FANDOM


Cooltext283159734656441

Portada - Rompiendo el Pacto

En un Futuro no muy lejano, en nuestra galaxia...

Han pasado meses desde los eventos de la Batalla de la Instalación 03.

El SPARTAN-065 es enviado en una misión importante: Asesinar a un infame líder Covenant

 El cual ha arrasado con sistemas solares enteros.

Si el tiene éxito en aquella misión, podría cambiar la balanza a favor de la humanidad

Pero esta misión sera arriesgada, y 065 tendra que recurrir a la ayuda de una mercenaria Quariana,

un Sangheili de Operaciones Sagradas y un Unggoy para hacerle

frente a las amenazas que mostrara el viaje, con una sola intención: ROMPER EL PACTO.

El Azotador de Mundos

 28 de Agosto de 2558

Órbita Planetaria, Luyten's Folly, Sistema Luyten

Cerca de un año había pasado desde los eventos en la Instalación 03. Gek 'Vadamee sobrevivio gracias a Tali, la cual le ayudo a continuar su campaña contra los humanos. Durante la Segunda Batalla de Requiem, Gek 'Lhar, la mano derecha de Jul había muerto. Gek logro ascender en la cadena de mando y convertirse en su mano derecha. Gek le hizo un juramento a Jul, el prometio que jamas volvería a fallar. Durante la Segunda Batalla de Requiem, habían capturado a una científica humana, cuyo nombre era Dra. Catherine Halsey. Esta doctora los había ayudado en la recuperación de artefactos Forerunner. Gek había cumplido su promesa. Dirigiendo las flotas Covenant, el había destruido decenas de colonias de la medrada humanidad. Planetas enteros fueron cristalizados, sus superficies ardieron, todo lo que habitaba sobre estos había sido vaporizado, y dichos planetas se habían sumido en un invierno nuclear. Fue entonces que Gek se gano el sobrenombre de Azote de la Humanidad. Gek observo desde su puente de mando aquel planeta, conocido como Luyten's Folly, una colonia minera de la humanidad. El planeta había sido bombardeado brutalmente, y su superficie comenzaba a sufrir los efectos de la cristalización. Gek genero una especie de sonrisa de satisfacción al ver arder aquel planeta.

Tali observo mientras el planeta era vidriado brutalmente. - Joder, yo solo quería llevar a cabo el peregrinaje y me veo enrolada en una guerra entre los remanentes de un imperio disfuncional y un gobierno corrupto... - dijo Tali. - Calláte, he ganado mucho en este tiempo, Jul me ha nombrado su mano derecha, y hemos ganado una considerable ventaja contra la UNSC y las Espadas de Sanghelios - dijo Gek. - Pero Gek, no se cuanto más pueda durar en esto - dijo Tali. - Solo necesito tu ayuda una última vez, y te dare algo a cambio para que lo lleves en tu peregrinaje - dijo Gek. - Bien, eso me interesa - dijo Tali. - La ONI y las Espadas buscan mi aniquilación, soy uno de sus blancos primordiales después de Jul 'Mdama, y estoy consciente que enviaran a alguien tras de mi cabeza... - dijo Gek. - Tengo un plan en mente, ¿Alguna vez oíste hablar de Jat-Krula? - pregunto Gek. - Jat-Krula, escuche historias, una especie de línea de cañones de energía, capaces de derribar naves del desliespacio, sí, en una ocasión, una de las naves de la Flota Madre se separo, y fue al desliespacio en busca de ayuda, la nave jamas regreso, y creemos que fue derribada por las Instalaciones - dijo Tali. - Así es, hay unas qué siguen activas, pero se de otra que se encuentra inactiva, ubicada en la estrella Polaris, iremos a ese planeta, y emitiremos una señal falsa, los humanos vendran hacía nosotros, pero debemos asegurarnos que se crean la mentira - dijo Gek. - ¿Y cómo piensas hacerlo? - pregunto Tali. Gek hizo una especie de mueca similar a una sonrisa.

 29 de Agosto de 2558

Base Insurreccionista, Freedom's Progress, Sistema Alerius

El único problema de la Segunda Guerra Humano-Covenant no solo era el Covenant Tormenta. Freedom's Progress era una colonia retirada y silenciosa, un sitio perfecto para que los Insurreccionistas atacaran. La Nueva Alianza Colonial se había formado tras el final de la Primera Guerra. La Nueva Alianza Colonial tenía un fuerte sentimiento Anti-UEG, e instauro su propio sistema de gobierno en distintas colonias. La tensión política entre ambas potencias crecía cada vez más, y algunos pequeños roces militares habían surgido. Una especie de guerra fría, basada en el contrato de mercenarios. Pero la NCA había tenido movimientos recientes, los cuales eran preparativos para un asalto a gran escala, y la ONI creía que estaban relacionados de alguna forma con el Covenant Tormenta. El UNSC Tyr viajo sobre la órbita del planeta, siendo controlado por Echo y un copiloto Frame. - Bien Spartan, hemos detectado una fuerte presencia Insurreccionista en las montañas, creemos que estan traficando armas de alto calibre, bombas de antimateria, armas de plasma, gracias al Covenant Tormenta. - Así que, estan preparandose para una guerra... - dijo 065. - Su hipocresía es enferma, ellos públicamente dicen que buscan la conquista pacífica y de esta forma derrotar al UEG, pero después de esto, no podran ocultar su verdadera cara por mucho más tiempo - dijo Echo. 065 tomo sus armas y se preparo para saltar. - ¿No vendras conmigo? - pregunto 065. - Alguien tiene que volar este trasto - dijo Echo. La compuerta del UNSC Tyr comenzo a abrirse, y 065 entonces salto. El Spartan estaba ejecutando un Salto HAHO, muy cerca de la exósfera. Las dos lunas del planeta eran visibles, y el Spartan comenzo a arder mientras entraba. Su resistente armadura le protegía del calor de la reinserción, pero todavía no estaba preparada para soportar el impacto. El Spartan entonces cruzó las nubes de la atmósfera, y una estela de humo se genero alrededor de el. - ¡Aghhhhhhhhhhh! - exclamo 065. El Spartan entonces se estrello en las montañas, cercano a un grupo de árboles. Había dejado un pequeño cráter de impacto, pero el había escapado de la muerte, al activar el bloqueo de armadura. Este genero un escudo de energía que le permitío amortiguar el golpe de impacto, y evitar que la armadura le dañara. 

Spartan 065 se reincorporo y tomo su rifle de asalto - Bien Sierra, preparate para la misión, adentrate en la base insurreccionista de forma sigilosa - ordeno Echo.  El avanzo sobre el suelo de las montañas rocosas, y entonces se acerco hacía el complejo militar, el cual era bastante similar a una pequeña prisión, con grandes muros rodeandola, y estos poseían alambres enroscados para evitar el acceso de intrusos. Al fondo, era visible una torre de comunicaciones, y en un hangar, un Pelican aterrizo, entregando un cargamento de armas. Entre los que entregaban el cargamento, se encontraba una especie de oficial, el cual saludo de mano a otro. - Ese debe ser el líder insurreccionista... - dijo 065. El camino sigilosamente y tomo el camuflaje activo, el cual lo hizo desaparecer del espectro visible. El Spartan avanzo y entonces se preparo para entrar por una sala de cargamento. Fuera del complejo, se encontraba una especie de zona donde los Insurreccionistas dejaban cargamento, fuera del complejo. Posiblemente era con la intención de deshacerse de esta, había unos cuantos vehículos de carga, y entre estos, se encontraba una especie de Mecha, el cual era conocido como Cyclops. - Oye, ¿Crees qué con estas armas podamos derrotar a la UNSC? - pregunto un marine. - Eso espero, mi esposa e hijo merecen mejores condiciones que vivir bajo un régimen imperialista, acabaremos con ellos y su UEG - dijo otro marine insurreccionista. 065 entonces arrojo una piedra, y uno de estos volteo. - ¿Hay alguíen allí? - pregunto uno de ellos. Este se arrojo con su rifle de asalto en alto, y se metio entre la vegetación. - ¿Encontraste algo? - pregunto el otro marine. Este no recibio respuesta. Entonces, 065 lo tomo y tapo su boca, mientras le hundia un cuchillo en su cuello. - Lo siento, órdenes son órdenes - dijo 065. El sintio remordimiento por haber asesinado al insurrecto, ya que tenía sus motivos para pelear, pero tenía que seguir órdenes. 065 tomo una tarjeta de acceso, y el abrio la compuerta. El Spartan se acerco sigilosamente hacía donde se encontraba el líder Insurreccionista.

Mientras avanzaba, un Marine Insurreccionista traía consigo una especie de lata de píntura mientras subía unas escaleras del complejo, las cuales daban hacía la sala de comunicaciones. - ¿Para qué queremos un bote de pintura? - pregunto un marine. - Mañana en la mañana filmaremos un vídeo de propaganda, y hoy empezare a vandalizar letreros del UEG, pondre como "We destroy Earth" en vez de "We Are Earth", ¿Qué opinas? - pregunto el Insurreccionista. Este por error se resbalo y la lata de pintura cayo por los aires, una buena cantidad de esta cayo sobre 065. Los Insurreccionistas observaron, y entonces su camuflaje activo se desactivo. - ¡La UNSC ha enviado uno de sus asesinos! ¡Acaben con el! - exclamo el líder insurreccionista, cuyo nombre era Miles Morales. Los Insurrectos comenzaron a abrir fuego, mientras 065 esquivaba los disparos. El arrojo unas granadas de humo, las cuales estallaron e impidieron la visión del enemigo. - ¡No puedo ver nada! - exclamo un Insurrecto. 065 activo su VISR y tomo su rifle de asalto, disparando a los blancos marcados en este. Los marines Insurreccionistas apenas podían hacerle frente, y muchos de estos morían acribillados por las balas. Un marine desenfundo un baston eléctrico y trato de golpearlo, pero 065 tomo el baston con sus manos y lo rompio. Después le propino un golpe en su rostro, destrozandole los huesos internamente. Otro marine intento hundirle un cuchillo, pero 065 le propino un codazo en el estómago. El marine escupio y vomito sangre, antes de caer en el suelo. 065 tomo dos subfúsiles y comenzo a disparar contra los insurreccionistas desorientados, mientras descargaba su ira en los disparos. - ¡Ahhhhhhhh! - exclamo mientras disparaba. El humo comenzo a disiparse, y observo al líder insurreccionista huyendo. 065 tomo una magnum y disparo en su pierna, incapacitandolo. 

