FANDOM


Cooltext283159734656441

Portada - La Gran Guerra

En un futuro no muy lejano, en nuestra galaxia...

La HUMANIDAD ha viajado hacía las estrellas, esparciéndose

por miles de sistemas estelares para sobrepasar la  extinción

Pero en medio de la expansión, la humanidad ha atraído algo, un enorme colectivo de especies

alienígenas conocidos como el COVENANT, los cuales tienen como único propósito

la expansión religiosa, y estos  alienígenas ven a los humanos como una amenaza

Lo que iniciara una guerra santa a lo largo de la galaxia. 

Solo un grupo de SUPERSOLDADOS podrán hacerle frente a esta nueva

amenaza, la cual ha puesto a la humanidad en un juego del

la Espada y la Pared.

La Infancia

2 de Enero de 2527

Comunidad Raramuri, La Tierra, Sistema Solar

La Tierra, el mundo natal de la especie humana. Un planeta rebosante de vida, habitado por una especie ignorante de la realidad de su galaxia. Los humanos siempre habían creído ser los únicos seres inteligentes en la galaxia, y se esparcieron por todo su sistema solar, cuando colonizaron cada rincón de este, lanzaron una conquista interestelar, miles de naves colonizaron los planetas cercanos, y se habían fundado centenas de colonias a lo largo del brazo de perseo. La humanidad se mantenía ignorante de la verdadera naturaleza de su galaxia, y esa ignorancia les costaría la supervivencia.

Rahui era un joven niño de piel morena y cabello largo, vivía en las montañas de la Sierra Madre Occidental. Rahui pertenecía a una comunidad indígena de aquellas montañas, los Tarahumáras, los cuales habían vivido allí por cientos o miles de años. Con el esparcimiento de la civilización por el planeta, pocos sitios estaban alejados de todo avance tecnológico, y el pueblo de Rahui era uno de ellos. A cientos de años de la Diaspora de Domús, su pueblo y su gente seguían viviendo en la pobreza, sin un avance tecnológico digno. Rahui se encontraba observando los peces en un pequeño charco de agua. Esos peces se encontraban tan seguros de si mismos, Rahui en ocasiones quería sentirse como un pez, libre, pudiendo nadar por los ríos, mares y lagos del planeta. El sol era caliente, gracias a la contaminación y daño ambiental hecho al planeta. Cuando un atardecer sucedía, Rahui sentía calma. - ¡Rahui! ¡Necesito que vengas! - exclamo su tía. Su tía Ariché atendía un puesto de comida casera que ella hacía con base a la vegetación y fauna local, y allí la mayoría de personas compraban mediante el trueque. - ¡Ayudame a llevar la basura! - ordeno ella. Rahui tomo unas bolsas de basura, en su mayoría compuesta por los desechos alimenticios de los que comían. Rahui camino cerca de unas rocas y abrió las bolsas, dejando caer todos los restos. En ese instante observo una nave cruzar sobre ellos. En esas naves usualmente se transportaban los Chabochi. Un grupo de hombres armados descendieron por una rampa de su vehículo, el que ellos llamaban Pelican. Había vehículos, armas, es como si estuvieran a punto de cometer una masacre.

En ese instante un disparo casi acaba con Rahui. Un Warthog cruzo cerca y varios de esos hombres armados llegaron corriendo. Estaban equipados con ropa ligera, paleacates, gorras, cualquier cosa que los cubriera. - ¡Maten a todos los hombres y niños! ¡Llevense a las mujeres! - exclamo uno de los terroristas. Los terroristas eran una banda de narcotraficantes. Los gritos de los Raramuri se escuchaban acompañados de disparos. El tío de Rahui cargo una escopeta y trato de disparar, asesinando a uno de los mercenarios. Otro tomo su Magnum M6H y disparo contra la cabeza de su tío, asesinándolo. Otros mercenarios llevaban lanzallamas y abrían las puertas de las casas, entonces una vez que abrieron las puertas, lanzaban poderosas llamaradas contra aquellos que se encontraban adentro. Gritos de agonía se escuchaban, y la sangre de los inocentes caía derramada. Rahui comenzó a llorar al ver la devastación. Rahui camino agazapado por la devastación y entonces observo un cuchillo tirado. El joven niño indígena, con todo y su poco ropaje tomo el cuchillo y se acerco al líder de los mercenarios, el cual llevaba unos lentes oscuros y un paleacate. Rahui entonces se levanto y hundio el cuchillo en la nuca de su oponente. Rahui le quito el cuchillo y dejo caer a su enemigo. La sangre caía a borbotones e inundaba el suelo. Los narcotraficantes voltearon hacía el y prepararon para disparar. - Solo venimos a traficar a las mujeres, ¿No podríamos probar los efectos del Polvo Rojo en el niño? - pregunto un mercenario. - El Gran Jefe nos dio una orden, solo mujeres, ahora procedan a ejecutarlo - dijo un mercenario. En ese momento una bala atravesó su cabeza a gran velocidad, y antes de que pudieran reaccionar, otros mercenarios estaban en el suelo. Los disparos de ametralladoras comenzaron a venir de las montañas, un operativo del ejercito contra los terroristas.

Rahui se refugio detras de unas cajas y escucho como las balas atravesaban a sus enemigos, los cuales gritaban en agonía. Entre el tiroteo logro observar a su tia Ariché escondida. Entonces fue cuando los disparos cesaron. Rahui observo a hombres en uniforme militar, estos llevaban un traje de coloración negra. - Parece que eran todos los narcotraficantes - dijo uno de ellos. - Estan experimentando con Liura, una planta exclusiva de las colonias exteriores, deberíamos montar una base para supervisar su actividad - dijo uno de ellos. - ¡No venimos a eso! ¡Estamos buscando al Sujeto número 74! - exclamo uno de ellos. Rahui salio de su escondite y entonces los militares lo observaron, estos se encontraban acompañados de un androide Clase-Frame. - Señor, he identificado al Sujeto 74 - dijo el androide. - Lo encontramos, procedan a capturarlo - dijo un soldado. El androide se acerco hacía el niño y entonces lo noqueo.

Días de Entrenamiento

28 de Enero de 2527

Base Castle, Reach, Sistema Épsilon Eridani

Rahui desperto dentro del compartimiento de una nave, la cual se encontraba bajo constante repiqueteo. - Rahui-074, se encuentra consciente, prepárese para descender - ordeno el Frame. - ¿Se supone que este niño sera un Spartan? ¡Solo es un indio! ¡Por favor, siguen viviendo en casas de lámina! - exclamo un marine. - Silencio, la doctora Halsey escogió de forma correcta a sus agentes, ahora cállense y solo sigan ordenes - ordeno un sargento de tez morena. Entonces pudo observar que la nave se encontraba en una especie de tunel, la luz de coloración azul desgarraba el espacio, y entonces la nave salio de este. La nave había salido del Desliespacio, una especie de espacio multidimensional comprimido, el cual se accedía al crear una fisura cuántica, y las naves la utilizaban para cruzar de forma más rapida por distancias largas, debido a que las leyes de la física del desliespacio eran totalmente diferentes a lo que se conocía en el espacio real. En el compartimiento del Cóndor, pudo observar por la cabina un planeta de océanos azulados y un solo continente, con un inmenso mar interior. - Bienvenido a Reach muchacho, este sera tu nuevo hogar - dijo un marine.El Cóndor era un Pelican modificado para viajes desliespaciales, pero solo existían unos pocos de esto. La nave aterrizo en una plataforma de aterrizaje en el planeta, y dos lunas podían observarse desde el horizonte. La noche se cernía sobre aquel planeta distante, y Rahui nunca había salido de la tierra en su vida. Estaba impresionado por lo parecido que era aquel mundo. - Sorprendido, ¿Eh? - pregunto un marine. - Reach es uno de los planetas más importantes para la humanidad, es la primera colonia extrasolar que se creo, cuando llegamos, descubrimos un planeta lleno de vida, con una biosfera respirable, por lo que aquí se creo una colonia, es sorprendente la cantidad de planetas similares, y aun así no hemos encontrado vida inteligente fuera de nuestro espacio - dijo el Frame. Un Marine en ese instante comenzó a toser. - Bueno, te llevaremos con la Doctora Halsey, esta a punto de dar una conferencia - dijo el androide. El grupo comenzó a avanzar y escoltaron al joven hacía la Base Castle, ubicada en una enorme montaña. Cuando estuvieron dentro del complejo, los militares continuaron escoltando al joven. Estos lo llevaron hacía una sala de conferencias, donde vio a otros quinientos niños escogidos para la labor. - ¿Más niños? - se pregunto. - ¿Sabes hablar inglés muchacho? - pregunto un marine. Rahui asintió. - Es muy básico, hace unos años una profesora de linguística fue a enseñarnos en nuestra comunidad - respondió Rahui. El androide Clase-Frame lo guio a la sala y entonces el joven tomo asiento. Una joven doctora acompañada de una figura hológrafica apareció en el podio. - Bien, muchos de ustedes se preguntaran que hacen aquí, pues vengo a responderles esa pregunta - dijo Halsey. - Todos ustedes son niños extraordinarios, niños fuera de lo común con habilidades especiales, algunos son más veloces que otros, otros son unos genios, tienen buena fuerza, o tienen habilidades psíquicas fuera de lo común, es por eso que están aquí, ustedes serán entrenados para unirse a los Spartan-II, una rama de supersoldados que lucharon por la Tierra y sus colonias, ahora dejaran sus vidas a un lado y se unirán por una causa mayor - dijo Halsey. En aquel instante muchos niños comenzaron a murmurar. - Estaran sometidos a un fuerte entrenamiento militar, pero esto sera para que tengan un excelente desempeño como soldados - dijo Deja, la Inteligencia Artificial que acompañaba a Halsey. Rahui y los niños fueron movilizados a un complejo militar en el sur de las instalaciones, el cual se encontraba en un hermoso bosque. Mientras eran escoltados, Rahui observo a un hombre de un tamaño inusual, medía dos metros de alto y portaba una armadura de color verde militar. Poseía una especie de casco con visor amarillo, y este se encontraba murmurando algo con otro sujeto similar. En ese instante un marine lo guió hacía lo que sería su cama. - Bien muchacho, aquí vas a dormir, ¿Entendiste? - pregunto. Rahui asintió. Cuando se metio en su cama, sintió una comodidad que no sentía antes. El siempre dormía en el suelo con solo una cobija, a pesar de que dicha cama no era tan cómoda, era mejor que dormir en el suelo. Mientras los otros niños dormían, Rahui se quedo con los ojos abiertos y no pudo dormir. El joven raramurí no podía conciliar el sueño, hacía unas horas había visto a toda su aldea morir, y ahora estaba secuestrado, en un planeta a miles de años de luz de la Tierra.

Cuando Epsilon Eridaní se cernía sobre Reach, los cadetes seguían dormidos, excepto por Rahui. Una lágrima recorrió su ojo al pensar en lo que había sucedido con su tía. - ¡Despiértense mocosos! - exclamo un sargento. - Oh, veo que tienes iniciativa - dijo el sargento. Rahui asintió. - Bien, sal ahora al campo, y seguirán instrucciones - dijo el sargento. El sargento llevaba una especie de bastón eléctrico y comenzó a despertar a los otros cadetes. Los niños se retorcían, pero uno de ellos solo estaba sentado en cuclillas. El niño tenía el cabello desacomodado, y parecía frio a simple vista. Cuando comenzaron a salir del complejo militar, una joven niña de cabello anaranjado y acento ruso lo observo. - ¿Cómo te llamas? - pregunto ella. - Rahui - respondió el. - Nunca escuche ese nombre, ¿De que planeta eres? - pregunto. - Soy de la Tierra - respondió. - Oh, interesante, un terrano, yo vengo de Uxor - dijo ella. Otro niño corrio junto a ellos, el joven tenía rasgos orientales. - Hola, soy Kai, vengo de Meridian - dijo el niño. - Mucho gusto Kai - dijo la niña. - Yo soy Daisy - añadió. Los tres niños abordaron un Pelican, y junto a ellos se encontraba un cuarto niño, el mismo que observo Rahui.

El Pelican los dejo con varios niños en una especie de base. Entonces el sargento decidió explicarles. - Bien, soy el Sargento Franklin Mendéz, vine a este mundo solo para hacerlos sufrir, este día haremos una dinámica, se llama, Captura la Bandera, el equipo enemigo esta compuesto de marines con munición aturdidora, ustedes deberán planear una estrategia para robarles la bandera, pero tienen que pasar desapercibidos, y desplegamos unidades Frame para que los cazaran, las reglas son sencillas, eviten ser detectados, capturen la bandera, y regresenla a su base - dijo Mendéz. - ¡Señor si señor! - exclamaron los niños. La zona era un enorme laberinto construido para ese juego. Los niños entonces comenzaron a dispersarse por el laberinto. - ¿Qué carajo estan haciendo? - pregunto Daisy. - No parecen tener ninguna estrategia, son impulsivos - dijo el cuarto niño. - ¿Cuál es tu nombre? - pregunto Kai. - Wolf, es lo único que recuerdo, no recuerdo mi familia, mi planeta natal, nada, solo recuerdo haber despertado en un mundo alejado, y ser seleccionado para el proyecto - dijo Wolf. - ¿Qué clase de habilidades tienes? - pregunto Daisy. Wolf entonces observo una piedra y extendió su brazo, un campo de energía de coloración morada se formo alrededor suyo y levanto la piedra. - ¿Eres un Psiónico? ¡Tio, eso es asombroso! - exclamo Kai. - Bien, tenemos que formular un plan para vencer, tomen sus rifles de asalto MA5D - ordeno Daisy. - ¿Cómo sabes que así se llaman? - pregunto Rahui. - Mi madre trabajaba en el ejército - dijo Daisy. - Bien, estan cargados y en modo aturdidor, debemos avanzar de forma sigilosa, no dejemos que los Frame nos detecten, una vez que estemos en la base, debemos acabar con los marines - dijo Daisy. - Para eso no debemos separarnos - dijo Kai. Los cuatro niños avanzaron entre una de las paredes del laberinto construido por la UNSC. Mientras avanzaban, escucharon el sonido de cadetes siendo capturados. - ¡Ah! ¡Mi columna! - exclamo un niño. - Maldita sea, deben estar cerca - susurro Daisy. En ese instante, las pisadas de un Frame comenzaron a escucharse. Rahui desenfundo un cuchillo y ordeno a los demás que se mantuvieron junto a la pared. - Detectando formas de vida orgánicas - dijo el Frame. Rahui se mantuvo bajo su campo de visión y entonces cuando estuvo detrás del Frame, hundió su cuchillo en el cuello. El androide cayo deshabilitado. - Debe tener un núcleo de memoria - dijo Kai. - Cuando era niño me gustaba reparar estas cosas - dijo Kai. El niño entonces con una piedra rompió la coraza y extrajo una especie de chip hológrafico. Este desplegó un mapa del laberinto, y vio el camino hacía la base enemiga. - Bien, parece que hay dos Frames más en el camino que seguiremos, tengo una idea - dijo Kai. - Wolf, cuando veas a un Frame, haz uso de tus habilidades y destrozalo - dijo Daisy. Wolf asintió en ese instante. Los cuatro cadetes avanzaron por los inmensos y cuadrados pasillos del laberinto, los cuales estaban cubiertos de moho y otro tipo de vegetación.

Los cadetes lograron burlar la seguridad destruyendo a los dos Frames mientras estos se descuidaban, y finalmente llegaron a la base enemiga. - Bien, allí esta la bandera, hagamos esto, Kai, ofrécete como prisionero, y cuando crean haber ganado, yo y Wolf acabamos con ellos, Rahui, tu toma y captura la bandera, y después regresaremos corriendo a la base - dijo Daisy. Los chicos asintieron y entonces Kai salio de su escondite. - ¡Oh no! ¡La base enemiga! - exclamo. - ¡Dispara al chico! - ordeno un marine. Los marines abrieron fuego con el modo aturdidor y una ráfaga de láser dejo a Kai inconsciente. - ¡Ahora! - ordeno Daisy. Wolf y ella se cubrieron detrás de unas plantas y comenzaron a abrir fuego contra los marines. Uno de los láseres dio en uno de los marines, y el otro se cubrió. Wolf levanto a uno de estos con sus habilidades y lo azoto contra una piedra, dejándolo inconsciente. Rahui se agazapo y entonces se infiltro en la base de estructura redonda, y tomo la bandera. - ¡Oye! ¡Baja esa bandera! - exclamo un marine. El marine disparo contra Rahui, pero el esquivo el tiro y entonces noqueo al marine con la bandera. Rahui salio de la base y observo una Mongoose que habían dejado allí. Rahui se subió a la Mongoose y entonces la encendió, pero no estaba seguro de como conducirla. Vio los pedales, el manubrio, y entonces comenzó a arrancar a una velocidad moderada. - ¡Wuhu! - exclamo emocionado. - ¡Eso Rahui! - exclamo Daisy. Wolf tomo el cuerpo inconsciente de Kai y comenzó a arrastrarlo, mientras los marines llegaban y abrían fuego contra ellos. Rahui llego a toda velocidad a la base y entonces se dejo caer del Mongoose, el cual se estrello contra su propia base. Rahui quedo envuelto con la bandera, y entonces se incorporo, pero envuelto en esta. Rahui logro quitarse la bandera y corrió hacia el asta, pero observo que un grupo de marines estaban robando la bandera. - ¡Derriba al chico! - ordeno uno de estos. Rahui dejo la bandera en el suelo y tomo su rifle, con el cual disparo unas ráfagas de láser. Los disparos derribaron a uno de los dos marines, y el otro corrió hacia el tratando de darle un culatazo, pero Rahui le dio una patada en sus partes bajas y después disparo en estas. - ¡Agh! - exclamo del dolor. Rahui tomo la bandera y recupero la suya, volviéndola a clavar en el asta. Rahui entonces alzo la bandera y grito. - ¡He ganado! - exclamo emocionado. Cuando la sesión termino, Epsilon Eridaní se ponía en el horizonte. Los cuatro niños observaban el atardecer, y entonces llego un Pelican. De el bajo el jefe Mendéz, y observo los cuerpos aturdidos de sus marines. Junto a el lo acompañaba la Dra. Halsey. - Vaya, la mayoria de cadetes cayeron presos por los Frame o fueron aturdidos por los Marines, pero ustedes han logrado capturar la bandera, y salvaron todo en el último momento, es increible la exactitud con la que lo hicieron, cooperaron como un equipo, parece quehice una buena elección - dijo Halsey. - Gracias - dijo Wolf. - ¡Niños! ¡Ustedes tienen futuro en esto! ¡Hoy se han ganado una cena con Pavo, Hamburguesas y Galletas, así como leche amarilla de Spadehorn! ¡Hoy festejen! - exclamo Mendéz. Los niños entonces soltaron un grito de la emoción.

