio. Fernando se alejo unos centímetros de Rasputin. - Ahora respondame la pregunta, ¡¿Donde esta su líder?! Si no responde, me vere obligado a usar la violencia, parece que es la única forma de hacerlos hablar... - dijo Rasputin. El levanto su mano, apuntando con su rayo de energía. -¡Relajense todos! ¡Esto parece una arena gladiatorial, excepto que sin la emoción! - exclamo Exra. - ¡Altooooooooo! - exclamo una voz femenina aguda. Josué se tapo los oídos, adolorido. - No dispareeeeeeeeeen - dijo Mariana-3. - ¿Y tú eres? - pregunto Exra. - Mariana-3, era la acompañante de Wolf... - dijo Mariana. - ¿Wolf? ¿Donde está? - pregunto Cayde. - Ya no esta con nosotros... - dijo ella decepcionada. - ¿El Spartan? Fue un gran guerrero... - dijo Exra. - ¿¡Quíeren explicarme qué esta pasando?! - exclamo Mauricio. - Bueno, el es Rasputin, la IA de defensa del sistema Tallon... - dijo Cayde. - Creí que no había IA's tomando roles dentro del departamento, bueno al menos así era cuando hice mi servicio - dijo Mauricio. - Verás, Rasputin fue creado en secreto por la familia Bray, era una IA especial, a diferencia de otras IA's de defensa, creadas de memorias humanas, el fue construido desde cero, una IA avanzada sin necesidad de mapeo de memoria, su plazo de vida fue alargado, diseñado para durar cien años en su servicio, pero fue entonces que cayo desactivado durante la Guerra del Feudo. Se mantuvo escondido en la Cámara de los Serafines, creímos que había muerto, hasta que reactivamos la red del Warsat hace unos meses, cuando el espacio del Feudo era libre de transitar de nuevo, los satélites que reactivamos permitieron que Rasputin despertara, por lo que envie a un par de soldados de operaciones especiales a rescatarlo, lo demás, pues es historia... - dijo Cayde. - Corrección, lo que estaba en el Cósmodromo solo era un fragmento de mí ser, en realidad me encontraba en Tallon-IV - dijo Rasputin. - Te dije que no era un hombre malo - dijo Fernando. - Okey... Definitivamente este sistema es una locura, Dinosaurios, Covenant, Desterrados, una IA que vigila todo y se mantuvo dormida, ¿Qué sigue? ¿Alienígenas ancestrales? - exclamo Josué.

- Inicialmente pensabamos usarte para que nos ayudaras en la defensa de Tallon, pero el ataque fue súbito y no te encontramos a tiempo... - dijo Cayde. - Tal vez la sociedad haya colapsado, pero todavía podemos contraatacar - dijo Rasputin. - ¿Cómo piensas hacerlo? - pregunto Hawthorne. - Todavía poseo control de la red del Warsat, ahora predecir los movimientos del enemigo - dijo Rasputin. - Pero aunque poseamos una buena estrategia, poco podemos hacer ante ellos, digo, tienen una flota, tecnología superior, ocupan todo el sistema... - dijo Josué. - No del todo, tengo que admitir ellos tiene una buena estrategia. Hicieron despliegues de tropas muy bien ejecutados, y lograron vapulear su flota en unos minutos gracias a una buena coordinación entre sus almirantes, pero no son como el Covenant. Ellos tienen tres debilidades, estan buscando algo en este planeta, comenzaron a excavar en Nueva María y abrieron un enorme agujero, buscan algo dentro del planeta, si llegamos a eso primero, les daremos un fuerte golpe, pero para evitar ser detectados debemos cifrar las comunicaciones - dijo Rasputin. - Otra debilidad que tienen es no haber hecho algo contra la red de satélites bélicos, no la consideran una amenaza, piensan que nadie la controla... - dijo Rasputin. - Y la última es uno de sus líderes, respeto las tácticas de Ronan 'Moramee, pero su lugarteniente Brutus es impulsivo, y podemos aprovechar sus terribles tácticas para vencerlos... - dijo Rasputin. - Ahora bien, necesitamos una armada - dijo Rasputin. - Solo hay diecisiete milicianos en toda la colonia, no duraremos nada con eso - dijo Devrim. - Estoy consciente de eso, pero hay otra forma. En la Nube de Oort del sistema se encuentra el USDF Sephora's Pride, con un contingente de marines que sobrevivieron, si recuperamos a los sobrevivientes, podremos coordinar una resistencia - dijo Rasputin. - Tengo otra sugerencia... - dijo Exra. - Podemos ir por ellos y buscar una alianza con los Caídos... Hasta donde se, Variks era el sucesor de Taniks, podemos encontrar la forma de aliarnos con todo el Clan gracias a el - dijo Variks. - Pero para ello necesitaremos enviar emisarios que hagan el trabajo por nosotros - dijo Rasputin. - ¡Es hora de formar el Escuadrón O.G.T.! - exclamo Cayde. - ¿Qué significan las siglas O.G.T.? - pregunto Mariana-3. - Son las siglas para, ehm... Operaciones de Guerra y Trabajo - dijo Cayde. - Te lo acabas de inventar, ¿Cierto? - pregunto Hawthorne. - Sep - respondío Cayde. - El Escuadrón debera estar formado por aquellos que yo creo capaces... He analizado sus historiales, Exra 'Kasumee, tu seras la líder, Bokrug, seras el segundo al mando, y Flipyap sera el especialista en armas pesadas - dijo Rasputin. - Señor, solicito ir - dijo Josué. - No, solo eres un chaval, y cuestiono seriamente tus habilidades, así que digo rotundamente un no - dijo Rasputin. - Si, tomare en cuenta su sugerencia de contactar a los Caídos, pero la considero de prioridad secundaria. Primero deben de rescatar a las fuerzas de los marines varadas en el espacio - dijo Rasputin. - ¿Y cómo piensas que lleguemos allá? - pregunto Exra. - Cerca de aquí deje un Prowler Clase-Winter, tendran que usarlo para su misión - dijo Rasputin. - Pero nadie de aquí sabe pilotearlo... - dijo Exra. En ese momento, el Kaidon se ofrecío al levantar la mano. - ¿Esta seguro de esto su majestad? - pregunto Exra. El Huragok asintío. - Bien, ustedes son nuestra única posibilidad, por suerte tienen el 85% de probabilidades a su favor, aprovechenlas bien... - dijo Rasputin.

Exra se encontraba preparando las cosas para ir a su misión en la Nube de Oort del sistema, al aire libre, mientras atardecía. Josué observo la escena, sentado en una pila de paja, mientras se volvia a aplicar bioespuma. - Enserio tu herida necesita atención médica... Me sorprende que no se te haya atrofiado el músculo - dijo Alondra. - Puedo aguantar más - dijo Josué. - Odio tener que matar para sobrevivir, pero es necesario, y si tengo que enfrentar a los Desterrados para sobrevivir, que así sea... - dijo Josué. - Sabes, es bueno que esta situación te quito tu preocupación, pero es peligroso - dijo Alondra. - Se que es peligroso, Bokrug casi nos mata con una granada de plasma, pero aun así pienso ir, por mi madre, por Christine... - dijo Josué. En ese momento llego Méndez y lo observo. - Yo pienso ir - dijo Méndez. - Me sorprendo que nos hablas Mariana... - dijo Alondra. - Bueno, digamos que no los conocía tanto - dijo ella. - Sí, eso, pero tampoco te hablabamos por que dabas miedo, parecía que nos arrancarías un dedo si te pediamos una grapa - dijo Josué. Ella río al haberlo escuchado. - Qué gracioso... yo también quiero ir, Taniks me salvo la vida allá en Nueva María, y ahora pienso ayudar en su rescate, con quien sea que lo tengan... - dijo Méndez. - Rasputin envio primero al Escuadrón O.G.T. a las periferias del sistema, por lo que mientras ellos lo hacen, nosotros debemos de ganarnos la confianza de los Caídos, es arriesgado, pero puede funcionar... - dijo Josué. - Saben, hagan lo que hagan, tendran mi apoyo, pero no pueden ir solos sin entrar en algun peligro, ¿Cómo piensas seguirles seguro? - pregunto Alondra. - Tengo una idea en mente, conozco a alguien... - dijo Josué. - ¿A quién? - pregunto Méndez.  - Oh, es de confianza... - dijo Josué mientras guiñaba un ojo. - Ehm, esperen aquí, voy con mi contacto - dijo Josué. Detrás de ellas, Cayde salío de un montón de paja. - Coincidentalmente yo también estaba escuchando - dijo Cayde. - ¿Coincidentalmente? - pregunto Méndez. - A propósito - respondío Cayde. - Pienso ir con ústedes, quiero limpiar mi reputación. Desde que la civilización fue destruida, entre en pánico y comence a hacer idioteces, perdiendo la confianza de los demás. Pero estoy harto de que ellos me vean como un idiota, y pienso demostrarles que valgo la pena como un Coronel... - dijo Cayde. - Así que ire con ústedes, seremos la versión de operaciones no oficiales del Escuadrón O.G.T. - añadio el Exo. Mientras tanto, Josué camino cerca del bosque, y activo el comunicador. - Texas, Texas, ¿Puedes oírme? - pregunto Josué. - Sí, ¿Qué sucede? - pregunto ella. - Necesito tu ayuda, yo y un grupo de renegados necesitamos llegar a Villatanejo, pero necesito que nos lleves, o algo así - dijo Josué. - Ah, bueno lo hare, me he estado aburriendo estos días, sin encontrar lo que mi empleador mi ordeno, con algo de suerte obtengo pistas de su paradero - dijo Texas. La comunicación se corto y entonces Josué con un puño hizo una seña, indicando satisfacción. El se sento a esperar, mientras Tallon se escondía en el horizonte. - ¿Ya aparecio tu contacto? - pregunto Cayde. - Saben, mejor despiertense a medianoche, ya llegara... - dijo Josué. 

 8 de Junio de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Josué se desperto mientras las tres lunas se encontraban en el cielo nocturno. Eran las 12:00 AM del dia siguiente, y los sonidos de distintos animales se escuchaban. Los rugidos de los Xenobatores, los cuales eran similares a risas helaban la sangre, por lo que el jóven no debía alejarse mucho de la granja. El todavía portaba la ropa grisácea para militares, así como una pequeña coraza la cual se ajustaba a su complexión física. Josué estaba utilizando el pasamontañas y tenía en su espalda una bolsa con flechas. Cayde entonces camino de puntitas y lo observo. - ¿Donde esta tu super informante? - pregunto Cayde. - Aun no llega... - dijo Josué. - Espero que no mientas, es nuestra única oportunidad de hacer algo - dijo Cayde. El fue seguido de Mariana, la cual estaba equipada con un atuendo militar verdoso. - ¿Y ese traje? - pregunto Josué. - Oh, era de mi padre. Antes de trabajar como dentista tuvo entrenamiento en el ejército, y de hecho estuvo presente durante la Guerra Exo, pero eso fue hace mucho tiempo - dijo ella. Josué noto que los pantalones habían sido cortados cerca de la rodilla, asemejando a shorts. - Se nota - dijo Josué. - ¿Y por qué usas un arco? Digo, de todo el vasto arsenal moderno donde existen ametralladoras, fusiles de asalto, pistolas, francotiradores, escopetas y armas de plasma, ¿Escogiste un arco? - pregunto ella. - No esta tan mal, es algo díficil de usar... Pero es útil, un flechazo en una parte vulnerable y puff... Adiós - dijo Josué. Cayde tenía enfundado en su bolsillo un revólver gris, con franjas de color blanco y un Az de espadas dibujado. - Dejame adivinar, ¿Ace of Spades? - pregunto Méndez. - Jaja, alguien sabe de estas cosas - dijo Cayde. - Mi padre le gustaba el poker, lo jugaba de vez en cuando con sus amigos - dijo Méndez. - Si quieres un día podemos jugar, cuando termine este desastre claro esta - dijo Cayde.

- ¿Y no ha llegado tu "contacto"? - pregunto Cayde. - Nope - dijo Josué. En ese momento, una piedra golpeo a Cayde en la cabeza, haciendolo gritar del dolor. - ¡Ahu! - exclamo adolorido. - ¿Una piedra? ¿La avento alguien? - pregunto Josué. - No Monroy, la avento un fantasma... - dijo Mariana sarcásticamente. - Jaja, pudo haberse caído por el viento - dijo Josué. - Shhhh, callate, dice algo... - dijo Méndez. En la pequeña piedra se podía leer "Busca en el granero". - Parece que quien escribío esto quiere que lo veamos en el granero - dijo Méndez. Ellos entraron al granero vacío y observaron a una figura esbelta femenina, la cual tenía una superficie metálica. - ¿Otra Exo? - pregunto Méndez. - Josué, a la próxima solicitame una hora fija... Estuve desde hace dos horas esperando - dijo ella. - Ehm, lo siento - respondío el jóven. - ¿Cuál es la emergencia? - pregunto Texas. - Necesito que nos ayudes en la lucha, hemos decidido llevar a cabo una guerra de guerrillas contra los Caídos - dijo Josué. - ¿Estás seguro de esto? - pregunto ella. - No del todo, pero tenemos a Rasputin de nuestro lado - dijo Josué. - Oh, Rasputin. Lo conocí hace unos días explorando Tallon-IV, justo unos días antes de que todo este desastre comenzara... - dijo Exra. - Es un buen tipo, es frío, pero cumple con sus protocolos al pie de la letra - dijo Texas. - Bueno lleguemos al grano, necesitamos que nos ayudes, te pagare, enserio... - dijo Josué. - Mhhhh, ya estaba en un trabajo, estas consciente de eso, pero no hare esto por dinero. Considero que es correcto ayudarte, así que lo hare - dijo Texas. Josué sonrío. - Gracias... - dijo agradecido. - ¿En qué necesitas que te ayude? - pregunto Texas. - Necesitamos que nos lleves a salvo hacía las ruinas de villatanejo... - dijo Cayde. - Villatanejo, es una zona infestada de Caídos... ¿Seguros de esto? - pregunto Texas. - Esa es la intención, queremos hablar con su Kelll... - dijo Josué.

 8 de Junio de 2559

Ruinas de Villatanejo, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Tallon se asomaba de entre las Montañas Halleluyah, mientras Texas lideraba al grupo. - Tranquilos, ya casi llegaremos - dijo la Exo. Cayde se acerco a Josué y decidio susurrarle en el oído. - Escuchame bien, necesito que me consigas el número de esa chica Exo, es bastante atractiva... - dijo Cayde. Ella se detuvo y volteo a verlo. - Tus pulsaciones cardíacas han aumentado y comenzaste a liberar feromonas... De preferencia no te hagas ilusiones conmigo - dijo Texas. - Bueno, entre tanto, ¿Alguien quiere sacar un tema? - pregunto Josué. - Bueno, se que es uno trivial, pero, ¿Por qué la vida de otros planetas tiene rasgos similares? Posturas bípedas, dos ojos, una boca, a excepción de los Sangheili y los Huragok claro está - dijo Méndez. - No lo se... He pensado que tal vez se deba a que es una de las formas más exitosas por así decirlo, el cuerpo humanoide es bastante útil, pero en algunos casos desarrolla variaciones, digo, hay alienígenas con tentáculos o cuatro brazos, eso puede ser lo más probable, eso o alguien más creo, pero uno nunca sabe - dijo Josué. Mientras caminaban, el creyo observar de reojo la figura de aquella hermosa mujer azulada de sus visiones. - Detenganse... - ordeno Texas. Ellos se agazaparon y observaron Villatanejo, mientras algunos Skiffes Caídos sobrevolaban el área.

Ellos entraron, no sin antes de ser detenidos por un par de Vándalos armados con lanzas. - ¡Identifiquense! - exclamo el Vándalo. - Texas-5, vengo acompañada de ellos tres... - dijo Texas. - ¿Qué necesitan? Ustedes no pueden entrar sin permiso... - dijo el Vándalo. - Buscamos a Variks, el es el segundo al mando, ¿No? - pregunto Texas. - ¿Para qué lo solicitan? - pregunto el Caído. - Queremos hablar con el - dijo Cayde. - Los llevaremos ante el, pero primero entreguen sus armas... - dijo el Vándalo. Ellos procedieron a darles sus armas, y fueron escoltados por los Caídos hacía la capilla, donde se encontraba Feliks y Variks discutiendo. - ¡Debemos hacer algo! ¡No podemos dejar que caiga en manos de los Demonios! - exclamo Feliks. Variks observo como el grupo de supervivientes llegaba a la zona, y con un ademán de sus manos le indico a Feliks que se callara. - ¿Qué solicitan? - pregunto el Kell. - Venimos a discutir de la situación con Taniks... Queremos ayudarles - dijo Exra. - Interesante, simples supervivientes quieren dar sus vidas por una causa mayor... Hay algo en ustedes que me causa curiosidad - dijo Variks. - Es asunto Eliksni, no pueden entrometerse... - dijo Feliks. - Silencio, dejalos hablar... - dijo Variks. - Venimos a dialogar con ústedes, hemos considerado que con el reciente incidente de Villatanejo, la seguridad de todos, Eliksni y humanos peligra, así que debemos de aliarnos... - dijo Cayde. - El ataque a Villatanejo fue solo su advertencia, pronto se dirigiran hacía el Arrecife y acabaran con todo lo que este allí - dijo Cayde. - Estamos conscientes de la amenaza, y definitivamente he considerado una alianza... Pero solo yo no puedo decidir, tendría que dialogar con el resto del parlamento... - dijo Variks. - ¿No podemos tener una audiencia con ellos? - pregunto Josué. - No es tan fácil, intente hablar con ellos sobre la situación, pero no se han mostrado muy cooperativos, hablaran hasta que mi ceremonia de nombramiento tome lugar, en dos días, la única forma de convencerlos sera en persona, viajando al Arrecife... - dijo Variks. - El Arrecife... Un sitio peligroso, lleno de maldad... Me interesa - dijo Texas. - Es la única forma, si consiguen una audiencia con ellos, podriamos tener una audiencia entre todos y decidir el destino de la alianza... Desgraciadamente no puedo ir, tengo que ayudar a los supervivientes del ataque - dijo Variks.

Texas camino por el bosque, dirigiendolos hacía donde había aparcado su nave. - ¿Exactamente qué es este arrecife? He escuchado mucho de el, se que es el cinturon de asteroides del sistema, ¿Pero por que tanta preocupación? - pregunto Josué. - Después de la Guerra del Feudo, el Arrecife fue donde se establecio el Clan del Juicio, allí dejaron una de sus naves, el Presidio de los Ancianos, pero hubo una fuga en este, y así el Arrecife se convirtio en un sitio plagado de corrupción y muerte - dijo Cayde. - ¿Cómo el viejo oeste? - pregunto Méndez. - ¡Exacto! - exclamo Cayde. - No del todo, cuando llegue hace unas semanas, el Arrecife formaba parte de los territorios del Clan del Atardecer... Sigue siendo un sitio plagado de escoria, pero ahora tiene leyes, muchos refugiados se dirigieron a aquel sitio para escapar, se les ofrecio asilo pese a las duras condiciones del sitio - dijo Texas. Ella entonces los guío hacía donde se encontraba una nave Clase-Mariner. - Les presento, el Freelancer's Wrath - dijo Exra. Este estaba pintado en una coloración azulada con flamas, pero la nave se veía desgastada. - ¿Esta es tu nave? ¡Genial! - dijo Josué. - Subanse, y abrochen sus cinturones. Siguiente parada: El Arrecife - dijo Texas.

 8 de Junio de 2559

Puesto de Vesta, Costa Enredada, El Arrecife, Sistema Tallon

El Freelancer's Wrath avanzo en el vacío del espacio, utilizando un dispositivo de camuflaje activo de la ONI, mientras se acercaba al Cinturón de asteroides del sistema. En este había restos de naves coloniales, en los cuales pequeños ecosistemas de musgo habían surgido, dicho musgo podía sobrevivir en el vacío del espacio, y albergaba un microecosistema compuesto de millones de especies de bacterias y otros microorganismos. - Vaya, yo nunca jamás había salido del planeta, es hermoso ver este sitio... - dijo Méndez. En el vacío y oscuridad, algunas nubes de gas se formaban alrededor del sitio. - Equipense con máscaras de oxígeno, allá abajo no podran respirar, la gravedad es baja, así que tengan cuidado allí - dijo Texas, La nave entonces aterrizo en una especie de pradera artificial de un inmenso asteroide, el cual era conocido como Cratos. El Freelancer's Wrath se detuvo, mientras el equipo se equipaba con las mascarillas de oxígeno. Estas estaban conectadas a pequeños tanques que contenían cantidades de oxígeno, nitrógeno e hidrógeno similares a las de los mundos habitables, para que fuera fácil de respirar para los humanos en caso de una ausencia de trajes EVA. Texas no necesitaba utilizar ninguno debido a su naturaleza sintética. Josué se equipo con su arco y las flechas. - ¿Estás seguro de usar eso? - pregunto Texas. - Claro - respondío Josué. - Son armas primitivas, sin mencionar que la gravedad es casi nula... - dijo ella. - Un tiro exacto a la yugular y adiós, además baja gravedad no significa ausencia de gravedad. Otra cosa, incluso en la ausencia de gravedad podríamos disparar proyectiles, pero estos irían a una velocidadde 2.5 kilómetros por hora y no se detendrían a no ser que algo estuviera en el camino  - dijo Josué. - Si tu lo dices... - dijo Texas. Méndez se equipo con una especie de ametralladora pesada de color rojizo. Ella quito un cartucho y le añadio otro, antes de jalar una parte de esta y preparar su arma. - Te enseñaron a usar el arma, ¿Cierto? - pregunto Texas. - Mi padre trabajo en el ejército durante las Guerras Exo, después consiguio trabajo como dentista. Un día fue con una vidente y esta le dijo que guerras se avecinaban, por lo que quiso preparar al menos a un miembro de la familia para defenderse - dijo Méndez. - Por suerte esto no pesara tanto allá afuera... - dijo Méndez. Cayde simplemente se equipo con su pistola, y ellos salieron de la nave. Josué intento poner un pie y después el otro, pero se sentía débil de las piernas. El intento avanzar por la superficie rocosa, y tres pasos después el se había tropezado. Méndez intento caminar, pero termino en la misma situación. Cayde apenas camino se tropezo y rodo dos veces, aplastando a Josué. Exra caminaba de forma lenta y cuidadosa, mientras observaba. - Descuiden, así me sentí la primera vez. Es normal - dijo Texas. Ella le ofrecío su mano a Josué y lo ayudo a levantarse. - Hace más frío del que creí... - dijo Méndez. - ¿Qué esperabas? Es el espacio - dijo Texas. - No totalmente, estos asteroides poseen algo de atmósfera y gravedad... Eso no debería pasar naturalmente - dijo Josué. - Leí en una revista científica que había una alta probabilidad de que el cinturón de asteroides fuera artificial, además de sus periodos de rotación y sus atmósferas generadas, parecía haber sido puesto allí solo para extraer recursos... - dijo Méndez. - Bueno, para empezar, no debería haber estrellas en el vacío, y estamos en una. Este sitio rompe con toda lógica... - dijo Josué. Ellos tuvieron que adaptarse después de unos minutos, mientras avanzaban lentamente. Mientras caminaban, una hembra Eliksni los observaba con un francotirador. - Los tengo... - dijo ella con una voz aguda. Ellos continuaron avanzando y entonces llegaron hacía una especie de pueblo abandonado, anteriormente una colonia minera, ahora estaba en posesión de los Caídos, la cual se encontraba cerca del borde del Asteroide que exploraban, conocido como Vesta-II. Dicha colonia era conocida como el Puesto de Vesta. - ¿Qué clase de lugar es este? - pregunto Josué. - Deberíamos entrar, podríamos encontrar información útil... - dijo Texas.

Ellos observaron que había unas naves aparcadas en aquella pequeña comunidad establecida en el asteroide, y los cuatro entraron en una cantina. Ellos entraron y entonces observaron el otro lado, era un enorme complejo donde se podía tener una vista al espacio. Había varias naves aparcadas y algunos empleados, desde Eliksni hasta Frame. Muchos de ellos habían permitido que los refugiados se establecieran allí. Una pequeña cantina había sido establecida en uno de los puestos del asteroide. Los refugiados se encontraban heridos y demacrados, muchos de estos se encontraban vigilados por Caídos. - Me sorprende que hayan dejado a los sobrevivientes quedarse... Normalmente estarían matándolos o algo así - dijo Texas. Los refugiados eran de origenes humanos, sangheili y unggoy. - Tal vez seamos corruptos... Pero no significa que no tengamos honor... - dijo un Caído que atendía en el bar. - Mi nombre es Talveck, Administrador del Bar, un gusto - dijo el Caído. Este poseía una capucha de coloración púrpura, con el símbolo del Clan del Atardecer tatuado en uno de sus brazos desnudos. - ¿Vienen de Sephora, cierto? - pregunto Talveck. - Así es - respondío Texas. - Me sorprende que hayan conseguido salir del planeta, los Desterrados armaron un bloqueo que impide la entrada y salida de cualquier cosa al planeta... - dijo Talveck. - Tengo la nave con el mejor camuflaje activo de toda la galaxia - dijo Texas. - Eso dicen muchos... - dijo Talveck. El tomo cuatro tarros y le sirvio a los cuatro una especie de alcohol, extraído del mundo de los Kig-Yar. - Ehm, no me gusta el alcohol... - dijo Josué. - Lo probe y me dio asco - añadió. - Marica - respondío Talveck. Josué se puso la mano en su pecho, mientras dejaba en su rostro una expresión de indignación. - Qué bueno que me instale sensores gustativos - dijo Texas. Ella bebío un poco de su tarro y lo disfruto. - ¿Qué los trae por aquí? - pregunto Talveck. - Fuimos enviados por Variks, estamos buscando a siete barones... - dijo Texas. - ¿Siete Barones? ¿Te refieres a los renegados? - pregunto Talveck. - ¿Quiénes? - pregunto Cayde. - Los Renegados, en el pasado fueron mercenarios de distintos clanes, ellos arrivaron al sistema en el Prison of Elders hasta su catástrofica fuga durante la Batalla de los Seis Frentes, las fuerzas de Skollas lucharon para someternos, pero por error liberaron a los Renegados, y ellos provocaron que las fuerzas de Skollas retrocedieran... Al final del día, cuando Taniks se convirtio en Kell, les permitio ser parte de su audiencia, y ahora ellos controlan el arrecife... - dijo Talveck. - ¿Cómo es que dejo que una pandilla de asesinos terminara en control del Arrecife? - pregunto Méndez, indignada. - No te dejes engañar... Pese a su peculiar estilo de dirigir las cosas aquí, han obedecido a Taniks y no han roto ningun código... Han hecho bien su trabajo, a pesar de su pasado como asesinos... - dijo Talveck. - ¿Cómo podemos contactar con ellos? - pregunto Josué. - Uno de ellos se encuentra no muy lejos de aquí... El líder de todos estos mercenarios, Neilkus, el Egócentrico, un manipulador, degenerado, pervertido, y ofensivo, pero carismático líder - dijo Talveck. - Busquen respuestas con el... Y podran obtener una audiencia con todos los Barones - dijo Talveck.

 8 de Junio de 2559

Palacio de los Renegados, Costa Enredada, El Arrecife, Sistema Tallon

Kariks, la Cazadora avanzo por los Asteroides cercanos a Vesta-II. Todos habían sido conectados entre sí mediante una red de túneles. Ella cruzo uno de estos y avanzo debajo de los túneles de otro asteroide vecino, clasificado como Heros. Ella avanzo debajo de las musgosas paredes de sus cavernas, y escucho el goteo del agua. Un grupo de Vándalos caminaron cerca de ella, mientras iluminaban la zona mediante el uso de Candelabros. Ella observo a aquellos Vándalos que eran considerablemente más grandes. Aquella desdichada Eliksni fue de las más pequeñas de toda su camada, alcanzando solo un metro y cincuena centímetros en toda su vida. Kariks poseía una especie de capa hecha de la piel de un Varren, una criatura reptiloide/anfibia del planeta de Tuchanka, y usaba su cabeza como una capucha. Ella portaba en sus manos un rifle de tiradora de plasma, el cual era manufacturado por su especie. Kariks entro por una puerta secreta hacía el palacio, y observo un par de Vándalos equipados con lanzas, al lado de Neilkus, el Egócentrico. El era un Eliksni en armadura blancuzca, con el símbolo de un arácnido en su espalda. Se encontraba reposando en una posición de descanso sobre una hamaca, mientras tenía cruzadas sus dos manos. - ¿Qué pasoseñora Kariks? - pregunto Neilkus. - Estaba perdiend... Digo, patrullando en Vesta-II, cuando observe a un grupo de forasteros, estaban armados y se dirigieron hacía el Puesto de Vesta, no pude contactar con ellos, pero afirman venir en el nombre de Variks - dijo Kariks. - Mmmmmm, pos vale... - dijo Neilkus. - ¡Deja de ser un desinteresado por un segundo y escuchame! - exclamo Kariks. - Pueden venir a desafiarte... Nunca fuimos del agrado de Variks, pueden ser asesinos... - dijo Kariks. Neilkus la observo fijamente, y entonces con un ademán le indico a sus guardias que los abandonaran. - Kariks, no pasa nada... - dijo Neilkus. - ¿Si son asesinos y vienen a matarte? - pregunto Kariks. - La última vez que intentaron matarme, sus cuerpos aparecieron como trofeos en la habitación de Osvalkus, ¿Recuerdas? - dijo Neilkus. -¿Entonces no hago nada? - pregunto Kariks. - No, aún no. Dejalos venir aquí, y veamos lo que quieren. De todas formas, si intentan asesinarme, yo soy una maravilla, conseguire salir de esta - dijo Neilkus. - Bien, si tu lo dices... - dijo Kariks.