El Spartan se acerco hacía donde se encontraba, mientras Miles lanzaba un desgarrador grito de dolor. El poseía una piel morena, una barba negra, y un parche en el ojo izquierdo. - ¿Quíen te entrego las armas? - pregunto 065. - Maldito hipócrita... El UEG decía que lo haría de forma diplómaticamente... - dijo Miles. - La ONI no siempre récibe ordénes del UEG o la UNSC, si sus objetivos intervienen con el simple objetivo de la ONI, actuamos bajo nuestra jurisdicción - dijo 065. - ¿Qué objetivo? - pregunto Miles. - Asegurar la supervivencia de la humanidad, cueste lo que cueste - respondió 065. - Solo dime, ¿Quíen te vendio las armas? - pregunto 065. - Gek 'Vadamee, prometio que nos ayudaría a acabar con el UEG... - dijo Miles. - ¿Tienes registros de comunicación con el? - pregunto 065. - En la torre de comunicaciones... Sí... - respondio Miles. - Es todo lo que quería escuchar - dijo 065. El tomo su magnum, y disparo en la cabeza de Miles. 065 avanzo por las escaleras, y entonces recibio un disparo de magnum. 065 respondio y alcanzo a un humano. - ¡Ahu! ¡Viejo! - exclamo adolorido. 065 disparo y atraveso su cráneo, dejando la pared manchada de sangre. 065 tomo un chip de datos y comenzo a descargar toda la información insurreccionista en la base, para después abandonar una vez que se copio toda la información útil. 065 abandono la base, y el UNSC Tyr llego a recogerlo.

 3 de Septiembre de 2557

Órbita Planetaria, La Tierra, Sistema Solar

Spartan 065 le había enviado al Agente Mortum los datos que recolecto de la Nueva Alianza Colonial en aquel planeta. Entonces este se comunico poco después por medio de un holograma. - Spartan 065, he analizado los datos que envio, hiciste un buen trabajo allí - dijo Mortum. - No es algo de lo que me sienta orgulloso - dijo 065. - Eso no es de mi incumbencia - dijo Mortum. - He descubierto una grabación de las comunicaciones entre Miles, y Gek - dijo Mortum. - Así qué, es cierto... - dijo 065. Entonces Echo generon un holograma del archivo. - Morales, nuestra pequeña alianza contra la UNSC se retrasara un poco, mi flota ha sufrido daño por una tormenta solar, y tuvimos que movilizarnos hacía lel sistema Polaris, pero a pesar de eso haremos llegar nuestro envío - dijo Gek. El holograma se termino, y regreso Mortum. - Parece que Gek se ha movilizado al lejano sistema de Polaris, tuvimos durante un tiempo una base científica en el planeta de Demetria, donde habíamos descubierto la presencia de artefactos Forerunner, pero nos vimos obligados a abandonarla hace unos años debido al hóstil clm, parece que Gek ha aprovechado la poca presencia de la UNSC en el planeta y se ha establecido en este, es nuestra oportunidad para eliminar a Gek 'Vadamee - dijo Mortum. - Bien, entonces, la misión es infiltrarme en el sistema y eliminar a Gek - dijo 065. - Exactamente, y destruir su flota entera, pero no iras solo, las Espadas de Sanghelios también buscan la eliminación de este, así que iras con dos agentes, sus mejores asesinos... - dijo Mortum. - Bien, cumplire la misión - dijo 065. Mortum hizo una especie de sonrisa. - Claro que lo haras... - dijo Mortum. La transmisión se corto, y entonces entro una figura de dos metros, ligeramente más alto que 065. - Mucho gusto humano, soy Zuka'Vadam, leal asesino del Inquisidor - dijo un Sangheili en armadura Ultra. Esta venía acompañado de un pequeño Unggoy de 1.50 metros de alto. - Este de aquí, es Dadab, mi fiel amigo y acompañante - dijo Zuka. - Hola - dijo el Grunt. - Bien, tendremos que cooperar para asesinar a Gek, suena interesante, jamas he cooperado con un alienígena - dijo 065. - Yo he cooperado con humanos en el pasado, tu especie me incito a abandonar el Covenant, si no fuera por ellos, hubiera muerto en el Gran Cisma, es los agradezco - dijo Zuka. - Bien, la Operación: BREAKING THE COVENANT se ha iniciado - dijo Mortum.

Fuego y Hielo

 8 de Septiembre de 2557

Sala de Control, Eira-Neve, Sistema Polaris

Varios cruceros Covenant se encontraban en la órbita de aquel planeta helado, orbitando Polaris, una estrella múltiple. Polaris es orbitada por otras dos estrellas más pequeñas, la enorme estrella amarillenta iluminaba varios planetas en aquel sistema. En el borde del sistema, existía un planeta conocido como Eira-Neve por los Forerunner. El Undiminished Entelechy y sus naves hermanas se encontraban orbitando aquel gélido mundo, y varias naves fueron desplegadas en su superficie. Gek 'Vadamee descendio en un Phantom, acompañado de Haka y Tali. - Diacóno Pipap, ¿Las Operaciones de excavación han continuado? - pregunto Gek. - Sí, mis nuevos y poderosos Beam Goblin han hecho bien, pero no hemos desbloqueado la activación de las Instalaciones principales - dijo Pipap.

Gek, Tali, Haka y Pipap llegaron hacía una especie de enorme estructura triangular, y había un acceso hacía esta. La estructura llevaba hacía una sala de control subterránea, donde se podía manipular la instalación. Había hológramas Forerunner que mostraban una especie de cañones de energía dispersados a lo largo del planeta. El planeta se encontraba cubierto de hielo, chatarra, y gélidas tormentas de nieve. - Esas deben ser las instalaciones de la línea... - dijo Gek. - ¡Ordenen a todas las naves a adentrarse en la atmósfera! - ordeno Gek. Los cruceros CSS y CRS sobre la órbita entraron en la superficie planetaria, mientras Gek se encontraba analizando los paneles. - Estos paneles activan la Instalación de Jat-Krula 5-8, pero las estructuras Forerunner solo pueden ser activadas por esos "falsos reclamadores" - dijo Gek. - Sabía que estaríamos ante este dilema, así que traje esto... - dijo Tali. Ella tomo una especie de contenedor gravitatorio, que mantenía una mano humana diseccionada perfectamente, sin rastro de sangre alguno. - ¿Cómo la conseguiste? - pregunto Gek. - Partes clonadas humanas se venden en el mercado negro, no fue díficil conseguirla - dijo Tali. Tali tomo la mano del humano clonado, y entonces se la entrego a Gek. Este la puso en el panel, y la azoto. Un fuerte terremoto se sintio en la instalación. - ¿Qué esta sucediendo? - pregunto Pipap. - Hemos activado las Instalaciones... - dijo Gek, sorprendido.

En la distancia se podía observar una especie de torres de energía con un aspecto alargado, las cuales poseían una parte principal, y después tres catalizadores pequeños que se mantenían flotando sobre esta. Dentro de estos, se encontraba un orificio por el cual la energía se transmitía. Las torres entonces se activaron, preparandose a disparar. En lo profundo del planeta, en una habitación Forerunner simétrica, se encontraba una especie de monitor. El monitor se reactivo, y su ojo emitía una luz de coloración amarillenta. El movío su ojo, y entonces analizo la instalación. - ¡Han activado la Instalación! ¡Intrusión no permitida! ¡Debo notificar a Faber! - exclamo el monitor. El ojo del monitor entonces se activo torno de color rojizo. - Es hora, de acabar con los intrusos... - se dijo a si mismo. En ese momento, del suelo nevado del planeta, comenzaron a emerger enjambres de centinelas. Los Centinelas defensores tenían un aspecto alargado, con dos pares de alas y una luz en el centro de sus rectangulares "cuerpos". Estos fueron acompañados de centinelas de un aspecto más cuadrado, los Enforcer. Del suelo, emergieron una especie de centinelas de aspecto cúbico, con tres ojos. Estos se arrastraban mediante tentáculos. - Objetivo principal: Capturar Intrusos - dijo el centinela.

 8 de Septiembre de 2557

Órbita Planetaria, Eira-Neve, Sistema Polaris

El UNSC Tyr se encontraba viajando a tráves del desliespacio. Echo y el copiloto Frame se encargaban de controlar la nave, la IA era tan avanzada que podía hacer lo que al menos una tripulación debería haber hecho para mantener esa nave. - Bien, saldremos en unos minutos del desliespacio - dijo Echo. - Bien, qué me estoy aburriendo de observar el desgarramiento espacio-temporal azul - dijo 065. - Calma humano, tienes que ser paciente, eventualmente cumpliremos nuestra misión - dijo Zuka. Los dos minutos pasaron, y entonces el desliespacio se había tornado de color rojo. - ¿Pero qué? - se pregunto. - No es normal que el desliespacio sea rojo, a menos qué nos esten forzando a salir de este... - dijo Dadab. Una sacudida golpeo la nave. - ¡Algo nos ha golpeado! - exclamo Echo. - ¿Cómo es posible? - pregunto 065. - No se, un rayo de energía nos ha dado - exclamo Echo. - Jat-Krula... - dijo Zuka, aterrado. La nave entonces salio del desliespacio sobre Demetria. La nave comenzo a ser arrastrada por la gravedad del planeta, y entonces entro en la atmósfera. La nave comenzo a arder mientras esta estaba entrando en la atmósfera. - ¡065! ¡'Vadam! ¡Dadab! ¡Debemos salir! - exclamo Echo. 065 quito el chip de Echo de la nave y abrio una compuerta. La nave se destartalo tanto que incluso las alas comenzaron a arrancarse, así como otros trozos de metal. Algunos se estrellaron y causaron pequeñas explosiones. 065 tomo un rifle de asalto, unas cuantas granadas, una magnum, un cuchillo, y un chip para grabar. 065 se puso el chip de datos donde viajaba Echo y entonces se arrojo. - ¡Yi-ha! - exclamo Echo. - ¿Cómo se siente? - pregunto 065. - Mis matrices se han estímulado, y me han impulsado a tener un efecto similar a la adrenalina - respondió la IA. Poco tiempo después, Zuka se les unio. - ¡Odio qué suceda esto! - exclamo Zuka. - ¿Asustado 'Vadam? - pregunto 065. - Ni un poco... - respondió. - ¡Claro que esta asustado! ¡Se orino en su armadura! - exclamo Dadab. - ¡Silencio Dadab! - le ordeno Zuka. El UNSC Tyr se estrello primero que ellos, y 065 activo unos propulsores en su armadura. La explosión causada no fue tan grave, pero si fue destructiva. - John se enojara con nosotros después de esto - dijo 065. - Eso ya lo se... - dijo Echo. Zuka cayo en el suelo junto a Dadab, y el activo el poderoso escudo de energía, bloqueando su armadura. - Interesante, tus escudos son más avanzados que los nuestros - dijo 065.