Los cuatro niños saborearon el pavo en cuanto lo dejaron en su mesa. - Mmmm, esto es muy sabroso - dijo Rahui. - ¿Nunca habías probado uno? - pregunto ella. - Solo he probado el conejo y el pollo - dijo Rahui. - ¿En donde vivías? - pregunto Kai. - En la Sierra Madre, junto a los raramurís - dijo Rahui. - ¿Un pueblo indígena? - pregunto Wolf. Rahui asintio. Los niños festejaban mientras comían, pero los otros simplemente se alimentaban de una extraña masa amorfa preparada en la cafetería. Halsey y Mendéz observaban a esos niños comer. - Solo miralos, tan inocentes, tan felices, pero aun no estan preparados para saber de lo que en realidad enfrentan... - dijo Halsey. - Llegara el momento en que se lo digamos, estos niños son ajenos a las noticias de la Guerra, hasta ahora solo son rumores y eso, pero, ¿Qué pasara cuando arriven a las colonias Interiores? El pánico cundira - dijo Mendéz. - Y estos niños le daran una esperanza a la humanidad - dijo Halsey.

La Oscura Verdad

 8 de Junio de 2527

Base Castle, Reach, Sistema Épsilon Eridani

La hora de la cena siempre era un momento en que los cadetes podían conversar y compartir sus experiencias del campo de batalla. Pero esa noche algo extraño estaba a suceder. - ¿Recuerdan como dispare a ese androide? ¡Le vole la cabeza! - exclamo Kai. - Por qué tanto odio a mi especie - dijo un Frame que observaba desde la lejanía. Entonces fue que entro un marine manchado de sangre, pero no era sangre humana. Su sangre era de una coloración morada, y el marine tenía una mirada perdida. - ¡Tú! ¡Detente! - exclamo un marine. - ¡No! ¡Tienen que oír la verdad! - exclamo asustado. - ¡Un avanzado colectivo alienígena viene hacía la Galaxia! ¡Ellos han arrasado con nuestros mundos! ¡Pronto vendran a por nosotros! ¡Nadie sobrevivira! ¡Tienen que saber esto! - exclamo el marine. - ¡El Covenant viene! - exclamo el marine enfurecido, el cual tenia una pistola en sus manos. - ¡Baja el arma! - ordeno el androide. - Señor, baje su arma y lo mandaremos a rehabilitación... - ordeno Mendéz. - ¡Ni loco! ¡No pienso regresar al frente! ¡Esas cosas, han arrasado con todos y todas! ¡Sus armas vaporizan humanos! No pienso regresar, he visto la barbarie que ellos hacen... - dijo un marine. El marine puso el arma en su boca y disparo. Todos observaron atónitos. - Recojan el cadáver - ordeno Mendéz. Los marines tomaron el cuerpo del soldado. - Solo ha sufrido de PTSD, los Insurrectos han afectado a este tipo - dijo el marine.

- ¡Halsey! ¡No podemos ocultarle más esto a los cadetes! - exclamo Mendéz. - Se que no, en cualquier momento sabrían la verdad - dijo Halsey. - Si queremos tener soldados eficientes, debemos contarles la verdad... - dijo Mendéz. - Bien, pero las imágenes son muy fuertes, incluso para ellos - dijo Halsey. - ¡Tienen que abrir los ojos de la realidad en la que vivimos! ¡Solo somos malditas hormigas, y esas cosas son el oso hormiguero! - exclamo Mendéz. - En cualquier momento, ellos llegaran Halsey, y solo estos niños podran hacerles frente - dijo Mendéz. - Bien, hoy mismo les contare la verdad, ¡Deja! ¡Prepara el registro de Harvest! - exclamo ella. - Si señora - respondió Deja. Halsey abandono el camarote de Mendéz, el cual observo con descontento a la doctora. Los cadetes habían sido reunidos en la sala de conferencias, donde se encontraba Halsey y Mendéz. - ¿Qué fue eso en la cafetería? - se pregunto Daisy. - Ni puta idea, pero esa sangre no era humana definitivamente - dijo Kai. - ¿Algún animal que tenga esa coloración? - pregunto Rahui. - Los demonios, los demonios que abducían en Velarax-9, esos seres abducían gente en aquel planeta - dijo Wolf. - ¿Cómo sabes eso? - pregunto Kai. - Tuve un recuerdo, creo que de esa colonia vengo - dijo Wolf. - ¡Atención a todos los cadetes! ¡Esta ocasión vengo a darles un aviso importante! - exclamo Halsey. Todos los cadetes en ese momento se callaron. - Cuando los reclute, les dije que sería para proteger a la Tierra y sus colonias, pues bien, mentí - dijo Halsey. Todos observaron sorprendidos. - Si, la protegeran, pero de Insurreccionistas - dijo Halsey. - Muchos de ustedes presenciaron la muerte de un marine, se suicido por PTSD, dicen los registros oficiales, pero la realidad es otra - dijo Halsey. - El marine viene del planeta Adana-II, un mundo tropical de las colonias exteriores. Adanaxis, ha sido perdido, bajo la fuerza de un enemigo que viene de más allá del Brazo de Orión - dijo Halsey. - ¿Qué? - se pregunto Daisy. - En 2525, el planeta de Harvest, una importante colonia agrícola fue atacada por una nave alienígena no identificada, la nave enfrento sola a la flota de Harvest y la redujo a cenizas, poco después, descubrimos otra nave en Damascus, donde se enfrento al grupo de batalla comandando por el UNSC Heracles, el Heracles apenas sobrevivio y regreso con un mensaje, una advertencia... - dijo Halsey. En ese momento, Deja puso una especie de mensaje. Una figura de un alienígena humanoide con un largo cuello y piel arrugada aparecio. - Humanos, los hemos estado observando por un tiempo, nosotros somos el Covenant, un colectivo de razas alienígenas que se esparcio por toda la galaxia, nosotros veneramos a los Forerunner, una raza de seres que hace millones de años habitaron la Galaxia, nosotros seguimos al pie de la letra sus enseñanzas, y cuando los descubrimos a ústedes, supimos al instante que eran una abominación que debería ser borrada de la Galaxia, su destrucción es la voluntad de los Dioses, y nosotros, ¿Nosotros que somos? Nosotros somos su instrumento... - dijo el alienígena. Todos en la sala estaban impactados. Rahui no pudo reaccionar. - Esto fue una declaración de guerra, logramos destruir la nave en Damascus, pero el Covenant comenzo su campaña genocida, comenzaron a arrasar mundos en las colonias exteriores, ellos los cristalizan, bombardean con plasma el planeta y lo dejan estéril - dijo Halsey. En ese momento Wolf levanto su mano. - ¿De qué son capaces estos seres? - pregunto Wolf. En ese momento, Halsey con lágrimas en los ojos puso una grabación.

 3 de Febrero de 2526

Ubicación Desconocida, Harvest, Sistema Épsilon Indi

Allison se encontraba grabando desde su casco. - ¡Bien marines! ¡Estos bastardos se han hecho con nuestro planeta! ¡Pero hemos venido a recuperarlo! ¡Hagamosles sufrir! - exclamo Allison. - ¡Bu-rrah! - exclamaron los marines. Estos tomaron sus armas y se subieron a sus vehículos, la Sargento Allison decidio quitarse el casco y voltearlo hacía ella. - Leonard, si estas viendo esto, significa que he muerto, quien sea que lo este viendo, hagaselo saber a Leonard, por favor, se los pido - dijo Allison. Ella cargo su DMR y entonces monto un Warthog, los marines avanzaron sobre una especie de residuo, al principio parecia nieve, pero Rahui se percato de que era ceniza. Los marines avanzaron sobre el terreno vidriado, y entonces sucedio una explosión. Unos pequeños alienígenas gordos del tamaño de un niño comenzaron a gruñir y abrir fuego con armas de plasma. Los alienígenas rechonchos rompieron la formación de los humanos y comenzaron a disparar. Los marines abrían fuego desesperadamente, logrando acabar con varios de estos. Una extraña especie de alienígenas similares a buitres poseían escudos de energía y bloqueaban las balas. Los disparos de plasma y una extraña especie de aguijones acababan con los marines. Allison disparaba constantemente contra los alienígenas y logro derribar a varios de estos, pero sabía que estaban perdidos, al haber sido acorralados en un cañon.

Los disparos continuaban, y Allison se cubrio junto a otros marines. Una nave de descenso en forma de U desplego varias tropas, y una especie de cazas disparaban explosivos contra los marines. Un par de alienígenas compuestos de gusanos y armadura pesada descargaron una especie de plasma sobre los marines. Estos ardían en llamas moradas, y se podían escuchar los gritos de agonía de estos. Los alienígenas provocaban sonidos de exitación y regocijación, fue entonces cuando llegaron los grandes, una especie de reptiles con cuatro mandíbulas abrían fuego con poderosos rifles contra los indefensos marines. Un Frame trato de acabar con uno, pero fue despedazado por uno de los alienígenas. Allison comenzo a sollozar en la grabación. - ¡Mueran malditos! - exclamo ella. En la grabación una especie de sombra o reflejo se visibilizo, pero la sargento no se dio cuenta de esto. En ese instante, algo la levanto, algo respiro en la camará, y entonces un sonido fuerte se escucho. Allison observo hacía abajo y se dio cuenta de que había sido atravesada por una espada de plasma canalizado. Ella cayo muerta en el suelo, y su sangre mancho este. El alienígena observo a la camará, y entonces profirio unas palabras en algun lenguaje extraño. Después de la masacre, solo quedaron cuerpos de los marines y algunos seres rechonchos. Los Covenant se alejaron, y dejaron aquella grabación como una amenaza.

 8 de Junio de 2527

Base Castle, Reach, Sistema Épsilon Eridani

Los cadetes estaban sorprendidos y aterrorizados. Parece que después de todo, no estaban tan solos en el universo. - Les trate de ocultar la verdad, por que pense que aun no era el momento, pero el Covenant a estas alturas ya esta circulando como rumor, el caos esta cundiendo, y solo los Spartan podran detenerlos. Ustedes son una segunda tanda de Spartan-II, los Spartan 2.5, todavía estan a punto de pasar por el proceso de aumentaciones, pero aun no es el tiempo, aun no es el tiempo de que encaren al Covenant, pero, se que ustedes podran contra esa amenaza - dijo Halsey. Mendéz observo a los cadetes. - ¿Estas segura de que logren hacerle frente a la nueva amenaza? - pregunto Mendéz. - No garantizo nada, ya hemos visto lo que han hecho en otros planetas, los Spartan-II apenas pueden hacerles frente, incluso con todas sus habilidades, tengo la mínima esperanza de que estos chicos sean un refuerzo, pero solo eso, estamos enfrentando una guerra de supervivencia, no podremos derrotar al enemigo, pero podemos repelerlos - dijo Halsey. - Espero que estes en lo correcto, de no estarlo, todos moriremos - dijo Mendéz.

Poco tiempo después, los cadetes Spartan 2.5 fueron enviados a los laboratorios, donde se inyectaría todo tipo de sustancias para poder modificarlos. En base al ensayo y error con los Spartan-II, conocían mejor las sustancias que se deberían de utilizar. La mayoría de cadetes solo tenía seis años, había una mayor probabilidad de que estos sobrevivieran. - Ya lo hemos probado con monos, y con los otros cadetes, ahora sabemos correctamente la cantidad que debemos administrar - dijo una científica. - Drogas para que se guíen por sus instintos en caso de verse superados, actuaran de forma mas violenta y esto mejorara su eficiencia en combate, los adoctrinamos para que obedezcan ordenés sin dudarlas, tendran mejores reflejos, y podran ser tan fuertes como uno de esos guerreros de elite del Covenant - dijo la genetista. - Estoy consciente de que estamos haciendo - dijo Halsey. Halsey observo a Rahui, y entonces comenzo a suministrarse las drogas, el paciente estaba anestesiado, y su respiración comenzo a elevarse. Sus musculos se ensanchaban, y la sangre bombeada era mayor. Después de unos minutos Rahui había sido mejorado, su físico era mas prominente. - ¿Cuántos han sobrevivido? - pregunto Halsey. - Se estan arrojando los resultados, de los quinientos candidatos, la tasa de mortalidad es del 35%. - Fue una mejora en comparación del proyecto Spartan-II - dijo Halsey. - ¡Doctora! ¡Doctora! ¡El Sujeto 097 presenta anomalías! - exclamo un genetista.

- Sedamos al joven cuando las aumentaciones le provocaron convulsiones, volvimos a hacer un analísis sanguineo y descubrimos esto... - dijo el genetista. Halsey observo la computadora, su ADN estaba modificado, su sangre poseía pigmentación azulada debido a una excesiva cantidad de cobre, y había cambiado demasiado su estructura genética, sus pupilas ahora eran anaranjadas, y su piel era de un color pálido. - ¿Cómo sucedio esto? - se pregunto Halsey. - Su sangre es similar a la de los Covenant, no tengo idea de como sucedio esto... - dijo el genetista. - ¿Hicieron diagnósticos antes de ser entrenado? - pregunto Halsey. - Sí, pero eran normales, es como si hubiera camuflado su señal genética - respondió el científico. - Maldita sea, no informen de esto a nadie el resto de cadetes no debe saberlo - dijo Halsey.

La Caída de Reach

 30 de Agosto de 2552

Base Castle, Reach, Sistema Épsilon Eridani

Años tras saber de la existencia del Covenant habían motivado a los Spartan 2.5 a entrenar. Halsey mantuvo a entreno mediante simulaciones a los S-2.5, además de enviarlos a pequeñas Operaciones contra grupos Insurreccionistas que violaban el acuerdo, mientras los Spartan-II eran desplegados en el campo de batalla. - ¿Por qué no utilizamos a los Spartan 2.5 en combate? - pregunto Leonard Church, un líder militar, creador del Proyecto Freelancer. Tras el estallido de la guerra, se habían creado varios proyectos, el Spartan-II, Spartan 2.5, y el Freelancer, aun que se rumoreaba de un tercer proyecto, el Spartan-III. Los Freelancer eran supersoldados los cuales eran acompañados por una IA, que se mezclaba con ellos y mejoraba sus habilidades mentales, haciendolos más fuertes, pero no contaban con las mismas mejoras de los Spartan-II. Church trabajo separado de Halsey por mucho tiempo, pero la ONI había preparado la Operación: BANDERA ROJA, y tendrían que unir fuerzas. - Los Spartan 2.5 han sido más una especie de repuesto para los Spartan-II, no duraran para siempre es un hecho - dijo Halsey. - Así que, simplemente son soldados reemplazables - dijo Church. - No, pero en cierta forma, solo son un refuerzo - dijo Halsey. - Eso es un si - dijo Church. - Mis Freelancer son efectivos, pero no tanto como los Spartan he de admitir, pero he decidido probar a uno de los míos contra tus Spartan 2.5, Washington si ha visto combate real... - dijo Church. - El que no hayan estado en un combate contra el Covenant no significa que no sepan de combate, las simulaciones han generado todo tipo de situaciones para que entrenen - dijo Halsey. - Bueno, veremos quien tiene el mejor supersoldado ahora - dijo Church. - Si mis Spartan-II estuvieran aquí, el resultado seria muy diferente - dijo Halsey.

 30 de Agosto de 2552

Nueva Trinidad (Simulación), Reach, Sistema Épsilon Eridani

Rahui se mantuvo a la delantera de los Spartan del equipo carmesí. Estos se encontraban en un juego de "Juggernaut por equipos". Había un Juggernaut en el campo de batalla, y los equipos lucharían para apoderarse del Juggernaut, pero quien se convirtiera en uno, sería ahora enemigo de su equipo. Por cada Juggernaut asesinado, el equipo ganaba un punto. Rahui se había convertido en el líder del Equipo Carmesí, compuesto por el, Rahui-074, Kai-077, Daisy-457 y Wolf-097. Los cuatro Spartan se enfrentaban a otro equipo de Spartan 2.5, y el Juggernaut se rumoraba que era un supersoldado del Proyecto Freelancer. - Bien, el objetivo es acabar con el Juggernaut, recuerden - dijo Rahui. Los soldados avanzaron por la plaza de la ciudad, y entonces se posicionaron estratégicamente contra los enemigos. Kai levanto la mirada y observo al Freelancer. - Despejado, podemos proceder - dijo Kai. Cuando Kai comenzo a escalar, un disparo láser de francotirador atraveso su cráneo. Kai cayo derribado y entonces observaron al Equipo Celeste. - ¡Abran fuego! - ordeno Rahui. Los Spartan abrieron fuego contra sus enemigos, que tomaron posiciones de francotirador. Los disparos de láser aturdidor cubrían el terreno, y entonces Daisy arrojo una granada. La explosión acabo con algunos Spartan, pero entonces aparecieron más. - ¡Bien! ¡Ahora! - exclamo ella. Varios Spartan rojos aparecieron y comenzaron a luchar contra los azules. Todo el campo se convirtio en una zona de guerra. Las rafagas inundaban la zona, y algunos caían abatidos. Los equipos montaban torretas y abrían fuego en el area. - ¡Vamos! ¡A por el Juggernaut! - exclamo Daisy. Un grupo de Spartan azules abrieron fuego contra este, pero este esquivaba los disparos y entonces golpeo a uno, noqueandolo. Otro de estos fue pateado y entonces Washington tomo a un Spartan y lo arrojo contra otros. Un Spartan trato de golpearlo, pero Washington golpeo dos veces su armadura y después golpeo su cara, arrojandolo.