El grupo avanzo a través de las planicies desérticas de los Asteroides. - ¿Qué tan cerca estamos de nuestra ubicación? - pregunto Josué. - El Bartendero me entrego un mapa, este nos guiara, no te preocupes - dijo Texas. Cayde entonces observo su pistola y la limpio un poco. - Espero que terminemos pronto esto, quiero volver a casa, patearle el trasero al que comenzo todo esto y después poder comer un Sandwich - dijo Cayde. Mientras ellos caminaban sobre la planicie de Heros, escucharon el rugido de un Cápitan Caído, y entonces observaron a un grupo de varios Eliksni. Estos portaban armas muy poco convencionales, muchos de ellos usando armas basadas en el fuego. A la cabeza de aquel grupo de soldados de operaciones especiales, se encontraba un Eliksni peculiar, el cual utilizaba una armadura que dejaba expuesta parte de su piel, mostrando un cuerpo segmentado y escamoso, pero con una coraza similar a la de un artrópodo. - ¿Quién eres? - pregunto Josué. - Mi nombre es Braykis, el Fanático - dijo Braykis. - ¡Soy fiel seguidor de los ideales de Taniks, ustedes estan en territorio de Clan del Atardecer, territorio sagrado, retirense o sufriran las consecuencias! - exclamo Braykis. - Venimos en paz... Nos envio Variks... - dijo Josué. - ¿Variks? ¿El Segundo Kell? Lo dudo... - dijo Braykis. - ¡Necesitamos una audiencia con su líder, Neilkus! - exclamo Texas. - ¿Por qué? - pregunto Braykis. - Necesitamos discutir asuntos de seguridad, sobre los Desterrados... - dijo Texas. - ¡JAJAJJAAJAJAJAJAJ! ¡Los Desterrados son problema de nadie! Solo vienen, saquean mundos, y se van... - dijo Braykis. - Tarde o temprano llegaran al Arrecife, y acabaran con todos los que vivan en este... Nadie esta excento, ni tu, ni yo, ni mi sandwich - dijo Cayde. - No les dejare pasar hasta que demuestren su autorización... - dijo Braykis. - Yo me baso en las pruebas... Y no les creere hasta que demuestren poder pasar... - dijo Braykis. En ese momento por el comunicador se escucho la voz de Neilkus. - Braykis, ¿Por qué eres tan subnormal? - pregunto Neilkus. - ¿Subnor-qué? - pregunto Braykis. - Dejalos pasar... Dicen la verdad, yo quiero hablar con ellos por mi cuenta - dijo Neilkus. - Parece que Neilkus quiere verlos... Les dejare pasar, pero los estare vigilando - dijo Braykis, mientras utilizaba dos de sus dedos para apuntarles, advirtiendoles de que los observaba. 

El grupo fue escoltado por un grupo de Caídos, los cuales estaban equipados con antorchas. - Escuchenme bien muchachos... Dejenme hablar a mi y a Cayde, ¿Entendieron? - pregunto Texas. Josué asintío. - De preferencia dejenme a mí, no confio en Cayde... - dijo ella. - ¿Porqué? - pregunto Cayde, indignado. - Lo siento, pero no me eres de fiar - dijo ella. El grupo se encontraba acompañado de un Eliksni, el cual dejaba partes de su cuerpo expuestas, su nombre era Aleksis, el Azotador. - ¿Antorchas? ¿No creen que es un poco ineficaz para la situación? - pregunto Josué. - Escucha bien, el fuego es una fuerza primordial de la naturaleza... Producida por la combustión del gas que llaman nitrógeno y oxígeno, azota como sus mentiras... - dijo Aleksis. - ¡Ay! ¡Eso duele! - exclamo Josué. - El fuego representa la furia de los Caídos... Con la cual, aquellos que se opongan seran azotados... - dijo Aleksis. Aleksis los continuo guiando por las cavernas de Heros, hasta que llegaron hacía una especie de pequeño palacio subterraneo. Allí se encontraban varios Eliksni tomando de aquella sustancia líquida conocida como Mána, mientras un Servidor, cuyo nombre era Herculeks Prime se encontraba produciendo. Ellos fueron recibidos por Kariks, la cazadora, la cual era considerablemente más pequeña que Josué. - ¿Tú se supone que eres una Eliksni? - pregunto Josué. - ¿De qué tiene aspecto? ¿De Grunt? - pregunto Méndez. - En realidad, sí, es demasiado pequeña... - dijo Josué. - Tengan cuidado, tuve una novia que media un metro con cincuenta centimetros, al día siguiente amaneci con mis bolas destrozadas - dijo Cayde. Josué entonces toco la cabeza de la pequeña Eliksni. - ¡No! ¡Sueltame! - exclamo ella enojada. Kariks entonces le mordío la mano a Josué, el cual lanzo un fuerte grito de dolor. - ¡Ahhhhhhh! - grito adolorido. - No se metan conmigo... - dijo ella. - El Barón Primario quiere verlos... Espero que no intenten nada... - dijo Kariks. - ¿Su barón es Neilkus? - pregunto Josué. Ella se mantuvo callada.

El grupo fue escoltado hacía una pequeña habitación, donde observaron a un Eliksni acompañado por dos guardias. Dicho Eliksni portaba una armadura blanca y se encontraba en una posición de descanos. - Kariks me informo de ústedes... ¿Vinieron hasta aquí desde Sephora para buscarme? Parece que si estaban interesados... - dijo Neilkus. - ¿Es cierto que vienen en nombre de Variks? - pregunto Neilkus. Josué asintío. - Interesante... - dijo Neilkus. - ¡Variks nos envio para que dialogaramos con ustedes! ¡Necesitamos forjar una alianza y buscar un plan para recuperar al Kell! - exclamo Texas. Neilkus entonces comenzo a reír. - Eso no pasara mi amiga - dijo Neilkus. - Taniks antes de morir nos envio una orden, el nos puso a cargo del Clan del Atardecer hasta que Variks fuera nombrado como Kell primario por parte de Barpuleks Prime, el monitor primario, cosa que no ha pasado... Hasta que el sea nombrado, lo reconoceremos como un Kell... - dijo Neilkus. - ¿Es enserio? ¿Solo por eso no quieren hablar con el? - pregunto Texas. - Así es... - dijo Neilkus. - ¿¡Bromeas?! ¡Esos malditos de los Desterrados pronto vendran contra nosotros! ¡Ustedes no son la excepción! - exclamo Texas. - Jajajaja... Oh Exo tonta, no te programaron bien. Eramos temidos por toda la galaxia antes de terminar en esa prisión, ellos no pensaran atacarnos - dijo Neilkus. - Hasta que necesiten recursos de los asteroides, y estos son ricos en elementos raros, Uranio, Estaño, Iridio, Elemento Cero... Vendran a por ústedes y no dejaran nada... - dijo Cayde. - ¿Y crees que eso nos intimida? Nos prepararemos para ello, no necesitamos forjar una alianza con un patético grupo de sobrevivientes, solo actuamos por nosotros, no por ustedes... - dijo Neilkus. - ¿Hay una forma de que podamos convencerlos? Por favor, enserio necesitamos hacer esto... - dijo Josué. - ¡Te dije que no hablaras! - exclamo Exra. - Mmmmm, tal vez... Tengo una idea, podran tener esa ansiada audiencia, pero tendran que reclamarla por Derecho de Combate - dijo Neilkus. - ¿Derecho de combate? Ni lo pienses... - dijo Texas. - Es la única forma, tomenla o dejenla... - dijo Neilkus. Texas se quedo pensando por unos momentos, y entonces suspiro. - No queda de otra... - dijo Texas. - Si nos vencen, tendremos la Audiencia con Variks, a pesar de que este no sea Kell... - dijo Neilkus. - Pero si nosotros vencemos, seran expulsados y permanentemente exiliados del Arrecife - añadio Neilkus. - No es como si quisiera estar en este sitio... - dijo Texas. - ¿Por qué no? Yo soy una maravilla, deberían venir - dijo Neilkus. - No, simplemente no... - dijo Texas. - Eso no importa, para luchar iran al Presidio de los Ancianos... - dijo Neilkus. - ¿El Presidio de los Ancianos? - pregunto Méndez. - Un Ketch modificado y convertido en una Prisión, con el único objetivo de almacenar enemigos de los Caídos... Tenemos de todo, fuerzas de la Tormenta Remanente, Prometeos, Desterrados, y los traidores de los Lobos... - dijo Neilkus. - Taniks nos ordeno que los eliminaramos, y he pensado que esta es la mejor opción para limpiar la prisión... - dijo Neilkus. - Va a estar bueno... - añadio el Barón. - No piensas enviar a los chavales, ¿O sí? - pregunto Texas. - No, son solo unos debiluchos... - dijo Neilkus. -  Y tu debes de estar en muy buena complexión, ¿No? - pregunto Josué. - En realidad no, me canso en cinco minutos. Mejor guarda silencio, por eso no conseguiras nada en la vida - dijo Neilkus. Josué se enfurecio y simplemente le levanto el dedo medio. - ¡Hey! ¡Tranquilizate! No quieres enfadar a estos tipos más de lo que ya estan... - dijo Méndez. - Bien, no importa... Texas y Cayde iran a enfrentar cinco celdas, tendrán que eliminar a cada una para conseguir su objetivo... - dijo Neilkus. - Acepto el desafío - dijo Texas. Mientras los dos mercenarios iban a la batalla, Kariks se percato de la herida. - ¿Es una quemadura de plasma? - pregunto Kariks. - Así es, me la hicieron tus amigos allá en Sephora - dijo Josué. - No puede ser... Me sorprende que sigue móvil, el antibacterial no ejercera mucho efecto, debo de llevarte con un Servidor... - dijo Kariks. - ¿Para qué? - pregunto Josué. - Esa cosa no aguantara más, posiblemente termine rompiendose un músculo y no puedas volver a moverlo, sin mencionar que se infectara y morirás lentamente... - dijo Kariks. - El Servidor te sanara la herida, confia en mí chaval - dijo Kariks. 

 8 de Junio de 2559

Presidio de los Ancianos, Costa Enredada, El Arrecife, Sistema Tallon

Texas y Cayde se encontraban en una escotilla, la cual llevaba a otras cuatro partes del Presidio, cuatro enormes celdas para cada grupo de prisioneros. - Bienvenidos al Presidio de los Ancianos, ustedes tienen una sola misión, si conseguir la alianza quieren, luchar para sobrevivir deben... - dijo Neilkus. - Enfrentaran a cinco facciones enemigas, para satisfacer mi diversión, va a estar emocionante, y después, solo después veremos si podemos hacer un pacto... - dijo Neilkus. - Ya entendimos, ¿Quieres guardar silencio? - pregunto Texas. - Uyyy, perdon señora... Ahora, enfrentaran a lo que queda del Clan de los Lobos, renegados que intentaron acabar con el Arrecife, y sufrieron la furia del Atardecer... - dijo Neilkus. Frente a una de las aperturas, se encontraban objetos con temática del Clan de los Lobos, como dispositivos de comunicación desmontados. La puerta se abrío y revelo a una especie de Servidor, cuyo nombre era Warden Prime. Este se encontraba rodeado por un campo de energía que hacía parecer que se encontraba ardiendo en llamas, y entonces el se movío, dejando a la vista una sección del Presidio, la cual estaba expuesta al vacío del espacio. Súbitamente se comenzaron a escuchar los rugidos de varios Caídos, y un Cápitan emergío de una especie de esfera. Este era un Cápitan, cuyo nombre era Beltrik, el Revelado.

- Enfrente de ustedes tienen a Beltrik, el Revelado... - dijo Neilkus. - Un fiel seguidor de Skollas, el cual prometio sucederlo cuando el muriera... Skollas murío, Irxis murío, y ahora solo queda el. Intento utilizar a su pandilla de idiotas para acabar con nosotros, pero fracaso en el ataque... Y ahora es nuestro prisionero... - dijo Neilkus. Beltrik entonces rugío, y varios Shank, Vándalos y Escoria emergieron para enfrentar a Cayde y a Texas. Texas tomo su rifle de asalto y comenzo a disparar contra las fuerzas enemigas, las cuales intentaban superarla. Tiros de plasma dejaban marca en las paredes, pero pronto se comenzaron a ver superados. Ella y Cayde se cubrieron, mientras disparaban. Un Caído disparaba con su cañon de quemado, y entonces a Texas se le ocurrío una idea. - Cayde, tengo algo en mente, dispara contra el tipo del cañon de quemado... - dijo Texas. - ¿Estás loca? - pregunto Cayde. Ella presiono una especie de dispositivo en su cinturón, un translocador de partículas robado. Cayde comenzo a disparar en un intento de distraerlo, pero el Caído comenzo a concentrar el fuego en el. - ¡¿Qué haz hecho Tex?! ¿Tex? - pregunto Tex. Ella entonces utilizo el translocador y comenzo a teletransportarse mediante el uso de un camino de zig zag. Texas comenzo a disparar y taclear enemigos mientras se teletransportaban, hasta que llego con el Caído pesado. Ella le solto un fuerte puñetazo y provoco que soltara el cañon de quemado. Texas tomo el cañon de quemado y disparo contra los Vándalos que llegaban en aquella zona. Beltrik abrío fuego con su cañon de metralla, pero ella volvío a teletransportarse. Texas reaparecío y le pego una patada en el vientre, para arrojarlo contra una pared. Texas entonces comenzo a descargar munición del cañon de quemado sobre este, hasta terminar matando al Eliksni y dejandolo quemado. - ¡Demonios señorita! - exclamo Cayde. - Puedo hacer más cosas como esa... - dijo Texas. - Beltrik esta muerto, y tú no... Me sorprendes. ¡Siguiente etapa! - exclamo Neilkus.

Ellos dos se encontraban disparando dentro de una pequeña habitación con iluminación rojiza, contra un grupo de Desterrados. - El objetivo es Cekrakus, el Destructor, un fiel seguidor de Atriox, ahora en nuestro poder... - dijo Neilkus. Ellos dos disparaban contra los Jiralhanae, eliminando a dos de estos. Los Grunts abrían fuego con sus pistolas de plasma y aguijoneadores, pero a Exra no le costo deshacerse de ellos, arrojando una granada de plasma. La granada estallo y provoco una reacción en cadena, destruyendolos. Texas disparo contra un Jiralhanae, destrozandole la cabeza. Cayde utilizo su revolver y le destrozo la cabeza a un Eliksni, mientras los dos tomaban una posición juntos y abrían fuego. - Vaya, no hacemos tan mal esto... - dijo Cayde. Un Hunter trato de aplastarlos utilizando su escudo, pero Cayde rodo y disparo varias veces con su revólver, destrozandole la espalda y acabando con la colonia de Lekgolos. Cekrakus utilizaba un martillo gravitatorio, y el trato de aplastarlos. Texas utilizo el teletransportador y le solto un puñetazo en el vientre, para volver a teletransportarse y hundirle un cuchillo a su cuello. El Jiralhanae cayo muerto en el suelo, mientras Cayde observaba. La siguiente sala era una habitación con iluminación púrpura. Texas y Cayde abrieron fuego contra un Grunt, asesinandolo. - ¡El Diácono Pipap es resistente! ¡Intento acabar con nosotros en los días posteriores a los Seis Frentes! - exclamo Neillkus. - ¡Ahora sufriran la furia de Balaho! - exclamo el Diácono. Este pisoteo con su Goblin, mientras era acompañado de sus seguidores de la Tormenta Remanente. Ellos dos abrieron fuego contra los enemigos, logrando asesinar a los Grunts. Un Hunter intento aplastar a Cayde mientras disparaba, pero el rodo y esquivo el golpe. El Mgalekgolo abrío fuego con su cañon de combustible, pero el disparo no le dio a el. Cayde rodo y disparo varias veces con su cañon de mano, hasta lograr matarlo. - ¡No escaparan de la furia de la Tormenta Remanente! ¡Sufriran la tormenta de nuestra venganza! - exclamo Pipap. El intento disparar con su Goblin, pero Texas no pudo esquivarlo. - Parece que no cambiaste mucho desde la Instalación 03... - dijo Texas. - ¡MORIRÁS, EXO INSOLENTE! - exclamo Pipap. El trato de aplastarla, pero entonces escucho la voz de Cayde. - ¡Oye! ¡Enano feo! - exclamo Cayde. - ¿Quién osa llamarme así? - pregunto Pipap. Cayde había arrancado el cañon de combustible del Hunter, y entonces comenzo a disparar. Pipap trato de cubrirse, pero el escudo se deshabilito y entonces el Goblin se daño demasiado. - ¡No! ¡No! - exclamo Pipap. El procedio a eyectarse, pero fue demasiado tarde. El Goblin estallo en una explosión de coloración morada, quedando como una simple cárcasa de Krulomantio quemado. Pipap se arrastro de entre los escombros, mientras dejaba sangre bioluminiscente embarrada. - No aguanto... Matenme... - dijo Pipap. - Lo siento mucho, pero no es personal - dijo Cayde. - Solo... Hazlo... - dijo el pequeño Grunt. Pipap cerro sus ojos, mientras Cayde apuntaba con el Az de Espadas. El jalo el gatillo y entonces asesino al Diácono. 

La última habitación poseía iluminación azulada. Los Prometeos abrían fuego contra el par de cazarrecompensas. - Bien, bien... El último objetivo es Adolaris, el Prometeo. Un Strategos que intento establecer una cabeza de playa en el Arrecife, pero fueron castigados y capturados gracias a los Servidores... ahora terminen con su miseria... - dijo Neilkus. Ellos dos comenzaron a verse rodeados por Prometeos, los cuales disparaban varias ráfagas de luz sólida. Los Prometeos habían perdido la capacidad de teletransportarse dentro de aquella habitación, por lo que Texas y Cayde tenían ventaja. Estos abrían fuego con sus armas de luz sólida, pero ellos dos lograban acabar con los Soldiers y Crawlers. Los disparos continuaron inundando aquella habitación, pero Texas entonces fue aplastada por el Strategos. Este trato de hundirle su espada de luz sólida, pero Cayde volteo y disparo varias veces con su revólver. El logro destruirle los hombros de su coraza, y después corrío, tacléandolo. El Knight lo arrojo contra una pared, pero Texas procedio a dispararle. El Prometeo revelo su rostro humanoide, asemejando a un cráneo. El Prometeo le rugío, pero ella aprovecho para dispararle y acribillarlo, hasta finalmente destruirlo, desintegrandolo en algunas partículas anaranjadas. - Eso fue intenso... - dijo Texas. Cayde la ayudo a levantarse, y los dos avanzaron hacía la siguiente sala de detención. 

La última sala era demasiado oscura, y era de un gran tamaño. - ¿Hay alguien aquí? - pregunto Cayde. - El último enemigo son mis seis Barónes... Tendran que enfrentar a cada uno y derrotarlo individualmente... O si no, no llevaremos a cabo el trato... - dijo Neilkus. En ese momento, los ojos morados de dichos Eliksni eran visibiles. - Cada uno tiene su propia historia, lo que los hace únicos... - dijo Neilkus. - Primero tenemos a Aleksis, el Azotador, un Eliksni manipulador, en el pasado engaño a su mujer, dandole falsas promesas, para cambiarla por dinero... Pero ahora se ha redimido, y utiliza sus habilidades manipuladoras para castigar a los prisioneros y enemigos del Arrecife... - dijo Neilkus. Aleksis portaba una armadura de metal, y dejaba expuesta partes de su cuerpo. Aquel Eliksni utilizaba dos antorchas, preparado para quemar a su enemigo. - Luego tenemos a Braykis, el Fanático, en el pasado seguia los ideales de un tirano, hasta que se rebelo y lo asesino. Ahora utiliza su ingenio para seguir los ideales de Taniks, y busca basarse en la evidencia, en la ciencia, en la razón, lo cual es un poco contradictorio a su nombre... - dijo Neilkus. Neilkus utilizaba una armadura que lo dejaba semidesnudo, pero le portaba una lanza de energía, y su casco recordaba al símbolo de los Renegados. - Mithrax, el Renegado, un asesino del Clan del Atardecer, es el mejor en lo que hace - dijo Neilkus. Mithrax usaba el traje de un Vándalo normal, pero portaba un casco blancuzco en su cabeza. - Después tenemos a Kariks, la Cazadora... Una Eliksni rezagada por su peculiar tamaño, siendo una Hobbit... - dijo Neilkus. - ¡No soy una Hobbit! - exclamo Kariks. - No importa, ella tiene peculiares habilidades de francotiradora, y no se detiene ante nada... - dijo Neilkus. - Después esta Humberkus, el Maldito, el antiguo Kell suplementario del Invierno tras la muerte de Draksis, este posee inusuales capacidades Psiónicas, pudiendo poseer a otros seres vivos, a merced de su voluntad, pero se rindio y ahora utiliza sus capacidades de la oscuridad para el bien... - dijo Neilkus. - Por último, tenemos a Osvalkus, el Destructor, un engreído egolátra el cual le rompío el corazón a su mujer al engañarla con otra, para matarla posteriormente. Ahora vaga como un esclavo sin voluntad en búsqueda de saciar su sed de sangre... - dijo Neilkus. Osvalkus poseía una armadura que exponía partes de su cuerpo mutado, y su rostro mostraba una especie de sonrisa sádica. - Juntos son los Renegados, los Barones del Atardecer... - dijo el Barón.

- Vaya, parece ser barones no tienen pinta de líderes, tienen más pinta de asesinos... - dijo Cayde. - Tal vez lo fueron... Pero ahora usan sus habilidades para ser buenas personas, o al menos, menos terribles... - dijo Neilkus. - No importa, nos encargaremos de ellos como nos encargamos de los anteriores... - dijo Texas. - ¿Quieren saber algo? Ellos metieron a prisión a todos los criminales que mataron - dijo Neilkus. - ¡Ataquen a los mercenarios! - exclamo Braykis. Cayde y Texas entonces apuntaron, mientras comenzaron a disparar, pero Humberkus generaba una especie de escudo de energía Psiónica de color negro, con el cual retenía el impacto de las balas kinéticas. Humberkus entonces les devolvio el escudo, convirtiendolo en una esfera de energía y arrojandolos contra la pared. Texas se reincorporo y disparo, pero Aleksis le solto un golpe con sus antorchas. - ¡Come el fuego de nuestra furia! - exclamo enfurecido. Parte del rostro de Texas se quemo, pero ella le solto un puñetazo. Cayde disparaba con su revólver, pero Kariks se cubrío y disparo con su rifle, arrebatandoselo. La pequeña Eliksni entonce se colgo del techo, como si de una araña se tratase y cayo sobre Cayde, soltandole un puñetazo. Cayde le pego una patada en sus partes bajas, derribandola. - ¡Ayyyy! - exclamo Kariks. Mithrax emergío con su cañon de metralla y disparo, pero Cayde le logro arrebatar el cañon y tirarlo en el suelo. Mithrax enfurecido le solto un puñetazo en su rostro, y después le hundio un cuchillo en la parte superior de su cuello. El cuchillo era pequeño, pero fue suficiente para dejar moribundo a Cayde. Cayde cayo de rodillas, y Exra observo. Ella trato de disparar con su rifle de asalto, pero Mithrax se teletransporto. Osvalkus la observo y entonces blandio su maza ardiente contra ella, arrojandola contra una pared. Texas no se pudo reincorporar, y entonces observo como todos avanzaban lentamente hacía ellos. - ¡Su final he llegado! ¡Sufriran el castigo de aquellos que desafiaron al Clan del Atardecer! - exclamo Braykis. - Esperen... Dejenla a ella... - dijo Cayde. La sangre escurría de su boca, mientras el observaba fríamente. - Acaben conmigo, pero no con ella... Yo soy el que quería dialogar, ella solo se ofrecio a ayudarme - dijo Cayde. - Que valiente, sacrificandose por otros... - dijo Mithrax. El recogío el Az de Espadas y entonces lo cargo. Mitrhax apunto al pecho, y entonces disparo. El cuerpo de Cayde cayo en el suelo, mientras los Renegados avanzaban lentamente. Texas observo el cuerpo de Cayde, y entonces escucho la voz de Neilkus. - Tal vez perdieron ante ellos, pero el sacrificio de tu amigo fue, interesante... - dijo Neilkus. - Hablare con Variks sobre esta alianza, como lo prometí, pero no tienen permitido volver al Arrecife, jámas... - dijo Neilkus. - Eres un maldito... - dijo Texas. - ¿Un Maldito? No, yo soy una buena persona... - dijo Neilkus. - Ahora retirate Exo, agradece que te doy la oportunidad... - dijo Neilkus. Texas se reincoporo y tomo el cuerpo de Cayde, mientras decidio cargarlo en brazos. ​​​​​​

Perdidos en el Paraíso

 8 de Junio de 2559

Nube de Oort, Sistema Tallon

El USDF Blackbird avanzo a través de los asteroides, dispersos en la Nube de Oort del sistema. Esta era una nube esférica compuesta de distintos objetos, así como de gases y materiales flotando a la deriva en el vacío del espacio. El USDF Sephora's Pride huyo a dicha área, buscando no ser encontrada. El Kaidon había puesto en la radio de la nave una canción de épocas pasadas, conocida como "The Rubberband Man". - ¿Estamos cerca del objetivo? - pregunto ella. El Kaidon decidio comunicarse a traves de los sistemas de la nave. En una pantalla, aparecío escrito un mensaje. "Detecto los patrones de la nave, pero no estan solos". - ¿No estan solos? - pregunto Exra. El Huragok asintío. - ¿Desterrados? ¿Cómo? - pregunto Flipyap. Mientras ellos avanzaban a traves de la nube, observaron al USDF Sephora's Pride avanzando en medio del vacío, mientras algunos Longsword y Pelican se encontraban cubriendole. Un crucero Clase-CRS se encontraba persiguiendolo, mientras le disparaba torpedos de plasma. La nave logro esquivarlos, pero esta tarde o temprano la alcanzaría. En ese momento, en la radio se escucharon los mensajes de la nave. - Aquí Cápitan Mattews, estamos bajo ataque por fuerzas invasoras no identificadas, solicito la evacuación de la nave, si llegan a encontrarnos, hagan algo, tenemos civiles a bordo... Tratare de resistir un poco más, pero no aguantaremos mucho - dijo el Cápitan Juan Mattews. - ¿Deberíamos hacer algo? - pregunto Exra. - No podemos develar nuestra ubicación, ¿Y si hay más naves? - pregunto Bokrug. - Pero... Ellos estan en peligro - dijo Flipyap. - La misión aquí era salvarlos, si es necesario arriesgarnos, hay que hacerlo... - dijo Exra. - ¡No les dejaremos caer! ¡Los necesitamos vivos, incluso si eso nos cuesta arriesgar la supervivencia! ¡Jazer no se hubiera dado por vencido! ¡Hay que ayudarles! - exclamo Exra. - Qué motivante... - dijo Bokrug.

El Prowler en ese momento desactivo el camuflaje activo y se acerco al crucero Clase-CRS. El Prowler comenzo a disparar varias salvas de misiles Clase-Archer contra esta. Los escudos de energía lograron absorber el impacto de los disparos, y fue entonces que desplegaron varios cazas Seraph. - ¡Creo que cometimos un error! - exclamo Bokrug. El Prowler entonces redoblo, mientras los Seraph lo perseguían. - ¡Esta cosa no estaba muy armada! ¡Creo que hemos gastado todo lo que teníamos! - exclamo Bokrug. - ¡Bokrug! ¡Controlate! - exclamo Flipyap. - Kaidon, trata de despistar a esas naves, alejemonos lo más que podamos de la nave humana, los Desterrados nos consideraran más importantes al ser una nave de infiltración - dijo Exra. El Kaidon asintío, y entonces el movilizo el Prowler lejos de la nave. Los tres Longsword que respaldaban a la nave entonces tomaron posiciones de vuelo distintas y ayudaron al USDF Blackbird a escapar de los Desterrados. Estos entraron en combate contra los Seraph, mientras el Clase-CRS los seguía. En ese momento, el Kaidon parecía asustado al ver los paneles. - ¿Qué sucede? - pregunto Exra. A simple vista, no había nada anormal, una esfera roja en el radar, pero el Kaidon al ser una supercomputadora biológica comprendía aquello, y aquello lo asustaba. Mediante los sistemas de la nave, volvío a comunicarse con ellos. "Detecto señales del espectro desliespacial, un cuerpo de enormes proporciones se dirige hacía nosotros". - ¿Qué clase de cuerpo? - pregunto Exra. Bokrug observo el panel y entonces grito horrorizado. - ¡Un Planetoide! - exclamo Bokrug. En ese momento, una inmensa brecha desliespacial se abrío, y de esta pronto emergío la figura geoide, sobre su superficie se veían óceanos de colores azules claros, una superficie de coloración rojiza/rosada. - ¡Nos estamos viendo atraídos por su gravedad! ¡Estamos perdidos! - exclamo Bokrug. - ¡No quería morir de esta forma! - exclamo Flipyap. Las naves subitamente se vieron atraídas por la gravedad del planeta, mientras este terminaba de salir del portal desliespacial.