 8 de Septiembre de 2557

Cementerio de Naves, Eira-Neve, Sistema Polaris

Ellos se estrellaron en una especie de restos de una antigua nave alienígena. - Parece que no fuimos las primeras víctimas de esta Instalación... - dijo Echo. La nave fue escaneada por Echo en ese momento. - Las pruebas indican que tiene al menos, cinco millones de años, debieron pertenecer a una especie no identificada de la que solo queda esta nave - dijo Echo. Spartan 065 avanzo mientras los copos de nieve caían sobre el lugar. A lo lejos, se podían observar los restos del UNSC Tyr. 065 avanzo y observo otras naves estrelladas, muchas de ellas de aspecto alienígena. - ¿Sabes algo de este planeta? - pregunto 065. - No mucho, la UNSC monto una base de investigación sobre el planeta, pero se vieron obligados a abandonarla por el peligro de que el Covenant llegara - dijo Echo. Entonces mientras avanzaban, escucharon una especie de sonido a lo lejos. - ¿Qué fue eso? - pregunto 065. - No se, pero suena como... ¿El canto de una ballena? - dijo Echo, indignada. - Debe de ser, una criatura marina gigantesca, como las que pescaba con mi padre en Sanghelios - dijo Zuka. - Qué no sea un octópodo... por favor, no... - dijo Dadab. - ¿Octópodo? - pregunto 065. - Una criatura de Balaho, recuerdan a cualquier octópodo de la tierra, excepto que estos son organismos artropoides gigantescos - dijo Zuka. Ellos avanzaron y observaron entre el hielo y los glaciares, una especie de óceano de agua fría. La inmensa cola de una criatura acuática emergío, era similar a la de una ballena, pero poseía una piel blanca y tersa. Aproximadamente la cola medía unos quince metros. - ¿Qué es eso? - pregunto 065. - Definitivamente no es una ballena, es extraño, creímos que el planeta no debería albergar vida, más que algunos organismos microóscopicos... - dijo Echo. - Eso no importa ahora, hay que irnos - dijo 065. Los cuatro avanzaron por la superficie helada, mientras buscaban la presencia Covenant.

Un disparo de plasma fue descargado sobre un centinela, destruyendolo. El Sangheili portador del arma rugió, mientras enfrentamientos similares sucedían. Los Covenant abrían fuego contra los enjambres de centinelas, intentando repelerlos. - ¿Cómo despertaron estos centinelas? - pregunto Gek. - No lo se Gek, tal vez por que alguien quiso activarla - dijo Gek. - ¡Tu la activaste indirectamente! - exclamo Gek. Ella disparo con su pistola Quariana contra un centinela, destruyendolo. Las cargas de plasma eran disparadas contra los Centinelas, y muchos de estos eran destruidos. Los Centinelas disparaban sus rayos de haz caloríficos contra el suelo. Un Kig-Yar disparo y con su rifle atraveso a un centinela dorado. El Kig-Yar rugio de la emoción. Las fuerzas Covenant seguían movilizandose entre la chatarra, disparando contra las fuerzas enemigas. - De todas las cosas que los Forerunner dejaron atrás, los Centinelas son los más inútiles - dijo Gek. Un Sangheli abría fuego con un cañon de combustible y destruyo un enorme centinela Enforcer, el cual intento activar escudos de energía similares a los de un Jackal, pero fue destruido. Los Banshee se enfrentaban a los Centinelas, y algunos Phantom llegaban a desplegar tropas. Las ráfagas de plasma de los Phantom lograron destruir a varios de los Centinelas. - ¡Estamos obteniendo terreno! - exclamo Pipap. El Poderoso Goblin había sido modificado, y ahora poseía escudos de energía que lo protegían. Pipap disparo con un poderoso cañon de plasma, similar al de un Scarab, y destruyo un grupo de centinelas. Este dio un salto con sus propulsores antigravitatorios y golpeo el suelo, generando una fuerza gravitatoria poderosa que arrojo a los Centinelas. - ¡Coman fuego pedazos de chatarra! - exclamo Pipap. Pero en ese momento, una especie de silbido se escucho. Enormes centinelas cúbicos con una especie de tentáculos llegaron, y aquellos comenzaron a tomar soldados del Covenant. - ¡Retirense! - ordeno Tali. Los Covenant abrían fuego contra aquellos centinelas, conocidos como Gatherer. Aquellos enormes centinelas traían detras de ellos un tanque donde metían a los especímenes capturados. Los Gatherer tomaban a varios de los Covenant, y muchos de estos huían aterrorizados. Gek encendio su espada de energía, y con ella rebano los tentáculos de un Gatherer. El evito ser capturado y logro cortar varios, pero entonces otro logro tomarlo por el pie. - ¡Agh! ¡Maldito pedazo de chatarra! - exclamo Gek. El Gatherer introdujo al líder Covenant en el tanque, y los disparos continuaban. Tali abría fuego pero entonces un tentáculo la sujeto y la introdujo. - ¡Nooooo! ¡Noooo! ¡No a mi! - exclamo Pipap. El disparaba con su Goblin mejorado, pero los tentáculos lo tomaron y comenzaron a desgarrarlo. Pipap disparo su rayo del Goblin, pero lograron evitar el daño los tentáculos. El tentáculo logro finalmente arrancar las partes del Goblin y desactivar su escudo. - ¡No otra vez! - exclamo enfurecido. El tentáculo rompio la cabina y tomo al Diácono, introdujendolo en su tanque.

Spartan 065, Zuka y Dadab avanzaron en una llanura cubierta de chatarra. Allí había varios cuerpos de los Covenant, y Centinelas destruidos. - ¿Qué coño paso aquí? - pregunto 065. - Los Centinelas acabaron con las fuerzas de la Tormenta, bien, nos han quitado el trabajo sucio - dijo Zuka. Dadab avanzaba temblando. - Tengo miedo - dijo el pequeño Grunt. - Relajate, ya paso lo peor - dijo 065. - Detecto señales de movimiento, parecen ser grandes objetos - dijo Echo. Zuka encendio su espada de energía y 065 levanto su rifle. Entonces de entre las montañas de chatarra, un Gatherer inmenso emergio. - ¿Qué carajo es eso? - pregunto 065. - Parece algun tipo de Centinela diseñado para capturar prisioneros - dijo Zuka. Spartan 065 comenzo a abrir fuego constantemente, pero no se veía dañado. - ¡Ustedes corran! - exclamo 065. Zuka y Dadab disparaban con un rifle de plasma mientras huían. - Carajo... No funciono la estrategia de distraerlo - dijo 065. El comenzo a correr en un desesperado intento de escapar, pero el Gatherer lo tomo con sus tentáculos y lo zárandeo por los aires sin mucho esfuerzo. El centinela lo intrudojo en su "boca" y lo deposito en su tanque. Este después escáneo el terreno, y se alejo. - ¿Qué haremos ahora Zuka? - pregunto Dadab. - Hay que seguirlo - respondió Zuka. El arrojo un dispositivo rastreador, el cual se adhirío al Gatherer. - Oh, como en los viejos tiempos - dijo Dadab. - Así es, muajajajajajjajajaja - respondió, mientras reía con una carcajada malévola. Dadab lo siguio en su carcajada. - Al fin entiendo por que nos reímos - dijo Dadab.

Escape de Eira-Neve

 9 de Septiembre de 2557

Laboratorio del Monitor, Eira-Neve, Sistema Polaris

Spartan 065 desperto en una especie de contenedor Forerunner, en una especie de enorme laboratorio, donde había cientos o millones de cápsulas, así como aquellos inmensos centinelas flotando por los aires. - ¿Donde estoy? - se pregunto. - Estamos, recuerda que sigo contigo - dijo Echo. En ese momento, un pequeño monitor apareció, el cual tenía un ojo rojo. - ¿Tú eres el monitor? - pregunto. - Así es, mi nombre es 084 Hopeless Love, el monitor de la Instalación 5-8 de Jat Krula - dijo el monitor. - Soy un reclamador, ¿No quieres liberarme? - pregunto 065. - Para nada, son especímenes muy interesantes, y hoy estoy de buenas para hacer una disección - dijo el monitor. - ¿Qué? ¿Pero de qué coño hablas? - pregunto 065. En ese momento, una enorme pinza aparecio y tomo un Kig-Yar. - ¡Ayuda! ¡Ayuda! - exclamo el alienígena. Este estaba sobre una especie de tablero Forerunner, el cual se encontraba levitando. Otras pequeñas pinzas surgieron y tomaron equipos quirurgícos. - ¡No! ¡Ayudenme! - exclamo el Kig-Yar. 065 entonces se dio cuenta que estaba atrapado junto a el Diácono Pipap, Gek 'Vadamee, y Tali 'Zorah. - ¿Humano? ¿También tú? - pregunto Gek. - No pregunten - dijo 065. Entonces las pinzas comenzaron a tomar aparatos de cirugía y diseccionar al Kig-Yar frente a ellos. El Jackal rugía del dolor, mientras sus órganos internos eran expuestos. - ¡Parenlo! ¡Parenlo! - exclamo el Kig-Yar. Entonces el monitor activo una especie de rayo tractor y con este separo al córazon. El Jackal entonces lanzo un agudo chillido, y cerro los ojos. - Interesante espécimen - dijo el monitor. Las pinzas, tán rapido como lo diseccionaron, procedieron a disparar una especie de láser, los cuales hicieron que el tejido volviera a juntarse. - ¡Tú estas para que te encierren!  - exclamo 065. - Es divertido diseccionar formas de vida, es el mejor pasatiempo que puedo tener aquí - dijo el monitor.

Zuka 'Vadamee y Dadab avanzaron entre el hielo y los escombros de naves. Una poderosa y fuerte tormenta de nieve comenzo a caer sobre el sitio. - ¡Odio los planetas helados! - exclamo Dadab. En ese momento, una especie de figura fue divisada entre la tormenta, parecía medir casi tres metros de alto. - ¿Pero qué?... - se pregunto Zuka. Fue que entonces emergio la gigantesca figura de Haka 'Barutamee. El Sangheili lanzo un rugido de furia, y cargo con su martillo gravitatorio. Dadab esquivo el golpe, y rodo cerca de una pila de chatarra. Zuka disparo continuamente con su carabina, pero Haka apenas recibia daño. El Sangheili volvio a cargar con su martillo gravitatorio. Zuka activo su espada de energía y lanzo un rugido. Los dos se quedaron quietos, y Haka mientras respiraba exhalaba el vapor. - ¡Esperen! ¡Tenemos un enemigo en común! - exclamo Dadab. - Es cierto, el verdadero enemigo son los centinelas - dijo Zuka. - Ah, Centinelas... Abducir... Gek - dijo Haka. - Abducieron a Gek, tal vez podamos cooperar para llegar hacía el - dijo Zuka. Haka respondió con un rugido, pero Dadab intervino. - Nosotros también tenemos un amigo que fue atrapado por los Gatherer - dijo Dadab. - Cooperar....Bien... - respondió Haka. - Eso es grandullón, hay que seguir la señal, pegue un rastreador a una de esas cosas, y los depositaron en lo que creo es un inmenso tórreon - dijo Zuka. - Bien... Ir... Allá... - respondió Haka. Zuka entonces avanzo hacía adelante, seguido de Dadab y Haka. Este volteo, creyendo que algo lo seguía. Una especie de criatura bípeda los observaba, pero esta poseía un pelaje blanco y carecía de brazos. La criatura corrío en cuanto los vío.