El Freelancer abrio fuego con su rifle de asalto y elimino a unos cuantos Spartan. - Estas haciendolo bien Washington - dijo Church. - Gracias - respondio el Freelancer. El arrojo una granada y entonces rodo, la explosión acabando con Spartans de ambos equipos. Los dos equipos comenzaron a concentrar todo el fuego sobre Washington. Church observaba la simulación y sonrio. - Parece que después de todo, tus Spartan 2.5 no estan tan bien entrenados - dijo Church. Halsey dejo una sonrisa. - Eso es lo que te quieren hacer creer - dijo ella en su mente. Los Spartan continuaban abriendo fuego. - Bien, continuen distrayendolo, haganle creer que tiene la ventaja - se dijo Wolf a si mismo. - ¡Ahora! - exclamo Wolf. Su equipo de asalto abrio fuego contra los Spartan azules y acabaron varios, mientras esquivaban los disparos de otros. Washington logro arrojar a un grupo de Spartan azules, pero entonces varios de estos comenzaron a levitar, y despues fueron arrojados violentamente contra una pared. Washington observo a Wolf levantarlos. - Un Psíquico, menuda mierda... - se dijo a si mismo. Daisy entonces pateo al Freelancer, pero este activo botas magnéticas que lo aferraron al suelo, Washington se propulso y golpeo a la Spartan 2.5, pero entonces detras de el Kai salto y hundio un cuchillo en su espalda. Washington dio un codazo y le saco el aire a Kai, arrojandolo hacía atrás. - Son buenos después de todo - susurro entre dientes. - ¡Ahora! - exclamo ella. Rahui se quedo apuntando con un francotirador y disparo al pecho de Washington. - Juego Terminado - se escucho en el comunicador. La simulación termino y los Spartan 2.5 se reincorporaron.

- ¿Por qué termino tan rápido? Queríamos acabar contigo Rahui - dijo Kai. En ese instante Leonard y Halsey aparecieron. - Por qué vi lo suficiente - dijo Leonard. - Tengo que admitir que me engañaron, trazaron intencionalmente el plan de actuar como tropas incompetentes para hacerle creer a Wash que tenían la ventaja, y al final vencerlo, interesante - dijo Church. - Nos pusimos de acuerdo con todo el equipo rojo y azul, pero creíamos que duraría más - dijo Kai. - Vi suficiente, tienen buena coordinación, y algunos de ustedes tienen habilidades interesantes - dijo Church. Los Spartan se habían quitado sus cascos mientras recibian el elogio. - Ustedes seran seleccionados para la Operación: BANDERA ROJA - dijo Halsey. - ¡Genial! - exclamo Rahui. - Les deseo suerte muchachos, tienen bastante potencial - dijo Church. Washington se acerco hacía Rahui y lo observo. Washington era rubio, tenía una cicatriz en el ojo izquierdo y una mirada seria. - Buen trabajo novato - le dijo.

30 de Agosto de 2552

Base Castle, Reach, Sistema Épsilon Eridani 

Los Spartan 2.5 salieron de la Base Sword emocionados. - ¡Somos el mejor equipo! - exclamo Rahui. Todos gritaron una especie de saludo, pero en el instante, Wolf comenzo a sangrar por la nariz. Wolf tomo una servilleta y se tapo su nariz. Halsey lo observo y se acerco a el. - No dejes que los demas vean los cambios genéticos a pequeña escala, pudimos cubrir tus cambios físicos debido a "la reacción de tu sistema con los aumentos", pero los cambios genéticos es algo más alla de nuestra comprehensión, no se los revelaras a nadie ¿Entendido? - pregunto Halsey. Wolf asintió. El joven volvio a ponerse su casco de la armadura Mark IV. En ese instante la base se puso en estado de alerta. - ¿Qué sucede? - pregunto Rahui. Wolf observo en el cielo algo que jamás quizo haber visto. - ¡El Covenant esta en Reach! - exclamo Daisy. Los marines entonces comenzaron a movilizarse cuando una flota de naves Covenant comenzo a emerger del desliespacio en la atmósfera superior de Reach. - ¡Equipo Carmesí! ¡Tenemos nuevas ordenes! ¡Una estación espacial ha quedado atrapada en medio de la llegada del Covenant! Anchor 11 tiene información importante acerca de un mecha prototípico, debemos evitar que caiga en manos Covenant, su misión es destruir la estación y escapar - dijo Church. - Si señor - respondió Daisy. - Tu tomaras cargo de la misión Daisy, Washington ira a a acompañarlos - dijo Church.

 30 de Agosto de 2552

Anchor-11, Reach, Sistema Épsilon Eridani

Una nave de la UNSC, el UNSC Eufrates despego hacía la atmósfera. - ¿Cómo sucedio esto? - se pregunto Kai. - Tenemos una cronología de lo sucedido, el día de ayer, 29 de Agosto, una fuerza de avanzada arrivo al planeta y saboteo la estación Visegrad, el Equipo Noble descubrio el plan y los destruyo, pero el Covenant había establecido una base en el norte del planeta, a la mañana siguiente ejecutaron un asalto a gran escala y destruyeron la base, pero otra nave arrivo al planeta, el Long Night of Solace, el Equipo Noble destruyo el crucero, pero inmediatamente después arrivo la flota de Justicia Particular... - dijo Halsey. - ¿Justicia Particular? - pregunto Washington. - Así es, los marines les apodan "Los destructores de mundos", y se merecen ese nombre, debemos evitar que Reach caiga a toda costa, todos los operativos han sido desplegados, y los Spartan 2.5 estan en el Campamento Raffiti a la espera de ordenés, tengo que ir a la Base Sword, un fragmento de Cortana ha descubierto algo en el hielo, y debemos impedir que caiga en manos enemigas - dijo Halsey. Los Spartan cargaron sus armas y se prepararon para el combate. En el espacio todo era un caos, las naves del Covenant se enfrentaban contra los cruceros de la UNSC, los cuales se veían superados por la avanzada tecnología alienígena. - Menuda mierda... - dijo Rahui. Un disparo de plasma partio a la mitad a un Clase-Marathon, una de las naves mas grandes creadas en aquel momento. 

El UNSC Eufrates viajo entre los disparos y se acoplo en Anchor 11, una estación de reparaciones. - Bien, ya saben cual es el plan, nos abrimos paso a la sala de control, purgamos la información y destruimos la estación, básicamente es el Protocolo Cole, hay que evitar a toda costa que caiga Reach - dijo Washington. - Si señor - respondieron todos. Rahui observo desde el hangar mientras descendian la zona donde se encontraba el campamento Rafitti. En ese instante, un crucero Clase-CAS disparo contra la superficie del planeta. - ¡No! - exclamo Rahui. Los Spartan 2.5 fueron bombardeados por plasma sin oportunidad alguna de hacer algo, incluso los supersoldados estaban indefensos ante lo enorme que era el Covenant. - Calma, calma, todavía podemos ganar - dijo Daisy. El plasma caliente vaporizo todo lo que se encontraba en la zona, reduciendolos a simples partículas. Un Infierno se estaba desatando sobre el planeta.

Los cinco supersoldados avanzaron con sus armaduras puestas. Dejaron de usar las Mark-IV otorgadas para el entrenamiento. Rahui-074 portaba una armadura Mark V de color verde oscuro, Kai-077 portaba una armadura Mark-V de color azul, Daisy-457 portaba una Mark-IV de color rojo, Wolf-097 portaba una armadura Mark V-Delta de coloración azulada. Washington portaba una Mark-VI de color gris con franjas amarillas. - Bien, preparense para avanzar - indico Washington. Los Spartan avanzaron con sus armas en alto, principalmente rifles MA5D y se detenían cuando notaban actividad. - El radar indica movimiento detrás de esa puerta - dijo Kai. Washington presiono una serie de botones y desbloqueo la puerta. Un grupo de Grunt, pequeños seres rechonchos con trajes anaranjados, piel grisacea y una máscara de gas se encontraban allí. Los Grunt lanzaron una especie de ladrido y comenzaron a abrir fuego contra los Spartan. Estos tomaban cobertura en los pasillos de la nave y abrían fuego, acabando con algunos de los alienígenas. Estos dejaban una sangre azulada clara en el suelo. Los Grunt continuaban bramando, pero finalmente todos sucumbieron a las balas del equipo. - ¡Sigan avanzando! - ordeno Washington. Los soldados siguieron avanzando por la Estación y redoblaron por un pasillo, encontrandose con mas Grunt. Los Grunt caían con facilidad, pero entonces se reorganizaron y ahora eran acompañados por Jackals, una especie de reptiloides con rasgos aviares. Los Jackals lanzaban un rugido similar a un ave de rapiña y abrían fuego con pistolas de plasma, mientras estaban protegidos por escudos. Los Spartan disparaban contra sus escudos, los cuales devolvían las balas. - De ese tipo de escudos obtuvimos los nuestros, interesante - dijo Kai. Wolf entonces observo la granada de un Jackal, y con su mente la activo. El alienígena lanzo una especie de chillido antes de estallar, despejando el pasillo. Ellos avanzaron por el pasillo y observaron a un grupo de marines N7 muertos, abatidos por el Covenant. - Pobres soldados... - dijo Rahui. - Vengaremos su muerte - dijo Washington. El indico que avanzaran y los Spartan se dirigieron a la batalla.

Los Spartan continuaron avanzando por los pasillos de la nave y disparando contra los Jackals y Grunts que encontraban. Los tiroteos eran cortos, pero eran letales. - ¡Por aquí! - exclamo Kai. El Supersoldado abrio una puerta, y entonces una criatura reptiloide con su mandíbula partida en cuatro le rugio. La criatura pateo a Kai y encendio una espada de plasma sólido, pero el supersoldado logro romperle el brazo y capturar su espada, con la cual le corto el cuello. - ¿Esto es todo lo que tienen? - se pregunto Kai. Sin saberlo, una extraña máquina micróscopica los estaba siguiendo. - Vaya, no son tan duros de matar después de todo - dijo Washington. Mientras caminaban, una puerta se abrio y varios Covenant los emboscaron, Jackals, Grunts y Elites equipados con armas de plasma automáticas. Los alienígenas comenzaron a disparar contra los Spartan, los cuales apenas pudieron responder. Wolf desplego un escudo de energía psíquica, reteniendo los disparos del Covenant. - ¡No podre contenerlos mucho más! - exclamo Wolf. - ¡Tu ve con ellos! ¡Yo los retengo! - exclamo Kai. El supersoldado cargo una granada y la arrojo, entonces los Spartan continuaron avanzando.

- Me quedare por aquí, ustedes entren en la sala de control - ordeno Washington. Los Spartan abrieron las puertas de esta con un decodificador y observaron a un grupo de alienígenas. Se encontraban Grunts, Jackals y Elites, así como una extraña especie de gaseópodos de coloración morada, tentaculos y una cabeza alargada de seis ojos. El extraño animal observo a los Spartan y emitio un chillido, alertando a los otros Covenant. Un Elite de dos metros de alto que portaba una capa y una armadura dorada los observo. - ¡Demonios! - exclamo enfurecido. El Elite encendio su espada de energía de color azul y les rugio. - ¡Abran fuego! - exclamo Washington. Los Spartan comenzaron a disparar, pero aquel Elite era rápido y esquivo. El Elite logro patear a Rahui y sus guardaespaldas comenzaron a abrir fuego. Los Spartan se cubrieron detras de algunas computadoras mientras disparaban. Rahui estaba en el suelo, indefenso, y entonces estaba a punto de ser asesinado por el Elite. - ¡No! - exclamo Daisy. Ella se lanzo contra el alienígena con su cuchillo en mano, pero el Elite esquivo el ataque y corto su vientre con la espada. Daisy cayo en el suelo. - ¡No! - exclamo Kai. El Elite se acerco con su espada activa y la observo. - Luchaste de forma honorifíca - dijo. - Antes de morir, concedeme una pregunta, ¿Por qué quieren destruirnos? - pregunto ella. - Los profetas los consideran herejes, y nosotros somos su instrumento, pero considero que ustedes son honorables guerreros - dijo el alienígena. - Pero, ¿Por qué los obedecen? - pregunto ella. - Por qué ellos nos llevaran a la senda de la salvación - dijo el alienígena. - ¿Y si estan equivocados? - pregunto Daisy. En ese momento, Thel 'Vadam observo con sus ojos abiertos a la humana. - Debes seguir lo que es correcto, tarde o temprano los usaran... - dijo Daisy. Entonces ella cerro sus ojos y murio.

Los Covenant seguían enfrentandose a los humanos en la sala de control, mientras las naves se enfrentaban en el espacio. Explosiones atronadoras comenzaron a verse en la superficie, el planeta estaba siendo cristalizado. Las naves bombardeaban con plasma el planeta, y todo lo que estuviera en el blanco, era vaporizado. Rahui se reincorporo y hundio un cuchillo en el brazo de Thel, el cual grito enfurecido y lo pateo. - ¡Patético! ¡Acaben con ellos! - exclamo Thel. Wolf trato de arrojarlo con sus habilidades, pero estaba debilitado. Un Jackal disparo con su aguijoneador y este se clavo en el brazo de Wolf. El cristal de blamita estallo y rompio su hueso, dejandole una profunda herida. - ¡Agh! - exclamo adolorido. La sangre de coloración azulada de Wolf caía a borbotones en el suelo. - ¿Qué carajo? - pregunto Kai. Mientras disparaban, Rahui se arrastro y llego hacía un panel de datos, entonces tecleo una secuencia. La computadora pregunto si quería borrar los datos, y dio que si. Entonces activo una secuencia de destruir el reactor de la nave. - ¡Advertencia! ¡Los reactores de la estación han iniciado una sobrecarga! ¡Se recomienda evacuación inmediata! - exclamo un sistema automático. Thel gruño y entonces ordeno a sus tropas alejarse. Estas se alejaron disparando, pero entonces el Elite se sostuvo de un panel y con su espada corto la ventana. La descompresión arrojo a varios objetos al vacio, y entonces Thel se impulso en gravedad cero para llegar a una puerta. Kai no se pudo sostener y entonces fue succionado por el vacio. - ¡No! - exclamo Rahui. Su amigo, su hermano, había sido eyectado al espacio exterior, ni un Spartan pudo con la gravedad. La estación entonces sello la ruptura. Washington disparo contra la computadora de la estación, deshabilitandola. - Tenemos que salir de aquí - dijo Wash. Washington entonces tomo como rehen a Wolf y apunto su pistola en la cabeza. - No intentes usar tus habilidades, te necesito vivo - dijo Wash. 

Thel 'Vadam se quedo pensando en las palabras de aquella humana. Tal vez tenía razón, pero no estaba seguro. - Señor, ¿Se encuentra bien? - pregunto un Sangheili. - Sí, estoy bien, hay que regresar, evacua a todo el personal de regreso a la flota, tenemos que acabar con los remanentes de la humanidad en este mundo - dijo Thel. El Sangheili asintió mientras los Unggoy y Kig-Yar se movilizaban. Thel dejo de pensar y entonces se subio al Phantom, el cual de nuevo salio de los hangares de Anchor 11. Debajo de ellos, el planeta estaba ardiendo en llamas, con su superficie calentandose a cientos de grados centígrados, las formas de vida morirían quemadas, y el agua se vaporizaba por la temperatura del planeta. Cuando la temperatura descendiera, comenzarían tormentas de ceniza y un invierno nuclear en la zona. El UNSC Eufrates se encontraba intacto en el hangar. En ese instante Washington derribo a Wolf al soltarle un golpe. - ¿Qué coño eres? - le pregunto. Rahui observo su herida, la cual salpicaba sangre similar a la de los alienígenas. - No soy humano, soy un espía de los Covenant, un híbrido entre Sangheili y humano, no lo supe hasta que se me administraron las aumentaciones, no soy el único de mi clase, lamento haberselos ocultado... - dijo Wolf decepcionado. - ¡Maldito traidor! - exclamo Washington, el cual arrojo al Psíquico herido. - Me merezco la muerte, lo se... - dijo - Le informaremos a la ONI que tu chip se reactivo, te llevaran a cuarentena después de esto - dijo Rahui. El Spartan cargo su arma y la puso en modo aturdidor, disparando contra Wolf.

Los dos abordaron el UNSC Tyr y escaparon de la estación, la cual comenzo a estallar. La nave comenzo a resquebrajarse y entonces esta estallo, dejando solo restos orbitales. - ¡Pon curso al Pillar of Autumn! ¡Es nuestra última esperanza! - exclamo Rahiu. El UNSC Tyr entonces se acerco. - Cápitan Keyes, permiso para acoplarnos - dijo Washington. - Permiso concedido, aterrizen en los hangares - dijo Keyes. El Prowler logro entrar en el hangar y entonces el Pillar of Autumn estaba siendo seguido por Cruceros Clase-CSS. Entonces el UNSC Pillar of Autumn entro en el desliespacio, escapando a la devastación. Sin saberlo, un fragmento de Cortana había analizado una estructura Forerunner enterrada en el hielo, y complementada con información encontrada en Cote D'Azure, el Autumn entro hacía un rumbo desliespacial aleatorio. 074 y Washington fueron puestos en criosueño al haber entrado al Pillar of Autumn. Rahui lo había perdido todo, y no había vuelta atrás.