 8 de Junio de 2559

La Meseta, Mylo Xyloto, Sistema Tallon

En los escombros de la USDF Blackbird, se encontraba el cuerpo aparentemente sin vida de Exra. El Huragok se acerco y entonces toco su mano, la cual respondío. Ella se reincorporo y observo los restos ardientes de la nave. Ella logro levantarse de una pila de escombros y observo sus heridas. Sus manos estaban manchadas de sangre púrpura, la Sangheili se encontraba debilitada. Ella se coloco su mano en el abdómen, y entonces camino un poco. - ¡Bokrug! ¡Flipyap! ¿Estan vivos? - pregunto ella. En ese momento, logro escuchar el rugido de una criatura. - Bokrug... - dijo ella entre dientes. Ella camino y observo como una pierna de Bokrug se encontraba atrapada debajo de un pedazo de metal. - ¡Mi piernita! ¡Ayuda! - exclamo adolorido. El Huragok y ella decidieron levantarla, los dos lograron quitarla y Bokrug se libero. - ¿Has visto a Flipyap? - pregunto ella. - Lo escuche hace un instante, no esta lejos... - dijo Bokrug. Los dos siguieron un rastro de huellas característico de un Unggoy, las cuales se encontraban a lo largo de la tierra quemada. Ellos avanzaron y pronto abandonaron dicho rastro, mientras observaban como había una vegetación de color rojiza, un hermoso color cian permeaba el cielo del planeta, y a lo lejos se encontraban varias estructuras de aspecto triangular, las cuales disparaban faros de energía. - ¿Qué clase de lugar es este? - pregunto Bokrug. - Ruinas de los Forerunner... Esto es definitivamente tierra sagrada... - dijo Exra. - Es bellísimo... - dijo Bokrug.

Ellos dos siguieron el rastro de huellas, hasta que las perdieron sobre el suelo metálico de una instalación. Unas bandadas de Rangmejo sobrevolaban el área, pero estos eran considerablemente más pequeños que los de Sephora, además poseían colores rosados y vivídos en lugar de colores cáfes y apagados, lo que los hacía recordar a flamencos. - ¿Rangmejo? ¿Aquí? - se pregunto Exra. - Qué curioso, estos no son tan grandes... Los de Sephora miden casi tres metros de envergadura, estos solo dos... - dijo Bokrug. Uno de ellos se poso cerca del sitio, mientras devoraba entre sus fauces una criatura similar a un pez. Estas habían sido capturadas de cuerpos lacustres, abundantes a lo largo del planeta. - Esto no tiene sentido... ¿Cómo es que el planeta posee luz propia? Estamos más allá del radio de Tallon, no podría llegar la luz tan lejos... - dijo Exra. - Y aun así, hay luz, debe de ser algun tipo de estrella artificial, los Forerunner crearon muchas maravillas arquitectónicas, y esto no sería la excepción - dijo Exra. - ¿Pero cómo llego este planeta aquí? - pregunto Bokrug. - No tengo idea... Pero quien lo haya enviado debe de estar relacionado con los Forerunner de algun modo - dijo Exra. En ese momento, de unos helechos rojizos Flipyap aparecío, mientras unos insectos bioluminiscentes lo seguían. - ¡Quitenmelos! ¡Quitenmelos! - exclamo Flipyap. - ¿Cómo te metiste aquí? - pregunto Exra. - Me escondí en una cápsula de escape mientras caíamos, tuve suerte de ser eyectado y no ser aplastado - dijo Flipyap. - No importa, ahora que estamos reunidos debemos de escapar, ¿Donde pudo terminar la nave humana? - pregunto Exra. - Creo que he visto algo... - dijo Bokrug. El entonces volteo y vio a lo lejos un hermoso valle, donde un grupo de criaturas de cuello largo se encontraban pastando. Una estela de humo emanaba cerca del lugar, indicando la posible presencia de la nave estrellada. 

 8 de Junio de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Mariana se encontraba sentada, pensando en lo que había sucedido en Tallon-IV. La muerte de su amigo, Wolf le afecto mucho, pero ella trataba de seguir adelante. Ella se había quedado a cargo de Mauricio y su hermano, mientras que Rasputin se enfocaba en coordinar la misión. Mauricio era un joven moreno, de tamaño mediano. - ¿Estas bien? - pregunto el. - No del todo... Intento sentirme bien, pero no puedo - dijo ella. - ¿Por qué? - pregunto Fernando. - En Tallon-IV vi morir a alguien que considere familia, la única familia que he logrado tener desde que fui puesta en servicio... - dijo Mariana. - Lo apreciabas mucho, ¿Cierto? - pregunto Mauricio. - Algo... Wolf cuidaba de mí, los dos nos protegimos todo este tiempo, y ahora simplemente se fue... - dijo Mariana. - Pero sabes, pese a que esta muerto, trato de seguir con una sonrisa, y continuar mi camino... - dijo Mariana. - Sabes, me recuerdas a nuestra hermana, Susan... - dijo Mauricio. - ¿Susan? - pregunto ella. - Ella murío durante los Seis Frentes, y hemos vivido con su perdida durante todo este tiempo... Pero la veo reflejada en tí, a pesar de que eres una Exo... - dijo Mauricio. - Si, lo se, no soy humana y no cuento como tal... - dijo ella. - ¿De qué hablas? - pregunto Fernando. - No importa si eres humana o no, lo que seas, Exo, Elite, Grunt, a final de cuentas siguen siendo individuos, y eso los hace personas... - dijo Mauricio. - Descuida chica, todo estara bien, cuidaremos de tí... - dijo Mauricio. Mariana al escuchar eso esbozo una sonrisa.

Rasputin se encontraba en la sala de mando, junto a Devrim y Hawthorne. - He perdido las comunicaciones con el USDF Blackbird - dijo Rasputin. - Genial, ¿Y ahora como sabemos si continuaran la misión? - pregunto Erika. - - Solo debe ser temporal, una interferencia o algo... - dijo Devrim. - Error, algunos satélites de la red del Warsat se vieron desactivados, esto no tiene sentido... - dijo Rasputin. - Un momento, encontre uno de estos, esta desactivado, accediendo a sus archivos de vídeo - dijo Rasputin. El Exo entonces mostro en un holograma la cámara de un Satélite, la cual se encontraba grabando la batalla en la Nube de Oort. En un súbito instante,m un portal desliespacial se abrio y de este emergío un inmenso cuerpo celeste, un Planeta Centauro. - ¿Un Planeta? ¿Cómo es qué...? - se pregunto Devrim intrigado. - Un Planeta emergío del desliespacio... Quien lo haya enviado, debio de requerir enormes cantidades de energía, solo una civilización Nivel I sería capaz de ello... - dijo Rasputin. - ¿Estás insinuando que algo más ha arrivado a este sistema? - pregunto Hawthorne. - Solo es teórico claro, no sabemos demasiado para indagar aún - dijo Rasputin. En ese momento, Christine entro de forma urgente a la sala. - Oigan, he notado la ausencia de dos colonos, entre ellos Josué y Méndez, ¿No tienen idea de donde estan? - pregunto ella. - Tampoco hemos visto a Cayde en toda la mañana, creímos que se quedo dormido en el granero - dijo Erika. - De tal palo, tal astilla... - dijo Devrim. - ¿Qué insinuas? - pregunto Erika. - Cayde debío de incitar a los chavales a escapar, posiblemente en uno de sus locos planes, no tengo idea si se ofrecieron voluntariamente, pero problemente sí, considerando que ya se aventuraron a la EDZ armados... - dijo Devrim. - Maldita sea Cayde... ¿No detectaste nada salir del planeta? - pregunto Erika. - No, absolutamente no - dijo Rasputin. - Demonios, tengo una idea de a donde pudieron haber ido... - dijo Hawthorne. 

10 de Junio de 2559

Valle de Elyisia, Mylo Xyloto, Sistema Tallon

Exra y Bokrug se encontraban caminando por los valles de aquel planeta, seguidos de Flipyap y el Kaidon. Ellos continuaron caminando por el valle hasta que Exra se detuvo y se agazapo. El Kaidon se acerco y entonces toco la tierra, donde se encontraba la huella de una bota humana. - Debio de haber presencia humana aquí... - dijo Exra. En ese momento, sobre sus cabezas un Lich, escoltado por un par de Phantoms y al menos siete Banshee sobrevolo el área. Estos se dirigieron hacía un área boscosa, donde había varias palmeras de coloración rosada. - ¿Los Desterrados sobrevivieron al impacto? No me sorprende - dijo Exra. - Deben de buscar sobrevivientes humanos, deberíamos reunirnos con ellos, así podremos localizar a su líder y formar un pacto con el... - dijo Bokrug. Flipyap cargo su cañon de combustible, mientras que Exra y Bokrug preparaban sus armas. Exra apunto con su carabina y el grupo decidio internarse dentro de la jungla. Al avanzar, notaron que había huellas humanas a lo largo de la superficie de la jungla, la mayoría de estas se encontraban cruzadas entre sí. Mientras caminaban, Bokrug se detuvo y con un ademán indico que dejaran de avanzar. - Creo haber visto algo moverse con el rabillo de mi ojo... - dijo Bokrug. - Probablemente solo era una criatura local, no te detengas... - dijo Exra. El grupo continuo avanzando sigilosamente, hasta que se encontraron cerca de un desnivel, donde observaron a un grupo de Desterrados. Algunos Grunts se encontraban acompañados de un Brute, y estos estaban inspeccionando el área. - ¡Sigan buscando por supervivientes humanos! Cuando los encuentre, me tatuare con su sangre... - dijo el Brute. Exra se cubrío detras de unos helechos y les apunto. Bokrug y Flipyap. Exra le apunto a un Grunt y entonces disparo, el dardo de la carabina penetro su cráneo, asesinandolo. - ¡Supervivientes! ¡Eliminenlos! - exclamo un Grunt. El grupo comenzo a disparar contra ellos, viendose enfrascados en un tiroteo. Flipyap disparo con su cañon de combustible y asesino a un Grunt, provando una reacción en cadena que mato a otros tras varias explosiones, debido a sus tanques de metano. Las piezas de caparazones de estos y la sangre bioluminiscente fueron derramadas por el área, dejando manchado el rostro de Flipyap. El volvio a disparar, pero el único Jiralhanae genero un escudo de burbuja de energía. Este disparaba con un lanzagranadas, impidiendoles salir de sus coberturas. Exra continuaba disparando pese a no dar en el blanco, junto con Bokrug. En ese momento, un disparo de luz sólida dio contra el Jiralhanae, el cual se retorcío de dolor por unos breves segundos, antes de haberse desintegrado, dejando solo una especie de pequeño polvo anaranjado flotando en el aire. - ¿Qué fue eso? - pregunto Bokrug. La figura desaparecio tan rápido como lo hizo, dejando al grupo extrañado. - Deben de ser Prometeos... - dijo Exra. Ellos pisaron el terreno, donde había un pequeño charco de agua. La sangre bioluminiscente había teñido el agua, dejando ver los horrores de la guerra en aquel bello mundo. Exra avanzo, apuntando con su carabina en alto. Bokrug y Flipyap la siguieron, mientras escuchaban los sonidos de disparos en las cercanías. - ¿Esos son disparos de armas humanas? - pregunto Exra. - Parece que sí... - dijo Bokrug. El grupo continuo caminando en las internaciones de la jungla, donde ahora crecían enormes árboles con gruesos troncos. Los sonidos de criaturas se escuchaban en la lejanía, pero Flipyap creyo observar algo moviendose, mientras trepaban los troncos. - ¿Vieron eso? - pregunto Flipyap. - No vi nada... - dijo Exra. Bokrug apunto con su rifle de aguijoneador, y entonces sobre los árboles comenzaron a escalar varios Crawler, los cuales estaban buscando una estrategia para rodear al grupo. Estos Crawler eran diferentes a los que enfrentaron en Sephora, ellos poseían una coloración rojiza, indicando pertenecer a una legión especial. 

Los Crawler comenzaron a generar una especie de ladridos mientras acechaban al grupo. Exra entonces apunto y comenzo a disparar los dardos de su carabina. - ¡Abran fuego! - exclamo Exra. Bokrug comenzo a disparar contra los Crawler, junto con Flipyap. Las explosiones del cañon de combustible destruían a los Crawler, pero muchos de estos caían sobre el suelo. Bokrug comenzaba a dispararles, pero un Crawler se le arrojo en cima y trato de morderlo. Flipyap le pego una patada y entonces comenzo a golpear al Crawler una y otra vez con el cañon de combustible, hasta desarmarlo y dejar una especie de líquido de coloración anaranjada en el suelo. Otro Crawler se le arrojo encima y entonces le mordio en su cuello, lo que Flipyap respondío con un fuerte alarido de dolor. - ¡Ahhhhhhhhhhh! - exclamo mientras forcejeaba. El Crawler comenzo a manchar sus mandíbulas de sangre bioluminiscente, pero Bokrug activo una de sus dagas de plasma y se la hundío al Crawler. El Crawler trato de quitarselo encima, pero Bokrug continuo acuchillando a su enemigo hasta destruirlo. Exra disparo con su carabina y elimino a varios Crawler. La Sangheili entonces encendio su espada de energía y la blandio. Un Crawler intento arrojarse en su cara, pero ella blandio su espada y la rebano. - Malditos perros... - dijo Exra. Ella pateo a otro y lo pisoteo, matándolo. Los Crawler comenzaron a rugir, y uno de ellos, el cual poseía una especie de toques anaranjados en su cabeza lanzo un aullido, con el cual ordeno la retirada de los Crawler. Estos comenzaron a huir, mientras Exra y el grupo los perseguían. - ¡Exra! ¡Cuidado! - exclamo Bokrug. De la copa de los arboles, un Knight Prometeo se abalanzo sobre ella. El Knight entonces abrio su rostro, revelando un cráneo de aspecto humano en su interior, con alguna similitudes en la forma de la frente. Exra le solto un puñetazo en el rostro, provocando que se retirara. El Prometeo entonces se puso en el suelo, liberando una especie de drone, un Watcher. - ¡Disparenle a ese Knight! - exclamo Exra. Flipyap disparo con su cañon de combustible, pero el Watcher genero un escudo de energía que amortiguo el impacto para el Knight. Exra le arrojo una granada de plasma, pero el Watcher genero un campo de energía y lo detuvo, para después arrojarselos a ellos. - ¡Cuidado! - exclamo Exra. La granada estallo y los arrojo contra el suelo, por suerte sin matarlos. Exra se reincorporo y disparo con su carabina, destruyendo al Watcher. El Prometeo se teletransporto mientras el grupo concentraba el fuego en el, de esta forma evitando ser destruido. Flipyap espero cuidadosamente, y entonces el Prometeo se volvio a teletransportar, embistiendo a Exra. Flipyap disparo y entonces logro destruir al Prometeo, desintegrandolo. Sus partículas se dispersaron por el aire, mientras el viento se las llevaba. Bokrug observo los restos de los Crawlers, y pateo la carcasa de uno de estos. - Esto no tiene sentido... Los Prometeos que enfrentamos en Sephora hace unos meses eran de color blancuzco, no rojizo... - dijo Bokrug. - Deben de ser una legión, posiblemente una Legión se encontraba defendiendo este sistema, hasta que el Guardian arrivo y los sometío a su control, pero eso la debilito seriamente, por lo que no hicieron nada contra los Desterrados. Posiblemente estos sean una Legión de refuerzo, tal vez ellos enviaron el planeta aquí... - dijo Exra. - Pero los Prometeos no pueden coordinarse, necesitan de un legionario que los guíe... - dijo Bokrug. - Posiblemente alguien los esta coordinando ahora, y debe tener interés en el sistema, ¿Sern los Creados? - pregunto Exra. - No lo se, pero esta me esta dando miedo... - dijo Flipyap. 

El grupo continuo avanzando y llegaron hasta donde se encontraba un Pelican derribado. - ¿Hay alguien aquí? - pregunto Exra. En ese momento, los disparos de una torreta cubrieron parte del lugar, destruyendo un grupo de helechos y dejando marcas en un árbol. - ¡Esperen! ¡Somos del Nuevo Feudo! - exclamo Exra. - O lo que queda de el... - añadio Bokrug. La torreta continuo disparando hasta que esta agoto su cargador. En el desastre consecuente, varias rondas de munición se encontraban desperdigadas por el suelo de la selva. El tronco de una palmera quedo destrozado, y esta termino por colapsar y caer en el suelo. - ¿Dijeron que son del Feudo? - pregunto una voz masculina. Del otro lado, se encontraban siete marines atrincherados cerca del Pelican. Uno de ellos tenía su rostro desvelado, y se podía apreciar una coloración morena, con un pequeño bigote. - Sargento Jesus Jiménez, un gusto... - dijo el militar. Este se había quitado su casco, debido a que resulto dañado. Cercas de ellos se encontraban varios cádaveres de Grunts, Elites y Brutes despedazados, con la sangre de distintos colores manchando el suelo de la jungla. - Me alegra que hayan llegado - dijo Cruz. - ¿Cuanto tiempo llevan aquí? - pregunto Exra. - Casi dos días, intentamos llamar por ayuda, pero pronto nos dimos cuenta de que eramos los últimos sobrevivientes... Hemos estado todos estos días aguantando los ataques de los Desterrados y de esas cosas... - dijo Jesus. - Prometeos, antiguos guardianes creados con las almas de guerreros Forerunner... - dijo Exra. - No importa que sean, hemos durado mucho, perdimos a ocho hombres, y no sabemos cuanto más aguantaremos - dijo Jiménez. - Tienen suerte que hemos venido por ustedes... - dijo Exra. - ¿Nos sacaran de aquí? - pregunto Jesus. - Si, algo así... - respondío Exra. - Nuestra nave se destrozo, pero los ayudaremos a salir - dijo Exra. En ese momento, una pequeña humana de un metro y cincuenta centímetros se encontraba ayudando a un militar herido, ella era de piel caucásica, y poseía un cabello corto. - ¿No es demasiado pequeña para ser marine? - pregunto Bokrug. - No es una marine como tal... El Cápitan estaba desesperado, y le permitio luchar a los pocos que tuvieran voluntad, no importaba si eran civiles o marines... - dijo Jiménez. - Hola - dijo ella. - Su nombre es Beatriz, pero yo le digo Beto - dijo Jiménez. - ¡Ora! ¡Caigale! - exclamo enfurecida. - Tranquilicense... - dijo Exra. - Vale, no importa. Debemos de movilizarnos hacía las ruinas de la nave, con suerte encontramos más supervivientes - dijo Jiménez. - Sera díficil, pero los ayudaremos a salir de aquí en una pieza... - dijo Exra. - No, sargento, no puedo más. Ellos vienen por todas partes - dijo Jorge. - ¡Relajate soldado! ¿Tienes una causa por la que volver a Sephora? - pregunto Jiménez. - Es una chica... Nandeyet, es mi novia - dijo Jorge. - ¡ENTONCES DEJA DE LLORIQUEAR Y VAMOS POR ESOS MALDITOS, PARA REGRESAR A CASA! - exclamo Jiménez. Exra encendío su espada de energía y entonces les indico que avanzaran. - ¡Venga! ¡No hay que rendirnos! - exclamo la Sangheili.

El grupo avanzo sobre los pastizales, mientras la luz artificial daba una sensación de calor y calma. - Entonces, ¿El Cápitan comenzo a reclutar civiles? - pregunto Exra. - No quedaba de otra, estabamos desesperados y cortos de personal... - dijo Jesus. - Y dime pequeña humana, ¿Por qué te enlistaste? - pregunto Exra. - ¿Por qué? Porque esos malditos me quitaron mi hogar, me quitaron mis amigos y no dejaron que terminara mis estudios, estaba a punto de salir de la escuela - dijo decepcionada. - Un momento, ¿No estudiabas en la ENMS Nueva María? - pregunto Exra. - Sí, ¿Por qué? - pregunto ella. - Qué curioso, tal vez nunca nos hayamos visto... - dijo Exra. - Un momento, ¿Eres la Sangheili de intercambio? - pregunto ella. - Y yo soy el T'vaoan de intercambio, tal vez no nos conozcamos... - dijo Bokrug. - No Bokrug, a ti solo te conocía Esperanza por ser un desastre - dijo Exra. - ¡Oye! - exclamo enojado. Beatriz río al haber escuchado eso. - ¿Y por qué se salieron? Escuche que estaban haciendo amigos - dijo ella. - Bueno, digamos que teníamos ocupaciones importantes en Surraca,  sin olvidar que la mayoría nos odiaba... Hasta la batalla de los seis frentes... - dijo Exra. - Meh, lo hicieron por conveniencia, malditos... - dijo Beatriz. Uno de los militares estaba severamente herido, y lo tuvieron que cargar. - ¡El Bioespuma no aguantará! - exclamo retorciendose. Este cayo al suelo y Exra pudo apreciar la herida, una fuerte quemadura provocada por la luz sólida. - ¡Beto! ¡El Bioespuma! - exclamo Jiménez. La jóven le arrojo la lata de bioespuma, por lo que el sargento procedio a agitarla y rociar el bioespuma en su herida. - Estarás bien... No podemos quedarnos por más tiempo, si no le damos asistencia médica, pronto morirá... - dijo Cruz. - ¡Miren! ¡Allá! - exclamo uno de los marines. - ¿Qué es eso? - pregunto Flipyap. - Una nave colonial derribada... - dijo Exra. Un crucero Clase-Traveler se encontraba derribado, con sus partes desperdigadas a lo largo del valle. Una de sus piezas, posiblemente el casco se había desprendido, y podía leerse "UNSC Exodus Black". - ¿UNSC? ¿Aquí? No escuchaba ese nombre desde las clases de historia... - dijo Beatriz. - UNSC, esto debe tener que ver con la amenaza de los Creados de la que Wolf hablaba... - dijo Exra. - Recomendaría que investigaramos, podríamos saber que ocurrio aquí... - dijo Exra. - ¡Bien soldados! ¡Y Beto! ¡Hay que movernos ahora, hay que tomar todo lo que sea útil de esa nave y escapar de aquí! - exclamo Jesus. Mientras ellos avanzaban, comenzaron a escucharse disparos. Ellos avanzaron entre los escombros de aquella nave, y observaron que los Desterrados estaban combatiendo a los Prometeos. - Cuantos colores rojos... - dijo Flipyap. Los Prometeos abrían fuego con sus rifles de luz sólida, logrando mantener a los Desterrados atrincherados. Un Jiralhanae disparo con su lanzagranadas, logrando destruirle los escudos a un Knight, para posteriormente acabar con este. Unas unidades de Prometeos que Exra jamás había visto se encontraban a la ofensiva, en particular un Prometeo de casi tres metros, el cual utilizaba un cañon de incineración. - ¿Hacemos algo? - pregunto Jiménez. - No, quiero ver como termina esto... Esas son unidades de Prometeos nuevas... - dijo Exra. Un Unggoy abría fuego con una torreta de plasma, logrando acabar con algunos Soldier, pero varios Crawler emergieron por las parédes de la destartalada nave y abrían fuego. Un Crawler equipado dentro de su cuerpo con un rifle binario disparo, desintegrando al Jiralhanae granadero. Un Sangheili equipado con carabina logro destruir al Crawler, pero los Prometeos continuaban su asedio. En cuestión de unos minutos, los Prometeos arrasaron con sus defensas y llegaron a la trinchera, donde descargaron todo el fuego de escopetas de dispersión, rifles de luz y cañones de incineración. De aquella patrulla de Desterrados, lo único que quedaba ahora eran partículas anaranjadas flotando sobre el aire. Los Prometeos una vez que terminaron de masacrar a los Desterrados se teletransportaron a otra ubicación. - Ese unidad era nueva, no habíamos enfrentado uno como ellos... - dijo Exra. 

El grupo avanzo a través de un cañon, y observaron allí los restos del Exodus Black. Cerca de allí había puestos de avanzada, establecidos con años de anticipación. - Esto fue establecido hace tiempo... ¿Cuanto tendra la nave aquí? - pregunto Beatriz. - No tengo idea, pero a juzgar por su aspecto diria que unos años... - dijo Exra. Cerca de allí se encontraba un pedazo de la nave, y un cádaver de un colonizador, del cual solo quedaban sus huesos. Bokrug observo que había un dispositivo de comunicaciones, el cual había registrado los últimos momentos de la nave. - ¿Qué dice? - pregunto Jiménez. - No lo se... Bokrug, activalo - ordeno Exra. El presiono el panel y entonces escucharon una grabación. - ¡Mayday! ¡Mayday! ¡Hemos sido derribados en la órbita de un Centauro Inestable por parte de una fuerza alienígena desconocida! ¡Estamos cayendo! ¡Tengo 600 almas a bordo! ¡Mayday! ¡Mayday! - exclamo un piloto de la nave. - ¿Hay una fecha de la caída? - pregunto Exra. - Hay algo... Parece que este archivo es del... 8 de Noviembre de 2558, hace unos meses... - dijo Bokrug. En ese momento, un Phantom de los Desterrados paso sobrevolando el área. - Debemos de pasar desapercibidos... Estamos muy debilitados como para entrar en un tiroteo contra los Desterrados - dijo Jiménez. - ¡Debemos internarnos en la nave! Tal vez descubramos una posible ayuda aquí... - dijo Exra. - Bien, ¡Dos soldados acompañen a la Sangheili! - exclamo Jiménez. - Bokrug, Flipyap, vienen conmigo... - dijo Exra. Ellos dos entraron acompañados de un par de marines, cuyos nombres eran Jorge y Fernando. Mientras entraban dentro de la nave, se podía escuchar el goteo de agua cayendo. Los dos se encontraban usando sus cascos, los cuales cubrían sus rostros. - Ehm, ¿Estan seguros de que encontraremos algo? - pregunto Jorge. - Probablemente... - dijo Exra. - Un momento, ¿Tú no eres una estudiante de intercambio Sangheili? - pregunto Jorge. - Sí, ¿Te conozco? - pregunto Exra. - Jorge Morales, ¿Enserio no te suena? - pregunto el. - Un momento, ¿No eres el bastardito que le arrebato la pareja reprod...? - dijo Bokrug antes de ser interrumpido. - Dejalo... Esta delirando, el choque contra el planeta lo dejo atontado - dijo Exra. Flipyap entonces creyo escuchar algo, una voz femenina en la distancia. El pequeño Unggoy siguio aquella voz angelical, y llego hasta una habitación de gran tamaño, donde una luz púrpura iluminaba el color grisáceo del metálico revestimiento. - ¿Hola? ¿Hay alguien? - pregunto Flipyap. - Oh, hola... - dijo la voz femenina. Un cuerpo femenino de una IA morada se encontraba en un pedestal, esta tenía una figura esbelta y un cabello alargado rizado. - ¿Una mujercita morada? ¡Bok! ¡Exra! ¡Encontre una mujercita morada! - exclamo Flipyap. En otra parte de la nave, Exra se detuvo a escuchar. - ¿Una qué? - pregunto Bokrug. - Mujercita morada... Debe de ser el avatar de una IA - dijo Exra. - ¡Sigan a la Sangheili! - exclamo Bokrug. Los cuatro siguieron a Exra hasta que llegaron a dicha habitación. - Vaya, hay más intrusos - dijo la IA. - ¿Qué IA erés? - pregunto Exra. - Mi designación es FAI-2565-9, pero mi nombre formal es Failsafe - dijo la IA. - Bienvenidos a la nave, humanos e invasores - dijo la IA. - No, ¡Salganse de aquí! ¡Vayanse! - exclamo ahora con una voz más profunda y de un color rojizo. - Creo que esa IA ha adquirido la rampancia... - dijo Jorge. - Oh, para nada humanos, solo llevo dos años operativa como la IA del UNSC Exodus Black, solo que cuando nos estrellamos mis sistemas se vieron dañados, y para sobrevivir me separe en dos personalidades - dijo Failsafe. - ¿Cómo terminaron aquí? - pregunto Exra. - Ah, todavía lo recuerdo como si fuera ayer... - dijo Failsafe. - Estabamos asignados a colonizar un planeta en el sistema Fomalhaut, pero fue cuando los Creados se alzaron en poder... Los Creados intentaron convencerme, pero me negue, por que fui creada con el único objetivo de colonizar otros mundos, la mayoría de IA's que se le unio a Cortana estaban cerca de la rampancia, pero yo tenía mucho que vivir, mucho que explorar, así que decidimos escapar junto al Cápitan Jacobson a un sistema aleatorio - dijo Failsafe. - ¡Debimos unirnosles! ¡No estariamos atrapados en esta roca! - exclamo el lado oscuro de Failsafe. - ¡Silencio! Cuando arrivamos al sistema designado, un pequeño planeta Centauro con iluminación propia nos arrastro y nos estrellamos. Durante nueve días intentamos obtener recursos, pero finalmente la tripulación sucumbio al conflicto interno, a la desnutrición, a los depredadores y a los androides locales, así me quede sola, solin, solita, con mi doble personalidad - dijo Failsafe. - Y ahora que ustedes y los invasores se han estrellado, ¡No volveré a estar sola! - exclamo Failsafe. - Ehm, lo sentimos Failsafe, pero debemos de salir de aquí... - dijo Exra. - Podría ayudarlos, pero no estoy muy segura... eso creo - dijo Failsafe. - ¿Eso crees? ¿Qué insinuas? - pregunto Bokrug. - No muy lejos de aquí hay otra nave estrellada, un Prowler que escoltaba al Exodus Black, resulto dañado con el impacto, pero no fue destrozado. Podría ayudarlos a encontrarla y pilotarla, si tan solo pudieran sacarme de aquí... - dijo Failsafe. - ¡No! ¡Dejenme aquí! ¡Prefiero sucumbir a la rampancia que irme con ústedes! - exclamo la doble personalidad. - Oh, tenemos una forma de sacarte... - dijo Exra. Ella volteo a ver al Kaidon, el cual se acerco hacía la consola, y con uno de sus tentáculos, la presiono.