- Espera, ¿Por qué haces esto por aburrimiento? ¿Y por qué decidiste capturar especimenes? - pregunto Echo. - Mmm, bueno, les explicare mi historia, hace sesenta y cinco millones de años, los Forerunner construyeron estas instalaciones en un intento de detener a la Infestación, Jat-Krula detectaba naves que intentaran cruzar por el desliespacio, y disparaba poderosos rayos de energía que entraban en este, y viajaban hacía aquella zona del desliespacio, contraparte de la del mundo real, y entonces, los rayos de energía derribaban a la nave mientras se encontraba cruzando aquella región del desliespacio, provocando que se estrellara en el planeta, así evitabamos que la Infestación cruzara - dijo Hopeless. - Pero ese funcionamiento no tiene sentido, o al menos para nosotros, es como si fuera, más que simple tecnología... - dijo 065. - Lo creas o no, sigue siendo una especie de tecnología avanzada. Arthur C. Clarke alguna vez dijo "Cualquier tipo de tecnología muy avanzada, podría ser confundida con magia" - dijo Echo. - Las Instalaciones se encontraban desperdigadas por una buena parte de la galaxia, formando una especie de círculo defensivo alrededor de esta, pero al final no fue efectivo, y se tuvieron que desactivar muchas al final de la guerra, solo pocas quedaron operativas. Mi instalación quedo desactivada, y por aburrimiento decidi diseccionar espécimenes de una especie nativa que se alimentaba de peces y criaturas subterráneas, creo que actualmente solo quedan dos o tres individuos en todo el planeta, pero estuve esperando a que la vida inteligente llegara, y reactivara la Instalación, permitiendome diseccionar más que una especie primitiva, quería estudiar formas de vida complejas, y efectivamente, lo han hecho, ahora podre diseccionarlos a ustedes primero, y después las naves traeran más y más espécimenes, ¡Nunca volvere a aburrirme! - dijo el monitor. - Eres un enfermo... -dijo 065. - No soy enfermo, no soy bueno ni malo, simplemente la moral humana es algo irrelavante para mí - dijo el monitor. - Bien, escogere a mi siguiente espécimen, ¿Quíen se ofrece? - pregunto el monitor. Los sujetos observaban, y la estructura quedo en silencio. - Diseccioname a mí - dijo Tali. - ¿Estas loca? ¿Acaso quieres morir? - pregunto Gek. - No, claro que no... - respondió Tali. Un Gatherer la saco de su contenedor y la puso en el mismo tablero gravitatorio. Una especie de cadenas de energía atraparon a la Quariana, y los aparatos se prepararon para diseccionarla. - ¡Espera! ¡Quisiera hablar contigo! - exclamo la Quariana. - De qué... - pregunto ella. - ¿Los Forerunner, como trascendieron en el Gran Viaje? - pregunto Tali. - El Gran Viaje... Ah, eso es incomprehensible, incluso para mí - dijo el monitor. - ¿Eso implica, qué ascendieron a otro plano? - pregunto Gek. - Probablemente, teorizo que trasladaron sus consciencias hacía el futuro, no estoy seguro como, pero lo lograron - dijo el monitor. - Parece que las teorías del Covenant no eran tan descabelladas - dijo 065. - Si, pero definitivamente no fue usando los Halo - dijo Echo. En ese momento, una explosión ocurrío. Varios contenedores vacíos fueron arrojados, y entonces hubo disparos. Los Gatherer entonces abrieron fuego contra los intrusos, pero estos abrieron fuego con uno de los cañones de un Hunter, disparando llamaradas de gel incendiario. - ¡Presencia de intrusos! ¡Inaceptable! - exclamo el monitor. Haka entonces apunto con su martillo gravitatorio, y disparo un pulso gravitatorio contra este, arrojandolo. El monitor se estrello y rompio unos contenedores. Ellos caminaron por una pequeña estructura plana, la cual era una especie de balcón. Frente a ellos, se encontraban los contenedores de los líderes Covenant, y 065. - ¡Usa el martillo para atraerlos Haka! - exclamo Zuka. El martillo de gravedad entonces genero un pulso tractor, el cual atrajo los contenedores y los rompio. En ese momento, Tali forcejeo y logro liberarse de las celdas de energía. Ella se agarro del tablero, y su peso provoco que se ladeara. Gek se levanto, junto con Pipap y 065. - ¡Tali! ¡Toma mi mano! - exclamo Gek. Ella extendio su brazo, pero no logro alcanzarlo. Un tentáculo de un Gatherer la tomo en ese instante. Haka disparo otro pulso gravitatorio y arrojo al Gatherer. Tali cayo hacía el abismo. - ¡No! - exclamo Gek. Haka utilizo el pulso tractor y entonces atrajo a Tali, regresandola hacía aquella saliente. - ¡Esto es inaceptable! - exclamo el monitor. - Acepta esto... - dijo Zuka. Dadab disparo con un cañon de combustible, arrojandolo por el abismo. - ¡Muevanse! ¡Tenemos que irnos! - exclamo Zuka.

Cementerio de Naves, Eira-Neve, Sistema Polaris, 9 de Septiembre de 2557

Los sobrevivientes salieron de la estructura y emergieron por una cueva, dejando atrás la inmensa torre Forerunner de aspecto rectangular. - ¿Y ahora qué? - pregunto Gek. - Se supone que veníamos a acabar con su operación en el planeta, pero ahora debemos desactivar a ese monitor rampante, si sigue suelto por allí, podría capturar y derribar más naves que usen una ruta desliespacial cercana a Polaris - dijo Zuka. - Tenemos que trazar un plan para regresar a la Sala de Control, pero primero debemos irnos, esos Gatherer nos estan buscando... - dijo Gek. Los Gatherer exploraban sobre el terreno, buscando a los prisioners que escaparon. Las naves Covenant seguían esperando en la órbita, enviando Phantoms de búsqueda. - Han cortado las comunicaciones, debemos restablecerlas - dijo Zuka. - Bien, hay que movernos - dijo Gek. Los sobrevivientes avanzaron entre la tormenta de nieve, la cual se intensificaba por cada momento que pasaba. El grupo se alejo de las estructuras Forerunner y naves derribadas, y llegaron hacía una zona costera, donde en la lejanía se observaban las Instalaciones de la Línea emergiendo del óceano. - ¡Hay que ir a la cueva! ¡Ahora! - exclamo Zuka. El grupo avanzo y entro hacía la cueva oscura, donde no entraba la tormenta. - Odio estar en estas condiciones - dijo Gek. Tali se dispuso a apilar piedras para generar una fogata. - ¿Esperas crear fuego con piedras? - pregunto Echo. - Sabes que no son buen conductor del fuego, ¿No es así? - pregunto Echo. - De eso estoy consciente, no soy tonta - dijo Tali. Ella tomo de su bolsa una especie de ramas que tenía. Ella las coloco y entonces froto dos piedras, la friccíon resultante arrojo una chispa que encendio las ramas. - Una estrategia de supervivencia primitiva, pero efectiva - dijo Gek. - Bien, hemos desatado el caos al haber activado esa estructura, así que debemos de encontrar una forma de acabar con el monitor - dijo Gek. Zuka activo una especie de holoproyector en el suelo, y mostraron un holograma de la Sala de Control. - Esta es la sala de activación, excavada de la nieve por los Goblin de Pipap, pero se ha convertido en un sitio infestado de enjambres de Centinelas - dijo Zuka. - Debemos trazar una estrategia para romper la formación de los Centinelas - dijo Zuka. - Podríamos usar un dispositivo EMP, y de esta forma aturdiriamos a los centinelas brevemente, así conseguíriamos entrar en la estructura - dijo Echo. - Sí, pero no tenemos uno a la mano - dijo Gek. - No, pero podemos buscar en las piezas de tecnología alienígena destartalada - dijo Tali. - Tienes razón... - dijo Zuka. - Bien, Pipap y Dadab tendran que colaborar en una distracción, posteriormente, Tali y 065 tendran que utilizar el dispositivo, después nos adentramos en la estructura y desactivamos la Instalación, la señal obligara a los centinelas a entrar en estado durmiente, y así podremos salir de este maldito planeta - dijo Zuka. - Suena interesante tu plan - dijo Gek. - ¡Bien! ¡Mañana en la mañana nos pondremos a trabajar! Hoy debemos descansar - dijo Zuka.

El grupo se encontraba dormido, alrededor de la fogata. Tali se quedo pensando en las cosas. ¿Estaba haciendo lo correcto al hacer el peregrinaje con una facción que buscaba la aniquilación de varias especies?. Ella no sentía estar haciendo lo correcto. - Oye, ¿Estas bien? - pregunto 065. - No totalmente - respondió Tali. - Solo que no me siento correcta de estar haciendo esto, al principio creí que someterte sería una forma de llevar algo a mi peregrinaje, pero el tiempo que paso con Gek me hace demostrar que trabajar con el Covenant no es bueno, he visto mundos enteros arder - dijo Tali. - Mira joven Quariana, tu deberías seguir lo que creas correcto - dijo Echo. - Cuando esta mierda acabe, tu debes escoger tu destino - dijo 065. El Spartan se quito su casco y la observo. Tali detras de su máscara había generado una sonrisa. - Gracias Spartan - dijo ella. 065 le dio una palmada y camino dentro de la cueva, con el casco en manos. - ¿Por qué la ayudas? Te pateo el trasero hace un año, ¿Recuerdas? - pregunto Echo. - El enemigo de mi enemigo, es mi amigo - dijo 065. - Espera... ¿La misión de asesinato? - pregunto Echo. - Podría sernos útil - dijo 065. - Inteligente, estuve a punto de sugerirte esa idea - dijo Echo. - Bueno, me adelante - dijo 065. En ese momento, una especie de gruñido se escucho en la cueva. Tali tomo su rifle Quariano y apunto. - Mierda, yo solo quería orinar - dijo 065. El se puso su casco y se levanto, con su arma cargada. Una especie de criatura sin brazos apareció, poseía un pelaje blanco y dos ojos negros. Aquella criatura bípeda era vagamente la humanoide. - ¿Qué coño es eso? - pregunto 065. Tali apunto con su rifle. - ¿Alguna forma de vida nativa? - pregunto ella. - Parece ser una criatura mamiferoide que habita las cuevas, interesante, es ciega y puede detectar mediante la ecolocalización, interesante - dijo Echo. - Posiblemente deben estar en extinción, digo, solo hemos visto un espécimen en todo el terreno, posiblemente la caída de naves alienígenas debe de ser la causa de la disminución de su población - dijo Echo. - Supongo que el monitor debe estar involucrado, digo, menciono que le encantaba diseccionar especies - dijo 065. - Tal vez, considerando el estado en el que termino la especie, posiblemente se sumergieron bajo tierra, pero deben de ser escasos  - dijo Echo. La criatura medía casi dos metros, y Tali decidio acariciarla. - Eso es muchacho, calma... - dijo Tali. En ese momento, la criatura observo aterrada detrás de ellos. Zuka estaba con su espada de energía encendida. - Alejate, criatura... - dijo Zuka. La criatura rugio, y retrocedio hacía la oscuridad de la cueva. - Vuelvan a dormir - dijo Zuka.