El Arma que apunta a la cabeza del Universo

 19 de Septiembre de 2552

Órbita del Halo, Instalación 04, Sistema Soell

El UNSC Pillar of Autumn emergio del desliespacio sobre una especie de mundo anillo, el cual orbitaba un gigante gaseoso y sus lunas. - Cortana, dime en donde estamos - ordeno Keyes. - No tengo una idea exacta señor, he clasificado este sistema como Soell. - Parece que naves Covenant nos han seguido señor, debieron rastrearnos - dijo un oficial. - Maldita sea, ellos siempre han sido más rapidos - dijo Keyes. - ¡Bien! ¡Ejecuten el Protocolo Cole! ¡No dejaremos que todo el personal importante caiga en manos enemigas! - exclamo Keyes. - ¿Y Qué haremos con la Profesora Sanders? - pregunto Cortana. - Ordena a los Spartan que la protejan - dijo Keyes. - Entendido señor - respondió ella.

Rahui desperto de su camara de criosueño, y observo a Washington abriendola. - Novato, nos han dado la orden de evacuar a una Xenoarqueológa, despiertate y carga tu arma - dijo Washington. - No me siento tan bien después de lo sucedido en Reach, especialmente por culpa de ese traidor - dijo señalando al criotubo donde se encontraba Wolf. - Tristemente debemos salvarlo a el también, se ha ejecutado el Protocolo Cole, y debemos evitar que caiga en manos enemigas - dijo Washington. - Por mi que ese maldito cabrón regrese con sus amos - exclamo enfurecido Rahui. - Relaja la raja, con simplemente deshacernos de el sera suficiente - dijo Washington. Los dos trajeron a rastas al criotubo, y entonces un grupo de marines lo llevaron en una carretilla. - ¿A donde lo llevarán? - pregunto Rahui. - Alguna instalación secreta de la ONI en el espacio profundo - respondió Washington. 

Los dos Spartan llegaron al puente de mando, donde se encontraron con Keyes. - ¡Señor si señor! - dijeron al mismo tiempo. - No es tiempo de formalidades muchachos, la misión es simple, ustedes deben descender en el planeta y escoltar a la Doctora Adeline Sanders, es una de las mejores xenoarqueologás que conoceran en su vida, pero si cae en manos del Covenant, podrían usarla para usar la tecnología ancestral contra nosotros, podría revelarles la información, deben protegerla - dijo Keyes. - Oh genial, una erudito de la ONI, no puedo esperar con que tipo de vieja tendremos que lidiar - dijo Rahui. Cuando el se volteo, observo a una joven de 1.70 metros de altura observandolo. - ¿Qué dijo de mí soldado? - pregunto ella. - Nada, nada - respondió 074. - Bien, salgan del Pillar of Autumn, los Covenant comenzaran su asalto en cualquier momento - dijo Keyes. Los dos supersoldados escoltaban a la joven doctora, la cual era de piel blanca, un cabello rojizo y unos ojos azules. - Tiene un buen trasero - susurro Washington. - Mis funciones sexuales fueron reprimidas, no puedo fijarme en eso - respondió Rahui. Entonces llegaron hacía una capsula de escape y la abrieron. Sanders tomo asiento mientras una piloto se encargaría de pilotar la capsula. - Bien, abrochense los cinturones - dijo ella. Cuando la cápsula salio disparada, paso junto a unos cruceros CSS que estaban preparandose para atacar el Autumn. - ¿Qué demonios es eso? - pregunto Washington. Un enorme mundo en forma de anillo era visible, aproximadamente tenía 100,000 km de diametró. - Eso, es un Mundo Anillo - dijo en forma de broma Sanders. La nave entonces comenzo a entrar en la atmósfera del anillo.

 19 de Septiembre de 2552

Valle, Instalación 04, Sistema Soell

Zuka 'Vadamee observo el paisaje del mundo anillo, uno de los anillos sagrados donde los Forerunner efectuaron el Gran Viaje, al final estaba en sus manos. El y su pueblo estaban dirigidos por una ferviente fe religiosa, y buscaban la salvación, pero para ello, deberían eliminar a los humanos. El dirigia un grupo de élite, guerreros de alto poder del Covenant. Zuka observo al resto de su escuadron, establecido en una meseta. - ¡Dadab! ¡Ponte en contacto con Thel! - exclamo el Sangheili. - Si amo - respondió el pequeño Unggoy. Este encendio un holopedestal donde aparecio la figura de su hermano, Thel 'Vadamee. - ¿Cómo han ido las cosas? - pregunto el Sangheili. - Gracias a nuestra avanzada tecnología de rastreo, localizamos el mundo natal de los humanos, estamos a punto de conseguir la victoria, pero unos cuantos humanos han logrado escapar, su nave es conocida como el Pillar of Autumn, y estan desplegando cápsulas de escape en el anillo, parece que intentan luchar contra nosotros, es increible que sigan peleando, su mundo natal fue reducido a cenizas... - dijo Thel. - Los humanos tienen honor, no se rendiran hasta morir - dijo Zuka. - Entonces les conseguiremos una muerte digna, elimina a toda nave de descenso que se acerque al anillo - ordeno Thel. Zuka asintió. - ¡Allí! ¡Mirad! - exclamo Dadab. - ¡Eliminalos! - ordeno el Sangheili. Dadab abrio fuego con su torreta Shade y disparo contra una capsula de escape. La cápsula resulto dañada y esta se estrello cerca del lugar. - ¡Vayan a buscarlos! ¡Ahora! - ordeno el Sangheili.

La cápsula yacía estrellada, las llamas eran expulsadas del pequeño transporte. En ese instante, una mano de 074 emergio. El Spartan había protegido a la Doctora, la cual sobrevivio herida al impacto. - ¿Estamos en el anillo? - pregunto Washington. - Obviamente genio - respondió Sanders. - La piloto no sobrevivio, parece que estos Covenant arrivaron antes - dijo Washington. En ese instante observo unos vehículos aereós sobrevolar la zona. - Banshees, debemos tener cuidado - dijo Raihu. Sanders observo el lugar, la atmósfera de este era similar a la tierra, incluso para ser un mundo alienígena. - ¿Qué demonios? ¿Cómo es posible? - se pregunto. - Si, a mi también me da miedo - dijo Washington. - Venga, hay que avanzar en el bosque, debemos alejarnos de los Covenant - dijo Rahui. Mientras caminaban, avanzaron entre un bosque de coníferas y escucharon los rugidos de los Covenant. - Este lugar, dios mío, debo tomar muestras... - dijo Sanders. - Controlese doctora, no venimos a eso - dijo Washington. Mientras avanzaban por los panorames naturales del anillo, llegaron a una especie de valle, donde había pocos árboles. Una extraña especie de criaturas reptiloides con espinas en su espalda y cabezas cortas se alimentaban de la vegetación. - ¿Qué son esas cosas? ¿Dinosaurios? - pregunto Washington. Entre la manada de alienígenas, había unas aves de cuello largo, alas grandes y piernas fornidas. - Moa, aves no voladoras, crei que solo existían en Reach - dijo Rahui. - No solo existieron en Reach, en el pasado existieron en nuestro planeta, y aquí también estan, es impresionante - dijo la doctora. Ella se acerco hacía un Moa y este la observo. Sanders acaricio el cuello de la criatura. - Es impresionante, esto podría demostrar nuestro verdadero origen, podemos venir de otro mundo... - dijo ella. - Estudios científicos han demostrado similitudes en el patrón genético de los Kig-Yar con el de distintas formas de vida de la tierra, y ahora tenemos varias criaturas que bien pudieron descender de la misma tierra, esto supone que los mismos constructores de esta instalación diseminaron la vida... Debemos de ser frutos de esa diseminación - dijo Anders. - Bien, suficiente conspiranoia por hoy, no es el momento - dijo Rahui.

Los tres continuaron avanzando y entonces escucharon disparos. - ¿Humanos? ¿Llegaron más? - se pregunto Rahui. - Parece que algunos sobrevivieron - dijo Washington. Sanders observo a un grupo de ODST atrincherados en una pequeña estructura de forma triangular, una especie de faró construido por una antigua civilización. - Bien, hay que ir allá - dijo Sanders. Los Spartan y la doctora avanzaron por otro camino y entonces llegaron hacía ese risco, donde se encontraba la estructura. Los ODST estaban siendo atacados por Elites, Grunts y Jackals, los cuales abrían fuego constantemente. Los alienígenas se encontraban acompañados de un Banshee, el cual disparaba continuamente contra los humanos. - ¡Cubranse! - exclamo un ODST. Otro de estos tomo una torreta y comenzo a disparar contra el Banshee, casi sin éxito. Las balas y disparos acababan con los Grunt, pero más y más Spirit llegaban a la zona. Rahui y Washington comenzaron a abrir fuego contra los Covenant, haciendo uso de sus rifles de asalto. - ¡Mueran malditos! - exclamo enfurecido 074. - ¿Cuanto creen que podamos resistir? - pregunto Sanders. - Podremos resistir incluso tres días señorita, tres malditos días - dijo el ODST. Los disparos continuaban acabando con los Covenant, pero más y más Spirit dejaban tropas. Una extraña subespecie de Jackals llego y comenzo a abrir fuego, estos se movían de forma más agil y eran mas violentos. - ¡Skirmisher! ¡Tengan cuidado! - exclamo un ODST. Los Skirmisher y los Elites trataban de subir por la rampa, pero eran repelidos por los Spartan. En ese instante, un Spirit de coloración plateada dejo a unas tropas en el sitio. Grunts y Elites con armaduras plateadas estaban allí, y el líder de estos encendio su espada de energía. - ¡Silencien a los herejes! - exclamo el Sangheili.

La batalla era un tiroteo, disparos de las tropas lograban acabar con varios Covenant, pero estos llegaban y llegaban. El Sangheili utilizo su espada de energía y asesino a unos ODST, los cuales gritaban en agonía cuando el plasma caliente cortaba sus armaduras y carne. - ¡Oye! ¡Cara de pulpo! - exclamo Rahui. El Spartan entonces dio un salto y pateo al Elite, tirandolo de la estructura. Rahui salto y trato de hundirle su cuchillo, pero el Elite rodo y Rahui hundio su cuchillo en el pasto del suelo. El Sangheili entonces le propino un golpe y abollo su armadura, los dos continuaban luchando y Rahui lo pateo en su parte baja, pero el Sangheili no resulto afectado y entonces con sus dos manos lo golpeo en la cabeza, derribandolo. En el suelo, el alienígena procedio a patear a Rahui una y otra vez. - ¡Eso! ¡Acabalo! - exclamo Dadab. En ese instante, un Pelican arrivo y el sujeto de la torreta comenzo a disparar contra los Covenant. - ¡Cubranse! - ordeno Zuka. Dadab logro ponerse a cubierto y evitar ser acribillado, pero un grupo de Kig-Yar no tuvieron la misma suerte. - ¡Suban! ¡Por aquí! - exclamo el marine. Entonces los ODST sobrevivientes abordaron el Pelican, y Rahui logro subir junto a Washington y Sanders. Zuka observo la nave despegar y le rugio. - Esos herejes, han tenido suerte, pero esto no sera lo último - dijo el Sangheili. Zuka enfurecido arrojo una especie de objeto hacía el Pelican. - ¿Los volveremos a encontrar? - pregunto Dadab. - Claro que los volveremos a encontrar, he pegado un rastreador, los podremos seguir hasta donde vayan - dijo el Sangheili. De sus fauces surgio una especie de risa malvada, y junto a el, Dadab comenzo a reír. - Oye, espera, ¿De que nos reímos? - pregunto el Grunt.

La noche se cernía sobre el Halo, este poseía un mecanismo de rotación artificial. Durante la noche solo se visualizaba Threshold y Basis. - Así que, estan planeando una resistencia... - dijo Rahui. - Así es, podremos liberar una guerra de guerrillas en este anillo contra el Covenant y descubrir que planean - dijo el ODST. - ¿Quíen sera el líder de la resistencia? - pregunto Washington. - El Cápitan Keyes, el Jefe Maestro ha sido enviado a rescatarlo de una nave prisión Covenant, el Truth and Reconciliation - dijo el ODST. - ¿Esperaremos ordenes hasta el amanecer? - pregunto Rahui. - Así es soldado, por lo mientras descansen, repongan fuerzas - dijo el ODST. Cuando salió de la base provisional montada, Rahui observo a Sanders. - ¿Qué sucede? - le pregunto a la doctora. - Sabes, cuando salimos de nuestro planeta, encontramos rastros de civilización alienígena, enterrados en nuestro mundo, enterrados en Marte, y después en otros sistemas, les hemos llamado los Ancestros, la tecnología de estos seres es demasiado avanzada, y parecen haber sido los mismos constructores del anillo, eso sucedio hace 65 millones de años, antes de que desaparecieran de la Galaxia, y aun son un misterio. Este anillo es una oportunidad para estudiarlos, ellos deben ser los responsables de nuestra evolución - dijo emocionada. - No te exasperes, este lugar debe esconder secretos inimaginables, armas, tecnología, algo que el Covenant pueda usar en nuestro genocidio - dijo Rahui.

Herejes y Demonios

 19 de Septiembre de 2552

Base Alfa, Instalación 04, Sistema Soell

Había pasado un día desde que el grupo había llegado al anillo. Muchas batallas se libraron alrededor del anillo, pero Washington sabía que todavía había peligro de perder. Los Covenant parecían conocer mejor la geografía del anillo. - ¡Soldados! ¡Tengo una misión! - exclamo el ODST. - Muchos de ustedes ya sabran quien soy, el Teniente Harper, y recientemente, el Cápitan Keyes viajo hacía una zona pantanosa, la cual apodamos como "La Armería" donde se creía que el Covenant guardaba armas, han pasado unas horas desde que fueron y no hemos recibido noticias, así que yo liderare la Operación de rescate, los Supersoldados y la Doctora vendran con nosotros, ¿Entendieron? - pregunto el ODST. - ¡Si señor! - exclamaron los ODST. - Bien, suban al Pelican - dijo Harper.

El Pelican despego y mientras se dirigia hacia su destino, Zuka observaba. - Se dirigen hacía la zona prohibida, ¿Qué intentan? - se pregunto. - ¿Deberiamos ir? Ese lugar da miedo - dijo Dadab. - Ya se que da escalofríos, no le temo a ningun hombre, pero las cosas encerradas en ese pantano me dan pesadillas, deberemos ir, con extrema precaución, ordena al resto que usen las armas pesadas, lanzaplasma, todo, si nos enfrentaremos a esas aberraciones, habra que contenerlas - dijo Zuka. Dadab asintió y entonces le ordeno a los otros Unggoy y Sangheili que se prepararan, así como los asesinos T'vaoan. Los Covenant abordaron un Phantom de color plateado y siguieron al Pelican.

 20 de Septiembre de 2552

Pantano, Instalación 04, Sistema Soell

La nave de descenso humana aterrizo en el pantano, el cual estaba plagado de una enorme vegetación alienígena bioluminiscente, así como árboles gigantescos. Una espesa niebla cubría el pantano, y había rastros de disparos en la zona. Una especie de sonidos producidos por los animales, similares a gorjeos se escuchaban por todo el pantano. - Bien, avanzen - ordeno Harper. Los cinco ODST y los Supersoldados avanzaron junto con Sanders. - Este lugar no me da una buena espina - dijo Sanders. - Ni a mi - dijo Rahui. En ese momento, llegaron hacía donde se encontraba una especie de estructura extraña. De la niebla emergio un grupo de Covenant en armaduras plateadas. - ¡Spec-Ops! ¡Acaben con ellos! - ordeno Harper. Los marines comenzaron a disparar contra los Spec-Ops, los cuales tomaron cobertura. Zuka abria fuego con su repetidor de plasma, y los Unggoy disparaban una especie de plasma contra los ODST. Ambos bandos intercambiaban disparos de balas y plasma. - ¡Acaben con esos herejes! - exclamo el Sangheili. - ¡Maten a los Covies! ¡No dejen a ninguno vivo! - exclamo Harper. En ese momento, un animal similar a un ciervo de seis patas salio corriendo asustado. La criatura bramaba aterrorizada, como si hubiera visto algo horrible. Entonces un sonido espeluznante de ultratumba resono en el pantano. Una figura humanoide deforme comenzo a avanzar, y estaba acompañada de otros. - ¡La Infestación! ¡Preparen sus armas! - exclamo Zuka. Los Covenant apuntaron hacía las bestias deformes y se prepararon para combatir.

Los ODST de Harper y los Spartan observaron atónitos. Esas bestias poseían una carne de color pálido, y la sangre rojiza escurría de su cuerpo. Otros tenían un aspecto más grotesco, que recordaba al de un elite. La sangre que escurría era rojiza, pero estaba combinada con fluidos amarillentos. Entonces uno de los infectados lanzo un rugido, y los otros se unieron en la carga. - ¡Matenlos! - exclamo Zuka. Los Covenant comenzaron a descargar el plasma sobre las aberraciones, asesinando a algunas, pero muchas de estas se volvían a levantar. Los humanos disparaban con sus balas, pero estas apenas hacían daño. - ¡Disparen a las extremidades humanos! - exclamo Zuka. El Sangheili tomo dos rifles de plasma y comenzo a disparar contra las aberraciones. - ¡Por los Forerunner! - exclamo enfurecido. Dadab disparaba con su lanzador de gel incendiario y cremaba a los alienígenas. Un Unggoy infectado se le abalanzo y trato de matarlo, pero recibio varios disparos que destrozaron uno de sus brazos. El brazo del Unggoy revento y se convirtio en un tentáculo, con el cual intento empalar a Dadab, pero el logro cremarlo y acabar con él. Uno de estos corrio hacía los humanos, pero lograron destrozarle sus piernas al disparar sobre estas. El cadáver entonces cayo en el suelo. Su espalda revento y una especie de tentáculos emergieron, empalando a dos ODST, los cuales lanzaron un grito de agonía. - ¿Qué mierda son esas cosas? - pregunto Sanders aterrorizada. Rahui tomo un cuchillo y corto un tentáculo, pero otro surgio y lo empalo. - ¡Ugh! - exclamo adolorido. Dadab abrio fuego con su lanzador de gel incendiario sobre el cádaver y lo cremo. Los tentáculos se desprendieron de Rahui. - Me lo agradeceras después - dijo el pequeño Grunt. 