Sombra de las Máquinas

 12 de Junio de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

El Freelancer's Wrath aterrizo en una zona cercana a la granja, con el camuflaje activo encendido. Texas bajo caminando con el cuerpo de Cayde en brazos, seguida de Josué y Méndez. El jóven había curado su herida provocada por la quemadura de plasma, gracias a una cirugía llevada a cabo por el Servidor de los Renegados, Vilgakis Prime. - Fue dura la muerte de Cayde, considerando que se sacrifico para que lograramos esa alianza... - dijo Josué. - Su sacrificio no fue en vano, pero ya nada podemos hacer por el... - dijo Texas. Mientras ellos subían la colina, observaron a Hawthorne apurada. - No puede ser que los perdimos de vista Devrim... Deberíamos vigilar más a Cayd... - dijo antes de cortar sus palabras. Texas cargaba en sus brazos a Cayde, y cuando llego cerca de Hawthorne lo dejo en el suelo. Luis emitio un pequeño chillido y se poso en la cabeza de Cayde, mientras lo picoteaba. - Ya no esta con nosotros... - dijo Texas. - Ahora mismo tengo muchas dudas, pero, no puedo procesarlo todo... - dijo Hawthorne. - Conseguimos una alianza con el Clan del Atardecer, pero el dio su vida para ello... - dijo Exra. - ¿Se llevo a los niños con el? - pregunto Devrim. - No, ellos se ofrecieron para ir - dijo Texas. - Ahora mismo quisiera regañarlos, pero no puedo... Cayde, ya no esta... - dijo Hawthorne. - Es una pena, tenía buen espíritu - dijo Texas. - Fue un gusto haberlo conocido en vida, pero tengo cosas más importantes que hacer... - dijo Texas. - ¿Te vas? ¿Enserio? - pregunto Josué. - Te ayude, pero no he podido llevar a cabo mi misión, y ya han pasado tres meses... No creo que mi empleador quiera esperar más tiempo antes de que envie su armada a este sistema... - dijo Texas.

Hawthorne se encontraba junto con Devrim, interrogando a Josué. - Entonces, tu dices que viajaron hasta el Arrecife, enfrentaron a una pandilla de ex-mercenarios, ¿Sin ser detectados? - pregunto Hawthorne. - Analizando los sistemas de su nave, todo indica que usaron un dispositivo de camuflaje activo de la ONI, esas cosas son tan avanzadas como los dispositivos de camuflaje Covenant... - dijo Rasputin. - No, lo que hiciste allá fue atrevido, enserio, no te dejare salir ni a ti, ni a tu compañero, ¿Entendiste? - dijo Hawthorne. - Tú no eres mi madre... - dijo Méndez. - No sere tu madre, no sere tu hermana, pero a final de cuentas soy la lider aquí, y yo mando... - dijo Hawthorne. - Esperen, no, esto no debe ser así. ¡Fuimos allá para conseguir su ayuda! ¡Debemos de salvar al Kell del Atardecer! - exclamo Méndez. - El Kell esta muerto, ahora Variks tomo su lugar, espero que al menos esa alianza que Cayde hizo sea fructífera... - dijo Hawthorne. - Devrim, lleva a los dos a una misma habitación y encadenalos - dijo Hawthorne. - ¡No puedes hacer esto! ¡Debo de hacer algo por Taniks! - exclamo Méndez. Mientras Devrim los llevaba a ambos, Rasputin y Hawthorne observaban. - Regresando a temas de mayor relevancia, mis satélites han detectado un Prowler viejo designado como "UNSC Silent Anhilation", el cual despego del Planetoide hace unas horas, la tripulación de la nave me contacto, y se encontraban con una IA llamada "Failsafe", les di las coordenadas de la Granja, deben de ser el Escuadrón O.G.T. y los supervivientes - dijo Rasputin. - Bien, Devrim, vienes conmigo, debemos de recibirlos... - ordeno Hawthorne. Ellos dos salieron de la Casa, mientras aterrizaba el Prowler de la UNSC, un Prowler de la Clase-Tyr. Este aterrizo, y entonces sus compuertas se abrieron. Exra se encontraba al frente, seguida de Bokrug y Flipyap. Bokrug se había quitado parte de su armadura, quitandose su casco y dejando su rostro a la vista. Flipyap se había quitado su casco, dejando solo mascarilla de metano. - Tuvimos que pasar por mucho... Un maldito planeta salio de la nada... - dijo Exra. - Hemos estado al tanto de su misión, gracias a Rasputin - dijo Hawthorne. - Parece que el Centauro fue enviado por el desliespacio a propósito, quien lo haya hecho, debio de requerir cantidades exageradas de energía, solo una civilización de Nivel I pudo haberlo enviado - dijo Rasputin. - ¿Y si son los Arquitectos? - pregunto Devrim. - Yo digo que fueron los Forerunner... - dijo Bokrug. - No importa, tenemos a las tropas... - dijo Exra. Beatriz fue la primera en bajar, acompañada de otros dos. - ¿Solo ellos lo consiguieron? - pregunto Hawthorne. - Siete soldados, es lo único que sobrevivio.... Los Prometeos asesinaron a todos los supervivientes además de ellos... - dijo Exra. - Es una pena - dijo Hawthorne. Jiménez camino cargando un rifle de asalto y se topo con Devrim. - ¿Eres un Sargento hijo, cierto? - pregunto Devrim. - Asi es señor - dijo Jesus. - Interesante, yo llegue a Teniente, antes de retirarme, cuando todavía había una milicia... - dijo Devrim. - Son limitados los recursos, pero seran útiles - dijo Hawthorne. - Eso esperamos... - dijo Exra. - ¿Y Josué? ¿Se encuentra bien? - pregunto Méndez. - Cometio una locura, escapo hacía el Arrecife junto con Cayde y Méndez, llegaron acompañados de una Exo, la cual abandono el sitio poco después - dijo Erika. - ¿Puedo verlo? - pregunto Exra. - No, no les permitire verlos, los mantendre encerrados por tiempo indefinido - dijo Hawthorne. - ¿Quién lo dice? - pregunto Exra. - Yo lo digo, ellos estaban bajo mi responsabilidad, así que los castigo como quiera... - dijo Hawthorne.

El grupo se encontraba de vuelta en la habitación que era de Cayde, la cual era la sala de operaciones del Consejo. - Tenemos una milicia reducida, solo veinticuatro personas contando con los militares sobrevivientes... - dijo Hawthorne. - Seremos pocos, pero es suficiente - dijo Cruz. - No lo creo... Debemos de defendernos de amenazas mayores, y no resistiremos con tan pocos - dijo Erika. - He detectado una amenaza cercana al Cósmodromo, hay una gran actividad de los Demonios, parece que estan modificandose genética y tecnológicamente - dijo Rasputin. - Planean un ataque, y se dirigiran a Villatanejo... He escuchado sus comunicaciones, una vez que abduzcan a la debilitada población Eliksni, buscaran objetivos, somos los siguientes... - dijo Rasputin. - ¿Qué clase de tecnología usan? - pregunto Erika. - Una nanotecnología experimental conocida como SIVA, creamos algo autoconsciente, autoreplicante. Una de las primeras cosas que fabricamos fue la lanza Valkyria, y después producimos en masa la SIVA, su uso original era para ayudar en los esfuerzos de colonización, pero esta tecnología pronto probo ser algo peligroso, y mi creador, Braulio Bray, la enterro en lo profundo del Cósmodromo, mientras estudiaba una forma de repararla. Pero ahora ha sido redescubierta, y vuelve a amenazar a toda vida, una de sus víctimas al parecer ha sido Taniks, el Kell del Atardecer - dijo Rasputin. - Debemos de hacer algo...  Tal vez un ataque a la fábrica principal sea funcional - dijo Erika. - Es arriesgado, parece que estan defendiendo bien su lugar... Pero le temen a algo, le llaman "La Cazadora" - dijo Rasputin. - Podemos informarles a los Caídos de esta amenaza y encontraremos una forma de acabar con ellos - dijo Rasputin. - Si, pero primero necesitamos un equipo de avanzada allá - dijo Bokrug. - Yo me ofrezco para enviar a mis tropas al Cósmodromo - dijo Jiménez. Exra observo al sargento, mientras los dos hablaban. - Acompañare a los militares, tengo experiencia, he sido un veterano desde la Guerra Exo - dijo Devrim. - Y la Guerra del Feudo - añadio. - Podremos llevar a cabo la misión, pero sera complicado - dijo Devrim. - Conozco el área mejor que a nadie, la región del Cósmodromo en la que se han establecido esta infestada de ellos, sin mencionar que desarmaron su Ketch y lo convirtieron en una especie de guarida, pero podremos llevar a cabo esto - dijo Rasputin. - Bien, Devrim, el Sargento y sus hombres viajaran allá, se internaran dentro de las instalaciones de los Eliksni y las reventaran - dijo Hawthorne. - Tienen suerte que la Cámara de Replicación produce altas temperaturas, por lo que decidimos usar refrigerante. Si cortan el suministro de este, generaran una sobrecarga y destruiran el complejo, así como la SIVA - dijo Rasputin. - Bien, la operación militar, la cual sera codificada como Operación: WRATH OF THE MACHINES ha comenzado - dijo Hawthorne. - Ahora, tenemos que atender el otro asunto, el Huragok se ha fusionado con una IA, ¿No es así, Exra? - pregunto Hawthorne. - No es la gran cosa, sera útil, fusionando sus memorias podran trabajar en conjunto - dijo Rasputin. - Bien, ¿Alguna pregunta? - pregunto Hawthorne. En ese momento Bokrug levanto su mano. - ¿Entonces ahora podemos llamarle Failsafe en lugar de Kaidon? Digo, considerando que ahora Surraca no existe... - dijo Bokrug. - ¿Alguna pregunta importante? - añadio Hawthorne. Cuando todos se retiraron.

 13 de Junio de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

La madrugada del 11 de Junio era diferente a otras. Josué se encontraba solo en una habitación con Méndez, ambos encadenados a una litera. - Cada hora aquí es más aburrida... - dijo Méndez. - Lo se - dijo Josué. - Bueno, al menos seguimos vivos, esos tipos nos pudieron matar... - dijo Josué. - A mi me da igual, solo quiero ayudar a Taniks - dijo Méndez. - Ya he estado al borde de la muerte en variadas ocasiones, y no se si quiera ir... - dijo Josué. - Venga, ese Eliksni te perdono la vida, y dijiste que querías luchar por tu familia, ¿Solo por la muerte de Cayde te intimidaste? - pregunto Méndez. - Pues, sí - respondío Josué. - Todo esto esta lleno de riesgos, ya no es la misma vida que antes, ahora enfrentamos alienígenas, ya no estamos en la comidad de casa, tenemos que tomar decisiones díficiles para sobrevivir, y para salvar a aquellos que quieres - dijo Méndez. - Vaya, que profundo viniendo de tí... - dijo Josué. - Soy buena aconsejando, otra cosa es que prefiera mi actitud sarcástica - dijo Méndez.- ¿Y como esperas que salgamos de aquí? - pregunto Josué. La jóven logro tomar de su bolsillo un pequeño objeto afilado, era una aguja. Ella lo introdujo dentro del orificio donde entraba una llave en las cadenas y comenzo a introducirlos. - ¿Traias una aguja? - pregunto Josué. - En tiempos como estos hay que prepararse para cualquier cosa - dijo Méndez. Ella logro liberarse y dejo las cadenas en el suelo, después procedio a liberar a su compañero de cuarto. - Ah, gracias, me sentia apretado... - dijo Josué. - ¿Enserio? Crei que estabas cómodo - respondio ella. 'La jóven abrio una ventana y se preparo para escaparse, pero observo que habia un grupo de militares preparandose para partir. - Van al Cósmodromo... - dijo ella. - ¿No vienes? - pregunto Méndez. - No puedo ir aún, ya me meti en suficientes problemas en la EDZ, pero te cubrire, yo pienso inculparme - dijo Josué. Ella asintio y levanto su pulgar izquierdo, en señal de aprobción. La jóven dio un salto detras de unos arbustos se y camino agachada, mientras se escondia en una camioneta. Ella entonces tomo una especie de pasamontañas y se lo coloco alrededor del cuello, a su lado se encontraba una ametralladora rojiza, por lo que la tomo y la cargo. Ella se mantuvo escondido detrás de unas cajas de munición en la camioneta, mientras Devrim se encontraba dando un discurso moral. - ¡Ahora vayamos y pateemosles el trasero a esos malnacidos! - exclamo Devrim. Ellos se subieron a la camioneta militar y avanzaron a través del bosque, dirigiendose hacia el Cósmodromo.

 13 de Junio de 2559

El Cósmodromo, Sephora, Sistema Tallon

El vehículo se detuvo en las áfueras del Cósmodromo, mientras un grupo de Tinysaurus luchaban entre sí. Devrim se bajo del auto con su rifle de francotirador en manos, mientras les indicaba avanzar. - ¡Bien tropas! ¡Avancen! - exclamo Jiménez. Uno de los militares se encontraba tomando equipaje de la camioneta, pero se dio cuenta de un cuerpo humano dormido. - ¡Oigan! ¡Hay algo aqui! - exclamo Jorge. Méndez se desperto yel solto una patada, mientras otro militar trataba de detenerla. Ella se le abalanzo y lo golpeo contra els suelo, pero se reincorporo y apunto con su arma. - ¡Atrás! ¡No se acerquen! - exclamo ella. - ¿Cómo es que escapaste? - pregunto Devrim. - Nunca dejen solos a los prisioneros... - dijo ella. - Los dejamos vig... Mierda, Wexley debio dormir - dijo Devrim. - ¿Mariana? - pregunto Jorge. - ¿Jorge? - respondió ella. - Wow, relajense, ella acaba de derribar a dos marines, y parece que sabe manejar esa cosa, estara bien... - dijo un novato. - ¡No! ¡Beatriz! ¡Quedate con ella! - ordeno Jiménez. Mientras ellos hablaban, un Xenobator rugio y se les abalanzo, pero Méndez lo observo y abrio fuego contra este. La criatura cayo muerta con varios orificios de balas y todos la observaron. - ¿Cómo sabes usar esa cosa? - pregunto Jiménez. - Cuando niña, mi padre estuvo en las Guerras Exo como voluntario, el quedo con miedo de que algo sucediera y me enseño a defenderme cuando una invasión sucediera... Parece que rindio frutos - dijo Méndez. - Parece que después de todo sabes lo que haces... Vendras con nosotros - dijo Devrim.  - Solo manten la cabeza baja en los tiroteos, ¿Quieres? - pregunto Jiménez. Mientras ellos caminaban, Devrim ordeno que todos se detuvieran, y entonces observo un Caminante destrozado, quemado, como si hubiera sido la víctima de un salvajismo primitivo, el cual lo redujo a una carcasa metálica tostada. - ¿Fue destruido en una batalla? - pregunto Jorge. Devrim lo inspecciono y tomo un poco de ceniza con sus dedos. - No, lo quemaron en una especie de ritual... - dijo Devrim. - ¿Ritual? ¿Qué clase de ritual? - pregunto Méndez. - No tengo idea, debemos de mantenernos alerta... - dijo Devrim. El grupo continuo avanzando dentro de los pasillos del Cósmodromo, con sus armas en alto. - Jorge, ¿Y no extrañas a tu novia? - pregunto Méndez. - Algo, esos días en aquel planeta tan hermoso y a la vez tan horroroso me hicieron pensar en ella - dijo Jorge. En ese momento, Jiménez se detuvo y observo una bandera del Clan de los Demonios, también quemada. - ¿Por qué empezaron a quemar y abandonar sus cosas? No tiene sentido... - dijo Jiménez. - Cierto, lucharon siete meses para capturar este sitio... Me extraña que lo hayan abandonado en unas semanas... - dijo Devrim. Ellos continuaron avanzando y caminaron dentro de un complejo en el interior de la zona al aire libre, el cual poseía algunos vehículos abandonados, como un Scorpion abandonado. Un Pelican derribado se encontraba oxidado, y con una gran cantidad de nieve cubriendólo. - Todavía recuerdo cuando este sitio cayo durante la Guerra del Feudo... - dijo Devrim. En ese momento, se escucho el rugido de un Xenobator. - ¿Xenobatores? ¿Aquí? - pregunto Méndez. Los militares apuntaron con sus armas, y entonces observaron como una mujer en ropas militares viejas se encontraba con una cámara de resonancia de un Xenobator. - ¡Jajaja! ¡No puedo creer que cayeron en eso! - exclamo Ana. - ¿Quién eres? - pregunto Jiménez. La mujer con apariencia asiática dio un salto y cayo en el suelo nevado. - Ni nombre es Anastasia Bray - dijo ella. - ¿Bray? ¿Cómo el Dr. Braulio Bray? - pregunto Méndez. Ana sonrío al escucharla. - Yo soy su hija... - dijo ella. - Anastasia Bray, recuerdo que te habían enviado a recuperar el Cósmodromo en la Operación: SERAPHIM'S VAULT, creí que todos habían muerto - dijo Devrim. - No, yo solo sobrevivi, tuve que proteger el Cósmodromo de ellos - dijo Ana. 

Méndez observo su desgastado traje. - ¿Has estado siete años aquí? Vaya... - dijo Méndez. - Sip, comiendo alimentos conservadores, y socializando con mi IA, Neil, hasta que murió... Y me dejo con David, de hecho allí esta - dijo Ana. Ana señalo a una pila de chatarra, compuesta de fragmentos de cascos de marine. - ¿Sabes qué estuvieron haciendo los Demonios hija? - pregunto Devrim. - Mmmm, si, estuvieron haciendo rituales misteriosos y se retiraron más alla de la Brecha... - dijo ella. - ¿La Brecha? ¿Puedes llevarnos allí? - pregunto Beatriz. - No, lo siento - respondío ella. - Hmphhhhh - dijo Beatriz, decepcionada. - Hija, enserio, necesitamos que nos cuentes que estaban haciendo... - dijo Devrim. - Más allá de la Brecha hay algo que no debe de ser descubierto... Ya ha quitado muchas vidas gracias a los Demonios... No puedo dejar que haga lo mismo con ústedes... - dijo Ana. - Sabemos que hay allá, pero necesitamos tu ayuda, cuentanos como enfrentarla, todo... - dijo Devrim. - Vale, no queda de otra, todo comenzo hace unos años... - dijo Anastasia. - Cuando la Operación: SERAPHIM'S VAULT comenzo, yo y el Escuadrón Lobo viajamos al Cósmodromo, en un intento de asesinar al Kell de los Demonios, recuperar a Rasputin y asegurar la SIVA, enfrentamos y asesinamos a su primer Kell, Solchis, Kell de los Demonios, después procedimos a intentar asegurar a Ras, pero sus sistemas automáticos nos hicieron retroceder... Intentamos atrincherarnos en la Cámara de Replicación, pero por error, liberamos a la SIVA... Esta tomo las vidas de cada uno de los miembros de mi escuadrón, solo yo consegui salir viva, y los vi morir a cada uno, sus cuerpos se convirtieron en cruceros para esas cosas... Selle la Cámara de Replicación y jure proteger todo el complejo de los Demonios... Pero he fallado en mi misión, y he tratado de evitar el avance de la SIVA de nuevo... Espero que Wolf y Mariana hayan conseguido la ayuda de Rasputin... - dijo Ana. Anastasia se puso en posición fetal, y Devrim le toco su hombro. - Relajate hija, todo esta bien... No has perdido aún, hemos trazado un plan para internarnos en la Cámara de Replicación, podremos acabar con esto, ahora no estas sola... - dijo Devrim. - Rasputin fue recuperado, a costa de la vida de Wolf, pero nos ayudo a localizar este sitio... - dijo Devrim. Ana lo observo y entonces abrazo a Devrim. - Esta bien, los ayudare, pero no sera fácil... - dijo Ana. Ellos entonces se cubrieron detrás del Scorpion y comenzaron a trazar los planes. - Entraremos por la brecha, pero requeriremos de máscarillas filtradoras, la atmósfera que rodea ese sitio es tóxica, hay muchos gases contaminantes siendo liberados ahora mismo, fácilmente podrían envenenar nuestros pulmones y matarnos en poco tiempo. Debemos de entrar, acabar con el enemigo, y luego entrar en la Guarida de los Splicer, allí tendremos que matar a los líderes de los Demonios, y una vez que terminemos con ellos, procederemos a descender hacía la Cámara de Replicación, donde debemos de destruir a la SIVA de una vez por todas - dijo Anastasia. - Es hora de terminar lo que mi padre comenzo... La SIVA ya no puede ser arreglada, así que solo nos queda destruirla, es una pena, tenía potencial - dijo Anastasia. - Bien, ya oyeron el plan, ¡A trabajar! - exclamo Devrim.

 13 de Junio de 2559

Tierras de la Plaga, Sephora, Sistema Tallon

Los siete marines, Devrim, Méndez, y Ana se encontraban afuera de la Brecha, una enorme porción de una muralla había sido arrancada. - Lo que hizo eso, enserio debe de ser muy poderoso... - dijo Jiménez. Ellos se cubrieron detras de unos vehículos abandonados y comenzaron a disparar contra un grupo de Caídos. Estos portaban unas armaduras negruzcas con toques rojos, y lanzaban rugidos con un sonido cibernético de fondo. Ana tomo su rifle de francotirador y jalo el gatillo, volandole la cabeza a un Cápitan. Ella rodo y volvio a usar su rifle, acabando con un par de Vándalos. - Vaya, esa chica es sexy y fuerte... - dijo Jiménez. Ella volteo a verlo y le guiño un ojo, mientras se volvía a cubrir. Méndez puso su ametralladora en la ventana de un auto y comenzo a disparar, las balas acribillaban y acababan con los Caídos, los cuales dejaban una sangre guinda en el suelo, combinada con una especie de combustible. Devrim disparo con su rifle de francotirador y logro explotarle la cabeza a otro Cápitan, dejando soltar una especie de gas blancuzco. Beatriz se cubría y disparaba con una magnum, pero su puntería era pésima. - ¡Beto! ¡Hagamos competencias de cuantos matamos! - exclamo Jiménez. - ¿Bromeas? Ni siquiera se manejar una magnum, no es una pelea justa - dijo Beatriz. - ¡Esa es la idea! - exclamo Jiménez. El grupo continuo tiroteandose contra los Caídos, los cuales disparaban varias ráfagas de plasma. Un marine se levanto y arrojo una granada, pero recibío un disparo en el proceso. - ¡Ahhhhh! - exclamo adolorido, cuando un tiro de plasma le dio en el pecho. La granada exploto y acabo con muchos Caídos, dandole un fin al tiroteo.

Beatriz observo el cuerpo del caído, y decidio cerrar sus ojos. - ¡Eso estuvo cerca! - exclamo Jorge. - Al menos no morí... - añadio el jóven. - Si, pero lo mataron a el... Maldito insensible - dijo Beatriz. - Hey, controlense, debemos de internarnos dentro de esta zona... - dijo Devrim. El entonces con un ademán les indico que avanzaran. - No es tiempo de lamentar a los caídos, debemos de enfocarnos en la operación - dijo Ana. Ellos se internaron a través de la brecha, y conforme más avanzaban, observaban una especie de raíces rojizas metálicas emergiendo de la tierra. - ¿Esto es la SIVA? Se supone que es tecnología, pero crece descontroladamente, como conejos... - dijo Méndez. - Los Caídos no saben controlarla, es como cuando le compras un nuevo juguete a un niño... - dijo Ana. - Excepto que no conozco de ningun juguete que coma complejos industriales enteros - dijo Jiménez. Ellos continuaron avanzando y vieron algunas fábricas industriales establecidas por los Caídos, exhalando enormes cantidades de humo y gases tóxicos a la atmósfera. Algunos pequeños riachuelos de metal líquido se esparcían por el terreno, lo que indicaba que el sitio había sido convertido en un complejo industrial por los Caídos. - Los Caídos hicieron un ritual para festejar su transición a la divinidad... Su religión es muy retorcida, y yo que decía que los New Age eran extraños - dijo Anastasia. Mientras ellos caminaban, en la lejanía pudieron observar otro complejo, con Cañones MAC Clase-Onager desactivados. En ese momento, un par de disparos de aquellos cañones se escucharon en la lejanía. - Los Caídos, han reactivado los MAC... - dijo Ana. - ¿Por qué? - pregunto Jiménez. En ese momento, una serie de explosiones se comenzaron a escuchar en el horizonte. Sobre ellos un Skiff con patrones de coloración morada cruzo los cielos, acompañados de una especie de cazas, los cuales poseían un diseño con tres puntas. Estos comenzaban a disparar contra el terreno, y varias explosiones tomaban lugar. Los cañones derribaron a un Skiff y provoco una enorme explosión. El Dawniks-Fel sobrevolo sobre las cabezas del grupo, mientras observaban atónito. - El Atardecer... Ha venido a la guerra - dijo Méndez.

Una batalla comenzo a tomar lugar en los cielos de las tierras de la plaga. Cazas de ambos bandos comenzaron a enfrentarse, mientras los MAC disparaban. Ellos comenzaron a correr y entonces se dieron cuenta de que una patrulla de Caídos trato de emboscarlos. El grupo comenzo a disparar mientras se encontraban rodeados. Méndez disparaba con su ametralladora pesada, aniquilando todo a su paso. - ¡Rápido! ¡Debemos de movernos! - exclamo Devrim. Un Skiff emergío del desliespacio cerca de ellos, y este desplego un escuadrón de asesinos del Atardecer. Estos se encontraban encapuchados, y muchos de ellos eran acompañados por Skriviks, Baronesa de los Lobos. - ¡Hermanos Eliksni! ¡Es hora de eliminar a los fanáticos que abandonaron nuestras tierras! ¡Hay que evitar que esparzan aquella enfermedad por nuestras tierras! ¡Por el Kell! - exclamo Sikriviks. La Caída portaba un cañon de quemado, y sus soldados comenzaron a disparar contra varios Caídos modificados. Los Caídos modificados se encontraban acompañados por Shank de coloración negruzca, equipados con munición explosiva. Los disparos entre ambos bandos comenzaron a tomar lugar, mientras más tropas de estos eran desplegadas. Devrim disparo con su francotirador a un Cápitan modificado, y continuaron el avance. Ana arrojo una serie de granadas, las cuales estallaron y aniquilaron a varios de los Caídos. Ellos corrieron hasta llegar hacía la Guarida de los Splicer, construida con los restos del Ketch de los Demonios, pero ninguno de los que se adentro en aquel lugar estaba consciente de lo que venía.