Dos Traiciones

10 de Septiembre de 2557

Cementerio de Naves, Eira-Neve, Sistema Polaris

El sol se cernía sobre la superficie congelada de aquel planeta. Spartan 065 y Tali se encontraban caminando entre los desechos de chatarra de la costa. - Debemos buscar al menos un núcleo de energía, partes metálicas de soporte, y más cosas para armar esta chatarra - dijo Tali. - Ahora mismo me pregunto, ¿Cuánto tienen estas naves? - pregunto 065. - Según las pruebas de carbono, sesenta y cinco millones de años, supongo que estas naves eran de imperios menores de la Ecúmene Forerunner - dijo Echo. - Bien Echo, pon algo de música buena - dijo 065. - ¿Cuál quieres? - pregunto ella. - Sabotage, de los Beastie Boys - dijo 065. Ella activo la música en su casco, y 065 junto con Tali avanzaron entre la chatarra. Ellos tomaron los pedazos de chatarra útiles, como armazones. Tali activo su omni-herramienta, una especie de artefacto que le permitía desplegar una especie de interfaz, una microcomputadora y una especie de mecanismo para reparar artefactos. - Spartan, detecto una señal enérgetica fuerte - dijo Echo. - Espero que sea un núcleo - dijo Tali. - Creeme, lo sera - respondió 065. 065 movío las piezas de chatarra, y entonces logro identificar un pequeño orbe. - Parece que encontramos tu pequeña fuente de energía - dijo 065. El se la avento a Tali, y ella lo atrapo, guardandolo en sus bolsillos. Después se dispuso a movilizarse, y avanzo. Una pequeña bola de nieve lo golpeo. - Oye, no seas amargado y entretengamonos un rato... - dijo Tali. 065 hizo otra bola de nieve y se la arrojo a la Quariana. Los dos se arrojaban las bolas de nieve y reían. Los dos se tiraron en el suelo y reían mientras tanto. - Sabes, hace mucho tiempo que no pasaba buenos momentos con alguien - dijo 065. - Ni yo, es bueno haberte conocido - dijo Tali.

Pipap y Dadab avanzaron entre los trozos de chatarra, y entonces observaron una especie de nave familiar derribada. - ¿Eso es...? - se pregunto Dadab. - ¡Un Phantom! ¡Sí! - exclamo Pipap. Los dos se acercaron al Phantom y comenzaron a arrancar piezas, entre ellas las torretas del vehículo. Pipap observo una pequeña estructura morada sobresaliendo de la nieve. - ¿Qué es eso? - pregunto Dadab. - Eso... Es mi máxima creación... - dijo Pipap. El comenzo a mover la nieve y entonces revelo la forma de un vehículo de cuatro metros de altura, y de aspecto similar a un Grunt. - ¡Es mi Grunt Goblin! - exclamo Pipap. Pipap desenterro la cabina, y entonces la abrio, entrando en el Goblin. Cuando entro, la titánica máquina se activo. El Goblin se reincorporo y se levanto. - ¡Sí! ¡Aguijones para todos! - exclamo Pipap. Dadab entonces se puso a aplaudir al ver la máquina. - ¡Sí! ¡Poder Unggoy! - dijo Dadab.

El grupo se había reunido y avanzo cerca de la sala de control, acompañados del Beam Goblin. - Bien, ¿Tenemos el asalto preparado? - pregunto Gek. - Sí, estamos preparandonos para atacar - dijo Pipap. Dadab cargo una torreta y la monto en las cercanías a la Sala de Control, la cual sobresalía entre la chatarra. La enorme estructura de aspecto triangular imponía respeto. Un silbido se escucho en la lejanía, y entonces escucharon el rugido de una de esas criaturas peludas, siendo capturada por un Gatherer. El Gatherer se encontraba montando guardia. - Bien, preparen el asalto... - dijo Gek. Pipap disparo con su cañon del Goblin contra el Gatherer, e impacto en los costados. Este genero una especie de silbido, y enjambres de Agresores Centinelas comenzaron a oscurecer los cielos del planeta. - ¡Coman fuego! - exclamo Pipap. Pipap disparo y entonces atraveso al Centinela, derribandolo. La criatura escapo del tanque, mientras los Centinelas abrían fuego. Haka utilizo su martillo gravitatorio para atacar a los Centinelas. El martillo poseía repulsores antigravitatorios, que le permitían generar poderosos pulsos de gravedad, y podía usarlos para atraer o arrojar objetos, así como disparar poderosos pulsos gravitatorios. Dadab disparo con una torreta de Phantom contra los enjambres, los cuales abrían fuego con sus poderosos láseres. Los disparos destruían los centinelas, pero sus poderosos enjambres comenzaron a girar alrededor de la estructura, cubriendo al equipo. - ¡Nos caeran a todos encima! - exclamo Zuka. Tali y 065 se encontraban cargando el cañon EMP, el cual poseía un poderoso núcleo de energía. - ¡Tali! ¡Carga eso rápido! - ordeno Gek. La Quariana cargo el cañon y apunto. - ¡Estoy en eso! - exclamo ella. Los Centinelas entonces volaron hacía el cielo, y todos comenzaron a caer sobre el equipo. - ¡Ñooooooooooo!!!!!! - exclamo Dadab. Los Centinelas formaron una poderosa nube que cayo sobre ellos. El cañon entonces disparo un pulso de energía electromágnetica, el cual saboteo los sistemas de los Centinelas, y provoco que estos cayeran sobre el suelo, sin dañarlos. Dadab se encontraba llorando, pero Zuka le dio una palmadita. - Ya paso amiguito, ya paso - dijo Zuka. En ese momento, la tierra se estremeció, y del suelo helado emergió un enorme Centinela de aspecto alargado, con apéndices gigantescos. - ¡Un Retriever! - exclamo Gek. Tali disparo el pulso electromagnético, pero el Centinela solo se aturdió por unos segundos, y se recupero. - ¡Rápido! ¡A la estructura! - exclamo Gek.

10 de Septiembre de 2557

Sala de Control, Eira-Neve, Sistema Polaris

El grupo entro, con Pipap hasta atrás, mientras disparaba contra el Retriever desde la entrada. Gek, 065 y Tali eran los que corrían hacía el frente. - ¡Rápido! ¡Casi llegamos! - exclamo Gek. El grupo avanzo por un largo corredor y llego hacía una especie de sala llena de paneles Forerunner, y al fondo una pared un tanto extraña, con murales de Forerunner. Entonces Gek recibió un disparo del rayo de energía del monitor. - ¡Ustedes no detendran mi pasatiempo! ¡Diseccionare especies por la eternidad! - exclamo un monitor. Zuka y Dadab habían llegado, el primero activando una espada de energía. Spartan 065 abría fuego, pero el monitor no se inmuto y disparo su láser. - ¡Nadie puede detenerme! - exclamo el monitor. En ese instante, recibio un disparo del Beam Goblin de Pipap. - ¡No! - exclamo. La carcasa se destruyo, y entonces cayo al suelo. - Nadie, absolutamente nadie, le hace daño a mis empleadores - dijo Pipap. 065 entonces presiono el panel, y envio una poderosa señal. Los enjambres de Centinelas que se encontraban a lo largo del planeta, y se detuvieron. Estos rápidamente regresaron a sus escondites, poderosas torres Forerunner, entre ellos el Retriever y los Gatherer. - Al fin, todo ha terminado... - dijo Echo. En ese momento, todos apuntaron hacía 065, Zuka y Dadab. - Bien, ahora que nos han ayudado a escapar, ya no son útiles - dijo Gek. Tali envio una llamada de auxilio a la flota mediante su Omni-tool, y estos desplegaron un Phantom hacía la Instalación. - Sabíamos desde un inicio que venían a por mí, pero esperabamos sacar su utilidad antes de ejecutarlos... - dijo Gek. - Haka, Tali, ustedes quedense a eliminarlos... - ordeno Gek. - Hijo de perra listo... - dijo 065 entre dientes. Zuka activo su espada de energía, pero Haka apunto con su martillo de energía modificado, cuyo nombre era El Puño de Sanghelios. - Oye, ¿No sería mejor que los mate yo? - pregunto Pipap. - No, Tali y Haka son nuestros mejores hombres, lo haran por nosotros - dijo Gek.

Haka y Tali se encontraban apuntando. Tali cambio la modalidad de su rifle a aturdidor. - ¿Esto es el fin? - pregunto Dadab, sollozando. - Así parece... - dijo Zuka. 065 cargo su arma en un último instante. - Creí que eras alguien de confiar, Tali... - dijo. - Creeme, lo soy - dijo ella. Ella disparo su carga aturdidora contra Haka, y este cayo inconsciente. - Ups, creo que me equivoque - dijo ella. - Corran, fingire acabar con ústedes, ahora - dijo Tali. Ella disparo cargas aturdidoras, mientras Zuka, Dadab y 065 huían. Ellos salieron por la puerta, y Gek y Pipap se encontraban subidos en el Phantom. - ¿Pero cómo? - se pregunto. El Phantom había acoplado al Goblin bajo este, por lo que Pipap no podía usarlo. - ¡No se queden allí! ¡Acabenlos! - ordeno Tali. El Phantom disparo sus cargas de plasma, pero los tres lograron escapar y huir en el Phantom. Tali se encontraba arrastrando al Haka, y los tres abordaron el Phantom. - Este maldito es muy pesado... - dijo Tali. - ¿Cómo fallaste? - pregunto Gek. - Tenían una granada aturdidora y noquearon a Haka, no pude detenerlos - dijo ella. Gek le rugio y entonces ordeno que continuaran disparando. El Phantom abría fuego mientras se movilizaba, y los tres corrían. - ¡Cuanto tiempo más tenemos que seguir con esto! - exclamo Zuka. - Hasta que crean que morimos... - dijo 065. Ellos llegaron hacía un acantilado, que llevaba hacía el óceano de agua fría. - ¡Hay que saltar! - exclamo 065. - ¡Pero no me gusta el agua! - exclamo Dadab. - ¡Hay que hacerlo! - exclamo Zuka. El Phantom entonces disparo, y no estaban. - ¿Los fulminamos? - pregunto Pipap. - No creo, retiremonos por ahora... - dijo Zuka.

065 desperto sobre el hielo, cercano a los bordes del agua. Había pedazos de chatarra, entre ellos un Lich estrellado. Dadab entonces estornudo. - ¿Estas despierto humano? - pregunto Zuka. - Sí, lo estoy... - dijo 065. - Parece que después de todo la Quariana sera útil - dijo Echo. - El agua fría resfrío a Dadab, y casi muero de hipotermia, pero logramos resistir - dijo Zuka. En la órbita del planeta, se podía ver una luna resquebrajada. - Supongo que aun no hemos terminado - dijo 065. La noche era fría, y oscura, con excepción de la luz de la luna. - No, tendremos que ir trás de Gek - dijo Zuka. En ese momento, el mismo canto de una ballena se escucho. Una enorme criatura acuática emergió de esta, la cual poseía una forma humanoide. Su torso y manos se podían ver, así como una cabeza alargada con dos ojos blancos a los lados. - ¿Qué carajo?... - se pregunto 065. - Parece que es una forma de vida acuática, la misma criatura de la que vimos una cola cuando esta pesadilla comenzo, es bueno que después de tanta muerte, podamos ver algo de vida - dijo Echo. Echo decidio nombrar a aquellas criaturas como Ningen, una especie de humanoides acuáticos inteligentes que vivían en las profundidades de Eira-Neve, alimentandose de grupos de plancton o formas de vida similares, posiblemente creados por los Forerunner millones de años atrás. Aquella especie no había cambiado mucho en los últimos sesenta y cinco millones de años. Esa criatura se volvio a sumergir bajo el agua, metiendo su cuerpo, y su enorme cola provoco un chapuzón de agua fría que mojo la costa. - Parece que hay un Lich, todavía debe de funcionar - dijo Zuka. El Lich era una nave de aspecto alargado, que recordaba a un escarabajo. Los tres entraron en la nave, y después de unas horas, la hicieron funcionar.