Una especie de criaturas similares a cefálopodos acompañaban a los más grandes, y estos se juntaron sobre un Sangheili, el cual maldecía cuando se le subían. - ¡Quitenmelo! - exclamo. Dadab disparo su lanzador de gel incendiario sobre el, cremandolo. - ¡Quemen a los infectados! - exclamo el Grunt. Un grupo de esas cosas ataco a un Unggoy y entonces lo asesino, el pobre alienígena lanzo un chillido agudo. En el mismo instante, un humano infectado trato de acuchillar a Dadab con uno de sus brazos, pero esquivo el ataque y disparo su gel incendiario contra la criatura. Zuka uso su espada de energía y rebano al monstruo, pero se estaban viendo superados. - ¡Humanos! ¡Debemos cooperar para sobrevivir! - exclamo Zuka. - ¡Bien! ¡Todos, humanos y Covenant, replieguense! - ordeno Harper. Mientras los ODST huían junto a los alienígenas, unos tentáculos sujetaron a un Jackal y lo arrastraron hacía la horda, la cual comenzo a devorarlo de forma violenta. Los alienígenas despedazaron a la criatura, y entonces unos cefálopodos lo infectaron, haciendolo mutar. El Teniente Harper disparaba con su rifle contra varias criaturas, despedazandolas en una lluvia de sangre rojiza que manchaba el húmedo suelo del pantano. Mientras el abría fuego, una criatura voladora se arrastraba desde las copas de los árboles, y entonces la criatura se lanzo contra el rostro del teniente Harper. La criatura revelo una especie de proboscide y atraveso su garganta, entonces el cadáver comenzo a mutar. Su armadura se rompio y el casco también, unos tentáculos surgieron de su espalda y la criatura lanzo un rugido. - ¡Continuen corriendo! - exclamo Zuka. Los humanos disparaban mientras corrían, pero los tentáculos arrastraban a varios de estos hacía su final con la horda. Al final solo quedaba Sanders, los Spartan, Zuka y Dadab. - ¿Cómo pudimos terminar así? - pregunto ella asustada.

Sanders lanzo un grito de terror cuando un Infectador se arrojo a su rostro, pero Zuka logro dispararle y fulminarlo. En ese instante, una especie de máquinas voladoras aparecieron y dispararon rayos de calor sobre las aberraciones. En ese instante, todos fueron teletransportados a una especie de sala. '-' Vaya, reclamadores e invasores cooperando, la supervivencia pone a dos enemigos eternos a cooperar - dijo una especie de esfera con un ojo de color azul en el centro. - ¿Qué eres? - pregunto Sanders. - Mi nombre es 343 Guilty Spark, soy el cuidador de la Instalación 04, puedo resolver todas sus preguntas mientras contenemos la plaga - dijo el monitor. - Sagrado Oráculo, no te esperamos aquí - dijo Zuka, mientras se arrodillaba junto a Dadab. - ¿Oráculo? ¡Son muy anticuados esos terminos! - exclamo 343. - ¿Qué es este lugar? ¿Qué son esas cosas? - pregunto Sanders. - Bien, la Instalación 04 es parte de una red galáctica conocida como la Matriz de Halo, una red de mundos anillos diseñados para contener a la Infestación - dijo 343. - ¿La Infestación? - pregunto Sanders. - Oh sí, esas cosas que acaban de enfrentar, hace 65 millones de años, ellos llegaron a nuestra galaxia, los Forerunner intentaron repelerlos, pero fracasaron, y la Infestación obligo a la Ecúmene a luchar con todos sus recursos, pero ni así vencieron, así que construyeron la Matriz de Halo, dispararía un pulso neuronal que mataría a todo ser vivo en la Galaxia, sin alimento, la Infestación moriria, y eso sucedio, pero sabíamos que regresaría, así que los Forerunner mantuvieron una muestra del Parásito en los Laboratorios, pero ustedes reclamadores, han llegado, han pisoteado todo, ¡Y liberaron a la Infestación! Sera mejor sacarlos del anillo, en unas horas asimilaran a todo ser vivo de este mundo artificial, la única forma de contenerlos sera disparando los anillos, pero ya tengo un plan bajo la manga, mientras tanto los llevare a ustedes a un lugar seguro - dijo 343.

22 de Septiembre de 2552

Desierto, Instalación 04, Sistema Soell

Zuka 'Vadam observo a los supersoldados y a Dadab, los cuales habían sido teletransportados a un area desértica. - Bien, ¿A donde nos dirigimos ahora? - pregunto Zuka. - Ni idea, debe haber un sitio donde podamos escapar - dijo Rahui. Sanders observo con unos binoculares un Pelican derribado, y al fondo se encontraba el UNSC Pillar of Autumn. - Creo que tengo nuestra vía de escape cubierta - dijo Sanders. Los Supersoldados cargaron sus armas y comenzaron a avanzar por el entorno desértico. Mientras avanzaban, observaron a un Warthog destartalado y abandonado. - Bien, podremos usarlo para escapar - dijo Zuka. - Los Warthog solo tienen comportamiento para tres personas, creo que alguien se quedara atrás - dijo Sanders. - Estoy consciente de que quieren deshacerse de nosotros, pero no sera necesario, Dadab se sentira en las piernas de alguien - dijo Zuka. - ¿Y Qué haras tú? - pregunto Dadab. El Elite hizo una especie de mueca que imitaba a una sonrisa. - Siempre que haces esa mueca significa que intentaras algo arriesgado - dijo Dadab. Rahui se encontraba en la zona de la torreta, Washington conduciria el Warthog, y Sanders estaba en la zona del pasajero. - Maldita sea, estas muy pesado - dijo Sanders. - Eso mismo me decía mi mamá - dijo Dadab. Zuka se encontraba levantando un Ghost, el cual estaba derribado. - Bien, ustedes vayanse en esa basura, yo uso el Ghost - indico Zuka. Washington giro las llaves del automovil y entonces arranco, deslizandose sobre las dunas. En ese instante, escucho el rugido de una criatura. El chillido espectral producido por los infectados se escucho, y varios de estos emergieron de la arena. - ¡Esas cosas vienen! - exclamo Rahiu. El supersoldado comenzo a disparar con su torreta contra los infectados que constantemente venían, y con su torreta logro cortarle las extremidades a muchos de sus enemigos.

Zuka abría fuego en su Ghost disparando rafagás de plasma contra los Infectados que llegaban en hordas, los disparos de plasma quemaban los cuerpos de su enemigo y los dejaban inútiles para el parasito. El Ghost y el Warthog entonces saltaron una duna, aplastando en el proceso a un grupo de infectados. Los Infectados rugían y trataban de perseguirlos, algunos de ellos incluso estaban usando armas. Uno de estos disparo con un lanzacohetes, fallando el tiro. - ¡Esas mierdas son inteligentes! - exclamo aterrorizado Washington. - ¡Dime algo que no sepa! - exclamo Zuka. Los Infectados continuaron persiguiendo a los supervivientes, pero estos entonces llegaron hacía el Pelican derribado. El Warthog y el Ghost se voltearon, dejando a Zuka y a Rahiu derribados. Los dos se levantaron y entonces un temblor de tierra se sintio. Una serie de explosiones comenzo a ocurrir en el Pillar of Autumn. - ¡Mierda! - exclamo Rahui. - Este es el fin, dame un abrazo - dijo Rahiu. El Sangheili y Rahui se abrazaron, y por error, el Elite apreto uno de los gluteós de Rahui. - ¡Oigan! ¡Idiotas! ¡Subanse rápido! - exclamo Washington. - Ehm, eso nunca paso, ¿Entendido? - pregunto Rahui. - Nunca paso - respondió. Los dos corrieron rápido mientras una horda de infectados los perseguía, y abordaron el Pelican. - Quíen haya activado la destrucción del Autumn, fue un maldito genio - dijo Washington. El Pelican entonces logro salir del anillo y escapar de su órbita. Un enorme destello se observo, y un trozo del anillo comenzo a flotar a la deriva. El sonido de la explosión entonces se escucho, y los trozos del anillo chocaron contra este, destrozando al anillo. - ¡Lo logramos! - exclamo Dadab. - Entonces, viendo lo que sucedio, no estoy muy convencido de que esa cosa sea "Sagrada" - dijo Zuka. - La verdad ni yo se que pasa en esta Galaxia, antes creí que eramos la única especie inteligente, y esto..., la verdad solo quiero escapar de esto - dijo Rahui. - ¿Esto es el final? Su mundo fue destruido, y el anillo ha sido destrozado, pueden venir como refugiados a Hesduros si lo necesitan - dijo Zuka. - ¿Mundo natal? Ja, creeme, estamos lejos de ser exterminados - dijo Rahui. - Bien, eso espero, lucharon bien para ser débiles, espero nos volvamos a ver - dijo Zuka. - Lo mismo digo - respondió Washington. El Pelican se alejo de los destrozos del Anillo, el cual se había despedazado en varias partes. El Pelican estaba modificado para los viajes desliespaciales, y entonces este salto en el desliespacio hacía un punto aleatorio en el espacio. La Batalla del anillo había terminado, pero la Guerra estaba lejos de hacerlo.

Un Duro Despertar

 20 de Octubre de 2552

Estación Chernobyl, La Tierra, Sistema Solar

Un mes había pasado desde el evento de Halo. Rahui desperto en ese instante sobre una camara criogénica. - ¿Qué ha sucedido? - se pregunto. Enfrente suyo se encontraba una doctora que estaba analizando sus signos vitales. - Fueron encontrados en un Pelican a la deriva en los bordes del sistema Soell, nuestro equipo de reconocimiento buscaba ir por supervivientes, en el los descubrimos con un par de Covenant, los cuales accedieron a cooperar con nosotros, los liberamos poco después cuando nos dieron información que requeriamos, tuvimos que dar un salto desliespacial aleatorio antes de huir a la Tierra - dijo la doctora. - ¿Estamos a salvo? - pregunto Rahui. - Lo dudo, el Elite revelo una cosa, el Covenant va descubriendo colonias gracias a las luminarias, drones o agentes encubierto, no han descubierto nuestro mundo natal por ahora, pero desde la Operación: FIRST STRIKE, creemos que han descubierto algo en la Tierra, y vienen a atacar, una buena parte de su flota fue destruida, pero todavia hay remanentes, y no estamos preparados para el ataque - dijo ella. - Hemos mejorado tu armadura, los escudos han sido recalibrados, pero eso no sera suficiente, tendremos que prepararlos para lo que viene, el Covenant atacara con todo - dijo la doctora.

El Almirante Lord Hood observo la ceremonia de premiación de dos de los supervivientes de Halo, el Sargento Avery Johnson y el Jefe Maestro en la Estación Cairo. Pero en ese instante, una alarma comenzo a sonar. - ¡Señor! ¡Detectamos múltiples naves Covenant emergiendo sobre Io! Se dirigen hacia la Tierra, sugiero que se preparen para enfrentamiento - dijo Cortana. - Nos han encontrado, no esperaba que este momento llegara... - dijo Hood. - Bien, la ceremonia esperara, tendremos que acabar con esto, preparen las defensas - ordeno Lord Hood. La alarma comenzo a sonar por la estación, y entonces Rahui se sintio aterrorizado. - ¿El Covenant esta aquí? ¿Cómo siguieron el rastro? - pregunto Rahui. - Nuestro planeta no era nuestro desde un comienzo, hace cientos de años, descubrimos las ruinas de los Forerunner, los verdaderos dominantes del planeta, arrivaron a nuestro mundo y dejaron sus estructuras antes de desaparecer, pero legaron su tecnología para que evolucionaramos y llegaramos hasta aquí, pero esas estructuras son el foco de rastreo del Covenant, posiblemente sus Luminarias los guiaron hasta aquí, sea la causa que sea, debemos hacerles frente ahora... - dijo la doctora. En ese momento, la puerta de la habitación estallo y una serie de disparos de plasma acribillaron a la doctora que se encontraba atendiendo a 074. La joven doctora murio acribillada, al no poder soportar los disparos y el calor del plasma. Esta solto un grito de agonía que paralizaría a cualquier. Un par de Elites en armaduras rojizas entraron por la puerta y soltaron un rugido contra 074. El joven Spartan comenzo a correr y se deslizo, escapando por otra puerta de la camara criogénica.  Al salir, escucho como los elites disparaban contra el por el pasillo, y decidio tomar otra ruta, escapando hacia otra habitación y sellando la puerta.  Rahui avanzo por otro pasillo de la estación y vio por una ventana hacia la Tierra, vio como las naves de la UNSC comenzaban a enfrentarse contra las flotas Covenant. - ¡Spartan! ¡Equipese! - ordeno un marine. Los marines estaban tomando su arsenal y preparandose para el combate. El joven tomo un rifle de asalto y se preparo para el combate. Los Militares del UNSC comenzaron a avanzar rápido y entonces corrieron hacía una especie de sala con varias máquinas y una puerta sellada. - ¡Tomen posiciones! - ordeno un marine. - ¿En que estación nos encontramos? - pregunto Rahui. - Estamos en la Estación Chernobyl, señor - respondio el marine. La puerta entonces comenzo a ser atravesada por una especie de rayo de plasma, los rugidos de los alienígenas comenzaban a sonar en el lugar. - Tengo miedo señor - dijo un cabo a un sargento. - ¡No tenga miedo marine! ¡Podremos con estos bastardos! - respondió el sargento. Entonces la puerta estallo y los Covenant comenzaron a disparar. Las rafagás de plasma destruían todo a su paso, y entonces le dieron a un marine. Este lanzo un grito de agonía cuando su piel fue destrozada, había sido quemada junto con la carne y el hueso. - ¡Le han dado a Jenkins! - exclamo asustado el cabo. Los disparos de las balas apenas lograban derribar a unos cuantos Grunt, y un par de Elites comandaban el ataque. Rahui continuaba disparandose mientras cubría y logro asesinar a uno de los Elites al debilitar por completo sus escudos. Los otros Covenant continuaban rugiendo y disparando, pero finalmente los marines lograron acabarlos. Los cadáveres de los alienígenas yacían en el suelo, acribillados por balas, mientras su sangre de exóticos colores comenzaba a desparramarse. Pero varios marines murieron en el tiroteo, y sus cuerpos yacían quemados. - Las malditas armas del Covenant son algo horrible, queman la piel, destruyen órganos, nunca había visto algo tan destructivo... - dijo el Sargento.

Los marines y Rahui siguieron avanzando, hasta que se encontraron con el Agente Washington, acompañado de Sanders. - Oh, novato, veo que estas bien... - dijo Washington. - Afirmativo señor - respondio Rahui. - La Oficina de Inteligencia Naval ha dado ordenes prioritarias, debemos evacuar a la doctora de la estación - dijo Washington. - Ustedes evacuen, nosotros nos encargamos de repeler el abordaje Covenant - dijo el sargento. - Entendido, venga, hay que irnos - dijo Washington. Los dos Spartan y la joven científica avanzaron por los pasillos de la estación, y caminaron por uno de los hábitats de esta, donde se encontraban algunos Covenant. Los tres trataron de pasar desapercibidos, mientras se abrían paso hacía su destino. Finalmente llegaron hacía un pasillo recto donde había muchas cápsulas de evacuación, alrededor de doce había en aquel pasillo. Debajo de ellos, un cristal permitia ver la batalla entre el Covenant y la UNSC. - Esa flota es mucho más pequeña de lo que era la flota que arraso con Reach, no tiene sentido alguno... - dijo Washington. - ¿Y Si son exploradores? - pregunto Sanders. - No estoy seguro, pero no parecían esperar presencia humana en la Tierra - dijo Washington. Los tres entonces abrieron una cápsula de escape y pusieron a Sanders en los asientos. Washington tomo cargo de la cápsula de escape. - Bien, preparense para estrellarse - dijo Washington. La doctora se abrocho sus cinturones y entonces la cápsula salio de la estación. En ese instante, se recibieron transmisiones de la Chernobyl. - ¡El Covenant se retira! ¡Hemos ganado! - exclamo el sargento. Pero los gritos de exclamación del Marine pronto se convertirían en un ensordecedor sonido, cuando la estación estallo, el Covenant había introducido una bomba de antimateria, que estallo y acabo con la estación. Una onda arrojo un trozo de esta contra la cápsula, desviando su curso contra la Tierra y haciendola caer hacía Nueva Mombasa.

 20 de Octubre de 2552

Nueva Mombasa, La Tierra, Sistema Solar

Rahui desperto y observo las gotas de lluvia caer. La noche era tormentosa y calmada. En el horizonte, yacía Nueva Mombasa arrasada. La ciudad había sido dañada cuando una nave Covenant salto en el desliespacio dentro del planeta. El elevador orbital estaba destrozado, y muchas partes de la ciudad no existían. Naves Covenant se observaban en la lejanía, y el sonido de los Phantom recorriendo el area podía oirse. - ¿Estas bien? - pregunto Sanders. - Podría decirse - respondio Rahui. La nave yacía estrellada en el techo de un hotel de la inmensa urbe, a lo lejos podía observarse la Vieja Mombasa. El agua cubría la mayor parte de la ciudad, debido a la crisis del calentamiento global que ocurrio cientos de años antes. - Así que, de esta forma termina el mundo... - dijo Sanders. - Nunca creí que el Covenant nos encontraría - dijo Washington. Un Phantom paso volando no muy cerca de ellos y entonces Sanders comenzo a reincorporarse. - Deberíamos irnos - sugirio Washington. Rahui asintió y entonces los tres comenzaron a avanzar por el edificio.