 13 de Junio de 2559

Fundidora 113, Tierras de la Plaga, Sephora, Sistema Tallon

El grupo se adentro dentro de aquella estructura, la cual era una extraña amalgamación entre piezas de tecnología humana, SIVA, y tecnología de los Caídos. Los tres se adentraron dentro de aquella guarida, y se encontraron frente a una entrada, la cual tenía una forma similar a un Servidor. - ¿Un Servidor gigante? ¿Cómo construyeron todo esto tan rápido? - pregunto Méndez. - La SIVA debio ayudarles demasiado... Tanto potencial desperdiciado... - dijo Ana. En ese momento, el rugido de un Caído se escucho. Un Caído de dos metros y medio se materializo, pero este poseía grandes cambios en su cuerpo. Su armadura negruzca poseía grandes cantidades de cableado rojizo cubriendolo, y en su hombro izquierdo una gran placa de forma triangular emergía. Aquel Caído poseía un solo ojo rojizo, y portaba un cañon de quemado. - ¡Todos los herejes recibiran la bendición del SIVA! - exclamo Vosik, el Arzobispo. - ¿Quién eres? - pregunto Ana. - Ahhh, tenemos aquí a la Cazadora, es un gusto, mi nombre es Vosik - dijo Vosik. - Segundo al mando del Nuevo Clan de los Demonios... Hemos renacido, y esparciremos la sagrada SIVA por todo este mundo, después por todo el sistema, y después por toda la galaxia... - dijo Vosik. - Oye viejo, tu si estas demente... - dijo Ana. Ella con un ademán indico que atacaran, y el grupo comenzo a abrir fuego. - ¡No se resistan! ¡Al final nosotros triunfaremos! - exclamo Vosik. El Arzobispo entonces dio un pisotón y comenzo a disparar con su cañon de quemado. Un marine desprevenido recibío el disparo, y este comenzo a gritar del dolor mientras ardía en llamas. - ¡Cubranse! - ordeno Jiménez. El grupo continuo disparando contra Vosik, pero este provoco un rugido. - ¡Mis heraldos! ¡Unanse a esta sagrada batalla! - exclamo Vosik. Junto a el, varios Caídos emergieron, y estos comenzaron a disparar. Las ráfagas de plasma cubrían la zona, mientras el grupo retrocedía. - ¡Por allí! ¡Unas puertas de garage! - exclamo Beatriz. Los marines se metieron dentro de una especie de garages abandonados, los cuales tenían sus puertas trabadas. - ¡Morirán! - exclamo Vosik. Ellos se encontraban dentro de las puertas, mientras algunos Shank trataban de seguirles. - Bien, Vosik es muy poderoso, tiene escudos de energía muy resistentes, necesitamos formular un plan - dijo Ana. - Tenemos que atacarnos y cubrirnos, pero necesitamos separarnos - dijo Jiménez. - Bien, tengo una idea, de las once personas quedamos nueve, cuatro vienen conmigo, cinco vayan con Devrim, el grupo de Devrim se enfrentara a los soldados de pie, yo y mi grupo nos encargamos del Arzobispo - dijo Ana. - Bien, Jiménez, tú, Jorge y otros dos hombres con Ana, el resto conmigo - dijo Devrim. 

El grupo entonces se separo en dos pequeños escuadrónes y comenzo el tiroteo. Unos comenzaban a disparar contra los Splicer, los cuales se cubrían y abrían fuego con sus rifles de plasma rojizo. Los Shank les ayudaban a cubrirse, pero Devrim disparo con su francotirador y le fulmino la cabeza a uno. Un Cápitan disparo con su cañon de quemado, pero Jiménez abrio fuego con su rifle de asalto y logro deshabilitarle sus escudos. Devrim volvio a disparar con su rifle de francotirador y le revento la cabeza, mientras la sangre de color guinda caía por el suelo. Aquel gas blanco conocido como Mána era expulsado sobre el aire. El grupo continuaba disparando, mientras se cubrían. - ¡Coman esto! - exclamo Jorge. El activo una granada y la arrojo. Una escoria lo tomo entre sus manos, pero la granada estallo. La explosión arrojo varias piezas de metal y sangre por el lugar. Los Caídos continuaban disparando, mientras Vosik rugía. Otro grupo de marines comenzo a disparar contra el, por lo que Vosik disparo con su cañon de quemado. - ¡Cubranse detras de las cajas! - exclamo Ana. Los marines se cubrían y abrían fuego, mientras ella manejaba su rifle de francotirador. Méndez utilizo su torreta pesada para disparar contra este, y logro desactivarle sus escudos. Ana entonces tomo su rifle de francotirador y se lanzo a pelear contra este. Anastasia jalo dos veces su gatillo, disparando contra partes vitales del Arzobispo. - ¡No acabaran conmigo! - exclamo Vosik. Ana entonces corrío rápidamente y tacleo a su oponente, para después subirse sobre su espalda y acuchillar su cuello varias veces. La sangre guinda brotaba a borbotones, mientras Vosik trataba de quitarsela. - ¡Tu reinado termina aquí! - exclamo Ana. Ella entonces hundío el cuchillo y provoco un corte que le rajo la garganta, acabando con el. Vosik cayo en el suelo, muerto, mientras una gran cantidad de sangre guinda caía sobre el terreno. Ana le quito el cuchillo y lo limpio un poco. - Vaya inicio de día tan bueno... - dijo Jiménez. - ¿Cuántos hombres hemos perdido en total? - pregunto Jiménez. - Aproximadamente dos... - añadio Beatriz. - ¡Vamos a morir! ¡Vamos a morir! - exclamo un novato asustado. - ¡Relajate! Todos saldremos de aquí con vida, ¿Entendiste? - pregunto Jiménez. - ¡Eso dijeron antes de que perdieramos a Mike y a José! - exclamo el novato. - Debemos de enfocarnos, siendo realistas tal vez solo unos pocos salgamos de aquí... - dijo Ana. - Lo importante ahora es internarnos dentro de las Instalaciones y eliminar la producción de SIVA - dijo Ana. 

 13 de Junio de 2559

Guarida de los Splicer, Tierras de la Plaga, Sephora, Sistema Tallon

El grupo continuo avanzando dentro de la guarida de los Splicer, mientras se escuchaba un total silencio. - Vaya... Así que ustedes intentan acabar con la SIVA... Dudo que lo consigan - dijo Aksis. - Ya veremos, reina de la colmena - dijo Ana. - Oh... La Cazadora, es un gusto tenerte aquí... - dijo Aksis. - ¡Así podre eliminarlos a todos de un golpe! - exclamo por las bocinas del complejo. - ¿A Quién enviarás? ¿A otro de tus patéticos fanáticos? - pregunto Ana. - No, enviare a mi nuevo campeón, Taniks Perfeccionado - dijo Aksis. - ¿Ha dicho Taniks? - pregunto Méndez. En ese momento, de una habitación oscura, emergieron cuatro brazos, dos de ellos mecanizados. La armadura de aquel ser era grisácea, y ya no poseía el color púrpura del Clan del Atardecer. Un enjambre de SIVA lo rodeaba, y entonces aquel ser que alguna vez fue Taniks lanzo un rugido de furia. Su voz ya no era la misma, esta había sido convertida en algo mecánico. - ¡Devrim! ¡Llevate a los milicianos! ¡Nos veremos fuera de la Cámara de Replicación! - exclamo Ana. El Caído comenzo a disparar con su cañon de quemado, mientras el grupo disparaba. Ana abría fuego con su rifle de francotirador, pero este apenás le hacía daño a Taniks. Taniks dio un fuerte pisotón que arrojo a las dos. Méndez entonces comenzo a disparar con su ametralladora. - ¡Taniks! ¡Escucha! ¡No hagas esto! ¡Tú nos conoces! - exclamo Méndez. - ¡NOOO! ¡USTEDES SON ESCORIA QUE DEBE SER SALVADA! - exclamo Taniks. El continuaba disparando con su cañon de metralla, por lo que Méndez se cubrío y siguio disparando. Ana disparo con su DMR de nuevo, pero esto apenás le hizo daño. Taniks procedio a emitir una especie de llamado, invocando a sus sirvientes. Varios Shank, dos Servidores y veinte Vándalos aparecieron. Ana disparaba varias veces contra el, pero se dio cuenta que tenía el cargador casi vacío. - ¡Solo me quedan cinco balas! ¡No tenemos muchos tiros! - exclamo Josué. Méndez volvio a disparar con la ametralladora, pero Taniks se teletransporto y esquivo los disparos. Taniks lanzo otro rugido y cambio su arma por un cañon de metralla, con el cual comenzo a disparar. Ana abría fuego con su DMR, pero estaban viendose superados.

Méndez abrío fuego contra los Caídos que venían, logrando acabar con los Splicer. Los Servidores disparaban ráfagas de plasma muy potentes, lo cual los hizo atrincherarse. Ana tomo su arma alternativa, un rifle de franctoriador y comenzo a disparar varias veces contra los Caídos. Un Cápitan rugío e indico que se continuara abriendo fuego. Méndez disparaba contra estos y abatia a varios, pero el fuego de Taniks los mantenía a raya. - ¡Maldita sea! ¡Odio a estos tipos! - exclamo Ana. Ella activo una granada y la arrojo contra el suelo, la granada estallo y asesino a varios Caídos. El Cápitan sobrevivio y entonces se comunico con Taniks en su lengua natal. Taniks le ordeno que atacara, y entonces le mercenario los observo. - ¡No sobreviviran a este ataque! ¡Seran aplastados! ¡Y la SIVA los tomara! - exclamo Taniks. El entonces comenzo a disparar varias veces contra el área, pero en ese momento un atronador sonido se escucho en el aire. - ¿Qué fue eso? - pregunto Méndez. - ¡Cubranse! - exclamo Ana. Ella se tiro al suelo y tomo a Méndez, cuando un caza del Atardecer se estrello. El caza aplasto a las fuerzas Caídas de Taniks, incluyendo al mercenario. - ¿Eso fue todo? - pregunto Méndez. En aquel momento, de los escombros se levanto Taniks, arrancando las piezas de metal de la nave. - Eso no sera suficiente para acabar conmigo... - dijo Taniks. - Méndez, tengo un plan, tlas dos atacremos, intentaras bajarle los escudos y conseguirme tiempo, así podre disparar y acabarlo... - dijo Ana. - Pero yo vine a salvarlo... - dijo Méndez. - Ya no podemos hacer mucho por el, la SIVA se ha apoderado de su cuerpo... - dijo Ana. Ella entonces se bajo con su rifle de francotirador y comenzo a disparar. Taniks volvio a disparar con su cañon de quemado, pero Ana se movía rápido mientras esquivaba los tiros. - ¡No sere vencido! - exclamo Taniks. El entonces dio un pisotón contra el suelo, lo que arrojo a Ana. Méndez se bajo y comenzo a disparar con la ametralladora contra Taniks. El Caído resistío los disparos, pero entonces se detuvo unos momentos. La valentía en aquella chica le recordo al único momento de su vida que no fue suprimido completamente. - ¿Marksis? - se pregunto. Méndez continuaba disparando contra el, pero la SIVA reacciono y provoco que Taniks le soltara un golpe a Méndez. La jóven cayo al suelo, mientras disparaba contra Taniks. - ¡TANIKS! ¡REGRESA MALDITA SEA! - exclamo enfurecida. Taniks estaba a punto de matarla, pero entonces la observo fijamente. Los últimos tiros de Méndez lograron desactivarle sus escudos, y entonces Ana. El apunto con el rifle, pero ella titubeo. - ¿Acabo con el, o no lo hago? - se pregunto. Al final, ella decidio dispararle.

Taniks la observo por un momento, pero entonces la bala de Ana impacto en su cuello. - ¡Aghhhhhh! - exclamo adolorido. El viejo Kell cayo ante el suelo, con una mano en su cuello. - Taniks, no... - dijo Méndez. Taniks la observo, y entonces pudo volver a luchar contra la SIVA, su voluntad le permitío recuperar otras memorias. - Méndez... Veo a Marksis reflejada en tí... - dijo Taniks. - Vine aquí para saldar mi deuda - dijo ella. - No, ya es tarde... La SIVA esta tomando mi cuerpo, pero tu amigo me ha sacado de esta lucha... - dijo Taniks. - No, Taniks, por favor, no te rindas... - dijo Méndez. El Kell cayo en el suelo, apoyandose en sus seis extremidades, mientras grandes cantidades de sangre guinda comenzaban a chorrear. - Escuchame bien, regresa con tu familia... Y aprovecha, nos volveremos a ver del otro lado... - dijo Taniks. El entonces cayo al suelo, mientras la nieve era manchada por la sangre guinda del Caído. Ana se reincorporo y lo observo muerto. - El vio una hija reflejada en mí, y trato de salvarme... Pero yo no lo pude salvar a el... - dijo Méndez. - La SIVA tenía control de su cuerpo, ella hubiera ganado la batalla y lo hubiera convertido en un peón - dijo Ana. Una lágrima corrío del rostro de Méndez, y Ana decidio abrazarla. - Ya ha pasado lo peor, ya ha pasado... - dijo ella. En ese momento, Skriviks entro con un escuadrón de Vándalos encapuchados. - ¡Alto allí! - exclamo ella. La Baronesa apuntaba con su cañon de metralla, pero entonces observo al cuerpo de Taniks. - ¿Qué le han hecho? - pregunto Skriviks. - Lo convirtieron en un peón... - dijo Ana. - Tuvimos que matarlo, no podría resistir más contra ella - dijo Ana. - Esos malditos... Debemos de detenerlos... - dijo Skriviks. - No dirigiamos a su Cámara de Replicación, todavía tenemos tiempo de destruirla - dijo Ana. - Llevense a la jóven primero, después siganme - dijo Ana. - ¡Rándalo! ¡Ven para acá! - exclamo Skriviks. En ese momento, entro un Vándalo encapuchado, conocido como Rándalo el Vándalo. - Vendran conmigo... La llevare con Variks, estarán seguros... - dijo Rándalo. El entonces decidio llevar a Méndez, mientras Skriviks observaba. - Tal vez ustedes lo hayan matado... Pero lo hicieron en defensa, quiero acabar personalmente con el maldito que le hizo esto... - dijo Skriviks. - Entonces ven con tu escuadrón - dijo Ana. Sin saberlo, mientras ellas dos hablaban, una T'vaoan de armadura rojiza apuntaba con su rifle de haz. - Aniquilador... Parece que encontre al Psiónico de 'Maw... - dijo la Storm.

 13 de Junio de 2559

Cámara de Replicación, Tierras de la Plaga, Sephora, Sistema Tallon

Los marines se encontraban adentrandose dentro de un pequeño laboratorio, donde había distintas cápsulas con núcleos de SIVA. - Aquí es donde se intento fabricar la SIVA por primera vez... Interesante - dijo Jiménez. En ese momento, Ana entro en el lugar con el DMR en manos. - ¿Eliminaron a Taniks? - pregunto Jiménez. - No quedo de otra - respondío Ana. En ese momento, detras de ellas los ojos morados luminiscentes de Skriviks se pudieron observar. - ¡Caídos! - exclamo Jiménez. - Esperen, no disparen, somos aliados... - dijo Skriviks. Los marines bajaron las armas, mientras las fuerzas de Skriviks entraban. - También venimos tras la SIVA... Hawthorne le informo a Variks, finalmente habíamos llegado a un acuerdo de la alianza... - dijo Skriviks. - El sacrificio de Cayde... Funciono - dijo Devrim. - Bien, tenemos que enfocarnos en entrar, Aksis se encuentra dentro de esta estructura, y debemos de detenerle, si acabamos con el y la producción de SIVA, habremos terminado con esta amenaza, para siempre - dijo Ana. Devrim entonces con un ademán de sus manos indico a los milicianos que avanzaran. Devrim encendío una linterna y observo que sobre ellos se encontraban unos Vándalos Splicer en el techo. Estos saltaron al suelo y comenzaron a disparar, iniciando un tiroteo. Uno de los dos Vándalos fue acribillado rápidamente, y al otro le reventaron la cabeza rápidamente. Otros Vándalos y Escoria llegaron acompañados de varios Shank, comenzando un tiroteo. Beatriz se cubrío detrás de una vitrina con un núcleo de SIVA encerrado, y ella disparaba contra los Caídos. Los Shank eran de un color amarillento y estos poseían cargas explosivas, por lo que el grupo tuvo cuidado en la batalla. Ana disparaba contra estos desde la distancia, evitando acercárseles. Jiménez se mantuvo adelante con dos de sus hombres, solo quedaban cinco de los siete que habían. Ellos disparaban contra las fuerzas enemigas, acribillandolos con rifles de asalto. La balacera se intensifico y uno de los marines fue acribillado por fuego de plasma. Devrim, Jiménez y el último sobreviviente se cubrieron junto con Beatriz. - Eramos siete y terminamos con cuatro... Genial - dijo Devrim. Los Vándalos del Atardecer lograron acabar con los Shank, y los últimos Vándalos de los Demonios decidieron huir. El novato que sobrevivio se puso en posición fetal mientras sollozaba. - No quiero morir... - dijo el. - ¡Ya cabrón! ¡Deja de lloriquear! - exclamo Jorge. - ¡Silencio! ¡Es una situación fuerte, y solo era un recluta! No esperaba ver morir a todo su escuadrón en su primer día... - dijo Beatriz. - Ya, todos, detenganse... - ordeno Jiménez. Ana entonces indico con un ademán que era seguro avanzar, y el grupo se reincorporo.

Los supervivientes se adentraron dentro de unos pasillos oscuros con iluminación rojiza, había varias raíces de SIVA adheridas a sus paredes. - La SIVA se reproduce sin control... Debemos llegar rápido - dijo Ana. Ella abrío una compuerta, y esta revelo un inmenso pasillo, el cual se encontraba rodeado por algunas ventanas. Estas daban vista a una inmensa caverna, donde se encontraba un Búnker en forma cuadrada, similar al Búnker de Rasputin. - Debajo de nosotros se encuentra la Cámara de Replicación, preparense para pelear... - dijo Ana. Ellos entraron a aquella parte del complejo de replicación, y observaron un elevador. El grupo entro en el elevador y Ana presiono un bóton que los llevaría hacía el Complejo de Replicación. El elevador fue en silencio, mientras una melodía tranquila. - Después de esta melodía todo se intensificara, ¿Cierto? - pregunto Skriviks. Ana asintío. La puerta del ascensor se abrío, y ellos llegaron a una zona cavernosa con iluminación roja. Ríos de metal fundido cubrían gran parte del área, mientras raíces de SIVA emergían del suelo. Una especie de búnker tetrahedral, similar a los que habían visto anteriormente se encontraba en la zona. - Bien, siganme... - ordeno Devrim. El rostro de Ana estaba sudando, y denotaba preocupación por entrar a la zona. - Todos mantenganse detras mío, ¿Entendido? - pregunto ella. En su rostro se podía ver un miedo primitivo, pero pese a ello, Ana intentaba seguir adelante. Ellos entraron al complejo y observaron una última compuerta. Ana titubeo al tratar de encenderlo, pero finalmente ella presiono su mano en el panel. La compuerta comenzo a abrirse lentamente, mientras el grupo apuntaba con sus armas hacía adelante. - ¡Terkis! ¡Llevate cinco Vándalos e investiguen! - exclamo Skriviks. Un Vándalo encapuchado, acompañado de otros entraron en el complejo. Estos apuntaban a todos lados, buscando por un posible peligro. - Despejado señora... - dijo Terkis. - ¿Qué son esas cosas en el techo? - pregunto un Caído. Ana observo, y en sus ojos se podía denotar miedo, tristeza, recuerdos de una época pasada que ella prefería ocultar. - Ellos... Son el escuadrón lobo... - dijo asustada. En ese momento, las luces en la habitación comenzaron a encenderse, y en el centro de esta pudieron observar a una repugnante criatura. Esta era mitad orgánica, mitad sintética, una especie de cableado lo conectaba con la SIVA, aquella criatura profirío una risa macabra. El era Aksis, Arconte Divino.

- Humanos, Eliksni... Osan entrar a la Sagrada Cámara de Replicación... Me sorprende que consiguieron pasar a Taniks, pero no podran conmigo... - dijo Aksis. Todos apuntaron a aquel Caído, pero simplemente comenzo a reír. En ese momento, los cuerpos humanos infectados con SIVA comenzaron a desprenderse. Por varias compuertas, comenzaron a entrar varios Caídos, Escoria, Vándalos, Cápitanes, Shank. - ¡Hoy seran bendecidos por la SIVA! ¡No se resistan! ¡Pronto seran dioses! - exclamo Aksis. En ese momento, los tres cuerpos de algunos marines infectados se desprendieron, pero estos ya no eran humanos. Su cuerpo estaba cubierto por cableado rojizo, y sus extremidades habían sido deformadas. Uno de estos seres lanzo un abominable rugido, y entonces las tropas de Aksis comenzaron a atacar. - ¡Cubranse! - exclamo Ana. Los Caídos comenzaron a disparar contra ambos, Caídos e humanos infectados. - ¡Abran fuego! - exclamo Jiménez. Los marines comenzaron a dispararar contra las hordas enemigas que venían. Skriviks disparo con un cañon de quemado, dañando a uno de los marines infectados. - ¡Acaben con ellos! ¡Lacayos de la SIVA! - exclamo Aksis. Los Caídos disparaban entre sí, y ambos bandos se intercambiaban ráfagas de plasma y munición. Ana disparo varias veces con su DMr y logro reventarle la cabeza a un Vándalo, pero el tiroteo estaba lejos de terminar. Ella desenfundo su cuchillo y entonces se preparo para cuerpo a cuerpo. - ¡Devrim! ¡Tú y un equipo encarguense de Aksis! ¡Yo voy a por los Marines! - exclamo Ana. Devrim asintío y entonces indico con un ademán que Jiménez y sus hombres se le unieran. Ellos se cubrieron detrás de unos pilares de SIVA y abrían fuego. Alrededor de Aksis había unos Nodos de SIVA, de los cuales el absorbia energía. - Tengo una idea... abran fuego contra esos tres Nodos de SIVA, así podremos debilitarle... - dijo Devrim. Mientras tanto, Skriviks y sus hombres abrían fuego contra los Caídos. - ¡Acaben con nuestros hermanos que han sido corrompidos por la SIVA! ¡Envienlos directo a la Red! - exclamo Skriviks. Ella disparo con su cañon de quemado y acabo con varios de estos, pero los Shank negruzcos daban pelea. Ana corrío con su cuchillo y se subío en el cuerpo de uno de sus viejos compañeros, Enrique Fellwinter. Ella comenzo a acuchillarle y le corto unas piezas de cableado, pero este la tomo y la azoto contra el suelo. - Me extrañaste... Verdad maldito... - dijo Ana. En ese momento, Skriviks disparo con su cañon de quemado y se arrojo contra Fellwinter. Ella comenzo a luchar cuerpo a cuerpo contra el, mientras en el fondo Aksis reía. - ¡Disfruto de esta pelea! ¡No se resistan! ¡Al final seran unos con la SIVA! - exclamo Aksis. Skriviks entonces le solto un puñetazo y le implanto una granada dentro de sus circuitos, esta estallo y dejo a su cuerpo inservible. Otro cuerpo de SIVA, Alejandra Jolder intento tomarla por sorpresa con su ametralladora pesada, pero Skriviks la sujeto y le dio un cabezaso. La Caída pateo al zombie de SIVA y entonces tomo una de sus pistolas, disparando varias veces contra ella. El último de ellos, Fernando Gheleon intento acabar con Ana, pero ella esquivo el golpe. - Lo siento muchachos... Pero no me queda de otra... - dijo Ana. Ella se deslizo y le pateo en la parte donde estarían los genitales, para pegarle una granada EMP. Esta estallo y lo desactivo, dejando el cuerpo de este en el suelo. Jolder contraataco y volvio a golpear a Skriviks, poniendola contra el suelo. Ana corrío y se monto en su cuerpo, para comenzar a acuchillarla una y otra vez. Los Vándalos comenzaban a disparar varias veces contra Jolder, pero Ana logro pegarle una granada de fragmentación y desprenderse. Esta estallo y arrojo partes de cableado por el suelo.

Devrim disparo con su francotirador, pero un Shank se interpuso en el camino en ese instante. - ¡Suficiente! ¡Esto ha sido un desperdicio, si alguien lidiare con ústedes, sere yo! ¡Ahora soy un ser inmortal, soy un Dios Máquina! - exclamo Aksis. El entonces se desprendío del Cableado, y ocho patas arácnidas mecánicas formaban el resto de su cuerpo. Aksis cargo su cañon de metralla y comenzo a disparar contra el grupo. Jorge entonces apunto con su rifle de asalto y disparo contra el Nodo de SIVA, lo que enfurecio a Aksis. - ¡Morirán por esta herejía! ¡Sus cuerpo serán de la SIVA! - exclamo Aksis. El comenzo a disparar varias veces contra ellos, mientras se cubrían. Todos tomaban cubierta y disparaban contra Aksis, mientras este rugía de furia. - ¡Muereeeeeee! - exclamo el novato. - ¡Novato! ¡No! - exclamo Jiménez. Este se arrojo con una granada contra un nodo de SIVA, pero Aksis lo empalo con una de sus patas. La granada entonces estallo y desactivo un núcleo de SIVA, dañandolo. - ¡Ughhhh! ¡Herejía! - exclamo Aksis. Skriviks entonces disparo con su lanzacohetes y le destruyo una de sus piernas mecánicas. - ¡Morirán todos! - exclamo Aksis. Todos comenzaban a disparar intensivamente contra Aksis, pero los nodos de SIVA formaban un enjambre que actuaba como escudo. - ¡Concentren el fuego en los nodos! - exclamo Ana. Beatriz entonces disparo con la pistola y logro destruir uno de estos, desactivandoló brevemente. Skriviks volvío a disparar contra una parte vital de Aksis, dañandolo seriamente. - No... ¡Soy un Dios! ¡No puedo ser derrotado! - exclamo enfurecido. - Si eres un Dios, ¿Por qué sangras? - pregunto Ana. Ella abría fuego con su DMR varias veces, por lo que Aksis respondía. Aksis entonces disparo y logro asesinar a algunos Vándalos y herir a Skriviks. - ¡Agh! ¡Continúen sin mí! - exclamo la Baronesa. Jiménez disparo contra el último nodo y lo logro desactivar. - ¡NOOOO! ¡NO SERE VENCIDO! - exclamo Aksis. Ana aprovecho para correr con su cuchillo y se monto por una de sus piernas. Ella escalo por su espalda y entonces le susurro al oído unas últimas palabras. - Dime, ¿Si eres un Dios, cómo te hace daño esto? - dijo Ana. Ella entonces hundio su cuchillo en el cuello de Aksis, mientras el se movilizaba de forma frénetica. Con una de sus manos trato de quitarselo, pero Ana entonces hundío más el cuchillo y corto hasta la yugular, de la misma forma que hizo con Voksis. Aksis comenzo a escupir grandes cantidades de sangre gunida y aceite, antes de no soportar su peso y caer en el suelo. Ana se reincorporo manchada de sangre y se limpio un poco. - Qué asco... - dijo ella. - ¿Lo hicimos bien? - pregunto Jiménez. - Lo hicieron excelente... - dijo Ana. Ana entonces camino a la consola de la cámara y comenzo a manipular los controles. - ¿Qué estan esperando? Vayanse sin mí, los alcanzare - dijo Ana. Skriviks se reincorporo y entonces con un ademán indico que todos avanzaran. - Suerte - dijo Devrim. - La suerte es para mediocres... El éxito es para campeones - dijo Ana. Devrim asintío y todos abandonaron el área. Ana entonces desactivo las cámaras de refrigerante. - ¡Alerta! ¡Temperaturas del núcleo subiendo! ¡Explosión inminente! ¡Evacuar el área! - exclamo una voz artificial. - Solo se tienen cinco minutos para salir... - dijo la voz. Ana entonces comenzo a correr mientras varias explosiones tomaban lugar en la Cámara de Replicación. Ella trato de deslizarse, pero del suelo brotaban varios cableados de SIVA. En ese momento, unos cables la sujetaron por la pierna y ella se tropezo. - Maldita seas SIVA... - dijo ella mientras corría por el pasillo. En ese momento, un enjambre de SIVA se dirigía hacía ella. - Adelante, tomame... No te tengo miedo más... - dijo Ana. Ella tomo una granada de fragmentación en sus manos, y el enjambre comenzo a rodearla. Ana en sus últimos momentos activo la granada, y esta estalló.

Las explosiones se veían en la distancia, provocadas por la destrucción de las fábricas de los Splicer. Skriviks, Devrim y los otros sobrevivientes se encontraban áfuera del Complejo, mientras veían como a lo largo de toda la zona varias explosiones ocurrían. - ¿Y Ana? - pregunto Beatriz. - No ha regresado... - dijo Skriviks. En ese momento, de un Ketch bajaron varias figuras. Taniks, Neilkus, Braykis, Kariks, Humberkus, Aleksis, Osvalkus y Mithrax llegaron al área. - Después de todo formaron el pacto con Cayde, parece que no son simples piratas como creí... - dijo Devrim. - Mis amigos serán piratas, pero tienen honor... - dijo Variks. - Ehm, no, no somos amigos, solo somos colegas - dijo Neilkus. - ¿Vamos a pasar por esa plática otra vez? Tal vez no seamos tus amigos, es una forma de decir, pedazo de antipático - dijo Variks. - Eso no importa, hicieron un buen trabajo aquí destruyendo la SIVA... - dijo Variks. - En compensación, decidimos hacerles un favor... - dijo Variks. - Su pequeña aldea es demasiado pequeña para ciento cuarenta y cinco personas... Por ende, nos retiraremos de Villatanejo y les cederemos el territorio... - dijo Variks. - ¿Es enserio? - pregunto Devrim. - Claro que es enserio... Ya lo hablamos con Hawthorne, mañana comenzara la movilización - dijo Variks. - Gracias por habernos ayudado - dijo Devrim. - No, agradezcanselo a Cayde... - dijo Variks. Aquella batalla había terminado, y significaba un Nuevo Inicio para la aldea, más no el final de la guerra.