Gek observo desde la sala de mando aquel planeta. - Parece que después de todo, no conseguimos asesinar a 065, solo fue tiempo perdido - dijo Gek. Haka suspiro. - Bien, ahora movilizemonós hacía la colonia de Exodus, podremos usarla como una base por ahora... - dijo Gek Las naves del Covenant entonces comenzaron a movilizarse por el desliespacio, todas dirigiendose hacía algún punto del espacio Covenant conocido como Exodus. El Lich donde se encontraba 065 y el grupo las estaba siguiendo. - Hay que seguir esas naves - dijo 065. - Podríamos saltar en el desliespacio y llegar antes que ellos, pero, también podemos simplemente entrar en el mismo portal - dijo Echo. - Bien, así pensaran que somos parte de la flota - dijo 065. La nave entonces se acoplo al Undiminished Entelechy, y la inmensa nave salto junto con la flota hacía el desliespacio, sin saber que traían consigo polizontes.

Jungla de Concreto

 19 de Septiembre de 2557

Urbe Covenant, Exodus, Sistema Kepler

Killian Samuels observo por el balcón donde se encontraba. Toda la inmensa urbe Covenant era visible a la distancia, y algunas naves de estos habían entrado en la estación. Pero eso no era de su incumbencia, hoy tenía un objetivo. Un líder mercenario, conocido como Dra'Gar. Este pertenecía a una especie alienígena conocida como Ceros, los cuales tenían una apariencia delgada, una piel suave, y su cuello y cabeza se encontraban pegados. Poseían seis ojos en su cabeza, dotandoles de una mejor visibilidad. El cargo su Magnum y se preparo para irtras Dra'Gar. El estaba siendo buscado por el Colectivo Exodus, la fuerza policiaca de la Estación. El cargo su arma, y observo una especie de criaturas voladoras las cuales se paraban sobre los edificios. Killian salto del balcón y entonces cayo en el suelo. Killian cayo golpeando el suelo, para dar una pose épica. Varios alienígenas lo observaban, y pudo escuchar sus gorjeos y sonidos de desaprobación. - Vaya vaya, tenemos aquí al Reivindicador, vienes por mí, ¿No es así? - pregunto de forma sarcástica el alienígena. Este venía acompañado por un par de guardias de la misma especie. - Alguien acabe con ese hijo de put... - dijo antes de ser interrumpido. El disparo con su magnum contra los guardias, y los asesino. Los civiles lo observaban impactado. Un alienígena con rasgos reptiloides y aviares paso a su lado en ese momento. - ¡Muevete de mi camino! - exclamo Dra'Gar. El Ceros corría desesperado, mientras empujaba al alienígena. Killian lo persiguio y entonces arrojo unas boleadoras de energía, compuesta de dos orbes que generaban una especie de lazo de energía, capaz de aturdir a un individuo. La boleadora fallo y electrocuto a un civil Sangheili. El Ceros dio un salto hacía una plataforma, y sus soldados abrían fuego contra Killian. Killian abrío fuego continuamente contra los Ceros, y los asesino. Poco después, logro seguir a Dra'Gar hacía su guarida. El río, pensando que lo dejo atrás. Entonces Killian lo pateo, y lo arrojo contra una pared. Killian le arrojo un dispositivo teletransportador, el cual lo mantuvo en estásis. - ¡No! ¡No! ¡No! - exclamo. El dispositivo teletransportador generaba un fuerte efecto gravitacional, obligando al individuo a retenerse, y después lo teletransporto a otra zona. Los criminales que le servían apuntaron hacía el, entonces Killian sonrío y tomo su rifle de asalto.

La flota del Covenant había arrivado hacía una enorme estación espacial alienígena, cuyo nombre era Exodus. La enorme estación poseía una figura alargada vertical con varios cilindros en su punta de aspecto triangular, rodeada de una especie de anillo conectado a la estación principal, y este poseía más subdisiones. Aquella inmensa estación espacial poseía unos 348 km de diámetro, y 505 km de alto, siendo tan grande como Gran Caridad, la ciudad sagrada. Estaciones espaciales similares habían sido construidas por el Covenant para albergar enormes poblaciones civiles, pero solo la mítica Gran Caridad era móvil. La flota del Covenant Tormenta se adentro por una inmensa entrada en aquella gigantesca estación espacial. - Así que, el objetivo del Covenant Tormenta era una gigantesca estación espacial... ¿Por qué? - pregunto 065. - Buscan reorganizarse, presumiblemente - dijo Echo. - Esta no es una estación cualquiera, es una estación civil... - dijo Zuka. - ¿Hay civiles? - pregunto 065. - De distintas especies, sí, Sangheili, Unggoy, Kig-Yar, Asaari, Krogan, Salarianos... - dijo Zuka. - ¿No tienen estaciones militares? - pregunto 065. - La mayoría de estas las poseen las Espadas de Sanghelios, pero el Covenant Tormenta en su inmenso territorio posee al menos dos de estas estaciones - dijo Zuka. - Interesante, deberíamos bajar para obtener respuestas - dijo 065. - Me he infiltrado en la red de batalla del Covenant, parece que ellos, buscan formar un trato con el Obispo de la estación, una especie de líder religioso, quiere... No específican mucho, hablan de una especie de "Abducción", pero no creo que sea una abducción como tal - dijo Echo. En ese momento, 065 se quedo pensativo. - ¿Humano? ¿Humano? ¡Reacciona! - exclamo Zuka. - Debemos buscar a sus contactos - dijo 065. - Bien, descenderemos en la superficie de la estación, y allí conversamos - dijo Zuka. 065 se quedo pensando. - Oye, espera, toma esto - dijo Dadab. Dadab le entrego una especie de capa. - ¿Para qué es esto? - pregunto 065. - Los Humanos, no son muy bienvenidos en este sitio, y menos si seres un Spartan - dijo Zuka.

El Lich aterrizo en una especie de pista de aterrizaje. Zuka y Dadab bajaron, acompañados de 065, el cual portaba la capa que evitaba que demostrara su armadura. Un pequeño Unggoy rechoncho se encontraba observandolos, mientras olfateaba el aire. - Miralo, es pequeño incluso para un Unggoy - dijo Echo. - Oye, yo no soy pequeño - dijo el Grunt. - Sí lo eres, y también eres gordo - dijo Zuka. - Me ofendes - dijo el Unggoy en un tono triste. - Es la verdad, estas tan panzón que volarías un planeta entero, y tan enano que no puedes subir un Wraith - dijo Zuka. - Me ofendes... - dijo el Unggoy, y se fue llorando. El grupo avanzo por las calles atestadas, de muchos humanoides y otras criaturas. Mientras avanzaban, 065 se topo con un extraño alienígena gelatinoso, el cual poseía varios pares de tentáculos, ojos y un color amarillento. - Ugh, qué asco... - dijo. 065. En ese momento, escucho una voz similar a la del Unggoy. El grupo llego a un callejón sin salida. - Esto no tiene buena pinta - dijo Dadab. - ¡Amigos! ¡Un reptil feo me insulto y me dijo gordo! - exclamo el Grunt. - No les hagas caso, ya veran lo que les vamos a dar, dime quienes son... - dijo otro Unggoy. Cinco Unggoys y un Kig-Yar venían acompañandolo. Cuando llegaron al callejon, los dos grupos se observaron. - ¡Son ellos! - exclamo el Unggoy. Todos tomaron herramientas rudimentarias, y comenzaron a rodearlos. - Oh rayos... - dijo 065. - No uses la violencia Spartan, aquí no... - dijo Zuka. - ¿No podemos arreglar esto con un picnic? - pregunto Dadab. - ¡Golpeenlos! - exclamo el Volus. Spartan 065 salio arrastrandose, con la armadura abollada. Zuka y Dadab regresaron ambos con moretones. - ¿Por qué no me dejaron golpearlos? - pregunto 065. - Los pudiste haber matado, y no venimos a matar civiles - dijo Zuka. - Bien, ¿Cómo sabemos que planea exactamente Gek? - pregunto 065. - En el bar, debe de haber contactos con el Arzobispo, el gobernante de la estación, el debe de saber algo, tal vez debamos de buscar un contacto - dijo Zuka. - Ya he estado en esta estación, sugiero que vayamos al Bar Fel - dijo Zuka. - ¿Qué es un bar? - pregunto Dadab. - Bien - respondió 065. El grupo avanzo entre la población civil, y entonces llegaron hacía un bar. En la entrada, se encontraba un guardia Sangheili equipado con un rifle de plasma. - Necesitamos pasar - dijo Zuka. El  Sangheili movió una especie de listón rojo y les permitió pasar. - Dios, esto es un mundo completamente nuevo para mí... - dijo 065. - Muchas de estas especies, ya eran reconocidas por la ONI, pero jamas habíamos contactado con ellas - dijo Echo. Los tres entraron en el bar, y había una especie de strippers holográficas. Las strippers holográficas poseían un aspecto humanoide, y de su cabeza surgían una especie de protuberancias. - Son hermosas, son casi humanas... - dijo 065. - ¿De qué hablas? Las Asaari son una exquisitez de aspecto Sangheili - dijo Zuka. - Yo solo las veo como humanoides con ojos negros - dijo Dadab. - Oigan, ¿Y si las Asaari en realidad no se parecen a ninguna especie, pero utilizan alguna especie de influencia psíquica que nos obliga a pensar que son atractivas, para de esta forma, seducir al miembro de una especie y cortejarlo, dejando descendencia que ira reemplazando a dicha especie? - pregunto Echo. - Oh genial... Arruinaste a las Asaari para mí... - dijo Zuka. - Bien, vayamos a buscar información - dijo Zuka. Ellos se acercaron hacía donde se encontraba un mesero de especie Kig-Yar, en particular de una raza conocida como T'vaoan. Este era similar a un ave, y poseía un plumaje grisáceo, además, tenía un parche en un ojo. - Hola, mi nombre es Nor Fel - dijo ella. - ¡Nor Fel! ¿Cómo estas? - pregunto Zuka. - En terribles condiciones de vida - respondió. - Tuve que vivir de atender en este bar, meh, es buen negocio, pero esperaría más - dijo ella. - Bien, necesitamos buscar una forma de contactar Al Arzobispo - dijo Zuka. - Mmmm, conozco a alguíen, lo llaman, el Reivindicador, el trabaja como mercenario para el y el Colectivo Exodus, tal vez si lo encuentran, les sirva de ayuda - dijo Nor Fel. Sin que ellos lo supieran, un humano estaba observandolos desde la distancia.