Gek 'Vadamee observo desde un edificio la ciudad. - Parece que algunos humanos aterrizaron... - dijo el Sangheili. - Afirmativo, creemos que dos Demon y una científica viene con ellos - respondió un Zealot. - Preparense para darles caza, no debemos dejar a ninguno vivo - dijo el Sangheili. Los otros se movilizaron y entonces Gek se preparo. - Hoy, le entregare la cabeza de los demonios a los profetas, y me convertiran en un Inquisidor, yo podre retornar la gloria de aquel nombre al Covenant, ¡Y nada me parara! - exclamo Gek. El Sangheili solto una especie de risotada en aquel instante, gozando de placer su tarea. Mientras el reía, un Jiralhanae observaba detras suyo y recibio un holomensaje del Profeta de la Verdad. - Hermano, el momento ha llegado, cuando sea el instante preciso, acaba con los Sangheili y toma el mando de la Operación... - dijo el San'Shyuum. El Jiralhanae asintio con un bufido y entonces cruzo sus brazos, observando al Sangheili.

Los dos supersoldados y Sanders avanzaron por las habitaciones del hotel, las cuales eran muy elegantes. Había sangre y manchas de plasma en las paredes, así como cuerpos de posibles civiles en el área. - Parece que nuestros amigos se nos adelantaron - dijo Washington. En ese instante, un Jackal emergio y lanzo un rugido, Washington le dio un culatazo en el cuello al animal y lo dejo inconsciente, después disparandole al cuerpo de su enemigo. - Tenía que hacerlo, disculpen - dijo Wash. En ese instante, comenzaron a escucharse rugidos de otros Covenant. Los supersoldados y Sanders avanzaron por las escaleras, encontrandose con varios Grunt. Los dos supersoldados comenzaron a disparar contra los rechonchos alienígenas, los cuales utilizaban sus armas de plasma en un intento de acabar con ellos. Los disparos lograron hacer daño significativo a los Spartan, pero estos lograron resistir. Finalmente pudieron escapar de los Grunt hasta que llegaron a un elevador. - Bien, tenemos que usar este elevador, con algo de suerte sigue siendo funcional... - dijo Wash. El Freelancer presiono un panel y entonces la puerta se abrio, los tres entraron en el elevador y este comenzo a descender. La música del elevador era calmada y relajante. - Saben, esa música me hace olvidar que estamos enfrentando a una amenaza alienígena que facilmente podría destruirnos en unos días - dijo Wash. 

Los tres salieron por el estacionamiento y avanzaron sigilosamente por las calles. Mientras avanzaban observaron una escuadra Covenant avanzando por las calles, acompañados de un Wraith y un Phantom. - Vaya que los Covenant enserio estan preocupados por encontrar sobrevivientes - dijo Rahui. Los tres trataron de avanzar desapercibidos, mientras encontraban vehículos destrozados en el camino y se escuchaba hablar a los Covenant en aquellos dialectos alienígenas. El grupo continuo avanzando y entonces detecto otro Phantom siguiendolos. - Hay que movilizarnos por las alcantarillas, ahora - dijo Washington. Rahui se acerco hacía una alcantarilla y procedio a destaparla. - Las damas primero - le indico a Sanders. Ella asintio y comenzo a bajar por las escaleras de la alcantarilla. Sanders piso el mojado e inundado suelo de las alcantarillas, sintiendo una rara sensación de incomidad. - Qué asco - dijo ella. Las ratas al verlos entrar comenzaron a correr. - Bien, hay que avanzar - dijo Washington. Los tres caminaron por las alcantarillas de Nueva Mombasa, pero sin saberlo, estaban siendo cazados. Las inundadas e infestadas alcantarillas de Nueva Mombasa eran horribles para avanzar, pero estaban viendose en la necesidad de caminar por allí. Mientras avanzaban, comenzaron a escuchar ruidos, una especie de susurros en la oscuridad. - ¿Qué fue eso? - pregunto Rahui. En ese instante un Sangheili emergio después de haberse camuflado, y comenzo a enfrentarse a Rahui. Rahui pateo al alienígena y entonces le arrojo un cuchillo, el cual se ensarto en su ojo. Washington comenzo a descargar su rifle de batalla en el Sangheili, y finalmente lo mato. - Zealot, debemos tener cuidado - dijo Washington. Los tres continuaron avanzando y entonces observaron una inmensa cantidad de ratas corriendo. - ¿De qué huyen? - se pregunto Sanders. En la oscuridad, unos ojos bioluminiscentes se podían observar. El sonido de las alas de decenas de Drones comenzo a escucharse, y entonces aquellos insectos comenzaron a atacar. Los disparos de los supersoldados comenzaron a acribillar a aquellos alienígenas insectoides, pero eran muy numerosos. - ¡Ayuda! - exclamo Sanders. Los drones tomaron a la joven científica y entonces los supersoldados trataron de disparar, pero los drones eran veloces. - Deben llevarla con su colmena, hay que seguirlos - dijo Washington. Los dos supersoldados comenzaron a seguir al enjambre que los trataba de atacar, pero entonces los perdieron. - ¡Mierda! - exclamo Rahui. - Calma, implante un chip en uno de ellos mientras no observaban - dijo Washington. Los dos supersoldados emergieron de las alcantarillas y avanzaron siguiendo la señal. - Se dirigen hacía el Subnivel 10 de una de las dos Instalaciones de la ONI en la Ciudad, el Sitio Beta - dijo Washington. Mientras los dos avanzaban por las calles de aquella ciudad, escucharon gritos de los Elites - ¿Qué carajo? - se pregunto Wash. Los dos decidieron avanzar y entonces llegaron mediante un descenso hacía una especie de calle frente a un edificio de negocios, donde observaron a un grupo de elites muertos en el suelo. Muchos de estos tenían sus huesos y extremidades rotas, como si hubieran sido brutalmente asaltados. - ¿Quíen mato a estos elites? - se pregunto Rahui. Uno de estos estaba acribillado por una especie de estacas. - Brutes, deben estar aquí... - dijo Wash. - ¿Brutes? - pregunto Rahui. - Una especie de alienígenas primatoides, recuerdan en muchos aspectos a los Gorilas, incluso respiran una atmósfera similar a la nuestra, su sangre es roja, tienen casi tres metros de alto, poseen una fuerza descomunal, los he visto partir marines a la mitad, y usan munición de estacas, pero, ¿Por qué matarían a sus propios aliados? - se pregunto Wash.

Los dos supersoldados continuaron avanzando hasta llegar hacía el Sitio Beta. Los dos se adentraron en la estructura y cogieron un elevador, descendiendo hacía el Subnivel 10. Los dos salieron del elevador y avanzaron por la estructura, pero entonces se dieron cuenta de algo. Todo el sitio estaba cubierto de una especie de pútrida materia, una especie de cera excretada por los drones para formar sus colmenas. Aquella masa tenía un olor similar al vómito, y era repulsiva. - Ugh, Wash, salgamos de aquí cuanto antes - dijo Rahui. Los dos avanzaron por la colmena y observaron a los Drones dormidos. Entonces allí se encontraba Sanders, pegada a aquella misteriosa resina de color cafe. - Vinieron por mí, gracias... - dijo ella. Rahui tomo un cuchillo y comenzo a cortar la resina, sacando a Sanders ilesa. - Bien, hay que irnos - ordeno Washington. En ese instante, uno de los drones desperto y comenzo a alertar al resto de la colmena. - ¡Hay que irnos! - exclamo Rahui. Wash comenzo a disparar mientras los dos corrían desesperadamente y trataban de volver al elevador. Los enjambres de Drones llegaban de forma rápida, pero lograron llegar hacía el elevador y cerrarlo. Fuera de este, podían escuchar los sonidos de arañazos de los alienígenas. - Bien, parece que ya conociste a nuevos amigos del Covenant - dijo Wash. - Son una hegemonía, ¿No es así? - pregunto Rahui. - Someten especies que encuentran y tratan de adoctrinarlas en su religión, y en caso de negarse, las eliminan, eso intentan con nosotros... - dijo Wash. - Entonces, ¿Luchamos para nada? Al final del día, acabaremos como todas esas razas que se opusieron, solo somos una insignificante hormiga para ellos, perfectamente pueden destruirnos en esta última batalla, la única cosa que podría salvarnos sería un conflicto interno entre ellos... - dijo Rahui. En ese momento, el elevador llego hacía la superficie y los dos comenzaron a avanzar. - ¡Hay que movilizarnos! - exclamo Sanders. Los tres corrieron hasta que en la entrada fueron interceptados por un grupo de Elites y dos Brutes, aquellos inmensos seres eran colosales. - Ustedes si que son escurridizos demonios - dijo Gek. - Estan perdidos, entreguenme a la doctora y tendre piedad al matarlos - dijo Gek. Rahui abrio fuego pero el escudo del Elite amortiguo el disparo, y entonces este ataco con su espada a Rahui, dandole una herida en el pecho. - ¡Ugh! - grito. Washington bajo sus armas y entonces el Elite activo su espada. Gek encendio su espada de energía y estuvo a punto de acabar con ellos, pero entonces escucho un alarido. El grito de uno de sus hermanos lo motivo a voltear, y vio como un Jiralhanae hundia una estaca en el cuello de este.  El otro apenas logro reaccionar y disparar con su carabina, antes de ser aplastado por el martillo gravitatorio del cacique. - ¡¿Qué estan haciendo?! ¡Le notificare a los profetas de su traición! - exclamo enfurecido. - Iluso, los Profetas nos lo ordenaron... - respondió el Brute.  Rahui entonces se dio cuenta que los alienígenas estaban traicionandose, ¿Acaso era parte de un conflicto civil?. Gek logro esquivar el martillazo de uno de los Jiralhanae, y el otro lo tomo con sus manos y comenzo a ahorcarlo. Washington se levanto y desenfundo una pistola, pateandole en los genitales al cacique. Este dejo soltar un fuerte rugido de dolor y Washington lo pateo en el vientre, derribandoló. Posiblemente había roto sus costillas. El Jiralhanae herido cayo en el suelo y entonces el Spartan procedio a disparar varias veces contra su ojo, dejando la sangre derramarse en el suelo. Gek entonces pateo al Jiralhanae en la panza y este lo solto, mientras se reincorporaba, el Sangheili activo su espada de energía y corto su cuello. La cabeza del Jiralhanae comenzo a rodar sobre el suelo, y la herida había sido cauterizada. Gek solto una risotada, gozando de la muerte de sus enemigos. - ¡Malditos Profetas! - exclamo enfurecido. Washington, Rahui y Sanders avanzaron mientras el Sangheili se regocijaba, y entonces un sonido se escucho en el pasillo. El elevador había bajado y regresado, pero esta vez con una colmena entera de Drones enfurecidos. Los drones rugieron y procedieron a atacar a Gek, el cual blandia su espada y los partía en el aire. 

Los tres humanos escaparon y decidieron tomar un Warthog, escapando del Sitio Alfa. Aquella noche era catástrofica, pero habían pasado por lo peor. Mientras avanzaban por la ciudad, Rahui pensaba en lo que sería la humanidad terminada la noche. - ¿Creen que sigamos en pie para el amanecer? - pregunto Rahui. - No tengo idea, flotas similares a la que ha invadido la Tierra arrasaron con colonias enteras en solo horas, no se cuanto dure esto - dijo Washington. - Parece que el Covenant se esta destruyendo a sí mismo, ¿Crees qué?... - dijo Rahui antes de ser interrumpido. - Aunque los Sangheili y Jiralhanae esten acabandose entre sí, solo alargara nuestra muerte, dudo mucho que quieran aliarse.... - dijo Washington. El Warthog finalmente salio de Nueva Mombasa, y el sol comenzaba a emerger. El grupo después de unas horas de camino, había salido de Nueva Mombasa y se encontraban en las cercanías de Voi. En el amanecer, ellos se detuvieron y observaron en una Savana una inmensa estructura de varios kilometros de largo emergiendo del suelo. - ¿Qué mierda? - pregunto Rahui. - No creí jamas que eso estuviera aquí... - dijo Washington. Una inmensa extructura emergía del suelo, y asimilaba a una enorme ciudadela. - Dios, escuche historias de eso, la Excesión de Voi, una enorme anomalía tectoníca que se extendía hasta Nueva Mombasa formada a finales del Periodo Cretácico, pero nunca espere esto... - dijo sorprendida. En ese momento, observaron varios cruceros Covenant desenterrando el artefacto. - Así es como el fin del mundo comienza... - dijo Sanders. En ese momento Washington comenzo a recibir una frecuencia de la UNSC. - Esperen, estoy recibiendo frecuencias, parece no toda la Tierra ha caído, la mayoría de refugiados de Mombasa han huido hacía Wakanda, el Covenant esta arrasando y manteniendo excavaciones en otras partes del mundo, definitivamente estan buscando algo, empiezo a creer que estaban inconscientes de nuestra presencia, hasta ahora... - dijo Wash. - Tendremos que buscar la resistencia de la UNSC en las cercanías, lo que sea que esten buscando, podría definir el curso de la guerra... - dijo Rahui.

Así es como el Mundo acaba

 16 de Noviembre de 2552

Base Olympus, Marte, Sistema Solar

El planeta desértico de Marte era un sitio inhóspito, y a pesar de eso, la colonia habia crecido en varios años hasta formarse una de las colonias interiores más fuertes, pero había caido en menos de cinco horas. Todavía había grupos de resistencia en el planeta rojo. La Base Olympus, la base de la ONI en el planeta se encontraba en las laderas del Monte Olimpo, y era uno de los pocos sitios seguros en el planeta. Un Prowler aterrizo en la superficie del planeta, en una pista de aterrizaje de la base. Un agente de la Oficina de Inteligencia Naval, el cual poseía cabello corto y una piel clara, avanzo en los pasillos escoltado de marines de la ONI.

Estos llegaron hacía una sala de interrogación donde se encontraba un humanoide de piel clara, cabello cafe suelto y una cara seria, había sido recientemente despertado del criosueño. - Inhumano-001, hemos venido aqui a interrogarte - dijo el agente. - Lo que sea que busquen de mí, no lo encontraran, ya les di todo lo que pude darles - dijo Wolf. - Tu chip en tu interior, es imposible extirparlo sin matarte, queremos saber como funcionaba - pregunto el Profesor Mortum. - Tus amigos ya han tratado de obtener información, y lo han hecho en vano... - dijo Wolf. - Esta vez tenemos motivos en común y podemos negociar que me entregues Información - dijo Mortum. - Yo se de que forma puedo conseguirte hablar Wolf, sabes que estamos en guerra, y ahora es crucial que reveles información, si no lo haces, el Covenant no solo acabara con nosotros, acabara contigo... - dijo Mortum. - Bien, hablare, pero para ello, tengo que remontarme al pasado... - dijo Wolf.

 8 de Junio de 2527

Base Castle, Reach, Sistema Épsilon Eridani

Wolf se encontraba recuperandose de la convulsión que tuvo en el laboratorio. Durante aquellos instantes, la locura lo consumio por completo, y entonces comenzo a recuperar recuerdos. Tuvo en esos momentos recuerdos de su vida pasada, de todo lo que había sucedido, hasta que el Covenant arrivo. Halsey se acerco escoltada por guardias de la ONI, los cuales estaban armados. - Wolf, calma, no tengas miedo, cuentame todo, no te haremos daño - dijo Halsey mientras lo observaba con una sonrisa. - Bien, pero por favor, no me hagas daño - dijo Wolf sollozando. Wolf entonces comenzo a hablar de su pasado mientras recordaba. Velarax-9 fue un planeta de superficie y vegetación azulada, un mundo alienígena ubicado en los bordes del espacio humano. Una pequeña colonia fue establecida en el planeta, y allí la madre de Wolf dio a luz. Se escuchaban leyendas de los demonios-reptil que asaltaban la colonia por las noches, abduciendo niños, y al dia siguiente, estos aparecían muertos. La colonia vivía temerosa, y no dejaban salir a los niños por las noches. Una de estas, Wolf desobedecio a su madre y este escapo hacía el exterior, encontrandose con uno de estos. El hombre reptil lo secuestro y lo llevo hacía su nave, con un tal Ministro de la Exaltación, el cual había abducido niños no solo de ese planeta, también de otros mundos exteriores.

El Ministro entonces llevo a cabo horribles experimentos para mutar a dichos humanos, convirtiendolos en seres más poderosos y fuertes, con una mayor capacidad cerebral y resistencia, gracias a la Niebla Terrigen, una sustancia mutagénica para crear nuevos individuos, se les implantaba un chip con la intención de que tuvieran una programación: Destabilizar a la humanidad. - Ellos nos llamaban, Inhumanos... - dijo Wolf. Halsey se quedo pensando un instante. - Deja, apaga toda comunicación y no informes de nada a la ONI - dijo Halsey. - Si señora - respondió la IA. Los genetistas abandonaron la sala y Halsey observo a Wolf. - Escuchame bien Wolf, eres especial, y si la Asamblea se entera de tu existencia, una de dos, te diseccionaran o te eliminaran, pero, tu tienes potencial, y tu eres posiblemente de los pocos que sabe tu verdadera naturaleza, te dejare vivir, pero nadie se enterara de esto... - dijo Halsey.