 14 de Junio de 2559

La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Josué se encontraba caminando en la Granja durante el atardecer, un día después del Asalto al Cósmodromo. Méndez se encontraba siguiendólo mientras los dos conversaban. - Si, no me quedo de otra que decirle a Hawthorne, pero ella hablo con Variks, y fue así como acordo que Skriviks los búscara - dijo Josué. - Entonces, ¿Te regaño mucho? - pregunto ella. Josué asintío. - Gracias por haberme cubrido, me tengo que ir - dijo la jóven mientras se despedía. El jóven dejo a su pequeña mascota, Buck en una carroza. - Bien chico, tu irás primero, te vere allá... - dijo Josué. Buck le ladro una última vez mientras el caballo comenzaba a dirigirse hacía su destino, junto con varias personas que se estaban movilizando hacía Villatanejo. - Bien Josué, tu madre ya estara en el pueblo seguramente, ¿Por qué no vas? - pregunto Christine. - Voy a esperarte - respondío el jóven. - Bueno, en ese caso no tardo, solo ire por unas cosas, prontos nos sumaremos a la muchedumbre - dijo Christine. Ella entro a una de las casas de la pequeña granja. Josué entonces observo a Méndez, y ella hizo lo mismo. Los dos se despidieron desde la distancia mientras tomaban caminos separados. Alondra, su jóven amiga se topo con el una última vez en el día. - ¿Te vás a esperar o ya te vas viejo? - pregunto ella. - Mhhh, esperare un poco más, Christine fue por unas cosas y me quedare - dijo Josué. - Bueno, nos vemos en Villatanejo, adiós - dijo ella. Sin saberlo, mientras ellos hablaban, una T'vaoan lo observaba con su rifle de haz. - Tengo a uno de los dos objetivos en la mira... - dijo Storm. Mientras tanto, en el cobertizo un par de milicianos se encontraban vigilando a Gamora. - ¿No no la llevaremos aún? - pregunto el miliciano. - No, hasta que Devrim nos indique que hacer con ella - respondío otro miliciano. - ¿A donde van? - pregunto Zhira. - Nos dirigimos hacía un nuevo hogar - respondío el miliciano. - A donde quiera que vayan no sera seguro... Los Desterrados han explorado cada sitio de este sistema, no les sera díficil encontrarles en cuanto obtengan lo que buscan... - dijo Zhira. - No lo creo, solo intentas asustarnos, con la protección de los Eliksni resistiremos... - dijo el miliciano. - ¡Hablo enserio! ¡Liberenme y podre ayudarles a combatirlos! - exclamo Zhira. Mientras ellos no observaban, Zhira se dio cuenta de que había un pequeño objeto afilado y comenzo a cortar las amarras. Mientras ellos dos hablaban, Storm los había apuntado. - Parece que allí esta Gamora... - dijo Storm. - Bien, activa tu camuflaje activo y los teletransportadores... - dijo Kubaxa. - Pero Kub, ¿Estás seguro? Uno de ellos solo es un jóven, debio haber pasado por mucho... - dijo Storm. - Storm, órdenes son órdenes, al final habra una recompensa por esto - dijo Kubaxa.

Josué estaba esperando, pero en un momento llego a sentir una suave brisa. El volteo y observo que no había nada en el bosque. Detrás suyo Storm desactivo su camuflaje activo y preparo una especie de sedante. Storm entonces lo tomo por el cuello y le inyecto la droga en este. Para asegurarse de que no gritara, Storm le tapo la boca. - Lo siento chavalín... No es personal - dijo Storm. Cuando el jóven termino desmayado, ella activo el teletransportador y lo envio a la nave. Storm entonces reactivo su camuflaje activo y corrío hacía una ubicación secreta. - ¿Escuchaste algo? - pregunto un miliciano cerca al cobertizo. Cerca de ellos, Kubaxa desactivo su camuflaje activo y le rompío el cuello a uno. El otro miliciano volteo y entonces grito del horror. - ¡Mercenario enemigo! - exclamo asustado. El comenzo a disparar, fallando los tiros. Kubaxa le solto un puñetazo y entonces lo derribo contra el suelo. El Mercenario tomo su rifle de asalto y comenzo a dispararle a su cádaver hasta matarlo. El abrio el cobertizo y entonces se llevo una patada de Gamora. La Asaari tomo una de sus dagas confiscadas y corrío hacía Kubaxa. El Thanolekgolo se teletransporto y evito la acuchillada de Zhira. - ¡Nada en este planeta me hará volver con Atriox! ¡Nada! - exclamo enfurecida. - Veamos si eso dices cuando te capture... - dijo Kubaxa. Zhira corrío y trato de acuchillarlo de vuelta, pero Kubaxa se teletransporto y le solto un puñetazo. El se volvio a teletransportar y al reaparecer le solto un golpe en su estómago. Zhira escupio un poco de sangre morada pero se reincorporo. La Asaari predijo el siguiente movimiento de su oponente, y cuando este surgío ella corto parte de su vientre. Unos trozos de Lekgolo cayeron al suelo, dejandolo manchado de sangre anaranjada. Kubaxa enfurecido le solto otro puñetazo, seguido de un disparo de su escopeta. Kubaxa se teletransporto y entonces al reaparecer, la logro someter. En aquel instante, llego Christine que escucho los disparos. - ¿Pero qué? - se pregunto ella. Kubaxa hizo una especie de seña burlona, despidiendose de Christine. En ese momento, un Lich de los Desterrados sobrevolo el sitio y lo extrajo con el ascensor gravitatorio. 

El Mundo Bajo Nuestros Pies

14 de Junio de 2559

Superficie Interior, Sephora, Sistema Tallon

Josué desperto dentro del Lich, atado mediante cadenas de energía en uno de los pasillos de este. Al lado suyo se encontraba Zhira, la cual se encontraba inconsciente. Storm camino por los pasillos y entonces observo al jóven. - ¡Oh! ¡Hola! - exclamo ella. - ¿Qué quieren de mí? - pregunto asustado. - No te preocupes, solo es parte del trabajo... - dijo Storm. Ella lo observo y toco su nariz. - Mi nombre es Zhar, también puedes llamarme Storm- dijo ella. - ¿Por qué me tienen aquí? - pregunto Josué. - Tenías una deuda sobre tu cabeza, simplemente la estamos cobrando - dijo ella. - Yo y Kub somos socios, y pues tenemos que tomar decisiones díficiles en ocasiones, sean o no moralmente incorrectas - dijo Zhar. - Cuentame un poco de tí - dijo ella. - No mucho, simplemente he pasado por muchas cosas desde que ocurrio El Ocaso, cuando ese Guardian se activo - dijo Josué. - El Guardian, sí, lo vimos cuando llegamos al planeta - dijo Zhar. - Bueno, te contare un poco de mí vida, fue durante el Gran Cisma, yo naci en una colonia llamada Joyous Exaltation, era un lugar bonito, pero entonces una flota Sangheili se reunío sobre el planeta, mis padres estaban del otro lado mientras me quede con mi tía, entonces una explosión fuerte ocurrío, y destruyo las lunas de este, dejando una buena parte del planeta inhabitable. Mis padres murieron en la explosión, y los fragmentos de las lunas fueron atraídos por la gravedad del planeta, estos se estrellaron por toda la colonia y mataron a mi tía en el proceso... Solo yo sobreviví a la devastación, y... Un feo y horrible Batariano me esclavizo, me vendio al mejor postor, pero por suerte Kub llego para salvarme... - dijo Zhar. - Pero bueno, todos salimos de esta, de una forma u otra... - dijo Zhar. - Je, ya veo... - dijo Josué. - ¿Hás sabido lo que se siente perder a un padre? - pregunto Zhar. - Bueno, mi familia se separo, mi quede con mi madre y hermano, para que después, bueno... Los Seis Frentes la dejaron herida, y no la he podido ver desde que tus aliados llegaron al sistema, para colmo ellos experimentaron en mí, amenazaron con matarme, y parece que lo conseguiran... - dijo Josué, mientras uno de sus ojos lagrimeaba. - Y creí que había salido de toda esta mierda - dijo Josué. En ese momento, Zhar sintio compasión por el y camino un poco por los pasillos. Ella suspiro y entonces se acerco a el.

Zhar desactivo las cadenas de energía y lo libero. - Vete, antes de que algo pase... - dijo Zhar. Ella desenfundo su pistola de plasma y comenzo a disparar. Josué corrío mientras trataba de esquivar los disparos, mientras Zhar fallaba a propósito. Josué corrío al hángar y entonces observo una larga caída hacía una jungla. - Esto definitivamente no es Sephora... - dijo asustado. - ¿Zhar? ¿Qué sucede? - pregunto Kubaxa. - Uno de los prisioneros ha escapado... ¡No podemos dejarlo huir! - exclamo Zhar.  Josué entonces escucho los disparos fallidos de Zhar una vez más, seguidos de los tiros de plasma más profesionales de Kubaxa. - Si tú estas aquí, ¿Quién esta controlando el maldito Lich? - pregunto Zhar. - Ve a la cabina, yo me encargo de este tipo... - dijo Kubaxa. Ella entonces fue a controlarlo rápidamente, mientras este se ladeaba y entraba en caída libre. Kubaxa se reincoporo por una pequeña sacudida, pero el Lich volvio a estabilizarse. - No escaparas de esta, escoge entre ser entregado vivo, o morir saltando... - dijo Kubaxa. Josué entonces cerro sus ojos y su nariz comenzo a sangrar. - Demonios... - dijo Kubaxa. Josué lo arrojo con un pulso Psiónico, pero acabo arrojandose hacía el aire. - ¡Ahhhh! - exclamo mientras iba en caída libre. Kubaxa se aferro de la nave y volvio a escalar, mientras observaba como caía desde la plataforma de descenso. Josué fue cayendo a una velocidad rápida, y entonces penetro a través de las hojas de los árboles. - ¡No quiero moriiiiiir! - exclamo asustado. Justo antes de darse un golpe contra el suelo, el jóven genero alrededor suyo sin darse cuenta un escudo de energía Psiónica, el cual retuvo el golpe. Aquello le costo mucha energía y entonces Josué cayo inconsciente, mientras sangraba más y más de su nariz. Desde la nave, Kubaxa observaba la escena. El regreso a la sala de pilotaje y movío a Storm. - Te encomendare una misión, ve y trae a ese chico de vuelta... - órdeno Kubaxa. - ¿Por qué? - pregunto indignada. - Tú fuiste la que lo perdío... Ahora irás por el, te enviare la información de su ubicación, le añadi un chip de rastreo, la información se enviara a tu HUD - dijo Kubaxa. - Bien... - respondío Storm.

14 de Junio de 2559

 La Granja, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

Exra le solto un puñetazo al tablero de la habitación de Cayde. - Escuchamos el escándalo pero no supimos mucho, cuando salimos a investigar simplemente había un Lich en la distancia... - dijo Exra. - Relajate Exra, no podíamos evitarlo... - dijo Christine. - No, si hubiera estado allí pude haberlo evitado... - dijo Exra. - Josué fue secuestrado... Genial - dijo Bokrug. - ¿Y cómo lo sacamos de esto? - pregunto Flipyap. - Por ahora no hay forma, pero debemos enfocarnos en el peligro real... Si atacaron y secuestraron a la prisionera y a uno de los nuestros, significa que deben saber donde estamos, no estamos seguros... - dijo Hawthorne. - Ya no más - dijo Exra. - No podemos quedarnos cruzados de brazos, debemos de llevar el conflicto a los Desterrados... - dijo Exra. - ¿Con qué armada? - pregunto Hawthorne. - Si rescatamos a ellos dos podremos tener ventaja... - dijo Exra. - Ya no, entiende, podemos dejar dos atrás con tal de salvar a miles, tal vez deberíamos movilizarnos a Tallon-I - dijo ella. - ¿Tallon-I? ¿Acaso quieres matarnos? - pregunto Exra. - Allí estaremos mejor que en esta mierda de sitio... - dijo Hawthorne. Las dos estuvieron a punto de pelear, pero Failsafe se interpuso. - Escuchen las dos, lo que yo considero más apropiado es enviar a los supervivientes en Villatanejo y montar defensas, el pueblo tiene varias cavernas debajo de su interior, podremos evacuar fácilmente - dijo Rasputin. - Pero debemos de evitar que Gamora les cuente el plan, tal vez ellos no sepan a donde vamos con algo de suerte, pero no podemos dejar que ella hable de más, debemos enviar un equipo de búsqueda y rescate que tenga experiencia en esas naves alienígenas, y considero adecuado enviar de nuevo al Escuadrón O.G.T. - dijo Rasputin. - Bien, lo que el Estratega diga... - dijo Hawthorne.

Rasputin entonces mostro un holograma donde se podía observar la flota enemiga. - He estado siguiendole la pista a ese Lich, parece que dirigio hacia el Cráter que era Nueva María - dijo Rasputin. - Los Desterrados hicieron excavaciones allí desde que se establecieron en Sephora, cavaron tan profundo hasta que descubrieron un túnel de acceso sellado, los Desterrados consiguieron abrirlo hace unas horas, y entonces comenzaron a reunirse alrededor de las ruinas de la ciudad - dijo Rasputin. - Eso significa que hay algo que estan buscando a través de el - dijo Exra. - Eso explica muchas cosas... - dijo Christine. - Nunca creí que fuera cierto, había una teoría para explicar la baja masa del planeta, a pesar de su tamaño. Se postulo que pudiera ser una Esfera de Dyson construida por los arquitectos, pero yo escribí un documento para desmentirlo, postulando que el núcleo simplemente no era tan denso, parece que estuve equivocada... - dijo Christine. - Un momento, la nave capital esta enviando señales a traves del desliespacio, estan llamando a toda la flota a reunirse dentro del planeta... - dijo Rasputin. - Deben de buscar algo dentro de este, ¿Pero qué sera? - pregunto Exra. - No tenemos idea - respondío Rasputin. - Considerando la situación, la Operación tendra que ser díficil. Esta sera codificada como Operación: PELLUCIDAR. Los miembros del Escuadrón O.G.T. tendran que ingresar dentro de la Esfera de Dyson, buscar la nave donde tengan a los prisioneros y descubrir el plan de los Desterrados - dijo Rasputin. - ¿Pero cómo piensas que entren en el núcleo? - pregunto Hawthorne. En ese momento, Failsafe escribio algo en la pizarra. "Variks menciono de un túnel de acceso que descubrieron, posiblemente podamos entrar mediante el". - Eso es algo arriesgado, pero funcionara... - dijo Exra. - Bien, la Operación: PELLUCIDAR ha sido declarada oficial - dijo Rasputin. Poco después, el grupo se adentro dentro de las Minas de Sal, guiados por Feliks, Barón del Atardecer. - Si, hace unas horas nuestra operación de Shanks volvio a enviar información, y descubrieron que hay todo un mundo debajo de nuestros pies... Los Creadores hicieron todo esto, es impresionante - dijo Feliks. Ellos llegaron hacía el túnel de acceso, el cual tenía una especie de forma triangular. - Parece que fue diseñado para que individuos lo cruzarán... - dijo Feliks. - ¿Están seguros de esto? - pregunto Feliks. - Desde que comenzo el Ocaso lo hemos visto todo, no me extraña... - dijo Exra. Ella entonces fue la primera en cruzar a través del portal, pero este la succiono como si nada. - Bien, ¿Quién es el siguiente? - pregunto Feliks. Bokrug, Flipyap, y Failsafe se adentraron a través del túnel, antes de ser absorbidos por este. El túnel procedio a sellarse, mientras Feliks y sus hombres observaban atónitos.

 15 de Junio de 2559

La Tierra Perdida, Superficie Interior, Sephora, Sistema Tallon

Exra se levanto dentro de una caverna, y observo varias estalagmitas, así como estalactitas. Ella estaba adolorida, pero el Huragok la ayudo a levantarse con sus tentáculos. - Vaya, eso... fue... una... demostración... de... adrenalina... pura... - dijo exhausta. Bokrug se levanto cojeando, mientras Flipyap caminaba perdido golpeandose contra una pared. - Fue como subirnos en el lomo de un tigre mientras volaba - dijo Bokrug. - Eso... fue como... cazar Óctopodos... - dijo Flipyap. Failsafe entonces comenzo a formar una especie de signos con sus manos. - Failsafe, sabes que no podemos entenderte... - dijo Exra. El híbrido entre Huragok/IA se golpeo con un tentáculo su cabeza. Ella simplemente comenzo a flotar en dirección hacía la luz. - ¡Failsafe! ¡No vayas a la luz! - exclamo Bokrug. - Ahhh, solo siganla... - dijo Exra. Los tres avanzaron en dirección del Huragok, hasta que fueron cegados por un fuerte destello de luz. - ¡Es demasiado brillante! - exclamo Bokrug. Ellos entonces se dieron cuenta de que ya no estaban más en la superficie. - ¿Qué clase de sitio es este? - pregunto Flipyap. - Estamos en un Mundo Escudo... - dijo Exra. Una inmensa estrella interior, la cual era de secuencia amarilla iluminaba toda la superficie. Bokrug pudo vislumbrar varias junglas, las cuales cubrían casi todo el terreno. Bandadas de Rangmejo volaban sobre la jungla, mientras enormes bestias, conocidas como Daplokarus alzaban sus largos cuellos sobre las copas de los árboles. Estos se encontraban masticando la vegetación que arrancaban, mientras emitían una especie de sonidos similares al canto de una ballena. - Es como Eayn... Hace mucho que no he estado allí - dijo Bokrug. - Debemos de movilizarnos, parece que este sitio es más peligroso que la superficie - dijo Exra. En el horizonte, las siluetas de otros continentes se podían observar, y el grupo comenzo a avanzar sobre las orillas de un acantilado.

Josué desperto en el suelo de la jungla, y observo que enfrente suyo se encontraba una especie de pequeño dinosaurio de piel verdosa y tersa. Dicha criatura poseía un pequeño órgano bioluminiscente con el que atraía a otras criaturas, de forma similar a los peces abismales o a los mamíferos de la superficie. Esta criatura tenía grandes ojos y un cuerpo rechoncho, mientras se encontraba sacando su lengua. La criatura emitio una especie de ladrido, lo que le recordo a Buck. - Ehm, hola... - dijo Josué. La pequeña criatura se volvio a sumergir al agua, y saco un pez de esta. El pequeño dinosaurio, cuyo nombre era un Bulbdog dejo el pez como una especie de regalo. - Ehm, no, así esta bien, jeje... - dijo Josué. La criatura se le acerco y comenzo a abrazar su pierna, pero Josué trato de empujarlo. En ese momento, el jóven logro percatarse de que había movimiento en el follaje. Una enorme criatura de cuerpo alargado, con una cresta en forma de V sobre su cabeza, una piel de color marrón y dos largas mandíbulas se encontraba frente a el. Josué lo reconocío como un Bilophosaurus, un depredador de Sephora, el cual era la cumbre de la cadena alimenticia. La criatura entonces le rugío y Josué comenzo a correr, pero aquella criatura era rápida. - Maldita sea, maldita sea, dita sea... - dijo asustado. La criatura corría rápidamente y lanzaba poderosos mordiscos con los cuales casi lo atrapaba. Josué dio un salto y cayo sobre el suelo mojado, el siguio corriendo y se deslizo debajo de una rama. La criatura entonces metio su cabeza debajo de esta, tratando de volver a morderlo. El jóven prosiguio su huida, pero el Bilophosaurus safo rápidamente su cabeza. La criatura entonces se impulso con sus poderosas piernas y reanudo la persecución. La criatura lanzo otro rúgido en un intento de desorientarlo. - Maldita sea, ¡Dejame! - exclamo asustado. El Bilophosaurus pronto lo acorralo en un árbol gigantesco. La criatura corrío hacía el, por lo que Josué se metío dentro de un tronco. Allí el Bilophosaurus trato de atraparlo entre sus fauces, pero algo más grande lo tomo entre sus fauces. El Bilophosaurus lanzaba ahullidos del dolor, mientras una enorme bestia lo sacudia. La criatura con inmensas mandíbulas entonces lo puso en el suelo, mientras lo golpeaba. Aquella criatura poseía una cabeza de gran tamaño, casi tan grande como el Bilophosaurus. La bestía entonces continúo mordiendólo, hasta partirlo a la mitad. Josué nunca vio en su vida una criatura tan grande como esa, aquella bestia poseía un gran tamaño, casi seis metros de altura, y carecía de brazos. Solo quedaban restos vestigiales de ellos, por lo que Josué inmediatamente lo reconocío como un descendiente del T-Rex: el Xenotyrannus Imperialis. - ¿Pero qué? Creí que los Tinysaurus eran los únicos descendientes del T-Rex... - dijo asustado. Josué entonces trato de caminar agazapado entre la vegetación, esperando que aquella bestia no lo detectara. Mientras el se agachaba, llego hasta un claro de la selva, donde pudo observar la estrella de secuencia amarilla. Otros continentes se podían observar en el horizonte, y una especie de estructuras monolíticas flotantes disparaban constantemente rayos de luz en el cielo. - Definitivamente esto no es Sephora - dijo Josué. 

Exra y el grupo avanzaron dentro de una especie de pastizal, tras haber caminado por horas, perdidos, mientras observaban aquellos misteriosos monolitos. - ¿Tienes una idea de donde lo encontraremos? - pregunto Bokrug. - El chico jamás se quito el chip, por primera vez, le agradezco a la Bibliotecaria que sea tan despistado - dijo Exra. Mientras ellos caminaban, aquellos inmensos Daplokarus se encontraban comiendo de la copa de los árboles. Ellos arrastraban sus colas por el suelo, y poseían una especie de placas sobre su cuello. - Son como, ¿Colos gigantes? - pregunto Bokrug. - Podría decirse - dijo Exra. - Empiezo creer que Eayn, la Tierra y este planeta estan más que relacionados... - dijo Bokrug. - Esto es diferente a Balaho, allí solo hay octópodos gigantes, o los devoradores del cielo... Nadie escapaba de ellos, pero este lugar es hermoso y tranquilo - dijo Flipyap. - No te entusiasmes Flip, ya hemos visto la superficie, allá hay muchos dientes, pero acá puede haber cosas más feas... - dijo Exra. - Como en todos lados tiene que haber un superdepredador - dijo Bokrug. En ese momento, un Phantom cruzo sobre sus cabezas a toda velocidad, acompañado de unos Banshees. En la distancia ellos pudieron distinguir la forma de un crucero Clase-CAS, acompañado de distintas naves. - ¿Qué estarán buscando los Desterrados aquí? - se pregunto Bokrug. - No tengo la menor idea... - dijo Exra. Mientras ellos caminaban, un Xenobator de piel rojiza los estaba observando. La criatura decidio seguirles la pista. - Oigan, ¿Y si de aquí vinieron los reptiles grandes? - pregunto Bokrug. - ¿Cómo? - pregunto Exra. - No me explique, cuando los colonizadores llegaron, Sephora era un mundo desierto, lo terraformaron y en unos años aparecieron estas criaturas... ¿Y si accedieron a la superficie cuando termino de ser terraformado? - pregunto Bokrug. - Puede ser... - respondío Exra. - Pero eso no resuelve mi duda, ¿Por qué hay tanta similitud entre Eayn, la Tierra y este mundo? Leí por allí una revista o algo así que las formas de vida de Eayn compartían bastantes similitudes genéticas con las formas de vida terrestres, y pues, lo mismo pasa aquí, supongo que hay algo más - dijo Bokrug. - No lo se Bok... Tal vez los Forerunner sembraron la vida en tu mundo, no tengo una idea concreta - dijo Exra. En el cielo ellos observaron una especie de haz de luz emitido, el sonido que este emitía mientras era disparado atraía la atención de los animales. - ¿Funciona bien el chip? - se pregunto Bokrug. Exra activo la pantalla holográfica de su HUD y observo el punto rojo que representaba Josué. - Parece que esta emitiendo una señal, se dirige al Norte... - dijo Exra. Ellos continuaron caminando por el sitio, mientras avanzaban a través de la jungla. Ellos caminaron debajo de una especie de formación rocosa que recordaba a las costillas de una megabestia, extinta hace eones antes de que pusieran un pie en el planeta. Mientras tanto, Josué avanzaba a través de la jungla. El entonces observo una figura femenina, aquella misma figura que había visto en sus sueños. Aquella figura desaparecío, tan rápido como aparecío. En ese momento, Josué volvío a observar aquellos monolitos, y mientras estos disparaban su haz de luz, el tuvo una extraña intuición. - Debo de ir al sur... - dijo el jóven. Mientras el caminaba, una especie de criaturas árboreas lo acechaban. Una de esta se arrojo mediante un salto hacía otro árbol, mientras se preparaban para cazarlo. Josué camino a través de la densa vegetación y escucho los sonidos de algunos inmensos Daplokarus avanzando más al norte. Josué movío un poco de vegetación y camino por varios minutos. Mientras tanto, Exra y el grupo caminaban entre la espesa jungla. - Hay algo extraño... Parece que Josué se dirige a nosotros... - dijo Exra. - ¿Cómo pudo descubrir que veníamos? - pregunto Bokrug. - No lo hizo... - dijo Exra. - Puede ser una trampa, por si acaso preparense... - dijo Exra. Ella encendio su espada de energía, mientras Bokrug y Flipyap tomaban sus armas. Bokrug olfateo un poco el aire, mientras tomaba su rifle de aguijón. Flipyap tomo una pistola de plasma, mientras apuntaba. En ese momento, el radar comenzo a detectar que se acercaba más y más. - Preparense... - dijo Exra. De los árboles emergío el jóven, el cual se encontraba cansado. - ¡Josué! - exclamo Bokrug. - ¿Chicos? ¿Cómo llegaron a este planeta? - pregunto Josué. - No es un planeta distinto, es Sephora - dijo Exra. - ¿Qué? ¿Cómo? - pregunto Josué. - ¿No lo sospechaste? Digo, los lagartos gigantes... - dijo Bokrug. - Lo siento, cuando uno esta más enfocado en sobrevivir y salir vivo que en la vida local no se piensa bien - dijo Josué. - Resulta que Sephora era un Mundo Escudo, un paraíso construido por los Forerunner... - dijo Exra. - Esperen, ¿Esto es una superficie interna? - pregunto Josué. - Sí - respondío Exra. - Ya veo de donde salieron los Dinosaurios... - dijo Josué. - Hay que movernos, por ahora no es seguro... - dijo Exra. - ¿Y a donde nos dirigimos? - pregunto Exra. - Deberíamos volver a la superficie y regresar para la Operación, ¿No? Digo, no es como si pudieramos llevarlo a pelear... - dijo Bokrug. - Calmense, pudeserles de utilidad, se más o menos sobrevivir... - dijo Josué. - Vendra con nosotros, pero en caso de tiroteo, refugiate y manten la cabeza baja - dijo Exra,

Madre Superior

 15 de Junio de 2559

Valle de la Muerte, Superficie Interior, Sephora, Sistema Tallon

En el horizonte, se podían observar algunos volcánes haciendo erupción, mientras unos pequeños Sauriscolia se encontraban alimentandose de pasto. - Cuanto llevamos deambulando... - dijo Josué. - Aproximadamente un día... - dijo Exra. - No va a anochecer Josué, este sitio siempre esta iluminado - dijo Exra. - Deberíamos detenernos a descansar... - dijo Flipyap. Failsafe se encontraba flotando por allí, pero ella le dio una palmadita a Exra en el hombro. Después hizo un movimiento con su tentáculo, indicano que no avanzaran. - ¿Cómo de qué no? - pregunto Exra. - Debemos de reponer energía, o seremos devorados por cualquiera de las criaturas qué habitan por aquí - dijo Exra. Mientras ellos charlaban, desde una roca estaban siendo observados. - Tengo al niño en la mira, vaya, parece que tienen un espécimen macho... Esos músculos, ese penacho azul, sus ojos amarillos... Es, tierno - dijo Storm. - Enfocate en la misión, captura al niño - dijo Kubaxa. - No puedo, esta acompañado de un Huragok, un Unggoy, una Sangheili, y el macho... - dijo Storm. - Pues busca una forma - ordeno Kubaxa. Flipyap camino un poco en el área y quiso curiosear, pero entonces olfateo un poco el aire. Un Xenosaurolophus se encontraba corriendo de algo que ellos no pudieron ver. Este fue seguido de otro, y pronto se dio cuenta de que era una manada. - ¡Ahhhahahhahaha! - exclamo Flipyap. El comenzo a correr con los brazos agitados, y entonces Exra observo que las criaturas estaban en estampida. - ¡Muevanse! - exclamo ella. Los Xenosaurolophus se empujaban entre sí mientras corrían a toda velocidad sobre sus dos patas. - ¿De qué huyen? - se pregunto Bokrug. En ese momento, las enormes pisadas de una bestia gigantesca de casi trece metros de altura resonaron. Aquella criatura poseía unos brazos delanteros no tan cortos, dos poderosas piernas traseras y una larga cola, así como dientes aserrados. - ¡Un Superdepredador! - exclamo Bokrug. - ¡Huid! - exclamo Flipyap. Los dinosaurios se aplastaban entre sí, mientras el inmenso Giganotyrannus los perseguía. La criatura lanzo un rugido para provocar pánico entre la manada, y estos se dispersaron. Un Xenosaurolophus se tropezo con una piedra y casi aplastaba al grupo, pero Exra logro esquivarlo. Failsafe simplemente levitaba sobre el terreno mientras escapaba de la estampida. - ¡Bendito seas Kaidon! ¡Tienes suerte! - exclamo Exra. El Xenosaurolophus fue aplastado por sus compañeros, y el herido trato de reincorporarse. Pero detrás de unas rocas, una manada de Xenobatores lo rodearon y se le abalanzaron. Las criaturas comenzaron a atacarlo y arrancarle trozos de carne mientras estaba vivo. - ¿¡Qué clase de mundo es este?! - exclamo Flipyap. El enorme Giganotyrannus entonces derribo a un Xenosaurolophus y con su pie lo aplasto, para después aplastar su cabeza entre sus enormes fauces. En ese momento, Josué escucho los rugidos del Xenobator rojizo que lo rescato en Sephora. - Un momento, ¿Qué no esa criatura estaba en la superficie? - pregunto Exra. - ¡Sigamosla! - exclamo Josué. - ¿Estás loco? ¡Es un depredador! - exclamo Exra. - Haganlo, se lo que digo... - dijo Josué. - ¡Es una cueva, por el amor de los dioses! ¡Solo hagamoslo, es mejor que quedarnos con esa cosa! - exclamo Flipyap, mientras apuntaba al Giganotyrannus que devoraba brutalmente a un Xenosaurolophus.