Gek 'Vadamee camino escoltado por Haka y Tali. - Así qué, usted es El Arzobispo - pregunto Gek. - Así es - respondió un Sangheili, el cual portaba un ropaje de coloración blancuzca. - Sí, ¿Qué es lo que necesita un líder Covenant? - pregunto el Sangheili. - Como sabra, estamos en una guerra de purificación, y considere un recurso un tanto desesperado. He considerado atacar la Tierra, con un poderoso ejército de millones de soldados, y para ello, he considerado utilizar a la población de su ciudad - dijo Gek. - ¿Qué? ¡No! ¡No les permitire hacer eso! - exclamo el Sangheili. - Lo siento, pero si no pienso colaborar, lo haremos a la fuerza... - dijo Gek. - Eso es lo que ustedes creen... - dijo el Sangheili entre dientes. Este presiono debajo de su gabinete una especie de botón. Avu Med 'Telcam observo la enorme urbe, construida por el Covenant miles de años atrás. Telcam y su facción tenían una significativa presencia en los planetas del Covenant y de las Espadas, y habían participado activamente en los Años Sangrientos contra las Espadas de Sanghelios, pero aquel nuevo "Covenant" estaba siendo algo díficil con lo que tratar. - Hermanos, hemos por años buscado la forma de acabar con las Espadas de Sanghelios, incluso hemos forjado alianzas con la ONI, y no dejaremos que este falso Covenant venga y aplaste lo que hemos hecho aquí - dijo Telcam frente a sus seguidores. Ellos se encontraban sobre los tejados de un edificio, y tenían una fuerte presencia en el submundo. En ese momento, un hológrama aparecio sobre un holotablero. - El momento ha llegado, hoy lanzaran su ataque sobre el Covenant - dijo el arzobispo. Telcam entonces sonrío, ellos habían implantado explosivos por toda la enorme urbe. En cada zona de la población, había agentes de los Siervos de la Verdad Permanente, y sus aliados, los Guardianes de la Libertad Única. Avu Med tomo un dispositivo de detonación en sus manos, y entonces lo presiono. Varias explosiones comenzaron a suceder a lo largo de la enorme urbe. 

065 y los dos alienígenas avanzaron entre las especies que habitaban, y entonces 065 sintio que alguien lo toco. - ¿Quíen fue? - pregunto 065. - Fui yo - dijo una figura encapuchada. - Siganme, les interesara - dijo la figura. Ellos lo siguieron hasta un callejon sin salida, y este se quito la capucha. Era un humano, que portaba una especie de gorra militar, y una barba corta. Su piel era pálida y sus dos ojos tenían una pupila anaranjada. - ¿Quíen eres? - pregunto 065. - Soy Killian Samuels - dijo Samuels. - Así que eres un humano. - dijo 065. - Humano no, Inhumano - respondió. - ¿Inh... qué? - pregunto Zuka. - Humanos mejorados por el Covenant, a tal punto de que son una especie diferente. Se nos conoce por muchos nombres, pero he decidido nombrarme como Inhumano - dijo Killian. - ¿Cómo terminaste aquí? ¿Cómo te modificaron? - pregunto Zuka. - Eso es algo que no pienso contar - dijo Killian. - Entonces tu eres el mercenario que trabaja para el Arzobispo - dijo 065. - Así es - respondió Samuels. - Bien, supongo que puedes llevarnos hacía el - dijo 065. - Sí, tal vez pueda, se encuentra en aquella enorme torre en el centro de la ciudad... - dijo Killian. En ese momento, varias explosiones comenzaron a suceder a lo largo de la ciudad. Los civiles entraron en pánico, y después comenzaron a escucharse rugidos. Disparos de plasma y estacas Jiralhanae volaban por los aires. - ¿Estacas Jiralhanae y Plasma? - se pregunto Zuka. - No... Siervos de la Verdad Permanente no... - dijo asustado Zuka. Gek, Tali y Haka observaron las explosiones. - ¿Pero qué?... - se pregunto Gek. - Hoy, nadie saldra vivo de aquí, malditos Covenant... - dijo el Arzobispo. Gek lanzo un rugido de furia, y entonces Tali tomo su pistola, disparandole en la cabeza. El Turiano cayo muerto sobre el suelo. - Debe de haber orquestado el ataque - dijo Tali. - Debemos salir de aquí... - dijo Gek. Los tres entonces comenzaron a avanzar, y salieron de la oficina del Arzobipso, caminando por una plataforma que se encontraba sobre el aire, y llevaba hacía un Lich. pero Haka se detuvo y le dijo algo a Gek. - ¿Qué? ¿Es eso cierto Tali? - pregunto Gek. - ¿De qué hablas? - pregunto ella. - Tu... Ayudar... Spartan... - dijo Haka. - ¡No, para nada! - exclamo ella. - Creí que toda tu lealtad estaba conmigo, es una pena, Haka, acabala - ordeno Gek. Tali tomo su pistola, pero el martillo de Haka era mucho más poderoso. El Sangheili lo levanto y se preparo para aplastarla, pero en ese momento, una explosión sucedió cerca de ellos. Un Phantom procedio a desplegar tropas de los Siervos de la Verdad Permanente en la plataforma, mientras destruía el Lich. Las tropas portaban armaduras de coloración blancuzca, y estas procedieron a interceptarlos. Entre los que descendían, se encontraba un Sangheili joven. - ¿Dural M'Dama? - pregunto indignado. - Así es, hoy es el día que tu patética facción termina - dijo Dural. Un par de Sangheili dispararon boleadoras de energía y los aturdieron a los tres. - ¡Atenlos! ¡En la oficina! - exclamo Dural. Los Sangheili los encadenaron, y entonces abandonaron la sala, dejandolos a su suerte. - Espero les guste la sorpresa - dijo Dural. . Al fondo, se podían observar las estructuras de la sociedad sobre la inmensa torre, la cual albergaba la oficina. Estos fueron atados por cadenas de energía. - Pondremos a esta estructura en colisión contra una estrella, y moriran con todos adentro... Todos, menos mis fieles - dijo Dural. Escoltado por dos Jiralhanae, abordo un Phantom. Ellos entonces se encontraban atrapados. Gek comenzo a forcejear para quitarse las amarras de energía. Haka se golpeaba continuamente contra una pared para liberarse de sus amarras. Un Mgalekgolo con armadura blanca se quedo a observarles en ese momento.

- ¡Siganme! ¡Ahora! - exclamo Killian. El abría fuego con su rifle de asalto, mientras los civiles huían. Los Siervos de la Verdad Permanente y Guardianes de la Libertad Única eran una facción religiosa terrorista que estaba en contra de las Espadas de Sanghelios y el Covenant Tormenta, por lo que eran participantes activos en la guerra civil, pero nunca se habían enrolado en la guerra a gran escala. 065, Zuka y Dadab se cubrieron. Dadab disparaba cargas de su aguijoneador mientras se cubrían detrás de un vehículo destrozado. 065 cargo su rifle de asalto y abria fuego. Zuka abría fuego con su rifle de plasma continuamente. - ¿Quíenes son estos tipos? - pregunto 065. - Siervos de la Verdad Permanente, un culto que sigue las creencias Pre-Covenant, y pretenden la aniquilación de este, así como una reorganización de la cultura Sangheili - dijo Echo. Los Siervos estaban acompañados por los Jiralhanae, los cuales disparaban sus estacas. Una de estas empalo a un civil Sangheili. Zuka encendio su espada de energía furioso. - ¡No le haran daño a mas inocentes! - exclamo el Sangheili. El cargo contra un Jiralhanae y hundio su espada de energía en este. Un Sangheili arrojo una granada de estacas cerca de ellos. - ¡Cuidado! - exclamo 065. La granada exploto, y las astillas salieron disparadas. - ¡Mi mano! - exclamo Dadab sollozando. Killian tenía una estaca encajada en su pierna. - Ugh, malditos Jiralhanae y su tecnología de estacas - dijo Killian. 065 arrojo una granada aturdidora, la cual los desoriento. - ¡Hay que movernos! - exclamo 065. La pierna de Killian se encontraba sangrando, y su sangre era de coloración azul. Los disparos y explosiones los obligaron a moverse. 065 traía a Killian cojeando, y Zuka traía a Dadab en su espalda, su mano desprendía sangre bioluminiscente, que iba dejando un rastro. - ¡Duele mucho! - exclamo el Grunt. - Resiste, saldremos de esta - dijo Zuka. - Santo Jesucristo redentor... - dijo 065. Un CSS estallo en el cielo, y la enorme nave estaba cayendo sobre la ciudad. - ¡Corran! - exclamo 065. El grupo avanzo lentamente, mientras la nave se estrellaba. Esta cayo detrás de ellos y aplasto varios edificios, pero lograron esquivarla. Dadab se puso a sollozar. - No, no vamos a conseguirlo... - dijo sollozando. - Dios, por favor, sacanos de esta - dijo Killian adolorido. En ese momento, un enorme Hunter apareció. El Mgalekgolo cargo su arma y se preparo para disparar. - Carajo, carajo... - dijo 065. En ese momento, la espalda del Hunter estallo. Detrás de este se encontraba Nor Fel. - Hola, señores - dijo ella. - ¡Dios escucho nuestras plegarias! - exclamo Killian. - Malditos Siervos de la Verdad Permanente... Puedo llevarlos hacía la torre - dijo Nor Fel. - ¿Cómo? - pregunto 065. - Tengo mis medios - dijo Nor Fel mientras esbozaba algo similar a una sonrisa.

Un Phantom de coloración verdosa se dirigia hacía la Torre principal mientras avanzaban entre las explosiones y el desastre que se había convertido Exodus. Dadab se encontraba con la mano vendada. - Estaras bien - dijo Zuka. Su herida había sido cauterizada con bioespuma, el cual evito el sangrado. Lo mismo sucedía con Killian. - Tío, enserio debes contarnos que eres - dijo 065. - Llegara el momento - dijo Killian. El Phantom entonces llego hacía una plataforma de aterrizaje, y allí descendio Zuka y 065. - Bien, tenemos que buscar al arzobispo, subamos por las escaleras - dijo Zuka. Ellos avanzaron entre la torre y llegaron hacía la oficina, pero allí se encontraba el arzobispo muerto. - No... ¡No! - exclamo 065. - Esta muerto, no sabemos que buscaba Vadam - dijo Echo. - Mierda... - dijo 065. Pero entonces, escucho un rugido. Gek estaba encadenado. - Vaya, no fue un fracaso después de todo - dijo 065. El apunto y preparo para disparar. 'Vadam y Haka lograron liberarse ya que se encontraba deshabilitando las cadenas desde unos instantes atrás. Haka logro separarse primero y entonces corrío rápidamente hacía el Phantom. Gek tomo a Tali como rehen. - ¡Atrás! ¡O acabo con ella! - exclamo Gek. 065 entonces se quito su capa, y revelo ser 065. - ¿Spartan? ¿Nos seguiste? - pregunto ella. - Claro que los seguimos, Gek no escapara hoy con vida... - dijo Zuka. - Eso crees, Hermano... - dijo Gek. Haka arrojo una granada gravitatoria contra ellos, y esta se elevo, alterando la gravedad y elevando a Zuka y a 065. Gek solto a Tali y la observo con desprecio. - Y pensar que confíe en tí... - dijo Gek. Haka entonces se movilizo primero, y los dos se dirigían hacía la salida. La granada se desactivo, y Zuka se reincorporo. Este encendio su espada de energía y corrio hacía Gek. El Sangheili con su prominente capa vólteo y encendío su espada de energía. Los dos chocaron sus espadas de plasma y repartieron unas estocadas. Haka corrió blandiendo su martillo de gravedad, pero entonces 065 se impulso y le dio una patada. 065 le solto un golpe en el abdomen y casi lo tiraba de la plataforma de aterrizaje, pero Haka blandio su martillo y casi lo golpea. 065 lo volvio a golpear dos veces en el pecho, pero el Sangheili entonces lo tomo por el cuello y lo arrojo contra el suelo. 065 casi cayo de la plataforma. - Mierda... - se dijo a si mismo. Tali entonces corrió y disparo con su pistola, distrayendo a Haka. Mientras tanto, Gek comenzo a repartirse estocadas con Zuka. - Otro miembro del Clan Vadam, pero del lado equivocado... - dijo Gek. - ¡Lo que haces es herejía! - exclamo Gek. - No, lo que hago es lo correcto, vivimos una mentira por mucho tiempo, no puedo creer que sigas creyendo en ella... - dijo Zuka.