 16 de Noviembre de 2552

Base Olympus, Marte, Sistema Solar

- Así que, eres una especie de creación Covenant... - dijo Mortum. - Ellos me modificaron, y llamaron a los nuestros "Inhumanos", también modificaron mis orgános internos, muchos de estos no son como los órganos internos de la humanidad, también añadieron otras mejoras, implantes kinéticos, implantes cerebrales, y una especie de órgano que camufla la señal biológica, el Mimus, pero es sensible, especialmente a drogas diuréticas, como las usadas en el Proyecto S-2.5, y esto revelo mi verdadera composición biológica - dijo Wolf. - Cuentame más, como es que funcionan ustedes - dijo Mortum. - El Covenant implanto una especie de chip en la mente de los Inhumanos, este los incitaba a llevar a cabo un patrón, muchos de estos se infiltraron en la alta cadena de mando y manipulaban la guerra en favor del Covenant, su objetivo era desmantelar la sociedad humana desde adentro... - dijo Wolf. - Tengo una duda, ¿Por qué hibridizaron a los humanos? ¿Era tan díficil simplemente insertarles un chip? - pregunto Mortum. - El objetivo que tenían era mejorarlos, estos Skyrunner tenían mejoras genéticas que los hacían superiores, así como implantes kinéticos y cibernéticos, estos mejoraban su fuerza física... - dijo Wolf. - ¿Con qué objetivo? - pregunto Mortum. - Cuando fuera el momento indicado, los Inhumanos revelarían su verdadera naturaleza y acabarían con los humanos con sus habilidades superiores... - dijo Wolf. - La Doctora Halsey escondio tu secreto muy bien - dijo Mortum. - Escucha bien Wolf, es hora de que vuelvas a la acción, pero si sobrevivimos, nos ayudaras a localizar a los Inhumanos sobrevivientes... - ordeno Mortum.

 17 de Noviembre de 2552

El Nido del Cuervo, La Tierra, Sistema Solar

El Nido del Cuervo, la base de operaciones de la UNSC cercana al Arca se encontraba en calma. Había pasado un mes de lucha, y la mayoría de fuerzas del Covenant se encontraban desenterrando aquella estructura, la cual la UNSC creía que se trataba del Arca. Mientras tanto, la batalla continuaba a lo largo del planeta, todas las flotas del UNSC luchaban contra la inmensa presencia Covenant cerca de la Tierra. - Es curioso pensar que el Covenant no considero que estuvieramos aquí, posiblemente creyeron destruirnos en Reach, estaban triunfantes, hasta que descubrieron que su objetivo estaba bajo los pies de nuestra civilización, es curioso - dijo ella. - Y ni de esa forma tenemos ventaja, estamos perdiendo - dijo Rahui. Entonces un Prowler aterrizo cerca de los hangares del nido del Cuervo, y de este emergio el Profesor Mortum. Este estaba escoltado de dos marines y atrás de ellos venía una figura que Wolf reconocio. - ¿Wolf? - se pregunto. - Soy el Profesor Mortum, este día, soy su nuevo director de operaciones, fui enviado por Parangosky - dijo Mortum. - ¿Viene con un Spartan 2.5? Creí que Rahui era el último superviviente - dijo Sanders. Rahui desenfundo su pistola y decidio apuntar hacía Wolf. - Retirate bastardo - ordeno Rahui. - Mantengase los dos, no vamos a matar a nadie aquí, estamos en el mismo lado... - dijo Mortum. - ¡El es el responsable de que descubrieran Reach! - exclamo enfurecido Rahui. - ¡Calla! ¡Sin o con el, el Covenant hubiera encontrado Reach! - exclamo Mortum. - ¡Gracias a el conocen la ubicación de nuestro sistema! - exclamo enfurecido Rahui. - En realidad, encontraron nuestro sistema por aleatoriedad, ellos sabían que había reliquias en el gracias a una Luminaria descubierta en Meridian, no solo la Tierra, también todas las instalaciones de Halo, pero no esperaban presencia humana - dijo una voz ronca, era un Sangheili. - Nos volvemos a ver, humano - dijo Zuka 'Vadam. - ¿Qué coño haces aquí? - pregunto Rahui. - Pues, son tiempos díficiles, para aliarnos hay que sobrevivir... - dijo Zuka. - ¿Sabes cual es la situación fuera del sistema? - pregunto Wash. - El Covenant, se esta resquebrajando, el Profeta de la Verdad destrozo todo esa orden, cegado por el poder, y entonces ordeno la aniquilación de mi especie, planea usar a los Jiralhanae como sus soldados honorables, es un maldito manipulador, sabe que ellos solo sirven ciegamente, los Sangheili teníamos dudas, y ahora pagamos el precio - dijo Zuka. - A lo largo de la galaxia comenzo a estallar la guerra civil, los Jiralhanae y Sangheili se estan atacando por toda la galaxia, ahora son dos facciones, Leales y Separatistas, el pacto que duro miles de años se ha roto, pero no pensamos hundirnos con el Covenant, ellos planean utilizar los Halo... - dijo Zuka. - ¿Los Halo? ¿Cómo? - pregunto Wash. - Desde el Arca, claro - respondió una figura en armadura plateada. Rahui lo distinguio, el Sangheili que acabo con Daisy. - Los Halo fueron diseñados para acabar con la Infestación, es cierto... - dijo Sanders. - El control maestro de todos los Halo se encuentra en el Arca, su planeta es la llave de disparo de todos los Halo, y para llegar a ella, se encuentra lo que ustedes llamaron como Excesión de Voi - dijo Thel 'Vadam. - La Excesión de Voi es un enorme portal, por medio de este se encuentra el único acceso al Arca que no involucre un viaje desliespacial de más de tres meses - dijo Thel. - Interesante, pero, ¿Cómo llegamos a el? - pregunto Sanders. - Los Covenant tienen una inmensa resistencia en Voi, debemos evitar que lleguen hacía el portal y lo atraviesen, enviaremos fragatas a enfrentarlos, pero no garantizamos el éxito - dijo Miranda Keyes. - ¡Debemos comenzar la evacuación, en cualquier momento llegaran los Covenant a la base! - ordeno el Sargento Avery Johnson. - Señora, tenemos informes de que Sierra 117 se estrello en la jungla de Tanzania - dijo un Marine. - Inquisidor, vaya con ellos, extraigan al Jefe - ordeno Miranda. Thel asintio y entonces tomo su carabina, mientras se iba con Johnson y un grupo de marines. - Ustedes esperen en Voi, les dare ordenes cuando comenzemos el ataque - dijo Miranda Keyes. Zuka asintio y con su mano de tres dedos tomo a la humana. - Nos encargaremos de eso, Comandante - dijo Zuka. El Sangheili con un movimiento de su mano indico a los tres supersoldados que se prepararan. - Bien, fue un gusto haber estado con ustedes, prefiero no enrolarme en la guerra, ya he visto demasiado, y prefiero evitar un PTSD, pero nos volveremos a ver Rahui - dijo Sanders. Ella dio una palmadita en el hombro del supersoldado y camino hacía un Pelican, donde sería evacuada. 

 17 de Noviembre de 2552

Excesión de Voi, La Tierra, Sistema Solar

El convoy de Warthog avanzo por una inmensa autopista en la reserva natural de Tsavo. Mientras avanzaba, enormes escombros se encontraban desperdigados sobre el área. - ¿Eso es el elevador de Nueva Mombasa? - pregunto un marine. - Qué observador eres, el elevador fue derribado poco después del pulso desliespacial de la nave de Pesar, y cuando cayo, este quedo desperdigado por la mayor parte de la Savana Africana. Tardaremos mucho en limpiar toda esta suciedad - dijo en forma de broma Wash. En ese instante, un disparo de gel incendiario cayo sobre uno de los Warthog, haciendolo estallar. - ¡Nos ataca el Covenant! - exclamo un marine. Otro Warthog estallo, y entonces un Hunter emergio disparando. Wolf se subio en la torreta y comenzo a disparar contra varios Brutes que llegaban. - ¡Cubranse! - ordeno Wash. Los marines se cubrían bajo piezas de escombros y disparaban mientras se cubrían. Las estacas Brute se encajaban de forma brutal en la piedra. - ¡Eso estuvo cerca! - exclamo un cabo. Los marines disparaban contra los sanguinarios Brutes, mientras estos solo se limitaban a rugir. Wolf logro acabar con varios de estos con la torreta, pero mientras no se dio cuenta, un Brute disparo con un francotirador hacía el. La estaca atraveso su escudo y le dio en su brazo, hiriendolo. Sangre comenzo a escurrir por el suelo mientras el caía en este. - ¡Maldito! - exclamo. Un Brute llego corriendo hacía el, y entonces levanto al Spartan, para dejarlo caer sobre el suelo. El Brute puso una pierna sobre el cuerpo de Wolf y comenzo a golpearse el pecho. Rahui entonces pateo a su enemigo y comenzo a disparar contra el, atravesando su pecho y dejandolo caer muerto en el suelo. - ¡Hay que movernos! ¡Estos malditos brutes no son tan tontos después de todo! - exclamo Rahui. - Bien, muevan el culo señoritas - ordeno Wash. Zuka avanzo hacía adelante mientras Rahui observaba a Wolf derribado.

Rahui le dio la mano a su rival y este trato de reincorporarse. - Estúpido Inhumano, solo sirves para ser herido - dijo enfurecido Rahui. Los dos avanzaron sobre el terreno y después de varias horas de caminata, llegaron hacía Voi. La pequeña ciudad industrial había sido asediada, y una torreta antiárea había sido desplegada por el Covenant. Los soldados comenzaron a tomar posiciones de disparo y abrieron fuego. Los Brutes y sus aliados fueron tomados desprevenidos, mientras los marines disparaban. Los marines tomaban posiciones y abrían fuego contra sus enemigos de forma constante, acabando con los Brutes, Grunts y Jackals que apoyaban al Covenant. Los disparos resonaban por el area industrial, y entonces los marines lograron avanzar. - ¡Han llegado refuerzos! - exclamo un Marine. Un convoy de Warthog había arrivado, y entre estos un Spartan-II y el Inquisidor venían. Los marines y el Spartan abrían fuego contra los alienígenas, y la batalla era encarnizada. Después de un tiempo de batalla, Voi estaba casi despejada de enemigos Covenant. - Despejado - indico un marine. En ese instante, un terremoto sacudio la zona, y la inmensa estructura de Voi comenzo a abrirse. Siete pares de enormes pilares comenzaron a levantarse, y estos comenzaron a generar una especie de orbe desliespacial. Este era una especie de portal, y aquel enorme portal formo una tormenta sobre este. - Eso es, el portal... - dijo Rahui sorprendido. - Por los Dioses... - dijo sorprendido Zuka. Este portal había sido activado por el Acorazado del Covenant, una inmensa nave de diseño Forerunner, los cañones MAC no le hicieron daño alguno. Pero en ese instante, un atronador sonido se escucho en el cielo. Sobre el cielo, un crucero Clase-CSS se dirigiá a toda velocidad sobre Voi. La nave dejo tras de sí una especie de rastro de humo de color marrón/rojizo. - ¿Qué carajo? - se pregunto Washington. - Ese hedor, lo he olido antes... - dijo Zuka. - ¡Soldados! ¡Mantenganse alejados! ¡Dejen que el jefe se encargue de la situación! - exclamo Miranda Keyes.

Wolf cargo su rifle DMR y se preparo en caso de que algo sucediera. - ¿No son refuerzos Brutes? - se pregunto Wolf. - No, es algo peor - dijo Rahui. El Equipo de los tres supersoldados, el Sangheili y los Marines avanzaron por una de las calles de Voi. - ¿Hola? ¿Hay alguien aquí? - pregunto un cabo. - No seas tonto, el enemigo no va a decir donde esta - respondió otro. Washington se detuvo y con un ademán ordeno que no avanzaran. Una extraña forma similar a un cefálopodo se movilizo. - No, por favor, no... - dijo aterrorizado Rahui. Zuka encendio su espada de energía y se preparo para luchar, voces macabras comenzaron a escucharse en el área. Entonces una figura humanoide emergio demacrada, dañada seriamente. - ¿Soldado? Identifiquese - ordeno un marine. Entonces la criatura solo emitio una especie de sonido débil. Otras formas similares estaban acompañandolo. - ¡Esa cosa no es humana! - exclamo un Marine. La criatura lanzo un rugido espectral y comenzo a cargar contra los marines. - ¡Fuegoooo! - ordeno un sargento. Los marines comenzaron a disparar mientras las criaturas cargaban. Una de estas se abalanzo y utilizo una especie de brazos en forma de cuchilla para cortar a su oponente, comenzando a destrozarlo y rebanarlo, la sangre caía a borbotones mientras gritaba en agonía, y la criatura procedía a devorarlo. Rahui pateo a la bestia en su cara y comenzo a disparar contra sus extremidades. - ¡Abran fuego contra sus extremidades! - ordeno Zuka. - ¡Retirada táctica! ¡Ahora! - ordeno Washington. Ellos comenzaron a avanzar, pero entonces pequeñas criaturas similares a cefálopodos comenzaron a seguirlos. Uno de estos se abalanzo sobre el cabo. - ¡Ayudenme! ¡Quitenmelos! - grito en agonía mientras aquellas bestias se introducían en su carne, y entonces el marine comenzo a mutar. Washington comenzo a disparar mientras se formaba, dejando al cuerpo inutilizable. - ¡Vamonos! - ordeno Rahui. Una forma de infección pequeña se abalanzo sobre el rostro de Wolf, rompiendo su visor, pero este logro usar su energía psíquica y arrojarlo contra una pared.

El grupo continuo corriendo, pero entonces fueron atacados por más de aquellos monstruos. - ¡Hay que contener a la Infestación! - exclamo Zuka. Pero entonces, una extraña montaña de carne aparecio. La bestia rugio y arrojo a una caja, aquella criatura cargo de forma violenta y recibio fuego de los marines, pero no le sucedia nada. - ¿Formas puras? Estan evolucionando.... - dijo Zuka. - ¡Hay que retirarnos! ¡Rápido! - exclamo Zuka.  El grupo se abria paso a tiros entre la Infestación, los infectados rugían y los perseguían. Rahui se detuvo y comenzo a disparar continuamente contra los brazos de las criaturas, despedazandolos y dejandolos inservibles. Una extraña forma de aspecto similar a una araña salto y ataco a Washington, pero este logro patear a la criatura. Poseía cuatro patas, un cuerpo alargado, y tentáculos surgiendo de su boca. Wolf tomo un lanzallamas que estaba tirado y comenzo a descargar las llamas sobre los Infectados, entonces aquella bestia comenzo a mutar, su masa muscular fue cambiando y se convirtio en la misma criatura gigante que cargo contra ellos. La bestia rugio y comenzo a recibir las llamas de Wolf, después de un tiempo la bestia cayo. Los disparos continuaban y entonces Zuka recibio una transmisión. - ¡R'tas 'Vadumee ha enviado una extracción en camino! ¡Siganme! - exclamo el Sangheili. Los disparos continuaban y las criaturas cargaban en furia, muchas de estas incluso eran masas amorfas de tentáculos hambrientas. Un Phantom de coloración verdosa arrivo y comenzo a descargar rafagás de plasma sobre los infectados. - ¡Suban! ¡Ahora! - ordeno un Sangheili. Dadab operaba la torreta y quemaba a los infectados, mientras los Spartans subían. El Phantom entonces abandono el área mientras el Shadow of Intent comenzaba a disparar su rayo de plasma sobre el área. - Así es como el fin del mundo empieza... - dijo Washington.

Bienvenidos al Arca

 17 de Noviembre de 2552

Shadow of Intent, La Tierra, Sistema Solar

El Phantom había arrivado en los hangáres del enorme crucero Covenant, donde había ahora humanos y Sangheili por igual, así como algunos cuantos Grunts y Hunters. - ¿Qué coño ha pasado todo este tiempo? - pregunto Wolf. - Frente a la masacre que el Covenant inicio con nuestra raza, nos hemos aliado con los humanos, la mayoría de especies han tomado partido con los San'Shyuum, creemos que Gran Caridad ha caído, presa de la Infestación, y esto solo es un preludio... - dijo Zuka. - ¿Gran Caridad? ¿Infestación? - pregunto Wolf. - Gran Caridad es la capital del Covenant, o lo fue, una enorme estación del tamaño de un planeta pequeño, pero cayo presa de una forma de vida virulenta, los demonios que depredaban a los Forerunner, estas bestias asimilan casi todos los tipos de materia orgánica, sus celúlas convierten la estructura genética, y los mutan para su uso, la única forma de acabarlos a nivel celular es con plasma... - dijo el alienígena. - Mi nombre es Nurson Pullbeni, soy un científico del Covenant, un gusto - dijo el anfibio. - Ese es un Salariano, una especie no combatiente del Covenant, son la base científica del Imperio, manipulan tecnología Forerunner, aplican tecnología inversa, entre otras cosas - dijo Zuka. - Jamas había visto un humano en todo el tiempo que trabaje para el Covenant, solo llegue a escuchar historias, interesante... - dijo Nurson. - El Shadow of Intent se ha encargado de vidriar medio áfrica, tenemos que evitar la contención de la Infestación... - dijo un Sangheili conversando con otro. Rahui observo y sabía que lo que seguía sería algo díficil. - Fue un gusto en conocerlos, espero nos volvamos a ver en otra ocasión - dijo Nurson.

Después de unas horas, los líderes de la UNSC y los Separatistas habían discutido. La figura del Sargento Johnson camino en el área y se acerco hacía los marines y Sangheili. - ¡Todos escuchenme! ¡Del otro lado se encuentra la solución para todo esto! ¡El Arca, la forja de los Halo! Los Covenant piensan activarla, pero nosotros tenemos que ir e impedirlo, si tienen éxito, todos, humanos, Elites, Grunts, e incluso la temible Infestación, moriremos reducidos a simples atómos, pero haremos lo posible por detenerlos - dijo Johnson. En ese instante, los Elites, Grunts y humanos del hangar comenzaron a exclamar emocionados. - ¡Por la Tierra! - exclamo un marine. - ¡Por la sangre de nuestros hermanos! - exclamo un Elite mientras encendía su espada de energía. Zuka y Rahui se observaron mutuamente. - Bien, hay que prepararnos - dijo Zuka.