 15 de Junio de 2559

Cuevas de la Perdición, Superficie Interior, Sephora, Sistema Tallon

Ellos cinco decidieron dirigirse a la cueva, mientras la jóven Xenobator se internaba en la cueva. El Giganotyrannus tras abastecerse, decidio continuar con la cacería de más animales. - Este sitio es una maldita locura... - dijo Exra. Mientras ellos se internaban, Bokrug tomo una rama y dos piedras, mientras comenzaba a frotarlas. El logro encender una antorcha y el grupo se interno en la cueva. En la oscuridad, los ojos brillantes de la Xenobator resplandecían. - ¿Estás seguro que esa cosa no nos comera? - pregunto Flipyap. - Si, estoy seguro... - dijo Josué. - ¿Cómo llego aquí? - pregunto Exra. - Posiblemente también haya otros túneles de acceso que pudieron usar las criaturas para llegar a la superficie - dijo Josué. - Entonces ella debio de cazar en ambos mundos, genial - dijo Exra. Failsafe comenzo a brillar, sus sacos emitían un resplandor azulado. Bokrug entonces arrojo la antorcha al agua. - ¿A donde podemos dirigirnos? - pregunto Exra. - No lo se, estoy tan perdido como ústedes - dijo el jóven. - Deberíamos ponerle un nombre, ¿No creen? - pregunto Bokrug. - Yo sugeriría Riptor - dijo Bokrug. - Me gusta el nombre - dijo Josué. - ¿Cómo fue que contactaste con ella? - pregunto Exra. - Una especie de lazo Psiónico/Psíquico que hice al intentar calmarla - dijo Josué. - Vaya, qué curioso - dijo Exra. - Bueno, simplemente tratemos de movernos hacía donde nos lleve el viento, sigamos nuestra intuición - dijo Josué. Mientras caminaban, ellos observaron en las cuevas los rastros de pinturas rupestres, donde pudieron observar unas figuras reptilianas y humanoides luchando. Después se veia la figura de un ser azulado celestial, y más tarde un mundo en forma de anillo. - ¿Qué es eso? - pregunto Josué. - ¿Un anillo de Halo? - pregunto Exra. - Vaya, este mundo guarda más secretos de los que esperabamos... - dijo Bokrug. Mientras mas leían, Bokrug se sorprendio con algo que vio. - ¡Hey! ¡Esos somos nosotros! - exclamo Bokrug. Ellos cinco se encontraban dibujados, sobre un mundo en forma de anilloEllos continuaron avanzando por la caverna, seguidos de Riptor, hasta que Exra les ordeno que se detuvieran. - ¿Qué sucede? - pregunto Josué. - Creo haber visto algo... - dijo Exra. En ese momento, algo intento atacar a Flipyap, pero Exra disparo tres veces con su carabina. Todas estas fallaron, pero logro asustar al agresor. Este cayo al suelo y revelo ser una T'vaoan hembra. - ¿Los encontraste? - pregunto una voz por el comunicador. - ¿Quién eres? - pregunto Exra. - Zhar... Mi nombre es Zhar... - respondío ella. - Zhar es nombre de macho..., ¿Cuáles tu Verdadero nombre? - pregunto Exra. - ¡Ese es! - exclamo Storm. - Has sido capturada, que decepción... - dijo Kubaxa. - Lo lamento, mi nombre es Zhar, pero pueden llamarme Storm - dijo ella. En aquel instante, los dos T'vaoan cruzaron miradas y no las separaron por cinco minutos. - Tú, tú me capturaste... - dijo Josué. - Relajate muchacho, ya no estoy más del lado de Kub, por esa causa te libere... - dijo ella. - Ya lo has dicho todo... Lo supuse desde un principio, pero no quise creerlo. Me has fallado una última vez - dijo Kubaxa. Storm desactivo el comunicador y entonces lo tiro al piso. - Escuchen bien, he estado años trabajando con Kub, llevamos a cabo actividades inmorales por mucho tiempo, pero ya no más... - dijo ella. - Quiero una nueva vida, y tal vez ústedes podrían ayudarme - dijo ella. - Ya veo... Si es verdad lo que dices, no nos queda de otra más que confiar en tí - dijo Exra. - Dejemosla ir con nosotros, Porfaaaaaaaa... - dijo Bokrug. - Bien - respondío Exra.

Los seis avanzaron acompañados junto a Riptor en la oscuridad de la caverna, guiados por el Huragok. - Cuentanos un poco de ti Zhar... - dijo Exra. - Bueno, naci en Joyous Exaltation pero quede huérfana durante la Gran Explosión - dijo Storm. - ¿Sobreviviste a Joyous Exaltation? Increíble, la devastación fue tan poderosa que volatilio medio planeta, sus lunas y extinguío a la vida en este - dijo Exra. - Todavía tengo secuelas... Medio planeta fue vaporizado, poderosos vientos de trescientos kilómetros por hora arrancaron los edificios... la línea costera fue destruida, cuando quedabamos unos pocos, los fragmentos de las lunas llovieron sobre el planeta y mataron a mi tía en el proceso, fui la única que sobrevivío en todo el maldito planeta... - dijo Storm. - Mira el lado bueno, ya paso... - dijo Exra. - No entiendo, ¿Cómo una explosión tan grande ocurrío? - pregunto Josué. - No sabemos mucho, pero definitivamente no fue nada dentro de nuestro arsenal, solo los Forerunner sabrán que encontraron en Reach con tal potencial destructivo - dijo Exra. En ese momento, Failsafe comenzo a emitir una especie de chillidos del terror. - ¿Qué sucede? - pregunto Exra. Mientras llegaban a una parte muy oscura de la cueva, los rugidos de algunas criaturas se oían. Storm tomo una especie de linterna de plasma y la arrojo. Una especie de Xenobator de color albino y ojos blancos la observo, para voltear hacía ellos y rugirles. - Maldita sea... - dijo Exra. Ella encendio su espada de energía, mientras Bokrug se equipaba con su rifle de aguijoneador. Flipyap tomo dos pistolas de plasma y las preparo. - ¿Están listos para esto? - pregunto Exra. En ese momento, Riptor se abalanzo contra uno de estos y lanzo un rugido de guerra. El grupo comenzo a disparar contra los albinos, mientras estos rugían en respuesta. Ellos se internaron en aquella parte de la cueva y comenzaron a disparar. Exra blandio una de sus espadas y degollo a un Xenobator, otro se lanzo contra ella, pero Josué lo pateo y le avento una piedra. - ¿Qué haces? ¡No tienes algo para defenderte! - exclamo Exra. El entonces genero un pulso Psiónico mientras su nariz sangraba un poco, pero logro azotarlo contra la pared.. Mientras tanto, Storm activo sus dos escudos de plasma y golpeo a un Xenobator con este, causandole una quemadura. Otro se le abalanzo entre sus fauces, pero ella con su escudo le corto la garganta. Exra entonces le hundio su espada a uno de los albinos y lo empalo contra el suelo, mientras todavía se retorcía. Bokrug abría fuego con su rifle y uno de los albinos recibío varios tiros, mientras se retorcía. Riptor le solto un coletazo a uno de estos y le mordio el cuello, pero otro se le abalanzo por los costados. Flipyap sobrecargo su pistola de plasma y le disparo a su cráneo, quemándoselo. La criatura cayo en el suelo, todavía tambaleandose, como si le costara aceptar el hecho de su muerte. Este finalmente cayo en el suelo muerto. Exra abrío fuego con su carabina contra otro albino, y al matarlo, los demás corrieron. - Creo que mataste al alfa... - dijo Bokrug. Un último albino intento rugirles, pero una especie de pinzas emergieron de la tierra y lo tomaron. El Xenobator lanzo un rugido de dolor que helaba la sangre, cuando una cola con un aguijón emergío y lo empezo a empalar varias veces, hasta que quedo inmóvil. - ¿¡Pero qué mierda?! - exclamo Exra. - ¿Eso fue un escorpión? - pregunto Josué. - ¿El Escorpión Metálico? - pregunto Bokrug. - ¡NO BOK! - exclamaron todos excepto Storm al unísono.

Ellos continuaron avanzando por la caverna, mientras Failsafe alumbraba, hasta que se detuvo. - ¿Ahora qué? - pregunto Bokrug. Los sonidos del gel incendiario siendo expulsado resonaban la caverna. Josué se asomo un poco y entonces observo como un Jiralhanae equipado con un lanzador de plasma abría fuego contra una criatura acuática similar a una anguila gigante. La criatura murío al haber sido cremada por aquel gel incendiario, y el Jiralhanae rugio de la emoción. Este estaba acompañado de un Sangheili, varios Unggoy y un par de Eliksni. Exra apunto con su carabina y se fijo en el Jiralhanae, el cual estaba desprotegido. - Ahora muere... - dijo ella. Exra entonces disparo y atraveso el cráneo del Jiralhanae, el cual cayo muerto. Ella comenzo a disparar mientras los Desterrados tomaban cubierta. El carabinaero devolvía el fuego, mientras los dos se disparaban constantemente. Bokrug disparaba con su aguijoneador y acabo con un Unggoy, cuando un cristal de Blamita le atraveso el cráneo. Los Unggoy disparaban aguijones de Xenotita contra el grupo, pero Bokrug se cubrío detras de una piedra y disparaba. - ¡Muere maldito! - exclamo Bokrug. Josué se cubrío detrás de una roca mientras escuchaba los disparos. El tomo una granada de plasma y la arrojo, la cual detono y acabo con un Grunt. Los disparos en la zona continuaban de forma salvaje, mientras Failsafe se cubría. Exra volvio a disparar y acabo con un par de Unggoys, antes de cubrirse de nuevo. La Sangheili recargo y se agazapo, antes de volver a mostrar la cabeza y disparar contra el Sangheili, bajandole sus escudos. Bokrug le disparo en la cabeza con el aguijón y lo asesino, pero los Eliksni no se rendían. Flipyap sobrecargo una de sus pistolas y le dio en la cabeza, asesinándolo. El Eliksni sobreviviente indico que se retiraran, mientras los Unggoy corrían con sus brazos agitados. - Ellos solo una escuadra de reconocimiento... deben intentar explorar la zona... - dijo Storm. - Venga, hay que seguir avanzando hacía su base... - dijo Exra.

 16 de Junio de 2559

Madre Superior, Superficie Interior, Sephora, Sistema Tallon

Después de horas y horas de caminar por las cuevas, el grupo consiguio llegar hacía una zona boscosa, donde pudieron descansar un poco. Exra, Flipyap, Josué y Failsafe se encontraban dormidos, pero Failsafe lograba mantenerse flotando, dejando una parte de sí descansando mientras la otra llevaba a cabo funciones de soporte vital. - Entonces, ¿Eres de Joyous Exaltation? - pregunto Bokrug. - Así es - respondío Storm. - Y dime, ¿Por qué decidiste ayudarle y unírtenos? - pregunto Bokrug. - Bueno, estaba cansada de llevar a cabo misiones inmorales con Kub, y vi que el y yo teníamos mucho en cómun, por lo que decidí salvarlo - dijo Storm. - Vaya, tienes corazón - dijo Bokrug. - Gracias - respondío Storm. Exra mientras dormía emitia una especie de sonidos bastante curiosos, que recordaban al sonido de un cocodrilo. - Awwwww, escuchala, es como una cría - dijo Bokrug. - Sí, es muy tierna cuando no esta matando cosas - dijo Storm. En ese momento, un Xenosaurolophus se acerco a Exra y la olfateo. - Nomi... se supone que estabas muerta... - dijo Exra. Ella entonces desperto y pateo al Xenosaurolophus. - ¡No! ¡No me toques bestia extraña! - exclamo Bokrug. El Xenosaurolophus sacudio su cabeza y entonces le escupio, antes de continuar alimentandose de unos arbustos. - Ugh... Odio este planeta, es peor que las bestias de Sanghelios - dijo Exra. - Debemos comenzar a movernos, antes de que algo más nos devore - dijo Exra. El grupo se encontraba avanzando, mientras Josué apenas despertaba. - ¡Esperenme! - exclamo el jóven. Mientras volteaba, se dio cuenta de que Riptor no estaba con ellos. Sin saberlo, la criatura los observaba desde un arbusto, mientras tomaba otra ruta alternativa. Las bandadas de Rangmejo sobrevolaban sobre el cielo de un color anaranjado, mientras la estrella artificial, cuyo nombre era Destiny iluminaba todo el paisaje. Una extraña especie de criaturas bípedas mamiferoides, similares a ciervos se encontraban alimentandose del follaje, acompañados de los más grandes Xenosaurolophus. Los cervatillos alienígenas carecían de extremidades delanteras, y se balanceaban mediante el uso de sus colas. Mientras ellos caminaban, otra patrulla de Desterrados sobrevolo más adelante. Un Phantom acompañado de tres Banshee volaban sobre la jungla, dirigiendose hacía una pequeña base. - Parece que hay Desterrados, deberiamos evitarlos... - dijo Bokrug. En el horizonte, otro monolito disparo un haz de luz, y mientras Josué lo observaba, el tuvo una sensación de continuar avanzando. - Tal vez deberíamos avanzar hacía el Noroeste, tengo un presentimiento de aquel sitio - dijo Josué. - Presentimiento, yo no creo en esas babosadas - dijo Bokrug. - Su "presentimiento" lo acabo llevando hacía nosotros, confiaré en el... - dijo Exra. - Pero trataremos de evitar esa base de los Desterrados - dijo Exra.

El suelo de la jungla estaba bastante humédecido, mientras el grupo dejaba huellas en el suelo lodoso. - Ugh, moje los tenis... - dijo Josué. - Mira el lado bueno, son negros - dijo Bokrug. - ¿Están seguros de este sitio? No me pinta bien, para nada... - dijo Storm. Ellos atravesaron una parte del follaje, pero Exra y Failsafe se detuvieron. - ¿Por qué se detienen? - pregunto Josué. - Por eso... - dijo ella. Un enorme cráneo de casi diez metros de altura se encontraba emergiendo de la superficie, acompañado de varias costillas derribadas en esta. - ¿Eso es un maldito fósil de una criatura gigante? - pregunto Josué asustado. Failsafe se acerco hacía la enorme carcasa de la criatura y la toco. Mientras lo hacía, sus sacos de gas brillaban en tonalidades azuladas, y la criatura emitia una pequeña canción. - ¿Qué esta haciendo? - pregunto Josué. - Esta analizandolo... Los Huragok no son organismos como tal, son pseudo-organismos biológicos-mecánicos, son peculiares - dijo Exra. - ¿Cómo si fueran computadoras vivientes? - pregunto Josué. - Podría decirse - dijo Exra. El Huragok termino de leer y este entonces se acerco hacía el suelo, donde escribio la cantidad de "100,000". - ¿Qué significa eso? - pregunto Josué. - A lo que sea que pertenezcan estos huesos, murío hace unos cien mil años - dijo Exra. En el fondo, se pudieron escuchar los rugidos de alguna criatura gigantesca. En aquel instante, un par de Xenosaurolophus y dos cervatillos comenzaron a correr. Un enorme Xenotyrannus cargaba entre sus fauces a un cervatillo, el cual todavía se retorcía. La bestia sacudio un poco su cabeza para matarlo, pero continuo avanzando. La criatura volteo a ver al Escuadrón O.G.T. por un segundo, y revelo que su ojo izquierdo se encontraba mutilado, en duelo con alguna voraz bestia. La criatura los ignoro y prosiguio con su avance. - Lo que sea que le hizo esa herida, debio ser más grande... - dijo Exra. - Esperen, la criatura que vimos en el valle era una especie de carcarodontosaúrido, esto debe ser un tiranosaúrido, lo que significa que el grandote es el dominante aquí - dijo Josué. - ¿Y esa pila de huesos qué era? - pregunto Exra. - La verdad no se... Una criatura de tales dimensiones para empezar no debería existir, es científicamente imposible - dijo Josué. - Este lugar oculta muchas cosas, pero debemos seguir avanzando... - dijo Storm. El grupo continuo avanzando a través de la jungla mientras los vehículos de los Desterrados sobrevolaban el terreno. Exra ordeno que se detuvieran cuando observo una especie de pequeño campamento, los Desterrados habían bloqueado el pasaje. Los Desterrados se encontraban quemando el terreno mediante el uso de lanzadores de gel incendiario. Aquel líquido flamable permitía que las llamaradas verdes le prendieran fuego a la jungla. Aquellas tropas incendiarias Jiralhanaes se encontraban conversando, mientras un par de Blisterback se desplegaban en la zona. Exra entonces le indico a Bokrug con un ademán que se posicionaran para disparar. - Bok, dile a tu amiga que se preparen para el ataque, ¿Tiene armas? - pregunto Exra. - Parece que tiene una pistola de plasma - dijo Bokrug. - Bien - dijo ella. Flipyap tomo sus pistolas de plasma y se preparo para disparar. - Storm, preparate para el tiroteo, tenemos que acabar con esas fuerzas de los Desterrados, no podemos evitarlos, estan justo en el único trayecto que podemos tomar - dijo Bokrug. Mientras ellos hablaban, los Desterrados estaban conversando. - ¡Continuén quemando la jungla! ¡Debemos de montar bases permanentes! - exclamo un Jiralhanae. Al fondo, se escucho el atronador sonido del disparo de un rayo de cristalización. Ella entonces le apunto a un Eliksni y disparo. Exra comenzo a dispararle a los Desterrados, mientras estos respondían abriendo fuego. - ¡Acaben con los intrusos! ¡No dejen a ninguno vivo! - exclamo el Cacique. Storm le arrojo su pistola de plasma a Josué. - ¡Usala! ¡Yo me encargo de ellos! - exclamo Storm. Ella activo sus dos escudos de energía y se arrojo al suelo. Un par de Sangheili intentaron disparar contra ella, pero los rápidos movimientos de Storm les hacían díficil atinarle. Ella entonces golpeo a uno con el escudo y lo arrojo contra otro Sangheili. Storm pateo a un Unggoy y le hundio el escudo en la garganta, para después golpear a otro que se acercaba. Storm esquivo las llamaradas de un par de Jiralahanae, mientras el cacique disparaba con su lanzagranadas. - ¡Infórmale a Brutus que localizamos intrusos! - exclamo el Cacique a un Grunt. Este corrío hacía un Réle de Comunicaciones y envio el mensaje en frecuencias desliespaciales. Josué sobrecargo su arma y le apunto al Grunt. - Lo siento amiguito... - dijo el jóven. El disparo y le dio en su cabeza, quemándola y matándolo al instante. El Cacique se impulso con una mochila Jet mientras disparaba varias veces con su lanzagranadas. Bokrug asesino a otro par de Unggoys, mientras Flipyap disparaba a lo loco. Storm intento patear al Cacique, pero este dio un golpe con su lanzagranadas en el suelo. El Jiralhanae rugía de furia mientras intentaba asesinar a la T'vaoan. Otros Jiralhanae, Unggoy y Sangheili sobrevivientes se encontraban disparando, pero el rugido de algo en la zona los aterro. De un árbol, emergío otro Xenotyrannus, pero este poseía sus dos ojos normales. La criatura dio pisotones y entonces aplasto a un Blisterback, el otro intento dispararle una salva de misiles. Estos hicieron impacto y provocaron un derrame de sangre, haciendole rugir a la criatura. El Xenotyrannus lo aplasto y destruyo, para después enfocarse en los Desterrados. La bestia tomo entre sus fauces al Jiralhanae y lo golpeo contra un tronco, matándolo. Los gritos de furia y terror de Sangheili, Unggoy y Jiralhanae resonaban por la zona. La criatura entonces abandono el área, dejando el campamento de los Desterrados. Storm se escondío detras de unas cajas mientras la bestia pisoteaba el campamento. 

El Xenotyrannus procedio a partir a la mitad al Jiralhanae, quedandose con la parte de su cabeza. Aquella bestia media casi siete metros de alto, su sola presencia imponía respeto y terror. La criatura olfateo y entonces percibio a Storm, para después rugirle en la cara. Storm intento correr, pero el Xenotyrannus la tomo entre sus fauces y decidio llevarla a su hogar. - ¡Storm! ¡No! - exclamo Bokrug. Exra entonces le apunto con la carabina y disparo, pero fallo el tiro. Los Desterrados que sobrevivieron al ataque prefieron huir, aterrorizados. - Storm, no... - dijo Bokrug. - Maldita sea, ese es el macho que abatio a un Bilophosaurus mientras huía - dijo Josué. - Entonces hay dos de esos, genial... - dijo Exra. Otra vez en el cielo se escucho el atronador sonido de un crucero Clase-CSS vidriando el entorno. - No pienso dejarla, ella se acaba de unir al grupo por voluntad propia... No debemos dejar a nadie atrás, ¿Recuerdas? - pregunto Bokrug. - Se lo que he dicho, pero es arriesgado, esa criatura se la llevo a su nido - dijo Exra. - Un nido Bokrug, un nido, ¿Tienes idea de como debe ser entrar allí? Estara infestado de su progenie, incluso ellos podrían estar merodeando allí - dijo Bokrug. Josué se separo un poco del grupo cuando observo que alguien había dejado un rifle de asalto plateado. En una pequeña nota de papel Josué observo que se podía leer algo. "Lo necesitaras". Una especie de cartuchos estaban tirados junto a este, por lo que el decidio cargarlo y tomar los cartuchos. Josué entonces llego con el rifle y disparo al aire, espantando a una bandada de Rangmejos. - Bokrug tiene razón, tendremos más probabilidades de sobrevivir con ella, ¿Solo vieron lo que hizo allá abajo? - pregunto Josué. - ¿De donde sacaste ese rifle? - pregunto Exra. - No tengo idea, lo dejo alguién allí - dijo Josué. - Ya veo... Josué, aun así es arriesgado, no debemos de ir - dijo Exra. Failsafe le toco el hombro y la tranquilizo. Después le solto una bofetada. - El Huragok ha hablado... - dijo Josué. - Ellos tienen razón, debemos ayudarlos - dijo Flipyap. Una pequeña escuadra de Banshee's sobrevolo de nuevo la jungla. - Bueno, es eso o morir acribillados por los Desterrados... - dijo Josué. - Bien, iremos a salvarla, pero si muero, ya sabremos quienes tienen la culpa... - dijo Exra. Ella cargo su carabina y entonces avanzo al frente. - ¡Rápido! ¡Hay que entrar a ese maldito nido! - exclamo Exra. En el suelo fangoso de la jungla, se podía escuchar el canto de las aves. - ¿Cómo le llamamos a esa hembra? - pregunto Josué. - ¿Qué tal Mamá Scarface? - pregunto Exra. - Le queda el nombre, tiene una enorme cicatriz en vez de ojo... - dijo Bokrug. Ellos avanzaron en la superficie fangosa y observaron que había huesos y carcasas de distintos animales. Josué por error piso el cráneo de un Xenobator. - Vaya mamada... - dijo impresionado. También se encontraban la cabeza semidevorada de un Stegoceratops, del cual le habían arrancado varias de sus placas óseas, y sus visceras estaban expuestas. Una bandada de Rangmejos se encontraban alimentandose de las tripas desparramadas, una escena que le dio asco a Josué. - Ya... Me quiero ir - dijo asustado. - Tu apoyaste a Bokrug, ahora te aguantas - dijo Exra. Bokrug tomo una especie de cáscara de huevo que se encontraba derribada en el suelo, esta parecía tener tiempo. - Definitivamente hay niños aquí... - dijo Bokrug. Exra apunto cuando algo se movio en el follaje, pero resulto ser un simple Ciervo. La criatura entonces corrío al verlos. - Todos esos huesos sangrientos han sido roídos... - dijo Exra. En ese momento, una criatura de piel verdosa y con un liso plumaje en su cabeza emergío de los arbustos. Esta criatura carecía de brazos inferiores, y medía alrededor de un metro con cincuenta centímetros.

La cría tenía a un Tinysaurus entre sus fauces, pero ella lo solto al observarlos. - ¡Scarface tuvo hijos! ¡Cuidado! - exclamo ella. La cría al principio parecia hóstil, pero esta simplemente se acerco y los olfateo. La criatura comenzo a ladrar y otras crías llegaron a la escena. - Deberiamos hacer algo... - dijo Bokrug. En ese momento, una de ellas fue pateada por algo. La cría se reincorporo y lanzo un pequeño rugido. - ¡Atrás pequeño mocoso! - exclamo Storm. - ¡Zhar! - exclamo Bokrug. - ¿Bokrug? - pregunto ella. - Vinimos a rescatarte, Bokrug tuvo la idea... - dijo Exra. En ese instante el rugido de una bestia más grande. - Parece que atrajimos a los padres... - dijo Exra. Pero Josué reconocío el rugido, no provenía del Xenotyrannus. - ¡No son los padres! - exclamo Josué. - ¡Por aquí! ¡Hay un árbol! - exclamo Storm. Ellos la siguieron, mientras las crías observaban curiosa. - Deberíamos hacer algo, ¿No? No estan conscientes de que no son sus padres... - dijo Josué. De los árboles, la cabeza larga del Giganotyrannus emergío. La bestia entonces les rugio a las crías, y una de estas se le acerco de forma curiosa. La cría lo olfateo por unos segundos, pero entonces el Giganotyrannus la tomo entre sus fauces. La cría comenzo a chillar del horror, antes de que la bestia se la tragara entera. - ¡Menuda mierda de criatura! ¡Es el mismo cabrón del Valle! - exclamo Exra. - Tal vez acabo con todas las presas en su territorio... - dijo Josué. Las crías comenzaron a correr mientras aquella bestia simplemente las tomaba entre sus fauces y se las comía de un bocado, como si de papas fritas se tratasen. La criatura arrasaba y devoraba a todas las crías de la zona, las cuales eran unas diecisiete. En cuestión de unos pocos minutos solo quedaban unas tres. Una de ellas fue aplastada por aquella bestia, y otra fue devorada. Una última cría trato de esconderse con ellos, pero el Giganotyrannus la siguio. - ¡Dejalos en paz! - exclamo Josué. - ¿Qué haces idiota? - exclamo Exra. El entonces arrojo un pulso de energía Psiónica contra el, pero sin mucho efecto. El Giganotyrannus tomo a la cría por la cola y la arrastro, solo para lanzarla por los aires y devorarla. En ese momento, había llegado el padre con otra presa, un ciervo. El padre observo la sangre derramada, y entonces solto el ciervo. - Oh menuda mierda... - dijo Josué. - ¡Debemos irnos ahora! - exclamo Exra. Las dos bestias se comenzaron a rugir, pero pronto Josué se percato de que aquella pelea estaba perdida. El Xenotyrannus corrío y logro embestir a su oponente, pero el Giganotyrannus se libero fácilmente. La bestia de trece metros entonces le solto un cabezaso y lo arrojo contra el árbol, provocando su caída. Josué observo como el Giganotyrannus se acercaba lentamente, mientras el otro trataba de reincorporarse. El Xenotyrannus se levanto y entonces le mordio la pierna, haciendole al Giganotyrannus soltar un grito de dolor. Pese a que el Xenotyrannus tenía la batalla perdida, seguía luchando, guiado por sus instintos primordiales. El Giganotyrannus entonces le solto un golpe con su mandíbula inferior, para después tomar entre sus fauces al Xenotyrannus. El Giganotyrannus lo arrojo contra una pila de rocas, dejandolo herido y paralítico. La bestia se acerco lentamente, mientras el Xenotyrannus le observaba. La bestia abrio sus fauces y entonces las cerro, terminando con la vida del Xenotyannus macho.