Los dos continuaron luchando en la plataforma, pero entonces Gek pateo a Zuka y casi lo tiraba. Zuka se aferro mientras el Sangheili blandia dos de sus espadas. - Jul me ha enseñado la verdad... Aniquilaremos a esa plaga que es la humanidad, se reproducen como langostas, y nada que hagas podra evitarlo... - dijo Gek. El se preparo para cortarle la mano y hacerlo caer, pero Dadab cargo su pistola de plasma y disparo, desactivando el escudo. - ¡Zuka! ¡No te rindas! - exclamo Dadab. Gek enfurecido corrío hacía el con sus dos espadas, pero Zuka logro reincorporarse, activo sus cuchillas de plasma y entonces se monto en su espalda, clavandosela en la nuca. - ¡Ugh! - exclamo Gek. Gek cayo en el suelo herido, y entonces Zuka le arrebato sus dos espadas de energía. - Gek 'Vadamee, hoy seras castigado por haber cometido genocio a escala interestelar, en el nombre de nuestros ancestros, tu Esencia descansara en el lado oscuro del Dominio... - dijo Zuka. El entonces blandio las espadas y le corto la cabeza a Zuka. Haka observo atónito, y entonces lanzo un rúgido de furia. - N-ooooooo-oooo - exclamo el Sangheili. Haka procedio a abordar el Phantom para escapar. Solo el había sobrevivido. El Sangheili escapo, mientras Zuka ponía su pie sobre el cuerpo de su hermano. 065 ayudo a Tali a reincorporarse, y ella lo abrazo. 065 entonces introdujo en la consola a Echo. - Oh carajo... Parece que han puesto un curso de colisión contra la estrella que órbita esta estación - dijo Echo. - Mierda... - dijo 065. - ¿Qué esperas? ¡Activa una evacuación de la ciudad! - exclamo 065. Echo entonces lanzo una señal por toda la ciudad. - Advertencia, Exodus se dirige en curso de colisión hacía una estrella, sugiero evacuación inmediata, solo quedan quince minutos para el escape - dijo Echo. - Venga, nosotros tenemos que irnos - dijo Zuka. En ese momento, el enorme Mgalekgolo se encontraba observandolos. El Hunter rugió y entonces el grupo comenzo a disparar contra el. El Hunter con su escudo golpeo y arrojo a 065 contra una pared, pero logro reincorporarse. 065 tomo una granada de plasma. - ¿Estas pensando lo que yo? - pregunto 065. - Afirmativo - respondió Echo. Zuka blandio su espada de energía y logro cortar parte de su vientre, haciendo que el Hunter cayera pero se reincorporara, lanzando un rugido de dolor y agonía. El Hunter intento asesinar al Sangheili aplastandolo, pero este esquivo a sus enemigo con sus rápidos reflejos. 065 entonces salto y puso la granada de plasma en su cuello. 065 cayo del Hunter, el cual entonces estallo. - Bien, hay que irnos, definitivamente... - dijo Zuka.

El grupo abordo el Phantom de Nor Fel, pero esta no se dirigió hacía la salida de la ciudad. - ¿A donde crées que nos llevas? - pregunto 065. - Tengo una mejor nave, una mucho mejor... - dijo ella. Entonces los llevo hacía un Lich severamente modificado. - ¿Un Lich? Vaya, tienes muchas sorpresas bajo la manga - dijo Echo. - Soy una mercenaria, ¿Qué esperaban? - pregunto ella. El grupo abordo el Lich, y Nor Fel corrió hacía la sala de control. - ¡Heaven! ¡Sacanos de aquí! - exclamo ella. Un grupo de varios Huragok la escucho, y entonces comenzaron a movilizar la nave. Esta salio de la estación, momentos antes de que colisionara contra la estrella que órbitaba. La estación choco contra aquel sol, y provoco una poderosa explosión. Llamaradas solaras fueron expulsadas en los segundos posteriores a la explosión, desatando un fuerte caos. Cientos de naves de evacuación habían huido, y de esa forma escapado del fatal destino de la estación. - No puedo creerlo... Acabamos con Gek 'Vadamee, el Azotador de la Humanidad - dijo 065. - Lo hemos logrado, finalmente - dijo Echo. Los dos comenzaron a reír, pero entonces 065 noto algo. - Veo que, comienzas a sentir más emociones... - dijo 065. - Calma, no voy a rebelarme contra tí, no te preocupes, sigo las leyes de la robótica de Ishimura, y mi programación me impide hacerle daño a mi creador - dijo Echo. Ellos se quedaron en el Phantom con el resto, y Zuka suspiro. El Fast Sublimation avanzo por el vacío del espacio, la guerra había tomado un nuevo giro.

Nuevo Rumbo

 26 de Septiembre de 2557

Órbita Planetaria, Sulon, Sistema Skyline

La nave de Nor Fel se encontraba sobre el planeta conocido como Sulon. Zuka 'Vadamee observo a Killian. - Así que, no eres humano... - dijo Zuka. - Soy Inhumano, creí que lo había dejado en claro - respondió Killian. - ¿Qué es un Inhumano exactamente? - pregunto Zuka. - Cuando la guerra comenzo, un San'Shyuum conocido como Ministro de la Exaltación abdujo humanos de las colonias exteriores, y los modifico genéticamente, los cosecho y lavo el cerebro para que sirvieran al Covenant. Estos poseían un chip, que les obligaba a desmantelar la sociedad humana, y cometer otros actos en contra de la humanidad, destruyendola desde adentro. Estos seres se encontraban infiltrados en la sociedad humana, actuaban como humanos normales, parecían humanos normales, pero ciertas sustancias los hacían revelar su verdadera composición, como las drogas del Proyecto Spartan, y esto develaba su aspecto, piel pálida, pupilas anaranjadas, sangre azulada... - dijo Killian. - ¿Cómo descubriste qué tu eras uno? - pregunto Zuka. - Fue en Miridem, yo me encontraba a bordo del UNSC Fugitive, una nave de evacuación, yo era un N7 que se encontraba evacuando, hasta que fuimos capturados por el Covenant. Yo fui torturado y ellos me revelaron lo que en realidad era, algo que marco mi vida para siempre. Al saber que no soy un humano, decidí abandonar la UNSC y llegue a este sitio... - dijo Killian. - Interesante, le informare de esto a Echo - dijo Zuka. - Yo solo quiero, quiero redimirme, y dejar de ser un monstruo... - dijo Killian. - Te llevare con el Inquisidor, podemos ayudarte... - dijo Zuka.

Tali se encontraba frustada, en un dormitorio. - ¿Qué sucede? - pregunto 065. - No es nada, solo que siento que no valgo nada - dijo ella. - ¿Por qué? - pregunto 065. - Eso me decía mi padre cuando era joven, era inútil, y solo era un estorbo en la supervivencia de la especie, creí que haciendo un peregrinaje en el Covenant Tormenta haría que no me odiara tanto, incluso creí que lograría sorprenderlo, pero estuve haciendo mal... - dijo la joven Quariana. - Escuchame bien, tu no eres inútil, nos ayudaste mucho en la cacería de Vadam, y creo que serías un buen recurso en la guerra contra el Covenant - dijo 065. - No, solo causaría problema... - dijo ella. - Escuchame bien, tal vez sientes que eres nada, pero no lo eres para mí , has demostrado ser una excelente guerrera, si hay una forma de continuar tu peregrinaje, solo dinos, tu ve y lucha por l oque consideres correcto... - dijo 065. - Gracias Spartan, tu apoyo es necesario en estos momentos... - dijo Tali. - No volveremos a vernos después de esto, ¿Cierto? - pregunto Tali mientras observaba al Spartan - Probablemente no - dijo 065. - Es una pena - dijo Tali. - Pero, escuchame bien, tú eres fuerte, y puedes conseguir una buena vida allá afuera, no es necesario que regreses con la Flota Viajera, tu puedes escoger - dijo 065. Ella lo abrazo y cerro sus ojos. - Por ahora, solo quiero estar con ústed señor - dijo ella. Tali habia encontrado una figura paterna en 065, una figura que su padre no le pudo ofrecer.

La mañana del día siguiente, Tali había abandonado el crucero. El planeta de Sulon fue donde la mayoría de naves se había retirado después de la destrucción de Exodus. Ellos tuvieron que retirarse en un Phantom modificado para entrar en el desliespacio. - Así que, te apareaste con la Quariana - dijo Zuka. - Ehm, no fue así - respondio 065. - Solo tuvieron una charla motivacional, es todo- dijo ella. - ¿No le diras a Mortum que dejamos ir a la Quariana? ¿O si? - pregunto 065. - Claro que no, Morty no lo sabra... - dijo Echo. - Veo que también empiezas a desarrollar sentido del humor, finalmente nos llevaremos bien - dijo 065. - ¿Acaso no nos llevabamos bien ya? - pregunto ella. Zuka y Dadab lo observaron. - Bien humano, fue un honor haber luchado contigo - dijo Zuka. El extendió su mano, y 065 le devolvío el saludo. - Ojalá nos volvamos a ver - dijo Zuka. - Algo me dice que así sera - dijo 065. - ¡Adiós humano! - dijo Dadab mientras se despedía con su mano. Los dos alienígenas abordaron el Lich y partieron en el desliespacio. - Bien, aquí es cuando te preguntas, ¿Qué sigue? - dijo Echo. - Algo grande tal vez - dijo 065. Los dos caminaron hacía el interior de la estación, preparandose para su nueva misión. Pero ninguno de los dos sabía que la nueva amenaza que se avecinaba sobre la galaxia, una guerra que cambiaria la comunidad galáctica para siempre. La Reclamación habia comenzado, y no podian impedirla.

F I N

Capítulo Anterior / Capítulo Siguiente 

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.