11 de Diciembre de 2552

Sala de Control, Instalación 00, Vacío Intergaláctico

- ¡Bien soldados! ¡Hemos venido aquí con un solo objetivo! ¡Hemos venido a terminar esta pelea! ¡Hoy acabaremos con los remanentes del Covenant! ¡Por la Tierra! - exclamo el Sargento Stacker. - ¡Destruiremos a estos bastardos y les haremos sufrir! - exclamo el Sargento. - ¡Bu-rrah! - exclamaron al unísono los marines. - Bien, la misión es sencilla, el Covenant se ha atrincherado en la Sala de control del Arca, han capturado al Sargento Avery Johnson, debemos acabar con la resistencia enemiga aquí, rescatar al Sargento y regresar a casa - dijo Stacker. En cuanto llegaron a la playa, se pudo observar la batalla. Había disparos de torretas del Covenant, y en aquel instante, un Pelican equipado con un Warthog fue derribado. El Pelican del equipo entonces desembarco en la playa y los marines salieron apresuradamente. - ¡Vamos, vamos, vamos! - exclamo Stacker. Los marines disparaban contra el Covenant, compuesto ahora de Brutes, Grunts y Jackals. Los alienígenas disparaban mientras los marines abrían fuego.

Los marines tomaron cubierta detras de un tronco mientras un par de Jiralhanae disparaban. Aquella playa estaba llena de coníferas, las cuales eran buen sitio para esconderse. En el cielo del arca, se podía divisar un sol artificial construido sobre esta, y una inmensa luna de minado. El Shadow of Intent comenzo a desplegar Phantom de coloración verdosa, y estos desplegaban soldados separatistas. Los Elites, acompañados de Grunts abrían fuego. Los disparos de plasma y munición volaban por el aire. Aquella batalla estaba a punto de definir el destino de la humanidad, para siempre. Rahui disparo con su rifle de asalto y logro asesinar a un par de Grunts, entonces salto sobre el tronco y disparo contra un Brute. El enorme alienígena disparaba su cañon de estacas, pero Rahui logro esquivar los disparos y deslizarse. El Spartan con una patada derribo a su oponente, y entonces se reincorporo. Rahui abrio fuego continuamente contra el Brute. - ¡Esto es lo que se siente maldito! - exclamo enfurecido. En ese instante, recibio un tiro de un rifle de haz cerca de el. El Jackal francotirador rio, y entonces comenzo a levitar en el aire. Wolf levanto al alienígena y entonces lo arrojo contra un par de Grunts. - No necesitaba tu ayuda - dijo Rahui. - Siempre la has necesitado - le dijo Wolf. 

Washington indico que avanzaran y los tres Spartan tomaron un Warthog. Este avanzo por un pequeño cañon en un bosque de coníferas. - Lo siento - dijo Wolf. - ¿Por qué? - pregunto Rahui. - Yo nunca quise hacer daño a la humanidad - dijo Wolf. - Tus disculpas no sirven de nada - dijo Rahui. - Mortum me revelo que yo no atraje a la flota, los Skyrunner fuimos diseñados para destruir a la sociedad desde adentro, pero no para atraerlos a otros planetas - dijo Rahui. - ¿A Qué te refieres? - pregunto Washington. - Hay Skyrunner infiltrados sin que ellos sepan que son Skyrunner, algunos ostentan cargos políticos, militares, ellos sabotean desde adentro a la humanidad, somos un simple instrumento, y al final de todo, ellos piensan usarnos como herramientas, como simples esclavos... - dijo Wolf. - Entonces, ¿Para eso los modificaron? - pregunto Wolf. - Así es, el chip es para obedecer ordénes, y las aumentaciones para sobrevivir en sus planetas una vez que todo acabe... - dijo Wolf. - Parece que estuvimos equivocados, pense que nos traicionaste deliberadamente - dijo Rahui. - Mi chip se desactivo hace tiempo, fui una falla del sistema, un error, y eso provoco que jamas actuara en contra de la humanidad, es por eso que no debemos jugar a ser dios, tarde o temprano, la creación se rebelara - dijo Wolf. En ese momento, una explosión ocurrio en frente de ellos. - ¡Wraith! - exclamo Washington. Un Wraith disparo contra ellos, arrojando el Warthog. Los tres supersoldados lograron reincorporarse y se prepararon para la batalla. - ¡Acaben con ese Wraith! - exclamo Washington. Los dos Spartan 2.5 comenzaron a disparar con sus rifles de asalto contra los Brutes que habían en el area. 

Había marines atrincherados disparando contra los Brute Chopper, aquellos vehículos hechos por los Brute que asemejaban a una especie de motocicleta. Los Brute disparaban estacas y lanzaban rugidos de agobio. - ¡Acaben con esos malditos! - exclamo Washington. En ese momento, un disparo de un mortero de plasma destruyo el Chopper. Dadab y Zuka montaban un Revenant y comenzaron a disparar contra los enemigos. - ¡Ustedes continuen luchando humanos! ¡Nosotros nos encargamos! - exclamo Zuka. El Revenant disparo sus morteros contra el Wraith, destruyendo al vehículo. - ¡Brutes apestosos! ¡Pagaran por lo que le hicieron a mi hermano! ¡Yap-flip! ¿O era Flip-Yap? Se me olvido su nombre - dijo el pequeño Grunt. - ¡Rápido! ¡Utilizen esa torre! - exclamo Zuka. La torre conducía por un pasadizo que conducía hacía el centro de la isla. - ¡Rápido! ¡Movilizense! - exclamo Washington. Los tres Spartan avanzaron y entraron por la puerta de la torre.

Los tres Spartan avanzaron por los pasillos de aquella estructura, y observaron Grunts durmiendo. - No los despierten, no queremos problemas - dijo Wash. Los tres Spartan avanzaron de forma silenciosa, mientras los Grunts dormían. Un Brute estaba tratando de abrir el traje que poseía debajo de la armadura, y entonces puso sus brazos detras de la nuca. El animal comenzo a orinar sobre un panel Forerunner. - Qué respeto por la historia tienen estos - dijo Rahui. - Venga, no hay que distraernos, dejenlo marcar su territorio - dijo Washington. Los tres continuaron avanzando por los pasillos de la nave y entonces llegaron hacía las afueras del pasadizo, que los condujo hacía La Ciudadela. - ¡El Jefe ha desactivado los escudos de la ciudadela! - exclamaron por el comunicador. En aquel instante, del desliespacio emergio una inmensa estructura similar a una estación espacial. Esta poseía una gran cantidad de biomasa en su superficie. - ¿Gran Caridad? ¿La Ciudad Covenant? - pregunto Zuka por el comunicador. Esta se estrello en las cercanías, y arrojo pedazos de escombros. - ¡Por los dioses! ¡La Infestación ha llegado! - exclamo Zuka 'Vadamee. Un escombro cayo cerca de los tres Spartan, los cuales prepararon sus armas. - No, no, no, estas cosas no, no, no, no... - dijo Rahui aterrorizado. En ese instante, un rugido de ultratumba se escucho. Un humanoide deforme con dos brazos convertidos en cuchillas comenzo a avanzar. - ¡Crema sus extremidades! - exclamo Wolf. Los Spartan comenzaron a disparar contra la Infestación, la cual emergía en todas las formas posibles. Los Infectadores atacaban al grupo continuamente, mientras eran perseguidos por formas de combate. - ¡Allí! ¡Disparen contra ese casquete! - dijo Wolf. Fue que entonces Washington arrojo una granada por una pequeña colina de hielo, y al estallar, esta libero una gran cantidad de nieve, la cual cubrio a los alienígenas. - Esa estuvo cerca - dijo Washington.

Los tres Spartan llegaron hacía donde se había desplegado un tanque Scorpion, el cual no estaba tripulado - ¡Qué empiece la diversión! - dijo Washington. Los tres tripularon entonces el vehículo, y comenzaron a avanzar. Banshees y Hornets continuaban enfrentandose en el cielo de la Instalación. Ellos disparaban con su tanque contra los vehículos Covenant que llegaban. - ¡Por la Tierra! - exclamo Rahui. Los disparos llenaban el cielo, y entonces en un Phantom llego Zuka junto a Dadab. - Hola de nuevo humanos - dijo el Sangheili. Ellos utilizaron su Revenant y comenzaron a disparar contra los Chopper y Ghost que los Grunt utilizaban. - ¡Malditos! ¡Nuestra especie invento el Ghost! ¡Ustedes no son dignos! - exclamo enfurecido Zuka. Entonces Dadab disparo contra un Ghost y arrojo a uno de su especie por los aires. - ¡Lo siento! ¡Pero te aliaste con los Brutes! - exclamo Dadab. Los disparos continuaban, y aquella batalla era encarnizada. En ese instante, dos enormes Scarab fueron desplegados. - Eso es... - dijo Rahui aterrorizado. - Es la pieza de maquinaria Covenant más grande que jamas habras visto: Scarab - dijo Washington. - Estar recluidos en simulaciones no nos dejo ver todo lo que era la guerra joven Rahui - dijo Wolf. Los disparos continuaron en el área.

Mientras la batalla continuaba, los Scarab fueron derribados por John-117. - ¡Spartan! ¡Tienen ordénes! ¡Miranda Keyes me ha dicho que deben seguir al Jefe Maestro! Si fracasa en su misión de asesinar a Verdad, ustedes encarguense de eliminarlo - dijo Zuka. - Entendido - dijo Washington. Los tres avanzaron por la nieve y caminaron entre los restos de los vehículos destruidos. Entonces ellos entraron por una puerta de la ciudadela, y avanzaron. Cuando entraron, había cadáveres de Brutes asesinados. - Parece que el Jefe estuvo aquí - dijo Wolf. Los tres caminaron por la sala y entonces comenzaron a escuchar rugidos. - ¡Hoy hermanos! ¡La senda de la salvación ha sido alcanzada! ¡Los anillos sagrados seran activados! ¡Y terminaremos con esta guerra de una vez por todas! ¡Hoy, seremos Dioses! - exclamo Verdad. - Ese tipo esta loco, piensa utilizar los anillos, no sabe lo que esta haciendo... - dijo Washington. En el pasillo, había siete hológramas de cada anillo Halo. El pasillo estaba lleno de cadáveres, tanto de Infectados como de Covenant. En ese instante, observaron a unos Brutes ser asesinados. La Infestación los había alcanzado. Los Cortadores cargaban contra ellos, y los Spartan comenzaron a disparar, destruyendo sus extremidades. Los Infectados caían en el suelo, y uno de estos desplego tentáculos en un intento de acabarlos. Rahui disparo contra los tentáculos de este y lo asesino. - No hoy, hijo de puta - dijo Rahui. En ese momento, un Brute que se retorcía fue aplastado por uno de los suyos, infectado. Aquel ser tenía una enorme masa muscular, y lanzo un horrible rugido. La criatura levanto al Brute con sus brazos delanteros, y el Brute lanzo un ahullido de dolor. Entonces el Brute infectado lo partío a la mitad. La sangre cayo sobre los Spartan, y entonces Rahui vomito en su casco. Los tres comenzaron a disparar contra el Bruto, el cual lanzaba rugidos contra ellos. La criatura trato de embestirlos, pero Washington logro subirsele y en su espalda observo la forma de Infección. Washington introdujo su brazo y arranco a la criatura. El Brute se retorcio y entonces cayo en el suelo. - ¿Lo he matado? - se pregunto. En aquel instante, la bestia se reincorporo y derribo a Washington. Wolf se inco en el suelo y tomo un arma que había tomado: Un Láser Spartan. El apunto y abrio fuego contra el Bruto, atravesandolo y asesinandolo. - No me lo agradezcas - dijo Wolf.

Los tres entonces atravesaron el suelo, manchado de sangre. Ellos abrieron la compuerta y entonces observaron. - ¡No! ¡No puedes acabarme! ¡Soy Verdad! ¡La voz del Covenant! - exclamo el Profeta. - Y por ende, debes ser silenciado - respondió el Inquisidor. Este encendio una espada de energía y atraveso al alienígena. En ese momento, Rahui sintio algo que no había sentido en un buen tiempo: Felicidad. - ¿Qué? ¿Cómo? - se pregunto. - ¿Eso ha sido todo? ¿Enserio? - pregunto Washington. - He estado luchando cerca de veinte años, no crei que esta pesadilla tendría fin, Dios... - dijo Wash. En ese momento, Rahui se inco en el suelo y se quito su casco. Su rostro de color moreno estaba tiznado y herido, su cabello era corto, y poseía una especie de tatuaje en el cuello, hecho en honor a Daisy. Una lágrima comenzo a recorrer su rostro, acompañado de varias de estas. - Lo logramos Novato, hemos acabado con la guerra... - dijo Washington. Pero en aquel momento, varios tentáculos comenzaron a emerger. El Jefe y el Inquisidor abordaron un Pelican junto con Johnson. - ¡Creo que debemos correr! - exclamo Wolf. Los tres Spartan comenzaron a huir entre los pasillos, y una voz resono en sus cabezas. - El Portal se ha abierto, las lápidas se apartan, los cadáveres cambian, no pueden escapar a su destino... - dijo una voz profunda. Entonces varios Infectados aparecieron. Un par de Brutos trataron de cargar contra ellos, pero Wolf disparo y los acabo con su láser Spartan. - ¡Corran, corran, corran! - exclamo Wolf. Los tres comenzaron a correr, mientras Infectados trepaban y los perseguían. Los Cortadores, Escupidores, y Brutos cargaban contra ellos, pero varios de estos fueron arrojados por un Tanque. Cientos de Infectadores los perseguían, y entonces los tres subieron al ascensor. - ¡Sacanos de aquí! - exclamo Wash. Rahui presiono un panel y el elevador los llevo lejos, pero todavía podían escuchar sus rugidos. Cuando salieron, observaron a los Centinelas disparando contra los Infectados. - ¡No miren atrás! ¡Solo corran! - exclamo Wash. El grupo avanzo rápido y entonces salieron de la Ciudadela. En ese momento, la tierra se sacudío. Los tres observaron atónitos como un anillo Halo se elevaba en el cielo. - Un reemplazo, para el anillo que destruyo el Jefe... - dijo Wash.

Los tres supersoldados fueron evacuados en un Pelican. - ¿Qué paso con el Jefe y el Inquisidor? - pregunto Washington. - Sufrieron un retraso, pero lo consiguieron, se quedaran a detener a la Infestación en ese anillo - dijo Zuka. Wolf no se encontraba subiendo al Pelican. - ¿Wolf? ¿No vienes? - pregunto Rahui. - Negativo, tengo el arma. No pienso regresar Rahui, solo fui un infiltrado todo este tiempo, pude haber hecho para cambiar a los de mi especie, pero no hice nada. Ahora pienso quedarme atrás, no soy digno - dijo Wolf. - Bien, si eso es lo que quieres... - dijo Jeshua. El Pelican despego mientras Wolf se quedaba en la nieve. El alzo su mano y entonces exclamo una palabra que solo Rahui entendio. - ¡Ariosibá, Tehueque! - exclamo Wolf. - ¿Qué dijo? - pregunto Wash. - Adiós, niño - dijo Rahui. Rahui sonrio en ese momento, todo había terminado, aquella horrible guerra que duro años y se cobro a su familia, finalizo.

Nunca Olvides

 Sistema Solar, 3 de Marzo de 2553

Zona de Exclusión de Voi, La Tierra

El atardecer sobre la savana Africana era algo tranquilizante. El Shadow of Intent se encontraba sobre el cielo de la Tierra. Poco después de que regresaron a la Tierra, del portal al Arca solo regreso una parte del UNSC Forward Unto Dawn, la cual cruzo hacía la Tierra y se estrello en el Oceano índico. El Jefe Maestro jamás regreso. Un grupo de marines se habían reunido frente a un pequeño monumento edificado para los caídos en la guerra. A la ceremonia había sido invitado el Inquisidor, acompañado de Zuka y Dadab. Los dos venían ataviados con atuendos exóticos, probablemente eran de gala en sus especies. Dadab portaba una túnica de color blanco, y Zuka portaba una especie de toga morada. - Hoy, recordamos a todos los caídos en la guerra, aquellos que lucharon y jamas volvieron, ¡Por la UNSC! - exclamo Lord Hood. Rahui, Washington, y un grupo de marines dispararon al aire. Los disparos resonaron en la Savana.

Zuka y Dadab depositaron una especie de objeto extraño, un orbe. - ¿Qué es eso? - pregunto Rahui. - Un símbolo de perdón, por todos aquellos que murieron bajo mi espada - dijo Zuka. El Inquisidor y Dadab también depositaron algunos. Rahui se inclino y entonces comenzo a tallar en el monumento con una piedra un nombre. Wolf-097. Sanders entonces toco su hombro y lo observo. - Has hecho bien soldado, has hecho bien - dijo ella mientras sonreía. - No volveremos a vernos en mucho tiempo, ¿Cierto? - pregunto Rahui. - Probablemente no, cada uno sera asignado a distintas partes de la galaxia, en distintos puestos, pero espero nos mantengamos en contacto los tres - dijo Sanders mientras sonreía. - Claro que lo haremos - dijo Washington. - Suerte novato, la necesitaras - dijo Washington. Washington escolto a Sanders hacía un Pelican, y este despego. Zuka y Dadab abordaron un Phantom. - A pesar del daño que tu especie le hizo a la nuestra, le ofrezco mi agradecimiento - dijo Lord Hood. - Si fuera tan fácil... - respondió el Inquisidor. El Inquisidor partío en su Phantom hacía el Shadow of Intent, la guerra había terminado.

F I N

Capítulo Siguiente 

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.