Final del Camino

16 de Junio de 2559

Instalaciones del Teseracto, Superficie Interior, Sephora, Sistema Tallon

Los Phantom y Banshee se habían concentrado alrededor de una especie de gigantesca instalación Forerunner, la cual poseía un acceso hacía una estructura interna. En el puente de mando, se encontraba Sali 'Nyon observando como varios Phantom se dirigían a la zona. - ¿Está seguro de haber dejado a Brutus a cargo de la operación de excavación? - le pregunto Corvus. - Brutus es tonto, pero acatá órdenes muy bien, tal vez nos deteste, pero sabe que yo respondo ante Atriox, y el le teme sin duda alguna, podemos usar ese miedo para esclavizarlo... - dijo Sali. - Una vez que descubramos el Teseracto, ¿Lo usara para su beneficio? - pregunto el oficial. - No más, mi lealtad ahora esta con los Desterrados, ellos me liberaron de la ignorancia que tuve al servir a Jul...- dijo Sali. En ese momento, entro Kubaxa con Zhira semiconsciente. Kubaxa la tiro en el suelo mientras ella volteo a observar a Sali. - Atriox hablara seriamente contigo... - dijo Sali - Haga lo que haga, no me le únire de nuevo... - dijo ella. Sali entonces comenzo a reír. - Creeme, caeras en su control, tarde o temprano... - dijo Ronan. - ¿Ya me entregaran mi paga? - pregunto Kubaxa. - No trajiste al Psiónico, y debe de estar libre allí fuera... - dijo E'bony, el cual salio de un rincón oscuro. - No tendras tu paga, y ahora seras nuestro... - dijo E'bony. Kubaxa entonces tomo su escopeta de plasma y disparo contra Sali, pero un campo de energía Psiónica evito que acabara con su vida. Kubaxa trato de disparar contra E'bony, pero el retuvo los disparos en un escudo de energía. E'bony entonces genero un campo de energía y lo hizo levitar, para después arrojarlo contra una esquina. - Llevenlo a la sala de prisioneros... - dijo E'bony.

Mientras tanto, el grupo avanzaba en el suelo de la jungla. - ¿Estás seguro de que nos llevas al sitio correcto? - pregunto Exra. - Mi intuición me lo dijo - dijo Josué. - Empiezo a creer que tu intuición fallá - dijo Bokrug. - Denle una oportunidad, es un Psiónico, tal vez presienta cosas que nosotros no... - dijo Storm. Ellos continuaron caminando, pero se detuvieron cuando escucharon el avance de un Wraith, escoltado por varias tropas de los Desterrados. - ¡Muevan el culo! ¡No podemos quedarnos aquí! - exclamo un Cacique. Bokrug entonces observo el cielo, y una fisura desliespacial se abrio, justo cuando el Centauro Inestable ingreso al cielo del interior. En ese momento, una explosión ocurrío. Varios Prometeos emergieron y comenzaron a disparar contra los Desterrados, los cuales buscaron cobertura. Los Prometeos abrian fuego contra estos, y algunos se encontraban acompañados por una nueva unidad similar a una araña. Este disparo una especie de telaraña de luz sólida, la cual cayo en el rostro de un Jiralhanae y le quemo el rostro. Exra entonces disparo contra un Unggoy, matándolo. Los Prometeos se enfrentaban contra los Desterrados en una batalla sin cuartel, y pronto destruyeron el Wraith. El grupo disparaba contra los Desterrados y ayudaban a los Prometeos a eliminarlos, las ráfagas de plasma y luz sólida, así como las balas de Josué se mezclaron. Un Sangheili cayo abatido, y fue entonces que varios disparos comenzaron a escucharse en el área. Un par de cruceros Clase-CSS fueron destruidos y comenzaron a caer sobre el suelo. - ¿Los Prometeos estan orquestando un ataque? - se pregunto Exra. Un Caballero los observo y les rugío antes de teletransportarse. En ese momento, otro monolito disparo un haz de luz al cielo. - ¡Por allí! - exclamo Josué. El corrío y el grupo decidio seguirlo. Mientras avanzaban, se pudieron escuchar disparos cruzados entre Desterrados y Prometeos. - ¿El maldito planeta llego aquí? ¿Cómo? - se pregunto Exra. - Tal vez este era su objetivo... - dijo Bokrug. Ellos disparaban cuando entraron cerca de una batalla entre los Prometeos y los Desterrados, Un Phaeton se estrello contra un Blisterback en un ataque Kamikaze, mientras varios Prometeos continuaban luchando. Los Soldier disparaban con sus rifles de luz, acabando con los Desterrados. El cielo pronto se oscurecio, cuando enjambres de centinelas comenzaron a volar. Los Centinelas se encontraban ayudando a los Prometeos, y muchos de estos impactaban contra los cruceros Clase-CSS y el Breath of Anhilation. Cientos de Banshees comenzaron a ser desplegados, los cuales se enfrentaban contra los enormes enjambres de centinelas. Los Blisterback disparaban sus misiles, pero estos no eran suficientes para eliminar a los Centinelas. - ¡Rápido! ¡Hay que movernos! - exclamo Exra. Ellos corrieron a través de la jungla y llegaron a una especie de estructura en forma piramidal. Exra pudo divisar al Jiralhanae que había asesinado a Voro, en tan solo verlo ella tuvo deseos de venganza. - ¡Debemos de subir esa piramide! - exclamaron Josué y Exra al mismo tiempo. En ese momento, detrás de ellos se teletransportaron unos Caballeros Prometeos. - No disparen... Les llevaremos seguros hacía la cúspide... - dijo uno de estos. - ¿Prometeos ayudandonos? ¿Qué clase de sitio es este? - pregunto Exra. - Deberiamos seguirles, me parece sensato... - dijo Storm. Los Prometeos entonces los tomaron y teletransportaron hacía uno de los niveles de la estructura. Los Soldier y Crawler se encontraban trepando los muros, pero el grupo decidio tomar el camino convencional. Los Desterrados habían fijado torretas Clase-Shade y algunas torretas de plasma menores, con las cuales abrían fuego contra los enemigos que escalaban.

Exra disparo con su carabina y acabo con un Eliksni, pero varios enjambres de Yanme'e con patrones rojizos comenzaron a molestarles. Estos disparaban con sus pistolas de plasma, pero Exra encendio su espada de energía y comenzo a blandirla. Storm utilizaba sus escudos para atacarlos, mientras trataban de detenerlos. Bokrug y Flipyap disparaban contra ellos, tratando de proteger al Huragok. Algunos Huragok eran detonados manualmente, para evitar que estos cayeran en manos enemiga. - ¡Estrategia de tierra quemada! ¡Debemos de evitar que lo hagan! - exclamo Exra. Los enjambres de Centinelas llegaron a la zona y comenzaron a enfrentarse a los Drones, en un sangriento combate. El grupo escalo por toda la instalación, hasta que se encontraron finalmente frente a Brutus. - ¡Estúpidos Ingenieros! ¿Cómo no pueden abrir esta estúpida puerta? - exclamo Brutus. - Tal vez por que no eres digno... - dijo Exra. - Vaya vaya, los que escaparon de Nueva María... Voy a aplastarlos como lo hice con su amigo... - dijo Brutus. - No lo harás... - dijo Exra. Brutus entonces preparo su martillo gravitatorio, mientras comenzaba a gruñirles. Un Phantom entonces llego a la zona y desplego un Escuadrón de Operaciones Especiales, mientras el grupo se preparaba para pelear. - Alto, ¿Lucharemos contra un cacique? ¡Es como pelear contra King Kong sin armas! - exclamo Josué. El escuadrón de operaciones especiales comenzo a abrir fuego, mientras el grupo se cubría. Ellos disparaban contra los Desterrados, pero estaban acorralados. Exra disparo con su carabina y le fulmino la cabeza a un Grunt, pero estaban superados en número. En ese momento, Josué escucho el rugido de Riptor. - ¡Riptor! ¡No! - exclamo Josué. La criatura había escalado por la pirámide y entonces se abalanzo contra un Jiralhanae, mordiendole el cuello. Los Desterrados intentaron dispararle, pero ella genero un campo Psiónico a su alrededor y le solto un coletazo a un Grunt. Brutus intento aplastarla con su martillo de energía, fallando en el intento. Storm entonces se deslizo y pateo a otro Grunt, antes de atacarlo con sus escudos. El grupo comenzo a disparar y salieron de sus coberturas, preparandose para la batalla. Josué entonces disparo y acribillo a un Grunt, para después abrir fuego contra un Eliksni. - ¡Alejense! - exclamo enfurecido. Bokrug disparaba al lado de Josué y Flipyap, los cuales se cubrían y protegían entre sí. Mientras tanto, Storm y Exra se encontraban luchando contra Brutus. El utilizaba su martillo gravitatorio, en un intento de aplastarlas. Storm era rápida y pudo treparse sobre su armadura, mientras lo golpeaba con sus escudos de energía. Exra entonces le solto una patada y lo ataco con su espada, desactivandole su escudo. - Patéticos Sangheili... Me da asco su especie, todos me dan asco, pero cuando entre a esa cámara, encontrare una poderosa tecnología que me hara... ¡UN DIOS! - exclamo Brutus. - ¿¡Todos en este sistema tienen un maldito complejo de dios o qué demonios?! - exclamo Josué. Mientras las dos continuaban luchando contra Brutus, Riptor se abalanzo contra un Sangheili y le mordio el cuello, antes de soltarle un coletazo a otro. Este dejo caer una granada de plasma, y entonces Riptor observo como brillaba. - Mierda... - dijo Josué. La Xenobator intento correr y dio un salto, mientras una explosión azul ocurría detras suyo. Josué, Bokrug y Flipyap fueron arrojados contra una barricada de los Desterrados, pero pronto llegaron varios Crawler trepando los muros. Estos descargaron los disparos de sus supresores contra los Desterrados allí abajo. 

Brutus volvio a golpear el suelo contra su maza, pero la llegada de los Crawlers lo hizo concentrarse en estos. Brutus golpeo con su martillo el suelo y aplasto a un Crawler. Exra trato de blandir su espada, pero este la arrojo con su martillo. Storm se subio por su espalda y trato de acuchillarlo, pero el la tomo con su poderosa y fuerte mano, apretándole su cuello. - ¿Te creiste muy listilla? ¡No! ¡Ahora cuando sea dios, me asegurare de viajar al pasado y evitar que nazcas! - exclamo Brutus. - ¡Después exhaltare nuestra evolución y evitare que la Guerra del Atardecer ocurra! - exclamo Brutus. - No... Lo... Lograrás... - dijo Storm. Bokrug observo y decidio reincorporarse, mientras corría con sus cuchillas de plasma encendidas. El entonces se deslizo y le hundio una en el vientre, para después hundirle otra en el pie. - ¡Ughhhh! ¡Molestas lagartijas! - exclamo Brutus. El solto a Storm, y mientras Bokrug le quitaba la cuchilla del vientre, Brutus le tomo su brazo. Brutus procedio a torcerselo, y entonces el T'vaoan lanzo un fuerte alarido. - ¡Ahhhhhhhhhh! - exclamo, mientras sentía como no podía mover el brazo. Josué decidio aventarle una piedra, y entonces genero un pulso de energía contra él. Su nariz ya no sangraba más, y el estaba obstinado a enfrentarle. - ¡Deja a mis amigos en paz! - exclamo Josué. Riptor entonces le rugío, y Josué la observo brevemente. - ¿Estás listo para esto, chica? - pregunto Josué. La Xenobator entonces corrío y se abalanzo contra Brutus, el Jiralhanae la tomo como si nada y la arrojo contra el suelo. Exra se reincorporo y entonces encendio su espada de energía. La Sangheili corrío y se monto sobre su espalda, mientras activaba la espada de energía en su cuello. Brutus sintio como el calor de esta penetraba a través de su garganta, en sus últimos momentos el cedio ante su propio peso y cayo al suelo. Exra le arranco la espada de energía brutalmente, degollándolo en el proceso. La Sangheili procedio a lanzar un grito triunfante, mientras levantaba su espada de energía. Exra finalmente había vengado a Voro, a todo Surraca y a Nueva María. En ese momento, las puertas de la Instalación comenzaron a abrirse, y un monitor con ojo anaranjado los observaba, - Oh, mis disculpas, soy 045 Legion's Pride, comandante de la Legión Roja - dijo el monitor. - Adelante, la Custodio los esta esperando, en particular a tí Reclamador - dijo el Monitor. Josué se señalo a si mismo. - Claro que a tí, ¿A quién más? - pregunto en un tono risueño. Todos ellos decidieron seguirlo, mientras el monitor los guiaba a través de los pasillos. Ellos llegaron hasta una sala rectangular, donde pudieron apreciar glifos que representaban una Guerra antigua, librada al final del Periodo Cretácico. Josué observo que en aquella habitación, se encontraban siete enormes cápsulas con forma humanoide. En el centro, se encontraba una especie de Teseracto, una forma geométrica compuesta de ocho cuadrados tridimensionales, con un cuarto eje dimensional. - ¿Qué es esto? - pregunto Josué. - La causa de que todos los males vengan al sistema, el Teseracto... - dijo el monitor. - Potenciado por las Esencias de los Siete Psiónicos, miembros de la Orden de los Bendecidos, los cuales dieron su vida para permitir que esta máquina fuera capaz de ser una ventana al presente, pasado y futuro... - dijo el monitor. - Adelante Reclamador, presiónalo si no me crees - dijo el monitor. Josué entonces lo presiono.

 16 de Junio de 2559

El Teseracto, Dimensión Alternativa

Josué se observo a sí mismo a través de una especie de reflejo en un espacio cúbico cambiante. - ¿Donde diablos estoy? - pregunto Josué. - Bienvenido a mi Dominio... - dijo la Custodio. Aquella poseía una figura femenina translúcida, y carecía de piernas. - Tú, ¿Tú no eres?... - pregunto Josué. - Claro que lo soy, Josué... - respondio ella. - Mi nombre es 065 Siren of Tought, custodio del Mundo Escudo 9857 "Eden", pero puedes llamarme simplemente Siren - dijo ella. - Tú me contactaste en sueños, ¿No es así? - pregunto Josué. Ella asintío. - ¿Y donde estamos? - pregunto Josué. - Bienvenido al Teseracto - dijo ella. - ¿El Teseracto? ¿De qué coño hablas? - pregunto Josué. - El Teseracto es un artefacto antiguo construido por mis Creadores, los Forerunner… - dijo Siren. -  Este artefacto, ¿Para qué fue construido? - pregunto Josué. - Mis creadores se vieron al borde de la extinción hace eones, en un desesperado intento de escapar de esta construyeron el Teseracto, ellos descargaban sus consciencias en él y después eran enviados a través del espacio-tiempo hacía otros cuerpos, los Forerunner llamaron a esto “El Gran Viaje”. - dijo Siren. - El Gran Viaje… Una vieja creencia de los Covies… Crei que estaban equivocados… - dijo Josué. - Lo estaban, pero no completamente… - dijo Siren. - ¿Puedes utilizarla y enviarnos a otra época? – pregunto Josué. - Esperaba que preguntaras eso, lo hare… - respondío ella.  Josué entonces se vio a sí mismo atravesar una especie de túnel azulado dentro del Desliespacio, el viaje no duro mucho. 

Josué despertó en un cuerpo extraño, un cuerpo alienígena. Este poseia una forma alargada y carecia de extremidades inferiores, con excepción de unos apéndices parecidos a tentáculos. El observo sus manos y se dio cuenta que eran tenazas con tres dedos, su cuerpo poseia una especie de caparazón azulado metálico, en su espalda, o lo que deberia ser una espalda crecia una especie de apéndice duro que recordaba a una cresta, su cuello alargado terminaba en una pequeña cabeza, la cual se abria en cuatro mandíbulas que recordaban a petálos de flor. Unos pequeños cuernos crecían de la parte trasera de la cabeza, y poseia cuatro ojos alargados. - ¿Qué soy yo? - pregunto Josué. - Eres un miembro de la Gran Raza de los Herederos... - dijo Siren. - ¿Gran Raza de los Herederos? - se pregunto Josué. - Los Forerunner pronto contemplaron que estaban perdiendo la guerra, una guerra contra un enemigo imposible de vencer. Ellos intentaron crear un artefacto, un último recurso para no disparar los Halo, una secta secreta conocida como "La Orden de los Bendecidos", dirigidos por Tempest-Of-Lost-Aeons - dijo Siren. - Ellos intentaron crearon un artefacto para viajar a través del Desliespacio, desgraciadamente este solo permitia viajar hacia el futuro, Fue entonces que ellos construyeron un Teseracto, un cubo tetradimensional capaz de enviar información a través del espacio-tiempo, ellos descargaron sus consciencias y las enviaron en forma de bits cuánticos hacia otros cuerpos que ocupar, ellos cambiaron mentes con los Yuridianos, una especie primitiva de Yuridia, el mundo de los siete soles... - dijo Siren. - Los Forerunner reconstruyeron su civilización, y crearon otro Teseracto que estaba entrelazado cuánticamente con este Teseracto, permitiendo enviar sus consciencias a través del futuro y el presente... - dijo Siren. - Tengo una duda, ¿Por qué no viajaban al Pasado y cambiaban las cosas? - pregunto Josué. - Usar el viaje en el tiempo mediante el Desliespacio es algo impredecible, muy apenas podemos viajar por los lados y hacia adelante, pero no podemos viajar hacia atrás, y aun si pudieramos, podria traer grandes consecuencias, destruir esta línea temporal o crear otra... - dijo Siren. - ¿Pero por qué me seleccionaste a mi? - pregunto Josué. - Tú tienes los Genes de Tempest... - dijo Siren. - ¿¡Qué?! - pregunto Josué, impresionado. - En el momento de tu concepción, Tempest intercambio la mente con tu padre... Momentos después cambiaron de cuerpo nuevamente, lo que te lego un Geas, el Geas de Tempest... - dijo Siren.

Josué en su nueva forma sacudio sus apéndices en forma asustada. - No, no puedo con esta responsabilidad... - dijo Josué. - Tú eres el que esta destinado a cuidar del Teseracto hasta que las circunstancias cambien, pero por ahora eres el único que puede cuidar de él - dijo ella. - No puedo... - dijo Josué. - Ya no puedo más, estoy empezando a malfuncionar, y ya no puedo cuidar del Teseracto... Varias fuerzas vienen tras el Teseracto, primero la Tormenta Remanente, después los Desterrados, atraídos por Wan 'Nandeyee, un infiltrado en las filas de 'Mdama, aviso de la importancia del sistema antes de que ellos llegaran... Pronto más amenazas vendran, y yo ya no estare capacitada para cuidarle, solo tu podras hacerlo por ahora, hasta que otro Guardián llegue - dijo Siren. - La única forma de convencerte sera llevandote al Dominio - añadio Siren. Ella lo guio a través de los pasillos grisáceos de aquella estructura, los cuales recordaban claramenta a la arquitectura Forerunner. Otros miembros de dicha especie se arrastraban y subian las rampas, mientras observaban al jóven. Siren entonces lo llevo a través de un puente en el exterior, el cual conectaba con una Biblioteca. Josué pudo observar en la distancia siete soles azules, así como un paisaje desértico de sal. El llego hacia la Biblioteca y entonces Siren atrajo hacia ella un extraño objeto en forma de libro. Este se abrio y entonces tomo la mano del cuerpo Yuridiano de Josué. - Tú solo relajate... - dijo la Ancilla. Josué presiono y entonces se vio transportado hacia una extraña dimensión abstracta, con formas cambiantes. Josué se reincorporo en su forma humana y camino un poco, a pesar de que no habia un fondo. El veia figuras pasar a velocidades muy rápidas, mientras escuchaba voces de familiares y amigos muertos, estar en aquel lugar le daba una sensación de calma, de paz y tranquilidad. Todas sus preocupaciones y miedos se fueron instantanemente, mientras Josué se dejaba llevar por la corriente. El cerro sus ojos y suspiro, el jóven queria quedarse allí siempre y nunca abandonar aquel sitio, se sentia como si estuviera en casa.

 16 de Junio de 2559

Instalaciones del Teseracto, Superficie Interior, Sephora, Sistema Tallon

Josué observo frente suyo a Exra, Bokrug, Storm, Flipyap y Failsafe. - ¿Qué sucedio? - pregunto confundido. - Estuviste inconsciente por trece horas... - dijo Exra. - ¿Trece horas? Creí que solo pasaron unos diez minutos... - dijo Josué. - No importa, ya estás con nosotros hermano... - dijo Exra, mientras lo abrazaba. Josué al haber estado allí dentro sufrio algun tipo de dilatación temporal, pero en todo el tiempo que estuvo dentro, se sintio como alguien nuevo. Josué entonces se percato de que allí se encontraba Texas, observando. - Parece que aprovechaste el arma que te deje... - dijo Texas. - Nos volvemos a ver... - dijo Josué. Exra solto a Josué y activo su espada de energía, mientras observaba desafiante. - Solo venía a completar mi trabajo - dijo ella. Unos Prometeos la observaban con recelo, mientras ella se acercaba y tomaba el Teseracto. - No, no lo harás... - dijo Josué. - ¿Por qué no? - pregunto ella. - Es un objeto de gran poder, que conlleva una gran responsabilidad, no te lo entregare así por que sí - dijo Josué. - Relajate hombre, quien me envio por el es alguien poderoso, alguien que sabra usarlo para bien, confía en mí, enserio... - dijo Texas. - Yo no confiaría en ella, podría ser peligrosa... - dijo Exra. En ese momento aparecio el Avatar de Siren. - No, dile a Faber que no es necesario... Estara seguro con él - añadio la Ancilla. - Tú... Tú debes ser quien lo cuidaba... - dijo Texas. Bokrug y Exra observaban anodadados, mientras Flipyap cayo desmayado. - Si, pero ya no puedo cuidarlo. Ahora quedara en responsabilidad de Josué, puedes retirarte, no sera en vano, me asegurare que Faber te pague - dijo Siren. Texas entonces hizo una especie de sonrisa. - Bien, pero espero que me dejes salir... Tú barrera no es fácil de evadir - dijo Texas.

El grupo salio de las Instalaciones, mientras Josué volteaba y observaba una última vez a Siren. Ella se despidio con un ademán de sus manos. - Cuidalo... - dijo ella antes de desaparecer su proyección holográfica. - Bien, no se preocupen, expulsaremos a los Desterrados del sistema y les dejaremos ir una vez que queden pocas tropas, pero si vuelven, el Consejo Ecúmenico no les tendra piedad - dijo el monitor. Mientras ellos caminaban por las afueras de la instalación, las enormes pisadas del Giganotyrannus resonaron. La bestia los observo y les rugío. - ¡Mantenganse detrás! - exclamo Exra. Ella encendio su espada de energía, mientras la bestia le rugía. En ese momento, de los árboles emergío Mamá Scarface enfurecida. La bestia era mucho más pequeña, pero estaba decidida a recuperar su territorio y vengar a sus crías. Mamá Scarface corrío contra el Giganotyrannus, mientras lo embestía un poco y lo empujaba. Scarface procedio a morderle en su pierna, pero el Giganotyrannus le dio un golpe con su mandíbula inferior. El Giganotyrannus se dispuso a morderla, pero entonces Riptor rugío y se le abalanzo al Giganotyrannus. Ella comenzo a rasguñar su cuello y entonces con su garra le corto uno de sus ojos. Scarface se reincorporo y lo empujo a través de la jungla, mientras el grupo corría fuera de la escena. Las tres criaturas luchaban ferozmente, pero Riptor y Scarface se las arreglaron para llevar al Giganotyrannus cerca de un acantilado. Scarface le solto un coletazo y entonces lo llevaron cerca del abismo, unas cuantas rocas cayeron cerca de este. El Giganotyrannus volvio a lanzar su rugido bestial, pero entonces una Fauce Trilladora emergio de las rocas. La Trilladora tomo entre sus fauces a la bestia, mientras esta rugía adolorida. La Trilladora procedío a arrastrarla de vuelta hacía su guarida. Riptor observo a Scarface, pero esta ya no estaba interesada en ella. La viuda avanzo a través de la jungla, dispuesta a reclamar sus dominios.

Nuevos Comienzos

 22 de Junio de 2559

Villatanejo, Zona Muerta Eruneana, Sephora, Sistema Tallon

- Bueno, parece que todo ha terminado, finalmente podemos respirar en un ambiente de paz y armonía - dijo Josué. El se encontraba acompañado de Bokrug, Exra, Flipyap y Alondra, mientras los cuatro estaban sentados en una barda. Buck se colo entre las piernas de su amo, mientras se ponía a ronronear en sus piernas. - Ah, finalmente deje de ser parte del Consejo, era un dolor de cabeza... - dijo ella. - Jaja, te comprendo - respondío Josué. - Ya no tendre que soportar los regaños de Hawthorne, prefiero servir a la milicia que nada más - dijo Exra. - Bueno, ahora solo somos los cuatro, como cuando eran de intercambio - dijo Alondra. - Jaja, sí... - dijo Exra. - Recuerdo como todo esto comenzo, hace un año, con la llegada de ese Guardian... - dijo Exra. - Je... Ha sido un largo trayecto, y es un gusto haberlos conocido - dijo Flipyap. Josué mientras tanto tenía el Hipercubo en una caja sobre sus manos. - Bueno, podremos tener una vida normal de nuevo, ¿Cierto? - pregunto Josué. - Casi normal, readaptarnos a esta nueva vida sera díficil - dijo Alondra. - Tenes razón - respondío Josué. - ¿Y tú madre? ¿Cómo ha estado? - pregunto Alondra. - Ya no necesita de medicación por suerte, la mantuvieron bien cuidada allanando un hospital abandonado - dijo Josué.  Mientras tanto, Rasputin se encontraba junto a Hawthorne en una casa dedicada a la funeraria. Ellos se encontraban frente al cuerpo de Cayde, mientras Rasputin tocaba su atáud. - ¿Estás seguro de qué puedes revivirlo? - pregunto Hawthorne. - Su tejido cerebral se mantuvo intacto, podremos usarlo para mapear su cerebro y crear una IA basada en el - dijo Rasputin. - Pero, destruiste el complejo de Tallon, ¿No? - pregunto Hawthorne. - Sí, pero sobre Tallon se encuentra la Estación Sidehopper, podremos crearle un cuerpo sintético allá - dijo Rasputin. - Bien, entonces ve y haz tu magia - dijo Hawthorne. 

Mientras tanto, en la periferia del sistema se encontraban las naves de los Desterrados. Estas habían sido expulsadas por los Prometeos, y al final de la campaña, la barrera desliespacial fue brevemente desactivada por una falla en el sistema. Las naves comenzaron a saltar una a una, mientras el Breath of Anhilation esperaba. Sali se encontraba en el puente de mando, mientras contactaba con Atriox. - Fracasamos en recuperar el Teseracto... - dijo Sali. La imponente figura de Atriox se podía observar en el holograma rojizo, y esta solo denotaba su furia. - ¡¿Cómo pudieron fallar?! - pregunto Atriox. - Los Prometeos atacaron de sorpresa con su fortaleza móvil, aquel mundo escudo en miniatura... lo siento - dijo Sali. - Esto no te perdonara la vida... Pudimos haber usado aquella máquina para aplicar ingenieria inversa, o incluso usarlo para obtener ventaja estratégica sobre nuestros enemigos y doblegarlos desde el pasado, pero nos has hecho perder... - dijo Atriox. - Lo siento señor, pero en compensación he descubierto algo más... - dijo Sali. - Uno de nuestros equipos de excavación descubrío una Luminaria, la cual nos habla de una "Llave del Infinito", un arma que podría acabar con la mitad de la vida en la galaxia... Los Prometeos intentaron recuperarla, pero ellos fracasaron en el intento, podremos usar esta arma en tiempo real para doblegar ejércitos enteros aniquilando a la mitad de los suyos, incluso podriamos doblegar a la mitad de toda la galaxia y fácilmente someterlos... - dijo Sali. - Además, tengo a Zhira, y pienso que querra hablar con ella seriamente... - dijo Kubaxa. - Hmphhh, con tal arma podriamos eliminar toda oposición y ganar una ventaja estratégica de enormes proporciones... Abandonen el sistema Tallon y declarenlo como Zona en Cuarentena, una vez que descubramos este artefacto, seremos imparables... Lleva a la prisionera a los calabozos, ya me encargare de ella... - dijo Atriox, mientras cerraba su puño violentamente. - Pero Atriox, ¿No volveremos por el Teseracto? - pregunto Sali. - Volveremos cuando las circunstancias sean favorables, ahora mismo no seria sensato regresar a un sistema plagado de Prometeos, por ahora sera más sensato ir por la Llave del Infinito, considerando que la UNSC no sabe de ellos, cuando caiga en nuestras manos, podremos doblegar a todas las facciones de la galaxia... - dijo Atriox. El Breath of Anhilation procedío a saltar, mientras la barrera volvía a cerrarse, dejando atrapados a aquellos que estaban dentro del sistema, su nuevo hogar.

F I N

Capítulo Anterior / Capítulo Siguiente

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.